BN.com Gift Guide

Conversaciones con Dios: Una experiencia extraordinaria

( 2 )

Overview

“No se trata de un libro escrito por mí, sino que me ha ocurrido a mí”. —Neale Donald Walsch
 
Había llegado al límite. Se encontraba en ese momento en que el dolor —el peor dolor, el que produce la soledad de espíritu —amenazaba con llevarle a la más terrible desesperación. ¿Qué mejor prueba podía tener de la inexistencia de Dios que su sufrimiento sin sentido? Y si ...

See more details below
Paperback (Spanish Language Edition)
$12.75
BN.com price
(Save 15%)$15.00 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (11) from $8.80   
  • New (8) from $8.80   
  • Used (3) from $8.88   
Sending request ...

Overview

“No se trata de un libro escrito por mí, sino que me ha ocurrido a mí”. —Neale Donald Walsch
 
Había llegado al límite. Se encontraba en ese momento en que el dolor —el peor dolor, el que produce la soledad de espíritu —amenazaba con llevarle a la más terrible desesperación. ¿Qué mejor prueba podía tener de la inexistencia de Dios que su sufrimiento sin sentido? Y si Dios existiera ¿no podría, en su soledad, hablarle? Fue este último gesto de esperanza el que obró el milagro.
 
A partir de esta reveladora experiencia, Conversaciones con Dios es la transcripción del más infrecuente —aunque quizá el más necesario— de los diálogos, a través del cual se revela un Dios tolerante, conocedor profundo de las virtudes y las debilidades del ser humano y, por ello, más interesado en proponernos una actitud en la vida que en exigirnos rígidas normas. Un Dios, pues, humano, en la medida en que los hombres estamos hechos a Su imagen y semejanza.
 
Sencilla, clara y, sobre todo, esperanzadora, Conversaciones con Dios es una obra que tiene vocación de dejar huella, de ayudar a los seres humanos a ver sus relaciones con Dios desde otra perspectiva, de permitirles ser mejores sin por ello deshumanizarse con un exceso de exigencias.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780307475657
  • Publisher: Knopf Doubleday Publishing Group
  • Publication date: 6/1/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish Language Edition
  • Pages: 208
  • Sales rank: 185,005
  • Product dimensions: 5.14 (w) x 7.96 (h) x 0.61 (d)

Meet the Author

Neale Donald Walsch nació en Milwaukee en el seno de una familia católica que le enseñó a nunca temer a Dios. Tras abandonar la universidad, se dedicó al periodismo radiofónico, a la prensa escrita, al marketing y a diversos negocios, aunque no encontró satisfacción en ninguno de estos campos. Lo mismo le sucedía en su vida privada, con cuatro matrimonios seguidos de reñidos divorcios. Tras un accidente de coche que casi le costó la vida, la imposibilidad de trabajar y su último divorcio lo dejaron en la calle, donde vivió varios meses. En 1992, harto de las idas y vueltas de su tormentosa vida, decidió escribirle una carta a Dios. En ese momento, Neale escuchó una voz que respondió con candor a sus preguntas. Mientras escribía esas cartas llenas de preguntas, las respuestas afluían a su mente y él las escribía. Así nació Conversaciones con Dios, traducido a más de treinta y siete idiomas y con milliones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Además de esta serie, ha publicado otros doce libros y viajado por todo el mundo intentando transmitir su mensaje. Actualmente vive en Oregón con Nancy, su esposa y compañera.
Read More Show Less

Read an Excerpt

Conversaciones con Dios

Una experiencia extraordinaria
By Neale Donald Walsch

Vintage

Copyright © 2010 Neale Donald Walsch
All right reserved.

ISBN: 9780307475657

1

En la primavera de 1992 --recuerdo que fue por Pascua--,

un fenomeno extraordinario ocurrio en mi vida. Dios empezo a

hablar conusted. A traves mio.

Me explicare.

En aquella epoca era muy infeliz, personal, profesional y emocionalmente,

sentia que mi vida era un fracaso a todos los niveles. Dado que,

desde hacia anos, habia adquirido el habito de escribir mis

pensamientos en forma de cartas (que normalmente nunca

enviaba), cogi mi fiel cuaderno de papel amarillo tamano folio, y

empece a volcar mis sentimientos.

Esa vez, en lugar de escribir

otra carta a otra persona de la que yo imaginaba ser una victima,

pense que iria directamente a la fuente; directamente al mayor

ÇvictimizadorÈ de todos. Decidi escribir una carta a Dios.

Fue

una carta rencorosa, apasionada, Ilena de confusiones,

deformaciones y condenas. Y un monton de enojosas

preguntas.

ÀPor que mi vida no funcionaba? ÀQue haria que

Ilegara a funcionar? ÀPor que no lograba ser feliz en mis

relaciones? ÀSiempre iba a escaparseme la experiencia de

disponer de suficiente dinero? Finalmente --y sobre todo-- Àque

habia hecho yo para merecer una vida de continua lucha como la

que tenia?

Para mi sorpresa, cuando hube acabado de

garabatear toda mi amargura, mis preguntas sin respuesta, y me

disponia a dejar la pluma, mi mano se quedo suspendida sobre el

papel, como si la sostuviera una fuerza invisible. De repente, la

pluma empezo a moverse por si misma. No sabia en absoluto lo

que estaba a punto de escribir, pero parecia que iba a acudir una

idea, de modo que decidi dejarme Ilevar. Y lo que salio fue:



ÀRealmente deseas una respuesta a todas esas preguntas, o

simplemente te estas desabogando?

Parpadee . . . y entonces

surgio una respuesta en mi mente. La escribi tambien:

ÇLas

dos cosas. Es verdad que me estoy desahogando; pero, si esas

preguntas tienen respuesta, Átan cierto es que quiero oirlas como

que hay infierno!È

Muchas cosas son ciertas . . . Çcomo que

bay infiernoÈ. Pero Àno seria mas agradable que lo fueran

Çcomo que bay CieloÈ?

Y escribi:

ÇÀQue se supone que

significa eso?È

Sin que yo lo supiera, habia empezado una

conversacion . . . y, mas que escribir por mi cuenta, estaba

escribiendo al dictado.

Este dictado duro tres anos, y durante

ese tiempo no tenia la menor idea de como acabaria. Las

respuestas a las preguntas que yo expresaba en el papel no me

Ilegaban hasta que no terminaba de escribir completamente cada

pregunta y apartaba mis propios pensamientos. A menudo las

respuestas me Ilegaban mas de prisa de lo que podia escribir;

entonces tenia que garabatear rapidamente para no quedarme

atras. Cuando me sentia confuso, o desaparecia la sensacion de

que las palabras me Ilegaban de otra parte, dejaba la pluma e

interrumpia el dialogo hasta que de nuevo me sentia ÇinspiradoÈ

--lo siento: es la unica palabra que realmente resulta apropiada--

para volver a coger mi cuaderno de papel amarillo tamano folio y

reanudar la transcripcion.

Esas conversaciones todavia duran

en el momento en que estoy escribiendo esto. Y la mayor parte se

encuentra en las siguientes paginas . . . las cuales contienen un

asombroso dialogo que al principio no podia creer, que luego

supuse que me resultaria personalmente valioso, pero que ahora

comprendo que estaba destinado a otras personas y no solo a mi.

Estaba destinado a usted y a cualquiera que acceda a este

material, puesto que mis preguntas son tambien las suyas.



Deseo que intervenga en este dialogo lo antes posible, ya que lo

realmente importante no es mi historia, sino la suya. Es la historia

de su vida la que aqui se presenta. Y si este material es

importante, lo es para su experiencia personal. De lo contrario no

estaria usted aqui, con el en las manos, en este momento.

Asi

pues, vamos a iniciar el dialogo con una pregunta que me habia

estado formulando durante mucho tiempo: Àcomo habla Dios, y a

quien? Cuando la plantee, he aqui la respuesta que obtuve:



Hablo a todo el mundo. Constantemente. La cuestion no es a

quien hablo, sino quien me escucha.

Intrigado, le pedi a Dios

que me lo explicara mejor. Y esto es lo que dijo:

En primer

lugar, vamos a cambiar la palabra bablar por la palabra

comunicarse. Es un termino mucho mejor; resulta mas completo y

mas apropiado. Cuando tratamos de hablar a otros --tu a Mi, Yo

a ti--, inmediatamente nos vemos restringidos por la increible

limitacion de las palabras. Por esta razon, no me comunico

unicamente con palabras. En realidad, rara vez lo hago. Mi modo

usual de comunicarme es por medio del sentimiento.

El

sentimiento es el lenguaje del alma.

Si quieres saber hasta que

punto algo es cierto para ti, presta atencion a lo que sientes al

respecto.

A veces los sentimientos son dificiles de descubrir, y

con frecuencia aun mas dificiles de reconocer. Sin embargo, en

tus mas profundos sentimientos se oculta tu mas alta verdad.



El truco esta en Ilegar a dichos sentimientos. Te mostrare como.

De nuevo. Si tu quieres.

Le dije a Dios que si queria, pero que

en ese momento deseaba aun mas una respuesta completa y

detallada a mi primera pregunta. He aqui lo que Dios me dijo:



Tambien me comunico con el pensamiento. El pensamiento y los

sentimientos no son lo mismo, aunque pueden darse al mismo

tiempo. Al comunicarme con el pensamiento, a menudo utilizo

imagenes. Por ello, los pensamientos resultan mas efectivos como

berramientas de comunicacion que las simples palabras.



Ademas de los sentimientos y pensamientos, utilizo tambien el

vehiculo de la experiencia, que es un magnifico medio de

comunicacion.

Y finalmente, cuando fallan los sentimientos, los

pensamientos y la experiencia, utilizo las palabras. En realidad, las

palabras resultan el medio de comunicacion menos eficaz. Estan

mas sujetas a interpretaciones cquivocadas, y muy a menudo a

malentendidos.

ÀY eso por que? Pues debido a lo que son las

palabras. Estas son simplemente expresiones: ruidos que expresan

sentimientos, pensamientos y experiencia. Son simbolos. Signos.

Insignias. No son la Verdad. No son el objeto real.

Las

palabras le pueden ayudar a uno a entender algo. La experiencia

le permite conocerlo. Sin embargo, hay algunas cosas que uno no

puede experimentar. Por eso os he dado otras herramientas de

conocimiento: son los llamados sentimientos; y tambien los

pensamientos.

La suprema ironia del asunto es que vosotros

hayais dado tanta importancia a la Palabra de Dios, y tan poca a

la experiencia.

En efecto, dais tan poco valor a la experiencia

que, cuando vuestra experiencia de Dios difiere de lo que habeis

oido sobre Dios, automaticamente desechais la experiencia y os

quedais con las palabras, cuando deberia ser precisamente lo

contrario.

Vuestra experiencia y vuestros sentimientos sobre

algo representan lo que efectiva e intuitivamente sabeis acerca de

ello. Las palabras unicamente pueden aspirar a simbolizar lo que

sabeis, y a menudo pueden confundir lo que sabeis.

Asi pues,

esas son las herramientas con las que Yo me comunico; aunque

no sistematicamente, pues ni todos los sentimientos, ni todos los

pensamientos, ni toda la experiencia ni todas las palabras

proceden de Mi.

Muchas palahras ban sido pronunciadas por

otros en Mi nombre. Muchos pensamientos y muchos

sentimientos ban sido promovidos por causas que no son

resultado directo de Mi creacion. Y muchas experiencias se

derivan tambien de dichas causas.

La cuestion consiste en

discernir. La dificultad estriba en saber la diferencia entre los

mensajes de Dios y los que proceden de otras fuentes. Esta

distincion resulta sencilla con la aplicacion de una regla basica:



Vuestro Pensamiento mas Elevado, vuestra Palabra mas Clara,

vuestro Sentimiento mas Grandioso, son siempre Mios. Todo lo

demas procede de otra fuente.

Con ello se facilita la labor de

diferenciacion, ya que no deberia resultar dificil, ni siquiera para el

principiante, identificar lo mas Elevado, lo mas Claro y lo mas

Grandioso.

No obstante, te dare algunas directrices:

El

Pensamiento mas Elevado es siempre aquel que encierra alegria.

Las Palabras mas Claras son aquellas que encierran verdad. El

Sentimiento mas Grandioso es el llamado amor.

Alegria,

verdad, amor.

Los tres son intercambiables, y cada uno lleva

siempre a los otros. No importa en que orden se encuentren.



Una vez determinado, utilizando estas directrices, que mensajes

son Mios y cuales proceden de otra fuente, lo unico que falta es

saber si Mis mensajes seran tenidos en cuenta.

La mayoria de

Mis mensajes no lo son. Algunos, porque parecen demasiado

buenos para ser verdad. Otros, porque parece demasiado dificil

seguirlos. Muchos, debido simplemente a que se entienden mal.

La mayoria, porque no se reciben.

Mi mensajero mas potente

es la experiencia, e incluso a esta la ignorais; especialmente a esta

la ignorais.

Vuestro mundo no se hallaria en el estado en que

se encuentra si simplemente hubierais escuchado a vuestra

experiencia. El resultado de que no escucheis a vuestra

experiencia es que seguis reviviendola, una y otra vez; puesto que

mi proposito no puede verse frustrado, ni mi voluntad ignorada.

Teneis que recibir el mensaje. Antes o despues.

Sin embargo,

no os forzare. Nunca os coaccionare; ya que os he dado el libre

albedrio --la facultad de hacer lo que querais--, y nunca jamas os

lo quitare.

Asi pues, seguire enviandoos los mismos mensajes

una y otra vez, a lo largo de milenios y a cualquier rincon del

universo en el que habiteis. Seguire enviando infinitamente Mis

mensajes, hasta que los hayais recibido y los hayais escuchado

con atencion, haciendolos vuestros.

Mis mensajes pueden

venir bajo un centenar de formas, en miles de momentos, durante

un millon de anos. No podeis pasarlos por alto si realmente

escuchais. No podeis ignorarlos una vez los hayais oido

verdaderamente. De este modo nuestra comunicacion empezara

en serio, ya que en el pasado unicamente Me habeis hablado, Me

habeis rezado, habeis intercedido ante Mi, Me habeis suplicado.

Pero ahora puedo responderos, siquiera sea como lo estoy

haciendo en este momento.

ÀComo puedo saber que esta

comunicacion procede de Dios? ÀComo se que no se trata de mi

propia imaginacion?

ÀQue diferencia habria? ÀNo ves que

puedo utilizar tu imaginacion con la misma facilidad que cualquier

otro medio? Te traere los pensamientos, palabras o sentimientos

exactamente apropiados; y en un determinado momento,

precisamente cuando me venga bien para mi proposito, utilizare

alguna sentencia, o varias.

Sabras que esas palabras proceden

de Mi porque tu, espontaneamente, no has hablado nunca con

tanta claridad. Si hubieras hablado ya con claridad de tales

asuntos, no te preguntarias acerca de ellos.

ÀCon quien se

comunica Dios? ÀSe trata de personas especiales? ÀEn

momentos especiales?

Todo el mundo es especial, y todos los

momentos son buenos. No hay ninguna persona que sea mas

especial que otra, ni ningun momento que sea mas especial que

otro. Mucha gente decide creer que Dios se comunica de

maneras especiales y unicamente con personas especiales. Esto

libera a las masas de la responsabilidad de escuchar Mi mensaje,

y aun mas de aceptarlo (esa es otra cuestion), y les permite

quedarse con lo que dicen otros. No teneis que escucharme,

puesto que ya habeis decidido que otros Me han oido acerca de

todos los asuntos, y teneis que oirles a ellos.

Al escuchar lo

que otras personas piensan que Me han oido decir, vosotros no

teneis que pensar en absoluto.

Esta es la razon principal de

que la mayoria de la gente eluda Mis mensajes a nivel personal. Si

uno reconoce que recibe Mis mensajes directamente, entonces es

responsable de interpretarlos. Es mucho mas seguro y mucho mas

facil aceptar la interpretacion de otros (aunque se trate de otros

que han vivido hace 2.000 anos) que tratar de interpretar el

mensaje que uno puede muy bien estar recibiendo en este mismo

momento.

No obstante, te propongo una nueva forma de

comunicacion con Dios. Una comunicacion de doble direccion.

En realidad, eres tu quien me la ba propuesto a Mi, ya que he

venido a ti, en esta forma, aqui y ahora, en respuesta a tu

llamada.

ÀPor que algunas personas --como, por ejemplo,

Jesucristo-- parecen escuchar mas lo que Tu comunicas que

otras?

Porque algunas personas estan verdaderamente

dispuestas a escuchar. Estan dispuestas a oir, y estan dispuestas a

permanecer abiertas a la comunicacion aun cuando lo que oyen

parezca espantoso, disparatado o manifiestamente equivocado.



ÀDebemos escuchar a Dios aun en el caso de que lo que diga

nos parezca equivocado?

Especialmente cuando parece

equivocado. Si creeis que estais en lo cierto respecto de algo,

Àpara que necesitais hablar con Dios?

Seguid adelante,

actuando segun vuestro entender. Pero observad lo que habeis

estado haciendo desde el principio de los tiempos. Y mirad como

es el mundo. Evidentemente, en algo habeis fallado; y es obvio

que hay algo que no entendeis. Lo que si entendeis ha de

pareceros correcto, puesto que ÇcorrectoÈ es un termino que

utilizais para designar aquello con lo que estais de acuerdo. Por lo

tanto, aquello que se os escapa aparecera, en un primer

momento, como ÇequivocadoÈ.

La unica manera de adelantar

en esto es preguntandose uno mismo: ÇÀQue pasaria si todo lo

que considero "equivocado" fuese realmente "correcto"?È. Todos

los grandes cientificos conocen esta pregunta. Lo que hace el

cientifico no es simplemente trabajar; el cientifico cuestiona todos

los presupuestos y prejuicios. Todos los grandes descubrimientos

han surgido de la voluntad, de la capacidad, de no estar en lo

cierto. Y eso es lo que se necesita en este caso.

No podeis

conocer a Dios hasta que hayais dejado de deciros a vosotros

mismos que ya conoceis a Dios. No podeis escuchar a Dios hasta

que dejeis de pensar que ya habeis escuchado a Dios.

No

puedo deciros Mi Verdad hasta que vosotros dejeis de decirme

las vuestras.

Pero mi verdad acerca de Dios procede de Ti.



ÀQuien lo ha dicho?

Otros.

ÀQue otros?



Predicadores. Vicarios. Rabinos. Sacerdotes. Libros. ÁLa Biblia,

por amor de Dios!

Esas no son fuentes autorizadas.

ÀNo

lo son?

No.

Entonces, Àque hay que si lo sea?

Escucha

tus sentimientos. Escucha tus Pensamientos mas Elevados.

Escucha a tu experiencia. Cada vez que una de estas tres cosas

difiera de lo que te han dicho tus maestros, o has leido en tus

libros, olvida las palabras. Las palabras constituyen el vehiculo de

Verdad menos fiable.

Hay tantas cosas que quiero decirte,

tantas cosas que deseo preguntarte, que no se por donde

empezar.

Por ejemplo, Àpor que no te revelas? Si de verdad

hay un Dios, y eres Tu, Àpor que no te revelas de un modo que

todos podamos entenderlo?

Ya lo he hecho, una y otra vez.

Estoy haciendolo de nuevo aqui y ahora.

No. Me refiero a una

forma de revelacion que resulte incuestionable; que no se pueda

negar.

ÀComo cual?

Como apareciendo ahora mismo ante

mi vista.

Lo estoy haciendo.

ÀDonde?

Dondequiera

que mires.

No. Yo quiero decir de un modo indiscutible. De

un modo que ningun hombre pueda negar.

ÀDe que modo

seria? ÀBajo que forma o aspecto Me harias aparecer?

Bajo

la forma o aspecto que realmente tengas.

Eso seria imposible,

ya que no poseo una forma o aspecto que podais comprender.

Puedo adoptar una forma o aspecto que podais comprender,

pero entonces todos supondrian que lo que han visto es la sola y

unica forma y aspecto de Dios, en lugar de una forma y aspecto

de Dios; una entre muchas.

Continues...

Excerpted from Conversaciones con Dios by Neale Donald Walsch Copyright © 2010 by Neale Donald Walsch. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 5
( 2 )
Rating Distribution

5 Star

(2)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing all of 2 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted December 6, 2013

    Este es un gran libro, los mensajes de los verdaderos mensajeros

    Este es un gran libro, los mensajes de los verdaderos mensajeros de Dios llevan todos a un sitio, no hay diferencias como en las religiones, no hay exclusiones, no hay otra cosa que no sea amor, Dios como lo que es, hijo del Creador y Padre/Madre de este Universo, esta claramante plasmado y se expresa como el Dios del Amor que verdaderamente es. La humanidad deberia despertar algun dia y este libro puede ser un buen comienzo........

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Posted December 12, 2012

    YOU have to read this book!!!!

    Great book!!! I have to read it again :-) En verdad es un gran libro, te ayuda a descubrir y conocer al Dios verdadero, al Dios de el Amor que nos creo con libre albedrio. I highly recommend it!

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
Sort by: Showing all of 2 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)