Apasionante: Principios para lograr equilibrio, excelencia y éxito

Apasionante: Principios para lograr equilibrio, excelencia y éxito

5.0 3
by Milenka Pena
     
 

View All Available Formats & Editions

¿CONOCES LA DIFERENCIA ENTRE UNA VIDA APASIONADA Y  UNA VIDA APASIONANTE?

 

Con el estilo fresco y directo que la caracteriza, la conocida comunicadora y conferencista Milenka Peña responde a esta pregunta, y te presenta principios fundamentales que necesitas conocer para transformarte en una persona…

Overview

¿CONOCES LA DIFERENCIA ENTRE UNA VIDA APASIONADA Y  UNA VIDA APASIONANTE?

 

Con el estilo fresco y directo que la caracteriza, la conocida comunicadora y conferencista Milenka Peña responde a esta pregunta, y te presenta principios fundamentales que necesitas conocer para transformarte en una persona…

  • que inspira con su vida,
  • que emociona con sus proyectos,
  • que influye con sus convicciones,
  • y que enciende la llama de un legado que perdure más allá de su propia existencia. 


Leyendo "Apasionante" descubrirás cómo: 

  • Determinar prioridades
  • Identificar debilidades
  • Aprender de errores
  • Ejecutar proyectos
  • Tomar decisiones difíciles
  • Erradicar malos hábitos
  • Liderar efectivamente
  • Trabajar con excelencia

Valora lo que más importa, y ¡vive una vida apasionante!

Product Details

ISBN-13:
9781602553194
Publisher:
Grupo Nelson
Publication date:
10/08/2013
Sold by:
THOMAS NELSON
Format:
NOOK Book
Pages:
224
File size:
1 MB

Read an Excerpt

APASIONANTE

PRINCIPIOS PARA LOGRAR EQUILIBRIO, EXCELENCIA Y ÉXITO


By Milenka Peña, Graciela Lelli

Grupo Nelson

Copyright © 2013 Milenka Peña
All rights reserved.
ISBN: 978-1-60255-319-4



CHAPTER 1

¿APASIONADO O APASIONANTE?


Las pasiones son como los vientos. Pueden poner un barco en movimiento, pero con frecuencia originan huracanes.

—BERNARD B. DE FONTENELLE


FÚTBOL, ¡PASIÓN DE MULTITUDES!

Esa es una frase que se repite y se vive en muchos países del mundo, especialmente en nuestra querida Iberoamérica. Mientras que en algunos lugares un encuentro deportivo es simplemente una competencia, existen otros en los que un partido de fútbol puede literalmente paralizar a un país.

La casa donde crecí estaba cerca del estadio principal de mi ciudad. Cuando había un lleno total por un partido importante, desde mi ventana se podía escuchar el eco de los rugidos colectivos cada vez que se metía un gol o se erraba un penal, y el bullicio de la celebración o el desencanto de los fanáticos durante la competencia. Perdiera o ganara el equipo favorito, no había nada que se comparara a formar parte de la euforia del fútbol.

Yo no era la excepción. Gracias a mi trabajo y a mis conexiones, tenía credenciales para poder entrar directamente a la cancha, conocer a los jugadores o subir al área VIP con otros colegas de diferentes medios de comunicación. Pero la verdad es que la mayoría de las veces prefería estar con un buen grupo de amigos en las graderías, portando los colores de mi equipo favorito y gritando a todo pulmón. Tal vez tú tengas memorias similares o todavía esta experiencia forme parte de tu vida.

Pero la verdad es que cuando hablamos de gente apasionada, no todo siempre termina en celebración. La pasión es un sentimiento muy intenso, capaz de dominar la voluntad y doblegar la razón; por eso, un simple encuentro de fútbol puede desencadenar reacciones inesperadas. En las noticias y a través de los vídeos en Internet se pueden ver casos divertidos como extremos: desde imágenes del abuelo en el sillón de su casa que se enoja tanto por la decisión del árbitro que le tira un zapatazo al televisor, hasta tragedias como la reciente muerte de setenta y cuatro personas por la violenta pelea que se produjo en Egipto después de un partido.


Pasiones y emociones

Si hablamos de pasión, obviamente esta no se limita a los deportes. Estoy segura de que conoces casos en los que alguien actuó apasionadamente, pero estaba apasionadamente equivocado. Hay quienes incluso descuidan sus responsabilidades, toman decisiones alocadas, o hasta destruyen y lastiman a otros por dejarse llevar por pasiones desordenadas. La pasión mueve montañas pero también las derriba.

No obstante, parecería que últimamente la palabra «pasión» está de moda. Se habla de cómo transmitirla, encontrarla o compartirla. Se trata de analizar ese sentimiento o emoción intensa que nos impulsa a salir de la proverbial «zona de confort» para desarrollar nuestro potencial y alcanzar nuestros sueños. Se afirma que si descubrimos nuestra pasión, hallaremos también nuestro propósito. Se asegura que quienes triunfan en la vida son las personas apasionadas.

Pero la pasión ha sido muchas veces mal manejada y mal entendida.

No estoy diciendo que esta emoción sea algo negativo. Para muchos, la pasión es como el combustible que impulsa el motor de la vida. Pero el problema es que, como todo sentimiento, la pasión puede resultar efímera, volátil, indomable e impredecible, y al igual que una llama de fuego, tiende a extinguirse tan fácilmente como empezó. Las decisiones o proyectos basados en emociones en vez de principios, generalmente producen resultados superficiales y pasajeros.


Persiguiendo un sentimiento

«Creo que he perdido mi pasión por la vida» es la queja común de muchas de las personas que vienen a mi oficina para recibir consejería. Una de ellas me compartió sus frustraciones: «Desde muy joven siempre estuve lleno de sueños e ilusiones. Me involucré en agrupaciones, causas y proyectos en los que trabajé con todo empeño, pero tarde o temprano siempre aparecía algo nuevo que me entusiasmaba más o las cosas no salían como las había anticipado. Años después decidí que iba a dedicarme a los negocios y vertí todo mi esfuerzo en ganar dinero y ser un profesional exitoso. Ahora, soy dueño de tres diferentes compañías y mis inversiones me permiten comprar todo lo que siempre quise tener ... pero nada me llena. Parece que cada vez que me apasiono por algo, tarde o temprano llega el momento en el que ese sentimiento desaparece».

Su historia me hizo recordar algo.

Cuando eran más pequeños, a mis dos hijos les encantaba perseguir luciérnagas en las noches de verano. Tan pronto como el sol se ocultaba y las tenues lucecitas titilaban en la penumbra, corrían entusiasmados al jardín con la esperanza de atraparlas. Cuando al fin capturaban una, la ponían cuidadosamente en un frasco transparente y la admiraban como a un preciado tesoro.

Pero después de unos minutos, se daban cuenta de algo interesante: mientras más tiempo permanecían atrapadas, las luciérnagas gradualmente dejaban de brillar. Y cuando ya casi no emitían el codiciado fulgor, mis niños las dejaban ir para correr en busca de otras que sí brillaran y que les permitieran disfrutar del resplandor. Al final de la jornada, ambos terminaban tan extenuados que no tenían ganas de hacer nada más.

Esto es precisamente lo que podría ocurrirle a una persona apasionada; a aquella que se deja guiar por sus emociones y no por sus convicciones. Le ilusiona un ideal, un proyecto, un pasatiempo o una persona, y trabaja con ahínco para alcanzar, obtener o conquistar al objeto de su pasión. Pero cuando al fin lo logra, tarde o temprano se apaga la llama y nuevamente corre en busca de algo más. Y llega el momento en el que, al igual que mis hijos, termina completamente extenuada.

¿Alguna vez te pasó algo parecido? Tal vez tus circunstancias sean diferentes, ¿pero te parece que continuamente estás persiguiendo algo que te llene, que te complete, que te muestre tu propósito en la vida?

O quizás crees que ya encontraste tu verdadera pasión. ¿Sientes entonces que mantenerla viva es a veces tan agotador como estar abanicando sin parar las llamas de una hoguera, para que estas no se extingan? Si somos sinceros, creo que todos debemos confesar que en algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado en una situación similar.

C. S. Lewis decía: «Puede que el conocimiento perdure, los principios permanezcan o los hábitos continúen; pero los sentimientos vienen y van».


La gran diferencia

A través de este libro quiero proponerte algo radical: deja de ser una persona simplemente apasionada, y conviértete en una persona apasionante.

Tal vez tu primera reacción sea preguntar: ¿pero acaso no es lo mismo?
No lo es.
Existe una gran diferencia entre ambas.

Una persona apasionada es emocional.
Una persona apasionante emociona.

Una persona apasionada busca inspiración.
Una persona apasionante inspira.

Una persona apasionada quiere influencia.
Una persona apasionante influye.

Una persona apasionada busca algo interesante.
Una persona apasionante interesa.

Una persona apasionada es exigente.
Una persona apasionante es excelente.

Una persona apasionada se centra en percepciones.
Una persona apasionante se centra en principios.

Una persona apasionada persigue ideas.
Una persona apasionante persigue ideales.

Una persona apasionada actúa por reacción.
Una persona apasionante actúa por convicción.

Una persona apasionada aviva el fuego.
Una persona apasionante enciende una llama.

Una persona apasionada busca una causa.
Una persona apasionante causa una búsqueda.


Es mi sincero deseo que los siguientes capítulos causen una búsqueda, y te ayuden a dejar de perseguir un elusivo y variable sentimiento para que puedas enfocarte en un proceso de transformación.

Tú puedes convertirte en alguien

• que inspira con su vida,

• que emociona con sus proyectos,

• que interesa con sus puntos de vista,

• que influye con sus convicciones,

• que cautiva con sus ideales,

• y que enciende la llama de un legado que perdure más allá de su propia existencia.


Valora lo que más importa, y vive una vida apasionante.

CHAPTER 2

EMPRENDE


O bien escribe algo que valga la pena leer o haz algo que valga la pena escribir.

—BENJAMIN FRANKLIN

La aventura no está fuera del hombre. Está dentro de él.

—JORGE ELIOT


De molinos y quijotes ...

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no hace mucho tiempo que vivía un hidalgo». Así empieza una de las obras más destacadas de la literatura universal, catalogada por el Instituto Nobel de Noruega como el mejor trabajo literario jamás escrito. La novela del español Miguel de Cervantes Saavedra: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, fue escrita hace más de cuatrocientos años, y narra las aventuras y desventuras de Alonzo Quijano, un noble caballero que emprende una interesante jornada guiado principalmente por su deseo de luchar por la justicia, y por su pasión de transformar al mundo en un lugar mejor.

Pese a que claramente está establecido que el protagonista había perdido el juicio, a lo largo de toda la obra expresa pensamientos tan profundos y verdaderos como los de la persona más cuerda e inteligente. «Dad crédito a las obras y no a las palabras». «Es mejor ser loado de los pocos sabios que burlado de los muchos necios». «El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no se debe quejar si se pasa». «Los perros ladran, Sancho; es señal de que cabalgamos» y cientos de otras frases similares forman parte de la riqueza de esta obra y sus interesantes personajes.

Don Quijote era sin duda un hombre apasionado, pero la mayoría de las veces estaba apasionadamente equivocado. No obstante, millones de lectores en todo el mundo continúan siendo cautivados con sus inusuales aventuras. Aunque nunca tengas que pelear contra molinos de viento como lo hizo Don Quijote, tu vida puede ser tan emocionante como la suya.

La primera vez que leí este libro fue en su versión original y completa. Desde muy temprana edad descubrí la gran satisfacción que brinda el hábito de la lectura y pasé incontables horas enfrascada en las fascinantes obras de la literatura universal. En casa tuve la dicha de contar con una biblioteca entre cuyos libros se encontraba una antigua colección de estos inmortales clásicos, que permaneció con nosotros por generaciones. Todavía conservo algunos de esos libros, con las páginas ya amarillentas y resecas por el paso del tiempo; es más, mientras escribo estas líneas tengo en mis manos una versión de Don Quijote impresa a principios del siglo pasado. Una verdadera joya.

Ya pasaron muchos años desde mi niñez — no voy a decir cuántos— pero aquellos personajes e historias aún cautivan mi imaginación. Y mientras más hablo con la gente, más me doy cuenta de que esto es algo común para quienes disfrutamos pasar las horas juveniles enfrascados en un buen libro.

¡Esos buenos viejos tiempos!

Dependiendo de tu edad, tal vez puedas recordar que hace algunos años, que parecen mucho más lejanos de lo que son en realidad, los niños y jóvenes no estábamos atiborrados con un sinfín de distracciones y opciones electrónicas que, si no son manejadas con sabiduría, pueden consumir el tiempo, distraer la mente y coartar la creatividad.

• En aquellos «viejos tiempos» no existía la Internet ni la música en formato digital; para buscar información leíamos una enciclopedia. Si necesitábamos mandar una carta usábamos el correo regular, y como los CDs eran pocos y caros, comprábamos música en casetes y discos de vinilo.

• Casi nadie tenía un horno microondas o un teléfono celular; preparar la cena tomaba horas, no minutos, y teníamos que pelearnos con nuestros hermanos por el turno para usar el único teléfono de la casa.

• Algunas personas tenían un Atari o una computadora en casa, pero la mejor manera de disfrutar de un videojuego era poniendo moneditas en una máquina en la tienda de la esquina. Y si alguien hablaba de un «ratón» posiblemente se estaba refiriendo a un pequeño roedor y no a un dispositivo electrónico.


La primera vez que mis hijos se dieron cuenta de que así había sido mi niñez, me preguntaron si también teníamos dinosaurios como mascotas igual que los Picapiedras.

Si tú te identificas con esas épocas, me imagino que concuerdas con mi opinión de que la ausencia de una variedad de opciones electrónicas de entretenimiento nos obligaba a ser más activos y a usar constantemente nuestra creatividad e imaginación. ¿Recuerdas qué es lo que hacías para distraerte? Tal vez dedicarte a un deporte, hacer manualidades, dibujar, aprender a tocar un instrumento, salir a jugar con tus amigos, o tal vez, embarcarte en la aventura de leer un buen libro.


Sorprendentes beneficios de leer por placer

Seguramente escuchaste muchas veces acerca de la importancia de desarrollar el hábito de la lectura y hacerlo parte de tu rutina diaria. Y no me refiero a leer revistas de chismes de la farándula, a comentarios de Facebook o Twitter, o a los dibujitos del periódico de los domingos; hablo de tomar un libro en tus manos y sumergirte en su contenido.

Mientras hacía la investigación para este capítulo, fue interesante descubrir que los beneficios de los que nos hablaban nuestros padres, abuelos o maestros fueron comprobados en un extensivo estudio realizado por el Departamento de Sociología de la Universidad de Oxford. Este estudio, que tomó más de dos décadas, parece demostrar que la lectura está directamente vinculada al éxito profesional.

Un grupo de científicos de esta prestigiosa universidad analizó a través de una serie de cuestionarios, las actividades, hábitos, preferencias e intereses de casi veinte mil jóvenes. Una de las áreas a las que se prestó más atención fue averiguar qué hacían estos jóvenes en su tiempo libre.

Después de veinte años, se entrevistó nuevamente a las personas que habían participado en el estudio. Los resultados demostraron que un gran porcentaje de quienes dijeron que leer por placer era uno de sus hábitos favoritos, tenían muchas cosas positivas en común: habían completado sus estudios, desarrollado exitosas carreras, y alcanzado un mejor nivel de vida en general. Muchos de ellos habían escalado posiciones de influencia y liderazgo. Interesantemente, estos resultados no dependían del nivel socioeconómico de los jóvenes, sino que estaban directamente vinculados a su amor por la lectura.

Además de lo que demuestra este estudio, leer una variedad de libros y autores ofrece incontables beneficios. No solamente es un elemento básico para aprender y adquirir información, sino que también ayuda a ampliar el vocabulario, mejorar la ortografía, desarrollar un buen estilo de escritura, dar más opciones de conversación y hacer que la persona sea más segura de sí misma.

Leer requiere concentración, interés y atención. Mantiene la mente alerta y a las neuronas en constante actividad. Permite embarcarse en una aventura y dibujar en la mente paisajes, personajes y escenarios que, aunque estén basados en lo que alguien más escribió, son el producto de la propia creatividad del que lee. Y ya sea ficción, una historia real o un libro de aplicaciones prácticas, quien lee por placer está atento a la trama, quiere entenderla, se identifica con secciones del contenido, y aprende a poner en práctica lo aprendido. Espero que ese sea tu caso.

¿Te das cuenta de que cuando decides leer, recibes casi involuntariamente y sin hacer un esfuerzo conciente todos estos beneficios y muchos más? Tu edad, ocupación o condición económica o social no deberían ser una excusa; nunca es tarde para empezar o recuperar lo que se ha descuidado.
(Continues...)


Excerpted from APASIONANTE by Milenka Peña, Graciela Lelli. Copyright © 2013 Milenka Peña. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Milenka Peña es periodista, escritora, productora y conductora de radio y televisión, nominada a los Premios Emmy® por "Logro Excepcional por Excelencia Frente a las Cámaras" y como "Mejor Conductora de Televisión". Colabora con producciones y organizaciones que alcanzan a millones a nivel internacional. Boliviana de nacimiento, reside en Chicago hace casi veinte años con su esposo, el Lic. Van DenHartog, y sus dos hijos, Brandon y Dylan.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

Apasionante: Principios para lograr equilibrio, excelencia y éxito 5 out of 5 based on 0 ratings. 3 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
Tuve el placer de conocer a esta mujer y es realmente apasionante como su libro. Me encanta su personalidad, carisma y es muy sencilla y linda. El libro es buenisimo, generalmente es dificil para mí sacar tiempo para leer, pero este libro una vez que empiezo no lo quiero soltar, muy bueno, divertido, interesante, y de verdad apasionante. Gracias.
Anonymous More than 1 year ago
El título lo dice todo. La variedad y estilo en el contenido es diferente a todos los libros de temas similares que leí anteriormente. El libro tiene de todo: historias, consejos prácticos, refranes, anécdotas, enseñanzas, chistes, y hasta poesías. Esa es una de las cosas que me llamó más la atención, porque son inéditas, y reflejan una gran calidad literara y sensibilidad de la autora. Cada uno de los capítulos es una cajita de sorpresas. Lo recomiendo ampliamente. Como dije, el título lo dice todo: realmente apasionante. Lic. Alberto Rodriguez
Anonymous More than 1 year ago
Apasionante es un libro que no puede dejar de leerse porque esta redactado con tanta excelencia que apasiona leerlo.  Cada capitulo es independiente de otro pero ninguno menos importante y el titulo de cada uno comienza con la letra "E"  como para recordar los principios para lograr equilibrio, excelencia y éxito.  Me gusta mucho los poemas,  que hay en el libro, escritos por Milenka Peña porque son de mucha calidad  literaria. También este libro refleja la gran calidad humana de la autora.