Alcanzando al Dios invisible (Reaching for the Invisible God: What Can We Expect to Find?)

Overview

Author Philip Yancey asks the question: 'How does a relationship with God work?' and answers it with an investigation that turns up surprising and satisfying answers about life and communication with an invisible God.

Read More Show Less
... See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (18) from $4.90   
  • New (7) from $6.87   
  • Used (11) from $4.90   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$6.87
Seller since 2009

Feedback rating:

(9531)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
New Book. Shipped from US within 4 to 14 business days. Established seller since 2000

Ships from: Secaucus, NJ

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
$8.09
Seller since 2010

Feedback rating:

(858)

Condition: New
PAPERBACK New 0829736697 Friendly Return Policy. A+++ Customer Service!

Ships from: Philadelphia, PA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$8.09
Seller since 2011

Feedback rating:

(665)

Condition: New
PAPERBACK New 0829736697 SERVING OUR CUSTOMERS WITH BEST PRICES. FROM A COMPANY YOU TRUST, HUGE SELECTION. RELIABLE CUSTOMER SERVICE! ! HASSLE FREE RETURN POLICY, SATISFACTION ... GURANTEED**** Read more Show Less

Ships from: Philadelphia, PA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$8.09
Seller since 2013

Feedback rating:

(343)

Condition: New
PAPERBACK New 0829736697! ! KNOWLEDGE IS POWER! ! ENJOY OUR BEST PRICES! ! ! Ships Fast. All standard orders delivered within 5 to 12 business days.

Ships from: Southampton, PA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$8.09
Seller since 2010

Feedback rating:

(640)

Condition: New
PAPERBACK New 0829736697! ! ! ! BEST PRICES WITH A SERVICE YOU CAN RELY! ! !

Ships from: Philadelphia, PA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$8.09
Seller since 2014

Feedback rating:

(239)

Condition: New
PAPERBACK New 0829736697 XCITING PRICES JUST FOR YOU. Ships within 24 hours. Best customer service. 100% money back return policy.

Ships from: Bensalem, PA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$9.44
Seller since 2007

Feedback rating:

(23160)

Condition: New
BRAND NEW

Ships from: Avenel, NJ

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Alcanzando al Dios invisible: Qué podemos esperar encontrar?

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK Study

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

Author Philip Yancey asks the question: 'How does a relationship with God work?' and answers it with an investigation that turns up surprising and satisfying answers about life and communication with an invisible God.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829736694
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 5/1/2004
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 331
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 8.50 (h) x 0.80 (d)

Meet the Author

Philip Yancey serves as editor-at-large for Christianity Today magazine. He has written thirteen Gold Medallion Award-winning books and won two ECPA Book of the Year awards for What's So Amazing About Grace? and The Jesus I Never Knew. Four of his books have sold over one million copies. Yancey lives with his wife in Colorado. Website: www.philipyancey.com

SPANISH BIO: Philip Yancey es periodista, autor de varios exitos de libreria y conferencista. Sus mas de veinte libros son conocidos por su honestidad, profundas busquedas en torno a la fe cristiana, especialmente en lo que concierne a interrogantes y dilemas personales. Millones de avidos lectores lo consideran como un companero confiable en la busqueda de una fe que importe. Philip y su esposa Janet viven en Colorado.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Alcanzando al Dios Invisible

What can I Expect from a Relationship with God
By Philip Yancey

Zondervan

Copyright © 2004 Zondervan
All right reserved.

ISBN: 0-8297-3669-7


Chapter One

NACIDO DE NUEVO, PERO EN MALA POSICIÓN

* * *

¡Oh, Dios mío, no te amo; ni siquiera deseo amarte, pero quiero querer amarte! Teresa de Ávila

Un año, mi esposa Janet y yo visitamos Perú, el país donde ella pasó su niñez. Viajamos hasta el Cuzco y Machu Picchu para ver las reliquias de la grandiosa civilización inca, que tuvo tantos logros sin el beneficio de un alfabeto y sin conocer el uso de la rueda. En una verde meseta en las afueras del Cuzco, nos acercamos a una pared formada por unas inmensas piedras grises que pesaban unas diecisiete toneladas cada una.

"Las piedras que ven aquí fueron cortadas a manos y ensambladas en el muro sin mortero, y con una precisión tal, que no es posible ni insertar una hoja de papel entre ellas", se ufanó nuestro guía peruano. "Ni siquiera los rayos laser modernos pueden cortar con tanta precisión. Nadie sabe cómo lo hicieron los incas. Por supuesto, esa es la razón por la cual Erich von Daniken sugiere en el libro Chariots of the Gods que una avanzada civilización procedente del espacio debe haber visitado a los incas".

Alguien de nuestro grupo preguntó acerca de la ingeniería necesaria para transportar aquellas gigantescas piedras por el terreno montañoso sin el uso de ruedas. Los incas no dejaron nada escrito, lo cual hace surgir muchas preguntas de este tipo. Nuestro guía se acarició la barbilla pensativo, y después se inclinó hacia nosotros, como si fuera a divulgar un gran secreto. "Bueno, la cosa es así ..." El grupo se quedó callado. Pronunciando con cuidado cada palabra, nos dijo: "Conocemos las herramientas ... pero no conocemos los instrumentos". Una mirada de satisfacción cruzó su rostro quemado por el sol.

Mientras todos lo seguíamos mirando en espera de una explicación, el guía se dio media vuelta y siguió al recorrido. Para él, su misteriosa respuesta había resuelto el rompecabezas. A lo largo de los días siguientes, como respuesta a otras preguntas, repetía la frase, que para él tenía algún significado especial, aunque el resto de nosotros no lo lograba captar. Después de irnos del Cuzco, aquello se convirtió en una especie de chiste continuo dentro de nuestro grupo. Cada vez que alguien decía, digamos, que iba a llover por la tarde, otro contestaba, imitando al guía: "Bueno ... conocemos las herramientas ... pero no conocemos los instrumentos".

Esas enigmaticas palabras me vinieron a la mente hace poco, cuando asistí a una reunión con varios antiguos compañeros de estudio de un colegio universitario cristiano. Aunque no nos habíamos visto durante veinte años, muy pronto pasamos de la charla inconsecuente a un nivel de intimidad mas profundo. Todos habíamos luchado con la fe, pero a pesar de esto, seguíamos sintiendo el gusto de identificarnos como cristianos. Todos habíamos conocido el dolor. Nos fuimos poniendo al día, hablando primero de nuestros hijos, profesiones, traslados de un lugar para otro y títulos universitarios. Entonces la conversación se volvió mas difícil: padres con la enfermedad de Alzheimer, compañeros de estudios divorciados, enfermedades crónicas, fallos morales, hijos de los que habían abusado miembros del personal de las iglesias.

Al final llegamos a la conclusión de que Dios esta mucho mas en el centro de nuestra vida ahora que durante nuestra época de estudiantes. Pero al recordar el lenguaje usado entonces para describir las experiencias espirituales, nos parecía casi incomprensible. En las clases de teología de veinticinco años atras, habíamos estudiado la vida llena del Espíritu, el pecado y la naturaleza carnal, la santidad, la vida abundante ... Sin embargo, ninguna de aquellas doctrinas había resultado de la forma que nosotros esperabamos. Explicarle una vida de éxtasis espiritual a una persona que se pasa el día entero cuidando a un padre enfermo de Alzheimer, malhumorado y que moja su cama, es como explicar las ruinas incas diciendo: "Conocemos las herramientas ... pero no conocemos los instrumentos". Sencillamente, el lenguaje no transmite el significado.

Las palabras que se usan en las iglesias tienden a confundir a la gente. El pastor proclama que "el propio Cristo vive en usted" y que "somos mas que vencedores" y, aunque esas palabras despierten una nostalgica sensación de añoranza, en el caso de muchas personas no tienen aplicación a la experiencia diaria. Un adicto sexual las oye, ora para pedir liberación, y esa misma noche cede de nuevo ante un mensaje que le llega sin pedirlo a su carpeta del correo electrónico, procedente de alguien que lleva por nombre Candy o Heather, y que promete satisfacer sus fantasías mas ardientes. Una mujer que se sienta en la misma banca, piensa en su hijo adolescente, encerrado en un reformatorio a causa del abuso de drogas. ¿Acaso Dios ama a su hijo menos que ella?

Muchos mas ya ni se acercan a la iglesia, y entre ellos se incluyen tres millones de estadounidenses que se identifican a sí mismos como cristianos evangélicos, pero nunca asisten a una iglesia. Tal vez tuvieron una época de fervor en el colegio universitario, y después ese ardor se desvaneció para nunca volverse a encender. Uno de los personajes de John Updike hacía notar en la obra A Month of Sundays [Un mes de domingos]: "No tengo fe. Mejor dicho, tengo fe, pero no parece tener aplicación alguna a mi vida".

Escucho a algunas personas así, y recibo cartas de muchas mas. Me dicen que la vida espiritual no los marcó de manera permanente. Lo que experimentaban en persona parecía ser de un orden distinto a lo que oían describir con tanta seguridad desde el púlpito. Para mi sorpresa, son muchos los que no culpan a la iglesia, ni a otros cristianos. Se culpan ellos mismos. Piense en esta carta de un señor de Iowa:

Yo sé que hay un Dios: creo que existe; solo que no sé qué creer acerca de él. ¿Qué puedo esperar de ese Dios? ¿Interviene cuando se lo pido (a menudo o raras veces) o debo aceptar el sacrificio de su Hijo por mis pecados, sentirme afortunado y dejar en ese punto la relación?

Acepto que soy un creyente inmaduro; que obviamente, mis expectativas con respecto a Dios no son realistas. Supongo que sea porque me he visto desilusionado tantas veces, que cada vez oro pidiendo menos, para no seguir recibiendo desilusiones una y otra vez.

A fin de cuentas, ¿qué aspecto debe tener una relación con Dios? ¿Qué debemos esperar de un Dios que dice que somos amigos suyos?

Esa desconcertante pregunta acerca de las relaciones sigue apareciendo en las cartas. ¿Cómo se sostienen relaciones con un ser tan diferente a todos los demas, imposible de percibir por nuestros cinco sentidos? Es lo que estoy escuchando de un incontable número de personas que luchan con estos interrogantes. Me imagino que sus cartas hayan sido motivadas por libros que he escrito con títulos como: Cuando la vida duele: ¿Dónde esta Dios cuando se sufre? [Editorial Clie] y Desilusionado con Dios [Editorial Unilit].

Una persona me escribió diciendo:

He estado pasando por un par de años enormemente difíciles. A veces me parece que la presión me va a aplastar. Todo esto ha sacudido mi fe en Jesucristo, y todavía estoy tratando de empatar los pedazos de una fe que solía ser indestructible. No me pregunto, si Dios o Jesús son reales, sino si mi fe y lo que llaman una "relación personal" son genuinas. Recuerdo todo lo que he dicho y hecho con relación a él, y me pregunto: "¿Era realmente sincero en lo que estaba diciendo?", o sea, ¿cómo puedo decir que tengo fe en Dios cuando me estoy preguntando siempre si él realmente, esta presente? Oigo hablar de gente que ora para pedir cosas, y que Dios les ha dicho esto o aquello, pero cuando yo soy el que digo esas cosas "espirituales", me encuentro con que solo estoy tratando de impresionar a alguien, o simplemente, actuando con poca sinceridad. Solo pensarlo me revuelve el estómago. Por eso me sigo preguntando: "¿Cuando me va a tocar a mí? ¿Cuando van a funcionar las cosas para mí?" ¿Qué me sucede?

Otro lector me escribió con el mismo espíritu de abatimiento, preguntando si la frase "relación con Dios" tiene en realidad algún sentido. Me describió a su abuelo, un santo varón que se pasa todo el día orando, leyendo la Biblia y libros cristianos, y escuchando sermones grabados. El anciano apenas puede caminar u oír, y toma píldoras para aliviarse del dolor que le produce la artritis en las caderas. Desde la muerte de su esposa ha vivido solo en un estado cercano a la paranoia, en continua ansiedad por las facturas de la calefacción y las luces que se quedan encendidas. "Cuando lo miro", me decía el nieto, "no veo a un santo lleno de gozo y en comunión con Dios; veo a un anciano solitario y agotado, sentado la mayor parte del tiempo en espera de ir al cielo". Entonces citaba un pasaje de Garrison Keillor acerca de la anciana tía Marie: "Ella sabía que la muerte solo era una puerta de entrada al reino, donde Jesús le daría la bienvenida, donde no habría mas llanto ni sufrimiento, pero mientras tanto estaba obesa, le dolía el corazón y vivía sola con sus malgeniosos perritos, dando vueltas por su oscura casita llena de figuritas chinas y periódicos dominicales viejos".

Otro lector fue mas conciso: "Me pregunto si en la metafora de nacer de nuevo, yo no habré nacido en mala posición".

* * *

Hace unos diez años, los miembros de un grupo de discusión al que pertenecía acordamos realizar un ejercicio en el cual cada uno de nosotros le iba a escribir a Dios una carta abierta, para traerla consigo a nuestra siguiente reunión. Hace poco, mientras revisaba algunos papeles, encontré mi propia carta:

Querido Dios:

Una de las amigas de Pattie le hizo la siguiente acusación: "Tú no actúas como si Dios estuviera vivo", y desde entonces, la misma me ha perseguido en forma de pregunta: ¿Actúo yo como si tú estuvieras vivo?

Algunas veces te trato como si fueras una sustancia; un narcótico como el alcohol o el valium, cuando necesito alivio, cuando hace falta suavizar la dureza de la realidad o hacerla desaparecer. Algunas veces me puedo salir de este mundo con facilidad para entrar en una conciencia de que existe un mundo invisible; y la mayor parte del tiempo creo realmente que existe, y que es tan real como este mundo de oxígeno, de césped y de agua. Pero, ¿cómo hago lo opuesto? ¿Cómo hago que la realidad de tu mundo -tu realidad- entre en mi vida diaria, en mi yo diario, para transformar su entumecedora monotonía?

He visto progresos; lo admito. Ahora te veo como alguien a quien respeto; incluso, reverencio, en lugar de temer. Ahora, tu misericordia y tu gracia me impresionan mas que tu santidad y el temor a ti. Jesús es quien lo ha hecho, supongo. Te ha amansado; al menos lo suficiente como para que podamos vivir juntos en la misma jaula sin que me tenga que mantener arrinconado todo el tiempo. Te ha hecho atractivo, digno de amor. Y me digo que a mí también me ha hecho atractivo y digno de amor. Nunca habría podido lograr eso por mi cuenta; tengo que aceptar tu palabra. Gran parte del tiempo, apenas la creo.

Entonces, ¿de qué manera actúo como si tú estuvieras vivo? Esas células de mi cuerpo; las mismas que sudan, orinan, se deprimen y dan vueltas incómodas durante la noche en mi cama; ¿cómo llevan consigo esas células el esplendor del Dios del universo de una forma que se desborde de ellas para que los demas lo noten? ¿Cómo amo aunque sea a una persona con el amor que tú viniste a traer?

De vez en cuando me quedo atrapado en tu mundo, y te amo, y he aprendido a arreglarmelas bien en este mundo, pero ¿cómo los puedo reunir a los dos? Eso es lo que te pido, me parece: que pueda creer en la posibilidad de un cambio. Cuando vivo dentro de mí mismo, me es difícil observar el cambio. Muchas veces parece como una conducta aprendida, como una serie de adaptaciones a un ambiente, tal como dirían los científicos. ¿Cómo dejo que me cambies en mi esencia, en mi naturaleza, para hacerme mas semejante a ti? ¿O es eso posible siquiera?

Es divertido que me sea mas facil creer en lo imposible -creer que abriste el Mar Rojo, creer en el Domingo de Resurrección - que creer en lo que debería parecer mas posible: el lento y continuo amanecer de tu vida en gente como yo, y Janet, y Dave, y Mary, y Bruce, y Kerry, y Janis, y Paul. Dios mío, ayúdame a creer en lo imposible.

Recuerdo que mi amigo Paul se sorprendió cuando le leí mi carta al grupo. Me dijo que parecía muy impersonal, distante y vacilante. Lo que describía no tenía nada que ver con la cercanía que él sentía con respecto a Dios. El recuerdo de su reacción resucita mis propias dudas, haciendo que me detenga para preguntarme qué me autoriza a escribir un libro en el que investigue una relación personal con Dios.

(Continues...)



Excerpted from Alcanzando al Dios Invisible by Philip Yancey Copyright © 2004 by Zondervan. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

http://zondervan.com/media/samples/pdf/0829736697_samptoc.pdf
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)