Dreamhealer 2

Overview

Esta segunda entrega de Dreamhealer prosigue la historia de cómo Adam descubrió y desarrolló la sanación energética a distancia. En primera persona, el autor da instrucciones a los lectores sobre cómo acceder a sus propias capacidades curativas mediante el uso de sus espectaculares técnicas de visualización. En el mundo cuántico, todo lo que podemos imaginar es posible, por lo cual podemos gestionar nuestra salud y nuestro bienestar. "Este libro te ayuda a conectarte con las sensaciones y la agudeza visual de un ...

See more details below
Hardcover (Spanish-language Edition)
$18.64
BN.com price
(Save 11%)$20.95 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Hardcover)
  • All (3) from $1.99   
  • New (2) from $28.40   
  • Used (1) from $1.99   
Sending request ...

Overview

Esta segunda entrega de Dreamhealer prosigue la historia de cómo Adam descubrió y desarrolló la sanación energética a distancia. En primera persona, el autor da instrucciones a los lectores sobre cómo acceder a sus propias capacidades curativas mediante el uso de sus espectaculares técnicas de visualización. En el mundo cuántico, todo lo que podemos imaginar es posible, por lo cual podemos gestionar nuestra salud y nuestro bienestar. "Este libro te ayuda a conectarte con las sensaciones y la agudeza visual de un verdadero sanador. Con la elegancia de un sabio y la inteligencia de un físico, Adam ilumina la vida del mundo entero."

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788497776509
  • Publisher: Obelisco, Ediciones S.A.
  • Publication date: 10/15/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 200
  • Sales rank: 1,434,160
  • Product dimensions: 5.30 (w) x 8.20 (h) x 0.60 (d)

Read an Excerpt

Dreamhealer II (EL HOMBRE QUE SANA A TRAVÉS DE LOS SUEÑOS)

El camino de la curación y el poder


By ADAM

EDICIONES OBELISCO

Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.
All rights reserved.
ISBN: 978-84-9777-650-9



CHAPTER 1

Aceptar la responsabilidad


La herramienta más poderosa para curarse a sí mismo es usted mismo.

–Adam


¿Cuál es el más importante recurso sin explotar de la medicina moderna? Es el poder que tiene cada persona para curarse a sí misma. Millones de personas dejan la responsabilidad de su atención sanitaria personal en manos de otros. Y, sin embargo, en muchos casos, la causa subyacente es rara vez objeto de tratamiento. Le desafío a que asuma la responsabilidad de su propia salud. Asegúrese de que las decisiones que toma en su estilo de vida sean saludables. Acepte la responsabilidad principal en el mantenimiento de su propia salud. Después de todo, no puede haber nadie más interesado en su salud que usted mismo. Aprenda todo lo que pueda respecto a su cuerpo y sobre cómo evitar la enfermedad.

Su mejor defensa contra las enfermedades es que su sistema inmunitario trabaje en su nivel óptimo. Lo que usted piensa afecta directamente a la eficacia de su sistema inmunitario. Investigue un poco, con el fin de tomar decisiones bien informadas acerca de lo que es mejor para usted. Por ejemplo, si tiene usted un problema pancreático, búsquese un libro de anatomía y descubra dónde se encuentra el páncreas, qué aspecto tiene y cómo funciona. Aprenda todo lo que pueda acerca del páncreas. Después, puede utilizar estos conocimientos cuando haga las visualizaciones que esbozo en este libro, con lo que le resultarán más fáciles de hacer y más efectivas.

Establézcase nuevas intenciones para hacer frente a viejos hábitos. Los hábitos juegan un papel importante a la hora de reforzar el comportamiento. Pueden fortalecer nuestra resolución a través de hábitos positivos, pero también pueden intensificar los problemas mediante pensamientos y creencias negativos.

Debido a su naturaleza rutinaria, estos pensamientos y creencias negativos son contraproducentes, cuando lo que uno pretende es hacer un cambio positivo dentro de sí mismo. Sólo usted puede cambiarse a sí mismo. Todo cambio verdadero y permanente procede del interior. Comprenda que, para mejorar su bienestar, lo primero que va a tener que hacer es creer que es posible. Las tres afirmaciones que vienen a continuación ilustran la progresión que hace falta para sintonizar su sistema de creencias con las posibilidades de la autosanación.

1. Puedo estar bien de nuevo (posible).

2. Me pondré bien de nuevo (probable).

3. Estoy bien de nuevo (estar bien).


El bienestar supone mirar con atención su estilo de vida: observar sus hábitos, sus actitudes y sus emociones. Aquellas personas que pretenden mejorar su salud han de tener el sincero deseo de alcanzar la meta de estar bien.


EL PAPEL DE LOS HÁBITOS

En muchas enfermedades, los hábitos de la persona constituyen un factor crucial. El primer paso que debe dar para sanarse a sí mismo consiste en examinar sus hábitos y costumbres desde un punto de vista objetivo, no sesgado. Recuerde todo lo que hizo hoy que pueda haber tenido un impacto negativo en su salud. Si le resulta difícil hacer esta tarea, pregúntele a algún familiar o amigo cercano que le conozca bien. Pídale a esa persona que le diga, sinceramente, cómo cree que podría mejorar su estilo de vida.

Puede resultarle más difícil reconocer un factor subyacente negativo de estilo de vida, como es el estrés, que una costumbre obviamente errónea, como la de fumar. Una mejora en su estilo de vida no puede hacer otra cosa que generar un impacto positivo en su vida, de modo que es esencial echar mano de la fuerza de voluntad y de la disciplina necesarias para hacer los cambios que se pretenden.

Analizar su estilo de vida no sólo supone tomar conciencia de los aspectos negativos que le están causando problemas, sino también centrarse en aquellos aspectos que generarán un impacto positivo en su vida. Procure que todas sus decisiones sean saludables. Decida qué hábitos y costumbres debe cambiar y emprenda las acciones necesarias para cambiarlos. Asuma el control del poder que tiene para cambiar cualquier hábito insano y, con ello, su propia vida. Esto sólo le va a suponer una pequeña fracción del increíble potencial del que usted dispone para asumir el control de su vida.

He recibido muchos correos electrónicos de personas que buscaban ayuda para algún tipo de enfermedad pulmonar, para constatar de inmediato que esas personas no habían dejado de fumar. Si no pueden dejar a un lado los cigarrillos, ¿será sincero su deseo de mejorar y de curarse?

Sería un poco necio por mi parte perder el tiempo y la energía ayudando a alguien que se niega a hacer un cambio así, y que continúa con el comportamiento que puede haberle causado la enfermedad, o que al menos ha contribuido a ello. El deseo de dar los pasos necesarios para mejorar la propia salud es el mismo deseo que le permitirá asumir el control de su vida y mejorar. El sanador le indica al cuerpo cuál es la dirección correcta para la curación, pero es usted quien debe continuar en ese camino. Es su cuerpo, el de usted, no el mío, de modo que cuide de él. Usted es el máximo responsable.


EL PAPEL DE LAS ACTITUDES

El segundo paso hacia la autocuración consiste en crear un entorno social positivo capaz de fortalecer sus capacidades curativas. Las actitudes de las personas que le rodean tienen un enorme efecto en su bienestar, de ahí que no sólo sea conveniente que cambie sus hábitos, su dieta y sus patrones de pensamiento, sino también que influya en las personas que le rodean para que cambien sus actitudes y sean más positivas. Cuando la gente que le rodea observe los esfuerzos que hace por mejorar su salud, comenzarán a irradiar pensamientos positivos. Cuando usted y las personas que hay en su vida piensan en positivo, generan un entorno de sanación perfecto e incrementan la efectividad de su proceso curativo. Y, al revés: si las personas que le rodean son negativas, sus actitudes negativas interferirán con su proceso curativo y contrarrestarán sus esfuerzos.

Sea consciente del impacto que los pensamientos y las actitudes de los demás tienen en usted y en su bienestar. Tome nota mentalmente de en qué momentos se siente mejor y en compañía de quién. La decisión sobre a qué tipo de energía está dispuesto a exponerse es, en última instancia, de usted. Usted no sólo es responsable de sus propias actitudes, sino también de las actitudes de aquellas personas que usted permite que influyan en las suyas. Rodéese de personas de mentalidad positiva.

La negatividad es el problema de actitud más habitual al que se enfrenta la gente hoy en día. Una perspectiva positiva le acompañará siempre en su recuperación física. Todo el mundo debe dejar atrás los problemas del pasado. El pasado pasado está; usted no puede cambiarlo. Usted sólo puede cambiar su presente, lo cual tendrá un impacto en sus posibilidades futuras.

Imagine que en un hospital hay dos personas con idéntica enfermedad. Una cree, y por tanto piensa, que está mejorando y que volverá casa al cabo de unos días. La otra cree que no se recuperará jamás de la enfermedad y piensa que, probablemente, no saldrá viva del hospital. ¿Cuál de las dos se recuperará más rápido? La persona positiva, por supuesto. Todos hemos tenido el placer de conocer a personas así, que aceptan cualquier reto con una expectativa positiva en cuanto a los resultados. Y adivine qué: que las cosas buenas siempre les ocurren a ellas. Nunca se podrá sobrestimar demasiado el poder del pensamiento.

Todo pensamiento y toda intención se irradian a través del universo. Todo está conectado con todo lo demás, porque el universo está compuesto sólo de energía. El pensamiento o la intención es una forma de energía; por tanto, cada intención que usted tiene se irradia para siempre por el universo, afectando a todo lo que encuentra a su paso. Es como una onda en un estanque. Cada molécula del estanque se ve afectada hasta cierto punto por la onda.

Tome la resolución de adoptar una perspectiva positiva a partir de hoy mismo. Vea siempre el vaso medio lleno, no medio vacío. Sea cual sea la situación, siempre hay sitio para la esperanza. Sea optimista. Esta actitud positiva es esencial para que se cure.

Le supondrá una enorme ayuda que pueda disponer de un acompañante habitual cuando lleve a cabo las técnicas de visualización que se explican en los capítulos que vienen a continuación. Si alguien cercano a usted tiene la misma intención y realiza la misma visualización, el efecto de esa intención se verá en gran medida amplificado.

Por último, cultive una clara amplitud de miras. Son muchas las personas que se muestran escépticas ante todo aquello que no puedan percibir con los cinco sentidos. Hay un popular libro infantil que, en su sabiduría, dice que todo lo importante se puede ver con el corazón; lo cual significa, cómo no, que es invisible para los ojos. Así pues, tenemos que mirar más allá de los paradigmas con los que estamos familiarizados y mantener una mente abierta respecto a aquello que no podemos ver. Recuerde siempre que una mente cerrada sólo puede atrancarse desde el interior, por lo que sólo podrá desatrancarse también desde el interior.

El bienestar implica una actitud abierta, positiva, responsable y participativa hacia el propio bienestar. El viejo dicho de «mejor que darle a un hombre un pescado es enseñarle a pescar» explica a la perfección la idea de que uno tiene que participar en su propia sanación: dale a un hombre un pescado y le darás de comer un día; enséñale a pescar y comerá toda su vida. Y, si le enseñas a construirse una caña de pescar, él se lo enseñará a sus hijos.

Darle a un hombre un pescado es como el sanador que cura a una persona sin que ésta participe en modo alguno en su sanación. Las expectativas por parte de la persona que busca sanarse adoptan la forma de lo que a veces se denomina síndrome de la varita mágica: no se requiere participación alguna. No se espera ningún cambio en el estilo de vida, y no hay necesidad de reflexionar sobre el modo en que se generó la enfermedad. Se crea una relación totalmente pasiva. El sanador proporciona lo que hace falta, y la persona que busca la sanación renuncia a responsabilizarse por su propia salud.

Por otra parte, enseñarle a un hombre a pescar implica una participación en dos sentidos, al igual que ocurre con la sanación. El sanador da instrucciones sobre cómo puede participar la persona en su propio bienestar. Tanto el sanador como el sanado comprenden que la sanación es un proceso de doble sentido. La responsabilidad del sanador consiste en examinar el estilo de vida, el estrés y las respuestas emocionales que llevaron a la persona hasta este punto, y en sugerir los cambios necesarios que prevengan la recurrencia o la continuidad de los problemas de salud. Se entiende que éste es un desafío para toda la vida, un desafío que exige una atención constante a fin de efectuar un cambio permanente. Una relación participativa trae consigo cambios duraderos en la salud.

Sin embargo, enseñarle a un hombre a construir una caña de pescar es la garantía de que podrá disponer de una herramienta para toda la vida. De forma similar, el sanador le enseña al sanado el concepto de la autosanación y el del mantenimiento del estado de bienestar. En consecuencia, el sanado alcanza un estado de control total de su propia salud y de su propia vida. Toda la responsabilidad recae en el sanado, dado que es él quien se construye su propia caña de pescar o estado de salud. Se ha logrado un proceso creativo.

Lo ideal es que la persona comprenda de un modo completo la dinámica del proceso curativo, con el fin de que pueda mejorar el diseño por sí solo, dándole un máximo de eficiencia. La gente debería de comprender que la capacidad para recrear la realidad se halla dentro de todos y cada uno de nosotros. Para acceder a esta capacidad hace falta una buena dosis de imaginación, así como tener la certeza de que esto es verdad, tomando como base la experiencia personal.

Cuando la persona que busca la sanación alcanza una firme comprensión de esa modalidad curativa es cuando puede enseñársela a otras personas. Ésta debería de ser la meta última, tanto del sanador como del sanado.


EL PAPEL DE LAS EMOCIONES

Los problemas emocionales suelen ser muy complejos y, en muchos casos, se terminan convirtiendo en problemas físicos. Con frecuencia, dejamos que las emociones dicten nuestras intenciones subconscientes y, de ahí, terminan influyendo en nuestro bienestar. Si usted llega a dominar el control de las emociones, podrá controlar su sistema inmunológico y, por tanto, su propia salud.

Para dominar nuestras emociones, conviene que entremos en contacto íntimamente con nosotros mismos a fin de comprender nuestra forma de ser. ¿Qué puede haber más valioso en esta vida que llegar a comprendernos profundamente a nosotros mismos? Podemos comenzar por tomar conciencia de aquellas cosas que nos hacen perder el control. ¿Qué situaciones nos vuelven locos? ¿Qué características de los demás nos sacan de quicio? Sólo cuando comprendamos nuestra manera de ser podremos controlar esas reacciones.

Hace ya mucho que quedó claro en todo tipo de medicina que las emociones juegan un papel crucial en la eficacia de nuestro sistema inmunitario. Fíjese en lo que usted se dice a sí mismo; observe lo que se repite una y otra vez en su mente. ¿Le beneficia en algo, o le está reforzando lo negativo? A las cosas buenas hay que darles todas las oportunidades posibles para que florezcan. A aquellas cosas que usted no necesita no se les debe dar la fuerza ni los recursos que precisan para existir. Usted no necesita eso, de modo que libérese de ello.

Imagine que limpia su dormitorio y que arroja a la basura todos los trastos viejos que ya no usa: objetos rotos, fragmentos de cosas cuyos orígenes hace tiempo que olvidó ... Sea concienzudo y selectivo. Quédese sólo con aquello que le pueda ayudar a alcanzar el objetivo de recrear su nueva realidad positiva.

La limpieza del hogar de su pasado es necesaria para que usted comprenda lo que ha vivido, cómo ha interpretado sus experiencias y qué bagaje emocional conviene abordar y resolver. Es como eliminar los correos electrónicos basura de su ordenador. Si no lo hace regularmente, todo su sistema se ralentizará, haciéndose menos eficiente y enfermando con el tiempo.

Las respuestas emocionales habituales son difíciles de cambiar. Un patrón arraigado genera una especie de círculo vicioso en la mente, dándole vueltas y más vueltas al mismo circuito. Rompa ese patrón y avance, porque es perjudicial para su salud. Comprenda que su felicidad no depende de lo que le ocurra a usted o de lo que ocurra a su alrededor, sino de cómo procesa las cosas dentro de usted. Sus emociones dependen de lo que usted piensa, y es usted quien controla sus propios pensamientos.

La vida está ahí para aprender. ¿Qué mejor objetivo podríamos tener que aprender todo lo que podamos sobre nosotros mismos en esta vida? Si descubrimos el modo en que reaccionamos ante distintas situaciones, conseguiremos desarrollar la capacidad para relacionarnos con los demás de una forma más compasiva y plena de sentido. Este nuevo estado de conciencia emite ondas de energía positiva. Nuestro concepto del yo se interconecta con todos los seres y las cosas que nos rodean. La mejora en el equilibrio de energías de una persona nos afecta en última instancia a todos.


(Continues...)

Excerpted from Dreamhealer II (EL HOMBRE QUE SANA A TRAVÉS DE LOS SUEÑOS) by ADAM. Copyright © 2010 Ediciones Obelisco, S. L.. Excerpted by permission of EDICIONES OBELISCO.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Agradecimientos, 11,
El viaje continúa, 13,
La sanación es una decisión, 16,
Capítulo 1: Aceptar la responsabilidad, 19,
Capítulo 2: El aura viva, 31,
Capítulo 3: La conexión mente-cuerpo, 47,
Capítulo 4: Información curativa, 57,
Capítulo 5: La sanación en grupo, 77,
Capítulo 6: La física de la narración energética, 95,
Capítulo 7: Habilidades por las visualizaciones autosanadoras, 103,
Capítulo 8: Visualizaciones generales: recrear el bienestar, 121,
Capítulo 9: Visualizaciones para afecciones específicas, 137,
Conclusión, 159,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)