Celebremos la Recuperacion - Sermones

Celebremos la Recuperacion - Sermones

by Rick Warren, John Baker
     
 

El primer y único Programa de Estudio para la recuperación que es Distintivamente cristiano, Intransigentemente bíblico, Designado especialmente para las iglesias.See more details below

Overview

El primer y único Programa de Estudio para la recuperación que es Distintivamente cristiano, Intransigentemente bíblico, Designado especialmente para las iglesias.

Product Details

ISBN-13:
9780829739299
Publisher:
Vida
Publication date:
11/28/2003
Series:
Una vida con propósito
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
64
Product dimensions:
8.50(w) x 11.00(h) x 0.25(d)
Age Range:
18 Years

Read an Excerpt

Celebremos la Recuperación


By Rick Warren

Zondervan

Copyright © 2003 Editorial Vida
All right reserved.

ISBN: 0-829-73929-7


Chapter One

EL PRIMER PASO A LA LIBERTAD

El Camino a la Recuperación - Parte 1

"He visto como han actuado, pero los sanaré. Los guiaré y les ayudaré, y consolaré a los que lloran. Ofrezco paz a todos, a los que estan cerca y a los que estén lejos". Isaías 57:18 (DHH)

¿De qué necesito recuperarme?

Trabajo Extra Glotonería Alcohol/Drogas Temor/Ansiedad Heridas Mentir Amargura Culpa Ira/Furia Divorcio Abuso Adicciones Sexuales Inseguridad Perfeccionismo Hipocondría Relaciones Retrasos Codependencia Juego Gasto Excesivo Necesidad de control

EL PRIMER PASO PARA LA RECUPERACIÓN:

Reconozco que __________________; admito que soy incapaz de controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

"No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco. Ahora bien, si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo en que la ley es buena; pero, en ese caso, ya no soy yo quien lo lleva a cabo sino el pecado que habita en mí". Romanos 7:15-17 (NVI)

I. LA CAUSA DE MI PROBLEMA: __________________________.

Cómo "jugamos" a ser Dios:

Negando nuestros ________________ y tratando de ___________ todo por razones egoístas.

Nuestra imagen Otras personas Nuestros problemas Nuestro dolor

II. LAS CONSECUENCIAS

____________________.

(Adan) "Tuve miedo porque estoy desnudo. Por eso me escondí". Génesis 3:10 (NVI)

____________________.

"Así que descubro esta ley: que cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal ... pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo". Romanos 7:21, 23 (NVI)

________________________.

"Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: "Voy a confesar mis transgresiones al Señor", y tú perdonaste mi maldad y mi pecado". Salmos 32:4-5 (NVI)

________________________.

"Nunca tendras éxito en la vida si tratas de esconder tus pecados. Confiésalos y renuncia a ellos; entonces Dios mostrara su misericordia sobre ti". Proverbios 28:13 (DHH)

III. LA CURA: ________________________________.

Admitir que no soy Dios significa que sé que soy:

Incapaz de cambiar

Incapaz de controlar Incapaz de enfrentar

Dios resiste a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. Santiago 4:6 (NVI)

GRACIA ES: ________________________________.

EL PRIMER PASO A LA LIBERTAD

El Camino a la Recuperación - Parte 1 Isaías 57:18

Un padre de familia estaba tratando de dormir su siesta un domingo por la tarde en la sala de su casa, mientras su pequeño hijo lo molestaba continuamente diciéndole: "Papi, estoy aburrido". Tratando de buscar la forma de entretenerlo, su padre tomó de un periódico una foto del mundo, la cortó en casi cincuenta pedazos y le dijo: "Hijo, este es un rompecabezas. Quiero que lo armes". Luego se acostó para terminar su siesta, pensando que por lo menos dormiría de una hora y media a dos. Habían pasado apenas quince minutos cuando su hijo lo despertó diciendo: "Papi, ya terminé. Ya esta armado". El padre sabía que su hijo no conocía todas las posiciones de los países y cosas como esas, por lo que era imposible que lo hubiera terminado tan pronto, así que le preguntó: "¿Cómo lo hiciste?" El niño contestó: "Papa, había una foto de una persona en el reverso de la pagina de ese periódico y cuando terminé de armar esa persona el mundo quedó arreglado".

Hoy estamos comenzando una nueva serie a la que hemos llamado el Camino a la Recuperación, y esperamos que la misma obre grandemente en su persona. Es sorprenderte cómo el mundo se ve mejor cuando su persona es puesta en orden en la forma correcta. En esta serie hablaremos de cómo manejar y vencer las heridas de su vida, los habitos que estan destruyendo su vida y los complejos que han causado dolor en ella. Heridas, habitos y complejos.

El versículo que hemos elegido como base para este paso de nuestra serie "El Camino a la Recuperación" es Isaías 57:18 (DHH), donde Dios dice: "He visto como han actuado, pero los sanaré. Los guiaré y les ayudaré, y consolaré a los que lloran. Ofrezco paz a todos, a los que estan cerca y a los que estén lejos".

Esta es una gran promesa de Dios. Note que hay cinco partes en la recuperación que Dios desea hacer en su vida.

Primero, si usted ha sido herido, Dios dice: "Quiero sanarte".

Si esta confundido: "Quiero guiarte".

Si alguna vez se ha sentido sin ayuda para cambiar algo: "Deseo ayudarte a cambiar eso".

Si alguna vez ha sentido que nadie entiende su problema: "Quiero consolarte."

Si se siente ansioso, preocupado y temeroso: "Quiero ofrecerte paz".

El hecho es que la vida es dura. Vivimos en un mundo imperfecto. Somos dañados por otros, herimos a otros y nos herimos a nosotros mismos. La Biblia dice que todos hemos pecado. Eso significa que ninguno de nosotros es perfecto, todos nos hemos equivocado, todos hemos cometido errores. Nos dañamos y dañamos a otros.

Esta serie es para todos. Todos necesitamos recuperación, a menos que alguien haya vivido una vida perfecta. Pero si no ha sido así, si no ha vivido una vida perfecta, si ha sido herido, si ha tenido un complejo o habito del que le gustaría deshacerse, necesita recuperación.

¿DE QUÉ NECESITA RECUPERARSE?

La buena noticia es que sin importar el problema del cual necesite recuperarse, ya sea emocional, financiero, relacional, espiritual, sexual o de otro tipo, los pasos para recuperarse son siempre los mismos. Estos no varían.

Los principios para la recuperación se encuentran en la Biblia. Esta es el manual original para la recuperación. En 1935 un par de muchachos formularon, basados en las Escrituras, los que hoy se conocen como los doce pasos clasicos de los Alcohólicos Anónimos, una guía que también usan cientos de otros grupos de recuperación. En los Estados Unidos, veinte millones de personas estan en un grupo de recuperación cada semana y hay quinientos mil diferentes grupos de recuperación. La base de todos ellos es la Palabra de Dios.

He resumido estos principios en torno a la palabra "R.E.C.U.P.E.R.A". Estudiaremos una letra cada semana y miraremos los ocho pasos resumidos en el camino a la recuperación.

EL PRIMER PASO La "R" en RECUPERA significa RECONOCER

Reconozco que no soy Dios. Admito que soy incapaz de controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

¿Se queda despierto hasta tarde cuando sabe que necesita dormir? ¿Come o bebe mas calorías de las que su cuerpo necesita? ¿Siente que debe hacer ejercicios pero no los hace? ¿Conoce lo que es correcto pero no lo hace? ¿Sabe que algo esta malo pero de todas formas lo hace? ¿Se ha dado cuenta alguna vez de que no debe ser egoísta pero de todas maneras lo es? ¿Ha intentado alguna vez controlar a alguien o algo y se ha dado cuenta de que usted mismo era incontrolable?

Si su respuesta es "sí" a cualquiera de estas preguntas, bienvenido a la raza humana. Todos necesitamos recuperación.

I. LA CAUSA DE MI PROBLEMA: MI NATURALEZA PECAMINOSA

La Biblia tiene una forma de expresar esto. En ella se le llama a esta tendencia nuestra "naturaleza pecaminosa". La naturaleza de pecado nos lleva tanto a usted como a mí a toda clase de problemas. Hago cosas que no son buenas para mí, las hago aun cuando son auto destructivas. Sin embargo, no hago las cosas que son buenas para mí. Respondo de la manera incorrecta cuando soy herido y con esto solo consigo aumentar el daño, en lugar de disminuirlo. Reacciono de la manera incorrecta con las personas. Las trato de la manera equivocada y luego, cuando me doy cuenta de que esa actitud no va a funcionar, esto me afecta a mí. Intento resolver problemas y a menudo, cuando creo que los he arreglado, compruebo que se vuelven peor de lo que estaban antes.

Proverbios 14:12 (NVI) dice: "Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte".

Usted siempre va a tener esa naturaleza pecaminosa, ese deseo de hacer lo malo. Este permanecera siempre con usted hasta que llegue al cielo. Y aun cuando sea cristiano, todavía tendra deseos que lo empujen hacia el mal. Pablo entendió esto. En Romanos 7:15 él dijo: "No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco".

¿Le suenan familiares estas palabras? "Termino haciendo lo que no quiero hacer y termino no haciendo lo que quiero hacer".

El primer paso para la recuperación es que usted entienda la causa de este problema. ¿Por qué sucede esto en mi vida? Primero, necesita entender la causa del problema, luego las consecuencias y mas tarde la cura para el mismo.

¿Cual es la causa de mi problema? La causa de todos sus problemas es esta: "Quiero ser Dios". ¿Le gustaría decidir lo que es bueno y lo que es malo? Usted dice: "No quiero que nadie me diga lo que es bueno y lo que es malo; quiero decidirlo por mí mismo. Quiero hacer lo que quiera, quiero hacer mis propias reglas. Quiero ser el centro del universo. Quiero ser mi propio jefe, vivir a mi manera, si me siento bien haciendo algo, pues, adelante. No quiero que nadie me diga qué hacer con mi vida". Eso se llama jugar a ser Dios. Lo que en realidad esta diciendo es: "Quiero controlar". Y mientras mas inseguro sea usted, mas empeñado estara en controlar. Mientas mas inseguro sea, mas desea controlarse a sí mismo, controlar a otras personas, controlar su ambiente. A eso se le llama querer jugar a ser Dios.

Este es el problema mas antiguo del hombre. Aun Adan y Eva lo tuvieron. Dios los puso en el paraíso y ellos trataron de controlarlo. Dios dijo: "Pueden hacer todo lo que quieran en todo este paraíso excepto una sola cosa: No coman de este arbol". ¿Y qué hicieron ellos? Fueron directamente hacia ese arbol, que era lo único en el Paraíso a lo que Dios le había puesto límites. Satanas dijo: "Coman esta manzana (o lo que haya sido) y sean dioses". Ese ha sido el problema desde el principio. Querer ser Dios. Querer tomar las decisiones uno mismo. Querer vivir nuestra propia vida.

Queremos estar en control. ¿Cómo jugamos a ser Dios? Negando nuestra humanidad y tratando de controlar todo por razones egoístas. Queremos estar en el centro de nuestro universo. El control es el asunto real. Queremos estar en control y tratamos de controlarnos a nosotros mismos, a otras personas, a todo lo que esta a nuestro alrededor.

¿CÓMO JUGAMOS A SER DIOS?

Tratamos de controlar nuestra imagen. Deseamos controlar lo que otros piensan de nosotros. No queremos que otras personas conozcan realmente cómo somos. Jugamos, usamos mascaras, pretendemos ser otros, somos falsos, queremos que la gente vea ciertos aspectos nuestros y escondemos lo que no queremos mostrar, y negamos nuestras debilidades y nuestros sentimientos. ("No estoy molesto, no estoy disgustado, no estoy preocupado, no estoy asustado".) No queremos que las personas vean nuestro verdadero yo. ¿Por qué tengo miedo de decirle quien soy? Ese es el título de un libro. La respuesta es: Si le digo quien soy realmente y no le gusta, eso es malo para mí, porque soy todo lo que tengo. Es por esto que tratamos de esconder y controlar nuestra imagen.

Tratamos de controlar a otras personas. Los padres tratan de controlar a sus hijos; los hijos tratan de controlar a sus padres. Las esposas tratan de controlar a sus esposos; los esposos tratan de controlar a sus esposas. Las personas tratan de controlar a otras personas. Hay reglamentos en su lugar de trabajo. Los países tratan de controlar a otros países. Usamos muchas estrategias para manipularnos unos a otros. Usamos la culpa para controlar, usamos el temor, usamos la alabanza. Algunos de ustedes usan el latigo del silencio, del enojo y e la ira para controlar. Tratamos de controlar a las personas.

Tratamos de controlar los problemas, nuestros problemas. Somos buenos para esto. Usamos frases como: "Lo puedo manejar, realmente no es un problema". Eso es tratar de jugar a ser Dios. "Puedo manejarlo, estoy bien. Realmente estoy bien". Queremos estar en control: no necesitamos ayuda y realmente no necesitamos consejo. Tratamos de controlar nuestros problemas: "Puedo dejarlo en cualquier momento. Lo haré a mi manera". Pero mientras mas trate de arreglar su problema por sí mismo, peor sera.

Tratamos de controlar nuestro dolor. ¿Ha pensado alguna vez cuanto tiempo desperdicia huyendo del dolor? Tratamos de evitarlo, negarlo, reducirlo, posponerlo y de escapar de él. Y tratamos de hacer esto de diferentes maneras. Algunas veces tratamos de evitarlo comiendo o dejando de comer. Tratamos de posponerlo bebiendo, fumando, consumiendo drogas, o involucrandonos en una y otra relación. "Esta relación es lo que verdaderamente necesitaba para sentirme completo y realizado" ... y entonces iniciamos esa relación. "Oh, me equivoqué, no era lo que pensaba" ... y terminamos la relación. Y así continuamos una relación tras otra. O desarrollamos algún tipo de habito compulsivo para tratar de controlar el dolor. O nos volvemos abusivos y nos enojamos con otras personas o nos volvemos críticos o prejuiciosos para esconder el dolor. O nos deprimimos. Hay muchas, muchas formas de tratar de controlar nuestro dolor.

El dolor viene cuando nos damos cuenta, en nuestros tiempos a solas, que nos somos Dios y que no podemos controlar nada, y eso nos atemoriza. (Recuerdo que Chevy Chase solía aparecer en el programa televisivo en vivo Sabado por la Noche, diciendo: "Hola, soy Chevy Chase, y usted no". Y entonces solamente me imagino a Dios diciendo: "Hola, soy Dios y tu no".

Ese es el primer paso hacia la recuperación. Usted no va a mejorar por usted mismo, reconózcalo. No lo niegue.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE JUGAR A SER DIOS?

He aquí cuatro problemas que siempre aparecen cuando tratamos de jugar a ser Dios:

1. Temor. Cuando trato de controlar todo, me atemorizo. Adan dijo: "Tuve miedo porque estoy desnudo. Por eso me escondí". Nos atemoriza el que alguien descubra quiénes somos realmente, que somos falsos, farsantes, que realmente no tenemos el control, que no somos perfectos.

Continues...


Excerpted from Celebremos la Recuperación by Rick Warren Copyright © 2003 by Editorial Vida. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >