De los signos que apareceran

De los signos que apareceran

by Gonzalo De Berceo
     
 

View All Available Formats & Editions


Es un poema erudito, contrapuesto a la poesía épica popular y a la de los juglares.

Overview


Es un poema erudito, contrapuesto a la poesía épica popular y a la de los juglares.

Product Details

ISBN-13:
9788498162424
Publisher:
Red Ediciones
Publication date:
08/31/2010
Series:
Religion Series
Pages:
22
Product dimensions:
5.30(w) x 8.00(h) x 0.10(d)

Read an Excerpt

De Los Signos Que Aparesçerán Antes del Juiçio


By Gonzalo de Berceo

Red Ediciones

Copyright © 2015 Red Ediciones S.L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9816-242-4



CHAPTER 1

DE LOS SIGNOS QUE APARESÇERÁN ANTES DEL JUIÇIO


Sennores, si quisieredes attender un poquiello,
Querriavos contar un poco de ratiello
Un sermon que fue priso de un sancto libriello
Que fizo Sant Iheronimo un preçioso cabdiello.
Nuestro padre Iheronimo pastor de nos entienda,
Leyendo en ebreo en essa su leyenda
Trovó cosas estrannas de estranna façienda:
Qui las oyr quisiere, tenga que bien merienda.
Trovó el omne bueno entre todo lo al
Que ante del juiçio, del juiçio cabdal,
Veman muy grandes signos un fiero temporal,
Que se verá el mundo en pressura mortal.
Por esso lo escribió el varon acordado,
Que se tema el pueblo que anda desviado,
Meiore en costumbres, faga a Dios pagado,
Que non sea de Xpo entonçe desemparado.
Esti será el uno de los signos dubdados:
Subirá a las nubes el mar muchos estados,
Mas alto que las sierras e mas que los collados,
Tanto que en sequero fincarán los pescados.
Pero en su derecha será el muy quedado,
Non podrá estenderse, será commo elado,
Commo parés enfiesta o muro bien labrado,
Quiquiera que lo vea, será mal espantado.
En el segundo dia pareçerá affondado,
Mas baxo que la tierra, bien tanto commo fue puyado,
De catarlo nul omne Sol non será pensado;
Pero será ayna en su virtut tornado.
En el terçero signo nos conviene fablar,
Que será grant espanto e un fiero pesar:
Andarán los pescados todos sobre la mar
Metiendo grandes voçes non podiendo quedar.
Las aves esso mesmo menudas e granadas
Andarán dando gritos todas mal espantadas:
Assi farán las bestias por domar e domadas,
Nan podrán a la noche tomar a sus posadas.
El signo empues esti es mucho de temer,
LLos mares e los riosandarán a grant poder,
Desarrarán los omnes, iranse a perder,
Querrianse, si podiesen, so la tierra meter.
El quinto de los signos será de grant pavura,
De yerbas et de arbores et de toda verdura,
Commo diçe Sant Iheronimo, manará sangre pura:
Los que non lo vieren, serán de grant ventura.
Será el dia sexto negro e carboniento,
Non fincará ninguna labor sobre çimiento,
Nin castiellos nin torres nin otro çerramiento
Que non sea destruido e todo a fondamiento.
En el dia septeno verná priessa mortal,
Avran todas las piedras entre si lit campal,
Lidiarán commo omnes que se quieren fer mal,
Todas se faran piezas menudas commo sal.
Los omnes con la cuyta e con esta pressura,
Con estos tales signos de tan fiera figura
Buscarán do se metan en alguna angustura:
Dirán: montes cubritnos, ca somos en ardura.
En el octavo dia verná otra miseria,
Tremerá todo el mundo mucho de grant manera,
Non se terná en pies ninguna calavera,
Que en tierra non caya, non será tan ligera.
En el noveno dia vernán otros porteros,
Aplanarse an las sierras e todos los oteros,
Serán de los collados los valles companneros,
Todos serán iguales carreras e senderos.
El dia que viniere, el noveno passado,
Saldrán todos los omnes cada uno de su forado,
Andarán estorcidos, pueblo mal desarrado,
Mas de fablar ninguno solo non será pensado.
El del onçeno dia si saber la queredes,
Será tan bravo signo que vos espantaredes:
Abrirse an las fuessas que çerradas veedes,
Saldrán fuera los huessos de entre las paredes.
Non será el doçeno quien lo ose catar,
Ca verán por el çielo grandes flamas volar,
Verán a las estrellas caer de su logar.
Commo caen las fojas quando caen del figar.
Del treçeno fablemos, los otros terminados,
Morrán todos los omnes menudos e granados,
Mas a poco de termino serán resuçitados,
Por venir a juyçio justos e condenados.
El dia quarto deçimo será fiera barata,
Ardrá todo el mundo, el oro e la plata,
Balanquines e purpuras, xamit e escarlata,
Non fincará conejo en cabo nin en mata.
El dia postrimero commo diçe el Propheta,
El angel pregonero sonará la corneta.
Oyrlo an los muertos cada uno en su capseta,
Correrán al juiçio quisque con su maleta.
Quantos nunca nasçieron e fueron engendrados,
Quantos almas ovieron e fueron vivificados,
Si los comieron aves ó fueron ablentados,
Todos en aquel dia alli serán juntados.
Quantos nunca murieron en quatquiera edat,
Ninnos o eguados o en grant vegedat,
Todos de treinta annos, cuento de trinidat,
Vernan en essi dia ante la magestat.
Serán puestos los justos a la diestra partida,
Los malos a sinistro, pueblo sines medida,
El Rey será en medio con su az revestida,
Çerca de la Gloriosa de caridat cumplida.
Alli será traydo Judas el traydor,
Que por su abçe mala vendió a su sennor:
Commo él lo meresçe verná con tal honor,
Verase en porfazo, non podrá en maior.
Tornarse a los justos ha el Rey glorioso,
Façerlis a un sermon temprado e sabroso:
Venit los benedictos del mi padre preçioso,
Resçebit el mi regno largo e deliçioso.
Resçebit galardon de la que me serviestes,
Ca quando ove fambre, vos bien me apaçiestes,
Vidiestesme sediento, bien a beber me diestes,
Si me menguó vestido, de grado me vestiestes.
Quando a vuestras puertas demandaba posada,
Vos luego me la diestes con voluntat pagada:
En las cuitas que ovi, fallé en vos entrada :
Quierovos yo agora de todo dar soldada.
De lo que me serviestes buen gualardon abredes
Por seculorum secula conmigo regnaredes,
Vivredes en grant gloria, nunca pesar avredes,
Siempre laudes angelicas ante mi cantaredes.
Tornará a siniestro sannoso e irado,
Deçirles a por nuevas un esquivo mandado:
Ydvos maldictos ministros del peccado,
Yt con vuestro maestro, vuestro adelantado.
Yt arder en el fuego que está avivado
Para vos e a Luçifer e a todo su fonsado :
Acorro non avredes, esto es delibrado :
A qual sennor serviestes reçibredes tal dado.
Quando fambre avia, andaba muy lazdrado,
Oyrme non quisiestes, nin darme un bocado;
Si io grant set avia non aviades cuidado,
E muy bien vos guardastes de darme hospedado.
Si vos alguna cosa me oviesedes dada,
Yo bien vos la ternia agora condessada;
Mas fuestes tan cruos que non me diestes nada:
Io la vuestra crueza non la e olvidada!
Quando el pobreçiello a vuestra puerta vino
Pediendo en mi nombre con habito mezquino,
Vos dar non le quisiestes nin del pan nin del vino:
Oi, si vos dél pensassedes, él vos seria padrino.
Pressos serán los angeles, angeles infernales,
Con candelas ardientes e con fuertes dogales
Coger los an delante con azotes mortales,
Ihu Xpo nos guarde de tales serviçiales.
Levarlos an al fuego, al fuego infernal,
Do nunca verán lumbre, sinon cuyta e mal,
Darlis an sendas saias de un aspero sayal
Que cada una dellas pesara un quintal.
Averán fambre e frio, temblor e callentura,
Ardor vuelto con frio, set fiera sin mesura,
Entre sus corazones averan muy grant ardura,
Que creer non quisieron la sancta Scriptura.
Comerlos an serpientes e los escorpiones
Que an amargos dientes, agudos aguijones:
Meterlis an los rostros fasta los corazones,
Nunca abrán remedio en ningunas sazones.
Darlis an malas çenas et peores yantares,
Grant fumo a los oios, grant fedor a las nares,
Vinagre a los labros, fiel a los paladares,
Fuego a las gargantas, torzon a los yjares.
Colgarán de las lenguas los escatimadores,
Los que testiguan falso, e los escarnidores;
Non perdonarán a reyes nin a emperadores,
Avran tales servientes quales fueron sennores.
Los omnes cudiçiosos del aver monedado.
Que por ganar riqueza non dubdan fer peccado,
Metranlis por las bocas el oro regalado:
Dirán que non oviesen atal aver ganado.
Los falsos menestrales e falsos labradores
Alli darán emienda de las falsas labores :
Alli prendran emienda de los falsos pastores
Que son de fer cubiertas maestros sabidores.
Algunos ordenados que lievan las hobladas,
Que viven seglarmente, tienen suçias posadas,
Non lis avran verguenza las bestias enconadas:
Darlis an por offrenda grandes aguisonadas.
Los omnes soberbiosos que roban los mequinos,
Que lis quitan los panes, assi façen los vinos,
Andarán mendigando corvos commo ençinos;
Conteçerá eso mismo a los malos merinos.
Los que son invidiosos, aquessos malfadados,
Qui por el bien del proximo andan descolorados,
Serán en el infierno de todos coçeados,
Ferlis an lo que façen madrastras a antenados.
Las penas del infierno de dur serian coritadas,
Ca destas son muchas e mucho mas granadas:
Ihu Xpo nos guarde de tales pescozadas
Qui guardó a Sant Peidro en las ondas iradas.
Cambiemos la materia, en otro son tornemos,
En razon dessabrida mucho non detardemos,
A la buena companna de los justos tornemos,
El bien que esperamos es so versifiquemos.
El Rey de los reyes, alcalde derechero,
Qui ordena las cosas sin ningun consegero,
Con su proçession rica, pero él delantero
Entrará en la gloria del Padre verdadero.
La companna preçiosa de Xpo consagrada,
Del padre bendicha, del fijo combidada,
Entrará en el çielo alegre e pagada
Rendiendo a Dios graçias e a la Virgen ondrada.
Los angeles del çielo farán grant alegria,
Nunca maior de aquella fiçieron en un dia,
Ca veran que lis cresçe solaz e compannia:
Dios mande que entremos en essa confradia.
Dexemos de las penas de los malastrugados,
Digamos de los gozos de los bien aventurados,
Estos serán mas grandes, demas serán doblados,
Que la alma con el cuerpo ambos seran juntados.
El cuerpo y el alma yaçerán en refrigerio,
Eso clama doblado gozo el Evangelio:
Otrosi los dampnados abrán doble laçerio,
Debia movernos mucho solo esti proverbio.
De la primera graçia vos queremos deçir:
Aberán vida sin termino, nunca an de morir,
Demas serán tan claros, non vos cuido mentir,
Non podrian siete soles tan fuerte-mente luçir.
Serán mucho sobtiles, en veer muy çerteros,
Non lis farán embargo nin sierras, nin oteros,
Nin nieblas, nin calinas, nin leguas nin migeros:
Verán del mundo todo los cabos postrimeros.
Avrán la quarta graçia por mayor cumplimiento,
Serán mucho ligeros mas que non es el viento,
Volarán suso e yuso a todo su taliento:
Escripto yaçe esto, sepades que non vos miento.
Assi serán ligeros, esta es la verdat,
Commo es en nos mismos la nuestra voluntat,
Que corre quanto quiere sin nulla cansedat,
En qual comarca quiere y prende veçindat.
Avrá el quinto gozo que de todos mas val,
Que serán bien seguros de nunca aver mal:
Sennor que a sus siervos da gualardon tal,
Essi es verdadero, nadi non crea al.
Todos abrán femençia en laudar al sennor,
Abrán entri todos caridat y amor,
Non ternán por la paz oraçion nin clamor,
Nin catarán las nubes si tienen mal color.
Ihu Xpo nos lieve a essa compannia
Do tantos bien en iaçen e tanta alegria:
Guyenos la Gloriosa madre Sancta Maria,
Que es fuente de graçia e mana cada dia.
Quando el Rey de gloria viniere a judicar,
Bravo commo leon que se quiere çebar,
Quien será tan fardido que le ose esperar,
Ca el leon yrado sabe mal trevejar?
Las virtudes del çielo, diçelo la escriptura,
Las que nunca fiçieron liviandat nin locura,
Essas en essi dia abrán muy gran pavura,
Ca verán el alcalde irado sin mesura.
Quando los angeles sanctos tremerán con pavor,
Que yerro non fiçieron contra el su sennor;
Qué faré io mezquino que so tan peccador?
Bien de agora me espanto, tanto e grant pavor.
Porque de la su vista me quiera asconder,
Nin será aguisado, nin abria poder:
Yo razon non podria contra él mantener,
Seo mal aguisado por ante él paresçer.
Non abrá essi dia ningunos rogadores,
Todos serán callando justos et peccadores:
Todos abrant grant miedo et muy grandes temblores;
Pero los de siniestro mas grandes e peores.


(Continues...)

Excerpted from De Los Signos Que Aparesçerán Antes del Juiçio by Gonzalo de Berceo. Copyright © 2015 Red Ediciones S.L.. Excerpted by permission of Red Ediciones.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Gonzalo de Berceo (Berceo, Logro�o, 1195-d. 1264). Espa�a. Pertenece a la tradici�n literaria llamada �mester de clerec�a�, integrada por eclesi�sticos y hombres de letras. Se educ� en el monasterio de San Mill�n de la Cogolla (La Rioja), en el que ofici� como cl�rigo secular, y fue m�s tarde di�cono (c. 1120) y presb�tero (c. 1237).

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >