Baptism and Beyond Parent Booklet: Baptism Resource Spanish Language Catholic Edition

Overview

Este Guía para Padres ayuda a que los padres entiendan el sacramento del bautismo,

y les prepara para celebrarlo más ampliamente, exponiendo el sentido de los símbolos y escrituras del ritual. Este guía complementa la Sesión 1 en el guía para líderes. También se sugiere usar el Guía para Padres como un diario durante el tiempo de preparación para el bautismo.

Read More Show ...
See more details below
Sending request ...

Overview

Este Guía para Padres ayuda a que los padres entiendan el sacramento del bautismo,

y les prepara para celebrarlo más ampliamente, exponiendo el sentido de los símbolos y escrituras del ritual. Este guía complementa la Sesión 1 en el guía para líderes. También se sugiere usar el Guía para Padres como un diario durante el tiempo de preparación para el bautismo.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781931960410
  • Publisher: Church Publishing, Incorporated
  • Publication date: 4/28/2006
  • Pages: 56
  • Product dimensions: 5.30 (w) x 8.20 (h) x 1.10 (d)

Read an Excerpt

El Bautismo y Más Allá

Preparación para el Bautismo


By Kathy Coffey

Church Publishing Incorporated

Copyright © 2006 Living the Good News
All rights reserved.
ISBN: 978-1-931960-41-0



CHAPTER 1

Una Palabra a los Padres

Preparación para la Celebración del Bautismo

Si ustedes son los padres de un recién nacido o de un niño pequeño, probablemente se sientan saturados: exhaustos por las noches de desvelo, inseguros de como un nuevo miembro de la familia ha podido cambiar su vida, deseando desesperadamente ser buenos padres pero preocupados al no saber por donde empezar. Los siguientes veinte años o más se ven como un tiempo may largo, muy difícil de imaginar. Si ustedes son como otros padres novatos, probablemente sientan que este delicado infante, dulce y vulnerable, ha sido puesto con confianza en sus brazos—¡y ustedes no tienen ni idea de que hacer!

Mucho del trabajo de los padres en los primeros años es acerca de lo físico—muchos padres sienten que sólo tener al bebé limpio y bien comido demanda lo mejor de su energía. La rutina de los pañales, lavandería, baño y comida consume la mayor parte de su tiempo. Cuando alguien les sugiere ver también por las necesidades espirituales del niño/a, lo ven como una presión más y ya tienen su agenda completa.

Pero lo que la gente está señalándoles no es otra molestia, sino una oportunidad, un potencial que nunca van a tener otra vez. Las prácticas que establecen ahora en su casa más tarde llevarán el peso de la tradición, "nosotros siempre lo hemos hecho de esta manera." Ahora es el tiempo en que, aún inconscientemente, tienen ustedes una influencia enorme en el crecimiento del niño.

Muchos padres quieren hacer el trabajo perfecto como padres y tener un niniño perfecto. Así que es consternante encontrar a padres de familia quienes honestamente piensan que hicieron todo correctamente y aún así tienen grandes problemas con sus adolescentes y muchachos medio adultos. Sin embargo, la buena noticia es que si su familia tiene un nucleo y bases espirituales, Dios estará con ustedes en los errores así como en las alegrías. Si eres humano, caerás muchas veces, pero en los ojos de Dios, todo se perdona; nada se pierde realmente. La gracia del bautismo nos lleva por las noches de crup y los días de pañales.

Durante los años siguientes, la visión religiosa de su niño/a se irá formando. Ustedes tienen la oportunidad de darle a su niño/a como un viejo modismo dice, "raíces y alas"—ambas sembrados en la profundidad de la fe y altos ideales que invitan a su niño/a a subir, volar y ser mejor que ninguno, aún incluyendo los padres orgullosos, pensaron posible.

Usen estos recursos no sólo para gravar su preparación bautismal, sino también para su propio proceso mientras crecen en su papel como padres. Respondan a las preguntas porque ellas los impulsarán a pensar a un nivel más allá de las necesidades superficiales. Tal vez piensan que las demandas de su bebé los tienen exhaustos, pero este tiempo es muy importante como para que se trate superficialmente. Grávelo como un tesoro que ustedes deben preservar ahora y que albergarán en los años que vienen. Mírenlo como una joya que conmemora el bautismo de su niño/a.


Los Símbolos y Escrituras del Bautismo


Sobrecogidos ante el poder chocante de las olas tremendas ... [niños] hacen algo que nosotros hicimos tal vez alguna vez ... Ellos dan la espalda "a lo que les sobrecoge" y cavan un hoyo.


Del Nacimiento a la Fuente Bautismal

Cuando sostienen a su niño/a en sus brazos, ¿Qué es lo que sienten?

Muchos padres de familia contestarían que sienten una combinación de emociones que nunca habían sentido antes: amor, angustia, vulnerabilidad, alegría, preocupación, miedo, esperanza, orgullo—todo mezclado junto al mismo tiempo. Nuestra confusión es casi imposible de describir. Aún hablando con la propia esposa, los padres o los amigos cercanos, andamos a tientas buscando palabras y chapuceando explicaciones que no captan completamente la realidad.

Durante siglos, los padres cristianos han conocido este mismo enigma. De algún modo sabemos que esta tura pequeñita ha venido a cambiar completamente nuestras vidas y que estamos experimentando lo sagrado de una forma diferente. Nuestras emociones tan fuertes vienen del hecho de que este niño/a nos recuerda la presencia poderosa de Dios en nuestras vidas. El amor que sentimos para un niño/a abre una ventana, nos da una luz tenue, un indicio para conocer que tanto nos ama Dios. Nos sentimos sobrecogidos por ello y pensamos que esta es la fuerza más grande que jamás hayamos encontrado en nuestras vidas, y esta es solamente una fracción del amor que tiene Dios por nosotros.

Nos sentimos sobrecogidos porque de repente estamos ante la presencia del creador. "Tan pequeño como podemos especificamente nombrar ... la experiencia del amor...mucho menos podemos nombrar completamente la presencia verdadera de Dios entre nosotros."1 Nadie que toma en serio sus propias limitaciones puede argumentar que ellos son los únicos responsables por esta maravillosa y pequeña persona, que en seis u ocho o diez libras está equipada con un finísimo y sútil cerebro, oído, visión y sistema muscular que ni el mejor ingeniero nunca podría diseñar. Es más, es algo en el infante que sobrepasa todo lo que cualquier humano nunca pueda crear—algo único, que algunas llaman un alma eterna.

Quizás por estar ante nuestro sobrecogimiento y los enigmas alrededor del tiempo del nacimiento o adopción, quisiéramos ir más allá de las palabras para expresar lo que no podemos decir.

Nos volvemos hacia otro lenguaje—el lenguaje de los símbolos—para expresar lo inexpresable o inexplicable. Damos un abrazo o un beso, escuchamos una canción especial, vemos la insignia de un equipo, o notamos una bandera ondear a mitad de hasta, llevándonos a un sentido más amplio que sobrepasa el objeto en sí mismo.

De Gertrud Muller Nelson, liturgista, artista y madre, nos viene una imagen de lo que estamos haciendo. Ella describe a unos pequeños niños jugando cerca del mar. Temerosos por el poder del golpeteo de las tremendas olas, ellos se refugian entre las piernas de sus padres. Ellos hacen algo que tal vez nosotros hemos hecho, y que todo niño siempre hace. Ellos vuelven sus espaldas "a lo que les sobrecoge" y cavan un hoyo. Poco a poco, ellos dejan que algo del mar enorme llena su hoyo. Esto se convierte en su "pequeño-mar ... un poco de agua que ellos pueden fácilmente manejar y controlar." Algunas veces las olas derrotan las paredes, "su mar manejable siempre les deja ver algo de lo inmanejable." Pero en el juego, ellos "logran algo de lo trascendental."

Nelson continúa explicando como el hoyo en el mar está relacionado con un sacramento como el bautismo. "En el mismo sentido nosotros no podemos enfrentar el temor ante el Todopoderoso. Como el niño frente al océano, volvemos nuestras espaldas a lo que es demasiado, y lentamente creamos la forma que contendrá algo de lo incontenible. En fe, hacemos ciertos rituales y estamos agradecidos por la disciplina que esta forma nos da.... Hacemos un ritual en la búsqueda de la fe, de la verdad, y de la esperanza. El poder del Todopoderoso necesita algunas veces ser resguardado, pero al mismo tiempo necesita ser reconocido y resaltado."

En tiempo extraordinario, el amor intenso y eterno que la gente siente por sus niños viene a ser la clave de un ritual como el de esos niños cavando un hoyo cerca del mar. "Como los símbolos tienen ese poder de tocar enteramente la escala de nuestras consciencias—pensamientos racionales, imaginación, emociones, sueños—ellos son medios privilegiados de expresar nuestras experiencias más personales, importantes e inquietantes." 4 Los sentimientos son tan vastos y poderosos como las olas gigantes. El ritual es la forma que ayuda a expresarlos y contenerlos. Pero justamente como las olas pueden romper el hoyo, así el ritual abre a lo trascendente, a la grandeza de Dios quien está siempre a nuestro lado y presente en los más pequeños detalles de nuestras vidas.


¿Qué hace al Católico un Católico Único?

Muchos pueden decir que es nuestra manera de ver el mundo sacramentalmente. Vemos a Dios en nuestro mundo, no sólo porque Dios lo creó, sino también porque Dios lo sostiene y actúa en él ahora. La capacidad de ver a Dios como presente y al mundo como bueno (defectuoso pero aún bueno) es una actitud absorbida en los primeros años de la vida que viene a ser imposible de cambiar.5 Ese estado viene a ser llamado "La Imaginación Católica," y es modelada conforme a la actitud de Jesús. Cuando Él miró alrededor—como a corderos o viñas o masa o lámparas o semillas de mostaza—Él vio más que un objeto ordinario. Él vio como se revelaba Dios, y Él fundó sus enseñanzas en estas cosas. Por lo tanto, así también nosotros miramos por lo "más," y confiamos que estas dimensiones van más allá del objeto o evento, revelándonos la presencia de Dios en ellos.

Si desarrollamos el hábito de ver la presencia de Dios en todas partes, entonces podemos ver como los eventos más naturales nos conectan con lo divino. Los sacramentos nos elevan de nuestra gracia ya experimentada. El simple sándwich de manteca de maní y mermelada compartido entre padres e hijos tiene un tono eucarístico, y la lluvia nos recuerda del bautismo. Vemos los esfuerzos entre las buenas personas para negociar compromisos, el símbolo sacramental de la reconciliación, y en un buen matrimonio el amor de Dios por la iglesia. Si algunos lugares y eventos son especialmente sacramentales, la razón es que todo es potencialmente sacramental.6 Si vemos alrededor y más allá aún, si este pedazo de pan puede convertirse en algo sagrado, ¿no podemos reverenciar todo el pan?

En resumen, los Católicos creen que siempre hay más pareccer una pieza de pan es más—es el desahogo constante y abundante de los nutrientes de Dios. Lo que vemos como sólo una copa de vino es más—una constante corriente de inspiración de Dios, quien nos hizo y sabe que necesitamos. Somos llenados con asombro y sobrecogimiento hacia el universo porque prueba las huellas del Dios que lo creyó. Un capítulo más adelante describe la importancia de la naturaleza como un camino para encontrar a Dios.

Los sacramentos celebran lo que ya está ahí. Ustedes probablemente han tenido momentos cuando han sentido "que Dios les ha tocado," por ejemplo cuando se encontraron con tu esposa/o, cuando aprendieron que iban a tener a su niño/a, o cuando vieron a su niño/a por primera vez. Todas estas alegrías se unen mientras que la gente de Dios celebra su deleite en su hijo/a. Ellos apoyan su deseo de que este niño/a tenga lo mejor de todo, incluyendo un núcleo centrado, firme y espiritual que pueda sobrevivir la montaña rusa de la vida y de los eventos por venir. Ustedes también quieren una identidad que sea más amplia que simplemente ser el niño de estos padres en este tiempo, pero que incluye ser parte de una familia que alcanza alrededor del globo y que se extiende hacia atrás y hacia delante a través de los siglos. Así como ustedes tienen sueños acerca de lo que su niño/a alcanzará en metas académicas o deportes, así también tienen la ambición de ver que él o ella sea modelado/a conforme a Cristo, sirviendo a la humanidad y haciendo del mundo un lugar mejor. Todo esto sale a la superficie en el bautismo. La pregunta "¿Qué piden para su niño/a?" puede provocar no solamente una palabra como respuesta, sino es desatar un sin fin de esperanzas, sueños y anhelos.


La pregunta del nombre del niño/a está hecha en el bautismo para marcar una gran aventura, una señal para una relación personal con Dios.

Las Preguntas Iniciales del Rito

¿Qué nombre han elegido para este niño/a?

Cuando encontramos personas en una fiesta o en el trabajo, muchas veces les preguntamos su nombre primero. El nombre hace que la persona sea única. Nos da ciertamente una forma de unirse a la persona. Noten que pronto respondemos se alguien nos llama por nombre; que escépticos nos volvemos de que un solicitante telefónico pronuncie mal nuestro nombre o no lo conozca; que despacio contestamos si alguien simplemente nos llama, "¿Señora?" o "¿Señor?"

Si conocemos el nombre de la persona, le podemos pedir su atención. Esperando que mejorara su credibilidad con las personas judías, Moisés le preguntó a Dios, "pero cuando me pregunten, cuál es su nombre, ¿qué les voy a responder? (Éxodo 3:13). Conocer el nombre de Dios nos pone en una relación más personal, más íntima que podríamos sentir con una deidad distante y abstracta. Pero conocer el nombre de la persona es sólo el comienzo de la conversación.

Porque después de decirse los nombres, las dificultades verdaderas y la parte divertida de la vida comienza. Sería un poco raro si después de la boda, después de que se haya partido el pastel y bailado los bailes, la novia y el novio se cayeran en sus sillas, se miraran uno al otro, y dijeran: "Bueno, esto fue divertido, ¿o no? ¡Gocé mucho! ¿Puedo llamarte después?" "¿Llamarme?" el otro contestaría, "¡Yo me voy a mudar a vivir contigo!"

Así mismo sería raro si después de la Vigilia Pascual (o bautismo), después que se haya raspado el suelo de la cera de velas y que se haya aclarado el aire del humo del incienso, los cristianos regresaran a sus asientos con la intención de llamar a Dios más tarde. "¿Llamarme?" ¡Si me tendrás, me mudo a vivir contigo!" En el bautismo le hemos dado nuestro nombre a Dios, y a partir de entonces la gracia nos dará la lata por el resto de nuestra vida hasta que el piso de la iglesia esté ensuciado con nuestras vendas y pecados y prejuicios y miserias y celos y envidias. Dejaremos nuestra ropa de tumba para la vestimenta de la inmortalidad.


La pregunta del nombre de su hijo se hace en el bautismo para marcar una gran aventura, para señalar una relación personal con Dios. Las personas de Dios unidas en la asamblea aquí quieren darle la bienvenida a este niño/a como un individuo. El líder pregunta como el pastor que conoce a cada oveja por su nombre (Juan 10:3). Ustedes probablemente han considerado nombres durante nueve meses y finalmente encontraron uno, difícilmente o fácilmente, para esta persona pequeñita. Tal vez el nombre honra a un amigo o familiar, o se une a una larga lista de nombres familiares.

¿Por qué escogieron este nombre para su niño/a? ¿Qué significa para ustedes?

Piensa por un momento cuantas veces van a oír ese nombre en el transcurso de la vida de su niño/a. Lo llamarán con exasperación ("¡La comida se está enfriando!") o tiernamente ("¿Te sientes mejor hoy?"), y también van a escuchar a otros llamarlo en el jardín, en la oficina del doctor y los eventos deportivos, en las ceremonias de graduación y entrega de premios, y más tarde si su niño/a hace sus votos matrimoniales. Su niño/a firmará su nombre en las tarjetas de la biblioteca y en los papeles de la escuela, en los contratos legales y cheques, en el registro de votación y en la licencia de manejar. En todos los usos del futuro, llevará una resonancia especial para ustedes. Ustedes lo escogieron. Ustedes fueron los primeros que lo dijeron en voz alta.

Aún antes de que ustedes nombraron a su niña/o, Dios tuvo un sueño para ese único e irremplazable persona. Desde toda la eternidad Dios imaginó este individuo, con estos particulares talentos, genes, cualidades físicas y mundos interiores. Con el deleite del creador, Dios le dijo de su niño/a, "Yo te he llamado por tu nombre, tú eres mío" (Isaías 43:1). Dios declara en el momento del bautismo de su niño/a lo mismo que dijo en el bautismo de Jesús: "Tú eres mi hijo amado; yo tengo en ti mis complacencias" (Marcos 1:11). Después en el rito del bautismo, el que preside habla en nombre de la comunidad Cristiana, diciendo: "la communidad cristiana los recibe con gran alegría." Como en cualquier relación, nombre llama a nombre.

Jesús recibe su nombre no de sus padres de la tierra sino de Dios, su Padre celestial. Dios nombra y reclama a su hijo. El nombre de Jesús, del Hebreo "el Señor salva," revela el sueño de Dios por la misión que tiene en la tierra. "Emmanuel" nos recuerda de su destino de estar siempre con nosotros.

María tendrá un hijo y lo llamará Jesús, "porque él salvará a su pueblo de sus pecados Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: He aquí que la virgen cocebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros" (Mateo 1:21-23).


¿Qué bendición divina o destino deseas que traiga el nombre de tu niño/a para él o ella? Como la mayoría de los símbolos, nombrar tiene una historia. En los primeros días de la Iglesia, el bautismo fue primeramente para adultos. Ellos pasaban por un largo período de preparación porque la decisión de llegar a ser Cristianos podía ser muy peligrosa, lo qual quiere decir que ellos ponían sus vidas en riesgo. La primera fase podía durar tres años y duraba cuarenta días, durante el tiempo de Cuaresma. La entrada a esta segunda fase empezó cuando ellos firmaban sus nombres en un rito de inscripción. Entonces, dar sus nombres marcó una transición a la etapa final antes del bautismo.

Aunque ser escogido para equipos de deportes o clubes puede ser cruel y uno puede ser excluído, ser escogido por Dios nunca levanta a uno ni baja a otro. Para Dios, cada nombre individual es especial y precioso. Como escribe Isaías el profeta: "El Señor me llamó desde el vientre de mi madre; cuando aún estabe yo en el seno materno, él pronunció mi nombre" (Isaías 49:1). El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que "Dios llama a cada uno por su nombre. El nombre de todo hombre es sagrado. El nombre es la imagen de la persona. Exige respeto en señal de la dignidad del que lo lleva" (# 2158).


(Continues...)

Excerpted from El Bautismo y Más Allá by Kathy Coffey. Copyright © 2006 Living the Good News. Excerpted by permission of Church Publishing Incorporated.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Una Palabra a los Padres Preparación para la Celebración del Bautismo.., 5,
Los Símbolos y Escrituras del Bautismo,
Del Nacimiento a la Fuente Bautismal, 9,
¿Qué hace al Católico un Católico Único?, 11,
Las Preguntas Iniciales del Rito, 14,
¿Qué nombre han elegido para este niño/a?, 14,
¿Qué piden a la Iglesia para su niño/a?, 19,
Los Símbolos del Bautismo, 22,
Agua, 24,
La Señal de la Cruz, 32,
Unción con el Aceite, 37,
Nueva Vestimenta, 42,
Recibir la Luz, 47,
La Asamblea Comunitaria , 51,
Preparación Prácticas, 54,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)