2666 (en español)
  • 2666 (en español)
  • 2666 (en español)

2666 (en español)

by Roberto Bolaño
     
 

View All Available Formats & Editions

Uno de los 10 libros del año del
New York Times Book Review

Cuatro académicos tras la pista de un enigmático escritor alemán; un periodista de Nueva York en su primer trabajo en México; un filósofo viudo; un detective de policía enamorado de una esquiva mujer —estos son algunos de los personajes

…  See more details below

Overview

Uno de los 10 libros del año del
New York Times Book Review

Cuatro académicos tras la pista de un enigmático escritor alemán; un periodista de Nueva York en su primer trabajo en México; un filósofo viudo; un detective de policía enamorado de una esquiva mujer —estos son algunos de los personajes arrastrados hasta la ciudad fronteriza de Santa Teresa, donde en la última década han desaparecido cientos de mujeres.

Publicada póstumamente, la última novela de Roberto Bolaño no sólo es su mejor obra y una de las mejores del siglo XXI, sino uno de esos excepcionales libros que trascienden a su autor y a su época para formar parte de la literatura universal.

Editorial Reviews

From the Publisher
“Extraña y maravillosa, divertida hasta lo imposible, cargada de melancolía y horror”.
Los Angeles Times

“El Gabriel García Márquez de nuestro tiempo: un hombre políticamente comprometido, formalmente osado y salvajemente imaginativo.... Bolaño se ha convertido en uno de los inmortales”.
The Washington Post

“Una obra de un poder y complejidad devastadores, una declaración final digna de un maestro”. 
Boston Globe

“El logro más audaz de Bolaño…. Una obra atrevida como pocas. Da al traste con la frontera entre el afán lúdico y la seriedad”. 
Financial Times

“Una obra maestra... el acontecimiento literario más electrizante del año”.
Time

“Una aventura épica, desquiciante y cautivadora…”
The New York Times

Library Journal
★ 07/01/2014
Four European scholars, interested in obscure novelist Benno von Archimboldi's works, look for him in the northern Mexico border city Santa Teresa.
Jonathan Lethem
2666 is as consummate a performance as any 900-page novel dare hope to be: Bolano won the race to the finish line in writing what he plainly intended, in his self-interrogating way, as a master statement. Indeed, he produced not only a supreme capstone to his own vaulting ambition, but a landmark in what's possible for the novel as a form in our increasingly, and terrifyingly, post-national world…By writing across the grain of his doubts about what literature can do, how much it can discover or dare pronounce the names of our world's disasters, Bolano has proven it can do anything, and for an instant, at least, given a name to the unnamable.
—The New York Times Book Review
Janet Maslin
…think of David Lynch, Marcel Duchamp (both explicitly invoked here) and the Bob Dylan of "Highway 61 Revisited," all at the peak of their lucid yet hallucinatory powers. Bolano's references were sufficiently global to encompass all that, and to interweave both stuffy academia and tawdry gumshoe fiction into this book's monumentally inclusive mix.
—The New York Times
Publishers Weekly

Last year's The Savage Detectives by the late Chilean-Mexican novelist Bolaño (1953-2003) garnered extraordinary sales and critical plaudits for a complex novel in translation, and quickly became the object of a literary cult. This brilliant behemoth is grander in scope, ambition and sheer page count, and translator Wimmer has again done a masterful job.

The novel is divided into five parts (Bolaño originally imagined it being published as five books) and begins with the adventures and love affairs of a small group of scholars dedicated to the work of Benno von Archimboldi, a reclusive German novelist. They trace the writer to the Mexican border town of Santa Teresa (read: Juarez), but there the trail runs dry, and it isn't until the final section that readers learn about Benno and why he went to Santa Teresa. The heart of the novel comes in the three middle parts: in "The Part About Amalfitano," a professor from Spain moves to Santa Teresa with his beautiful daughter, Rosa, and begins to hear voices. "The Part About Fate," the novel's weakest section, concerns Quincy "Fate" Williams, a black American reporter who is sent to Santa Teresa to cover a prizefight and ends up rescuing Rosa from her gun-toting ex-boyfriend. "The Part About the Crimes," the longest and most haunting section, operates on a number of levels: it is a tormented catalogue of women murdered and raped in Santa Teresa; a panorama of the power system that is either covering up for the real criminals with its implausible story that the crimes were all connected to a German national, or too incompetent to find them (or maybe both); and it is a collection of the stories of journalists, cops,murderers, vengeful husbands, prisoners and tourists, among others, presided over by an old woman seer.

It is safe to predict that no novel this year will have as powerful an effect on the reader as this one. (Nov.)

Copyright © Reed Business Information, a division of Reed Elsevier Inc. All rights reserved.
Kirkus Reviews

Life and art, death and transfiguration reverberate with protean intensity in the late (1953–2003) Chilean author's final work: a mystery and quest novel of unparalleled richness.

Published posthumously in a single volume, despite its author's instruction that it appear as five distinct novels, it's a symphonic envisioning of moral and societal collapse, which begins with a mordantly amusing account ("The Part About the Critics") of the efforts of four literary scholars to discover the obscured personal history and unknown present whereabouts of German novelist Benno von Archimboldi, an itinerant recluse rumored to be a likely Nobel laureate. Their searches lead them to northern Mexico, in a desert area notorious for the unsolved murders of hundreds of Mexican women presumably seeking freedom by crossing the U.S. border. In the novel's second book, a Spanish academic (Amalfitano) now living in Mexico fears a similar fate threatens his beautiful daughter Rosa. It's followed by the story of a black American journalist whom Rosa encounters, in a subplot only imperfectly related to the main narrative. Then, in "The Part About the Crimes," the stories of the murdered women and various people in their lives (which echo much of the content of Bola-o's other late mega-novel The Savage Detectives) lead to a police investigation that gradually focuses on the fugitive Archimboldi. Finally, "The Part About Archimboldi" introduces the figure of Hans Reiter, an artistically inclined young German growing up in Hitler's shadow, living what amounts to an allegorical representation of German culture in extremis, and experiencing transformations that will send him halfway around the world; bringhim literary success, consuming love and intolerable loss; and culminate in a destiny best understood by Reiter's weary, similarly bereaved and burdened sister Lotte: "He's stopped existing." Bola-o's gripping, increasingly astonishing fiction echoes the world-encompassing masterpieces of Stendhal, Mann, Grass, Pynchon and Garc'a Márquez, in a consummate display of literary virtuosity powered by an emotional thrust that can rip your heart out.

Unquestionably the finest novel of the present century—and we may be saying the same thing 92 years from now.

Read More

Product Details

ISBN-13:
9780307475954
Publisher:
Knopf Doubleday Publishing Group
Publication date:
09/01/2009
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
1136
Sales rank:
502,385
Product dimensions:
5.20(w) x 7.90(h) x 1.80(d)

Read an Excerpt

La primera vez que Jean-Claude Pelletier leyó a Benno von Archimboldi fue en la Navidad de 1980, en París, en donde cursaba estudios universitarios de literatura alemana, a la edad de diecinueve años. El libro en cuestión era D'Arsonval. El joven Pelletier ignoraba entonces que esa novela era parte de una trilogía (compuesta por El jardín, de tema inglés, La máscara de cuero, de tema polaco, así como D'Arsonval era, evidentemente, de tema francés), pero esa ignorancia o ese vacío o esa dejadez bibliográfica, que sólo podía ser achacada a su   extrema juventud, no restó un ápice del deslumbramiento y de la admiración que le produjo la novela.  

A partir de ese día (o de las altas horas nocturnas en que dio por finalizada aquella lectura inaugural) se convirtió en un archimboldiano entusiasta y dio comienzo su peregrinaje en busca de más obras de dicho autor. No fue tarea fácil. Conseguir, aunque fuera en París, libros de Benno von Archimboldi en los años ochenta del siglo XX no era en modo alguno una labor que no entrañara múltiples dificultades. En la biblioteca del departamento de literatura alemana de su universidad no se hallaba casi ninguna referencia sobre Archimboldi. Sus profesores no habían oído hablar de él. Uno de ellos le dijo que su nombre le sonaba de algo. Con furor (con espanto) Pelletier descubrió al cabo de diez minutos que lo que le sonaba a su profesor era el pintor italiano, hacia el cual, por otra parte, su ignorancia también se extendía de forma olímpica. Escribió a la editorial de Hamburgo que había publicado D'Arsonval y jamás recibió respuesta. Recorrió, asimismo, las pocas librerías alemanas que pudo encontrar en París. El nombre de Archimboldi aparecía en un diccionario sobre literatura alemana y en una revista belga dedicada, nunca supo si en broma o en serio, a la literatura prusiana. En 1981 viajó, junto con tres amigos de facultad, por Baviera y allí, en una pequeña librería de Munich, en Voralmstrasse, encontró otros dos libros, el delgado tomo de menos de cien páginas titulado El tesoro de Mitzi y el ya mencionado El jardín, la novela inglesa. La lectura de estos dos nuevos libros contribuyó a fortalecer la opinión que ya tenía de Archimboldi. En 1983, a los veintidós años, dio comienzo a la tarea de traducir D'Arsonval. Nadie le pidió que lo hiciera. No había entonces ninguna editorial francesa interesada en publicar a ese alemán de nombre extraño. Pelletier empezó a traducirlo básicamente porque le gustaba, porque era feliz haciéndolo, aunque también pensó que podía presentar esa traducción, precedida por un estudio sobre la obra archimboldiana, como tesis y, quién sabe, como primera piedra de su futuro doctorado. Acabó la versión definitiva de la traducción en 1984 y una editorial parisina, tras algunas vacilantes y contradictorias lecturas, la aceptó y publicaron a Archimboldi, cuya novela, destinada a priori a no superar la cifra de mil ejemplares vendidos, agotó tras un par de reseñas contradictorias, positivas, incluso excesivas, los tres mil ejemplares de tirada abriendo las puertas de una segunda y tercera y cuarta edición. Para entonces Pelletier ya había leído quince libros del autor alemán, había traducido otros dos, y era considerado, casi unánimemente, el mayor especialista sobre Benno von Archimboldi que había a lo largo y ancho de Francia. Entonces Pelletier pudo recordar el día en que leyó por primera vez a Archimboldi y se vio a sí mismo, joven y pobre, viviendo en una chambre de bonne, compartiendo el lavamanos, en donde se lavaba la cara y los dientes, con otras quince personas que habitaban la oscura buhardilla, cagando en un horrible y poco higiénico baño que nada tenía de baño sino más bien de retrete o pozo séptico, compartido igualmente con los quince residentes de la buhardilla, algunos de los cuales ya habían retornado a provincias, provistos de su correspondiente título universitario, o bien se habían mudado a lugares un poco más confortables en el mismo París, o bien, unos pocos, seguían allí, vegetando o muriéndose lentamente de asco. Se vio, como queda dicho, a sí mismo, ascético e inclinado sobre sus diccionarios alemanes, iluminado por una débil bombilla, flaco y recalcitrante, como si todo él fuera voluntad hecha carne, huesos y músculos, nada de grasa, fanático y decidido a llegar a buen puerto, en fin, una imagen bastante normal de estudiante en la capital pero que obró en él como una droga, una droga que lo hizo llorar, una droga que abrió, como dijo un cursi poeta holandés del siglo XIX, las esclusas de la emoción y de algo que a primera vista parecía autoconmiseración pero que no lo era (¿qué era, entonces?, ¿rabia?, probablemente), y que lo llevó a pensar y a repensar, pero no con palabras sino con imágenes dolientes, su período de aprendizaje juvenil, y que tras una larga noche tal vez inútil forzó en su mente dos conclusiones: la primera, que la vida tal como la había vivido hasta entonces se había acabado; la segunda, que una brillante carrera se abría delante de él y que para que ésta no perdiera el brillo debía conservar, como único recuerdo de aquella buhardilla, su voluntad. La tarea no le pareció difícil. Jean-Claude Pelletier nació en 1961 y en 1986 era ya catedrático de alemán en París. Piero Morini nació en 1956, en un pueblo cercano a Nápoles, y aunque leyó por primera vez a Benno von Archimboldi en 1976, es decir cuatro años antes que Pelletier, no sería sino hasta 1988 cuando tradujo su primera novela del autor alemán, Bifurcaria bifurcata, que pasó por las librerías italianas con más pena que gloria. La situación de Archimboldi en Italia, esto hay que remarcarlo, era bien distinta que en Francia. De hecho, Morini no fue el primer traductor que tuvo. Es más, la primera novela de Archimboldi que cayó en manos de Morini fue una traducción de La máscara de cuero hecha por un tal Colossimo para Einaudi en el año 1969. Después de La máscara de cuero en Italia se publicó Ríos de Europa, en 1971, Herencia, en 1973, y La perfección ferroviaria en 1975, y antes se había publicado, en una editorial romana, en 1964, una selección de cuentos en donde no escaseaban las historias de guerra, titulada Los bajos fondos de Berlín. De modo que podría decirse que Archimboldi no era un completo desconocido en Italia, aunque tampoco podía decirse que fuera un autor de éxito o de mediano éxito o de escaso éxito sino más bien de nulo éxito, cuyos libros envejecían en los anaqueles más mohosos de las librerías o se saldaban o eran olvidados en los almacenes de las editoriales antes de ser guillotinados. Morini, por supuesto, no se arredró ante las pocas expectativas que provocaba en el público italiano la obra de Archimboldi y después de traducir Bifurcaria bifurcata dio a una revista de Milán y a otra de Palermo sendos estudios archimboldianos, uno sobre el destino en La perfección ferroviaria y otro sobre los múltiples disfraces de la conciencia y la culpa en Letea, una novela de apariencia erótica, y en Bitzius, una novelita de menos de cien páginas, similar en cierto modo a El tesoro de Mitzi, el libro que Pelletier encontró en una vieja librería muniquesa, y cuyo argumento se centraba en la vida de Albert Bitzius, pastor de Lützelflüh, en el cantón de Berna, y autor de sermones, además de escritor bajo el seudónimo de Jeremias Gotthelf. Ambos ensayos fueron publicados y la elocuencia o el poder de seducción desplegado por Morini al presentar la figura de Archimboldi derribaron los obstáculos y en 1991 una segunda traducción de Piero Morini, esta vez de Santo Tomás, vio la luz en Italia. Por aquella época Morini trabajaba dando clases de literatura alemana en la Universidad de Turín y ya los médicos le habían detectado una esclerosis múltiple y ya había sufrido un aparatoso y extraño accidente que lo había atado para siempre a una silla de ruedas.
 
Manuel Espinoza llegó a Archimboldi por otros caminos. Más joven que Morini y que Pelletier, Espinoza no estudió, al menos durante los dos primeros años de su carrera universitaria, filología alemana sino filología española, entre otras tristes razones porque Espinoza soñaba con ser escritor. De la literatura alemana sólo conocía (y mal) a tres clásicos, Hölderlin, porque a los dieciséis años creyó que su destino estaba en la poesía y devoraba todos los libros de poesía a su alcance, Goethe, porque en el último año del instituto un profesor humorista le recomendó que leyera Werther, en donde encontraría un alma gemela, y Schiller, del que había leído una obra de teatro. Después frecuentaría la obra de un autor moderno, Jünger, más que nada por simbiosis, pues los escritores madrileños a los que admiraba y, en el fondo, odiaba con toda su alma hablaban de Jünger sin parar. Así que se puede decir que Espinoza sólo conocía a un autor alemán y ese autor era Jünger. Al principio, la obra de éste le pareció magnífica, y como gran parte de sus libros estaban traducidos al español, Espinoza no tuvo problemas en encontrarlos y leerlos todos. A él le hubiera gustado que no fuera tan fácil. La gente a la que frecuentaba, por otra parte, no sólo eran devotos de Jünger sino que algunos de ellos también eran sus traductores, algo que a Espinoza le traía sin cuidado, pues el brillo que él codiciaba no era el del traductor sino el del escritor. El paso de los meses y de los años, que suele ser callado y cruel, le trajo algunas desgracias que hicieron variar sus opiniones. No tardó, por ejemplo, en descubrir que el grupo de jungerianos no era tan jungeriano como él había creído sino que, como todo grupo literario, estaba sujeto al cambio de las estaciones, y en otoño, efectivamente, eran jungerianos, pero en invierno se transformaban abruptamente en barojianos, y en primavera en orteguianos, y en verano incluso abandonaban el bar donde se reunían para salir a la calle a entonar versos bucólicos en honor de Camilo José Cela, algo que el joven Espinoza, que en el fondo era un patriota, hubiera estado dispuesto a aceptar sin reservas de haber habido un espíritu más jovial, más carnavalesco en tales manifestaciones, pero que en modo alguno podía tomarse tan en serio como se lo tomaban los jungerianos espurios.

Más grave fue descubrir la opinión que sus propios ensayos narrativos suscitaban en el grupo, una opinión tan mala que en alguna ocasión, durante una noche en vela, por ejemplo, se llegó a preguntar seriamente si esa gente no le estaba pidiendo entre líneas que se fuera, que dejara de molestarlos, que no volviera más. Y aún más grave fue cuando Jünger en persona apareció por Madrid y el grupo de los jungerianos le organizó una visita a El Escorial, extraño capricho del maestro, visitar El Escorial, y cuando Espinoza quiso sumarse a la expedición, en el rol que fuera, este honor le fue denegado, como si los jungerianos simuladores no le consideraran con méritos suficientes como para formar parte de la guardia de corps del alemán o como si temieran que él, Espinoza, pudiera dejarlos mal parados con alguna salida de jovenzuelo abstruso, aunque la explicación oficial que se le dio (puede que dictada por un impulso piadoso) fue que él no sabía alemán y todos los que se iban de picnic con Jünger sí lo sabían. Ahí se acabó la historia de Espinoza con los jungerianos. Y ahí empezó la soledad y la lluvia (o el temporal) de propósitos a menudo contradictorios o imposibles de realizar. No fueron noches cómodas ni mucho menos placenteras, pero Espinoza descubrió dos cosas que lo ayudaron mucho en los primeros días: jamás sería un narrador y, a su manera, era un joven valiente. También descubrió que era un joven rencoroso y que estaba lleno de resentimiento, que supuraba resentimiento, y que no le hubiera costado nada matar a alguien, a quien fuera, con tal de aliviar la soledad y la lluvia y el frío de Madrid, pero este descubrimiento prefirió dejarlo en la oscuridad y centrarse en su aceptación de que jamás sería un escritor y sacarle todo el partido del mundo a su recién exhumado valor. Siguió, pues, en la universidad, estudiando filología española, pero al mismo tiempo se matriculó en filología alemana. Dormía entre cuatro y cinco horas diarias y el resto del día lo invertía en estudiar. Antes de terminar filología alemana escribió un ensayo de veinte páginas sobre la relación entre Werther y la música, que fue publicado en una revista literaria madrileña y en una revista universitaria de Gottingen. A los veinticinco años había terminado ambas  carreras. En 1990, alcanzó el doctorado en literatura alemana con un trabajo sobre Benno von Archimboldi que una editorial barcelonesa publicaría un año después. Para entonces Espinoza era un habitual de congresos y mesas redondas sobre literatura alemana. Su dominio de esta lengua era si no excelente, más que pasable. También hablaba inglés y francés. Como Morini y Pelletier, tenía un buen trabajo y unos ingresos considerables y era respetado (hasta donde esto es posible) tanto por sus estudiantes como por sus colegas. Nunca tradujo a Archimboldi ni a ningún otro autor alemán.

Read More

Meet the Author

Roberto Bolaño nació en Santiago, Chile, en 1953. Pasó gran parte de su vida en México y en España, donde murió a la edad de cincuenta años. Es autor de numerosas obras de ficción, no ficción y poesía. Su libro Los detectives salvajes ganó el Premio Rómulo Gallegos de Novela y fue uno de los Mejores Libros del 2007 para The Washington Post, Los Angeles Times y The New York Times Book Review. En 2008, recibió póstumamente el Premio de Ficción del National Book Critics Circle por 2666.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >