Crianza sin remordimientos: Crie hijos buenos y sepa que lo esta haciendo bien

Overview

Una experta en maternidad enseña los siete principios esenciales que toda madre necesita para criar a sus hijos con paso firme.

Todas las madres desean que sus hijos crezcan felices, sanos y satisfechos. Pero el camino para lograrlo puede estar lleno de indecisión, preocupaciones y dudas en retrospectiva. Pregúntale a cualquier madre si cree estar haciendo un buen trabajo, y lo más probable es que te dé una respuesta ambivalente. En su innovador libro Crianza sin remordimientos,...

See more details below
Paperback
$10.67
BN.com price
(Save 23%)$13.99 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (10) from $1.99   
  • New (7) from $1.99   
  • Used (3) from $1.99   
Crianza sin remordimientos: Crie hijos buenos y sepa que lo está haciendo bien

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$8.99
BN.com price

Overview

Una experta en maternidad enseña los siete principios esenciales que toda madre necesita para criar a sus hijos con paso firme.

Todas las madres desean que sus hijos crezcan felices, sanos y satisfechos. Pero el camino para lograrlo puede estar lleno de indecisión, preocupaciones y dudas en retrospectiva. Pregúntale a cualquier madre si cree estar haciendo un buen trabajo, y lo más probable es que te dé una respuesta ambivalente. En su innovador libro Crianza sin remordimientos, Catherine Hickem presenta siete principios para que las madres críen bien a sus hijos… y sepan que lo están haciendo bien.

Con casi treinta años de experiencia como psicoterapeuta, oradora, directora de ministerio de mujeres y fundadora de Intentional Moms, Catherine Hickem muestra cómo construir respeto, compañerismo, confianza y salud emocional y cómo nutrir al mundo con adultos confiados, centrados y seguros de sí mismos. Si una madre se preguntó alguna vez si estaba criando hijos buenos y si lo estaba haciendo bien, necesita las impactantes enseñanzas deCrianza sin remordimientos.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781602555488
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 10/18/2011
  • Language: Spanish
  • Pages: 256
  • Sales rank: 1,444,546
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.30 (h) x 0.80 (d)

Meet the Author

Catherine Hickem, LCSW, es una psicoterapeuta con treinta años de experiencia, es experta en maternidad, y su misión de vida ha sido preparar a las madres para cada aspecto en la crianza de hijos extraordinarios. También es fundadora de Intentional Moms. Hickem vive en Delray Beach, Florida con su esposo, Neil. Tienen dos hijos adultos, Taylor y Tiffany.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Crianza sin remordimientos

Críe hijos buenos y sepa que lo está haciendo bien
By Catherine Hickem

Grupo Nelson

Copyright © 2011 Grupo Nelson
All right reserved.

ISBN: 978-1-60255-549-5


Chapter One

Por qué las mamás bienintencionadas crían hijos inseguros

Principio I: Sea intencional en cuanto a comprender su propósito

Durante mis primeros años como la esposa de un pastor, a menudo me ofrecí como ayudante en la guardería de la iglesia. Vi a todo tipo posible de nueva mamá entrar por las puertas de aquella guardería infantil, y aprendí unas cuantas cosas.

Las nuevas mamás no se dan cuenta de esto, pero ellas pueden ser causa de que posteriormente sus niños pequeños tengan problemas de ansiedad; simplemente por la manera en que los dejan en la guardería; o en el centro de cuidado diurno, o con un amigo o miembro de la familia. Permítame explicarle.

Al principio, todo niño experimenta la ansiedad de la separación. Es una transición natural en cuanto a los bebés. Cuando los niños se separan de la mamá, pueden entristecerse al dejarles con alguien que ellos no conocen bien. Se agarran de la madre, lloran y gritan. Pero la verdad es que eso no les daña ni les traumatiza ni les marca permanentemente. Nueve de cada diez veces, se calman cuando se les distrae o consuela. Las lecciones que aprenden son:

• que están seguros,

• que mamá regresará, y

• que pueden confiar en su mamá cuando los deja con alguien para que les cuide.

Si la propia ansiedad de una madre sale a la superficie al dejar a su hijo con alguien, puedo asegurarle que el niño la sentirá. Los niños son sensores desde que nacen, así que saben cuándo la mamá está inquieta. Esto, inadvertidamente, les envía un mensaje a los pequeños: Si mamá está nerviosa, tal vez yo no estoy seguro.

No hay nada malo en que las mamás vigilen a sus hijos en cuanto a su adaptación a los cambios o nuevos ambientes. Sin embargo, el verdadero problema no es la capacidad del niño para adaptarse, sino la incomodidad de la mamá, el miedo y la ansiedad que su hijo detecta.

¿Son estas mamás bienintencionadas? ¡Por supuesto! ¿Son personas maravillosas y fabulosas? ¡Sin duda! ¿Contribuirán a hacer que sus hijos se sientan inseguros o se preocupen en cuanto a intentar cosas nuevas en el futuro? ¡Sí! ¿Es ése el deseo de su corazón? ¡De ninguna manera!

Mamá, por eso este primer principio: el propósito, tiene que ver más con usted que con sus hijos. Así que tengo que llevar las cosas al terreno personal. Y como nada es más personal que ser madre, enfrentemos el problema directamente para que usted pueda ser la mamá que sus hijos merecen.

Ahora bien, no quiero ejercer ninguna presión en cuanto a esto, pero usted es la mujer más importante que sus hijos conocerán. Sin tener en cuenta cómo usted se siente sobre su importancia, debe comenzar a reconocer inmediatamente su valor ante los ojos de su hijo o hija. Dejar de entender esto, tiene un costo: A sus hijos les costará su valor propio. A usted le costará la paz de mente y corazón. Al Reino le costará la oportunidad de ser tan bendecido como Dios quería que fuese. Éste es un precio alto que pagar porque simplemente vagamos sin rumbo fijo a través de la maternidad, en vez de avanzar con propósito.

En el transcurso de los años, la importancia de una madre se ha oscurecido. A menudo he comparado la percepción de la maternidad con el techo de una casa: nadie piensa que está allí hasta que aparece una gotera, o hasta que se destruye por completo. Aunque la relevancia de la maternidad ha caído en la oscuridad; nuestro papel se ha hecho más complejo, con mayores exigencias. Cada madre en algún momento siente la carga que viene con esas expectativas. Muchas veces las madres dan tanto, y reciben tan poca consideración.

Las suposiciones culturales se añaden al estrés. Parece que la sociedad compara nuestra capacidad biológica de dar a luz con la capacidad de ser una buena madre. La verdad es que cada día, miles de mujeres traen niños al mundo con éxito. Pero hace falta una mujer especial, concentrada en la intención de criar con éxito a sus hijos.

Lamentablemente para nuestros hijos, las madres hemos aceptado la opinión de menosprecio que nuestra cultura tiene de nuestro papel, porque subestimamos nuestra importancia en cuanto a nuestro hijo o hija. Si estuviéramos realmente conscientes de nuestra influencia, no existirían muchas de las cuestiones críticas en las vidas de los niños de hoy en día; y entonces yo no estaría escribiendo este libro.

¿Cuál es el propósito de una mamá?

Quiero que usted deje de leer por un momento y busque una hoja de papel y un lápiz. Ahora tome unos minutos para anotar cuál cree que es su propósito al ser madre. Dedique algún tiempo a reflexionar. Escriba una oración o dos, y recuerde: esto no es una prueba. Cuando haya terminado, póngala a un lado. La veré en unos minutos.

* * *

Eso fue difícil, ¿verdad?

Pedirle que declare su propósito como madre, se parece a pedirle que escriba la historia del mundo con treinta palabras, más o menos. La maternidad es un concepto en el que todas creemos, pero pocas podemos articularlo. Una de las razones por las que luchamos con su descripción es que la lista de papeles relacionados con el título nunca termina. La mamá es enfermera, maestra, protectora y chofer. Es consoladora en los momentos de angustia, disciplinadora en los momentos de desobediencia y animadora en los momentos cuando sus hijos son puestos a prueba. Y siempre es una farmacia y tienda ambulante con una bolsa llena de refrigerios, curitas y juguetes.

El otro problema es que aunque podemos describir las tareas de nuestra posición, luchamos para articular el corazón intangible del cuidado maternal. Y si no podemos expresar nuestro propósito, incluso a nosotras mismas, hay poca probabilidad de que lo pongamos en práctica.

En un estudio sobre la maternidad, realizado en el año 2005, se encuestó a poco más de dos mil mamás en todas las líneas demográficas, con respuestas sorprendentemente similares en muchas áreas. Cuando se les preguntó si su labor como madres era lo más importante que hacían, el 81 por ciento dijo que sí, y el 19 por ciento restante dijo que era una de varias cosas importantes. Estas mamás también encontraron satisfacción en ser mamás (el 81 por ciento de ellas estuvieron muy satisfechas en tanto que el 16 por ciento estuvieron algo satisfechas), a pesar del desacuerdo en sus circunstancias socioeconómicas.

Obviamente, las madres encuestadas tienen un fuerte sentido de propósito en cuanto a su papel. Por lo tanto, si encontramos tal satisfacción e importancia como mamás, ¿no deberíamos estar seguras de nosotras mismas en cuanto a cuál es nuestro propósito? Comencemos definiendo la palabra propósito.

Un propósito es una razón, principio, o lógica para llevar a cabo algo con significado o valor. Esto indica que algo tiene importancia y profundidad, y requerirá pensamiento y atención para realizarlo. El propósito de una madre es influenciado por el ambiente, la historia y la personalidad. También es impactado por el propio viaje personal de una mujer con su madre. Así que nuestra definición de «maternidad normal» está basada en cómo nos criaron, porque nuestras madres son nuestras definiciones individuales de «normal». (No estoy diciendo que cada madre es digna de que se le tome como modelo. Lo que digo es que la manera en que se nos crió cuando éramos niñas define lo que es «normal» para nosotras, hasta que aprendemos qué comportamientos no podrían considerarse normales). Incluso más tarde, ya como madres, las mujeres buscan en sus propias madres apoyo emocional. El estudio sobre la maternidad, que acabo de mencionar, también halló que aunque «las madres más frecuentemente nombraron al cónyuge (48%) como su fuente principal de apoyo emocional, el veinte por ciento nombró a su propia madre».

Piense en esto: Usted representa para sus hijos lo que es «normal». Sus hijas probablemente van a criar a sus hijos como usted crió a los suyos. Los hijos de usted probablemente esperarán que sus esposas lo hagan de la manera que usted lo hizo.

Además de ser una satisfacción y un desafío, la maternidad es una responsabilidad multigeneracional. Si usted es madre, usted está impactando a incontables generaciones. El propósito de una madre es entregarse por completo

a impartir valores, fe, creencia y amor a los hijos que le han sido confiados. Acepte el viaje de la maternidad con la creencia de que los capacitará para que ellos cumplan con el propósito para el que fueron creados. El cuidado maternal con propósito, consiste en reconocer que su misma existencia define el amor, imparte vida, protege la inocencia, cree en lo imposible y ve las luchas de la vida como oportunidades para enriquecer las de sus hijos.

El estudio de la maternidad confirma que las madres sienten la importancia de este apoyo y crianza en las vidas de sus hijos: «Muchas mujeres hablaron de las madres como el fundamento de la sensación de seguridad y confianza de un hijo». La madre sabe que es el suelo emocional sobre el cual sus hijos construirán sus vidas hasta que ella pueda transferirles ese fundamento a Dios. Esta definición es abrumadora.

Algunas de ustedes tal vez piensen: Quizá debo rendirme ahora, porque de ninguna manera puedo ser esta clase de mamá con propósito. ¿Sabe qué? Tiene razón. No hay ninguna manera en la que una mujer pueda satisfacer los requisitos de esta definición de una madre con propósito.

Las buenas noticias son que Dios no espera que usted lo logre sola. Desde el principio, Él sabe que esto es algo demasiado difícil para usted. Después de todo, la creó para este fin. Él quiere que entienda la importancia de su viaje y que no deje de valorarlo. Quiere que tenga un vislumbre de la importancia de esta labor que ha emprendido; después de todo, usted simbolizará a Dios para sus hijos. Sus vidas dependen de que se informe para que pueda ver la responsabilidad imponente, el honor y la importancia del lugar que ocupa en las vidas de ellos.

Cuando una madre sabe cuál es su propósito, sus hijos sabrán cuál es el de ellos. Desarrollarán un sentido interior que les dará confianza interna y externa. Se sentirán bien con ellos mismos y libres para caminar siguiendo los dictados de su corazón; con la esperanza de que esos dictados vengan de Dios. No serán tan vulnerables a las exigencias de nuestra cultura porque será menos probable que vean a sus compañeros como la definición del éxito. Estarán afianzados por el fundamento del amor con propósito de una madre, y no serán golpeados por las expectativas despiadadas del mundo.

¿No es esto lo qué usted quiere para sus hijos? Tener un propósito en cuanto a su cuidado maternal logrará esta clase de vida para ellos.

¿Cómo es una madre con propósito? ¿Cómo se convierte usted en una madre que sabe hacia donde va?

Confíe en su intuición

A menudo cuando comenzamos el viaje de la maternidad, estamos preocupadas. ¿Recuerda cómo se sintió la primera vez que se convirtió en madre? Yo lo recuerdo.

Estábamos adoptando a nuestro primer hijo, y habíamos esperado a que nuestro hijo varón naciera. Nuestro abogado estaba preocupado de que tal vez la madre biológica no llevara a cabo la adopción. Sabíamos que hasta que se firmaran los documentos, en cualquier momento podrían dejarnos con los brazos vacíos y nuestros corazones destrozados.

¿Puede decir que eso fue angustioso?

Finalmente llevamos a Taylor, nuestro nuevo hijo adoptivo, a casa. Yo estaba asustada y entusiasmada. Mi esposo Neil y yo habíamos esperado mucho tiempo por un hijo; y yo quería hacer las cosas bien. Ahora miro hacia atrás y veo que fui demasiado protectora durante las primeras semanas, sobre todo porque parecía que podríamos tener algunos problemas médicos.

A medida que pasó el tiempo me sentí normal otra vez. (Sé que la palabra normal tiene una definición muy amplia).

Es probable que usted pueda identificarse con esto. La experiencia normal de que al ser nuevas madres estemos ansiosas, desaparece rápidamente a medida que nos vamos familiarizando cada vez más con nuestros hijos. En esos primeros años, parece que nos las arreglamos bastante bien mientras que ellos avanzan tranquilamente a lo largo de los caminos normales del desarrollo. Nos aferramos a nuestra influencia y posición con relativa facilidad. El único momento en que típicamente nos soltamos es cuando se trata de un pediatra o un miembro cercano de la familia.

Sin embargo, cuando la educación formal de nuestros hijos comienza en el kindergarten o en el primer grado, abandonamos cada vez más nuestros instintos, observaciones y conocimiento. El proceso comienza despacio, pero en el momento que nuestro hijo ha empezado la escuela media, nuestra exasperación con ellos a esa edad, le echa leña al fuego de la insuficiencia, y además hace que dejemos de usar el cerebro cuando estamos en la presencia de alguien que parece saber más que nosotras. En el momento que esto ocurre, nuestra confianza se sacude y somos vulnerables a las dudas y a la crítica.

Nos preguntamos si sabemos lo que hacemos. Tenemos dificultad para discernir entre el comportamiento normal en la escuela media y el comportamiento problemático. Pensamos: Tal vez mi hijo tiene un problema tan grande que yo no estoy capacitada para manejarlo. Silenciosamente dudamos de nuestro propio juicio sobre nuestros hijos, y creemos que otros serían capaces de hacer por ellos lo que nosotras no podemos. Por consiguiente, nuestros hijos responden con un aumento de inseguridad.

¿Le resulta esto familiar? ¿Ve cuán fácilmente puede ocurrir la transición de segura de sí misma a inestable? ¿Ve cómo la confianza de nuestros hijos también es afectada? Esto sucede porque las mamás se concentran en lo que otros piensan, en vez de en lo que ellas saben. Esta es una de las primeras trampas importantes que se deben evitar. No queremos caer inconscientemente en la inseguridad. Y no lo haremos si tenemos un propósito.

Una madre con propósito entiende que no posee toda la sabiduría y el conocimiento sobre la maternidad, los niños y la crianza de los hijos.

Sin embargo, lo que usted posee realmente es el conocimiento del corazón en cuanto a sus hijos, que la ayudará a hacer lo que necesita hacer cuando el momento llegue. Como madre con propósito, sabe que usted es realmente la experta en cuanto a sus hijos; y nadie puede sustituirla.

¿Entiende esto? ¡Usted es la experta en cuanto a su hijo!

Cuando busque asesoramiento externo, debería ser con la intención de investigar otras opciones, respuestas y posibilidades para complementar, no para sustituir su propio entendimiento. Escuche la sabiduría de otros con un corazón intuitivo y una mente exigente. Confíe en que tendrá paz cuando haya encontrado la respuesta a su pregunta. Entonces vivirá con una confianza tranquila que le dirá que usted y Dios atravesarán el desafío de la maternidad juntos. Confíe en sus instintos como la manera que Dios tiene de susurrarle al oído la sabiduría de Él para su hijo.

Quiero que algo quede bien claro. Aunque escuchemos la sabiduría de Dios para nuestros hijos y la apliquemos, aún ellos podrían cometer errores de vez en cuando. Nuestros hijos toman decisiones que pueden ir en contra del deseo de nuestros corazones para ellos, pero eso no rebaja nuestra maternidad. Y no quiere decir que no estemos escuchando a Dios, o que él no nos escucha. Dios es más grande que las decisiones de nuestros hijos.

Hace poco aconsejé a una madre cristiana, a la cual conocí hace años, cuando yo trabajaba a tiempo parcial como orientadora de escuela primaria. Había observado a su hija mayor durante el tercer grado escolar, y ella parecía un poco especial. Sin embargo, me guardé esos pensamientos porque la muchacha funcionaba bien en la clase y se comportaba adecuadamente. Su madre nunca me dijo nada, así que pensé que no era apropiado indicar las diferencias de su hija cuando parecía que no había ningún problema.

Avancemos rápidamente a cinco años después, cuando esta madre sentada en mi oficina. Su hija estaba a punto de entrar en la escuela secundaria, pero el resto de su año de octavo grado presagiaba un desastre. La madre era una ruina. La hija estaba desconectada. ¡Nadie era feliz!

(Continues...)



Excerpted from Crianza sin remordimientos by Catherine Hickem Copyright © 2011 by Grupo Nelson. Excerpted by permission of Grupo Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Prólogo....................ix
Prefacio....................xiii
Reconocimientos....................xv
Introducción: El corazón de una madre....................1
Capítulo 1: Por qué las mamás bienintencionadas crían hijos inseguros....................23
Capítulo 2: Por qué los hijos buenos no se sienten bien....................57
Capítulo 3: Usted puede vivir pacíficamente durante los años de la adolescencia....................85
Capítulo 4: Conviértase en una mamá que reflexiona....................109
Capítulo 5: El respeto es necesario, pero no la felicidad....................139
Capítulo 6: La diferencia entre el control y la intención....................167
Capítulo 7: El sentido del humor de Dios comienza con contracciones....................193
Conclusión: El principio y el fin de la historia....................216
Plan para la crianza sin remordimientos....................227
Recursos adicionales....................232
Notas....................234
Acerca de la autora....................235
Acerca de Intentional Moms, la organización....................237
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)