Dominar la ansiedad relacionada con la creatividad

Overview

Eric Maisel ha encontrado un denominador común detrás de lo que normalmente se etiqueta como «bloqueo del escritor», o «miedo escénico»: un tipo de ansiedad que, paradójicamente, hace que los creadores no lleven a cabo, finalicen, o compartan sus obras. Esta ansiedad relacionada con la creatividad puede asumir la forma de evitar el trabajo, de declarar que uno no es lo suficientemente bueno, o de no lograr comercializarlo, y puede paralizar a los creadores. En este libro el autor aporta una serie de estrategias ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$22.95
BN.com price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (4) from $21.33   
  • New (4) from $21.33   
Sending request ...

Overview

Eric Maisel ha encontrado un denominador común detrás de lo que normalmente se etiqueta como «bloqueo del escritor», o «miedo escénico»: un tipo de ansiedad que, paradójicamente, hace que los creadores no lleven a cabo, finalicen, o compartan sus obras. Esta ansiedad relacionada con la creatividad puede asumir la forma de evitar el trabajo, de declarar que uno no es lo suficientemente bueno, o de no lograr comercializarlo, y puede paralizar a los creadores. En este libro el autor aporta una serie de estrategias para hacer frente a las frustraciones, al ego maltrecho, al estrés, y a los inevitables fracasos.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788497778428
  • Publisher: Obelisco, Ediciones S.A.
  • Publication date: 9/30/2012
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 240
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 9.00 (h) x 0.70 (d)

Read an Excerpt

DOMINAR LA ANSIEDAD RELACIONADA CON LA CREATIVIDAD

24 lecciones del principal coach de creatividad de Estados Unidos para creativos


By Eric Maisel

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-842-8



CHAPTER 1

LA ANSIEDAD RELACIONADA CON CREAR Y CON NO CREAR


La ansiedad forma parte de la condición humana, y es algo mucho más importante de lo que mucha gente percibe. Buena parte de lo que hacemos en la vida lo llevamos a cabo para evitar la ansiedad o su experimentación. Nuestra actitud defensiva es una de las formas principales con las que evitamos percibir ansiedad. Si algo está a punto de hacernos sentir ansiosos, negamos que esté sucediendo, nos hacemos enfermar de modo que podamos concentrarnos en nuestra patología, nos enfadamos con nuestro compañero para así disponer de otra cosa en la que concentrarnos, etcétera. Somos criaturas muy curiosas en lo referente a esta cuestión.

También somos unas criaturas muy maravillosas y llevamos en nuestro interior el hecho de crear. Creatividad es la palabra que usamos para describir nuestro deseo de utilizar nuestros recursos interiores, usar nuestra imaginación, y fusionar nuestros pensamientos y sentimientos en forma de cosas hermosas, como canciones, colchas o novelas y para sentirnos como los héroes de nuestra propia historia. Es la forma en la que ponemos de manifiesto nuestro potencial, utilizamos nuestra inteligencia y abrimos los brazos a aquello que amamos. Cuando creamos nos sentimos plenos, útiles y fieles a algo. Por desgracia, frecuentemente también nos sentimos ansiosos mientras creamos o pensamos en crear. Hay muchas razones, y éste es el objeto de nuestras veinticuatro lecciones. Estamos ansiosos porque tememos fracasar, porque tenemos miedo de defraudarnos a nosotros mismos, porque el trabajo puede ser extremadamente duro, porque el mercado puede criticarnos y rechazarnos. Queremos crear pero, al mismo tiempo, no lo queremos, para ahorrarnos toda esta ansiedad. Ése es el sencillo y profundo dilema en el que se encuentran millones de personas.

La solución parece muy sencilla, pero es mucho más complicada ponerla en práctica. Para crear y tratar con la ansiedad que conlleva el hecho de crear, debe reconocer y aceptar que ésta forma parte del proceso de exigirse a sí mismo que aprenderá (¡y practicará de verdad!) habilidades para el control de la ansiedad, de modo que pueda dominarla y continuar con su creación y con su gestión de la misma. Es demasiado trágico no crear, si esto es lo que desea, y no hay razón alguna para que no cree si «todo» lo que se encuentra en el camino es su experiencia, bastante humana y muy corriente, de la ansiedad. ¡Ha llegado el momento de convertirse en un experto en la ansiedad y de proseguir con su creación!


TITULAR

Como el hecho de crear y de no crear provocan ansiedad en cualquiera que lo desea, también puede aceptar que la ansiedad le acompañará en su viaje como persona creativa (ya progrese o no con su trabajo). El mero hecho de aceptar esa realidad liberará buena parte de la ansiedad ambiental que siente. Como ésta acompaña a ambos estados (el de crear y el de no crear), ¿por qué no escoger crear?


[check] COSAS A HACER

Escoja su siguiente proyecto creativo o recupere el actual con una nueva voluntad de aceptar la realidad de la ansiedad. Para ayudarle a reducir su experiencia de la ansiedad, recuerde respirar hondo, hablarse a sí mismo de forma positiva, y afirmar que su vida creativa le importa. ¡Si queda algo de ansiedad, cree de todas formas!


Y

Utilice el menú para el dominio de la ansiedad que aparece al final de esta lección. Este trabajo le recompensará enormemente. Llevar a cabo un verdadero esfuerzo para gestionar su ansiedad le permitirá continuar con sus creaciones y crear de forma regular.


PROMESA

Crearé, incluso si hacerlo me provoca ansiedad y, cuando lo haga, la controlaré mediante la utilización de las habilidades y técnicas para la gestión de la ansiedad que estoy aprendiendo y practicando.


* * *

RELATO EDUCATIVO

Cada lección de este libro viene acompañada de un relato educativo que ilustra la idea de la lección. La siguiente narración instructiva nos muestra a Ari, un tutor/coach de creatividad que vive y trabaja en un lugar desértico no identificado. Moldeadas basándose en los relatos educativos sufíes, estas narraciones utilizan elementos naturalistas y fantásticos y nos ofrecen una moraleja al final. ¡Disfrútelas!


El fantasma con consciencia y potencial

Un día, un fantasma visitó a Ari. El fantasma (que era de una mujer) tenía el cabello largo y rubio y llevaba un camisón de satén de color plátano. A pesar de que tenía el poder de interrumpir y de ir y venir a voluntad, aparecía entre cada sesión de asesoramiento sobre la creatividad como gesto de respeto y buena voluntad.

—¡Nunca llegué a utilizar mis talentos! –lamentaba el fantasma. Flotaba por la habitación, agitada e incapaz de descender–. ¡Ahora estoy muerta y enterrada!

—¿No puedes crear en el lugar en el que te encuentras estos días? –preguntó Ari al abatido fantasma.

—¡No! Simplemente vago por el universo, sin un sentido ni un objetivo.

—Pero ... parece que todavía tienes un cerebro.

Esto pareció sorprender al fantasma. Salió disparado desde el aire y se sentó, de repente.

—Eso es cierto –contestó.

—Y, ¿puedes hablar con las personas?

—Sí.

—Entonces ... ¿por qué no ser una musa?

—Una musa –murmuró. Durante un instante pareció feliz, pero un nuevo pensamiento hizo que frunciera el entrecejo–. Como nunca he manifestado mi potencial, ¿cómo puedo ayudar a los demás?

—Simplemente diciendo la verdad. ¿Son los fantasmas más honestos que cualquier otra persona?

—No especialmente.

—Mala cosa. Pero eso que has dicho es honesto. Por tanto, parece que puedes decir la verdad. Así, si yo fuera tú, pensaría por qué no fui capaz de crear mientras estaba vivo, aprendería la dolorosa verdad acerca de eso, y luego visitaría a personas desesperadas y las ayudaría.

El fantasma se quedó callado.

—Me estoy quedando en blanco –acabó diciendo–, sobre la cuestión de por qué evité crear durante toda mi vida. ¡No fue una vida tan larga! –agregó de repente–. Morí a los treinta y nueve años.

Ari asintió.

—Pero ... ¿si hubieran sido sesenta y nueve u ochenta y nueve? —Tienes razón. No me encontraba en el camino para crear. Podría haber vivido cincuenta años más y no hubiera logrado nada.

Salió volando desde la silla y dio diez o quince vueltas por la habitación. Ari, mientras la observaba, empezó a marearse.

—¡Baja aquí! –le gritó–: Cálmate un rato.

Ella descendió hacia su silla y se sentó, taciturna.

—Durante toda una vida no pudiste crear –dijo Ari–: ¿Por qué tendrías que ser capaz de averiguar las razones de ello en una fracción de segundo? ¿Acaso no crees que eso va a llevar algo de tiempo?

Esto la animó.

—De acuerdo, muy bien. Pero, ¿cómo aprenderé?

—Piensa en aquello que siempre habías deseado. ¿Qué era?

Tenía la respuesta en la punta de la lengua.

—Explicar historias como Sherezade –dijo la fantasma con verdadera pasión–: Cautivar al auditorio. Conocí a Sherezade. Tenía algo que yo no poseía. Algo de coraje, de pasión, un brillo en sus ojos.

—¡No! –discrepó Ari–. Ella ponía de manifiesto algo que tú no hacías. Existe una diferencia. ¿Acaso no hay un fuego ardiendo en tu interior? ¡Por supuesto que sí!

—También era hermosa –prosiguió ella.

—¡Ésa no es una manera adecuada de pensar! –Ari se inclinó hacia delante–. Estás dándole vueltas a los logros de otros. Estás pensando en Sherezade y no en ti. Te estás convirtiendo en un fracaso pensando en sus éxitos. Tu desesperación surge de tu envidia.

—¡Gracias! –dijo amargamente.

—Tienes potencial –respondió Ari tranquilamente–. Dispones de todo el material genético necesario, y no sólo de la salud mental.

—¡Salud mental! –exclamó ella–: ¡He estado loca durante cientos de años!

Ella se elevó volando desde su asiento y empezó a volar en círculos por la habitación a gran velocidad. Parecía fuera de control y se golpeaba contra las paredes y los objetos, pero, aunque parezca extraño, no sufrió accidentes.

—Has venido aquí porque querías cambiar –dijo Ari dulcemente.

—¡Cambiar! ¿Cómo podría cambiar un fantasma?

—Sigues alejándote de lo obvio. Todavía puedes pensar, pero no lo haces. Has conservado la consciencia, pero no deseas que ésta aumente.

Las lágrimas rodaron por las mejillas del fantasma.

—Incluso un fantasma puede curarse –dijo Ari–, si puede volver a amar.

—¿Amar? –susurró ella–. ¿Acaso hemos hablado del amor? –Se detuvo en medio del aire–. ¿Quieres decir ...?

—Amarte a ti misma. Si puedes conseguir eso, entonces empezarás a amar a los demás. El deseo de ayudar surgirá a partir de ese amor. Un día, sin darte cuenta del tremendo viaje que has llevado a cabo, te convertirás en una musa.

Un nuevo revoloteo llenó la habitación. Entonces descendió el silencio. La fantasma había desaparecido, y su desvanecimiento se vio acompañado del tintineo de campanas. Por un momento, Ari se preguntó si el fantasma le había visitado de verdad. Se sentó tranquilamente, valorando los cambios en el universo. Al cabo de un rato se dio cuenta de que había algo más de amor en el universo, lo que interpretó como prueba de la visita del fantasma y del resultado exitoso.


Moraleja: Puede sentirse ansioso de diversas formas. La respuesta consiste en quererse a sí mismo y, a partir de ese amor y esa devoción, exigirse llevar a cabo cualquier trabajo necesario para reducir su experiencia de la ansiedad.


* * *

Su menú para dominar la ansiedad

Veintidós técnicas para dominar la ansiedad

Permítame finalizar esta lección con el recordatorio con el que concluiré cada una de nuestras lecciones: debe aprender y practicar técnicas para el control de la ansiedad si quiere llegar a dominarla.

El dominio de la ansiedad requiere que, de hecho, lleve a cabo el trabajo de controlar y reducir su ansiedad. No es suficiente con tener un sentido refinado sobre cómo y cuándo está ansioso: debe, entonces, hacer algo.

La mayoría de las personas que saben que están ansiosas no llevan a cabo los esfuerzos necesarios para modificar su situación, optando, en lugar de ello, por vivir su vida con nervios y aprensión, por medicarse con fármacos ansiolíticos (que pueden ser de utilidad en algunos casos), o por emplear enfoques de medicina alternativa (como infusiones o remedios homeopáticos).

El trabajo esencial requiere más que esto: necesita un esfuerzo diligente y sistemático para dar con técnicas que funcionen en su caso, especialmente técnicas cognitivas que vuelvan a adiestrar a sus neuronas para que trabajen de forma diferente y luego, emplear estas técnicas.

Experimente con las siguientes veintidós estrategias para la reducción de la ansiedad, aprenda cuáles funcionan en su caso y empiece a utilizar las que le vayan mejor. ¡Asegúrese de usar las que funcionen mejor en su caso! Conocerlas no es suficiente: debe practicarlas y usarlas. En las siguientes lecciones nos fijaremos, a su vez, en cada una de estas técnicas y las examinaremos más detenidamente.

1. Resolución existencial. La falta de resolución o capacidad de decisión acerca de lo que importa, sobre si le importa personalmente, sobre si el sentido o significado reside aquí o lo hace allá, y sobre lo que constituye una vida adecuada para usted dan lugar a ansiedad. Cuando se enfrenta a estos asuntos directamente y se vuelve resuelto desde el punto de vista existencial, se torna menos ansioso. El primer paso a la hora de tornarse decidido desde la perspectiva existencial consiste en devolverse a sí mismo el control del sentido afirmando (y creyendo de verdad) que está a cargo del sentido en su vida.

2. Elección de la actitud. Puede elegir estar ansioso por cada nueva opinión que escuche, o puede decidir mantener su propia recomendación. Puede escoger estar excesivamente vigilante con respecto a todos los cambios en su entorno o estar demasiado preocupado por los pequeños problemas, o puede sacudirse de encima estos cambios y problemas. Puede decidir implicarse en cada controversia, o puede optar por escoger sus batallas y mantener una distancia serena de la mayor parte de las conmociones de la vida. Puede elegir afrontar la vida de forma ansiosa o puede optar por hacerlo tranquilamente. Consiste en girar un interruptor interno: uno que usted controla.

3. Mejora de la personalidad. La perspectiva de recibir malas noticias le hace ponerse ansioso. Completamente furioso, arremete contra su compañero, decide comerse muchísimas patatas fritas, se cierra emocionalmente o conduce peligrosamente rápido. Ésta es su personalidad. Usted sabe que la mayoría de la gente que tiene a su alrededor podría utilizar un poco de la mejora de la personalidad ... bien ... probablemente aplique esto mismo para usted. Cuanto más consciente y menos reactivo se vuelva, menos ansioso se sentirá. Una estrategia clave para el control de la ansiedad consiste en identificar los cambios que le gustaría realizar en su personalidad y luego llevarlos a cabo.

4. Mejora de la valoración. El hecho de valorar las situaciones como si fueran más importantes, más peligrosas o más negativas de lo que son en realidad incrementa su nivel de ansiedad. Si considera que el peso del papel que emplea al imprimir sus manuscritos es importante, se estará provocando ansiedad. Si piensa que es peligroso enviar su novela de ficción sin registrar sus derechos de autor porque teme que alguien se la robe, se estará provocando ansiedad. Si considera las cartas de rechazo que parecen una fórmula como una verdadera censura a su trabajo, cada una que parezca una fórmula le provocará ansiedad. Puede reducir enormemente su experiencia de la ansiedad rehusando valorar las situaciones como más importantes, más peligrosas o más negativas de lo que son en realidad.

5. Análisis de la ansiedad. ¡La mayoría de las personas están ansiosas cuando piensan en la ansiedad! Esta dinámica evita que analicen sus situaciones y que comprendan qué es lo que desencadena su ansiedad y qué herramientas pueden utilizar para controlarla. En cuanto empieza a pensar tranquilamente en el papel que desempeña la ansiedad en su vida, puede obtener soluciones reales. Se implica en este análisis con franqueza preguntándose qué es lo que provoca su ansiedad y dónde se pone más de manifiesto, identificando cómo sus pensamientos y sus comportamientos incrementan su ansiedad y decidiendo qué herramientas de control de la ansiedad va a comprometerse a practicar y aprender.

6. El respaldo de su estilo de vida. Su estilo de vida o respalda la tranquilidad o no lo hace. Cuando va menos acelerado, genera menos presiones y situaciones estresantes innecesarias, obtiene suficiente descanso y hace bastante ejercicio, consume una dieta saludable, se toma tiempo para relajarse, incluye el amor y la amistad y vive de forma equilibrada, reduce su experiencia de la ansiedad. Si su estilo consiste en llegar siempre tarde, en esperar hasta el último momento para cumplir con la fecha límite de un encargo y en ser desorganizado, estará fabricando ansiedad. ¿Cuánto más difícil será enfrentarse a la ansiedad relacionada con la creatividad en su vida si su propio estilo de vida le está provocando su enorme cantidad de ansiedad?

7. Cambios comportamentales. Lo que hace cuando se siente ansioso supone una gran diferencia. Jugar a juegos o ver la televisión durante horas acaba con la ansiedad, pero nos hace perder una tremenda cantidad de tiempo. Fumar cigarrillos o beber whisky escocés calma químicamente la ansiedad, pero incrementa los riesgos para su salud. Si una ducha de diez minutos o un paseo de veinte minutos logran reducir del mismo modo su ansiedad como ver el golf en el televisor una hora más o fumarse unos cuantos cigarrillos más, ¿acaso no será aquél el comportamiento que deberíamos escoger? Hay muchas formas insalubres, que suponen una pérdida de tiempo o desalentadoras de controlar la ansiedad, y también hay muchos modos eficaces, saludables y edificantes de hacerlo. Las tácticas concretas que utilice para controlar la ansiedad son importantes, ya que algunas respaldan sus objetivos en la vida y otras los minan.


(Continues...)

Excerpted from DOMINAR LA ANSIEDAD RELACIONADA CON LA CREATIVIDAD by Eric Maisel. Copyright © 2012 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents


Introducción, 7,
1. La ansiedad relacionada con crear y con no crear, 9,
2. La ansiedad vinculada a tener importancia y a no tenerla, 23,
3. La ansiedad relacionada con la identidad, 31,
4. La ansiedad vinculada a la individualidad, 39,
5. La ansiedad relacionada con escoger la vida creativa, 49,
6. La ansiedad vinculada al hecho de sobrevivir, 59,
7. La ansiedad relacionada con el empleo principal, 67,
8. La ansiedad vinculada al hecho de escoger, 75,
9. La ansiedad relacionada con comprometerse, 83,
10. La ansiedad vinculada a la posibilidad, 91,
11. La ansiedad relacionada con el trabajo, 99,
12. La ansiedad vinculada al hecho de pensar, 107,
13. La ansiedad relacionada con echar a perder algo, 117,
14. La ansiedad vinculada al fracaso, 127,
15. La ansiedad relacionada con concluir algo, 135,
16. La ansiedad relacionada con establecer vínculos y preocuparse, 143,
17. La ansiedad relacionada con los traumas vinculados al ego, 151,
18. La ansiedad vinculada a interpretar, 159,
19. La ansiedad relacionada con vender, 167,
20. La ansiedad vinculada al hecho de ascender, 177,
21. La ansiedad relacionada con dejar las cosas para más tarde, 185,
22. La ansiedad vinculada a la espera, 193,
23. La ansiedad relacionada con la repetición, 201,
24. La ansiedad vinculada al éxito, 209,

Notas, 217,
Índice analítico, 221,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)