BN.com Gift Guide

El arte del liderazgo: Desarrolle habilidades para liderar el pueblo de Dios

Overview

Esta guía práctica y concisa sobre el liderazgo cristiano efectivo llevará su liderazgo rapidamente a un nivel superior. El arte del liderazgocomienzaen uno mismo con un enfoque en el liderazgo propio, y transiciona a la habilidad de liderar a los demás. El libro propone a los líderes el desafío de desarrollar su propio potencial y después ocupar su vida en la de otros.

Esta obra ha sido diseñada para el estudio individual o grupal, con actividades y medidas concretas que se ...

See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (13) from $7.72   
  • New (9) from $8.13   
  • Used (4) from $7.72   
El arte del liderazgo: Desarrolle habilidades para liderar el pueblo de Dios

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$9.99
BN.com price

Overview

Esta guía práctica y concisa sobre el liderazgo cristiano efectivo llevará su liderazgo rapidamente a un nivel superior. El arte del liderazgocomienzaen uno mismo con un enfoque en el liderazgo propio, y transiciona a la habilidad de liderar a los demás. El libro propone a los líderes el desafío de desarrollar su propio potencial y después ocupar su vida en la de otros.

Esta obra ha sido diseñada para el estudio individual o grupal, con actividades y medidas concretas que se centran en la transformación de la vida, y cuyos resultados le mantendrán ocupado en la lectura y en la práctica. Además, puede usarse como herramienta de capacitación para otros líderes.

Algunos de los capítulos incluyen:

Primera parte: Liderarse usted mismo

1. El líder entiende el liderazgo
2. El potencial del líder
3. El líder y La visión
4. El líder y Los objetivos
5. El líder y El tiempo
6. El líder y Las prioridades

Segunda parte: Guiar a otros

7. El Líder y Las habilidades de la gente
8. El líder y El elegir a otros líderes
9. El líder y La personalidad

This concise, practical guide to effective Christian leadership will quickly take your leadership to a higher level.El arte del liderazgobegins on the inside with a focus on self-leadership and then transitions to the skill of leading others. The book challenges leaders to develop their own potential and then invest their lives in others.

Designed for individual or group study, the practical action assignments focus on life transformation and the results will keep you reading and practicing. The book can be easily used as a teaching tool for training other leaders.

Sample Chapters include:

Part One: Leading Yourself

1. The Leader Understands Leadership
2. The Leader’s Potential.
3. The Leader and Vision
4. The Leader and Goals
5. The Leader and Time
6. The Leader and Priorities

Part Two: Leading Others

7. The Leader and People Skills
8. The Leader and Choosing Other Leaders
9. The Leader and Personality

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781602559615
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 2/4/2014
  • Language: Spanish
  • Pages: 325
  • Product dimensions: 5.40 (w) x 8.20 (h) x 1.10 (d)

Meet the Author

El reverendo Jon Byleres el coordinador internacional de la Alianza Global LEAD. Antes de 2004, vivió y trabajó durante trece años en Kenia, donde ayudó a desarrollar el Instituto de Formación de Liderazgo. Tiene una pasión de ver desarrollarse programas de capacitación de liderazgo en todo el mundo. Es autor de varios libros entre ellos7 Keys to Financial Freedom. Está casado con Loice y tienen tres hijos.

Read More Show Less

Read an Excerpt

EL ARTE DEL LIDERAZGO

DESARROLLE HABILIDADES PARA LIDERAR EL PUEBLO DE DIOS


By JON BYLER

Grupo Nelson

Copyright © 2014 Jonathan Byler
All rights reserved.
ISBN: 978-1-60255-962-2



CHAPTER 1

EL LÍDER ENTIENDE EL LIDERAZGO


Pedro se restregó los ojos y apartó las cobijas. Mientras la luz del día entraba por la ventana, pudo oír a los vecinos cómo se preparaban para comenzar otra semana de trabajo. Se sentó en la cama recordando las cosas que habían sucedido el día anterior, el primer domingo en su nueva iglesia. Se sentía contento con su nuevo nombramiento. La iglesia a la que lo habían asignado parecía la ideal para un recién graduado del seminario bíblico. Al recordar el seminario, dirigió la mirada al hermoso diploma que colgaba en la pared de su cuarto. Todos sus esfuerzos habían valido la pena. La gente ya lo empezaba a llamar «Pastor Pedro», grata melodía a sus oídos. Sonrió al recordar el sermón que había predicado, una pieza maestra de homilética que puso en evidencia su conocimiento profundo de la Escritura. Todos lo habían felicitado. Una dama en particular le dio efusivamente la mano al tiempo que lo felicitaba por el mensaje. ¡Qué emocionante!

Luego, al recordar la reunión de la directiva esa tarde, no pudo sino fruncir el ceño. Los ancianos habían rechazado su propuesta de cambiar la hora de inicio del servicio. A lo mejor estaban molestos porque hizo el anuncio sin consultarles. Tampoco estaban conformes con la idea de cambiar el estilo de la adoración. Parecían no darse cuenta que el pastor era él y que Dios lo había puesto allí para guiarles. Pero pronto, se dijo, entenderán. Con ese pensamiento se incorporó y se dirigió a la ducha.

Como muchos líderes de la iglesia, Pedro tenía conocimiento bíblico, un buen corazón y deseos de ser líder. Pero le faltaba mucho por aprender en cuanto a liderazgo. No entendía los tres principios fundamentales del liderazgo que son lo que concentrarán nuestra atención en este capítulo.


PRINCIPIO UNO: LA SENCILLEZ EN EL LIDERAZGO

¿Qué es liderazgo? Si usted les hace la pregunta a veinte personas, lo más probable es que obtenga veinte respuestas diferentes. Muchos consideran el liderazgo algo complicado y casi imposible de definir. Es cierto. La práctica del liderazgo es un arte que se toma toda la vida desarrollarlo; sin embargo, entender el sentido de liderazgo es relativamente simple.


Liderazgo es influencia

El líder es alguien que conoce el camino y guía a otros a que lo sigan. El líder ejerce influencia sobra la gente, sea para bien o para mal. John Maxwell lo dice en esta forma simple: «El liderazgo es influencia. Eso es todo. Nada más, nada menos». Esta definición tan concisa ha ayudado a millones de personas a entender lo que es el liderazgo.

Los líderes cambian la dirección de las vidas de otros a través de las palabras y del ejemplo. Influyen en las personas para que hagan cosas que de otro modo jamás harían. Animan, inspiran y unen a las gentes para alcanzar una meta común. Los líderes son agentes de cambio en el mundo. ¡Los líderes influyen!


Liderazgo no es posición

Si liderazgo es influencia, no es simplemente ostentar una posición. Pedro no se había dado cuenta de esto. Él asumió que su posición de liderazgo le daba derecho de hacer cambios y que la congregación los aceptaría. Pero ya que no había constituido una influencia para los miembros de la junta, el escenario estaba montado para una confrontación por el poder. Si bien una posición de liderazgo provee una plataforma desde la cual se puede influir a los demás, no es garantía de que se vaya a dar esa influencia. Quienes tratan de dirigir basados únicamente desde una posición generalmente se transforman en dictadores que gobiernan por intimidación. Estos métodos raramente producen resultados positivos de largo plazo. No estamos diciendo que la posición carezca de importancia; habrá quienes le respeten y lo sigan por un tiempo debido a la posición, pero eso es, realmente, el nivel más bajo del liderazgo. Si la gente lo sigue únicamente porque usted es el jefe, le diré que está en serios problemas.

Si el verdadero liderazgo es ser una persona de influencia, mucha gente en posición de liderazgo no son la más alta influencia del grupo que están «dirigiendo». Los verdaderos líderes del grupo son aquellos que influencian a los demás.

He aquí una forma sencilla para identificar a un verdadero líder. La persona a la que otros escuchan es el verdadero líder. Por ejemplo, en la junta de una iglesia el presidente propone pintar las oficinas de color azul. Se produce una discusión con algunos que están de acuerdo con el azul y otros que prefieren verde. Antes que se llegue a una decisión, los miembros de la junta esperan que hable una persona en particular. Después de oír su opinión, todos dicen estar de acuerdo. Esa persona es un verdadero líder. Sea que ostente o no esa posición o ese título, ha influido en el grupo. Esto pudo haber sido especialmente instructivo para Pedro que acababa de ser instalado en una posición de liderazgo.

Otra forma de detectar a los verdaderos líderes en una iglesia es preguntar: «¿A quién debería acudir si yo quisiera comenzar algo en la iglesia? ¿Para saber qué pasa?». Escriba sus nombres en un papel. Solo ha incluido a las personas clave en cuanto a influencia en su iglesia. Se trata de líderes, tengan o no oficialmente tal posición.

Este principio es sencillo pero tiene implicaciones profundas. Al enseñar esto a muchas personas los observo cómo luchan con esas ideas que son tan contrarias a lo que se les ha enseñado. Para algunos, esta definición de liderazgo es una amenaza a su posición. Es importante que ellos entiendan que no hay nada de malo en una posición, pero si tiene que decirles a los demás que usted es el líder, en realidad no lo es. Si en la reunión de la junta, Pedro hubiese golpeado con el puño en la mesa y dicho: «¿No se han dado cuenta de que yo soy el pastor?» habría estado haciendo uso de su posición, pero no habría estado dirigiendo.

En la práctica, muchos son líderes sin haberse dado cuenta. La madre que influye en su hijo para que sea amable al hablar es un líder. El creyente maduro que enseña a orar al recién convertido está ejerciendo una influencia poderosa. Claramente, el liderazgo no es solamente para un grupo selecto en la parte superior del organigrama; es para todos los que hacen un impacto en las vidas de los demás.

Además, como los verdaderos líderes de una iglesia o de una organización influencian a los demás, el grupo finalmente llegará a ser como son ellos. Después que usted ha sido líder por algún tiempo, su gente será más como es usted. Si son orgullosos y arrogantes, lo son porque usted es orgulloso y arrogante. Si son gente piadosa, es porque usted es piadoso. Su organización es un reflejo de lo que es usted. Esto debería ser motivo de mucho gozo o ... de serio abatimiento.

Finalmente, este principio enseña que el verdadero líder en una iglesia u otra organización de voluntarios puede ser la persona a quien mayormente se acude. En el mundo de los negocios, cuando el jefe pide algo los empleados se apresuran a complacerlo porque saben que de otra manera pueden enfrentarse al despido. El jefe contrata y despide a su arbitrio. Pero en la iglesia, las cosas son diferentes. El líder solo tiene el poder de influir. Si la congregación decide que no están a gusto con usted o con la iglesia, no tienen más que buscar otra iglesia y usted no los puede detener. Solo se quedarán si usted influye en ellos para que se queden. Es, por lo tanto, imperativo que los líderes de una iglesia aprendan y practiquen el arte de dirigir mediante la influencia.

Cuando usted entiende este principio puede preguntarse: «¿A quién estoy influyendo y cuán bien lo hago?». Y aun más importante: «¿Cómo puedo aumentar mi influencia en personas a las que puedo ayudar a alcanzar una mayor madurez en Cristo?». Su mayor privilegio como líder es influir y capacitar a sus seguidores para que sean más como Jesús e influir a otros para que lleguen a ser como él.

Tómese un momento para pensar en su liderazgo. ¿Cuánto de su liderazgo se efectúa por influencia? ¿Cuánto por posición? ¿Qué necesita cambiar?


PRINCIPIO DOS: LA IMPORTANCIA DEL LIDERAZGO

La sencillez del liderazgo podría hacer pensar que los líderes no son necesarios. La verdad es lo opuesto: son esenciales. Se los necesita con desesperación. Alguien quizás diga que no necesitamos líderes, que cada persona puede ser su propio líder. Es probable que quienes así piensan hayan sufrido una gran desilusión con un liderazgo tan pobre que llegaron a pensar que no hay nada peor que un mal liderazgo. Sin embargo, un rápido vistazo a una nación sin liderazgo podría convencerles de lo contrario.

El mundo está clamando por líderes. Muchas naciones están bregando con problemas masivos de pobreza, deudas y enfermedades. El clamor del hombre común es por un liderazgo competente y afectuoso. En forma instintiva, la gente reconoce que muchos de sus problemas son realmente asuntos de liderazgo. Incluso hasta un campesino sin educación sabe que el mal estado de los caminos que le obstaculizan llevar sus productos al mercado es el resultado de un liderazgo pobre. Todos reconocemos que con un buen liderazgo a cualquiera nación le va a ir bien. Toda familia, toda comunidad y todo grupo necesitan líderes capaces.

La iglesia también los necesita desesperadamente. No es difícil comenzar una iglesia. Con un buen sistema de sonido y algún dinero puedo ir a muchas áreas del mundo, predicar durante una semana y reunir gente como para comenzar una nueva iglesia. Así, podría comenzar 52 iglesias en un año. ¿Por qué no intentarlo? Porque hay demasiado pocos líderes calificados para la nueva iglesia. A lo largo y ancho del mundo confrontamos una crisis de liderazgo en la iglesia y nuestros esfuerzos evangelísticos deben ir acorde con el desarrollo del liderazgo.

¿Cuántos grupos pequeños tiene su iglesia? ¿Por qué no tiene más? Creo adivinar la respuesta. «Es toda la gente que tenemos. Estamos orando por más personas. ¡Error! Usted no tiene más grupos porque no está preparando líderes. Un buen líder puede inscribir gente que quiera unirse al grupo. Su iglesia solo podrá crecer tan rápido como se desarrolle su liderazgo.


Los Líderes son importantes porque hacen que Las Cosas se hagan

Sin liderazgo no son muchas las cosas que ocurren. Cuando la gente se reúne, casi todos los grupos comienzan saludándose y haciendo bromas. A veces, ocupan rápidamente los asientos. Pero nada ocurre sino hasta que el líder dice: «Vamos a cantar un himno». La gente se calla, se acomoda en sus asientos, comienza a cantar y las cosas empiezan a ocurrir.

Los líderes hacen que las cosas sucedan al compartir ideas. Los líderes proveen ideas para la acción. Ven potencial donde los demás no ven nada. E inician un plan de acción. Ven los problemas y encuentran las soluciones. Observan el crecimiento y dicen: «Podríamos comenzar un segundo servicio».

Los líderes hacen que las cosas sucedan al proveer dirección. El líder dice: «Vamos a orar» con lo cual está dando al grupo una dirección. Un pastor puede decir: «La de hoy será una reunión evangelística», con lo cual está ayudando a los demás a ver una meta y a moverse en esa dirección.

Los líderes hacen que las cosas sucedan al proveer motivación. Sin liderazgo mucha gente se siente desanimada. Necesitan un líder que los motive y los dirija a través de una visión loable y una comunicación efectiva. Animan a la gente y mantienen la alta. Esta motivación es crucial para fortalecer el liderazgo y debe hacerse sobre una base de continuidad.


Los Líderes son importantes porque «todo se Levanta O se viene abajo a causa del Liderazgo»

Bajo un buen liderazgo, las organizaciones, las naciones y las iglesias crecen fuertes. Con un liderazgo pobre, todo declina. Veamos la experiencia de los hijos de Israel en el Antiguo Testamento. Cada vez que tenían un buen rey, prosperaban. Bajo un liderazgo pobre, se iban para abajo espiritual, física y moralmente. Como ya hemos observado, «todo se levanta o se viene abajo a causa del liderazgo».

Este principio es verdad en la iglesia de hoy día. ¿Qué hará que su iglesia o su organización crezca? ¿La economía? ¿La formación teológica del pastor? ¿La capacidad financiera de la congregación? Estas cosas pueden afectar el crecimiento pero no son la causa fundamental. Solo una cosa impide el crecimiento de su organización ... el liderazgo.

Usted nunca podrá levantar una iglesia más allá de su habilidad para dirigir a la gente, ni podrá dirigir a un nivel más alto del nivel en que se encuentra. Usted es el «techo» de su organización. La gente no irá más allá del lugar al que usted ha llegado. Esta es la razón por la que decimos que la iglesia está «bajo su liderazgo».

La gente, en forma natural, sigue a líderes fuertes, a los que respetan. Por lo tanto, si usted es un «número 5» como líder, será bastante difícil ser líder de «personas número 6» o de «personas número 7». Pero si alcanza un nivel más alto, podrá atraer a personas no solo de más altos niveles sino en mayor número. Soy consciente de que esta es una verdad que puede doler. Usted querrá culpar a algo o a alguien por el tamaño del grupo que dirige. Resista esa tentación y hágase una autoevaluación. He visto el crecimiento de muchas iglesias. Al principio, una iglesia nueva crece rápidamente pero luego se estanca. Puede detenerse en su crecimiento cuando ha llegado a 40, 110 o a 800 personas. Pero casi cada iglesia alcanza un nivel en el cual deja de crecer. ¿Qué ha pasado? La iglesia ha crecido hasta alcanzar el nivel de su líder. Ha llegado al máximo y, entonces el crecimiento se detiene. La gráfica a continuación ilustra este principio. La única forma para que una iglesia crezca más es que el líder crezca y aprenda cómo influir a más personas.

Si esto es difícil de aceptar, permítame compartir mi experiencia en mi propia iglesia. Comencé con fe y entusiasmo. Y trabajé duro. Dios nos bendijo. Y la iglesia creció. Cuando la iglesia llegó a las 250 personas, nos detuvimos. Yo seguí trabajando duro pero cuando ya no hubo crecimiento me dije, para conformarme: «Ahora estamos creciendo más espiritual que numéricamente». Solo después de dejar la iglesia y reflexionar pude ver lo que había sucedido: la iglesia había alcanzado «mi techo». Yo había sido capaz solo de dirigir a 250 personas por lo que el crecimiento se detuvo. ¡Y me propuse nunca más detenerme en mi crecimiento! Mientras dirigía el Centro para Discipulado Cristiano continuamente pensaba que si yo dejaba de crecer, el ministerio también se detendría. Después de algunos años, me llamaron para ser el pastor jefe de una iglesia con 800 miembros. Como todo se levanta o se viene abajo a causa del liderazgo, decidí con las fuerzas de Dios mantenerme creciendo.


PRINCIPIO TRES: LA SERIEDAD DEL LIDERAZGO

Si usted ha entendido los dos primeros principios, entonces está en condiciones de entender este tercero: la seriedad del liderazgo. Su capacidad de dirigir determinará el crecimiento de su iglesia u organización. Otros lo están observando para ver cómo lo capacita Dios. Si va a tomar el liderazgo seriamente, hay dos pasos que tiene que dar.


Paso uno: empezar a crecer como Líder

Debido a que «todo se levanta o se viene abajo a causa del liderazgo» el crecimiento personal en el liderazgo es esencial. Piense en esto: usted es el líder; otros lo siguen. Si ellos le superan en crecimiento, ¡los líderes serán ellos! Su crecimiento determina no solo cuán lejos puede llegar sino hasta dónde puede llegar la gente que le sigue. Hay tres cosas que usted puede hacer para empezar a crecer.


(Continues...)

Excerpted from EL ARTE DEL LIDERAZGO by JON BYLER. Copyright © 2014 Jonathan Byler. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción, ix,
Reconocimientos, xiii,
Resumen de El corazón del líder, xv,
Primera parte: Dirigirse a usted mismo,
1. El líder entiende el liderazgo, 3,
2. El potencial del líder, 19,
3. El líder y su visión, 51,
4. El líder y sus metas, 73,
5. El líder y su tiempo, 91,
6. El líder y sus prioridades, 115,
Segunda parte: Dirigirse a otros,
7. El líder y el don de gentes, 133,
8. El líder y la selección de otros líderes, 153,
9. El líder y la personalidad, 163,
10. El líder y su equipo de trabajo, 183,
11. El líder y los dones espirituales, 199,
12. El líder y la disciplina en la iglesia, 209,
13. El líder y la administración en la iglesia, 229,
14. El líder y las finanzas, 255,
15. El líder y su junta de directores, 277,
Epílogo, 285,
Apéndice A: Mi identidad en Cristo, 287,
Apéndice B: Cuadro para la evaluación del tiempo, 289,
Apéndice C: Prioridades: las tres erres, 295,
Apéndice D: Prioridades: evaluación del tiempo, 297,
Apéndice E: Priorización de programas, 299,
Apéndice F: Priorice personas y dinero, 301,
Apéndice G: Entrenamiento del presidente, 303,
Apéndice H: El trabajo del secretario de un comité, 307,
Apéndice I: Modelos de actas, 309,
Apéndice J: Muestra de carta de contratación y términos del empleo, 311,
Apéndice K: Formulario para evaluación del personal, 315,
Apéndice L: Ejemplo de libro de caja y formulario para reportes financieros, 319,
Apéndice M: Recomendación de libros y otros recursos para un crecimiento continuo, 321,
Bibliografía, 325,
Notas, 327,
Acerca del autor, 331,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)