El Cielo para Ninos

El Cielo para Ninos

by Randy Alcorn, Linda Washington
     
 
Randy Alcorn explora respuestas bíblicas a las preguntas que los niños tienens a menudo acerca del Cielo, en un lenguaje que los niños pueden comprender. Igual que el título de adultos, El Cielo, Randy habla en este libro acerca del Cielo intermedio que es a dónde vamos cuando morimos, y la Nueva Tierra, dónde estaremos

Overview

Randy Alcorn explora respuestas bíblicas a las preguntas que los niños tienens a menudo acerca del Cielo, en un lenguaje que los niños pueden comprender. Igual que el título de adultos, El Cielo, Randy habla en este libro acerca del Cielo intermedio que es a dónde vamos cuando morimos, y la Nueva Tierra, dónde estaremos para siempre con Jesucristo después de su regreso. Este libro es diseñado para niños entre 8 y 12 años de edad, El Cielo Para Niños es un excelente recurso familiar, especialmente para familias dónde los padres ya han leído El Cielo, y quieren pasar el nivel de entendimiento acerca del tema a los niños.

In a language kids can understand, Randy Alcorn explores Biblical answers to questions kids often have about heaven. As in the adult title, Heaven, where we go when we die, and the New Earth, where we will live forever with Jesus after he returns. Intended for kids age 8-12, Heaven For Kids is sure to be an excellent resource for families—especially those in which the parents have read the adult title and wish to pass on that same level of understanding to their children. Tyndale House Publishers

Product Details

ISBN-13:
9781414317267
Publisher:
Tyndale House Publishers
Publication date:
03/28/2008
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
232
Product dimensions:
5.50(w) x 8.20(h) x 0.60(d)
Age Range:
8 - 12 Years

Related Subjects

Read an Excerpt

EL CIELO para niños


By RANDY ALCORN LINDA WASHINGTON
Tyndale House Publishers
Copyright © 2008 Eternal Perspective Ministries
All right reserved.

ISBN: 978-1-4143-1726-7



Chapter One
¿QUÉ PODEMOS SABER ACERCA DEL CIELO?

Me llevó en el Espíritu a una montaña grande y elevada, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios. Resplandecía con la gloria de Dios, y su brillo era como el de una piedra preciosa.... Tenía una muralla grande y alta. ... Las doce puertas eran doce perlas.... La calle principal de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente.... La gloria de Dios la ilumina [a la ciudad], y el Cordero es su lumbrera. Las naciones caminarán a la luz de la ciudad.

Apocalipsis 21:10-12, 21, 23-24

-Apuesto a que no hay un país como éste en ningún lugar de nuestro mundo. ¿Has visto los colores? No podrías conseguir un azul como el azul de aquellas montañas allá en nuestro mundo. -¿No será la tierra de Aslan? -preguntó Tirian.... -Esas colinas -dijo Lucía-, esas tan lindas llenas de bosques y las otras más atrás, ¿no se parecen muchísimo a la frontera sur de Narnia? -Iguales! -exclamó Edmundo, luego de un momento de silencio-. Pero si son exactamente iguales.... -Y sin embargo, no son iguales -insistió Lucía-.... son más ..., más .... -Más parecidas a algo real -dijo suavemente el señor Dígory.

C. S. Lewis, La Última Batalla

¿Es el Cielo un lugar real?

Antes de contestar a esa pregunta, déjame contarte una historia. Comenzando en el año 1271 d.C., un explorador llamado Marco Polo viajó desde su ciudad natal, Venecia, en Italia, a China y no regresó a su hogar por veinticuatro años. Ese sí que fue un l-a-a-r-g-o viaje! Cuando regresó a Venecia, él describió un mundo que la gente de Italia nunca había visto. Aunque China era un lugar real, era muy diferente de Italia. Así que Marco Polo tuvo que usar descripciones vívidas e ideas que la gente de Venecia conocía para describir lo que había visto.

En Los Viajes de Marco Polo, él describió la ciudad que ahora llamamos Beijing diciendo: "Está rodeada de paredes hechas de tierra.... Tiene 12 puertas, y sobre cada puerta hay un palacio grande y hermoso.... Todos los lotes sobre los cuales se han construido las casas son cuadrados y están diseñados con líneas rectas.... Cada lote cuadrado está rodeado de hermosas calles para el tránsito. Así que toda la ciudad está construida de cuadrados al igual que un tablero de ajedrez."

Piensa en lo que harías si estuvieras tratando de describir un lugar que tú has visto, pero que nadie más ha visto. Tal vez compararías a ese lugar con otros lugares familiares, diciendo: "Era como ..." o, "Me hizo acordar de ..." Eso fue lo que Juan, uno de los doce discípulos de Jesús, y otros escritores de la Biblia hicieron para ayudar a sus lectores a entender cómo es el Cielo. Describieron el Cielo como un jardín, una ciudad, un país, un reino y como el "paraíso."

Pero mucha gente todavía no está segura de que el Cielo es un lugar real. Hasta hay gente que cree que el Cielo está habitado por fantasmas que fl otan en las nubes. La Biblia nos dice que el Cielo es un lugar real -tan real como el planeta Tierra. En realidad, Dios llama al lugar en el cual viviremos para siempre la "Nueva Tierra."

Nosotros somos seres humanos. No fuimos creados para vivir como fantasmas en un lugar fantasmal, y menos en las nubes. (En realidad, nadie puede vivir en una nube. Si has volado en un avión, has visto a las nubes de cerca. Están hechas de agua!)

Si conocemos a Jesús, vamos a entrar al Cielo cuando muramos. Y algún tiempo después de que Jesús regrese a la Tierra, Dios nos promete que nos llevará a vivir en la Nueva Tierra, que es un mundo que tiene suelo, árboles y agua: "Presten atención, que estoy por crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No volverán a mencionarse las cosas pasadas, ni se traerán a la memoria" (Isaías 65:17).

Este lugar será mucho más hermoso de lo que podamos siquiera imaginar. (Pero eso no quiere decir que no debemos usar la imaginación cuando pensamos en ese lugar ahora.)

¿De dónde sacamos nuestras ideas sobre el Cielo?

¿Cómo llamarías tú a alguien que te miente, te roba y es malo contigo todo el tiempo? Llamarías a esa persona un enemigo. (No, esta no es una descripción de tu primo ni del muchacho que te molesta continuamente en la escuela.)

Como tal vez sepas, los cristianos tienen un enemigo. Tiene varios nombres: Lucifer, Satanás y el diablo.

En El León, la Bruja y el Ropero, la Bruja Blanca es como el diablo.

"Ella es una persona totalmente terrible," aseguró Lucía. "Se llama a sí misma la Reina de Narnia, a pesar de que no tiene ningún derecho. ... Puede transformar a la gente en piedra y hacer toda clase de maldades horribles. Con su magia mantiene a Narnia siempre en invierno; siempre es invierno, pero nunca llega la Navidad."

Tal vez a ti te gusta el invierno. A mí me gusta. Pero no me gustaría un invierno que dure cien años. Esto es lo que ha durado el invierno en Narnia debido al hechizo de la Bruja. La mayor parte de las criaturas no han visto otra estación. A mí no me gustaría pasar el invierno sin la Navidad, ¿y a ti? Esa es la mejor parte en cuanto al invierno (por lo menos en los lugares donde llega la Navidad en el invierno). Pero Satanás no quiere que nosotros creamos en Jesús, al igual que la Bruja Blanca no quiere que nadie crea en Aslan o que piense en él.

(De paso, en algunas historias como El Mago de Oz, las brujas blancas son buenas. Pero en Narnia, el blanco de la "Bruja Blanca" representa la frialdad y la muerte del pecado. En realidad, no existe tal cosa como una bruja buena en Narnia ... o en la Biblia. Deuteronomio 18:10-14 hace una advertencia contra la brujería, la adivinación, la magia, las predicciones, el encantamiento, los médiums, los espiritistas, y cualquiera que intente hablar con los muertos. Dios quiere que te mantengas alejado de todas esas cosas, incluyendo los tableros de ouija y las cartas de tarot, porque él odia todo eso. Si algunos amigos tratan de convencerte de que uses esas cosas, debes decirles no, y debes hablar con tus padres; quizás hasta debas buscar amigos nuevos.)

La Bruja Blanca está mintiendo siempre. Si has leído el libro o has visto la película, recordarás como ella le miente a Edmundo y le hace pensar que va a ser buena con él. Y trata de conseguir que él traicione a su hermano y a sus hermanas. La Bruja miente en cuanto a Aslan, al igual que Satanás nos miente en cuanto a Jesús y nos miente en cuanto al hogar de Dios -el Cielo.

Jesús dijo en cuanto al diablo: "Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. Es el padre de la mentira!" ( Juan 8:44). Algunas de las mentiras favoritas de Satanás están relacionadas al Cielo. Él no quiere que tú sepas que el Cielo es en realidad un lugar maravilloso. Él no quiere que tú ames a Jesús, o que vayas al Cielo, o que anheles ir allí.

El diablo fue expulsado del Cielo por tratar de hacerse igual a Dios (Isaías 14:12-15). Él se amargó, no sólo contra Dios, sino también contra la gente y contra el mismo Cielo. Él había tratado de apoderarse del Cielo, pero fue expulsado de allí. Tal vez esto suene como una historia inventada, pero es verdad. La Biblia dice que realmente sucedió.

Se nos dice lo siguiente sobre la Bruja Blanca: "Parte de la magia de ella consistía en que podía hacer que las cosas parecieran lo que no eran." Satanás está siempre haciendo lo mismo. Siempre lo está haciendo en cuanto al Cielo y, desafortunadamente, le ha dado resultado. Ha hecho que el Cielo parezca aburrido. Satanás no necesita convencernos de que el Cielo no es real. Todo lo que necesita hacer es hacernos creer que el Cielo es un lugar que no disfrutaríamos. Es como cuando se planea un viaje a Disney World o a algún otro lugar divertido y que un niño a quien se le ha prohibido la entrada allí en forma permanente (porque trató de incendiarlo, o algo por el estilo), nos diga: "Oh, vas a detestar Disney World. Es un lugar aburrido."

Si creemos lo que Satanás dice en cuanto al Cielo, no vamos a querer vivir allí o aun pensar sobre ese lugar. Pero puesto que sabemos que Satanás miente muy bien, deberíamos recordarnos a nosotros mismos lo importante que es lo que dice la Biblia. Entonces podemos ignorar los pensamientos que Satanás nos pone en la mente acerca de que el Cielo no es un lugar maravilloso para vivir.

Así que, ¿cómo podemos saber cómo es el Cielo si nunca lo hemos visto?

¿Cuál es tu libro de fantasía favorito? ¿El Hobbit? ¿El Señor de los Anillos? ¿Una Arruga en el Tiempo? ¿Cuál es la serie de fantasía que más te gusta? ¿Las Crónicas de Narnia? ¿La serie Pendragon? En muchos libros de fantasía, puedes "ver" el mundo que se describe, debido a la vívida imaginación del autor. Pero sin embargo, lugares como la Tierra Media y Narnia en realidad no existen. (¿No te gustaría que existieran?)

El Cielo no es un mundo de fantasía basado en la imaginación de alguien. Es un lugar real creado por Dios. Sin embargo, mucha gente cree que es imposible saber algo sobre este lugar.

Cuando le mencioné a un amigo que estaba escribiendo un libro sobre el Cielo, él me dijo: "La Palabra de Dios dice que 'Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman.'" (Él estaba citando un versículo bíblico, 1 Corintios 2:9.)

"Así que, ¿de qué vas a hablar?" me preguntó. "En realidad no podemos saber lo que Dios ha preparado para nosotros en el Cielo."

Tal vez tú has pensado lo mismo. ¿Cómo podemos saber algo sobre el Cielo, que es un lugar que no podemos ver? Es así de simple: Dios nos habla sobre el Cielo en la Biblia. Mi amigo terminó la cita demasiado pronto, porque el versículo 10 de 1 Corintios 2 dice lo siguiente sobre lo que no hemos visto o escuchado: "Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu." Así que Dios nos ha revelado en su Palabra cosas no vistas, incluyendo cosas acerca del Cielo.

Dios no quiere que nos encojamos de hombros como queriendo decir que no tiene sentido que tratemos de aprender acerca del Cielo. En cambio, él quiere que prestemos atención a lo que la Biblia dice acerca de este maravilloso lugar para que anhelemos lo que él tiene para nosotros.

Por supuesto que hay muchas cosas acerca del Cielo que no sabremos hasta que lleguemos allí. Eso está bien, ¿no te parece? En la Tierra hay sorpresas buenas y sorpresas malas, pero en el Cielo, Dios nos dará solamente sorpresas buenas. Y tiene muchas que nos están esperando. Yo las espero con ansias. ¿Y tú?

Si somos buenos, ¿quiere decir eso que algún día iremos al Cielo?

Mucha gente cree que todos los que son buenos van a ir al Cielo. Pero la Biblia dice que nadie puede ser lo sufi cientemente bueno como para ir allí. Todos nosotros hemos hecho cosas malas (a eso se le llama pecado). Al igual que Edmundo, que es adicto a las delicias turcas de la Bruja en El León, la Bruja y el Ropero, nosotros nos hacemos adictos al pecado. Se convierte en un hábito en que hagamos cosas malas para conseguir lo que queremos, aun cuando esas cosas no nos satisfagan. (Al igual que las delicias turcas no satisfacen a Edmundo, pero de todas formas él continúa comiéndolas.)

Debido a que Dios es tan bueno y que sólo quiere lo que es bueno, no puede tolerar el pecado. La Biblia dice que "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). Basado en ese versículo, he aquí la forma en que el libro sobre Narnia lo expresa cuando Edmundo peca:

"Tienes un traidor aquí, Aslan," dijo la Bruja. Por supuesto, todos comprendieron que ella se refería a Edmundo.... -¿Te has olvidado de la Magia Profunda? -preguntó la Bruja. -Digamos que la he olvidado -contestó Aslan gravemente-. Cuéntanos acerca de esta Magia Profunda. -¿Contarte a ti? -gritó la Bruja, con un tono que repentinamente se hizo más y más chillón-. ¿Contarte lo que está escrito en la Mesa de Piedra que está a tu lado? ... Al menos tú conoces la magia que el Emperador estableció en Narnia desde el comienzo mismo. Tú sabes que todo traidor me pertenece; que, por ley, es mi presa, y que por cada traición tengo derecho a matar.

Todos los pecadores merecen morir y todos nosotros somos pecadores. Cuando lees acerca de Edmundo, o cuando miras la película, recuérdate a ti mismo que él no es el único que merece morir por sus pecados. Todos lo merecemos.

Una de las buenas criaturas de Narnia desafía a la Bruja y a los seguidores de ella a una pelea para evitar que maten a Edmundo por su pecado. He aquí la respuesta de la Bruja, seguida por la respuesta de Aslan:

-Tonto! -dijo la Bruja, con una sonrisa salvaje que casi parecía un gruñido-. ¿Crees realmente que tu amo puede despojarme de mis derechos por la sola fuerza? Él conoce la Magia Profunda mejor que eso. Sabe que, a menos que yo tenga esa sangre, como dice la Ley, toda Narnia será destruida y perecerá en fuego y agua.

-Eso es muy cierto -dijo Aslan-. No lo niego.

La Biblia nos dice algo muy parecido a esto en Hebreos 9:22, porque de acuerdo a la ley de Moisés, "sin derramamiento de sangre no hay perdón."

La magia escrita en la Mesa de Piedra se puede comparar a la Ley de Dios escrita en las tablas de piedra que se le dieron a Moisés. A menos que alguien que es puro y justo derrame sangre, no se puede conceder perdón por los pecados y nadie puede ir al Cielo. Esa no ha sido idea del diablo, como no lo es tampoco de la Bruja Blanca. Es el carácter santo de Dios el que lo requiere.

Después de escuchar que Edmundo tiene que morir por sus pecados, su hermana Lucía le pregunta a Aslan: "¿Hay algo que se pueda hacer para salvar a Edmundo?"

La respuesta de Aslan es poderosa: "Se hará todo lo que se pueda.... Pero es posible que resulte más difícil de lo que ustedes piensan." Y Aslan se entristece mucho. ¿Por qué? Él sabe el terrible sufrimiento y la muerte que le esperan. Es la única manera de salvar a Edmundo.

Jesús experimentó lo mismo en el huerto de Getsemaní. Él les dijo a sus discípulos: "Es tal la angustia que me invade, que me siento morir.... Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo" (Mateo 26:38).

Los que servían a la Bruja Blanca pusieron a Aslan sobre su espalda y le ataron las patas, vitoreando como si hubieran sido muy valientes. Lewis agrega que "con sólo una de sus garras el León podría haberlos matado a todos si lo hubiera querido." Cuando fue arrestado, Jesús dijo que hubiera podido clamar a Dios, su Padre en el Cielo, para que le mandara más de doce batallones (legiones) de ángeles para que lo protegieran (Mateo 26:53).

Si tú tuvieras el poder para hacer eso, ¿no habrías llamado a esos ángeles en un instante? Yo lo hubiera hecho. Pero Jesús no lo hizo porque él nos ama mucho -recuerda que él fue a la cruz para salvarnos.

Aslan no hace ningún ruido; Jesús tampoco dijo ni una sola palabra (Mateo 26:63). Aun cuando los enemigos de Aslan apretaron las cuerdas de modo que le cortaron la carne, él no luchó contra ellos.

Los soldados que estaban con Jesús se burlaron de él y le pegaron (Lucas 22:63). De manera similar, la Bruja ordena que afeiten a Aslan, su rey verdadero. Cortan su hermosa melena, luego se burlan de él diciéndole: "¿Cuántos ratones cazaste hoy, gato?"

En el relato, Aslan está dispuesto a dar su vida por Edmundo. Jesús fue a la cruz a morir por nosotros, no sólo en un relato, sino como parte de la verdadera historia. Y él nos ama tanto que hubiera muerto por nosotros aun si tú y yo fuéramos los únicos que lo necesitáramos.

¿Sientes deseos de agradecerle por amarte tanto? Dale gracias. Lo puedes hacer ahora mismo....

Afortunadamente, la narración no termina con la muerte de Cristo. Él volvió a la vida con el mismo cuerpo. (Esto es lo que se llama la "Resurrección.") Su resurrección es muy importante para nuestra fe cristiana. Y es la llave que abre nuestra comprensión del Cielo y de cómo será este lugar.

¿Tendremos verdaderos cuerpos en el Cielo?

Para entender cómo es el Cielo en el que viviremos, es necesario entender cómo seremos nosotros.

Los peces no viven en la tierra seca; viven en el agua. La gente no vive en casillas de perros o en jaulas de hámsters. Tu dormitorio no se hizo para que un elefante durmiera en él -especialmente no en la litera de arriba.

Puesto que Cristo prometió que está preparando un lugar para nosotros, podemos esperar que el Cielo será un lugar totalmente apropiado para la clase de personas que seremos.

(Continues...)



Excerpted from EL CIELO para niños by RANDY ALCORN LINDA WASHINGTON Copyright © 2008 by Eternal Perspective Ministries. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >