El guerrero espiritual: El arte de vivir con espiritualidad

El guerrero espiritual: El arte de vivir con espiritualidad

by John-Roger
     
 

In describing how to become a spiritual warrior—someone who counters negative habits and destructive relationships by changing patterns and living in conscious alignment with the soul—this essential handbook teaches how to battle the distractions and anxieties of modern life; how to master relationships, fear, and addictions; and how to create abundance

Overview

In describing how to become a spiritual warrior—someone who counters negative habits and destructive relationships by changing patterns and living in conscious alignment with the soul—this essential handbook teaches how to battle the distractions and anxieties of modern life; how to master relationships, fear, and addictions; and how to create abundance and love through intention, impeccability, and ruthlessness. A practical journal of spiritual convergence for the spiritual warrior is also included.

Describiendo como convertirse en un guerrero espiritual—alguien que contrarresta hábitos negativos y relaciones destructivas a través de cambiar patrones y viviendo en alineación consciente con el alma—esta guía esencial enseña como luchar contra las distracciones y ansiedades de la vida moderna; como dominar relaciones, temores y adicciones; y como crear abundancia y amor con intención, impecabilidad e inquebrantable determinación. También se incluye un diario práctico de convergencia espiritual para el guerrero espiritual.

Editorial Reviews

From the Publisher
"If everyone in the world read this book, this world would be a much better place. John-Roger is truly an inspiration and this book touched my heart and soul."  —Paris Hilton

"Spiritual Warrior . . . quite literally changed my life. It taught me how to live from my heart, from my soul and in a way that is more abundant and joyful than I could ever have possibly imagined."  —Jaime King-Newman, actress

"Spiritual Warrior . . . show[ed] me an insight and clarity into a world that so often seems imbalanced. This book was the start towards a life of self-discovery and knowledge of manifestation."  —Selma Blaire, actress

Product Details

ISBN-13:
9781893020498
Publisher:
Mandeville Press
Publication date:
04/01/2009
Edition description:
Reprint
Pages:
175
Sales rank:
737,885
Product dimensions:
5.90(w) x 9.00(h) x 0.60(d)

Read an Excerpt

El Guerrero Espiritual

El Arte De Vivir Con Espiritualidad


By John-Roger, Selene Soler Schoettler

Mandeville Press

Copyright © 2008 Peace Theological Seminary and College of Philosophy
All rights reserved.
ISBN: 978-1-893020-49-8


CHAPTER 1

Soltar el control

La raíz de nuestras adicciones emocionales es
la estructura de nuestras creencias
que nos debilitan continuamente,
diciéndonos dos cosas:

(1) Que nos quedaremos solos y abandonados, y

(2) que perderemos el control de la realidad.

Mucha gente me han preguntado: "¿Quién te ha dado autoridad para hablar?" Después de todo no soy ni rabino, ni sacerdote y tampoco tengo un puesto "oficial". Pero yo podría preguntar: "¿Quién te ha dado a ti autoridad para preguntar?" La "autoridad" para preguntar y hablar está dentro de nosotros. Digo lo que digo porque puedo.

Muchos nunca hablan porque no tienen confianza en sí mismos o porque tienen miedo de las reacciones de los demás. Cuando no estamos alineados con nuestra Alma necesitamos del mundo exterior para validar nuestra postura religiosa o espiritual. Queremos algo "oficial" que nos asegure que estamos en el camino correcto. Cuando sufrimos, a menudo pensamos que es un castigo, algo "que Dios me hizo". Esa es una forma de inmadurez espiritual que nos separa de lo mejor de nosotros.

A medida que maduramos espiritualmente nos ponemos en contacto con la naturaleza de nuestra Alma. Participamos. Nos damos cuenta de que el mundo es la pantalla sobre la cual nos proyectamos, de manera que si vemos fallas afuera, somos nosotros los que necesitamos cambiar, y ese cambio solamente puede suceder cuando descubrimos nuestra propia naturaleza, la parte Divina dentro de nosotros.

Tú eres la primera causa y el primer efecto. Tú eres la última causa y el último efecto. Por eso, el único lugar donde se puede llevar a cabo ese cambio es dentro de ti. Puedes permitirte la ilusión de cambiar cosas en el mundo, pero si no las cambias dentro de ti no habrá un cambio verdadero.


Las cartas podrán haber sido barajadas y estar en distinto orden, pero son las mismas cartas, con los mismos dibujos. Si queremos ponernos en contacto con nuestro yo espiritual, y al hacerlo, recibir los beneficios del mundo exterior, el Alma debe regresar a Dios y transformarse en co-creadora. El primer paso para reclamar nuestro territorio interior con el fin de convertirnos en co-creadores y Guerreros Espirituales es confrontar nuestras prácticas habituales o "adicciones" que nos impiden el progreso.


Adicciones diarias

Ya sea que te guste o no, tú interpretas la vida de acuerdo a tu sistema de creencias. Aun cuando creas que tus creencias son mejores que las de los demás, más flexibles, más abiertas, siguen siendo creencias. Si pones agua en un vaso y luego la pasas a una taza, ¿qué diferencia le hace eso al agua? Obviamente ninguna. El agua sigue siendo la misma; lo único que cambió es el recipiente. De la misma manera, lo Divino ha sido siempre Divino, pero los seres humanos lo han negado jugando el juego de la alienación y la separación. Y han jugado el juego tan bien que han quedado atrapados en él.

Una de las formas de quedar atrapados es a través de nuestros comportamientos adictivos. Cuando nuestros hábitos se arraigan tanto que no podemos escaparnos a ellos, es que se han transformado en realidad en adicciones. El sistema nervioso se acostumbra a los patrones con gran facilidad. En un instante podemos entrenarnos para necesitar cigarrillos, alcohol o para no poder vivir sin chocolates; desarrollamos adicciones y dependencias de todo tipo, a nivel físico y emocional. Es tan fácil que sorprende y asusta.

Observa tus adicciones diarias y verás qué cierto es esto. Si lo primero que haces todas las mañanas es bajar los pies de la cama y ponerte las zapatillas, primero la izquierda, luego la derecha, detente. La próxima vez ponte primero la zapatilla derecha, luego la izquierda. Y no solamente eso, baja los pies del otro lado de la cama. Cuando empieces a interrumpir tus hábitos, te dejará asombrado lo raro que se siente todo, y pensarás: "Hoy no me siento sincronizado conmigo mismo". ¿Por qué? Porque estás rompiendo el molde, la rutina, y estás cambiando tu enfoque.

Pero comparados con las adicciones emocionales, los hábitos físicos son fáciles de cambiar. Una relación infeliz puede convertirte en soltero de por vida. La raíz de nuestras adicciones emocionales es la estructura de nuestras creencias, que nos debilitan continuamente diciéndonos dos cosas: 1) que nos quedaremos solos y abandonados, y 2) que perderemos el control de la realidad.


El control, la adicción dominante

El miedo a perder el control es la motivación más poderosa del ser humano. El control es la adicción dominante. Contrariamente a lo que piensa la mayoría, no es la falta de valentía la que nos impide avanzar; es el miedo a perder el control. Queremos controlar, y cuando sentimos que no podemos hacerlo, nos paralizamos, nos detenemos. La persona que teme perder el control es como un ciervo atrapado por las luces de un automóvil: en lugar de correr a esconderse, se paraliza.

En cierta medida, todos somos fanáticos del control. Queremos controlar lo que sucede para estar siempre seguros del resultado. Nos ponemos presión para dominar lo que sucede en nuestras vidas. Pero no logramos controlar; lo que logramos es presión.

Lo que estamos diciendo en realidad cuando intentamos controlar es: "Tengo miedo de no alcanzar el éxito". De una manera muy sutil, ese miedo es una forma de ateísmo, porque lo que nos dice es: "No existe Dios que te ayude". Entramos en duda, y nos paralizamos una vez más.

Cuando dudamos estamos diciendo: "No sé". Y nuestro miedo nos susurra: "No se puede saber ... no tienes el control".

Los guerreros espirituales transforman la duda en una herramienta. No tratan de controlar la duda, pero se rehúsan a permitir que la duda los domine. La utilizan de la misma manera que se usa una cerca a lo largo de un precipicio, es decir, para marcar un límite entre el camino y el vacío. Tan pronto como entres en duda regresa sobre tus pasos, hasta que te encuentres nuevamente en tierra firme.


Hazte amigo del miedo

Los seres humanos somos seres complejos, tenemos muchas facetas distintas. Cuando tenemos miedo, el miedo lo domina todo. Nos paraliza.

Pero es porque no nos quedamos quietos en el miedo. No tenemos paciencia. No nos permitimos estar presentes en la realidad. Nos enganchamos a una relación, una idea, un símbolo, cualquier cosa que nos distraiga del miedo y nos impida relacionarnos y hacernos amigos de su energía.

Pero no hemos catalogado bien este miedo. No es solamente miedo; también es una expresión de lo Divino, así como todo es una expresión de lo Divino. Lo Divino es tan poderoso que si nos fuera presentado como nosotros queremos, arreglado ordenadamente en una fuente, en porciones pequeñas, fáciles de tragar y digerir, no lo reconoceríamos. Así que se nos aparece como un huracán, como un maremoto. Y decimos: "¡Ay, Dios mío!" Y eso es exactamente lo que es.

Pero si te das cuenta de que el maremoto es solamente una alegoría y que no puede causarte daño, puedes quedarte quieto y no hacer nada. Te envuelve y tú te das cuenta de que estás en el centro de lo Divino. ¡Y pensar que hasta ahora le habías tenido miedo!

La experiencia es similar a la de un chico que no se anima a invitar a cierta chica a bailar, porque tiene miedo a ser rechazado. Mientras tanto ella está esperando ser invitada; es por eso que está allí. Pero el miedo al rechazo es mayor en él que el deseo de bailar. De la misma manera, lo Divino está esperando nuestra invitación, y no lo invitamos porque también nosotros tenemos miedo al rechazo, a la pérdida del control, al abandono, a la soledad.

Hazte amigo del miedo. Cuando aparezca, dile: "Entra y toma asiento, amigo. Déjame conocerte". Siéntate junto a él. Obsérvalo. Di: "Este es el miedo; él es mi amigo".

La mayoría de nosotros considera que el miedo es un enemigo. ¿Cómo podría ser nuestro amigo? Lo es porque te revela su gran poder: que sepas que no es más que un velo que oculta lo Divino a nuestros ojos. No nos hemos permitido ver y conocer el poder, porque aparece disfrazado de miedo. Si alguien se te acercara y te dijera: "Te voy a revelar el gran poder del universo", ¿lo considerarías tu enemigo?


Soltar el control

Una vez que entendemos que no podemos tener el control sobre nada, podemos entregarnos, rendirnos a lo que el control es. Es Dios. Y nosotros podemos dejarlo que continúe manejando el universo. A veces percibimos el poder oculto de Dios, pero lo sentimos como miedo y nos contraemos. No hay nada en Dios que deba inspirarnos miedo. El miedo es solamente el nombre que le ponemos a nuestro sobrecogimiento o tal vez a nuestro desconcierto cuando sentimos Su poder, un poder que no podemos comprender y entonces tememos estar perdiendo el control.

Todos queremos vivir la vida y experimentar y su vitalidad. A la vez, todos queremos una vida bien segura y sin contratiempos, que tengamos bajo control. Pero cualquiera que haya sentido miedo de hacer algo y que lo haya hecho de todas maneras, ha abrazado al enemigo. El miedo se convierte entonces en confianza y en satisfacción por el logro. Esas personas quieren repetir la experiencia. La primera vez ésta puede haber sucedido por accidente o por un golpe de suerte, pero la segunda vez será algo elegido. Y cuando tomamos la decisión de hacer algo, nos liberamos en ello. No nos liberamos de ello, nos liberamos en ello.


La entrega perfecta es la protección perfecta

A menudo necesitamos soltar o entregar el control para poder recibir lo que hemos estado pidiendo. La mayoría de la gente ve la entrega como algo negativo; piensan que implica una derrota. Pero míralo desde este punto de vista: entregarte o rendirte es protegerte de seguir siendo dañado o de continuar sufriendo. Cuando un país se rinde, la reconstrucción del mismo comienza inmediatamente. Los países que siguen dando una batalla imposible y no se rinden, continúan desplomándose, destruyéndose. Cuando yo era pequeño la palabra que usábamos era "tío". Cuando uno se peleaba con alguien y lo vencía, lo botaba al piso y lo tomaba prisionero. Y cuando el otro decía "tío", uno le dejaba ir y la pelea terminaba. Entregarse es dejar de pelear. No es cobardía. A menudo prueba ser la elección más sabia de todas.


Creencias versus realidad

Nosotros debemos continuar madurando. Crecer y expandirse es parte de nuestra naturaleza. Y cuando dejamos de crecer y de expandirnos sufrimos de dolores, de angustia, porque nuestra naturaleza nos hace presión y nos exige que crezcamos. Tenemos miedo a cambiar; luchamos desesperadamente por quedarnos en un nivel que nos es familiar, que conocemos para continuar igual que siempre. Pero eso es una mentira. La vida no funciona así.

Ahora que sabes que el control es la adicción dominante y que estás preparado a soltar el control, a sentir miedo y seguir adelante, conoces uno de los secretos más importantes del Guerrero Espiritual: la Expansión en medio de la contracción.

* * *

Secreto del Guerrero Espiritual: Expansión en medio de la contracción

Pensar negativamente, sentirse víctima de las circunstancias, aferrarse al dolor, quejarse, todos estos son estados de contracción que nos apartan de la conciencia.

El enemigo número uno del Guerrero Espiritual es la resistencia. Resistir es el estado de contracción último porque crea discordia, enfermedad y violencia. Cuando nos resistimos a nuestra propia naturaleza divina, cometemos un acto de violencia contra nosotros mismos. Irónicamente, cuando nos resistimos a nuestra naturaleza negativa, también cometemos un acto de violencia. Para la gente que busca el sendero de la conciencia, la resistencia puede convertirse en un escalón que los acerca a su objetivo o en un obstáculo.

Pero es imposible vencer a la resistencia resistiéndose a ella.

El Guerrero Espiritual vive la vida espontáneamente, dejando ir cualquier cosa que lo mantenga atado. La persona común y corriente quiere justificarlo todo, quiere ser reconocido por sus logros y culpar a los demás cuando algo no le sale bien. Si no encuentra una razón, la inventa, y en su mente, esa razón es siempre perfecta. Si la razón es refutada, encontrará otra que reemplace a ésta.

Por lo tanto, ésta es la clave: Olvídate de tus razones; ellas siempre serán perfectas. No significan nada. Las razones nos hacen permanecer en un estado de contracción. No necesitas justificar tu vida. Vive y punto. Sé espontáneo y haz lo que tu corazón te incite a hacer. No hace falta que esperes a que todo esté perfecto para que puedas relajarte y descansar. Relájate y punto. No hace falta que alguien te haga reír. Ríete y punto. Es tan sencillo y sin embargo no lo hacemos ... porque todos tenemos razones para no hacerlo.

En última instancia, la forma de expandirnos es dejando ir la resistencia.

CHAPTER 2

Aceptar al enemigo interno


Tenemos que internarnos en la parte oscura

de nuestro ser

y amar esa parte oscura.

Porque amar es la llave del reino.

Y debemos asumir

y aceptar

que es parte de nosotros.

Como Guerreros Espirituales no podemos transformarnos en víctimas, pase lo que pase. Eso no significa que no podamos decir "basta". Pero no debemos decirlo en actitud de víctima. Por otro lado, a medida que vivimos nuestra vida y tratamos de lograr cosas, a menudo nos encontramos con gente, un esposo o esposa, un jefe, un hijo, un pariente, un vecino, y descubrimos que aunque hayamos tratado de comportarnos honorablemente, hay quienes se perciben a sí mismos víctimas de nuestros actos. El Guerrero Espiritual borra todas las trazas de victimización.

Sentirse víctima significa permitir que tus emociones dicten tu conciencia. ¿Cómo sucede? Hay una parte oscura en nosotros, y debemos aprender a confrontarla. Esa parte oscura es enemigo de nuestras mejores intenciones. Es como un diablito que se sienta sobre nuestro hombro y nos susurra al oído. Nos dice cosas negativas sobre el mundo, sobre otra gente. Nos dice cuán malos son de verdad. Nos dice las cosas horribles que hacen.


El inconsciente

De acuerdo con la psicología clásica, cuando les dices a los demás las cosas horribles que ellos hacen, estás proyectando. Veo pruebas de esto todos los días. Por ejemplo, recibo cartas de gente de todas partes del mundo contándome las cosas horribles que otros les han hecho, cosas que los han herido y que les han dificultado el crecimiento espiritual. Pero, a menudo, cuando investigo la situación por mi lado, me encuentro con que la queja es totalmente infundada.

¿De dónde aparecieron esas vívidas impresiones de maltrato y crueldad? Aparecieron de adentro de las personas que se están quejando. Ellos tienen sentimientos reprimidos de resentimiento y daño que se han centrado totalmente en otro persona. A las víctimas siempre les parece que las emociones que han proyectado sobre el enemigo vienen del enemigo. Proyectar es deshumanizar. Si declaramos que una persona está esencialmente equivocada y es mala, sentimos que cualquier cosa que le hagamos es justificada, porque se la merecen.


Si vamos a hacer algo que valga la pena en el planeta, para nosotros y para otros, tenemos que estar atentos a estos estados mentales insidioso, que sabotean todas nuestras acciones positivas, que son ser una víctima y el enemigo interior. Tú te transformas a ti mismo en víctima. ¿Y quién es el enemigo? Tú. ¡Tú eres el enemigo y la víctima al mismo tiempo!

Una de las mejores historias que conozco es la del Hijo Pródigo. En esta parábola el menor de dos hijos le pide a su padre que le entregue su herencia. Una vez que la recibe, viaja a un país distante y allí despilfarra toda su fortuna bebiendo y parrandeando. Y cuando se encuentra en total pobreza resuelve regresar al hogar de su padre y pedirle misericordia.

Su padre lo recibe con los brazos abiertos. Pero el hermano mayor, que ha trabajado duramente durante todos esos años, amando y sirviendo a su padre, no está nada de contento con el regreso de su hermano. Considera que los honores ofrecidos a su pródigo hermano son un tácito insulto hacia él.

Poniendo la historia en un marco psicológico podemos entender mejor el proceso de la proyección. Hay una parte tuya que sale, se divierte, baila y parrandea y se gasta todo tu dinero. Y hay otra parte tuya que es honorable, inquebrantable, que trabaja y obedece todas las reglas. Son dos partes de la misma personalidad. La parte honorable, el hermano mayor, dice: "No quiero que este renegado vuelva a nuestra casa". Pero el Alma, la mediadora de nuestra personalidad, dice: "Espera un minuto. Esta parte tiene derecho a estar aquí, tanto como tú. Este es su hogar, así como es el tuyo". Y lo aceptas a regañadientes. Y cuando ves a alguien que hace algo parecido a lo que tu parte oscura hace, proyectas tu juicio de tu parte oscura a esa otra persona, aunque tal vez esa persona no esté haciendo lo que tú crees.

Para ser más claro y tener mejor control de ti mismo, no puedes rechazar tu parte oscura. Debes abrazarla como a tu hermano, como a la otra parte de tu personalidad. La Biblia dice: "Deja que Dios perfeccione en ti lo que fue empezado". ¿Qué significa "perfeccionar"? ¿Es parte de un plan utópico? ¿Significa que no te ensucias los pies, que caminas sobre el agua, que flotas en el aire? La palabra "perfeccionar" viene del arameo y significa "completar". El estado perfecto no es un estado superior, sino un estado completo.


(Continues...)

Excerpted from El Guerrero Espiritual by John-Roger, Selene Soler Schoettler. Copyright © 2008 Peace Theological Seminary and College of Philosophy. Excerpted by permission of Mandeville Press.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

John-Roger is the founder of the Church of the Movement of Spiritual Awareness. He has appeared on numerous radio and television shows and has been a featured guest on Larry King Live. He is the author and coauthor of more than 36 spiritual and self-help books and audio albums, including The Rest of Your Life and The New York Times bestsellers Do It! Let’s Get Off Our Butts and Life 101. He lives in Los Angeles.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >