Cartas de un Esceptico

Cartas de un Esceptico

by Gregory A. Boyd, Edward K. Boyd
     
 

SPANISH EDITION. In 'Letters from a Skeptic', Dr. Gregory Boyd and his father Edward Boyd 'debate' many objections to Christianity, the church, and the Bible.See more details below

Overview

SPANISH EDITION. In 'Letters from a Skeptic', Dr. Gregory Boyd and his father Edward Boyd 'debate' many objections to Christianity, the church, and the Bible.

Product Details

ISBN-13:
9780829736571
Publisher:
Vida Publishers
Publication date:
09/28/2004
Edition description:
Spanish Language
Pages:
192
Product dimensions:
5.20(w) x 8.30(h) x 0.50(d)
Age Range:
18 - 16 Years

Related Subjects

Read an Excerpt

Cartas de un Exceptico

A son wrestles with his father's questions about Christianity
By Gregory Boyd Edward Boyd

Zondervan

Copyright © 2004 Zondervan
All right reserved.

ISBN: 0-8297-3657-3


Chapter One

Preguntas sobre Dios

CARTA 1

¿Por qué el cristianismo ha hecho tanto daño?

13 de marzo de 1989

Querido Greg:

Ayer recibí tu carta y me parece que llama a la reflexión.

Déjame decir en primer lugar que me entusiasma la idea de tu debate con el erudito islamico; ¡cómo me gustaría estar allí! ¿Sería posible que me hicieras llegar una grabación? Te lo agradecería.

También me gusta tu idea de discutir conmigo el tema del cristianismo. Con entusiasmo acojo la idea. Dispongo de suficiente tiempo. Pienso que quizas me estas dando demasiado reconocimiento. Mi creencia (o falta de ella) no esta basada demasiado en una postura positiva que yo sustente, sino mas bien en una cantidad de ideas negativas. Puedo encontrar muchos errores en asuntos religiosos y políticos, pero personalmente no estoy muy seguro de lo que creo, a lo menos en cuestiones religiosas. En realidad, no tengo una "fe" ni "cosmovisión" de ningún tipo. De lo que estoy seguro es de lo que no creo. Ademas, a diferencia de ti, no tengo estudios filosóficos de modo que si me escribes como escribiste en tu disertación, ¡olvídalo! No estoy en condición de seguir tu línea de pensamientos. Así es que es mejor que te mantengas a un nivel sencillo.

Como sabes, admiro la educación que has alcanzado. A menudo me he preguntado cómo has podido seguir identificado con el cristianismo después de haber estudiado en esas instituciones liberales donde lo has hecho. No lo entiendo. Todo esto lo encuentro bastante poco razonable. Pero nunca me pierdo la oportunidad de discutir, así que ¿por qué hacerlo ahora?

Me invitas a que exprese todas las objeciones que vengan a mi mente, lo que no dudes que haré. Aquí hay una que me ha molestado por mucho tiempo: ¿Cómo podría, un Dios todopoderoso y todo amor, permitir que la Iglesia cause a la humanidad tanto daño por tan largo tiempo? ¿No es esta, supuestamente, su representante sobre la tierra? Por lo menos eso fue lo que me enseñaron en mis días de católico.

Así es que me pregunto, ¿dónde estaba Dios cuando los cristianos mataban a musulmanes y judíos por montones, [mujeres y niños incluidos] durante las "santas" cruzadas? ¿Por qué Dios permitió que "su pueblo" quemara a casi toda la población de judíos "incrédulos" en España, durante la Inquisición en aquella nación? ¿Por qué un Dios amoroso habría de permitir que su Iglesia tomara parte en algo como el Holocausto (quizas estaba mirando en otra dirección) y que todas estas cosas se hicieran "en Su nombre"?

Para mí, esto por sí solo es suficiente para probar que la Iglesia no tiene ninguna filosofía verdadera. Y fue esta Iglesia la que decidió cuales libros eran "divinos" y podían integrar la "Santa Biblia". Es mi opinión, esto basta para que la Biblia no se tome en serio.

¿Querías una objeción? Ya la tienes. Quedaré a la espera de tu respuesta.

Da mis saludos a Shelley y a los niños.

Con el amor de siempre,

Papa

* * *

16 de marzo de 1989

Querido papa,

Muchas gracias por su carta. En cuanto al debate, si puedo conseguir una grabación para usted, tenga la seguridad que la tendra. Entiendo que ellos graban en vídeo estos debates (¡el hombre con quien voy a discutir tiene un archivo como de 300 videocintas!), pero no conozco los planes que la asociación musulmana tiene con esto. En todo caso, lo mantendré informado.

Me alegra de que esté dispuesto e interesado en tratar conmigo el tema del cristianismo. Estoy seguro que sera cautivante y de mucho interés para ambos. Sé que usted es una persona, como dice, mucho mas segura de lo que no cree que de lo que cree. No hay problema. Siempre ha sido mas facil probar que una teoría falsa es falsa que probar que una teoría verdadera es verdadera, por eso es mas razonable hablar sobre lo que usted considera falso que sobre lo que cree que es verdad. Hacerlo es tener una mente saludable y crítica.

Solo le pido que trate de mantener la mente lo mas abierta posible a la verdad, o a lo menos a algunas de las creencias centrales del cristianismo como se han enseñado tradicionalmente. Mi única pretensión -y es lo que intento defender-es que las creencias fundamentales del cristianismo son las creencias mas razonables en que uno puede cimentar la vida. La creencia que hay un Dios personal y amoroso que se reveló en y a través de Jesucristo, quien ha provisto salvación por gracia al mundo a través de este hombre y que ha inspirado la Biblia como nuestro medio de aprender de él e interactuar con él mismo. Estas creencias, sostengo, son mas sustanciadas y mucho mas satisfactorias que cualquiera otra cosmovisión que alguien pudiera sustentar. Y mi meta, dicho francamente, es convencerlo de la verdad de estas creencias y traerlo a una relación con Cristo. Conozco de primera mano la plenitud de vida, la paz y el gozo que da esta relación y quisiera hablarle de ella. Como me lo ha pedido, le prometo mantener la discusión al nivel de una persona común y corriente.

La objeción que usted presenta en su carta es realmente interesante. (No creo que le esté dando "demasiado crédito", como usted humildemente dice.) En primera instancia, le contesto que no creo que haya que culpar a Dios por lo que la Iglesia Católica -o cualquiera otra iglesia o la religión que sea- haya hecho o haga. Desde mi perspectiva, el Dios de quien habla la Biblia y a quien encarnó Jesucristo, es un Dios de amor y esto supone que es un Dios de libertad, porque no puede haber amor sin libertad. Fuimos creados con la habilidad de escoger el amor y también con el potencial de escoger lo opuesto, lo malo.

Asumir que Dios es responsable de lo malo que hacemos, incluso lo malo que se comete "en su nombre" es, me temo, suponer que los humanos son robots que sencillamente actúan según un programa divinamente preplaneado. Pero aun si tal fuera el caso, nunca podríamos ser seres amorosos. Quiero afirmar que, en última instancia, todo lo malo en el mundo procede de voluntades libres que no tienen nada que ver con Dios. Lo que Dios hace y hara es siempre bueno. Lo que no es bueno tiene su origen en alguien o en algo que no es Dios.

El hecho que haya sido la "iglesia cristiana" la que decidió hacer lo malo acerca de lo cual usted escribe, y que lo haya hecho en el nombre de Dios, lo único que me demuestra es que todo lo que lleva el nombre "cristiano" no es necesariamente cristiano. El cristianismo no es una religión o una institución: es una relación. Dentro de la religión llamada cristianismo hay, y siempre ha habido, cristianos genuinos -gente que tiene una relación de salvación y transformación con Jesucristo-. Y eso explica el tremendo bien que el cristianismo ha traído al mundo (a pesar de lo malo). Pero la "religión" cristianismo, la "institución" de la Iglesia, no es en sí cristiano. Solo las personas, no las instituciones, pueden ser cristianas.

Por lo tanto, quiero distinguir enfaticamente entre el cristianismo que estoy defendiendo y la "iglesia cristiana": los dos lo único que tienen es un nombre en común. No soñaría con tratar de defender todo lo que se ha hecho bajo la etiqueta del cristianismo. Como a usted, mucho de ello me enfurece.

Bueno, gracias por responder. No sabe qué feliz me siento de que dialoguemos tan abiertamente como lo estamos haciendo. Piense en mi respuesta y deme su opinión. ¿Le parece bien?

Con amor,

Greg

(Continues...)



Excerpted from Cartas de un Exceptico by Gregory Boyd Edward Boyd Copyright © 2004 by Zondervan. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >