Dios te invita a su aventura

Dios te invita a su aventura

by Eliezer Ronda, Andres Corrales
     
 

View All Available Formats & Editions

En este libro encontrarás claves para entender y activar el máximo de tu potencial en función de la gran comisión. Apretará el acelerador de tu vida hacia el cumplimiento del sueño de Dios para las naciones y sin lugar a dudas al finalizar su lectura tu corazón terminará encendido de pasión por Dios y tus…  See more details below

Overview

En este libro encontrarás claves para entender y activar el máximo de tu potencial en función de la gran comisión. Apretará el acelerador de tu vida hacia el cumplimiento del sueño de Dios para las naciones y sin lugar a dudas al finalizar su lectura tu corazón terminará encendido de pasión por Dios y tus pies activados en dirección de aquellos por quién Cristo dio su vida.

Product Details

ISBN-13:
9780829759877
Publisher:
Vida
Publication date:
08/07/2012
Series:
Especialidades JuvenilesSeries Series
Pages:
160
Product dimensions:
8.30(w) x 5.30(h) x 0.30(d)
Age Range:
13 - 18 Years

Read an Excerpt

God's Invitation to Adventure

Especialidades Juveniles
By Eliezer Ronda Andres Corrales

ZONDERVAN

Copyright © 2012 Corrales y eliezer ronda
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-5987-7


Chapter One

"Lo que podemos decir por cierto es que, al menos, Dios ha llamado a cada cristiano a vivir con un corazón misionero".

David Sills

Era agosto de 2004 en pleno verano europeo. La temperatura era muy cálida pero cómoda. La atmósfera cultural estaba llena de miles de personas ansiosas por presenciar un evento trascendental y especial. Me encontraba en Atenas, Grecia, como parte de una delegación de capellanes deportivos de Atletas en Acción de la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo para participar de un evento deportivo sin precedentes. Los juegos Olímpicos retornaban a su país de origen para celebrar la edición XXXVIII del ciclo deportivo. Habían 10,625 atletas provenientes de 201 países del mundo. Además, se sumaban 5,501 oficiales deportivos de cada nación para participar de un momento inigualable. Lo que sentía yo en ese lugar no puede expresarse en palabras. El ambiente era de fiesta. Desde la llegada al aeropuerto griego, el recibimiento era de celebración a cada visitante. Los carteles anunciaban la alegría de una ciudad ansiosa de recibir al mundo en su casa por unas semanas. Por un momento tuve la oportunidad de ver miles de personas que provenían, literalmente, de todos los países del mundo.

Debo confesar que eran tantos y tantos que ni sabía de muchas de sus tierras natales. Sin lugar a dudas estaba ante un escenario único. Algunos asiáticos, otros morenos, unos rubios, orientales, europeos y gente de todos los tamaños que pudieras imaginar viniendo de cada rincón particular del globo terráqueo. Caminar por la ciudad era todo un acontecimiento ante la diversidad de lenguas habladas en cada rincón de los centros urbanos de la capital griega. El mundo se había juntado para celebrar con los atletas de mejor rendimiento deportivo del momento, unos juegos que marcarían la ciudad sede inicial de tan grande y magno evento. Simplemente era un tiempo de aventura para mí. Había adquirido autorización por el Comité Olímpico de Puerto Rico para compartir con nuestra delegación tiempos de oración y motivación durante su estadía en el programa deportivo. Era un gran privilegio participar de esta gran oportunidad.

Fuera de la Villa Olímpica la oferta de actividades de fiesta era innumerable. Pudiera decir que en cada plaza urbana había un concierto para los visitantes y los atletas. Miles de jóvenes disfrutaban de todo el ofrecimiento artístico. Por un lado, nos daban propaganda de eventos y por otro nos daban anuncios de bebidas embriagantes junto a condones para la prevención de enfermedades. La música era diversa y continua. Por dos semanas, la propuesta de actividades de placer inmediato era mucha. Pero también había jóvenes que se propusieron llevar mensajes de esperanza con el evangelio a cada persona con la cual se toparan en el camino. Sin embargo, el número de ellos contrastaba con la propagación de celebraciones huecas. En aquel momento, mi corazón latía con fuerza con la esperanza de que surgiera un movimiento de la nueva generación que respondiera al llamado de la misión.

Recuerdo que, mientras descansaba una de las noches en la habitación, imaginé cómo sería que cada uno de los atletas, sus delegaciones y cuantos visitantes llegaban, conocieran del amor de Dios a través de Cristo. Vino a mi mente la experiencia de Juan, el autor de Apocalipsis, cuando escribió:

"Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. Gritaban a gran voz: "¡La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!". (Apocalipsis 7:9-10)

Mientras más pensaba en ese verso más me percataba de que esta no podía ser una experiencia que solamente recayera en el sueño ver a toda esa gran cantidad de personas adorando juntos al Creador. El fin no es la canción y el coro de voces. El plan es comprender que Dios nos ha invitado a participar de la aventura más emocionante de la vida. Hemos sido convocados a compartir que el amor de Dios puede transformar la vida de todos por medio de Jesucristo. Necesitaba entender –pues en ese tiempo no miraba a las personas del mundo con un corazón orientado a que se encontraran con Dios, más bien realizaba gestiones orientadas por la responsabilidad que estaba ejerciendo– que ese coro de voces sería posible en la medida que respondiéramos al llamado y comprendiéramos lo que es la misión del evangelio. A fin de cuentas, Jesús dijo: "Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra" (Hechos 1:8).

Lo más impresionante de esto es que la acción de testificar no está reducida a los adultos y ancianos de la iglesia. La encomienda nos incluye a todos. Dios ha llamado a la juventud no excluyendo a ningún joven ni adolescente para que participe del gran privilegio de dar esperanza de vida al mundo en la misión de compartir a Cristo. Ahora bien, es importante que comprendamos en qué consiste la misión y en qué no. Pero no es suficiente saber la respuesta a esto, también se necesita saber cuál es la tarea y la responsabilidad que conlleva.

Por eso, Andrés y yo hemos querido invitarte a unirte a la maravillosa aventura de predicar a Cristo. Cuando pienso en definir "aventura" vienen a mi mente todas esas tareas arriesgadas, encuentros con personas extrañas y también todas esas cosas o situaciones impactantes junto con la realización de metas importantes en la vida. Asimismo, involucra proyectos riesgosos que necesitan enfoque y organización.

Toda iniciativa que se comienza en la vida conlleva un tiempo de preparación y de atención a los más diminutos detalles para hacer que tal experiencia sea memorable. Lanzarse a ejecutar una aventura sin prepararse física y emocionalmente, puede garantizar el fracaso de esa iniciativa. En el caso de la misión del evangelio, debemos añadir que la preparación también incluye cualidades espirituales e intelectuales. Sí, leíste bien. La preparación también involucra nuestro intelecto y no solo la fe. Lamentablemente, me encuentro con muchos jóvenes que quieren salir a predicar y no toman el tiempo de pensar para prepararse en la ocupación del ministerio de la evangelización.

Comencemos diciendo que hay una diferencia entre la misión y las misiones. Es esencial que podamos hacer una distinción entre ambas porque, de lo contrario, nos moveríamos a tierras movedizas con respecto al llamado que Dios nos hace y quedaríamos estancados en el entusiasmo por compartir amor sin raíces sólidas. Si ciertamente una cosa va de la mano de la otra, tampoco es menos cierto que ambas cosas no son lo mismo.

En primer lugar, cuando hablamos de misión debemos partir del principio teológico de la Missio Dei (la misión de Dios). Nos referimos inicialmente a que el autor de la misión es Dios y no nosotros, nuestra iglesia, ministerio o proyecto personal. La Missio Dei manifiesta que las buenas noticias son de Dios para la gente. Se refiere a la autorevelación de Dios como el que ama al mundo y su compromiso con él y con la gente que es parte de la tierra. La misión es el "sí" de Dios al mundo.

David J. Bosch dice que "el amor y la atención de Dios se dirige al mundo en gran parte, a través de la participación de la iglesia en las realidades de injusticia, opresión, pobreza, discriminación y violencia". En un mundo en el que vemos cómo los ricos cada vez se hacen más ricos y los pobres más pobres, en donde la violencia y la opresión –tanto de derecha como de izquierda– aumentan, no podemos desoír el reclamo de Dios ante eso.

En segundo lugar, cuando nos referimos al término "misiones", el principio teológico es el de missiones ecclesiae.

Con este vocablo puntualizamos los modos particulares de participar en la Missio Dei, el cómo. Por ejemplo, los proyectos, los lugares y las necesidades en específico que abordemos en respuesta a la misión. Recalcamos este criterio como uno importante porque no podemos pensar que el método sea más importante que el principio fundamental. Si la misión es de Dios, no podemos aferrarnos ciegamente a los programas sin antes conocer el corazón del autor de la misión.

En ese caso la misión también es el "no" de Dios en el sentido de reducirse a identificarse con movimientos políticos y sociales hasta el punto de igualarse completamente a ellos. Si ciertamente la misión requiere que hagamos obra caritativa, tenemos la responsabilidad de representar a Cristo en lo que hacemos y no servirnos a nosotros mismos haciendo resaltar nuestro nombre u organización. No podemos olvidar a los pobres y oprimidos ni ignorar nuestra responsabilidad de proclamar la noticia de Cristo en un mundo que necesita conocerlo. Estamos llamados a predicar el evangelio. No entender esto, nos puede llevar a tornarnos en opresores en vez de libertadores.

Creo que estamos en un momento importante y fundamental para responder con valor y madurez a este reclamo del evangelio. "Dios tiene una misión. Él envía a su Hijo a cumplirla, y Jesús a su vez envía a la iglesia en la misma misión. ¡Hoy nosotros somos llamados a unirnos a la misión de Dios! No se trata solo de nuestra misión, es la misma misión de Dios". Sé que esta generación es vital para participar más que de un proyecto. Dios nos invita a responder con valor a esta oportunidad de encarnar el evangelio con nuestra vida.

En los próximos capítulos de este libro te llevaremos por diferentes conceptos y experiencias que te pueden orientar al contenido fundamental de lo que es la misión. Lo más importante es que estemos deseosos de responder a esta gran aventura. ¿Estás listo? Es tiempo de alistarnos para salir con fuerza a la misión de Dios.

(Continues...)



Excerpted from God's Invitation to Adventure by Eliezer Ronda Andres Corrales Copyright © 2012 by Corrales y eliezer ronda . Excerpted by permission of ZONDERVAN. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Meet the Author

Eliezer Ronda Es el director de Especialidades Juveniles Puerto Rico. Estudió Sociología en la Universidad de Puerto Rico y actualmente sigue una maestría en divinidad en el Seminario Evangélico de Puerto Rico y un certificado de post grado en Fuller Theological Seminary. Es Pastor de la Iglesia Discípulos de Cristo en Caguas.

Andrés Corrales Es un apasionado misionero para la juventud, lleva más de diez años involucrado en el ministerio juvenil y las misiones mundiales, fue director nacional del departamento juvenil de la Federación Misionera Evangélica Costarricense, dónde realizó una tarea de movilizar a muchos jóvenes costarricenses al campo misionero, actualmente es misionero con SIM y director de Especialidades Juveniles en el Uruguay.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >