Como Trabajar Con Jovenes Apaticos

( 1 )

Overview

¡¿Cómo manejar a esos jóvenes que desbaratan las reuniones?! Ya sea el que se sienta atrás que siempre causa problemas o la chica que tiene una mirada de indiferencia, la apatía de los jóvenes puede entorpecer tu ministerio. No permitas que los problemas de disciplina te arruinen tus reuniones. En este libro práctico encontrarás un acercamiento positivo a la disciplina. Te ayudará a encontrar las razones detrás de los problemas de conducta y te equipará para que tu disciplina no desintegre al grupo.

...
See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (15) from $7.42   
  • New (9) from $7.42   
  • Used (6) from $7.69   
Cómo trabajar con jóvenes apáticos: Sobreviviendo a los insoportables

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

¡¿Cómo manejar a esos jóvenes que desbaratan las reuniones?! Ya sea el que se sienta atrás que siempre causa problemas o la chica que tiene una mirada de indiferencia, la apatía de los jóvenes puede entorpecer tu ministerio. No permitas que los problemas de disciplina te arruinen tus reuniones. En este libro práctico encontrarás un acercamiento positivo a la disciplina. Te ayudará a encontrar las razones detrás de los problemas de conducta y te equipará para que tu disciplina no desintegre al grupo.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829757446
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 8/5/2010
  • Language: Spanish
  • Series: Especialidades JuvenilesSeries Series
  • Pages: 224
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 8.90 (h) x 0.70 (d)

Meet the Author

Les Christie: ha invertido más de 40 años en el ministerio juvenil, 20 de ellos en la misma iglesia. Es un orador con mucha energía y pertenece a la junta directiva del Departamento Ministerial de la Universidad William Jessup. Es autor de más de una docena de libros y reside en california con su esposa, Gretchen, y ya no tiene que usar la disciplina con sus hijos adultos, Brent y David.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción....................9
1 ¿Por qué los chicos actúan de esa manera?....................13
2 Disciplina: El objetivo es la madurez....................29
3 Tratar con los problemas de comportamiento....................45
4 Infundirles a los chicos la confianza de que pueden ser todo lo que Dios quiere que sean....................55
5 Alabanza: Atrápalos cuando hacen algo bueno....................77
6 Reglas y límites....................89
7 Consecuencias: naturales y lógicas....................105
8 La ira: la tuya y la de ellos....................119
9 Atrapa a tus chicos y evita distracciones....................131
10 Los desafíos de la disciplina diaria....................143
11 Cómo trabajar con «chicos cáusticos»....................161
12 Antídotos contra la apatía....................171
13 Ayudar a chicos de alto riesgo....................181
14 Los desafíos de las deficiencias de aprendizaje y del trastorno de déficit de atención e hiperactividad....................199
Conclusión....................209
Es tu turno: Respuesta a las preguntas de los líderes juveniles....................213
Read More Show Less

First Chapter

CÓMO TRABAJAR CON JÓVENES APÁTICOS

SOBREVIVIENDO A LOS INSOPORTABLES
By LES CHRISTIE

ZONDERVAN

Copyright © 2010 Les Christie
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-5744-6


Chapter One

¿Por qué los chicos actúan de esa manera?

No resulta fácil ser líder de jóvenes o padre en estos días. Tal vez hayas escuchado esa expresión antes ¿no es cierto? Ambos constituyen trabajos duros (ha sido así por mucho tiempo), sin embargo por más difícil que sea la paternidad o el liderazgo de jóvenes, formamos parte de una larga tradición que ha pasado de un siglo a otro. Considera los siguientes ejemplos, aunque no sean tan modernos:

Ejemplo 1: Un padre enojado le pregunta a su hijo adolescente: «¿A dónde fuiste?» El chico, que trata de ocultar por qué llegó tan tarde la noche anterior, le contesta: «A ningún lado». El padre le responde: «Crece ya. Deja de andar por ahí, en correrías por las calles, ve a la escuela. Día y noche me torturas. Día y noche desperdicias tu tiempo en pura diversión». (Traducido de una tablilla de arcilla de cuatro mil años de antigüedad).

Ejemplo 2: No veo esperanza para el futuro en gente tan dependiente y frívola como los jóvenes de hoy. Ciertamente todos los muchachos son descuidados más allá de las palabras. Cuando yo era chico se nos enseñaba a ser discretos y respetuosos con los adultos, pero en el presente los jóvenes son extremadamente hiperactivos e impacientes. (Hesiod, poeta de la antigua Grecia).

Ejemplo 3: A los jóvenes de hoy les gusta el lujo. Son irrespetuosos, tienen malos modales, sienten desprecio por la autoridad, no respetan a los adultos, y hablan tonterías en lugar de trabajar. Los jóvenes ya no se ponen de pie cuando un adulto entra al cuarto. Ellos contradicen a sus padres, hablan demasiado cuando están juntos, se ríen y juegan con la comida, ponen sus piernas sobre la mesa y aun tiranizan a los adultos. (Sócrates).

Ejemplo 4: El mundo está pasando por tiempos difíciles. Los jóvenes de hoy en día no piensan más que en sí mismos. No tienen reverencia por los adultos ni por la gente de edad avanzada. Son impacientes hasta el cansancio. Hablan como si lo supieran todo, y lo que entendemos por sabiduría, ellos lo consideran una tontería. ¿Y qué decir de las chicas? Son impúdicas y atrevidas, poco femeninas en su hablar, en su comportamiento y en su forma de vestir. (Pedro, el ermitaño, 1274).

Ejemplo 5: Nuestra tierra está en degeneración, nuestros hijos ya no obedecen a sus padres. (Palabras talladas en una piedra seis mil años atrás por un sacerdote egipcio).

Ejemplo 6: De Jericó, Eliseo se dirigió a Betel. Iba subiendo por el camino cuando unos muchachos salieron de la ciudad y empezaron a burlarse de él. «Anda, viejo calvo! -le gritaban-. Anda, viejo calvo!» (2 Reyes 2:23, escrito en el siglo noveno antes de Cristo).

Desde el principio de los tiempos, cada generación de adultos ha sostenido que la generación de jóvenes de ese momento era mucho peor que la de su propia generación. Los adultos tenemos tendencia a idealizar el pasado.

Quizás pienses: «Bueno, tal vez aquellos adultos en el pasado remoto hayan idealizado sus años de adolescencia, pero yo realmente era un adolescente mucho más amable, gentil, compasivo y de mejor comportamiento que la mayoría de los chicos de hoy en día». Conozco esa sensación. Me sentía de la misma manera hasta que un par de años atrás vi un viejo episodio de televisión de los años sesenta (la época de mi adolescencia). El programa se llamaba Dragnet y era una de las primeras series policiales de la televisión de aquel entonces. En ese episodio, titulado La granada, los protagonistas del programa, los oficiales Joe y Bill, hablaban en su automóvil acerca de los adolescentes de la generación a la que yo pertenecía. Me reí al escuchar que hacían la misma clase de comentarios que generalmente se esbozan sobre los jóvenes de hoy en día, solo que varias décadas atrás: «Los chicos de hoy en día han perdido el concepto del respeto», «Por qué los chicos no pueden ser simplemente chicos», «Nunca fui de ese modo cuando era un jovencito».

Tengo un letrero en mi oficina que dice así: Cuanto más viejo me pongo, mejor he sido en el pasado». Como adultos, reprimimos los recuerdos acerca de cómo nos sentíamos y actuábamos en nuestra temprana adolescencia. Nos olvidamos lo que era tener catorce años. Creo que esa falta de memoria es, en cierto sentido, un regalo de Dios. Él pone un programa en nuestros cerebros que se activa cuando cumplimos veinte años y empieza a borrar los recuerdos de todas las tonterías que hicimos, dijimos y pensamos durante nuestra adolescencia. Esto puede resultar un alivio para muchos de nosotros que sentimos que es preferible olvidar esas cosas; sin embargo como padres y como líderes de jóvenes es preciso entender y recordar aquellas cosas que hacíamos cuando éramos adolescentes. Solo así nos constituiremos en buenos líderes y mejores padres.

La lucha por encajar

La próxima vez que te reúnas con tus amigos más cercanos a cenar intenten jugar el juego de «recuerda cuando ...». Solicítale a tus amigos que recuerden su tiempo de adolescencia. Traigan a la memoria la forma en que se sentían por su apariencia física (tal vez la forma de su cabeza, el tamaño de su nariz, su estatura). El modo en que les afectaban los comentarios que les hacían al respecto. Te maravillarás de los recuerdos vívidos que los adultos conservan acerca de las críticas o de los sentimientos de rechazo que experimentaron en su adolescencia. Es importante recordar lo sensibles que son los adolescentes a la crítica y el rechazo. Ellos quieren ser aceptados y que la gente los quiera, tal como lo querías tú cuando tenías su edad.

Hace no mucho tiempo, jugamos a «recuerda cuando ...» con mis amigos. Sentada confortablemente en su silla, Sharon recordó un apodo que le habían puesto cuando se encontraba en la secundaria. Ella tenía una mancha roja en su labio superior y los chicos la llamaban «cara de perro» e incluso le gritaban cosas como: «Hey perrito!». A ella le había costado muchísimo superar esa situación y recuerda que incluso había contemplado el suicidio como una opción. Mark habló acerca de su timidez cuando era adolescente y recordaba que su madre no le permitía contestar por sí mismo, sino que ella daba las respuestas. Juan sacó a relucir el sentimiento de inseguridad que tenía acerca de su cuerpo y cómo nunca quería ducharse en el vestuario junto a sus compañeros ni asistir a piscinas públicas. Él se acordaba que muchos de los estudiantes corrían a las regaderas con una toalla en la cintura para no exponerse frente a los demás.

Yo no me olvido del miedo que sentí durante una reunión de jóvenes en el penúltimo año de la secundaria, justo después de haberme convertido. El grupo de jóvenes de la iglesia tenía un círculo de oración en el que todos nos tomábamos de las manos y cada uno debía orar en voz alta. Nunca había orado en público, y a medida que se acercaba mi turno, más nervioso me iba poniendo; hasta había empezado a transpirar y temblar. Cuando me tocó a mí, balbucee algo rápidamente (no tengo idea qué fue lo que oré) y entonces di paso al siguiente para que pudiera orar. Desde ese día recuerdo el intenso miedo que sentí de ser humillado en frente de mis compañeros.

Es fácil olvidar o minimizar la intensidad con la que los chicos pasan por las pruebas o las tribulaciones por el simple hecho de que ya somos adultos. Recientemente leí en un periódico la historia de un chico de una pequeña escuela al que otros compañeros le hacían burla porque tenía sobrepeso. Ellos lo llamaban «gordo», «panzón» o «bola de grasa» y lo tomaban de punto constantemente. Él era un chico simpático que nunca les causaba problemas a sus maestros o padres pero un día explotó. Trajo un arma a la escuela, le disparó a varios de sus compañeros, y luego se puso la pistola en la sien y activó el arma. Su suicidio explica claramente cómo llegó a un límite en el que no pudo tolerar más el ser ridiculizado.

La montaña rusa física y emocional del adolescente

En el área emocional, los chicos viven en una montaña rusa que los lleva del valle de la muerte al monte Everest. Es probable que como líder juvenil te haya tocado experimentarlo. Una semana, la reunión del grupo resulta fantástica, (los chicos se comportan bien, escuchan atentamente y hacen increíbles preguntas; uno sale del encuentro montado en una nube, la vida es perfecta, el ministerio es exitoso y amamos a los chicos). Pero la semana siguiente la reunión resulta un desastre. Abandonamos el lugar preguntándonos si alguno de ellos volverá la próxima vez o si se llamarán unos a otros durante la semana con un mensaje de este tipo: «Oye, creo que fuimos demasiado buenos la otra noche, asegurémonos de causar algún tipo de problema la semana que viene». En momentos así, sentimos que toda la enseñanza les entró por un oído y les salió por el otro, y eso puede ser increíblemente frustrante.

La adolescencia es un periodo de transición, un periodo de cambio, y la característica prevaleciente en todo cambio es la inestabilidad. Eso lo vemos en el rápido, intenso y siempre variable mundo emocional de los adolescentes. Inclusive un estimulo relativamente pequeño, en algunas ocasiones puede disparar una reacción muy intensa en ellos. El doctor Keith Olson describe la variedad de emociones intensas que una chica adolescente puede experimentar en el breve período de una mañana:

6:30 a.m.: Jennifer se despierta a regañadientes, jurándose a sí misma que ese será un día desastroso.

6:50 a.m.: Jennifer está eufórica porque aún le sientan bien sus pantalones favoritos.

7:00 a.m.: Está disgustada porque su cabello no cae como ella quiere que lo haga. Sabe que se sentirá humillada cuando otras chicas la vean.

7:30 a.m.: Se siente emocionada y asustada a la vez porque Jeff la llama y le ofrece llevarla a la escuela esa mañana.

7:50 a.m.: Jennifer tiene un sentimiento de orgullo, y hasta de arrogancia porque sus amigas la ven en el auto de Jeff cuando buscan donde estacionar.

7:55 a.m.: Jennifer se siente indignada y enojada cuando una de sus amigas, en un tono burlón, hace un comentario sobre el transporte especial en el que ha llegado esa mañana.

En el transcurso de tan solo noventa minutos Jennifer ha experimentado sentimientos intensos de apatía, pereza, emoción, humillación, emoción, orgullo, arrogancia, indignación y enojo. Y aunque la influencia cultural y social pueda llevar a que las chicas sean más expresivas que los chicos en cuanto a sus sentimientos intensos, podemos estar seguros de que los chicos sufren los mismos vaivenes.

Los problemas románticos constituyen, a menudo, un gran trecho de esa montaña rusa en la que los adolescentes están montados. Las jovencitas a las que su novio ha dejado o los chicos que han sido rechazados varias veces por la chica de sus sueños están deprimidos y mal humorados, no muestran interés en la iglesia ni e el grupo de jóvenes y los obsesiona el pensamiento de las oportunidades de romance que se están perdiendo.

Las diferencias que notamos semana a semana en el comportamiento de nuestros chicos tienen mucho que ver con los cambios drásticos a nivel físico que atraviesan los púberes. Los adolescentes permanentemente están preocupados por algo:

Por su crecimiento: Se inquietan por estar creciendo demasiado rápido, demasiado lento, o desparejo.

Por su desarrollo: Se afligen porque desarrollarse demasiado, o muy poco, o en los lugares equivocados.

Por su aspecto físico: Se preocupan por su estatura, por su peso, por su condición física o por sus problemas de piel.

Por cómo besar: Se inquietan por cómo respirar durante un beso prolongado y temen que eso los meta en una situación embarazosa.

Por si saben besar: Quieren saber si existe una manera correcta de besar y ellos la desconocen.

Por el rechazo: Los angustia que la persona con la que salen les diga que no saben besar.

Por su busto: Las chicas s se preguntan si sus pechos son suficientemente redondos, si tienen la forma correcta, o si se encuentran en la posición adecuada.

Los chicos adolescentes se preocupan de que ellas tengan unos senos muy grandes.

Por los bigotes: Los varones se preocupan si es que no les crecen los bigotes.

Las chicas se inquietan de que les puedan crecer.

Los adolescentes algunas veces sienten que sus cuerpos conspiran contra ellos. Pero los grandes cambios físicos que ocurren en la vida de los púberes no son únicamente los que tienen que ver con las hormonas, el cabello y los granos. En años recientes, algunos neurocientíficos, como el doctor Jay Giedd, y los institutos nacionales de salud han descubierto que el cerebro del adolescente sufre una remodelación masiva en su estructura básica en aéreas que afectan desde la lógica hasta el lenguaje, desde los impulsos hasta la intuición, según The Primal Teen, [El adolescente primario] Bárbara Strauch, página 13. Ahora sabemos que el cerebro continua cambiando y que no está completamente formado hasta los veinticinco años (mi esposa bromea en cuanto a que este proceso puede tomar veinte años más en la mayoría de los hombres). El punto es que Dios no ha terminado con la mente de los adolescentes.

Todo eso sin contar con el gran sufrimiento por el que pasan los chicos de entre doce y veinte años por la desesperanza que les provoca el sentirse inferiores a los demás. Este es un sentimiento espantoso que a nadie le gusta: el complejo de creer que uno no es tan bueno como los demás, de considerarse un perdedor, de sentir que uno es feo, lento, o carente de habilidades. Se trata de ese depresivo sentimiento de falta de dignidad. Los varones a menudo sacan a relucir su condición física con respecto a otros menos desarrollados, demostrándoles su poder de muchas maneras. Por lo general este tipo de chicos carece de habilidades verbales, y cree en una versión distorsionada del modelo de vida que sostiene que las acciones hablan más fuerte que las palabras. Comprender los cambios emocionales y físicos por los que atraviesan los adolescentes ayuda a entender su comportamiento y sus cambios tan drásticos de humor.

Cómo han cambiado las cosas

Tal como lo he señalado, no creo que los chicos de hoy sean tan diferentes de los de nuestra generación. Desde los principios de la civilización, los jovencitos han tenido las mismas necesidades: sentirse amados, deseados, seguros, protegidos, cuidados. Los desafíos que les presenta la adolescencia, los cambios en su cuerpo y en sus funciones cerebrales, la montaña rusa de sus emociones, el profundo deseo de encajar en su grupo, no son exclusivos de esta generación de jóvenes.

Por otro lado, yo creo que el mundo en el que los chicos están creciendo es completamente diferente del que enfrentaron las generaciones previas. Uno de los más grandes cambios es el modo en el que la violencia y la amenaza de violencia determinan la vida de muchos de los adolescentes de hoy.

Una chica de tercer grado en el estado de Nueva Orleans, en los Estado Unidos, tomó una Magnum 357 y la llevó a su escuela para protegerse de un chico que constantemente la molestaba. Michael, el hijo de diecisiete años de Margaret Ensley, recibió una bala en el corredor de su escuela en California (su madre dice que el chico que le disparó pensó que Michael lo miraba de un modo burlón). En las calles de muchas ciudades las chicas llevan consigo pequeñas armas en sus bolsos o navajas en sus bolsillos para usarlas como defensa personal si resultan víctimas de un intento de violación. Los responsables de hacer cumplir la ley y los oficiales de salud pública describen de esta manera la epidemia de violencia juvenil de los últimos años: «Estamos hablando de chicos cada vez más jóvenes que cometen crímenes cada vez más serios», señala el abogado de Indianápolis Jeff Modsett. «La violencia se ha convertido en un estilo de vida».

(Continues...)



Excerpted from CÓMO TRABAJAR CON JÓVENES APÁTICOS by LES CHRISTIE Copyright © 2010 by Les Christie. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 5
( 1 )
Rating Distribution

5 Star

(1)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing all of 2 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted July 24, 2013

    Yuck

    NNNNNNNNNOOOOOOOOOOOOPPPPPPPPPPPEEEEEEEEE

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted May 28, 2013

    No text was provided for this review.

Sort by: Showing all of 2 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)