Alquimia del corazon

Paperback (Spanish-language Edition)
$19.35
BN.com price
(Save 15%)$22.95 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (6) from $15.69   
  • New (5) from $15.69   
  • Used (1) from $19.34   
Sending request ...

Product Details

  • ISBN-13: 9788497776660
  • Publisher: Obelisco, Ediciones S.A.
  • Publication date: 2/15/2011
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 192
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 9.00 (h) x 0.60 (d)

Read an Excerpt

LA ALQUIMIA DEL CORAZî N

La consciencia del momento presente a través de la integración emocional


By Michael Brown

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-666-0



CHAPTER 1

OJOS DE VERDAD


El forastero estaba sentado tranquilamente en medio de la marea siempre cambiante del mercado matinal, tan tranquilamente que un niño, cuyo corazón estaba en paz, se fijó en él.

—Hola –saludó el niño.

—Buenos días –dijo el forastero, sonriendo amablemente.

—¿De dónde eres? –preguntó el niño, sentándose junto a él.

—¿Qué te hace pensar que soy de otro lugar? –inquirió el forastero con un brillo en la mirada.

—Hay una luz diferente que brilla en ti –replicó el niño.

—¿Puedes ver esa luz? –preguntó el forastero, curioso.

—No con mis ojos –explicó el niño hablando bajito, como si estuviera compartiendo un secreto–, pero la siento.

—Ah –dijo el forastero, bajando también la voz–, la ves con tu corazón.

—Si –dijo el niño.

Se quedaron en silencio durante lo que pareció una eternidad. Entonces el niño alargó la mano y la colocó suavemente sobre el antebrazo del forastero.

—¿Puedes llevarme ahí?

—No –dijo el forastero–, pero al estar aquí sentado y disfrutar tranquilamente de esta hermosa mañana, te estoy señalando el camino. Y, en cualquier caso –rió, colocando su brazo alrededor del hombro del niño–, no se puede llevar a alguien a un lugar en el que ya está.


Autenticidad

Imagina que nuestra experiencia de vida se desarrolla dentro de un restaurante.

Cuando empezamos a despertar a la posibilidad de que nuestra vida pueda ser algo más que la suposición mundana de que estamos aquí meramente para ganarnos la vida, somos como unos clientes insatisfechos en el restaurante. No apreciamos la comida que nos están sirviendo porque no es lo que habíamos pedido. No apreciamos la compañía que tenemos porque la gente, en su mayor parte, nos irrita. Pasamos gran parte de nuestro tiempo lamentándonos de nuestra mala situación y luego quejándonos al camarero, a pesar de que todos sabemos que no es él quien cocina.

La mala calidad de nuestra experiencia puede provocar que nos hagamos una importante pregunta: «¿Por qué siempre me pasa esto?».

Cuando examinamos nuestra experiencia de vida y nos preguntamos sinceramente, «¿Por qué?», iniciamos una búsqueda de autenticidad.

El significado de autenticidad se revela en la fonética de la palabra. Auténtico contiene fonéticamente a la palabra autor. Al preguntarnos, «¿Por qué?», en realidad estamos preguntando: «¿Quién es el autor de la experiencia que estoy teniendo?».

Esta investigación nos despierta a la presencia de los mecanismos físicos, mentales y emocionales que fabrican nuestra experiencia humana. Ser conscientes de estos mecanismos nos da el poder para ser los autores de nuestro encuentro con la vida.

La culminación de nuestra búsqueda de autenticidad es un despertar a la conciencia de lo que somos en lugar de lo que pensamos que se supone que debemos ser.


Integridad

Entramos en la siguiente fase de nuestro viaje cuando nos levantamos de nuestra silla en el restaurante y descubrimos la cocina. Ésa es una parte emocionante, embriagadora y sensual de la experiencia.

Cuando entramos en la cocina, nos damos cuenta de que podemos preparar nuestras propias comidas y de que hay todo tipo de ingredientes, utensilios y electrodomésticos con los que podemos interactuar.

Ésta es la parte del viaje en la que entramos con entusiasmo en prácticas como el yoga y la meditación, en la que exploramos herramientas como los cristales y las cartas de tarot, y nos sumergimos en procedimientos energéticos como el proceso afirmativo y la limpieza emocional.

Ésta es la fase del viaje que es seductora. Puesto que aprendemos muchas cosas con gran rapidez, sentimos que estamos logrando grandes cosas.

Esta experiencia de estar en la cocina es atractiva también porque encontramos atractiva la idea de convertirnos en chefs. En consecuencia, invariablemente, nos quedamos atascados en la cocina durante mucho, mucho, mucho tiempo.

Afortunadamente, estar en la cocina preparando la comida es también una fase de nuestro viaje interior que inicia una búsqueda de integridad, y tener integridad es lo que, a la larga, nos libera del confinamiento en lo que puede llegar a ser, fácilmente, un callejón sin salida.

El término integridad, en el contexto de este viaje interior, hace referencia a la solidez de la estructura de nuestra experiencia humana. Si un edificio no tiene integridad, una desviación de los patrones meteorológicos normales podría hacer que se derrumbara. La solidez de la integridad de un edificio depende del uso de materiales de construcción adecuados para las aplicaciones apropiadas.

Enfocamos la integridad con autenticidad dentro de la experiencia de la cocina cuando tenemos una conciencia práctica de qué ingredientes, utensilios y electrodomésticos se utilizan para cocinar unos manjares específicos. En términos de nuestra experiencia humana momento a momento, aprendemos la función exacta de los componentes físicos, mentales y emocionales que entran en la creación de esta experiencia.

La culminación de nuestra búsqueda de integridad está en irradiar la visión lúcida de nuestro corazón en lugar de intentar realizar el sueño de otra persona.


Intimidad

Otra fase de nuestro viaje interior comienza cuando nos damos cuenta en nuestro corazón de que la comida preparada debe desaparecer por completo en la buena conversación y la nutrición requerida para poder realizar su propósito.

En otras palabras, la vida es algo más que vivir en la cocina. Si no nos damos cuenta de esto, inevitablemente, coceremos demasiado los alimentos o dejaremos que se queden afuera y se estropeen.

Es al darnos cuenta de esto cuando finalmente salimos de la cocina y regresamos a la misma silla del restaurante en la que estábamos sentados cuando empezamos a hacernos preguntas sobre la fuente de nuestro malestar.

Una vez que hemos regresado a nuestra silla, es posible que a los demás les parezca que nada ha cambiado. Nuestro estado exterior puede parecer muy semejante al de la persona que preguntó: «¿Por qué siempre me pasa esto?».

Es verdad que todavía estamos inmersos en la misma experiencia humana que estábamos teniendo antes de que comenzara nuestro viaje interior. No obstante, ahora respondemos de una manera distinta a todos nuestros encuentros. Estamos sentados relajados, disfrutando de nuestra comida, hablando cómodamente con los demás y tratando al camarero con respeto y gratitud. Estamos llenos de conciencia de la magnificencia de nuestra humanidad. Apreciamos el regalo de la vida. Todas nuestras experiencias físicas, mentales y emocionales se convierten ahora en un medio para entrar en el dulce abrazo de la intimidad.

El significado de intimacy en el contexto de este viaje que se está desarrollando se revela en la fonética de la palabra: into-me-and-see. Entramos en la experiencia de intimidad cuando cada encuentro que tenemos se presenta como una oportunidad divinamente guiada para ver más profundamente en nuestro interior.

La culminación de nuestra búsqueda de intimidad es cuando honramos nuestra experiencia de vida tal como es, en lugar de comportarnos como si se supusiera que debiera ser distinta.


El portal

Al igual que la autenticidad y la integridad, la intimidad no es un destino. Es un portal experiencial para entrar en una realidad muy obvia pero, al mismo tiempo, profundamente oculta.

De la misma manera que la plenitud de la experiencia llamada integridad nos espera más allá de la búsqueda de autenticidad, y de la misma manera que la plenitud de la experiencia llamada intimidad nos espera más allá de la búsqueda de integridad, así también hay una experiencia que nos espera más allá del dulce abrazo de la intimidad.

La intimidad nos hace despertar a lo que es realmente la experiencia de la vida. Sin embargo, esta afirmación no es más que unas palabras impresas en una página. La experiencia a la que nos lleva la intimidad no puede ser comunicada en palabras, ni se puede llegar a ella mediante una contemplación mental. Esto se debe a que el cuerpo mental no tiene un vocabulario suficientemente competente como para comunicar los parámetros sentidos de esta experiencia. El cuerpo mental es el atributo que usamos para encontrarnos conceptualmente con nuestras experiencias energéticas y para convertir nuestras interacciones con el mundo físico en formas de pensamiento. Su lenguaje es el pensamiento, el análisis y la comprensión. Cuando se trata del mundo de los sentimientos, el cuerpo mental es impotente.

A lo largo de este texto nos referiremos a la experiencia que se abre para nosotros a través del portal de la intimidad como entrar en una conversación con lo inefable.


La ceguera

Un forastero que va caminando por una calle tarde por la noche se encuentra con un hombre que está a cuatro patas debajo de una farola. Obviamente, está buscando algo.

—¿Ha perdido algo? –le pregunta el forastero.

—Sí, he perdido una llave importante.

—¿Puedo ayudarlo en su búsqueda?

—Gracias, se lo agradezco.

Juntos, buscan durante un rato. El área iluminada por la farola es tan pequeña que sólo les toma unos minutos revisarla a fondo.

—¿Está seguro de que perdió la llave aquí? –le pregunta el forastero al hombre.

—No, no la perdí aquí. La perdí en mi casa.

—Entonces, ¿por qué la está buscando afuera, debajo de esta farola?

—Porque en mi casa me han cortado la luz.

Nosotros también estamos en un aprieto en el que nos hemos quedado sin luz en casa y, por lo tanto, buscamos convenientemente lo que está en nuestro interior ahí donde no lo podemos encontrar: fuera de nosotros.

Todos estamos buscando, de la misma manera, respuestas a nuestras preguntas más profundas. Buscamos con los medios de percepción que están a nuestro alcance actualmente: examinando los diversos aspectos materiales de nuestra experiencia física, realizando una investigación mental mediante nuestros pensamientos y examinando los pensamientos de los demás.


Preguntas que no est‡n hechas para ser respondidas

Hay preguntas que no están hechas para ser respondidas. Sólo deben ser formuladas.

Si nosotros intentamos responder a ese tipo de preguntas lo hacemos, invariablemente, utilizando el proceso de pensar y, por lo tanto, solamente recibimos respuestas en forma de conceptos mentales. Si nos conformamos con los conceptos mentales, eso quiere decir que estamos satisfechos con la información y no con el conocimiento. La información es una forma de pensamiento que sólo tiene un componente mental. El conocimiento, por otro lado, contiene un componente físico, mental y emocional integrado.

Cuando no respondemos a una pregunta mentalmente, sino que, en lugar de eso, elegimos permanecer en la resonancia de la pregunta, la respuesta se despliega orgánicamente dentro de nuestra vida como una experiencia física, mental y emocional integrada.

Es posible que esta aproximación a la formulación de preguntas no sea apropiada para todas las preguntas. Pero es una herramienta sumamente eficaz cuando se trata de anclar deliberadamente el conocimiento experiencial de lo inefable en nuestra experiencia cotidiana.

Cuanto más profundas son nuestras preguntas, más profunda es la experiencia de vida que iniciamos cuando no las respondemos con conceptos mentales. Saber cómo hacer preguntas sin responderlas es el arte de la revelación iniciadora.

Podemos preguntar: «¿Qué pregunta importante puedo hacer?». Hacer una pregunta como ésta sin responderla mentalmente abre los parámetros de nuestra experiencia personal al horizonte de posibilidades ilimitadas.


Tres preguntas

Hay tres preguntas que, cuando son formuladas con autenticidad, hacen que recuperemos en nuestro interior la conciencia de una realidad que ha estado oculta.

Dentro de este texto llamaremos a esa realidad «lo inefable». La llamamos deliberadamente lo inefable para comunicar que no puede ser comprendida mediante una aproximación puramente mental. Una vez que recuperamos la conciencia de esta realidad en nuestro interior, su vibración irradia hacia todos los aspectos de nuestra experiencia de vida.

Las tres preguntas son:

¿QUÉ SOY? No quién soy. Preguntar quién nos abre a respuestas impulsadas por la personalidad. Quién tiene que ver con conceptos y rasgos de comportamiento, sin ninguna conciencia de nuestra auténtica esencia.

¿QUÉ ES DIOS PARA NOSOTROS? Una vez más, es mejor no usar la palabra quién. Cuando Dios es un quién, estamos moviéndonos dentro de sistemas de creencias con base cultural.

¿DÓNDE ESTOY AHORA? Ésta es una pregunta que rara vez hacemos porque damos por sentado que sabemos dónde estamos, de la misma manera que tendemos a dar por sentado, erróneamente, que somos la personalidad conceptual y de comportamiento que hemos fabricado; la identidad externa con la que interactúa todo el mundo en nuestra vida. También tendemos a dar por sentado, erróneamente, que Dios es la identidad movida por la personalidad que nos han enseñado en nuestras religiones, una identidad fabricada dentro de las limitaciones de nuestro intelecto humano. Asimismo, podemos dar por sentado, erróneamente, que donde estamos en este momento está definido por la dirección física o la ubicación geográfica de nuestras circunstancias de vida. Pero, ¿realmente es así?

El motivo por el cual es posible que nos cueste responder a estas tres preguntas es que automáticamente intentamos dar una respuesta física o mental. Sin embargo, ni los aspectos físicos ni los aspectos mentales de nuestra experiencia humana tienen la capacidad de comprender una pregunta cuya respuesta sólo está disponible como una trasmisión vibracional.

Por lo tanto, a menos que reactivemos nuestra capacidad de interactuar directamente con nuestra esencia vibracional, seguiremos permaneceremos ciegos a esas respuestas, incluso cuando estén más cerca de nosotros que el aire que respiramos.

Solamente abandonando conscientemente nuestra ceguera podemos iniciar el viaje del despertar, que nos llevará desde el vivir inconscientemente hacia una conversación consciente con lo inefable.


(Continues...)

Excerpted from LA ALQUIMIA DEL CORAZî N by Michael Brown. Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents


Prólogo, 9,

Introducción, 13,

Ojos de verdad, 15,

El camino de la conciencia, 25,

Las historias que contamos, 35,

Lo vibracional, 47,

Que tengas un «buen» día, 63,
«Me alegro de veros», 79,

Un paradigma basado en el tiempo, 89,

El momento decisivo, 101,

Tener una experiencia, 109,

Vivir en lo mental, 117,

De enemigo a aliado, 131,

Dirigir nuestras experiencias, 141,

Miedo, ira y tristeza, 151,

Entrar en la conversación vibracional, 165,

La búsqueda de la felicidad, 173,

Una fábula de despedida, 185,

Epílogo, 187,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)