Breve historia de la lengua española / Edition 1

Paperback (Print)
Rent
Rent from BN.com
$12.14
(Save 60%)
Est. Return Date: 10/20/2014
Buy Used
Buy Used from BN.com
$19.35
(Save 35%)
Item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging.
Condition: Used – Good details
Used and New from Other Sellers
Used and New from Other Sellers
from $16.32
Usually ships in 1-2 business days
(Save 45%)
Other sellers (Paperback)
  • All (20) from $16.32   
  • New (12) from $19.58   
  • Used (8) from $16.32   

Overview

En lo que muy probablemente llegará a ser la introducción de referencia a la historia del español, David Pharies traza la evolución del idioma clara y concisamente desde sus raíces indoeuropeas hasta su forma actual. Reconocido internacionalmente como un experto en etimología y morfología histórica del español, Pharies aporta a este estudio un agudo sentido de lo que necesita saber el estudiante de lingüística sobre la historia de la lengua española.
Tras capítulos preliminares sobre lo que significa estudiar la historia de un idioma, el concepto de cambio lingüístico y los tipos de familias lingüísticas, Breve historia de la lengua española se adentra en la evolución del español desde sus orígenes latinos hasta nuestros días, todo con un mínimo de tecnicismos. En los capítulos centrales del libro, los lectores encontrarán una atractiva y sucinta presentación de la genealogía y el desarrollo de la lengua, incluyendo informes sobre las estructuras y peculiaridades del latín, los acontecimientos históricos y culturales que más profundamente han influido la forma del idioma, las propiedades del español medieval, los mitos lingüísticos más arraigados y el desarrollo del idioma fuera de la Península Ibérica, especialmente en América.  Enfocándose en los temas esenciales de su materia, este compacto trabajo facilita el acceso a la historia del español a cualquier lector con conocimiento de la lengua e interés en los conceptos básicos de la lingüística.
 
 
“Este libro no tiene parangón. . . . Breve historia llega como agua de mayo para cursos introductorios a la historia de la lengua española. La edición en inglés atraerá aún a más gente a esta fascinante disciplina.”Joel Rini, profesor de lingüística y filología española en el Departamento de Español, Italiano y Portugués de la Universidad de Virginia

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780226666815
  • Publisher: University of Chicago Press
  • Publication date: 5/1/2007
  • Edition description: New Edition
  • Edition number: 1
  • Pages: 248
  • Sales rank: 1,171,345
  • Product dimensions: 5.25 (w) x 8.00 (h) x 0.80 (d)

Meet the Author

David Pharies es profesor de español y lingüística, y director del Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas de la Universidad de Florida. También es director del Universidad de Chicago Diccionario Español-Inglés, Inglés-Español.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Breve historia de la lengua española
By DAVID A. PHARIES
The University of Chicago Press Copyright © 2006 David A. Pharies
All right reserved.

ISBN: 978-0-226-66681-5



Chapter One El cambio lingüístico

La inexorabilidad del cambio lingüístico

Como sugerimos en la introducción, dada la naturaleza de la realidad tal como la conocemos, no sorprende el que las lenguas humanas estén sometidas a un proceso implacable de modificación. Lo verdaderamente asombroso sería que no lo estuvieran.

Decir que el cambio lingüístico es inexorable e implacable significa que es imparable, aunque no escasean las tentativas de pararlo o al menos ralentizarlo. Así se explica, por ejemplo, la existencia del muy conocido género de obras tituladas Diccionario de dudas o Diccionario de incorrecciones, cuyo fin es ayudar a los usuarios a defenderse contra las oleadas de cambios que arremeten sin cesar contra la lengua. En una de dichas obras se advierte, por ejemplo, contra usos como "la ciudad adolece (debe ser: padece) de escasez de agua", "enfrentar (debe ser: afrontar) un reto", "el agudizamiento (debe ser: la agudización) del problema", "al cabo (debe ser: al final) de la reunión", "no tenía otra alternativa (debe ser: opción)". Son especialmente notables los esfuerzos que han hecho en este sentido los franceses, que han llegado a amenazar conmultas económicas a los usuarios de la lengua que participan de ciertas tendencias como la introducción de anglicismos, o sea, préstamos tomados del inglés.

Los cambios en marcha

Gracias a la sociolingüística nos hemos dado cuenta de que es posible observar directamente el proceso por el que los cambios se introducen y terminan generalizándose. Vistos desde esta perspectiva, tales cambios se llaman cambios en marcha (en la terminología inglesa, changes in progress).

Ciertos tipos de cambio resultan fáciles de apreciar, como los cambios léxicos o cambios de vocabulario. A nadie se le habrá escapado la novedad de palabras como fax, píxel, escáner, genoma, lifting y puénting. Son más difíciles de detectar los cambios del sentido de las palabras o cambios semánticos, como el uso de retirar en el sentido de jubilar, o de atender en el sentido de asistir, ambos debidos probablemente a la influencia del inglés. En el caso de los cambios fonéticos, los hablantes suelen detectarlos de forma más bien inconsciente-saben que hay una novedad en la forma de hablar de alguien, pero no logran identificarla en detalle. Dicen: "Habla como los jóvenes de hoy" o "Será un pasota".

Con un poco de práctica resulta posible detectar cambios morfosintácticos o gramaticales incipientes. En español, muchos habrán notado la tendencia a introducir concordancia en el uso impersonal de había y habrá, v. gr., habían (debe ser: había) dos coches ante la casa, habrán (debe ser: habrá) varios tipos de comida en la fiesta. En cambio, la concordancia se elimina en el uso del pronombre clítico singular le por el plural les: Le escribo a mis amigos. La antes citada tendencia a sustituir que por de quien en oraciones como el tío que te hablé ayer es otro cambio en marcha en ciertas regiones. En el inglés americano continúa la tendencia a no distinguir entre caso recto (de sujeto) y oblicuo (de objeto o complemento) en los pronombres. Por ejemplo, hace tiempo que ya no se sabe manejar la diferencia entre who recto y whom oblicuo. Tampoco es nuevo el uso de oblicuo por nominativo cuando se dan dos pronombres (o un nombre y un pronombre) en serie, en casos como me and him (debe ser: he and I) went to the movies 'él y yo fuimos al cine' o me and my brother (debe ser: my brother and I) went to the movies 'mi hermano y yo fuimos al cine'. En cambio sí es novedoso el uso inverso, de nominativo por oblicuo, en frases como they sent it to my brother and I (debe ser: my brother and me) 'nos lo mandaron a mi hermano y a mí' o they saw she and I (debe ser: her and me) as we left the apartment 'nos vieron a ella y a mí salir del piso'. Otro caso: la tendencia a sustituir los participios pasivos por formas pretéritas: They have already went (debe ser: gone) to school 'ya se han ido a la escuela', I have ran (debe ser: run) out of gas twice this year 'este año se me ha acabado la gasolina dos veces'.

El cambio lingüístico observado a través de los testimonios escritos

Antes de la introducción, a finales del siglo XIX, de la técnica electroacüstica para la grabación de sonidos, la única forma de acceder a las modalidades anteriores de una lengua es a través de los testimonios escritos. Gracias a la escritura, tenemos la posibilidad de estudiar etapas primitivas de una lengua, si bien este medio impone al mismo tiempo ciertos límites. En primer lugar, cualquier documento que se haya querido guardar por largo tiempo, incluso siglos, reflejará inevitablemente, por su importancia, el registro (estilo de expresarse condicionado por la situación) más formal de la lengua. En consecuencia, nos quedarán siempre ocultas las formas de hablar coloquiales de aquellos tiempos. En segundo lugar, es preciso tener en cuenta que la ortografía de las palabras no siempre refleja fielmente la pronunciación. Algunos estudiosos creen, por ejemplo, que poco antes o después del comienzo del segundo milenio existió la costumbrede leer el latín medieval comosi fuera lengua vernácula, pronunciando [ómbre] al leer homine y [amígos] al leer amicos (o incluso amici, forma nominativa plural del lat. amicus 'amigo'). Esta hipótesis supone una separación radical entre escritura y habla que parecería absurda si no la confirmasen los casos del inglés y francés modernos: pronunciar [ómbre] por homine no difiere mucho de pronunciar [náit] por knight o [tã] por temps.

A pesar de las dificultades que presentan los testimonios escritos para la lingüística histórica, resulta fascinante ver el efecto cumulativo de siglos, incluso de milenios de cambios lingüísticos reflejados en textos antiguos. La comparación entre épocas resulta particularmente interesante cuando se trata de varias versiones del mismo contenido, como aquí, donde citamos tres versiones de la historia bíblica de la creación.

Vulgata, siglo IV In principio creavit Deus caelum et terram. Terra autem erat inanis et vacua, et tenebrae erant super faciem abyssi, et spiritus Dei ferebatur super aquas. Dixitque Deus: Fiat lux. Et facta est lux. Et vidit Deus lucem quod esset bona et divisit lucem a tenebris. Appellavitque lucem diem et tenebras noctem. Biblia romanceada, siglo XIII En el comienço crio Dios los cielos e la tierra. E la tierra era vana e vazia, e la escuridat sobre la faz del abismo, e espiritu de Dios ventiscaua sobre fazes de las aguas. E dixoDios: sea luz, e luz fue. E vido Dios la luz que era buena; e aparto Dios entre la luz e entre la tyniebla. E llamo Dios a la luz, dia, e a la escuridat llamo noche. Biblia moderna Al principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra estaba confusa y vacía y las tinieblas cubrían la haz del abismo, pero el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas. Dijo Dios: Haya luz, y hubo luz. Y vio Dios ser buena la luz, y la separó de las tinieblas. Y a la luz llamó día, y a las tinieblas noche.

Lo primero que salta a la vista es que ha habido cambios fundamentales desde la modalidad latina, pues resulta prácticamente indescifrable para el hablante del español moderno. Aun así, una comparación de los textos nos permite llegar a algunas conclusiones sobre este estadio más primitivo. Por ejemplo, como no hay palabras latinas correspondientes a los artículos de la versión moderna, se podría suponer que el latín carece de artículos. También nos preguntamos por qué los sustantivos parecen tener más de una forma, cf. tenebrae /tenebris /tenebras, también Deus /Dei, lux /lucem y terra /terram. En cuanto a los verbos, sospechamos que creavit se relaciona con crear y esset con ser, pero ferebatur y fiat resultan incomprensibles.

El español del siglo XIII es, en cambio, fácil de descifrar. La ç de comienço y la x de dixo nos resultan extrañas, pero no dificultan la comprensión. Tampoco son problemáticas las diferencias ortográficas en vazia (vacía), tyniebla (tinieblas) y escuridat (oscuridad). Vido es perfectamente asociable a vio, y ventiscaua se asocia fácilmente con viento.

En fin, nuestro pequeño ejercicio comparativo nos proporciona una idea de los fenómenos que nos van a ocupar en los capítulos por venir. También sirve para ilustrar, de forma manifiesta, el hecho de que, al hablar del latín, del castellano medieval y del español actual, nos referimos a una sola entidad lingüística cuya existencia se extiende por el tiempo. Desde el punto de vista histórico, entonces, los hablantes del español actual podrían denominar su lengua "latín". Si no lo hacen, es porque el español no es la única modalidad sobreviviente del latín: también lo son el francés, el italiano y el sardo, entre muchas más. Al mismo tiempo, es evidente que cuando decimos que el latín es una lengua muerta, nos referimos únicamente a la antigua modalidad escrita de la lengua, no a la lengua en sí.

Las categorías del cambio lingüístico

Como se ha sugerido, los cambios lingüísticos pueden clasificarse según el componente lingüístico afectado. Distinguimos, por lo tanto, entre cambios fonéticos, fonémicos, morfológicos, sintácticos, semánticos y léxicos, ejemplificados abajo.

Cambio fonético: [t[??]] se despalataliza en algunos dialectos del español actual, aproximándose a [ts]: chico se pronuncia [tsíko]

Cambio fonémico: /[gamma]/ confluye con /j/ en algunos dialectos del español actual, haciendo homófonas palabras como halla y haya

Cambio morfológico: la forma * cedon, resultado normal del lat. cedunt, se ve sustituida por ceden en el español preliterario, debido al influjode formas verbales como deben (reflejo regular de debent)

Cambio sintáctico: miráronse cambia a semiraron (español moderno)

Cambio semántico: falda 'prenda de vestir' añade la acepción 'parte baja de unamontaña' (español moderno)

Cambio léxico: se pierde la antigua conjunción ca en favor de porque (siglo XVI)

En general, los cambios de cada categoría son de carácter único y responden a principios muy diferentes. Sin embargo, puede haber v´inculos importantes entre algunas categorías, pues en algunos casos un cambio de una categoría puede traer consigo cambios de otras categorías. Por ejemplo, en latín se emplean desinencias o terminaciones morfológicas para señalar las funciones de los sustantivos dentro de la oración, es decir, para indicar funciones como sujeto, complemento verbal (p. ej., objeto directo), etc. Es posible que la decadencia de este sistema de desinencias (que puede deberse en parte a ciertos procesos fonéticos de debilitamiento y pérdida) haya sido la causa de un ajuste sintáctico por el cual se comienza a señalar dichas funciones mediante un uso más frecuente de preposiciones y un orden de palabras más fijo.

Las causas del cambio lingüístico

Se han ofrecido varias respuestas a la pregunta de por qué cambian las lenguas.

Durante la primera mitad del siglo XX, se solía buscar para cada cambio una explicación externa, basada en la supuesta interferencia de otra lengua mediante hablantes bilingües que confundirían ambas lenguas, transfiriendo rasgos lingüísticos de una a otra. Ahora bien, esta explicación tiene su lógica en situaciones de desplazamiento lingüístico (también "sustitución lingüística", ingl. language shift), donde una lengua sustituye a otra completamente. Por ejemplo, Reyes 1982 cita en el español chicano una serie de estructuras híbridas que se deben manifiestamente a la influencia del inglés, lengua dominante en los Estados Unidos. Entre otras, menciona hizo improve mucho 'mejoró mucho', oración que ejemplifica la construcción sintáctica "hacer+infinitivo inglés", y los están busing pa otra escuela 'los transportan a otra escuela en autobús', que ejemplifica la construcción "estar+gerundio inglés". En la formación de palabras, vemos casos como taipear 'escribir a máquina', derivado cuya base es el verbo inglés to type 'escribir a máquina', puchar un carro 'empujar un carro' (to push), y mistir un tren 'perder un tren' (to miss).

Sin embargo, la atribucióon del cambio a la influencia de otras lenguas no es válida en situaciones donde el bilingüismo (o sea, el empleo habitual de dos lenguas) es menos intenso o donde existe al margen de la sociedad, ya que es improbable que los hablantes monolingües de una lengua se dejen influir por tales bilingües, cuya extraña forma de hablar difícilmente se tomaría como prestigiosa o digna de imitación. Esta consideración invalida la gran mayoría de las teorías de este tipo, como algunas de las que propone Fredrick Jungemann (1955) para explicar las excentricidades fonológicas del castellano frente a las demás lenguas iberorrománicas.

Otra explicación del cambio lingüístico se basa en el principio del menor esfuerzo. Según esta teoría, la tendencia entre los hablantes de una lengua a esforzarse lo menos posible para expresarse conllevaría un proceso de degradación inexorable. Es evidente, sin embargo, como ya argumentamos más arriba, que la tendencia a economizar el esfuerzo se ve refrenada por el deseo de hacer llegar el contenido de los enunciados con la claridad necesaria para evitar malentendidos o repeticiones. El producto final de una degradación incontrolada del habla sería el desmoronamiento del poder comunicativo de la lengua.

Algunos estudiosos han propuesto que la causa del cambio lingüístico radica en el aprendizaje imperfecto de la lengua por los niños. Es cierto que los niños tienen que desarrollar su competencia lingüística a partir de datos incompletos (porque ningún niño oye todas las posibles oraciones de una lengua) y en parte imperfectos (pues una proporción significativa de los enunciados lingüísticos diverge de lo normal, sea por lapsus, ignorancia, cansancio del hablante u otras causas). Pero si bien esta explicación podría ser válida para el idiolecto de un niño determinado, sería difícil de explicar cómo podría generar cambios en la lengua hablada por la comunidad, porque cada niño oye diferentes oraciones y diferentes divergencias. Lo lógico sería, pues, que las lagunas lingüísticas individuales se cancelasen unas a otras en la comunidad lingüística.

Otra hipóotesis, emparentada con esta última, identifica la variabilidad inherente a la lengua como causa del cambio lingüístico. Efectivamente, se reconoce que los enunciados lingüísticos son inherentemente heterogéneos, en el sentido de que ninguno es idéntico a otro, por leves que sean las diferencias en la articulación de los sonidos, en la melodía de la entonación, en la selección de morfemas, etc. Se teoriza que la acumulación azarosa de una variante dada podría resultar en un cambio generalizado. Por ejemplo, si una variante poco palatalizada de la consonante [t[??]] arbitrariamente se impone sobre la variante más palatalizada, la nueva articulación [ts] podría establecerse como la normal, resultando en un cambio generalizado (como en algunas variedades o dialectos del español actual). Esta teoría resulta insatisfactoria, sin embargo, porque no identifica el factor que inicia o condiciona la selección de la variante menos palatalizada. Lo normal, dada la variabilidad de la lengua, sería que las variantes poco palatalizadas se viesen canceladas por las muy palatalizadas.

Está claro, con todo, que la heterogeneidad inherente a las lenguas naturales ofrece una base sobre la que se podría elaborar una teoría del cambio lingüíistico. Sólo faltaría identificar ese elemento teleológico -el fin o la finalidad- que determinara la adopción y propagación de una variante sobre otras. En el próximo apartado, donde estudiamos el mecanismo del cambio lingüístico, veremos que la sociolingüística americana ha podido identificar, con bastante certeza, este elemento tan enigmático. Se trata precisamente del factor social.

(Continues...)



Excerpted from Breve historia de la lengua española by DAVID A. PHARIES Copyright © 2006 by David A. Pharies. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.
Read More Show Less

Table of Contents

Nota del Autor 

Prólogo 

Lista de Abreviaturas 

Introducción
¿En qué consiste la historia de una lengua? 
¿Por qué estudiar la historia del español?

Capítulo 1: El cambio lingüístico 
La inexorabilidad del cambio lingüístico 
Los cambios en marcha 
El cambio lingüístico observado a través de los testimonios escritos 
Las categorías del cambio lingüístico 
Las causas del cambio lingüístico 
El mecanismo del cambio lingüístico 
La socio lingüístic
Preguntas

Capítulo 2: La genealogía del español 
Familias lingüísticas 
Algunas familias lingüísticas importantes 
Familia lingüística indoeuropea 
La rama itálica 
Bilingüismo y diglosia 
Genealogía del español 
Preguntas 

Capítulo 3: Historia externa de la Península Ibérica hasta el siglo XIII 
La Península Ibérica antes de la llegada de los romanos 
La romanización de la Península Ibérica 
El fin del Imperio Romano 
La invasión visigótica 
La invasión musulmana 
Una variedad iberorrománica extinta: El mozárabe 
La Reconquista 
El auge del castellano 
Preguntas

Capítulo 4: La lengua latina 
Etapas en la historia del latín 
Fonología 
Ortografía y pronunciación 
Morfología nominal 
Morfología verbal 
Sintaxis 
Análisis de texto 
Preguntas

Capítulo 5: Del latín al castellano medieval: Fonología 
La naturaleza del cambio fonológico 
Los cambios fonológicos más importantes de la época románica 
Las derivaciones fonológicas 
Las excepciones al cambio fonológico regular 
Análisis de texto 
La ortografía alfonsí 
Preguntas

Capítulo 6: Del latín al castellano medieval: Morfología y sintaxis 
Interdependencia de los cambios morfológicos y sintácticos 
Morfología: Sistema nominal 
Un mito lingüístico: La cacofonía de la secuencia pronominal 
            ** le lo 
Morfología: Sistema verbal 
Principales cambios sintácticos 
Análisis de texto 
Apéndice: Arcaísmos léxicos en la prosa alfonsí 
Preguntas

Capítulo 7: Del castellano medieval al español moderno 
Historia política y cultural de Espa˜na después del medievo 
Un dialecto arcaico: El sefardí 
Cambios lingüísticos 
Un mito lingüístico: El rey ceceante 
Mito lingüístico: El carácter fonémico de la ortografía española 
Análisis de texto 
Preguntas

Capítulo 8: Historia del léxico español 
Vías de integración léxica en español 
La plantilla lúdica reduplicativa 
La etimología 
Las etapas del léxico español 
Preguntas

Capítulo 9: Dialectología española
Variedades del castellano en las dos Castillas 
El andaluz 
El canario 
El español americano 
La demografía de la lengua española 
Cuatro variedades distintivas del español americano 
El español en los Estados Unidos 
Preguntas

Rudimentos de Fonética y Fonología Españolas

Glosario de Términos Lingüísticos

Mapas

Obras Citadas

Índice de palabras

Índice de materias

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 5
( 1 )
Rating Distribution

5 Star

(1)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)