A dormir!: Cómo solucionar el problema del insomnio infantil

A dormir!: Cómo solucionar el problema del insomnio infantil

by Eduard Estivill
     
 

View All Available Formats & Editions

El método definitivo para hacer dormir a los niños
 
Un tercio de los niños padecen insomnio, es decir, se resisten a acostarse y se despiertan varias veces cada noche. Ello puede tener graves consecuencias. Los niños se vuelven irritables e inseguros y, a medio plazo, pueden acabar teniendo problemas para relacionarse conSee more details below

Overview

El método definitivo para hacer dormir a los niños
 
Un tercio de los niños padecen insomnio, es decir, se resisten a acostarse y se despiertan varias veces cada noche. Ello puede tener graves consecuencias. Los niños se vuelven irritables e inseguros y, a medio plazo, pueden acabar teniendo problemas para relacionarse con los demás; en los padres, el inevitable agotamiento puede perjudicar su vida conyugal. Este libro, rigurosamente científico, no sólo explica cómo enseñarles a dormir bien desde el principio, sino que revela cómo acabar definitivamente con el problema. El sencillo método del doctor Eduard Estivill, uno de los principales expertos en temas de insomnio infantil, ha funcionado en el 96 por ciento los casos en los que se ha aplicado y ha ayudado a dormir a miles de niños alrededor del mundo. Dormir bien es esencial para el desarrollo físico y mental de los niños, y lograr que duerman bien es fundamental para la estabilidad de la familia. En esta edición actualizada y revisada, el doctor Estivill les ofrece a todos los padres y educadores la oportunidad de conseguir que los niños duerman adecuadamente desde el primer día de vida.

Read More

Product Details

ISBN-13:
9780307832795
Publisher:
Knopf Doubleday Publishing Group
Publication date:
12/05/2012
Sold by:
Random House
Format:
NOOK Book
Pages:
176
File size:
5 MB

Read an Excerpt

INTRODUCCIÓN
 

MI HIJO NI DUERME NI ME DEJA DORMIR. QUEREMOS DESCANSAR, PERO ¿QUÉ HACEMOS MAL?


 
Ésta es la historia de una pareja feliz. Sara tiene 33 años y Pedro acaba de cumplir los 36. Llevan cuatro años juntos y acaban de tomar una gran decisión: van a tener un hijo.
 
Los primeros meses de embarazo son ideales y los restantes, también, ni un vómito, ni una náusea; Sara duerme sin molestias y gana un kilo cada mes. Su ginecólogo vive el sueño de un médico de manual.
 
Se han cumplido nueve meses exactos cuando les nace un niño magnífico, un niño sensacional; el niño más hermoso y perfecto del mundo. Mide cincuenta centímetros, pesa tres kilos y medio y supera las pruebas neonatales y de respiración con éxito. Cuando le toca mamar, se coge del pecho enseguida sin mayores problemas y ni siquiera pierde los gramos que los bebés acostumbran a perder los primeros días con la lactancia materna. Los padres, contentísimos, no caben en sí de gozo.
 
Sin embargo, ya en la nursery, la enfermera les dice que su niño está muy bien pero que no duerme mucho. «Es un chavalote muy despierto y vivo», insiste. Los recién estrenados papis se miran con ternura y se dicen: «No puede ser de otra manera, porque es nuestro hijo».
 
Salen de la clínica y se marchan a casa. El nene va creciendo y va ganando peso, pero durante la noche no hay manera de que duerma más de una hora u hora y media seguida. Se despierta continuamente. Sara le da de comer a sus horas y cree que lo que sucede es algo normal.
 
Después de tres meses de fiesta nocturna para la pareja feliz, la mamá se encuentra con una de esas vecinas que siempre aparecen en el entorno de una madre primeriza. La vecina le asegura que es normal que el niño no duerma, porque en los primeros meses sufren cólicos y, claro, el dolor les impide descansar. Que no se preocupe, que pasado el tercer mes los cólicos desaparecen y el niño se convertirá en una pequeña marmota.
 
Hasta este momento ya se han leído varios libros de autoayuda (desde los más «serios» hasta los «alternativos»: Dormir sin prisa ni pausa y La noche espera a los más jóvenes son sus principales referencias) y han consultado con su pediatra, con los amigos que tienen niños, con sus familiares, pero ninguna solución propuesta les funciona.
 
Pasa el tercer, el cuarto, el quinto mes... y siguen sin dormir por las noches. Entre los dos se levantan aproximadamente unas quince veces. Sara contempla su mala cara en el espejo y a Pedro le cuesta tanto concentrarse en el trabajo que está considerando hacerse una vasectomía. Viven un infierno con este niño tan querido y tan deseado.
 
A los seis meses, se encuentran de nuevo a la vecina y le dicen que no hay manera, que el niño come, crece y lo hace todo perfecto, excepto dormir. No duerme ni de noche ni de día. La vecina los tranquiliza y les comenta que seguro que ahora le están saliendo los dientecitos y el dolor no lo deja dormir, y que cuando terminen de cortar los dientes, el nene dormirá, sin duda.
 
Esperan ocho, diez, doce meses y el niño tiene la boca llena de dientes y una sonrisa impecable pero sigue sin dormir. Topan con la sabia vecina otra vez y en sus nuevas cábalas afirma que si el niño tiene un añito y tres meses no deben preocuparse más: está aprendiendo a caminar. Cuando camine se cansará mucho y dormirá perfectamente por la noche.
 
Pedro y Sara esperan los primeros pasos de su vástago y un día a las nueve de la noche se colocan uno en un extremo del pasillo y el otro en la otra punta, y comienzan a reclamar al nene: «Amor, ven con mami; cariño, ven con papi». A las diez de la noche, el niño sigue arriba y abajo por el pasillo y Pedro está convencido de que esa noche todos dormirán muy bien.
 
A las once, lo colocan en la cunita y pasan la peor noche de todas. El niño se despierta el doble de lo habitual y no pegan ojo. Sara no puede más, Pedro no puede más y el niño está siempre irritado y se muestra muy dependiente de su madre. No la deja ni respirar.
 
En una reunión de amigas, una de ellas aconseja a Sara que lleve a su niño a la guardería, porque quizá allí le enseñarán a dormir. Ella duda, porque piensa que quién va a querer a su hijo, que no duerme ni deja dormir, que es un demonio y no atiende a nada. Está segura de que se lo devolverán el primer día.
 
Al final, se deciden a llevarlo a la guardería. Pasa una semana y Sara no pregunta. Cuando lo lleva y lo recoge, baja la cabeza y sale a toda prisa para que los educadores no le llamen la atención. Han transcurrido dos semanas y ella no entiende por qué no le dicen ni mu. Totalmente confundida, un día no puede más y habla con la educadora de la guardería. La chica le asegura que el niño duerme muy bien allí, que echa dos siestas: una por la mañana cuando llega y otra por la tarde, después de comer. Es imposible, piensa Sara, en casa no duerme ni siquiera los sábados y los domingos. ¿Cómo lo hacen?
 
La educadora responde que es muy sencillo, que utiliza el método de toda la vida: «Tenemos una habitación con unas hamacas. El primer día, les explicamos a los nenes que ese espacio es para que ellos duerman. La primera vez, cuatro de ellos gritan, tres lloran, dos tienen tos y uno se levanta. Volvemos a explicarles que están allí para dormir y que es bueno para ellos. Al cuarto día, los que gritaban ya no gritan, los que lloraban ya no lloran, a los que tenían tos se les ha pasado y el que se levantaba está quietecito. Al cabo de una semana, todos duermen por igual».
 
Y hasta aquí nuestra historia, queridos lectores. Es inventada, aunque a muchos de vosotros os puede resultar familiar. Es la historia de un niño muy sano que no tiene ninguna patología del sueño, pero que no ha aprendido el hábito de dormir bien.
 
¿Cómo iba a imaginar nuestra pareja que su vida perfecta dejaría de serlo con la llegada tormentosa del nuevo miembro de la familia? En este libro os enseñaremos que a algunos niños tenemos que educarlos para que tengan un buen hábito para dormir. Y como queremos guiaros con claridad desde el principio, hemos estructurado esta obra por franjas de edad:

 
• Para entender los ritmos del recién nacido y el bebé y poder afianzar la cantidad y la calidad de su descanso (que es el vuestro).
 
• Para seguir educando o reeducar un mal hábito entre los 7 meses y los 5 años.
 
Completamos el Método con una panorámica de las alteraciones del sueño y su tratamiento, respuestas a vuestras dudas y las direcciones y la bibliografía más útiles.
 
Nada es perfecto, pero si algo funciona es nuestra capacidad para aprender y para enseñar. Y sabemos que podemos enseñar a nuestro hijo el hábito de dormir. Eso sí que es vida. ¡Por fin!

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >