BN.com Gift Guide

Amistad íntima con Dios: Cuando el temor de Dios está presente en nuestra vida

Overview

¿Quiere saber cuál es el aspecto más importante del carácter de Dios y cómo está supuesto que el mismo afecte cada aspecto de la vida suya?
¿Le gustaría conocer la fuente de sabiduría y cómo puede obtenerla para cada situación, vencer el temor al hombre, y solo vivir con el temor de
Dios? Este libro transformador da respuestas bíblicas a estas preguntas y muchas más, y Joy Dawson las combina con experiencias fascinantes de la vida diaria. En la...

See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (6) from $5.99   
  • New (4) from $7.11   
  • Used (2) from $5.99   
Amistad íntima con Dios: Cuando el temor de Dios está presente en nuestra vida

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

¿Quiere saber cuál es el aspecto más importante del carácter de Dios y cómo está supuesto que el mismo afecte cada aspecto de la vida suya?
¿Le gustaría conocer la fuente de sabiduría y cómo puede obtenerla para cada situación, vencer el temor al hombre, y solo vivir con el temor de
Dios? Este libro transformador da respuestas bíblicas a estas preguntas y muchas más, y Joy Dawson las combina con experiencias fascinantes de la vida diaria. En la última aventura de búsqueda intensa de amistad íntima con el Único que nos puede satisfacer, Dawson aclara que el precio es alto, pero los privilegios y las recompensas son infinitamente superiores.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781602554030
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 3/30/2010
  • Language: Spanish
  • Pages: 176
  • Sales rank: 608,657
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.40 (h) x 0.70 (d)

Meet the Author

Joy Dawson, con su ministerio de enseñanza de la Biblia y los viajes misioneros con "Juventud con una Misión" la han llevado a 55 naciones. También ha enseñado en televisión, radio y es autora de otros seis libros. Sus enseñanzas están basadas en el carácter y los caminos de Dios.

Read More Show Less

Read an Excerpt

AMISTAD INTIMA con DIOS

Cuando el temor de Dios esta presente en nuestra vida
By Joy Dawson

Grupo Nelson

Copyright © 2010 Grupo Nelson
All right reserved.

ISBN: 978-1-60255-403-0


Chapter One

¿Qué es el temor de Dios?

Cuando Adán y Eva probaron por primera vez de la fruta prohibida en el huerto del Edén, en verdad comenzaron algo ... que usted y yo no necesitamos perpetuar;

... que usted y yo con nuestro libre albedrío podemos escoger no hacer; ... que podemos realmente odiar;

... que podemos resistir cuando Satanás nos presenta sus tentaciones más fuertes y sutiles;

... porque hay algo más que Dios puso a nuestra disposición.

Y ese algo relacionado con el pecado que está a nuestra disposición y que no puede fallar, es el temor de Dios.

Antes de que siga leyendo, sugiero que hagamos juntos esta oración:

"Estamos delante de tu presencia y reconocemos que tú eres Dios ... Dios Rey ... supremo en tu autoridad ... el monarca del universo que gobierna y reina ... eterno ... supremo en tu creación y dueño absoluto de todo y de todos. Estamos en tu presencia con reverencia al contemplar tu santidad, esplendor majestuoso, gloria deslumbrante, poder sin límite y soberanía indisputable. Te adoramos por tu carácter perfecto, tu conocimiento y sabiduría infinitos, tu justicia absoluta, tu fidelidad inmutable, tu misericordia eterna, tu gracia sin igual y tu terrible ira contra el pecado. Sometemos nuestros corazones y doblamos nuestras rodillas ante ti al reconocer tu belleza deslumbrante, tu personalidad deslumbrante, tu humildad incomprensible, tu entendimiento inescrutable y tu amor insondable. Reconocemos que nuestra mayor necesidad es tener una revelación más profunda de cómo eres tú. Te pedi mos que suplas esa necesidad. También, junto a Moisés ora mos: 'Te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos.' Gracias, porque sé que contestarás estas peticiones sinceras. En el nombre de Jesús. Amén."

El temor de Dios es, sin duda, uno de los caminos más importantes de Dios; es por eso que este libro está dedicado a descubrirlo.

Necesitamos saber qué es el temor de Dios para entender lo que no es. Cuando oímos esta frase por primera vez, tal vez nos inclinemos a pensar que quiere decir tenerle miedo a Dios. No debemos tenerle miedo a Dios porque nos creó para su gozo y para que tengamos amistad íntima con Él. En la Pala bra de Dios encontramos que el Señor ha definido muy clara mente lo que es el temor de Dios.

Proverbios 8.13 dice: "El temor de Jehová es aborrecer el mal", lo que significa tener en todo momento la actitud de Dios hacia el pecado. Cuanto más estudiemos la santidad de Dios en la Biblia, tanto más entenderemos su odio al pecado.

Dios no tolera el pecado; por lo tanto, no transige con él. El pecado es abominación a su naturaleza. El que nos creó, y anhela que nos sintamos realizados a través de una amistad íntima con Él, dice: "Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios" (Levítico 19.2). Por lo tanto, para cumplir este mandamiento es de suma importancia que entendamos lo que significa odiar el pecado.

Podemos estar seguros, de que porque Dios es justo, Él nunca nos dará un mandamiento sin darnos la provisión para que podamos cumplirlo.

No importa cuán pecadores seamos ahora, o cuán imposible nos parezca llegar a ser santos, si hemos entregado nuestra vida al Señor Jesucristo y Él vive en nosotros, debemos recor dar que Él es santo. Si escogemos caminar en obediencia a la próxima cosa que nos diga que hagamos, su vida santa comenzará a manifestarse en nuestra vida.

Otra definición del temor de Dios se nos da en Malaquías capítulo 2 donde Dios hace referencia al sacerdote Leví. En el versículo 5 Él dice: "Mi pacto con él fue de vida y de paz, las cuales cosas yo le di para que me temiera; y tuvo temor de mí, y delante de mi nombre estuvo humillado" (énfasis añadido).

¿Qué es su nombre para que estemos humillados delante de dicho nombre como parte del temor de Dios?

La descripción más poderosa con que Dios se describe a sí mismo consta de dos palabras: "YO SOY" (Éxodo 3.14), y quiere decir que Él es todo lo que es perfecto, excelente, com pleto y sin tacha.

TODO lo que nosotros necesitamos que Él sea para sentirnos realizados.

TODO lo que necesitamos que Él obre en nosotros para hacernos conforme a la imagen de su amado Hijo.

TODO lo que necesitamos que Él obre a través de nosotros para que otras personas lo conozcan.

Él nos dice que nos humillemos ante un ser que es tan completo, comprensivo, supremo y todo suficiente; un ser que siempre ha sido, que es, y que siempre será tan perfecto que no hay otra forma de describirlo que YO SOY.

Nos detenemos a meditar, dándonos cuenta con admiración y reverencia en nuestro corazón que Él está esperando que le demos la única respuesta de fe verdadera:

¡Tú eres! ¡Tú eres! ¡Tú eres!

La Palabra de Dios cobra nuevo significado cuando oímos la voz del Espíritu Santo hacer eco en nuestra mente:

Él es mi luz y mi salvación.

Él es mi Roca, y refugio.

Él es mi fortaleza y mi libertador.

Él es mi escudo y mi amparo.

Él es mi gran Sumo Sacerdote e Intercesor.

Él es mi Rey y mi Dios. Él es mi amado.

Él es MÍO y yo soy de Él.

Los siguientes versículos presentan otra dimensión del temor de Dios.

"Tema a Jehová toda la tierra; teman delante de él todos los habitantes del mundo. Porque él dijo, y fue hecho; él mandó y existió" (Salmo 33.8, 9).

Esto quiere decir que tenemos que detenernos y considerar con devoción y admiración, el poder ilimitado y la autoridad suprema de Aquel que, por medio de su palabra creó el universo. Y en Hebreos 1.3 nos dice que con la palabra de su poder se sostiene el universo. Además de eso, 2 Pedro 3.7 dice: "Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reser vados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos." Lue go, en el versículo 13, se nos dice que esperemos cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia.

Así que ... por la palabra hablada nuestro Dios crea, reserva, destruye, y recrea cielos y tierra. ¡Eso es verdadero poder! ¡Poder omnipotente! ¡Poder de Dios!

David llegó a entender cómo estos aspectos del temor de Dios intensificaban la adoración y la alabanza que él era capaz de experimentar y expresar: "Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré. Los que teméis a Jehová, alabadle; glorificadle, descendencia toda de Jacob, y temedle vosotros, descendencia toda de Israel" (Salmo 22.22, 23).

Así que, para nosotros el temor de Dios debe hacer dos cosas: primero, producir en nosotros la misma actitud de Dios hacia el pecado, que es odiarlo. Segundo, darnos un profundo respeto y comprensión de la santidad de Dios, el poder de Dios, y la suficiencia absoluta de Dios para satisfacer las necesidades del hombre.

Aunque es muy importante obedecer a Dios por lo que dice, es aún más importante obedecerle por quien es Él. Para probarnos en cuanto a esto, a veces Dios nos dice que haga mos cosas extrañas que nos parecen ilógicas. En el capítulo siguiente, veremos lo relativo al obedecer bajo esas circuns tancias.

Chapter Two

Obediencia a Dios por ser quien es

El temor de Dios está directamente ligado a la obediencia. Cuando Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac en obediencia a la voz del Señor, el ángel le dijo: "Porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único" (Génesis 22.12).

A menudo, he oído testimonios sinceros como este: "Dios me habló pero yo no obedecí. Entonces Dios me habló otra vez pero tampoco obedecí." O tal vez digan: "Una semana o un año más tarde, Dios vino y me habló otra vez, y tampoco obedecí." También he oído: "Luego, después de una semana de discusión con Dios, finalmente cedí y le dije: Está bien, Dios." Estos testimonios revelan la falta de temor de Dios.

Cuando los marineros en el barco que iba para Tarsis le preguntaron a Jonás cuál era su ocupación, de dónde venía, y cuál era su nacionalidad, Jonás respondió: "Soy hebreo, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra" (Jonás 1.9). Pero su falta de temor de Dios era evidente por su desobe diencia, porque en vez de dirigirse a la ciudad de Nínive con la palabra del Señor, en forma deliberada tomó otra dirección.

Sin embargo, los marineros manifestaron temor genuino de Dios en su reacción al testimonio de Jonás de desobediencia, y a sus palabras de que la terrible tormenta era obra de Dios por su culpa. Antes de arrojarlo al mar, a sugerencia de Jonás mismo, ellos clamaron al Señor: "Te rogamos ahora, Jehová, que no perezcamos nosotros por la vida de este hombre, ni pongas sobre nosotros la sangre inocente; porque tú, Jehová, has hecho como has querido" (Jonás 1.14). Luego, la Biblia dice que después que el mar se aquietó: "Temieron aquellos hombres a Jehová con gran temor, y ofrecieron sacrificio a Jehová, e hicieron votos" (Jonás 1.16).

¡Jonás tuvo que aprender a través de una serie de experien cias amargas que las consecuencias de la desobediencia son mucho más duras que el hecho de obedecer, no importa cuán difícil pueda ser este! Dios nos ha dado su gracia, la cual nos capacita para obedecer. Estamos bajo el juicio de Dios si deso bedecemos.

Jonás se arrepintió dentro del estómago del gran pez, y Dios lo libró. Entonces Jonás manifestó el temor genuino del Señor obedeciéndole y yendo a Nínive con el mensaje de Dios.

Cuando nosotros nos arrepentimos del pecado, entonces experimentaremos la verdad del Salmo 130.3, 4: "Si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado."

Cuanto más tiempo tomemos para estudiar el carácter de Dios en su Palabra, faceta por faceta, tanto más se nos revelará. Mientras más profundo sea el entendimiento que tengamos de su justicia, conocimiento, sabiduría, fidelidad y amor, más fácil nos será obedecerlo.

El temor de Dios en nuestra vida se manifiesta en obedien cia instantánea, gozosa y completa a Dios. Esta es la obediencia bíblica. Cualquier otra cosa es desobediencia. La obediencia que se posterga es desobediencia. La obediencia parcial es desobediencia. Hacer lo que Dios nos manda murmurando es desobediencia.

¿Sabe usted cuáles son los dos incentivos más grandes que tenemos para obedecer a Dios? El primero es el conocimiento de cómo es Él; y el segundo es el temor de Dios. Y los dos van juntos.

Llegará el glorioso momento cuando veamos a Cristo cara a cara. Lo veremos en todo el fulgor de su belleza, su gloria resplandeciente, el fuego de su pureza y la profundidad de su amor insondable. Oh, qué maravilloso será mirar a los ojos de Aquel que es infinito en sabiduría y conocimiento.

Tendremos una de dos reacciones. Una será de asombro si no hemos estado viendo al Señor aquí en su Palabra con un anhelo intenso y apasionado de conocerlo, y con la fe de que Él habría de revelarse a nosotros. Y nuestra reacción va a ser: "¡Oh!, ¿tú eres así?", porque nosotros en verdad no lo cono cíamos. O vamos a reaccionar diciendo: "¡Oh, yo sabía que tú eras así, y no estoy tan sorprendido porque ya me habías revelado mucha de tu belleza y gloria. Tú me recompensaste en la tierra con esa revelación mientras yo diligentemente buscaba conocerte. Tú pusiste el deseo en mi corazón de pasar horas a solas contigo, en lugar de pasar todo mi tiempo con las preocupaciones temporales. Yo sabía que tú eras como eres, ¡pero eres mucho más!"

¿Será nuestra reacción como la segunda? Estoy segura de que Moisés no recibió una gran sorpresa cuando llegó al cielo. ¡Él había pasado tanto tiempo con Dios en la tierra! ¡DIOS! ¡Emocionante, fascinante, maravilloso, bello, fabuloso, precioso, tierno DIOS! Si Moisés necesitó gracia para subir al monte a solas con Dios y quedarse allí, necesitó más gracia para bajar y estar con la gente.

¿Conocemos a Dios? Lo conoceremos si tomamos tiempo para buscarlo diligentemente, ya que "Dios (...) es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11.6). ¿Leemos la Biblia para sacar mensajes para predicar, o la leemos con un deseo apasio nado de conocer a su Autor? Cuando lo vemos como Él es en toda su gloria resplandeciente, esplendor majestuoso y san tidad admirable, esa revelación se convierte en la motivación más grande para obedecerlo en forma instantánea, gozosa y completa. ¡Es absurdo pensar en no obedecerlo!

Dios desea llevarnos al lugar donde lo que Él nos dice que hagamos no es tan importante como quién es el que da la orden. Cuando ponemos el énfasis en "que" y no en "quién", nuestra perspectiva de las cosas está equivocada.

Cuando Jesús vivió en la tierra, nunca puso más importan cia en resucitar a los muertos que en bendecir a los niños. ¡Tampoco comenzó una denominación basada en ninguno de los dos eventos! Lo que para Él sí tenía importancia era que el Padre había dado una orden, y era el gozo del Hijo obede cerla.

Muchas veces Dios nos prueba diciéndonos que hagamos cosas que nosotros no tenemos la menor idea por qué tenemos que hacerlas. No necesitamos entender el porqué. Necesitamos entender quién es el que está hablando. Dios en su cono cimiento y sabiduría infinitos sabe por qué. Y esa razón tiene que ser lo suficientemente buena para nosotros para obedecer, ya que nuestro conocimiento y nuestra sabiduría son finitos.

Abraham hubiera podido escribir un libro sobre las razones para no sacrificar a Isaac en el altar, basado en sus razona mientos y deseos humanos. Pero Abraham odiaba más el pecado de desobediencia a Dios que lo que amaba a su único hijo. Él pasó la prueba, y probó la profundidad en que opera ba el temor de Dios en su vida. También ejercitó su fe al creer que Dios era poderoso para resucitar a Isaac de los muertos, a fin de que las promesas de Dios se cumplieran a través de él (Hebreos 11.19).

Una vez cuando estaba en Lausanne, Suiza, enseñando en la Escuela de Evangelismo de Juventud con una Misión, una tarde que tuve un rato libre fui de compras al centro de la ciudad. No buscaba comprar ropa, pero noté una mesa grande con ropa a precios especiales. Pronto encontré un vestido bonito, exactamente mi talla, de buena calidad, a un precio razonable y pensé en la posibilidad de comprarlo. ¡Mujer al fin! Pero inmediatamente recordé que tenía un traje nuevo que era muy parecido a ese. También tenía otros países en mi itinerario, y mi equipaje estaba bastante pesado. No necesitaba el vestido, y además no me sobraba el dinero. Pero a pesar de eso, sentí muchos deseos de probármelo. Me que daba perfecto y me gustaba, pero no había razón para com prarlo.

Yo siempre busco al Señor, tanto en asuntos grandes como pequeños en mi vida, y sabía que en ese caso lo que impor taba era que obedeciera a Dios. Así que, lenta y deliberada mente morí, con un acto de mi voluntad, a todo razonamiento humano y al deseo basándome en Proverbios 3.5: "No te apoyes en tu propia prudencia", y en Proverbios 28.26: "El que confía en su propio corazón es necio", y en Lucas 22.42: "No se haga mi voluntad, sino la tuya."

A continuación tomé autoridad sobre Satanás y los poderes demoníacos y los resistí y los callé en el nombre del Señor Jesucristo de acuerdo con Santiago 4.7: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros." Así que no pudieron hablarme.

Entonces, le di gracias a Dios de acuerdo a Juan 10.3, 4 y 27, donde dice que sus ovejas oyen y conocen su voz, y que lo siguen, y de acuerdo con el Salmo 32.8: "Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos." Dios me diría lo qué hacer.

Muy claramente, y en forma repetida, el Señor me dijo que comprara el vestido. Recuerdo muy bien que le respondí con estas palabras: "Por el temor de Dios que hay en mí, te obe dezco." Entonces, compré el vestido.

Dos días más tarde, le dije al Señor: "Bueno, te obedecí y compré ese vestido, pero todavía no entiendo por qué querías que yo tuviera dos vestidos casi idénticos para este viaje. Por favor, ¿me puedes dar entendimiento?"

Entonces me dijo: "Vas a regalar el otro vestido nuevo a una de las estudiantes y guardarás este para ti." Yo me alegré de que el Señor me usara para suplir la necesidad de una estudiante, pero habían muchas estudiantes, y yo no sabía a cuál de ellas debía regalar el vestido. Al preguntarle al Señor, vi en mi mente el rostro de una de las jóvenes, pero no sabía su nombre. Así que oré: "Si esta impresión es correcta, enton ces, por favor confírmala de alguna manera."

(Continues...)



Excerpted from AMISTAD INTIMA con DIOS by Joy Dawson Copyright © 2010 by Grupo Nelson. Excerpted by permission of Grupo Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Prólogo....................7
1. ¿Qué es el temor de Dios?....................9
2. Obediencia a Dios por ser quien es....................15
3. Liberación del temor del hombre....................27
4. La importancia de la santidad de Dios....................39
5. Diferentes niveles en nuestra actitud hacia el pecado....................45
6. El verdadero arrepentimiento....................51
7. ¿Cómo nos arrepentimos?....................59
8. Otras influencias que afectan nuestras elecciones....................67
9. Nuestros pensamientos....................79
10. Relaciones: santas o profanas....................89
11. El sexo es un don de Dios....................99
12. La poderosa influencia de la mujer....................107
13. Tocando a los ungidos del Señor....................115
14. Dios no nos deja solos....................127
15. La idolatría y el temor de Dios....................131
16. Lo que hay que hacer para obtener el temor de Dios....................139
17. La fuente de la sabiduría....................149
18. Recompensas para los que temen a Dios....................155
El significado de la rendición total al Señor....................165
Lo esencial para progresar como creyentes....................171
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)