BN.com Gift Guide

El egiptólogo (The Egyptologist)

Overview

Un obsesivo egiptólogo en busca de la tumba de un faraón. Un implacable detective a la caza de un asesino. Un sorprendente thriller histórico que nos transporta de las llanuras del desierto egipcio a los tugurios de Sydney, de los salones de baile de Boston a la universidad de Oxford, de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial a una turbulenta corte faraónica.

Cuando en los años veinte Howard Carter descubre la tumba de Tutankamon, el más asombroso hallazgo de la ...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (2) from $2.32   
  • New (1) from $17.24   
  • Used (1) from $2.32   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$17.24
Seller since 2007

Feedback rating:

(5890)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
Brand new book. We Pack Carefully and Ship Daily!

Ships from: Miamisburg, OH

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

Un obsesivo egiptólogo en busca de la tumba de un faraón. Un implacable detective a la caza de un asesino. Un sorprendente thriller histórico que nos transporta de las llanuras del desierto egipcio a los tugurios de Sydney, de los salones de baile de Boston a la universidad de Oxford, de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial a una turbulenta corte faraónica.

Cuando en los años veinte Howard Carter descubre la tumba de Tutankamon, el más asombroso hallazgo de la historia de la arqueología, el egiptólogo Ralph Trilipush se juega su reputación profesional y la fortuna de su prometida en su obsesión por encontrar el enterramiento de un faraón apócrifo basándose en un jeroglífico pornográfico. Mientras, un implacable detective australiano llamado Harold Ferrell, se enfrenta al caso de su carrera recorriendo el globo en busca de un asesino. Y de otro. Y probablemente de otro más.

Esta inquietante, divertida y laberíntica novela se inicia en las llanuras del desierto egipcio en 1922 y serpentea por los tugurios de Australia o los salones de baile de Boston, pasando por Oxford, los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial y una turbulenta corte real. Y su mejor baza es que las dos tramas principales, aparentemente inconexas y rebosantes de intriga, confluyen en un final explosivo tan inevitable como sorprendente.

Read More Show Less

What People Are Saying


"Magníficamente trazada, impredecible, extravagante, sorprendente."
Matthew Pearl, autor de El club Dante.

«Ambiciosa y divertida e inteligente...»
Chicago Tribune

«Uno de los mejores libros del año.»
Entertainment Weekly

«Phillips es casi tan hábil como Nabokov parodiando la mente académica.»
The New Yorker

«El egiptólogo vuela tan alto, en nubes de una creatividad cómica tan brillante, que Phillips alcanza más hilaridad que nunca... Una novela que vale muchísimo la pena leer.»
New York Times Book Review

«Phillips es un maestro manipulador, es capaz de asumir a voluntad una docena de voces convincentemente diferentes, y su libro es enormemente entretenido. El final no puede revelarse, es impactante.»
Publishers Weekly

«Una novela suave, elegante, repleta de frases sinuosas y deliciosos juegos de palabras... La formidable investigación de Phillips y su rica prosa hacen que valga la pena dedicarle tiempo. Es posiblemente un novelista mayor.»
Kirkus Reviews

«Herederas adictas al opio, comunistas sexis, detectives australianos y personajes reales... aumentan la apasionante complejidad de la novela.»
The Washington Post

«Una novela policíaca inteligentemente trazada... El egiptólogo es compleja, está lograda y llena de personajes redondos.»
New York Post

«¿Por qué creer lo que la antigüedad nos dice cuando el presente suele estar hecho de mentiras? Es un legado del arte de Phillips que El egiptólogo nos mantenga en vilo hasta el final sin responder a esta pregunta.»
The Wall Street Journal

«Un puzzle intensamente gratificante.»
Men's Journal

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788432217463
  • Publisher: Planeta Publishing Corporation
  • Publication date: 11/15/2006
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 507
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 8.30 (h) x 0.90 (d)

Meet the Author

Arthur Phillips nació en Minneapolis y estudió en Harvard. Su primera novela, Praga, fue un éxito de ventas en Estados Unidos, fue escogida Libro Notable del New York Times, y ganó el Premio Seidembaum de Los Ángeles Times a una primera novela, antes de ser traducida a siete idiomas. El egiptólogo permaneció durante meses en las listas de los libros más vendidos de doce medios, no sólo en prensa, sino en librerías como Borders o Barnes & Noble, y va camino de convertirse en un best-seller internacional con su traducción a 17 idiomas.

Biography

It takes a lot of guts to call your first novel Prague. The name alone has become shorthand for a temporary fantasy world populated by overprivileged, post-collegiate Westerners trying to find themselves. It takes even more guts to call your first novel Prague and set it in Budapest.

Luckily for Arthur Phillips, the confidence is backed up by talent. His 2002 debut became a national bestseller that landed on several critics' year end "best of" lists, including Newsweek, Publishers Weekly, and The New York Times.

The seeds for Prague were planted in 1990, when Phillips graduated from Harvard and moved to Budapest. After the fall of Communism, Central Europe became the latest stopping point for would be bohemians looking to recreate the spirit of Paris in the ‘20s. Phillips spent the next two years working a variety of odd jobs, including stints as an executive assistant, an entrepreneur, a jazz musician, and a repo man.

While in Budapest, Phillips was struck by the radically different communities living together in the Hungarian capital. On one side were the expatriates: young, carefree, self-consciously aware of their role in history. On the other side were the natives: experienced, distant, routinely suspicious of the invading foreigners, yet smart enough to exploit the boon for their own benefit.

The gap between and necessary collision of the two worlds resonates throughout Prague. As Phillips writes on his website, "For some people I knew, the ear-popping pressure of so much history and self-consciousness made it hard to get up in the morning, to justify your lunch, let alone your existence. What does it mean to tell a girl you ache for her as the two of you stand in front of a building with bullet holes in it? What does it mean to fret about your fledgling and blatantly temporary career when the man next to you managed to get himself tortured by the secret police of two different regimes?"

In 1992, Phillips returned to the States to study music at Berklee in Boston. He graduated after a year and a half and started playing music professionally. Shortly thereafter, he got married. It did not take long for his wife to become "increasingly dubious about [his] abilities to make any money," so Phillips did what any man in his situation would do—he tried out for Jeopardy. Six months later, Phillips was on the show, earning enough money as a five-night champion to fund his next few years of exploits.

He began work on Prague in 1997. "I had been back in the States for about 5 years, and I felt so overwhelmingly nostalgic for that time and place, that I really was kind of a drag to be around," Phillips said in a 2002 interview with NPR's All Things Considered. "And my wife and others would ask me to stop talking about Hungary. And so I thought, well, maybe I could write about this time and then maybe I can work through some of my nostalgic issues."

It took Phillips four years to write the book and another six months to find an agent. Random House picked up the novel and published it to nearly universal acclaim. Janet Maslin praised it in The New York Times as "an ingenious debut novel." Other critics called Prague "devilishly clever" (Publishers Weekly), "hilarious and scathing" (Salon.com) and "astonishingly good" (Minneapolis Star Tribune). Phillips, it seems, had finally found his niche.

Two years later, Phillips published his second novel, The Egyptologist. Phillips came up with the idea for the novel when asked by his sister to describe the writing process. To Phillips, writing is like, "an archaeological expedition. You think you're describing the main chamber, but then you discover another door and you go through it and find an even larger room, and what you thought was your goal turns out just to be a piece of a much larger structure you hadn't expected to find."

Phillips has gone on to write Angelica, The Song Is You, and The Tragedy of Arthur, all to critical acclaim.

Read More Show Less
    1. Hometown:
      New York, New York
    1. Date of Birth:
      April 23, 1969
    2. Place of Birth:
      Minneapolis, Minnesota
    1. Education:
      B.A., Harvard College, 1990
    2. Website:

First Chapter

31 de diciembre. Crepúsculo. Ante la tumba de Atum-hadu. En el gramófono, un Victrola 50, suena: Estoy sentado en el columpio del porche trasero (¿Quieres venir a sentarte conmigo, cariño?).

Mi querida Margaret, mi eterna Reina cuya belleza asombra al sol.

Mañana, tu padre y yo regresamos a casa, a tu lado... en el lujoso barco fluvial que se dirige al norte, a El Cairo, para pasar la noche en el Hotel de la Esfinge; luego, por ferrocarril a Alejandría, donde hemos reservado un pasaje triunfal en el vapor italiano Cristoforo Colombo, con escala en los puertos de Malta y Londres, y destino Nueva York, en donde cogeremos el primer tren que me lleve hasta ti, en Boston. Podrás abrazar a tu prometido y a tu padre el 20 de enero.

A mi regreso, nuestra boda será, claro está, lo más urgente. Después, tras nuevos preparativos, dirigiré una segunda expedición de vuelta aquí, a Deir el Bahari, para llevar a cabo un estudio fotográfico de las pinturas murales y retirar los objetos y tesoros de la tumba. Todo lo que queda esta noche es sellar la entrada de la tumba, dejando mi hallazgo exactamente como lo descubrí. Y luego mandarte este paquete. Mi mensajero vendrá dentro de poco.

Nada se interpone en nuestro camino ahora, querida. Mi éxito aquí, la restablecida bendición de tu padre... todo tal como te prometí. Te alegrará saber que tu padre y yo somos otra vez leales amigos. (Gracias por tu cable de «aviso», pero ¡la impropia cólera de tu padre, allá en Boston, no podía durar mucho tiempo aquí, en mi compañía!) No; me felicita por mi hallazgo («¡nuestro hallazgo, Trilipush!», me corrije), te manda, medio dormido, su cariño y, tumbado, te suplica que hagas caso omiso de aquellas estúpidas cosas que te dijo de mí. Se encontraba bajo una terrible tensión, rodeado de envidiosos e intrigantes, y ahora está encantado de que le haya perdonado por sucumbir, siquiera por un instante, a semejantes mentiras corrosivas. Y por fin estamos regresando a ti, como tú regresarás a mí.

Por supuesto, si lees esta carta, entonces es que, por razones que sólo puedo suponer, no he conseguido volver sano y salvo a Boston y a tus brazos. No habré conseguido llevar conmigo nubes de gloria inmortal, ni rodear tu blanco cuello con esta gargantilla del más blanco oro proveniente de la tumba de Atum-hadu. Ni llevándote aparte cortésmente, bajo las arqueadas ventanas de doble cuerpo del salón de tu padre, secarte tus lágrimas de alegría por mi regreso sano y salvo, y pedirte amablemente que me entregues, en cuanto llegue, un paquete (éste), que tú recibirás dentro de poco, timbrado con el atractivo franqueo del lejano Egipto, dirigido a mí pero a tu atención, para ser abierto por ti sólo en caso de una prolongada e inexplicable ausencia.

No, los acontecimientos se sucederán tal como he previsto, y tú no habrás leído esta carta. Yo llegaré antes que ella, te la quitaré suavemente de las manos antes de que la abras, y no leerás nada de esto, habiendo sido sólo una innecesaria precaución que nadie más que yo habrá conocido.

Pero. Pero, Margaret. Hay un pero. Tú has visto con más claridad que nadie la malevolencia de aquellos que nos han fallado, y nunca se sabe cuándo pueden ocurrirle a uno accidentes fatales o algo peor. Por tanto me tomo la libertad de enviarte adjuntos mis diarios.

Quiera Dios que puedan llegarte sin impedimentos.

Margaret, tú tienes ahora en tus manos, si los viscosos tentáculos de mis enemigos aún no se han infiltrado en el sistema postal egipcio, tres paquetes, dispuestos cronológicamente, según su confección. Se inician el 10 de octubre, con mi llegada a El Cairo, al Hotel de la Esfinge, con los recuerdos de ti y de nuestra fiesta de compromiso todavía bullendo en mi cabeza. Anotaciones de diario que nunca estuvieron destinadas a su publicación se entremezclan con otras que sí lo fueron, y con elementos del trabajo concluido. Buena parte del diario es una carta dirigida a ti, la carta que nunca encontré el momento de enviarte hasta ahora. Tengo intención de aclararlo todo a mi regreso a Boston. El segundo paquete se inicia cuando agoté mi provisión de papel de escribir y sobres del hotel, y en su lugar confié en la generosidad de colegas míos del Servicio de Antigüedades del Gobierno egipcio; montones de páginas con el membrete del director general del servicio. Finalmente, he llenado casi por completo un bellísimo Diario de Campo Indio y Colonial Lett’s n.º 46, los diarios preferidos de los exploradores británicos cuando trabajan en remotos calores y arenas, haciendo avanzar el conocimiento mientras ponen en riesgo su piel. No te preocupes: las páginas arrancadas de su lomo no son más que las páginas de esta carta. Juntos, los tres documentos componen el tosco borrador de mi indiscutible obra maestra, Ralph M. Trilipush y el descubrimiento de la tumba de Atum-hadu.

Asimismo, adjunto las cartas que me has enviado aquí, tus palabras, entremezcladas las amables y las crueles. Siete cartas, dos telegramas y el cable que te envié que me arrojaste a la cara ayer. Y los cables de tu padre dirigidos a mí.

Acabo de reemplazar la aguja del gramófono, la penúltima. Suena una preciosa canción.

Confío en un muchacho para que me sirva de mensajero.

Con el paso del tiempo, Margaret, se produce erosión. La arena desgasta, los escombros lo cubren todo, los papiros se desmenuzan, la pintura se deteriora. Parte de esto es, desde luego, destructivo. Pero parte de la erosión es clarificadora, cuando depura falsas semejanzas, fallos atípicos, detalles confusos y no esenciales. Si, mientras escribía mis notas, he cometido aquí y allá alguna acción errónea, si no he comprendido o he descrito inadecuadamente algo que vi o que creí ver, bueno, en ese momento uno piensa «No importa, lo corregiré cuando vuelva a casa». Y así lo haré. Pero, desde luego, si me golpearan hasta la muerte y me metieran en el baúl de viaje de un estirado conde y luego me cortaran en trocitos y mis fragmentos fueran esparcidos por encima de la borda para alimento de los tiburones, bueno, entonces, sería una lástima que no hubiera corregido el trabajo cuando tuve la oportunidad. Necesitaré entonces un brillante y valioso redactor que pueda apartar de un soplo la polvorienta especulación, para revelar la desnuda y fría verdad, una verdad de obsidiana y alabastro. Tú proporcionarás esa clarificadora erosión.

Y llegamos a la crucial tarea que te estoy confiando, mi musa convertida en albacea. Tú eres ahora la diosa guardiana de todo lo que he realizado. Estos escritos son la historia de mi descubrimiento, la derrota de los escépticos y de mi propia inseguridad. Te confío nada menos que mi inmortalidad. Deposito en ti mi confianza, a pesar de todo, porque, si no, ¿en quién más lo haría? Si algo le llegara a pasar a mi cuerpo, entonces tú serás responsable —abriendo este paquete, leyendo estas palabras— de garantizar que mi nombre y el nombre de Atum-hadu nunca perezcan. Es lo mínimo que puedes hacer por mí, Margaret.

Supervisarás la publicación de ésta mi última obra. Insisto en que se haga en una gran tirada de una prestigiosa editorial universitaria. Pisa fuerte con tu bonito pie y exige un espacio en las estanterías de todas las bibliotecas universitarias importantes, así como en los grandes museos egiptológicos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y El Cairo. ¡Y entre el público en general! ¡Tápate los oídos, Maggie! Porque se levantará un clamor como nunca se ha oído cuando la noticia se publique. Pero mantenlos todos a raya hasta que estés lista. Haz el trabajo que te estoy pidiendo, insiste en que el libro sea impreso exactamente tal como digo, y no les des a los buitres nada más.

No tengo tiempo de corregir en este momento; los acontecimientos están sucediendo demasiado deprisa aquí. Y nos vamos mañana. Así que yo mismo lo haré cuando llegue a casa sano y salvo; pero, permíteme darte un último consejo si los acontecimientos se desarrollan de manera diferente.

Por ejemplo, mientras los contemplo ahora, sin duda algunos de los primeros bocetos parecen no haber sido terminados. La vista juega malas pasadas en la penumbra, cuando uno tiene prisa, pero los dibujos finales son indiscutiblemente preciosos, de modo que se puede prescindir de aquellos primeros esfuerzos. Y tú tendrás que separar las partes que van dirigidas a ti, mis anotaciones del diario privadas o demasiado francas aquí y allá. Lo que es sólo para ti y lo que es para todo el mundo cae por su propio peso; la división es fácil de ver, si eres cuidadosa. Yo fui demasiado ansioso como diarista y como tu corresponsal al comienzo. No hay necesidad de publicar nada sobre nosotros, las fiestas y nuestras relaciones. Yo estaba emocionado, y con motivo, Margaret, como la historia demostrará. Y ahora veo también ciertas meditaciones sueltas que dejan que se escape un poco de vapor erudito aquí y allá, mis deducciones permitieron cierto espacio para alumbrar soluciones que se evaporaban con la luz del día. Haz una cuidadosa lectura, te lo suplico, una cuidadosa lectura en privado, una meticulosa corrección, y luego busca un mecanógrafo (llama a Vernon Collins); usa mis ilustraciones de los libros de notas, sólo el último grupo, cuando las paradojas de Atum-hadu se aclararon todas, y finalmente comprendí lo que estaba viendo.

Si debes ser mi viuda, M., entonces serás también mi aliento. Quitarás dulcemente lo que no es esencial. Empecé a tachar algunos fragmentos, pero ahora no tengo tiempo, y podría cortar hasta el hueso, de modo que mira: haré que tu trabajo sea lo más sencillo posible. El material pertinente sigue este orden: Kent; Oxford; el descubrimiento del Fragmento C con mi amigo; su trágico final; tú y yo enamorándonos; la inversión de tu padre; la tumba de Atumhadu en todo su esplendor; la inteligente solución a su Paradoja de la Tumba; el sellado de nuestro hallazgo para un posterior retorno; tu padre y yo dirigiéndonos a casa; nuestro desgraciado asesinato. O no, por supuesto. No podría estar más claro. Quema el resto como las notas marginales de los primeros borradores de un erudito.

El crepúsculo aquí es distinto de cualquiera que haya visto hasta ahora. El color, cuando el sol se funde en las cambiantes escarpaduras del desierto... estos colores no existen en Boston o en Kent. Éstas son las colinas y despeñaderos donde está indeleblemente grabada la historia de mi vida.

La última aguja del gramófono. Adoro esta canción.

Margaret, si estás leyendo esta carta, sollozando, horrorizada ante tu doble pérdida pero preparándote, tú y tu pluma, para las vitales tareas que tienes ante ti, entonces ya no vacilo en acusar desde aquí, antes de que se cometa el espantoso crimen, al maníaco de Howard Carter, cuyo nombre tal vez hayas oído en las últimas semanas, el medio loco, el afortunado desde la cuna, el inepto que dio un traspié en una escalera y cayó en la sospechosamente bien conservada tumba de un insignificante reyezuelo adolescente de la XVIII.a dinastía llamado Trivial y Común, el maníaco que, presa de sus paralizantes celos, ha amenazado varias veces a mi persona los últimos meses, tanto si estaba sobrio, como si se había intoxicado con algún narcótico inhalado. He desdeñado anotar en mis diarios profesionales la incesante actitud de hostilidad y escasamente contenida violencia hacía mí por parte de Carter; tal delicadeza es sólo una dolorosa cortesía profesional hacia el otrora gran arqueólogo, y es, por añadidura, un ejemplo de cierta hombría que siempre he mostrado y que tú siempre has admirado. Así, he ignorado sus repetidas amenazas de hacer que yo y mi «notable patrocinador, Mr. Chester Crawford Finneran, desaparezcamos inexplicablemente». Ni que decir tiene que si tu padre y yo no desembarcáramos del Cristoforo Colombo en el puerto de Nueva York, puedes estar segura de que hemos sido asesinados por Carter o por alguno de sus secuaces, como su patrocinador, un desgarbado conde inglés, cuyos suaves modales apenas disimulan que es un depravado, por mucho que se empeñe, o por su espantoso cómplice de pelo anaranjado, al cual conoces muy bien.

Hermosísima Margaret, en estos meses no ha faltado incomprensión entre nosotros. Pero, pese a las ásperas cartas y al aún más áspero silencio que me has hecho llegar, sé que tu amor por mí permanece inalterable, al igual que mi amor por ti; no hay nada en esta vida que valore más que tu abrazo. El disco del gramófono ha llegado nuevamente al final y ahora sólo jadea de agotamiento.

Ésta era mi última aguja de los centenares que traje conmigo. El pensamiento de que te he visto por última vez, de que nunca más te tendré entre mis brazos, temblando bajo la brisa mientras cruzamos danzando tu salón de baile y las ventanas están abiertas de par en par al jardín, la idea de que la palidez de tu cuello y el color de tus labios nunca me será mostrado otra vez, me sobrecoge tan brutalmente que apenas soy capaz de escribir. No puedo soportar la idea de que jamás volveré a verte. No puedo soportarla. Y tampoco soporto que pienses en mí tal como tu padre me describió, no como realmente soy, como sé que tú me veías al principio. Por favor recuérdame cuando éramos felices, cuando estabas sumamente orgullosa de mí, cuando encontraste al héroe que llevabas tanto tiempo buscando, al único hombre que podías imaginar, cuando hablábamos de tener el mundo a nuestros pies. Por favor, recuérdame así, queridísima mía. Te amo más de lo que puedas pensar, de una forma que jamás podrás imaginar.

Te veré pronto, mi amor.

Tu RALPH

Residencia Sunset on the Bayview
Sydney, Australia
3 de diciembre de 1954

Estimado Mr. Macy:


Obra en mi poder su atenta carta del 13 de noviembre, y estoy encantado de conocerle, aunque sea por correo. Me sentí muy afectado por el fallecimiento de su adorable tía Margaret.

Mi más sincero deseo es que ella me recordara alguna que otra vez. Nos conocimos en una época de crisis, de grandes dramas. Uno nunca olvida eso, téngalo por seguro. Allá por el 22, cuando la salvé, era una mujer hermosa, y con nervio. Nunca la volví a ver después de que yo llevara ante la justicia al hombre que causó su sufrimiento.

Estoy ciertamente muy intrigado por su «humilde petición de servirse de [mi], sin duda, excelente memoria». La verdad, señor, sigue siendo excelente, y haré un esfuerzo especial para demostrárselo. En mis tiempos era conocido por mi gran capacidad para recordar.

Podría también añadir que no es usted ningún insignificante detective, pues ha seguido mi pista hasta aquí, a este miserable agujero, una residencia de ancianos, este cubo de basura humano, treinta años después de los hechos. Si el campo de la investigación llegara a interesarle a usted profesionalmente, creo que estaría muy capacitado, y eso es un gran elogio viniendo de mí. Aunque tal vez sea usted el tipo de persona que no necesita trabajar, ¿no?

Respecto de su primera pregunta, la cual sea quizás solamente una manera cortés de hacer alarde de su educación, incluso en una carta dirigida a un extraño, la respuesta es: aburrido. Aburrido casi hasta la muerte, gracias, que sospecho que es el concepto que hay detrás de estos lugares. Chupar hasta el último de nuestros ahorros y luego aburrirse hasta la muerte esperando meterse en una estrecha y hundida cama, con uno de los pocos orinales hediondos a mano para mear, mientras el vejestorio de al lado aprieta las piernas a la espera.

No soy capaz de expresarle cómo me alegra su petición de escuchar mi caso más importante, para llenar las lagunas de su «particular historia de la familia Macy». Y es usted afortunado. Mire, traje algunas cosillas a este detestable lugar, nada de ropas elegantes o posesiones, yo era un hombre sencillo, siempre dispuesto a moverme deprisa si las circunstancias lo exigían; pero cuando vi con claridad que me dirigía aquí, me dije: «Ferrell, serás un magnífico estúpido si no cargas con tus archivos y pones por escrito tus casos en tus muchas horas libres. Será una brillante, excelente advertencia a los criminales de ahí fuera, una estupenda fuente de enseñanzas para otros detectives, y una historia apasionante para el lector en general.» Por eso su carta me satisface tanto.

¿Quiere usted ventilar recuerdos? Bueno, yo soy la verdad histórica con dos patas, de veras, pero necesito un compañero, igual que usted, si voy a examinar esas historias explosivas y a revelarlas al público. Acierto al suponer que conoce usted a gente que está en el negocio editorial en Nueva York, ¿verdad? ¿Revistas de crímenes reales, quizás? Concedámosle un poco de atención. Sé que usted dijo que sólo buscaba una «historia familiar personal», pero estoy demasiado cerca de la línea de meta para jugar a los disfraces, Mr. Macy. Veo adónde podemos llegar, y pienso que tenemos un caballo ganador. Mire, conservo notas, lo escribí todo, palabra por palabra, como dicen, tan pronto como me fue posible después de las entrevistas. No teníamos las máquinas que tienen ahora para grabar, de modo que utilizábamos otros recursos. Los jóvenes detectives de hoy en día, con sus cintas magnetofónicas, ni siquiera son conscientes de lo que ya no saben hacer, pero en nuestra época teníamos buena memoria y escribíamos deprisa. Si bien no tengo hasta la última palabra aquí, delante de mí, al menos recuerdo muy bien el tipo de cosas que la gente decía o quería decir, así que puedo hacer una reconstrucción bastante buena. Sólo hace falta color, comillas, adornos literarios, mecanografía. Yo pondré las aventuras; usted el resto, ¿vale?

Aun cuando, al final, parte de ello no fuera claro como el cristal para mí, sigo pensando que éste fue mi mejor caso, de modo que si usted está dispuesto a ser mi doctor Watson, empecemos aquí, y después de ésta, calculo que al menos tenemos otra docena de historias.

Ahora bien, dice usted que tiene documentos que «pueden arrojar luz sobre preguntas pendientes» que yo pudiera tener, y eso es un rico cebo que mostrar ante un individuo como yo. Yo soy quien soy, e incluso treinta años después siento curiosidad por oír cualquier cosa que quiera usted revelar. Cuando usted se refiere a encontrar los papeles privados de Margaret después de su muerte, me pregunto qué incluye eso, ¿Qué decía ella sobre mí? Esa mujer era muy capaz de forzar la verdad para conseguir una historia.

Cuando yo conocí a su familia, allá por el año 22, usted ni siquiera había nacido, me imagino. ¿Cuándo conoció su tía a su tío? Sabe, ella era un poco seca conmigo, me refiero a su tía. ¿Se lo dijo alguna vez? Supongo que no, y estoy seguro de que su tío era un tipo estupendo. Pero cuando la conocí, estaba prometida con aquel mariquita de explorador terriblemente rico, y creo que yo di la impresión de ser justo lo que le convenía... un hombre de impecable honor, siempre tras la verdad, que siempre ponía ésta por delante.

¿Cómo calificar este caso? Fíjese bien: empezó como un encargo de trámite para la herencia de un excéntrico, luego se convirtió en un caso de una persona desaparecida con una docena de clientes diferentes, después en un doble asesinato, en una investigación de antecedentes prenupciales, posteriormente en un caso de cobro de deudas, y de repente en un doble asesinato bastante distinto. Con el encarcelamiento de aquel maldito árabe (curiosamente, no puedo recordar su nombre), resolvimos al menos el crimen final, pero hay mucho líquido dentro de este coco que no se agita cuando uno lo sacude, incluso ahora. Debería usted seguir la pista de ese árabe; probablemente se esté pudriendo aún en alguna cárcel egipcia. Quizás por fin está dispuesto a revelar dónde escondió los cuerpos y el tesoro.

De acuerdo, empecemos. El caso se inicia en Mayfair, Londres, en mayo de 1922, según las notas que tengo en mi expediente. En ese momento, un hombre riquísimo llamado Barnabas Davies, el propietario de Cervezas Davies, se enteró por su matasanos de que no le quedaban más que unas semanas o meses de vida. Trágico. Ese Davies era un individuo mayor, pero tenía una esposa joven y adorable y un par de hijitos. Con la muerte amenazándolo, Davies resuelve sus asuntos con los abogados. Impecable, firma donde debe, y la viuda e hijos son asquerosamente ricos y algún socio joven dirigirá el show de la cervecera. Pero entonces, una semana más tarde, Davies, vivo todavía, llama a sus abogados y les dice que está decidido a hacer algunas cosas más de las que había pensado.

Estamos a 7 de junio ahora. Los abogados vuelven a la casa de Davies, se beben un poquito más de su brandy y toman sus notas mientras el viejo les machaca los oídos: la familia y el negocio son una cosa, pero ahora se da cuenta de que debería hacerse algo más. Quiere que el mundo conozca el nombre de Davies por su sempiterna capacidad para hacer el bien. Quiere que su dinero se destine a una cátedra que lleve su nombre en una universidad, quiere que con su dinero se construya un hospital, quiere su nombre en un ala de museo llena de cuadros pintados por artistas que reciban las Becas de Arte Moderno de la Fundación Davies, piensa financiar un monumento a algún regimiento que perdió casi hasta el último de sus malditos hombres en la guerra, y Davies quiere además que el conjunto se alce en los nuevos Jardines Davies, y que un club de fútbol de alguna pequeña ciudad sea el Davies FC; ha llamado ya a un arquitecto para que empiece a trazar los planos de un zoológico con forma de una gran «D» mayúscula, y todo eso cuando está a punto de irse a la cama quizás por última vez. Davies, Davies, Davies por todas partes.

Y entonces da instrucciones a sus abogados sobre algo muy extraño, la verdad. Al parecer, Mr. Davies ascendió mucho en este mundo. Estuvo en la marina mercante de joven, antes de tener su poquito de suerte aquí y allá, y construir el imperio que mantuvo para los inglesotes un flujo de color ámbar aceptable. Probablemente usted, hijo, no ha oído hablar de la Cerveza Amarga Davies. Me parece que la compró otro cervecero después de la Segunda Guerra Mundial, y le cambiaron el nombre. Recuerdo una botella en la que aparecía un barco, tal vez un barco pirata. En cualquier caso, el viejo y agonizante Davies les presenta a sus abogados una lista —una lista más bien larga— de mujeres de todo el mundo. Mujeres de Canadá, Estados Unidos, Ecuador, Perú, Australia, e incluso Rusia, así como las fechas en que él piensa que estuvo por última vez en esos lugares, la última vez que vio a esas mujeres. Las fechas se remontan al comienzo de sus días en la marina mercante, sus buenos cuarenta años, en algunos casos, quince en los más recientes. Y aquí llegamos al asunto: Mr. Davies les dice a los abogados que algunas, o muchas, o quizás todas esas mujeres, podrían haber tenido hijos suyos.

Encontrad a esas tías, dice, y averiguad con certeza si han tenido mocosos míos. Si es así, no digáis una sola palabra más, sólo dadles las gracias a las madres e id a buscar a los hijos. Hablad con éstos y hacedles esta oferta: Davies les dejará a cada uno cierta cantidad de dinero —buen dinero, si tenemos en cuenta que todo lo que tenían que hacer era reconocer haber nacido fuera del matrimonio, lo cual no es tan duro—, si aceptan dos cosas: a) no importunar a la familia Davies de Inglaterra pidiendo un penique más, se ve que la familia legal todavía estaba por encima, incluso para ese maníaco, y b) aceptar el apellido de Davies como el suyo. Es decir, Mr. Macy, cambiar de nombre. El más viejo tendrá cuarenta años, ¿no? Pero si un bastardo quiere su dinero, cambiará de nombre. ¿Cuánto? La suma es negociable, dice Davies a los abogados mientras les muestra una tabla que ha hecho: inicialmente los hijos reciben la cifra base, pero los abogados pueden subir hasta las sumas más altas, dependiendo de la nacionalidad, y si los hijos han realizado algo digno de mención, o les parezca que podrían hacerlo. Hay un baremo en su tabla, me dijeron. Un francés con una profesión vale tres veces y media más que un marinero argentino, por ejemplo.

Lógicamente, los abogados arman un pequeño escándalo. Señalan que si nadie ha venido en busca del viejo Davies hasta ahora, y éste —de nada sirve utilizar eufemismos— está a punto de encontrarse con san Pedro, no hay necesidad de andar escarbando por ahí para desenterrar viejos asuntos. Además, dice un juicioso abogado, esto pone a Davies en situación comprometida, pues tendría a todos esos hijos ilegítimos adoptando de repente su buen nombre. «En absoluto —dice Davies—. No han comprendido ustedes nada, tíos. Esos hijos son míos, y todo lo que realizan en este mundo es mío, también, y debe llevar mi nombre, porque estoy orgulloso de ellos. Quiero que el nombre de Davies sobreviva en ellos y en lo que hacen. Todos somos Davies —dice el viejo, mostrándose bastante rotundo—. Es mi dinastía.» «Bueno, nosotros sólo somos abogados —dicen los picapleitos— y seguir la pista de sus mocosos abandonados por los cuatro rincones del mundo no es tarea nuestra», aunque no se lo dicen de forma tan clara a su opulento cliente, diría yo. Pero éste no escuchaba: «Pongan detectives a trabajar, no me importa cómo lo hagan, pero háganlo, háganlo legalmente, pónganlo en un documento, y yo lo firmaré. Pero háganlo deprisa, porque el tiempo corre, ¿no? Si he de hacerlo, firmaré algunos papeles en blanco y ustedes pueden rellenarlos con los nombres de los hijos más tarde.» Más o menos Mr. Davies dice eso.

Ya le oigo a usted preguntar: «¿De cuántas posibles madres estamos hablando?» Bueno, la primera lista de Davies resultó que era más bien preliminar. La cuenta final no deja de aumentar los siguientes días, a medida que el gordo cervecero llama a los abogados para añadir nombres cuando los recuerda, o cuando encuentra la firma de una dama al pie de algún viejo billete de amor que él está quemando antes de fijar la fecha de su almuerzo con el Altísimo. Cuando la sede de Londres se puso en contacto conmigo en la sucursal de Sydney, el 21 de junio de 1922, la suma total de potenciales Davies ascendía a treinta y ocho, y seguía creciendo.

Ahora llegamos a lo de «sucursal de Sydney» y «sede de Londres». Debería aclararlo. Yo dirigí mi propio negocio, Investigaciones Ferrell, hasta marzo de 1922, sólo unos meses antes de este caso, El caso del cervecero promiscuo y los asesinatos en el desierto, ¿vale? ¿Lo capta? No era una aventura muy lucrativa, lo de Investigaciones Ferrell, pero yo tenía cierta habilidad para el disfraz y hacer que la gente dijera la verdad o al menos lo demostrara cuando estaba mintiendo. Yo era un pequeño y valiente bastardo y eso es un hecho. Conocía mi Sydney de arriba abajo, y no tenía tiempo para criminales que se creían que eran unos genios, porque ni uno solo de ellos lo es, nunca, Mr. Macy. No hay más que tres tipos de personas en este mundo, puedo asegurárselo después de todos mis años de tratar con ellos, y quizás ni siquiera llegan a tres.

Entonces, el 22 de marzo, recibí una oferta para integrarme en la Agencia Mundial de Investigaciones Tailor, una empresa en expansión de Londres dispuesta a que ese «Mundial» tuviera un poco de verdad. Hice algunas averiguaciones sobre su negocio. Lo dirigía un tal Nicholas Tailor, que era en realidad un húngaro llamado Miklos Szabo, a quien le habían ido bien las cosas en Inglaterra, convirtiéndose en una especie de investigador confidencial para caballeros, y que tenía un vago acento continental y un aire de mundano saber estar; y así, por un intercambio de unidades monetarias y una charla con su representante respecto a quién pagaría qué a quién y cuándo, descolgué mi rótulo de «Investigaciones Ferrell» e hice que un tipo que conocía viniera con otro que decía: «Agencia Mundial de Investigaciones Tailor, sucursal de Sydney.»

Y no mucho después de nuestro acuerdo, me llegaron instrucciones sobre el caso Davies. Recibí la misma carta que los hombres de Tailor repartidos por todo el ancho mundo, explicando la misión por la que los abogados de Londres habían contratado a la agencia de Mr. Tailor. Y ello porque, sin la menor duda, uno de los puertos de escala de Mr. Davies había sido Sydney, y yo había de seguir la pista de una dama llamada Eulalie Caldwell, quien a partir de 1890, o 1891, o 1892, o quizás 1893 (lo más que Davies podía recordar) había sido una bonita joven sin ataduras, que vivía sola en Kent Street (un barrio muy poco elegante de Sydney), ganándose la vida temporalmente fregando platos. Fin de la información.

Mr. Macy, un detective no inicia todos los días una búsqueda de un heredero perdido y en su lugar resuelve dos casos de asesinato doble, uno de ellos de cuatro años de antigüedad. Pero eso es justamente lo que yo hice. Si saboreo los detalles de este triunfo después de una larga y difícil carrera, confío en que usted lo comprenderá.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)