De Bueno a Grandioso - A los Ojos de Dios

Overview

Here are ten practical steps commonly practiced by great Christians of every age. Learn how they think, dream, and pray. Applying these practical principles will launch a deeper relationship with God while allowing you to attain true greatness.

Read More Show Less
... See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$12.49
BN.com price
(Save 3%)$12.99 List Price
Other sellers (Paperback)
  • All (5) from $1.99   
  • New (1) from $33.99   
  • Used (4) from $1.99   
Sending request ...

Overview

Here are ten practical steps commonly practiced by great Christians of every age. Learn how they think, dream, and pray. Applying these practical principles will launch a deeper relationship with God while allowing you to attain true greatness.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9789875572607
  • Publisher: Peniel
  • Publication date: 9/7/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 256
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 8.90 (h) x 0.60 (d)

Meet the Author

Chip Ingram es presidente y CEO de Walk Thru the Bible. Graduado del Seminario Teologico de Dallas y autor de siete libros. Chip y su esposa, Theresa, tienen cuatro hijos adultos y seis nietos.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción....................7
1. Piensa grandes pensamientos....................13
2. Lee grandes libros....................37
3. Sigue a grandes personas....................59
4. Sueña grandes sueños....................81
5. Ora grandes oraciones....................107
6. Asume grandes riesgos....................129
7. Haz grandes sacrificios....................155
8. Disfruta grandes momentos....................179
9. Entrena grandes personas....................201
10. Cultiva grandes hábitos....................225
Bibliografía....................249
Read More Show Less

First Chapter

DE BUENO A GRANDIOSO a los ojos de Dios

Diez prácticas que los grandes cristianos tienen en común
By CHIP INGRAM

ZONDERVAN

Copyright © 2007 Chip Ingram
All right reserved.

ISBN: 978-987-557-260-7


Chapter One

Piensa grandes pensamientos

La vida consiste en lo que un hombre piensa durante todo el día. Ralph Waldo Emerson

Las acciones de los hombres son los mejores intérpretes de su pensamiento. John Locke

Nada limita el éxito como el pensamiento estrecho; nada expande más las posibilidades que el pensamiento libre. William Arthur Ward

Tú estás hoy adonde tus pensamientos te han traído. Mañana estarás donde tus pensamientos te lleven. James Allen

El Dr. Jack Haskins, un profesor de la Universidad de Tennesee, pasó doce años investigando los efectos de los medios de comunicación en la manera de pensar de las personas. Uno de sus estudios tuvo el propósito de determinar el impacto de un programa de radio de cinco minutos que estaba repleto de historias negativas: un bus que estalló con diecisiete niños adentro, un terremoto que mató a miles, peleas callejeras en una gran ciudad, y así sucesivamente. Un grupo escuchó programas negativos como este, mientras que otro grupo escuchó noticias más positivas y estimulantes.

Luego de evaluar a los radioescuchas que estuvieron diariamente expuestos a cinco minutos de malas noticias, Haskins descubrió cuatro efectos visibles en ellos:

1. estaban más deprimidos que antes;

2. creían que el mundo era un lugar negativo;

3. estaban menos dispuestos a ayudar a otros;

4. comenzaron a creer que lo que habían escuchado pronto les sucedería a ellos.

Simplemente con recibir y reflexionar sobre la información del programa de radio, sus percepciones del mundo y su visión de la vida fueron adversamente afectadas. Su concepto de la realidad fue moldeado por sus pensamientos.

¿Cómo pueden cinco minutos de pensamiento negativo cada día tener esa clase de influencia? El viejo axioma "eres lo que comes", es cierto no solo física sino también psicológica y espiritualmente. Los pensamientos que entretienen nuestra mente se convierten en los pensamientos que guían nuestras vidas, para bien o para mal. Y si cinco minutos pueden tener un impacto tan dramático, ¿puedes imaginarte lo que le hacen seis o siete horas diarias de televisión a la mente de uno? El flujo de noticias negativas y valores torcidos que se vierte tan libremente sobre muchas de nuestras mentes, claramente cambia la manera en que vivimos.

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él, nos dice Proverbios 23:7 RVR60. Cuando depositamos ideas positivas y agradables en nuestras mentes: por ejemplo, "soy muy amado por Dios" o este es el día en que el Señor actuó; regocijémonos y alegrémonos en él (Salmo 118:24), tenemos emociones positivas. Cuando depositamos ideas desalentadoras y depresivas en nuestras mentes, acabamos por tener emociones negativas.

Nos guste o no, lo que pensamos influencia lo que hacemos. Los pensamientos que tenemos, los sentimientos que sentimos, las experiencias que moldean nuestro entendimiento, esas cosas gobiernan el timón de nuestras vidas. Actuamos de acuerdo a las percepciones que tenemos, de modo que esas percepciones se convierten en un campo de batalla crítico.

¿No lo crees? Solo pregúntales a los anunciantes. La gente de ventas sabe que una vez que uno está emocionalmente enganchado con un auto, una casa o cualquier otra cosa, lo próximo que sigue será la decisión de comprarlo. Toda la industria de la publicidad está basada en el hecho de que el comportamiento fluye de la disposición y los pensamientos que tengamos, y todos en la industria contienden por ellos. Lo mismo hacen los políticos, filósofos y predicadores. Hasta nosotros tratamos de influir sobre nosotros mismos.

De manera consciente podemos trivializar la importancia de nuestros pensamientos, pero reconocemos su poder. Cuando nos deprimimos o nos ponemos ansiosos gastamos mucho tiempo, energía y dinero para cambiar nuestras emociones. Emprendemos terapias y tomamos medicamentos para recobrar el ánimo y redirigir el curso de nuestras emociones. También gastamos mucho tiempo, energía y dinero en arreglar nuestra conducta. Nos volcamos a la consejería, a los medicamentos, grupos de ayuda, cursos de entrenamiento y un montón de otras ayudas para controlar un hábito o una debilidad en la personalidad. Pero casi siempre, debajo de las emociones que queremos mejorar y del comportamiento que queremos corregir, hay un patrón de pensamiento que necesitamos cambiar.

Imagina un tren, para dar un ejemplo. El motor es nuestro pensamiento; primero va el vagón de las emociones, luego el vagón del comportamiento y por último el vagón de las consecuencias. Los buenos pensamientos influencian nuestras emociones para bien, las cuales a su vez influenciarán nuestros pensamientos y producirán consecuencias positivas. Los pensamientos negativos tienen la misma influencia, pero en dirección contraria. Lo que pensamos determinará el curso de nuestra vida. Los grandes cristianos piensan grandes pensamientos. Agustín pasó su vida académica estudiando las obras de los grandes filósofos, y conversando con los expertos en retórica de sus tiempos. Después de abrazar la verdad del evangelio, su mente bien entrenada desvió su atención a las realidades eternas. Sus escritos demuestran una vida de pensamiento que constantemente luchaba con conceptos nobles y profundas reflexiones. Él ha influenciado la teología cristiana quizás más que ninguna otra figura post-neotestamentaria, porque pensaba grandes pensamientos.

Siglos más tarde, uno de los admiradores de Agustín impactó radicalmente el pensamiento cristiano y ayudó a extender la Reforma Protestante.

Siendo un monje, Martín Lutero pasó largas noches y ansiosos días cavilando sobre la naturaleza de la salvación y las prácticas de la Iglesia. En gran medida, la Reforma en el norte de Europa fue producto de su vida de pensamiento. Todavía cosechamos los beneficios de esta mente, que ha sido hace mucho tiempo cautivada por las profundidades de Dios.

Agustín y Lutero son solo dos ejemplos entre muchos -Blaise Pascal, C. S. Lewis, Francis Schaeffer, por nombrar algunos- cuyos pensamientos han cambiado el curso de la historia y enriquecido la fe cristiana. No pienses que esta práctica se aplica solo a los gigantes espirituales que he mencionado: grandes pensamientos han influenciado poderosamente a muchos que se consideraban intelectualmente ordinarios. Dwight Moody, por ejemplo, tenía muy poca educación formal, pero su vida era consumida por un pensamiento expresado por un evangelista que él había conocido en Dublín:

El mundo ha de ver lo que Dios hará con, para, a través de, en y por el hombre que está completamente consagrado a Él.

Moody quería ser esa clase de hombre, y como ese pensamiento estaba profundamente arraigado en su corazón, la historia del cristianismo ha sido (y continúa siendo) afectada por su ministerio.

La verdad es que una mente floreciente con las profundas verdades de Dios es una herramienta poderosa en sus manos. De forma contraria, simplemente no es posible tener una mente llena de pensamientos errados, pesimistas y cínicos, y vivir una vida influyente y productiva para el Reino de Dios. Si quieres que tu vida cambie radicalmente -salir de un pozo de emociones destructivas y malos hábitos- todo comienza con lo que sucede en tu mente.

Dios ordena que pensemos en grande

La carta de Pablo a la iglesia de Filipo enfatiza la importancia de los grandes pensamientos. A lo largo de toda la carta, les insiste a los filipenses que piensen acerca de sí mismos como ciudadanos del cielo, que estén gozosos, que tengan una mente humilde, que no tengan una actitud quejumbrosa, que no sean intimidados por sus adversarios, y mucho más.

El capítulo 4 especialmente se dirige al pensamiento del creyente. Pablo ayuda a un par de miembros de iglesia a resolver un conflicto y le recuerda a la fraternidad que deben regocijarse en todo. Reconoce que en la vida habrá dificultades acompañadas de ansiedad y temor, pero les dice cómo reaccionar desechando la ansiedad y volcándose a la acción de gracias. El resultado será la clase de paz que sobrepasa todo entendimiento o conocimiento humanos.

Porque lidió con los pensamientos negativos que rodeaban las dificultades en su propia vida, Pablo cambia a un enfoque más positivo y proactivo:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. -Filipenses 4:8 rvr60

Haciendo un estudio de la palabra pensar, descubrí que el término griego logizomai (traducido como "pensar" en Filipenses 4:8) no es casual. Significa "deducir, razonar, calcular, meditar, deliberar, sujetar a un análisis o pensamiento prolongado". Implica pensar sobre un asunto lo suficiente como para tomar en cuenta su carácter y comprender las implicancias para tu vida. Pablo les está diciendo a los creyentes que todo lo que sea representado por estas cualidades piadosas es digno de mucha meditación activa. En otras palabras, les dice que piensen grandes pensamientos.

Echemos un vistazo a cada una de las palabras que Pablo usa en su descripción de grandes pensamientos:

Verdad: piensa en las cosas que son objetivamente ciertas, cosas que se ajustan a la realidad. Antes de poner algo en tu mente pregúntate: ¿es verdadero?

Honesto: Esta palabra también significa "solemne" o "digno de respeto". Se refiere a esas cosas que reflejan los propósitos serios de la vida de un creyente. Antes que esa película, comercial o conversación entre a tu mente, pregúntate: ¿esto honra a Dios y refleja sus propósitos para mí?

Justo: La palabra implica justicia y rectitud. En el Nuevo Testamento se usa para referirse al carácter y las acciones del Padre y de Jesús. Es una imagen de servicio. Antes de pasar tiempo pensando acerca de algo, pregúntate: ¿es bueno o es malo?

Puro: Proviene de la misma raíz que santo y significa ser puro de la contaminación de la inmoralidad. Conlleva la idea de integridad interior. Pregúntate: ¿estoy pensando en cosas puras y santas?

Amable: Esta es mi palabra favorita en esta lista. Significa atractivo, agradable o hermoso. Describe las cosas que requieren una respuesta de amor y calidez dentro de nosotros. Pregúntate: ¿mi mente está llena de belleza?

De buen nombre: El sentido general de la expresión es "admirable", pero su significado literal es "un hablar limpio". En otras palabras, ¿son estos pensamientos adecuados para que Dios los escuche?

Toda virtud, todo lo digno de alabanza: Estos últimos dos pensamientos son un resumen de todo lo que tiene excelencia moral, de lo que nos motiva a un comportamiento piadoso o anima a otros a caminar con Dios.

Pablo anima a sus lectores a practicar estas cosas tal como las han visto en él, y el Dios de paz -esa paz trascendente, que sobrepasa todo entendimiento- estará con ellos.

¿Qué dice Pablo? Enderecen sus pensamientos y entonces las emociones, conductas y consecuencias de la paz los seguirán. Una mente espiritualmente entrenada se alineará con todo lo demás, a tal punto que los temas emocionales comenzarán a resolverse y el comportamiento comenzará a ponerse en su lugar.

La Biblia es bien clara sobre esta dinámica también en otros lugares. Romanos 8:6 dice que una mente puesta en las cosas de la carne acarreará muerte, pero una mente puesta en el Espíritu traerá vida y paz. Colosenses 3:2 dice: Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Y Pedro llama a sus lectores a preparar sus mentes para la acción (1 Pedro 1:13). Debemos hacernos el hábito de pensar buenos pensamientos.

Tú eres lo que piensas

Expresar nuestro pensamiento en términos de un hábito parece poco espiritual para mucha gente; sin embargo, mucho de nuestro pensamiento en innegablemente cuestión de hábito. De hecho, la mayor parte de nuestra conducta está compuesta de hábitos, y hay muchos de los que ni siquiera nos damos cuenta. La mayoría de nosotros nos vamos a la cama a una cierta hora cada día. Nos levantamos en la mañana a un horario regular; cepillamos nuestros dientes un par de veces al día; nos subimos al auto y conducimos hacia el trabajo usualmente por la misma ruta todos los días. Nadie nos dice que hagamos todas esas cosas. No tenemos que recordar hacerlas, porque son habituales.

Es sencillo ver la aplicación de esta verdad en lo físico. Si pasamos nuestras vidas comiendo medialunas y golosinas, bebiendo varias tazas de café y latas de gaseosa al día y no hacemos demasiado ejercicio que digamos, entonces podemos predecir que nuestro nivel de salud será bajo. Lo que introducimos en nuestros cuerpos va a determinar la calidad de vida que ellos tengan.

Pablo sencillamente dice que la mente funciona del mismo modo. Hay una cierta clase de pensamiento que debe convertirse en habitual para nosotros, porque él nos llevará a la piedad y a la paz. La presencia de Dios acompaña a esos pensamientos. Al igual que con nuestro cuerpo, tal vez no veamos inmediatamente los resultados de nuestro plan nutricional, pero los veremos con el correr del tiempo. Cada uno, sea en la carne o en el Espíritu, cosecha lo que sembró. John Stott, en su comentario acerca de Gálatas, lo expresa de este modo:

Siembra un pensamiento, cosecha una acción. Siembra una acción, cosecha un hábito. Siembra un hábito, cosecha un carácter. Siembra un carácter, cosecha un destino.

A la larga, todos seremos producto de nuestro pensamiento.

¿Cuál es tu dieta mental?

Para muchas personas la práctica de meditar en Las Escrituras y tener revelación interior parece algo complicado. He oído a fieles creyentes decirme que no tienen la disciplina o la concentración suficiente para memorizar versículos o concentrarse en la verdad de Dios por largos períodos de tiempo sin distraerse. Pero todos saben cómo hacerlo. La mayoría de nosotros sabemos cómo hacerlo cuando estamos ansiosos y preocupados; podemos concentrarnos en los problemas y temores durante horas de una sola vez, separando cada detalle y obsesionándonos con cada contingencia. Pensar grandes pensamientos significa tomar esa increíble habilidad de enfocarnos en lo negativo y usarlo para propósitos positivos y verdaderos.

En vez de obsesionarnos sobre los dilemas en los que estamos atrapados o en los que podríamos estar atrapados si cada variable cambiara para mal como esperamos, tratemos de llenar nuestras mentes con la verdad.

¿En qué piensas cuando conduces? ¿Qué escuchas en tu hogar? Cuando el control remoto está en tu mano, ¿qué canales pones y permites que entren a tu mente? Si alimentas tu mente con una dieta de comida chatarra, tu salud espiritual lo reflejará. En cambio, si nutres tu mente con una dieta de las verdades eternas, -el carácter de Dios, las promesas que Él te ha dado, su historial para con su pueblo y todo lo demás que es verdadero, honesto, justo, puro, amable, de buen nombre, excelente y digno de alabanza- tu salud espiritual con el tiempo demostrará ser más fuerte, consistente y resistente que lo que alguna vez creíste posible.

Somos un pueblo que ha sido llamado a la transformación final. Romanos 12:2 nos dice:

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Aunque vivimos en un mundo caído y peleamos la batalla diaria, la voluntad de Dios para nosotros es buena y apacible. Según La Palabra, solo podemos experimentarlo mediante una mente renovada. Y solo podemos tener una mente renovada si la llenamos con grandes pensamientos.

Las fuentes de los grandes pensamientos

¿Cómo es que logramos pensar grandes pensamientos? En un mundo que nos abruma con una interminable variedad de filosofías y valores, ¿dónde aprendemos los pensamientos de Dios?

(Continues...)



Excerpted from DE BUENO A GRANDIOSO a los ojos de Dios by CHIP INGRAM Copyright © 2007 by Chip Ingram. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)