Donde Estaba Dios?: Respuestas a Preguntas Dificiles Sobre Dios Y Los Desastres Naturales

Overview

Cuando surgen los desastres naturales, los sobrevivientes y espectadores, ambos, se preguntan si Dios está al mando o cómo puede Él permitir que ocurran tales tragedias. El respetado maestro de la Biblia Erwin Lutzer ofrece respuestas sobre los propósitos de Dios, su bondad, y su plan final. Sin pretender conocer la mente de Dios, las respuestas de Lutzer aseguran al lector que Dios todavía es soberano y su plan sigue siendo el mejor.
CARACTERISTICAS: Respuestas a las preguntas ...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Hardcover)
  • All (4) from $9.03   
  • New (1) from $60.00   
  • Used (3) from $9.03   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$60.00
Seller since 2014

Feedback rating:

(113)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
Brand new.

Ships from: acton, MA

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

Cuando surgen los desastres naturales, los sobrevivientes y espectadores, ambos, se preguntan si Dios está al mando o cómo puede Él permitir que ocurran tales tragedias. El respetado maestro de la Biblia Erwin Lutzer ofrece respuestas sobre los propósitos de Dios, su bondad, y su plan final. Sin pretender conocer la mente de Dios, las respuestas de Lutzer aseguran al lector que Dios todavía es soberano y su plan sigue siendo el mejor.
CARACTERISTICAS: Respuestas a las preguntas más frecuentes sobre desastres. Preguntas para discussion. El Autor es un reconocido erudito bíblico.

When natural disaster strikes, survivors and onlookers alike face questions about whether God is in control or how he could allow such tragedy to occur. Respected Bible teacher Erwin Lutzer offers answers about God's purposes, his goodness, and his ultimate plan. Without pretending to know the mind of God, Lutzer's answers assure the reader that God is still sovereign, and his plan is still the best.
FEATURES: Answers to frequently asked questions about disasters. Discussion questions. Author is a respected Bible scholar.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781414314839
  • Publisher: Tyndale House Publishers
  • Publication date: 1/15/2007
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 160
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 7.60 (h) x 0.80 (d)

Read an Excerpt

¿DÓNDE ESTABA DIOS?

RESPUESTAS A PREGUNTAS DIFÍCILES SOBRE DIOS Y LOS DESASTRES NATURALES
By ERWIN W. LUTZER

Tyndale House Publishers, Inc.

Copyright © 2007 Erwin W. Lutzer
All right reserved.




Chapter One

¿NOS ATREVEREMOS A BUSCAR RESPUESTAS?

El silencio de Dios en presencia de la aflicción humana es uno de los más grandes misterios de nuestra existencia. Cuando nos enfrentamos con el sufrimiento humano innecesario, somos forzados a reconsiderar nuestra fe, a hacer frente a nuestras dudas y a debatir si podemos confiar en Dios. Cuando el huracánKatrina golpeó la Costa del Golfo en agosto del 2005, aun aquellos que usualmente excluyen a Dios de su pensamiento se hicieron preguntas acerca de la existencia humana mientras luchaban con la aparente indiferencia divina ante las necesidades humanas.

Tal como los terremotos crean temblores secundarios, los desastres naturales crean temblores secundarios religiosos que desafían la fe de aquellos que creen en Dios y simultáneamente reafirman el cinismo de los escépticos. De cualquier modo, los desastres nos fuerzan a hacernos preguntas fundamentales.

El terremoto que sacudió a Europa

Comenzamos nuestro debate, no con desastres contemporáneos sino más bien con uno que ocurrió el 1ero de noviembre de 1755. El terremoto de Lisboa fue probablemente el de mayor alcance y el más notorio desastrenatural de la historia moderna, hasta el tsunami ocurrido a fines del 2004. Otros desastres pueden haber sido peores, pero ninguno fue tan ampliamente debatido o ha tenido tan profundas ramificaciones como éste ocurrido en Portugal.

Esa mañana el cielo estaba soleado, tranquilo y bello, pero en un momento todo se transformó en un caos espantoso. Irónicamente, el terremoto ocurrió en el día de Todos los Santos, cuando las iglesias estaban atestadas de creyentes. Uno pensaría que la gente que buscó refugio en la casa de Dios podría haberse salvado. Ciertamente, algunas personas corrieron hacia las iglesias, buscando refugio junto a los sacerdotes que estaban oficiando misa a las 9:30 de la mañana. Testigos oculares dicen que las multitudes tenían el terror de la muerte en sus rostros y cuando sobrevino el segundo remezón, tanto los sacerdotes como los feligreses comenzaron a gritar por igual, clamando misericordia aDios. Pero el cielo semantuvo en silencio ante sus súplicas. Casi todas las iglesias de Lisboa fueron reducidas a escombros y la gente que buscó refugio en ellas falleció.

Luego del sismo inicial, que duró de seis a diez segundos, los temblores secundarios adicionales continuaron destruyendo edificios y hogares. El fuego estalló inmediatamente de un lado al otro de la ciudad, haciendo que las tareas de rescate fueran casi imposibles. Esta devastación fue seguida por un tsunami; sus altas olas golpearon el puertomarítimo, desprendiendo las embarcaciones de sus anclas y matando a cientos de personas que buscaron refugio a lo largo de la costa. El cielo soleado se oscureció por el hollín y el polvo. Con la tierra, el fuego y el agua combinándose para aumentar la destrucción, hasta los más calmos observadores sospecharon de un diseño.

El terremoto cobró las vidas de entre treinta y sesenta mil personas y redujo tres cuartos de la ciudad a escombros. Aquellos que quedaron fueron forzados a reconsiderar muchos de los asuntos importantes de la existencia humana. Por toda Europa pareció haber un deseo completamente nuevo de volver a debatir las preguntas acerca de la vida más allá de la tumba, y mucha gente comenzó a hablar de construir una nueva civilización basada en el Cristianismo con su tenaz insistencia en que la esperanza en esta vida debe estar arraigada en la siguiente. La gente se enfrentó con la opción de volverse en contra de Dios o creer que Él tenía el poder y la intención de redimir los males de este mundo.

Como cabría suponer,mucha gente se aferró a su fe y otros buscaron la fe en Cristo por primera vez, habiendo sido advertidos de una manera terrible de que sus vidas estaban en peligro constante. Algunos historiadores dicen, incluso, que la generación de la revolución en Francia y la generación de los avivamientos Wesleyanos en Inglaterra pudieron haber ganado ímpetu con esta catástrofe en Portugal. Pero las opiniones de ninguna manera fueron unánimes en cuanto a cómo deberían ser interpretados los eventos. Esto da realce a la dificultad de poder leer la Mente Divina.

¡Una interpretación, por favor!

La gente de Lisboa buscó el significado en medio de los escombros de hogares destruidos y de amontonamientos de cuerpos sin vida. No es sorprendente que mucha gente creyó que el terremoto fue un acto de juicio divino contra la pecaminosa ciudad marítima. Un famoso Jesuita habló en nombre de muchos cuando dijo: "Aprende, oh Lisboa, que los destructores de nuestras casas, palacios, iglesias y conventos, la causa de muerte de tanta gente y las llamas que devoraron tesoros tan vastos son tus pecados abominables". Después de todo, el sismo se produjo en el Día de Todos los Santos, de manera que muchos asumieron que Dios estaba diciendo que los pecados de los santos eran tan graves que merecían un juicio inmediato. Lo que desconcertó a algunos, sin embargo, fue que una calle de prostíbulos fue dejada intacta en su mayor parte.

De manera previsible, los protestantes fueron proclives a decir que el terremoto fue un juicio contra los Jesuitas que fundaron la ciudad. Al fin y al cabo, la Inquisición estaba en plenitud y decenas de miles de presuntos herejes eran brutalmente asesinados. Los Jesuitas respondieron diciendo que el terremoto reveló la ira de Dios porque la Inquisición se había vuelto muy poco estricta.

Un sacerdote franciscano le dio un giro imprevisto a su interpretación al argumentar que el terremoto fue una forma de misericordia divina. Después de todo, razonaba, Lisboa merecía algo mucho peor: Dios tenía todo el derecho de destruir la ciudad por completo debido a la maldad que había en ella. Así pues se maravillaba por el refrenamiento de Dios al permitir que algunos vivieran. Dios, en su gracia, había hecho apenas lo justo al enviar una advertencia y decidir salvar a algunos en la ciudad como un acto de misericordia inmerecida de manera que pudiesen arrepentirse.

Los feligreses se aferraron al consenso general de que esta tragedia tenía que ser interpretada a la luz de un mundo superior. Sentían que Dios estaba tratando de comunicar de alguna manera que hay un mundo más allá de este; un mundo que puede dar sentido a la imprevisible y fortuita existencia de hoy. Los sermones sobre el terremoto se predicaron durante muchos años.

Siempre que la tragedia golpea, tenemos la tendencia a interpretarla a la luz de lo que creemos que Dios está tratando de decir. Allá por el 2004, algunos musulmanes creyeron que Alá golpeó el sudeste asiático con un tsunami alrededor de Navidad porque la temporada está llena de inmoralidad, abominación, alcohol y cosas semejantes. Y luego de Katrina, algunos musulmanes opinaron que Alá estaba acumulando venganza contra Estados Unidos por la guerra en Irak.

Por otra parte, un periodista cristiano en Israel dijo que vio un paralelo entre los colonos judíos siendo forzados a dejar la franja de Gaza y la gente siendo forzada a salir de Nueva Orleans. Su insinuación fue que Katrina era un juicio de Dios por el apoyo de los Estados Unidos a la decisión de Israel de desalojar partes de la tierra en favor de los palestinos. En un despliegue adicional de presunto entendimiento divino, Pat Robertson sugirió que el derrame cerebral que terminó con el mandato de Ariel Sharon en Israel fue un juicio divino por haber dividido la "tierra de Dios".

No hay duda de que gran controversia rodea la interpretación de los desastres naturales. Comprendí esto perfectamente cuando leí la historia de JohnWycliffe, el gran traductor de la Biblia y protestante que enseñó a sus estudiantes en la Universidad de Oxford a morir por la fe (más de trescientos de sus discípulos fueron asesinados despiadadamente por traducir y predicar la Palabra de Dios).

En 1378, Wycliffe se retiró de la vida pública para continuar sus estudios y sus escritos enOxford. En 1381, hubo una revuelta de campesinos, y uno de los líderes del alzamiento resultó ser John Ball que, supuestamente, había sido discípulo de Wycliffe. Wycliffe repudió la revuelta pero el daño ya estaba hecho y fue acusado de complicidad. Además, los rebeldes habían matado al Arzobispo de Canterbury, reemplazándolo conWilliam Courtenay, enemigo acérrimo deWycliffe.

Al año siguiente, el hostil arzobispo llamó a un consejo para condenar las declaraciones deWycliffe. Cuando se produjo un terremoto durante el proceso judicial,Wycliffe lo interpretó como un signo del desagrado divino, un juicio contra aquellos que forzaron su expulsión. Courtenay, sin embargo, afirmó que la tierra estaba eliminando gases para expeler las nauseabundas herejías de Wycliffe.

Claramente, la gente ve en los desastres naturales exactamente lo que quiere ver. Recuerdo el comentario: "Sabemos que hemos creado a Dios a nuestra propia imagen cuando estamos convencidos de que Él odia a lamisma gente que nosotros odiamos". Los desastres a menudo se convierten en un espejo en el que se reflejan nuestras propias convicciones y deseos.

Todo esto es una advertencia de que debemos ser cuidadosos con lo que decimos acerca de tales tragedias. Si decimos demasiado, podemos equivocarnos, pensando que podemos leer la letra pequeña de los propósitos de Dios. Pero si no decimos nada, damos la impresión de que no hay un mensaje que podamos aprender de las calamidades. Como veremos después, creo que Dios sí habla a través de estos eventos, pero debemos ser cautos al pensar que conocemos los detalles de su agenda.

¿Es este el mejor de todos los mundos posibles?

Voltaire vivía en Lisboa cuando ocurrió el sismo y fue afectado profundamente. A fin de comprender su reacción, tenemos que familiarizarnos primero con el filósofo Gottfried von Leibniz, que vivió algunas décadas antes del terremoto de Lisboa (1646-1716). Fue el primer filósofo que conozco que escribió una teodicea, una defensa de Dios y su forma de ser en este mundo.

Analice detenidamente esta pizca de razonamiento filosófico: Leibniz enseñaba que Dios tenía ante Sí, un infinito número de mundos posibles, pero debido a que Dios es bueno, eligió este mundo, que es "el mejor de todos los mundos posibles"; es más, Dios creó la naturaleza para servir al mejor de todos los propósitos posibles". Afin de cuentas, por supuesto, un Dios bueno que fuese soberano haría sólo lo mejor y lo correcto. Leibniz no condonó la maldad, sino que, a su manera de ver, la consideró parte de un magno plan, diseñado para el bien supremo. Teniendo en cuenta el propósito que Él deseaba llevar a cabo, esto era lo más conveniente para Dios.

No hace falta decir que después del terremoto de Lisboa, la gente tenía que preguntarse si este era ciertamente "el mejor de todos los mundos posibles" y si las leyes de la naturaleza estaban ordenadas para el mejor de los propósitos posibles. Si Dios se enfrentó con un número infinito de mundos y eligió este, entonces tenemos que preguntarnos legítimamente cómo hubiese sido el peor de todos los mundos posibles.

Voltaire estaba convencido de que el terremoto de Lisboa puso fin al optimismo de aquellos que pensaban que Dios siempre actuaba para bien. Voltaire ridiculizó las convicciones de los cristianos que creían que podía haber un motivo transcendental encubierto para el sufrimiento del mundo. Para él, nada bueno podía emerger de la tragedia de Lisboa, ya sea en este mundo o en el siguiente. Incluso escribió un poema acerca del terremoto:

"Esa desgracia, me dicen, para el bien de otros es." De mi cuerpo desangrado mil gusanos nacerán; Cuando la muerte ponga fin a los males que sufrí. ¡Vaya consuelo, para mi desolación ...! ¿Pero cómo concebir un Dios de infinita bondad, que prodiga a raudales el bien para sus amados hijos y, sin embargo, esparce también el mal a manos llenas? ... Partículas atormentadas entre el lodo, engullidas por la muerte, para burla del destino.

En carta a un amigo, él expresó:

Hallaremos difícil de descubrir cómo las leyes de movimiento operan en tan terribles desastres en el mejor de todos los mundos posibles, donde cientos de miles de hormigas, nuestros prójimos, son aplastadas en un segundo en nuestro hormiguero; la mitad de ellas pereciendo, sin duda, en angustia atroz, bajo escombros de los que ha sido imposible rescatarlas, familias en toda Europa reducidas a la indigencia, y fortunas de cientos de comerciantes ... consumidas entre las ruinas de Lisboa.

¡Continuó diciendo que esperaba que los inquisidores católicos fueran aplastados como todos los demás en el terremoto! Criticó severamente a los clérigos que pensaban que era un juicio divino sobre la ciudad. Pero Voltaire no había terminado aún. Procedió a escribir Cándido, la historia de un niño expulsado del paraíso que aún así creía que el mundo al cual había sido empujado era "el mejor de todos los mundos". Con sarcasmo e ingenio, Voltaire describe una tragedia tras otra, a medida que el niño continúa afirmando que todo es por el mejor fin.

Por ejemplo: Cándido encuentra a su filósofo favorito, el Dr. Pangloss (un seguidor de Leibniz), que cree que todas las cosas ocurren por necesidad y son para el mejor fin. Después de ver el terremoto de Lisboa, Pangloss dice: "Todo esto es para mejor; porque, si hay un volcán en Lisboa, no puede haberlo en ninguna otra parte; porque es imposible que las cosas no estén donde están; todo es para el mejor fin". Más tarde en la historia, los sabios del país deciden que los terremotos se pueden prevenir quemando a algunas personas a fuego lento. Así que estos sabios detuvieron a algunos judíos, a Cándido junto con su amigo filósofo, el Dr. Pangloss, y los encerraron en prisión por una semana. Luego los hicieron marchar por las calles conmitras sobre sus cabezas portando pinturas extrañas. Cándido es azotado mientras alguien canta un himno. Los judíos son quemados y Pangloss es ahorcado. En el mismo día, la tierra tiembla nuevamente de manera terrible.

Cándido, aterrorizado, atónito, desconcertado, sangrando y tiritando se dice a sí mismo: "Si este es el mejor de todos los mundos posibles, ¿cómo son los otros? Podría dejar pasar el hecho de que fui azotado ... pero ¡oh mi querido Pangloss! ¡El más grande de los filósofos! ¿Debo también verte colgado sin saber por qué?"

Usted entiende la idea: A medida que el libro progresa, Cándido afirma que la violación, el robo, el asesinato, la bancarrota y otros indecibles sufrimientos humanos deben ser todos aceptados de forma optimista como el mejor de todos los mundos posibles. Con sarcasmo mordaz,Voltaire ridiculiza la noción de que Dios trabaja para el mejor fin, o que elija el mejor plan para elmundo. Voltaire llega a la conclusión de que el mal es irredimible, que no tenemos derecho a discernir un propósito más elevado para el sufrimiento y la tragedia. De esta manera, Voltaire acumuló desprecio hacia los cristianos que creían que Dios tenía seguramente un propósito legítimo en tales males.

Debemos hacer una pausa por un momento y preguntarnos: ¿Es éste el mejor de todos los mundos posibles? Si decimos que sí, la respuesta parece estar, obviamente, equivocada. El paraíso sería el mejor de todos losmundos, no nuestromundo con su sufrimiento, corrupción y tragedia sin fin.

Mirando a través de nuestra lupa, nadie podría decir, razonablemente, que este es el mejor de todos los mundos posibles. Si fuese así, entonces, en teoría, no podríamos mejorarlo. Sin embargo, el libro de Hebreos usa la palabra mejor trece veces y dice que los héroes bíblicos anhelaban una "patria mejor, es decir, la celestial" (Hebreos 11:16), y que Dios tiene planeado algo mejor para nosotros (ver v. 40). De ese modo, trabajamos duro para mejorar las cosas porque sabemos que este no es el mejor mundo posible.

Sin embargo, es difícil estar completamente satisfechos con tal respuesta. Este asunto es mucho más profundo de lo que nos parece inicialmente. La Biblia enseña que Dios creó todas las cosas para su propio deleite y su propia gloria. En ella encontramos: "En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad" (Efesios 1:11). Si todas las cosas funcionan para la gloria de Dios, si ciertamente los detalles de la historia -junto con elmal natural y humano- contribuyen en su totalidad a su propósito eterno, ¿no sería acertado decir que este plan es elmejor, si sólo pudiésemos verlo desde el punto de vista de Dios? ¿Ve, Él, nuestras tragedias bajo una lupa diferente? ¿Podría haber una razón sabia y buena para la locura?

(Continues...)



Excerpted from ¿DÓNDE ESTABA DIOS? by ERWIN W. LUTZER Copyright © 2007 by Erwin W. Lutzer. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.
Read More Show Less

Table of Contents


Introduccion: Un corazon para el afligido     ix
Nos atreveremos a buscar respuestas?     1
El terremoto que sacudio a Europa
Una interpretacion, por favor!
Es este el mejor de todos los mundos posibles?
La esperanza cristiana
Viento, lluvia y una casa derrumbada
Es Dios responsable?     23
Deberiamos absolver a Dios de la responsabilidad?
Las calamidades en la Biblia
Nos atreveremos a acusar a Dios por el mal?
Responder con compasion
Hay lecciones para aprender?     51
Los desastres ocurren fortuitamente
Las lecciones que podemos aprender
Son los desastres juicios de Dios?     69
Esta Dios enojado con los Estados Unidos?
Los desastres y el fin de los tiempos
La ruta de escape
Salvado o perdido?
Podemos aun confiar en Dios?     87
El callejon sin salida del ateismo
Una respuesta intelectual
Una respuesta personal
Enfrentando las dudas
Que contesta cuando sus amigos le preguntan?     107
Debemos lamentarnos
Debemos dar gracias
Debemos decidir
Debemos encontrar tierra firme
Epilogo: Listos para "La Gran Prueba"     121
Evitar la maldicion final
Notas     127
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)