De mañana oiré su voz: Devocional de Charles H. Spurgeon

Overview

Daily readings which will strengthen, motivate and inspire all believers in all aspects of their daily lives. A devotional filled will profound Bible truth and practical application.

Read More Show Less
... See more details below
Available through our Marketplace sellers and in stores.

Pick Up In Store Near You

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (4) from $16.84   
  • New (3) from $16.84   
  • Used (1) from $95.99   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$16.84
Seller since 2011

Feedback rating:

(5)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
9875571660 100% GARANTIA ! COMPRA CON CONFIANZA! DESPACHAMOS DIARIAMENTE.

Ships from: Florence, SC

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$33.99
Seller since 2014

Feedback rating:

(18)

Condition: New
2010 PAPERBACK New 9875571660.

Ships from: San Ysidro, CA

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
$60.00
Seller since 2014

Feedback rating:

(178)

Condition: New
Brand new.

Ships from: acton, MA

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

More About This Book

Overview

Daily readings which will strengthen, motivate and inspire all believers in all aspects of their daily lives. A devotional filled will profound Bible truth and practical application.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9789875571662
  • Publisher: Peniel
  • Publication date: 7/8/2010
  • Language: Spanish
  • Pages: 400
  • Product dimensions: 5.40 (w) x 8.10 (h) x 0.80 (d)

First Chapter

De MAÑANA OIRÉ SU VOZ


By CHARLES H. SPURGEON

ZONDERVAN

Copyright © 2010 Editorial Peniel
All right reserved.

ISBN: 978-987-557-166-2


Chapter One

1 DE ENERO

"Desde ese momento dejó de caer maná, y durante todo ese año el pueblo se alimentó de los frutos de la tierra" Josué 5:12

Israel había terminado su peregrinaje agotador, había alcanzado el descanso prometido. Ya no tendría que mover las tiendas, ni enfrentar las serpientes feroces, ni a los temibles amalecitas, ni tampoco a la rugiente soledad del desierto. Los israelitas habían llegado a la tierra donde fluye leche y miel. Y comieron de los productos de la tierra. Quizás este año, querido lector cristiano, este puede ser tu caso o el mío. La perspectiva es el gozo, y si la fe está en práctica activa, producirá deleite puro. Estar con Jesús en el descanso previsto para el pueblo de Dios es, sin duda, una esperanza alentadora, y esperar esta gloria tan pronto, es una doble felicidad. Nos estremecemos con incredulidad frente a las aguas ondulantes del Jordán que está todavía entre nosotros y la tierra prometida. Pero descansemos con la seguridad de que ya hemos sufrido mayores males que los que la muerte pueda causarnos. Dejemos que todo pensamiento de temor se desvanezca, y regocijémonos con gran gozo ante la expectativa de que este año comenzaremos a estar "con el Señor para siempre" (1 Tesalonicenses 4:17).

Este año una parte del pueblo quedará rezagada acá en la tierra, sirviendo al Señor. Si esa es nuestra porción, no hay razón por la cual el texto de Año Nuevo no sea verdad: "En tal reposo entramos los que somos creyentes" (Hebreos 4:3). El Espíritu Santo garantiza nuestra herencia (Efesios 1:14), nos da "gloria que ya comenzó acá" (de un himno de Wesley). En el cielo están seguros, y lo mismo nosotros, los que estamos preservados en Cristo Jesús. Allá ellos triunfan sobre sus enemigos, y nosotros también logramos victorias. Los espíritus celestiales disfrutan de la comunión con su Señor, y a nosotros no se nos niega. Ellos descansan en su amor, y nosotros tenemos perfecta paz en Él. Ellos lo alaban con himnos, y también es nuestro privilegio bendecirlo. Este año nosotros cosecharemos fruto celestial en la Tierra, donde la fe y la esperanza han cambiado el desierto en algo semejante al jardín del Señor. Los hombres comieron pan de ángeles, y ¿por qué no iba a suceder ahora? Y ¿por qué no, por gracia, comer de Jesús, y por lo tanto comer del fruto de la tierra? Que este año, por gracia, nos alimentemos de Jesús y que, por lo tanto, comamos del fruto de la tierra de Canaán!

2 DE ENERO

"Dedíquense a la oración" Colosenses 4:2

Es interesante observar cuán gran porción de La Sagrada Escritura se ocupa del tema de la oración, ya sea al proporcionarnos ejemplos, cumpliendo preceptos o proclamando promesas.

Apenas abrimos La Biblia leemos: "Entonces se comenzó a invocar el nombre del Señor" (Génesis 4:26), y justo cuando estamos por cerrar el libro, el "amén" de una súplica ferviente llega a nuestros oídos.

Los casos son abundantes. Acá encontramos a un Jacob luchador, a un Daniel que oraba tres veces al día y a un David que con todo su corazón clamó a su Dios. En la montaña vemos a Elías, en el calabozo a Pablo y Silas. Tenemos gran número de mandamientos y miles de promesas.

¿Qué nos enseña esto sino la sagrada importancia y la necesidad de orar? Podríamos estar seguros de que cualquier cosa que Dios haya destacado en su Palabra, lo ha hecho porque desea llamar la atención sobre eso. Si Él dijo mucho sobre la oración, es porque sabe que tenemos mucha necesidad de ella. Nuestras necesidades son tan profundas que hasta que estemos en el cielo no debemos dejar de orar.

¿No deseas nada? Entonces creo que no conoces tu pobreza. ¿No tienes necesidad de pedirle misericordia? Entonces que la misericordia del Señor te muestre tu miseria. Un alma que no ora es un alma sin Cristo. La oración es el balbuceo del creyente niño, el grito del creyente luchador, el requiem del cristiano que, moribundo, puede quedarse dormido en Jesús. Es el aliento, el lema, el consuelo, la fortaleza, el honor de un cristiano. Si eres un hijo de Dios, busca el rostro del Padre y vive en su amor.

Ora para que este año seas santo, humilde, celoso y paciente. Ora para que tengas una comunión más cercana con Cristo, y para que entres con mayor frecuencia en "la sala del banquete" (Cantares 2:4) de su amor. Ora para que seas un ejemplo y una bendición para los demás, y para que puedas más y más vivir para la gloria de tu Señor. Que el lema de este año sea: "permanece constante en la oración".

3 DE ENERO

"Y haré de ti un pacto para el pueblo" Isaías 49:8

Jesucristo mismo es la suma y sustancia del pacto, y es uno de sus dones. Él es propiedad de cada creyente. Por ello, ¿no puedes tú estimar lo que tienes en Cristo? "Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo (Colosenses 2:9).

Piensa en la palabra "Dios" y en lo infinito de la misma. Medita luego acerca del "hombre perfecto" y de toda su belleza, porque todo aquello que Cristo, como Dios y como hombre siempre tuvo o vaya a tener, es nuestro. Así es y de pura y absoluta gracia. Gracia que nos ha sido transmitida como nuestra herencia para siempre. Nuestro bendito Jesús, como Dios, es omnisciente, omnipresente y omnipotente. ¿No es de gran consuelo saber que todos estos atributos grandes y gloriosos son nuestros? ¿Tiene Él poder? Ese poder es nuestro para alentarnos y fortalecernos, para vencer a nuestros enemigos y para preservarnos incluso hasta el fin. ¿Tiene Él amor? Bien, no hay una gota de amor en su corazón que no sea nuestro. Podemos sumergirnos en el inmenso océano de su amor y podemos decir: "Es nuestro". ¿Tiene Él justicia? Puede parecer un atributo exagerado, pero incluso eso es nuestro, porque Él, mediante su justicia, hará que todo lo que nos ha sido prometido en el pacto de gracia lo tengamos asegurado. Y todo lo que Él tiene como hombre perfecto es nuestro. Como un hombre perfecto el deleite del Padre está sobre Él. Fue acepto ante Dios, porque, ¿no sabes acaso que el amor que el Padre tuvo por su Hijo perfecto ahora lo tiene por nosotros? Porque todo lo que Cristo hizo, es nuestro. Esa justicia perfecta que Jesús alcanzó por medio de su vida sin manchas, guardando la ley y honrándola, es nuestra y se nos atribuye. Cristo está en el pacto.

"Dios mío. Soy tuyo. Qué consuelo divino! Qué bendición saber que el Salvador es mío! Triple gozo en el Cordero celestial y por eso mi corazón danza al escuchar su nombre".

4 DE ENERO

"Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" 2 Pedro 3:18

"Crezcan en la gracia". No en una gracia particular, sino en toda gracia. Crezcan en fe, enraizada en gracia. Crean las promesas con más firmeza de lo que lo han hecho antes. Permitan que la fe aumente en plenitud, constancia y simplicidad. Crezcan también en amor. Pidan que su amor se extienda, sea más intenso, más práctico y que influya cada pensamiento, palabra y obra. Crezcan, además, en humildad. Busquen mantenerse ocultos y conocer más de su pequeñez. Y a medida que crecen hacia adentro en humildad, busquen también crecer hacia lo alto, y tener acercamientos más próximos con Dios en oración y más comunión íntima con Jesús. Que Dios, el Espíritu Santo, les permita crecer "en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo". Aquel que no crece en el conocimiento de Jesús, rehúsa ser bendecido. Conocerlo a Él es "vida eterna", y avanzar en el conocimiento de Él es aumentar la felicidad. Aquel que no anhela conocer más de Cristo todavía no sabe nada de Él. Aquel que ha probado este vino tendrá sed de más, pues aunque Cristo sí satisface, es tal la satisfacción que el apetito no se sacia, sino que se estimula. Si conocemos el amor de Jesús entonces, "cual ciervo jadeante en busca del agua" (Salmo 42:1), así buscaremos nosotros corrientes más profundas de su amor. Si no deseamos conocerlo mejor, entonces no lo amamos, ya que el amor siempre clama: "Más cerca, más cerca".

La ausencia de Cristo es el infierno, pero la presencia de Jesús es el cielo. No descansemos contentos sin tener un creciente conocimiento con Jesús. Busquemos conocer más de Él en lo que respecta a su naturaleza divina, su humanidad, su obra acabada, su muerte y resurrección, su gloriosa y actual intersección y en su futuro regreso como rey. Aferrémonos a la cruz y busquemos el misterio de sus heridas.

Una de las mejores maneras de probar el crecimiento en la gracia es el aumento en el amor a Jesús y una comprensión más perfecta de su amor hacia nosotros.

5 DE ENERO

"Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas" Génesis 1:4

Bien puede considerarse buena a la luz, ya que esta surgió de aquel mandato de bondad: "Que exista la luz" (Génesis 1:3). Nosotros, que somos quienes la disfrutamos, deberíamos estar más agradecidos por la luz de lo que estamos, y ver más de Dios en ella y por ella. Salomón definió la luz física como dulce, pero la luz del Evangelio es infinitamente más preciosa, ya que esta revela asuntos eternos y ministra a nuestra naturaleza inmortal. Cuando el Espíritu Santo nos da luz espiritual y abre nuestros ojos para que contemplemos la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo, vemos el pecado en sus colores verdaderos y a nosotros mismos en nuestra posición real. Vemos al Dios Santísimo tal como se revela a sí mismo, al plan de misericordia tal como lo propone y al mundo venidero en lo que La Palabra describe.

La luz espiritual tiene muchos rayos y colores prismáticos, pero ya sean conocimiento, gozo, santidad o vida, todos son divinamente buenos. Si la luz recibida es por consiguiente buena, qué será entonces la luz esencial y cuán glorioso debe ser el lugar en el cual Él se revela a sí mismo. Oh Señor, ya que la luz es tan buena, danos más de ella. Y más de ti mismo, la luz verdadera.

Ni bien hay algo bueno en el mundo se hace necesaria una división. La luz y las tinieblas no tienen comunión. Dios las ha dividido, entonces no las confundamos. Los hijos de la luz no tienen que tener comunión con las obras, las doctrinas o los engaños de la oscuridad. Los hijos de la luz deben ser sobrios, honestos y valientes en la obra de su Señor, dejando las obras de la oscuridad para aquellos que habitarán en ella para siempre. Nuestras iglesias deberían, por obediencia, dividir la luz de las tinieblas, y nosotros deberíamos, por nuestra clara separación del mundo, hacer lo mismo. Debemos discernir entre lo precioso y lo vil en nuestras evaluaciones y acciones; y también al escuchar, al enseñar, al asociarnos y mantener, además, la gran separación que hizo el Señor en el mundo desde el primer día.

Oh Señor Jesús, sé tú nuestra luz a lo largo de todo este día, pues tu luz es la luz de los hombres.

6 DE ENERO

"Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes" 1 Pedro 5:7

Una forma agradable de minimizar la tristeza es sentir que "Él cuida de nosotros". Cristiano, no deshonres la religión teniendo siempre un rostro preocupado, ve y entrega tu carga al Señor. Estás tambaleando bajo un peso que tu Padre no sentiría. Lo que a ti te parece una carga aplastante sería para Él una insignificancia. No existe nada más dulce que "descansar en las manos del Señor, y conocer solo su voluntad".

Tú, hijo del sufrimiento, sé paciente. Dios, en su providencia no te ha pasado por alto. Él, que es quién alimenta a los gorriones, también te dará lo que necesitas. No te desesperes. Mantén alta tu fe, siempre. Toma las armas de tu fe contra el mar de problemas, y tu oposición dará fin a tus angustias. Hay alguien que se preocupa por ti. Sus ojos están sobre ti, su corazón late con compasión hacia tu dolor, y su mano omnipotente te traerá la ayuda que necesitas. La nube más oscura se dispersará en lluvias de bendición. La noche más oscura va a dar lugar a la mañana. Él, si tú eres uno de su familia, va a vendar tus heridas y sanar tu corazón herido. No dudes de su gracia por causa de tu tribulación, más bien cree que Él te ama tanto en los tiempos de problemas como en los tiempos de felicidad.

Qué vida tan serena y tranquila podrías llevar si dejaras la provisión en manos del Dios de la providencia! Con un poco de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro Elías sobrevivió a la hambruna (ver 1 Reyes 17:12), y tú harás lo mismo. Si Dios se preocupa por ti, ¿para qué tienes que preocuparte tú también? ¿Puedes confiar tu alma a Él y no tu cuerpo? Él nunca se rehusó a llevar tu carga, nunca desmayó bajo su peso.

Ven alma, da fin a tus lamentos y deposita todos tus temores en las manos de un Dios fiel.

7 DE ENERO

"Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia" Filipenses 1:21

El creyente no siempre vivió para Cristo. Comenzó a hacerlo cuando Dios, el Espíritu Santo, lo convenció de pecado, y cuando por gracia fue llevado a ver al moribundo Salvador haciendo una propiciación por su culpa. Desde el momento del nuevo y celestial nacimiento el hombre comienza a vivir para Cristo. Jesús es para los creyentes esa perla de gran precio, por quien estamos deseosos de compartir todo lo que tenemos. Él ha ganado nuestro amor de manera tan completa, que late solo por Él. Viviríamos por su gloria y moriríamos en defensa de su Evangelio. Él es el modelo de nuestra vida y el ejemplo por el cual podemos esculpir nuestro carácter.

Las palabras de Pablo significan más de lo que la mayoría de los hombres piensan. Suponemos que el propósito y fin de su vida era Cristo. No. Su vida misma era Jesús. En las palabras de un antiguo santo, comió, bebió y duerme la vida eterna.

Jesús mismo era su aliento, el alma de su alma, el corazón de su corazón, la vida de su vida. ¿Puedes decir como un cristiano profesante que vives de acuerdo a esta idea? ¿Puedes decir honestamente que para ti el vivir es Cristo? Tus negocios: ¿los haces para Cristo? ¿No son hechos para tu propio engrandecimiento y para ventaja de tu familia?

Te preguntas: ¿es esa una razón importante? Para el cristiano la es. Él profesa vivir para Cristo, ¿cómo puedes vivir para otro objetivo sin cometer adulterio espiritual?

Hay muchos que en alguna medida se apartan de este principio pero, ¿quién se atreve a decir que ha vivido santamente para Cristo como lo hizo el apóstol? Aún así, solo esta es la verdadera vida de un cristiano, su recurso, su sustancia, su modo, su final, todos agrupados en una palabra: Cristo Jesús.

Señor, acéptame, acá me presento, y oro para vivir solamente en ti y para ti. Permite que sea como el buey, ya sea para el arado o para el altar, ya sea para trabajar o ser sacrificado, y permite que mi lema sea: "Estoy listo para ambas cosas".

8 DE ENERO

"El pecado en que ellos incurran al dedicar sus ofrendas sagradas" Éxodo 28:38

Qué velo se levanta por estas palabras y qué revelación se obtiene! Va a ser humillante y a la vez provechoso para nosotros hacer una pausa y ver esta visión lamentable: las iniquidades de nuestra alabanza pública, su hipocresía, su formalidad, su falta de pasión, su irreverencia, el desvío de nuestro corazón y el olvido de Dios, que abundancia encontramos allí!

Nuestro trabajo para el Señor, su emulación, egoísmo, negligencia, descuido, incredulidad, cuánta impureza se encuentra allí! Nuestros devocionales privados, su laxitud, frialdad, abandono, somnolencia y vanidad, qué mortandad hay allí! Si miramos esta iniquidad más atentamente, encontraríamos que es mucho más grande de lo que parece a primera vista. El Dr. Payson, cuando le escribió a su hermano dijo: "Mi iglesia, como así también mi corazón, se parecen mucho al campo del perezoso (ver Proverbios 24:30) y lo que es peor, encuentro que muchos de los deseos para la mejora de cualquiera de los dos proceden ya sea del orgullo, de la vanidad o de la indolencia. Observo estas malezas que sobreabundan en mi campo, y tengo el deseo sincero de erradicarlas.

(Continues...)



Excerpted from De MAÑANA OIRÉ SU VOZ by CHARLES H. SPURGEON Copyright © 2010 by Editorial Peniel. Excerpted by permission of ZONDERVAN. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)