BN.com Gift Guide

Cartas al joven tentado: Consejos prácticos para evitar las caídas sexuales

( 1 )

Overview

En Cartas al Joven Tentado el autor hace un llamado a la juventud a tener una actitud radical. Les exhorta a «tomar la sartén por el mango». Insta a los jóvenes a saber manejar las pasiones que producen excitaciones. El joven con una fe radical aprende a no jugar al «amor» con el afán de conseguir sexo. A las señoritas les aconseja que no propicien el ambiente ni tengan acciones que provoquen tentaciones.
Read More Show Less
... See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (10) from $5.08   
  • New (7) from $7.01   
  • Used (3) from $5.08   
Cartas al joven tentado: Consejos prácticos para evitar las caídas sexuales

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

En Cartas al Joven Tentado el autor hace un llamado a la juventud a tener una actitud radical. Les exhorta a «tomar la sartén por el mango». Insta a los jóvenes a saber manejar las pasiones que producen excitaciones. El joven con una fe radical aprende a no jugar al «amor» con el afán de conseguir sexo. A las señoritas les aconseja que no propicien el ambiente ni tengan acciones que provoquen tentaciones.
Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780881137149
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 5/1/2002
  • Language: Spanish
  • Pages: 176
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 7.90 (h) x 0.70 (d)

Meet the Author

El doctor David Hormachea es presidente y conferencista de la corporación de ayuda a la familia De Regreso al
Hogar. Vive con su esposa Nancy y sus cuatro hijos en California y recorre América Latina y Estados Unidos dando conferencias. Para más información visita www.deregresoalhogar.org.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Cartas Al Joven Tentado


By David Hormachea

Grupo Nelson

Copyright © 2002 Editorial Caribe, Inc.
All rights reserved.
ISBN: 978-0-7180-2441-3



CHAPTER 1

UN DISEÑO DIVINO QUE NO ADMITE IMITACIONES


«DIOS CREÓ EL SEXO. ES BUENO Y SALUDABLE SÓLO CUANDO SEGUIMOS LOS VALORES DIVINOS Y NO CUANDO SOMOS VÍCTIMAS DE LAS PASIONES HUMANAS»


Si Dios creó al hombre y la relación matrimonial, su diseño es el apropiado para las relaciones sexuales saludables. Todo intento de hacer las cosas a nuestra manera es perjudicial porque el modelo perfecto de Dios no admite imitaciones. Para entender cuál fue el plan de Dios para esta relación íntima, hagamos un análisis del tema, examinando algunas verdades que se desprenden de las páginas de la Biblia.


EL SEXO LO CREÓ DIOS Y ES BUENO

El sexo no es una tarea incidental en la relación conyugal. Tampoco podemos decir que Dios creo el sexo para que fuera lo más importante o el corazón de la intimidad, lo que sí podemos afirmar es que el sexo y la intimidad están unidos. El sexo no es un tema tabú en la Biblia y de ninguna manera se presenta como algo vergonzoso. Tampoco se muestra como algo que Dios sólo tolera. La Biblia enseña que el sexo lo creó Dios y todo lo que Él creó es bueno. Dios lo concibió para que lo practiquemos, y es una buena práctica que beneficia a los seres humanos cuando se siguen las reglas divinas.

En mis conferencias comúnmente me preguntan si el sexo es pecado. Esa pregunta no debe contestarse con un simple «sí» o un «no» pues requiere de un análisis serio, profundo y responsable. El solo hecho de que a la mente de un joven llegue un pensamiento sobre el sexo no puede considerarse pecado. Los primeros pensamientos que llegan a la mente de una persona que se relaciona con una persona atractiva no pueden evitarse. No existe pecado en sentirse atraído. No podemos evitar los deseos físicos, así como no podemos evitar que los pájaros vuelen alrededor de nuestra cabeza; pero sí podemos prevenir que hagan nido en nuestro cabello.

Los pensamientos primarios que tenemos cuando vemos a una mujer hermosa de ninguna manera deben considerarse pecaminosos, pero nos metemos en el mundo del pecado cuando empezamos a entretenernos con pensamientos que nos inducen a fantasías y a imaginarnos cosas erróneas. El solo hecho de ver a una persona y admirarla por su belleza no es pecado. Cuando una persona busca una pareja para casarse y se siente atraído no está pecando. No podemos evitar aquellas sensaciones naturales; pero podemos evitar que comiencen a maniobrar nuestra mente, instigándonos hacia el pecado sexual.


LA EXISTENCIA DEL DESEO Y LA PASIÓN QUE DIOS DISEÑÓ NO JUSTIFICA LA SATISFACCIÓN DE LA FORMA QUE LA SOCIEDAD DELINEÓ

Mientras más liberal es el sistema de pensamiento de una sociedad más alejada está de los valores morales cristianos que se fundamentan en los valores absolutos que Dios estableció. Es por eso que existen países en los que se preocupan más en orientar a los jóvenes a evitar las consecuencias de los escapes sexuales o de las aventuras sin un compromiso matrimonial, en vez de motivarlos a vivir dentro de una relación conyugal responsable en donde puedan disfrutar a plenitud de la vida sexual con la persona que ama y con la que debe tener un compromiso para toda la vida. Debido a su falta de valores morales basados en la Palabra de Dios prefieren entregarles condones para que eviten el embarazo y las enfermedades venéreas porque consideran que deben tener relaciones sexuales. No les hablan de abstinencia, ni de compromiso matrimonial, y mucho menos que deben evitar jugar con sus sentimientos y los de otras personas. Por eso en la mente de muchos jóvenes existe esta seria confusión. Creen que debido a que sienten fuertes pasiones sexuales que son normales, tienen justificación para involucrase en las relaciones sexuales que les permitan satisfacer su necesidad. Pensemos por un momento en esto. Es cierto que los deseos sexuales fueron creados por Dios. Aun más, estoy convencido que son uno de los más preciosos regalos que el ser humano ha podido recibir. Sin embargo, la presencia de ese deseo genuino y natural, de ninguna manera justifica su satisfacción en cualquier circunstancia y con cualquier persona.

En su carta, Mauricio me confirma que estaba confundido y que no había entendido esta verdad. Creció en un hogar que no funcionó de la mejor manera. Su madre se divorció en dos oportunidades y tenía hermanos de dos padres distintos. Ella no tenía altas reglas de moralidad que se basaran en principios bíblicos. Fue una mujer promiscua y sembró semillas terribles en la mente de sus hijos. Desde los 14 años Mauricio comenzó su práctica sexual. Su mundo de desviaciones comenzó cuando dormía en la misma cama con su hermanito menor. Su mente estaba llena de imágenes que veía en las revistas pornográficas de su padrastro. Mauricio tiene 35 años, ha pasado por dos relaciones matrimoniales, su mente está inundada de pornografía, su esposa no le satisface y lleva un inmenso sentido de culpabilidad y amargura por contribuir a la homosexualidad de su hermano. Después de un intercambio de correspondencia, me buscó desesperadamente. Finalmente llegó a mi oficina pues intentaba con desesperación salir de ese terrible mundo. Un año de asistir a la iglesia y recibir orientación produjeron pequeños cambios pero no los suficiente para que Mauricio cambiara su terrible estilo de vida. Su mente estaba tan llena de basura que tenía terribles murallas en ella. Como dice el apóstol Pablo esas fortalezas mentales se hacen tan impenetrables que impiden el conocimiento de Dios. Esa gran cantidad de pensamientos erróneos no le permitían tener estabilidad espiritual ni abandonar los pensamientos y comportamientos desviados. Lamento decir que pese a mis mejores esfuerzos Mauricio siguió viviendo en su mundo de corrupción.

Las cartas de Ricardo eran cortas pero precisas. Aunque cada una de ellas mostraba su seria confusión. Creció en un hogar cristiano con una buena estructura familiar. Por muchos años fue parte de una congregación. Su condición de líder de los jóvenes le presentaba como un buen candidato para ser buscado por las señoritas que tenía la responsabilidad de dirigir. Se relacionó con una de ellas. Rebeca era una muchacha tranquila y se caracterizaba en el grupo de jóvenes por su carácter y su dulzura. Después de unos seis meses de relación, Ricardo comenzó a presionarle para tener más salidas solos. Hasta allí acostumbraban a salir con el grupo o pasar más tiempo en casa, cuando los padres de Rebeca estaban presente, pero paulatinamente el comportamiento de su novio iba cambiando. Ella comenzó a ceder y pasaron mucho más tiempo solos. Aunque al inicio le molestaba, permitió cada vez más caricias y poco a poco fueron aumentando sus salidas a lugares solitarios y oscuros. En una ocasión Rebeca me dijo que después de algunos meses ya era una rutina tener una cita, buscar lugares solitarios y besarse hasta que era difícil separarse. Ella admitió: «Después, en vez de salir a pasear, lo único que quería era que estuviéramos solos donde pudiéramos abrazarnos y besarnos cada vez más apasionadamente. Muchos de estos encuentros eran demasiado apasionados. Terminábamos sudando y desesperados por tener relaciones sexuales, pero no lo hacíamos. Poco a poco me fui sintiendo mal y traté de evitarlo, pero fue cuando Ricardo insistió más, tal vez creyendo que me perdería. Yo comencé a ceder al pensar también que si no lo hacía lo perdería, hasta que finalmente tuvimos relaciones sexuales. Yo no quería, pero él fue más fuerte y logró convencerme».

La razón de la consulta de Rebeca era la realidad que enfrentan muchas señoritas que pasan por la misma experiencia. Así como Ricardo al principio poco a poco se apasionó y excitó, después de tener relaciones sexuales, con mucha más rapidez se fue enfriando y separando. Mientras me daba un poco de detalles para realizar su consulta, Rebeca relató lo siguiente: «Luego nos separamos. Sufrí inmensamente y no quise ver a ningún muchacho por mucho tiempo, pero ahora estoy a punto de casarme con otra persona». Sus preguntas eran las que he escuchado en muchas oportunidades. Tal vez son las mismas que al leer este libro están invadiendo sus pensamientos: ¿Por qué no puedo sacar esa culpa de mi mente? ¿Podré tener paz en mi matrimonio? ¿Debo confesarle a mi novio que tuve relaciones sexuales? Estas y muchas otras preguntas son parte de la intriga que sigue por años a esas experiencias. Quienes quedan confundidos después que el pecado se ha cometido pueden experimentar esa confusión, ese sentimiento de culpa y muchas preguntas más. No tendrán consecuencias hermosas quienes hacen lo que no deben basados en sus ideas y pasiones humanas en vez de hacer lo que deben porque es el anhelo y un mandamiento divino.

Rebeca y Ricardo crearon una pasión desbordante. En sus últimas experiencias apasionantes ella aún podía contenerse, pero ya era demasiado tarde para Ricardo. No importaron sus valores ni su posición de liderazgo. Estaba ciego por la pasión que originaron. La pasión era más que la razón y que toda buena convicción. Ricardo entró a hurtadillas e invadió la propiedad privada de su novia y se llevó la comida a la fuerza. Satisfizo su pasión con la persona que aún no debía, en un estado civil que no lo permitía y en un momento que Dios no aprobaba.

Escribo este libro para jóvenes y señoritas confundidos por los mensajes antagónicos que reciben. Es una advertencia para quienes creen que sólo porque Dios creó el sexo como una necesidad que debe ser satisfecha, ellos tienen la libertad de hacerlo cuando quieran. El mensaje claro que encontramos en los consejos divinos es que la existencia del poder no justifica su satisfacción. Los valores divinos enseñan que no porque exista el poder de realizar algo, es apropiado hacerlo sin reglas o límites. Permítame ilustrar esta verdad con en el siguiente ejemplo: Imagínese que usted y su familia disfrutan de un asado en el patio de su casa. Al pasar por allí, el aroma tienta a un hombre hambriento y decide entrar a su propiedad. Este personaje tiene mucha hambre pues no ha comido por muchos días. Se pone en una situación muy incómoda cuando observa a algunas personas comiendo apetitosos platos. Piensa pasar sin mirar, e incluso se pone un pañuelo en la nariz para que ese tentador aroma no produzca una mayor necesidad de satisfacer su apetito. Sin embargo, mientras más se aproxima, más nota lo difícil que es evitar ese delicioso aroma. En vez de cambiar de camino, persiste en pasar por allí; y mientras más se acerca, más grande es su tentación. Poco a poco comienzan a pasar extraños pensamientos por su mente. Es una persona de bien, pero está hambriento. No quiere hacer daño a nadie y mucho menos romper su integridad, pero siente una gran urgencia de satisfacer su profunda necesidad. En su mente existen ahora extraños pensamientos. Acercarse, pedir algo de comida, o manipular un acercamiento y aprovechar de un descuido para robar algo de comer. Mientras se acerca piensa que será difícil hacerlo por lo que tendrá que determinar un buen plan para lograr su objetivo. Sabe que con astucia y fuerza puede lograr conseguir lo que desea y necesita. Su pasión por comer y su deseo genuino de sentir satisfacción le mueven a actuar con desesperación. No puede contenerse y entra con violencia. Por su profunda necesidad y movido por su pasión ignora las advertencias de no traspasar los límites de esa propiedad privada y golpea a quien se atraviesa, toma por la fuerza los alimentos y cumple su propósito de llevarse la comida. Obtuvo lo que deseó, satisfizo su necesidad cuando quiso y como quiso. Estoy convencido de que si yo pidiera que emitiera un juicio justo, su veredicto sería que ese hombre hambriento quebrantó la ley pues la existencia de este gran deseo que demandaba satisfacción inmediata no le autorizaba a violar las leyes y buscar su satisfacción. No tenía ningún derecho de satisfacer su deseo en un lugar al que no pertenecía y de una forma no legal. De la misma manera, la existencia del deseo sexual no justifica acciones que quebranten las leyes divinas. No es saludable, es perjudicial. Quien debido a la sola existencia de un deseo humano determina satisfacerlo rompiendo las leyes divinas sufrirá las consecuencias.

Debido a la formación liberal que ha tenido, o debido a la falta de valores morales, una persona puede decidir tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Si piensa que tiene el poder para hacerlo, pues cada uno debe vivir conforme a lo que cree, indudablemente podrá disfrutar de la satisfacción de su necesidad, pero por hacerlo de una forma no permitida por Dios tendrá que sufrir las consecuencias. Rebeca las vivió, estoy convencido de que usted también las experimentará si actúa en desobediencia y no espera con integridad y paciencia.


LA EXISTENCIA DEL PODER PARA BUSCAR SATISFACCIÓN A UNA NECESIDAD NO JUSTIFICA APARTARSE DE LA VERDAD

Me gusta participar en conferencias destinadas a orientar a los jóvenes pues ellos siempre tienen preguntas cuestionables. Felipe, ante una audiencia de cinco mil jóvenes, no tuvo problemas para lanzar una afirmación verdadera y una pregunta directa: «Señor Hormachea, usted afirmó durante su conferencia que Dios fue el que nos dio la capacidad de tener sexo. Si Dios me dio la capacidad de aprender, reírme, comer, eso tengo que hacer. ¿Por qué esta área tiene que ser la excepción? ¿Por qué no puedo utilizar mi capacidad para tener relaciones sexuales si Dios mismo me dio el poder para tenerlas?» Me alegró la pregunta honesta y directa pues sabía que interpretaba el sentir de muchos jóvenes, principalmente de aquellos no cristianos. Era una pregunta lógica, tenía mucho sentido. En mi respuesta, Felipe y miles de jóvenes aprendieron que Dios estableció determinado orden para todas las cosas. No debemos comer cuando queramos, como queramos y lo que queramos y creer que viviremos saludablemente. Podemos hacerlo, muchos lo hacen, pero no es apropiado. Muchos sufren las consecuencias de comer por comer sin evitar lo dañino y buscar lo nutritivo. Podemos comer fuera de las horas, pero provocaremos enfermedades. No existen dudas de que todos tenemos el derecho y la capacidad de dormir, pero para vivir saludablemente debemos tener horarios ordenados y descansar lo aconsejable y de la forma apropiada. Muchos no lo hacen así, ellos siguen sus propias reglas y por ello sufren las consecuencias. El dormir menos de lo requerido o más de lo debido afecta la vida normal de una persona. No es sabio hacerlo. Es verdad que Dios nos dio la capacidad sexual para usarla, pero no cuando se nos ocurra a nosotros. Podemos hacerlo, pero cuando utilizamos ese poder inapropiadamente, sin seguir las leyes del Creador de las relaciones sexuales, no podemos vivir vidas emocionales saludables. Ese poder debe usarse con la persona, en la circunstancia, en el momento y en el tiempo adecuado; entendiendo por tiempo adecuado el designado por Dios y no por los valores relativos de las culturas diversas.

Armando es portador del virus del SIDA. Por la confusión de valores que tenía en su mente comenzó temprano su activa vida sexual. Su participación en las drogas le provocó la salida del hogar. Sus padres no pudieron soportar las terribles consecuencias que manifiestan quienes están atrapados en este tipo de adicción. De manera sabia, y después de esperar con paciencia y de ofrecerle toda la ayuda necesaria decidieron expulsarlo de la casa. Estaba poniendo en peligro la integridad del resto de los miembros de la familia. Hoy tiene 35 años y por convicción e integridad está cumpliendo lo que era antes su deseo. No se ha casado. Decía que nunca se casaría. Que el matrimonio no se realizaba por un papel y que cuando amaba no necesitaba documentos que lo probaran o lo obligaran. Se enamoraba, cortejaba a una chica, tenía relaciones sexuales, comenzaba a vivir con ella y después de algunos años, y en algunos casos meses, terminaba la relación. En una de sus tantas aventuras de sexo sin compromiso y sin una moralidad basada en principios divinos fue contagiado con el virus. Hoy es un cristiano fiel. Hace dos años decidió que Jesucristo fuera el Señor y Salvador de su vida en medio de una severa crisis. Al final de mi conferencia para jóvenes me dijo: «Como usted dijo, yo viví una temporada de pasiones desenfrenadas creyendo que a mí nunca me pasaría nada. Hoy tengo paz, pero quisiera tener una esposa e hijos y no deseo poner en riesgo a ninguna mujer. Como usted mencionó en su conferencia por utilizar mi poder sexual en el tiempo no adecuado, hoy no puedo utilizarlo cuando podría ser apropiado».


(Continues...)

Excerpted from Cartas Al Joven Tentado by David Hormachea. Copyright © 2002 Editorial Caribe, Inc.. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Dedicatoria, vii,
Introducción, ix,
1 Un diseño divino que no admite imitaciones, 1,
2 Un plan divino que debemos conocer, 16,
3 Una ley divina que no se debe romper, 23,
4 Un pecado humano que activa la justicia divina, 39,
5 De la belleza y la virginidad a la vergüenza y la soledad, 50,
6 Un pecado personal que no afecta sólo a quien lo practica, 112,
7 Un consejo sin confusión para amigos confundidos, 122,
8 Un consejo sincero para quienes quieren abandonar el pecado, 147,

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 5
( 1 )
Rating Distribution

5 Star

(1)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing 1 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted October 27, 2014

    To help

    Sorry! Me no know espanol! Lol ;)

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
Sort by: Showing 1 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)