Overview


La pluma lírica de Gibrán Jalil Gibrán traza, en tres parábolas, no solo un retrato de la injusticia en su Líbano natal bajo la dominación otomana: es un canto universal a la libertad personal y religiosa.

Un libro tan poderoso que fue quemado en el mercado de Beirut en el momento de su publicación.
Read More Show Less
... See more details below
El hereje

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$6.99
BN.com price
(Save 12%)$7.99 List Price

Overview


La pluma lírica de Gibrán Jalil Gibrán traza, en tres parábolas, no solo un retrato de la injusticia en su Líbano natal bajo la dominación otomana: es un canto universal a la libertad personal y religiosa.

Un libro tan poderoso que fue quemado en el mercado de Beirut en el momento de su publicación.
Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781480493131
  • Publisher: Open Road Español
  • Publication date: 4/15/2014
  • Language: Spanish
  • Sold by: Barnes & Noble
  • Format: eBook
  • Pages: 48
  • Sales rank: 1,051,792
  • File size: 2 MB

Meet the Author


Poeta, pintor, ensayista y novelista. Hijo de un dependiente de botica y la hija de un sacerdote maronita, Gibran Jalil Gibran se interesó desde niño por el mundo de la religión, las artes y las lenguas. Con once años se trasladó a Boston, ciudad en la que su pasión por la lectura de los grandes estalló, sobre todo por Friedrich Nietzsche y Walt Whitman.

Entre sus obras más destacadas se encuentran El loco, El hereje y El vagabundo. Su obra cumbre es El profeta (1923).

El misticismo de Gibran Jalil Gibran intenta descifrar un sentir existencial y las esencias clásicas del comportamiento, siempre desde la afabilidad, la sencillez, la bondad, la honradez y lo natural.
Read More Show Less

Read an Excerpt

El hereje


By Gibran Jalil Gibran

Barcelona Digital Editions, S.L.

Copyright © 2014 Gibran Jalil Gibran
All rights reserved.
ISBN: 978-1-4804-9313-1


CHAPTER 1

El jeque Abbas era considerado como un príncipe por la gente de aquella aldea solitaria del norte del Líbano. Su mansión se levantaba en medio de las míseras cabañas de aquellos pobres como un gigante vigoroso entre enclenques enanos. Vivía en el lujo, mientras ellos arrastraban una existencia llena de escasez y penalidades. Le obedecían y se inclinaban reverentemente frente a él cuando les hablaba. Diríase que el poder de su mente lo había nombrado intérprete y heraldo suyo oficial. Su cólera los hacía temblar y los ponía en fuga, como el viento borrascoso arrastra las hojas otoñales. Si se le antojaba abofetear a alguien, era una herejía que la víctima menease o levantase la cabeza, o intentase un gesto pidiendo explicación por el golpe. Cuando sonreía a alguno, los aldeanos consideraban al agraciado como un individuo de suerte. El temor que tenían al jeque Abbas no era debilidad ni cobardía, sin embargo, la pobreza que los aquejaba y la necesidad que tenían de él los había hundido en este estado de humillación continua. Hasta las chozas en que vivían y los campos que labraban eran propiedad del jeque Abbas, quien los había heredado de sus antepasados.

El cultivo de la tierra, la sementera y la recolección del grano se llevaban a cabo bajo la supervisión del jeque, quien los compensaba de sus afanosos trajines con una pequeña parte de la cosecha, con la que a duras penas podían resistir el hambre y la depauperación.

Ocurría frecuentemente que muchos de ellos necesitaban pan antes de que se recogiesen las mieses en la era, y acudían al jeque Abbas para suplicarle con lágrimas en los ojos que les adelantase unas cuantas piastras o un celemín de trigo, a lo que accedía gustosamente el jeque, porque sabía que le pagarían sus deudas dobladas cuando llegase la recolección. De esta manera, aquella pobre gente quedaba obligada para toda la vida, dejaba una herencia de deudas a sus hijos y tenía que acatar sumisamente los caprichos de su amo, cuya ira siempre habían temido, y cuya amistad y buena voluntad buscaban constante e inútilmente.

CHAPTER 2

Llegó el invierno con sus fuertes nevadas y vientos huracanados; los valles y campos quedaron yertos y desnudos; solo se erguían como espectros de muerte sobre las exámines llanuras, los troncos sin hojas de los árboles.

Después de recoger los productos de la tierra en las paneras y graneros del jeque y de llenar sus barriles con el vino de sus viñedos, los aldeanos se retiraron a sus cabañas para pasar parte de su vida mano sobre mano junto al fuego y recordar la gloria de siglos pasados, refiriéndose unos a otros los acontecimientos de los días afanosos en sus largas noches.

El año viejo acababa de exhalar su último suspiro contra el cielo gris. Llegó la noche en que iba a coronarse al Año Nuevo y a ser colocado en el trono del Universo. Empezó a hacerse densa la nevada y los vientos ululantes descendían desde las elevadas montañas hasta el fondo de los abismos, arrastrando en sus ráfagas la nieve, que se amontonaba después en los valles.

Estremecíanse los árboles bajo la espesa borrasca, y campos y lomas quedaban cubiertos con un blanco sudario en el cual la Muerte escribía vagas líneas que los desfiguraban. La niebla separaba las aldeas esparcidas en las laderas de los valles. Las luces que parpadeaban tras las ventanas de los míseros tugurios desaparecían borradas por el espeso velo de la furia de la naturaleza.

El temor se apoderaba de los corazones de los fellahín, los animales se quedaban junto a los pesebres en los cobertizos, y los perros se acurrucaban en los rincones. Oíanse las voces del vendaval rugiente y el trueno de la tormenta repercutía en el fondo de los valles.

Diríase que la naturaleza se había enfurecido para despedir al año viejo e intentaba vengarse de aquellas almas pacíficas con las armas del frío y de la helada.

Aquella noche, bajo el cielo furioso, un joven renqueaba por la senda tortuosa que unía el rico monasterio de Deir Kizhaya con la aldea del jeque Abbas. Sus miembros estaban ateridos de frío, y el dolor y el hambre le mermaban las fuerzas. El ropón negro que llevaba estaba blanqueado por los copos de nieve, y parecía un cadáver amortajado. Luchaba afanosamente contra el viento. Avanzaba con dificultad y en cada esfuerzo daba solo unos cuantos pasos. Pidió auxilio y se quedó en silencio, escuchando y tiritando bajo la gélida noche. Pocas eran las esperanzas que tenía de que alguien acudiese en ayuda suya, y se consumía entre la desesperación y el desfallecimiento. Era como un ave con el ala rota que cayese en una corriente cuyos remolinos lo arrastraban hasta sus profundidades.

Siguió avanzando a tropezones, hasta que la sangre dejó de circular en sus venas y se desplomó. Exhaló un alarido terrible ... era la voz de un alma que se encuentra con la faz cadavérica de la muerte, la voz de un joven que muere acabado por el hombre y atrapado entre las garras de la naturaleza, una voz de amor a la existencia en la oquedad de la nada.

CHAPTER 3

En la parte norte de la aldea, en medio de los campos azotados por el viento, levantábase la casa solitaria de una mujer llamada Raquel, que vivía allí con su hija Miriam, la cual no había cumplido todavía los dieciocho años. Raquel era viuda de Samaán Ramy, quien seis años antes apareciese asesinado sin saber por quién, porque la ley del hombre no descubrió al asesino.

Como todas las viudas libanesas, Raquel se mantenía a base de un duro y prolongado trabajo. Durante la estación de la cosecha, espigaba tras los labriegos las mazorcas caídas de maíz, y en otoño recogía los restos de las frutas olvidadas en los huertos. Pasaba el invierno hilando lana y confeccionando vestidos, por los cuales recibía unas cuantas piastras o algún celemín de trigo. Miriam, su hija, era una hermosa muchacha que compartía con su madre la carga del trabajo.

Aquella noche inclemente las dos mujeres estaban sentadas junto al hogar, aunque el calor se debilitaba con la helada, y el rescoldo quedaba sepultado bajo las cenizas. A su lado había una trémula lámpara que proyectaba macilentos y amarillos rayos sobre el corazón de las tinieblas, como una oración que mandase reflejos de esperanza al seno triste del doliente.

Había llegado la medianoche y se escuchaban los vientos rugientes de fuera. De cuando en cuando se levantaba Miriam, retiraba el pequeño travesaño y avizoraba el cielo oscuro, para volver después a su silla con aspecto preocupado, atemorizada por la cólera de los elementos. De repente se estremeció como si se hubiese despertado sobresaltada de un sueño profundo. Miró con expresión de ansiedad a su madre y le preguntó:

—¿Has oído, madre? ¿Has oído una voz que pide auxilio?

La madre escuchó un momento y contestó:

—No oigo más que el alarido del viento, hija mía.

—Yo he oído —insistió Miriam— una voz más penetrante que los truenos y más lastimera que el aullido de la tempestad.

Dichas estas palabras, se levantó, abrió la puerta y se puso a escuchar un momento.

—La estoy volviendo a oír, madre —dijo después.

Raquel se precipitó hacia la débil puerta, y al cabo de un momento de vacilación, dijo:

—Yo también la oigo. Vamos a ver qué pasa.

Se arrebujó en un largo mantón, abrió la puerta y echó a andar con cuidadosos pasos, Miriam en tanto se quedaba en el umbral, mientras su larga cabellera era agitada por el viento.

Tras recorrer penosamente una breve distancia por la nieve, Raquel se detuvo y gritó:

—¿Quién llama? ... ¿Quién es?

No recibió contestación. Repitió las mismas palabras varias veces, pero solo escuchó el eco profundo del trueno. Avanzó valerosamente, mirando en todas direcciones. De pronto encontró huellas hondas en la nieve; las siguió llena de miedo y al cabo de unos momentos encontró tendido sobre la nieve un cuerpo humano que parecía un remiendo en un vestido blanco. Se acercó, le apoyó la cabeza sobre sus rodillas y le tomó el pulso que acusó latidos apenas perceptibles; a aquel hombre se le escapaba la vida. Volvió el rostro hacia su vivienda y gritó:

—Ven, Miriam, ven a ayudarme ... ¡lo he encontrado!

La joven se precipitó en la dirección de la voz y siguió las huellas de su madre, tiritando de frío y de miedo a la vez. Al llegar y ver al joven inmóvil, exhaló un gemido de sobresalto. Su madre metió las manos por debajo de los brazos del cuerpo inerte y murmuró a su hija:

—No temas, todavía vive; sujétalo por el borde inferior de la capa, vamos a llevárnoslo a casa.

Entre las dos mujeres cargaron al joven y se lo llevaron tropezando bajo la densa nevada y el fuerte viento. Al llegar a su albergue, lo tendieron junto a la chimenea. Raquel empezó a frotarle las manos ateridas, y Miriam a limpiarle la cabellera con el borde de su vestido. Al cabo de unos minutos, el joven empezó a moverse. Le temblaron los párpados y tomó una profunda respiración que llevó la esperanza al corazón de las dos compasivas mujeres. Le quitaron las botas y lo despojaron de su manto negro. Miriam levantó los ojos a su madre.

—Mira —dijo— qué ropa trae, madre: son los sayales que llevan los frailes.

Después de añadir a la hoguera un manojo de sarmientos secos, Raquel miró a su hija con ojos perplejos y le contestó:

—Los frailes no salen de su monasterio en una noche tan horrible como esta.

Miriam observó entonces:

—No tiene barba ... los frailes la suelen llevar.

Raquel miró al joven con expresión de bondad maternal y luego se volvió a su hija:

—Lo mismo da —le dijo— que sea un monje o un criminal: sécale bien los pies, hija.

Abrió entonces un armario, sacó de él un jarro de vino y vertió parte de su contenido en una escudilla de barro. Miriam levantó la cabeza al joven mientras su madre le llevaba la vasija a los labios para hacerle reaccionar el corazón. Le dio un sorbo al vino; por primera vez abrió los ojos, bañados en lágrimas de agradecimiento y los posó con tristeza sobre sus salvadoras: tenían la expresión del hombre que siente la suave caricia de la vida después de haber estado atenazado entre las garras de la muerte; una expresión de esperanza, después de haberla perdido totalmente. Inclinó un poco la cabeza, y le temblaron los labios mientras gemía:

—¡Que Dios las bendiga!

Raquel le puso una mano sobre el hombro y le dijo:

—Tranquilícese, hermano. No se fatigue hablando hasta que se haya repuesto un poco.

—Apoye la cabeza en esta almohada, hermano —añadió Miriam—, vamos a acercarlo un poco más al fuego.

Volvió a llenar Raquel la escudilla de vino y se lo dio. Mirando después a su hija, dijo:

—Cuelga la ropa junto a la fogata para que se seque mejor.

La joven hizo lo que su madre le indicaba, volvió y se puso a mirar al desconocido con expresión compasiva, como si quisiera verter en su corazón toda la lástima de su alma. Raquel trajo dos panecillos, algunas conservas y frutas secas. Se sentó junto a él y comenzó a darle de comer pequeños bocadillos, como una madre que alimenta a su bebé. Al sentirse el joven más fuerte, se incorporó sobre la esterilla y las rojas llamaradas se reflejaron en su pálido semblante. Fue sacudiendo poco a poco la cabeza, y a sus ojos asomó un brillo especial, cuando dijo:

—La piedad y la crueldad luchan enconadamente en el corazón humano, como los elementos enloquecidos en esta noche terrible, pero la piedad se impondrá porque es divina, y el terror de la noche pasará cuando amanezca el día. —Calló unos momentos, y después continuó con un hilo de voz—: Una mano humana me arrastró a la desesperación y otra mano humana me ha rescatado; ¡qué cruel es el hombre y qué compasivo es el hombre!

—¿Cómo se aventuró, hermano —preguntó entonces Raquel—, a salir del monasterio en una noche tan horrible cuando ni siquiera los animales se atreven a afrontar su furia?

Cerró el joven los ojos, como si quisiese hacer volver las lágrimas al fondo de su corazón y contestó:

—Los animales tienen sus cubiles y los pajarillos del cielo sus nidos, pero el hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.

Raquel comentó:

—Así dijo Jesús, refiriéndose a sí mismo.

Y el joven repuso:

—Lo mismo puede decir cualquier hombre que va en pos del espíritu y la verdad, en esta época de falsedad, hipocresía y corrupción.

Al cabo de unos momentos de recapacitar sobre aquellas palabras, insistió Raquel:

—Pero hay muchas celdas cómodas en el convento, sus arcas están llenas de oro y de todo género de provisiones. Los establos del convento están llenos también de vacas gordas y ovejas, ¿qué le impulsó a salir en esta noche infernal?

Exhaló el joven un profundo suspiro y replicó:

—Dejé aquello porque lo detestaba.

Raquel observó:

—El fraile es en el monasterio como un soldado que tiene que obedecer las órdenes del jefe en el campo de batalla, cualesquiera que sean. He oído decir que no puede un hombre hacerse monje si no dice adiós a su libre albedrío, a sus pensamientos, a sus deseos y a cuanto pertenece a la mente. Porque un buen prior o un buen abad no manda a sus hermanos cosas que no sean razonables. ¿Cómo pudo el prior de Deir Kizhaya mandarle arriesgar la vida bajo las tormentas y la nieve?

—Lo que piensa el prior —contestó— es que no puede uno hacerse fraile si no es ciego, ignorante, insensible e idiota. Abandoné el monasterio porque yo soy un hombre sensible, que ve, siente y oye.

Miráronse Raquel y Miriam como si hubiesen descubierto en el rostro del joven un secreto escondido. Tras un momento de cavilación, dijo la madre:

—¿Y cómo es posible que un hombre que ve y oye se aventure a salir en una noche que ciega los ojos y ensordece los oídos?

El joven replicó serenamente:

Me expulsaron del monasterio.

—¡Lo expulsaron! —exclamó Raquel, sin poderse contener, y Miriam profirió las mismas palabras al unísono con su madre.

Él levantó la cabeza y se arrepintió de lo que había dicho, por temor de que el amor y compasión de aquellas buenas mujeres se convirtiese en odio y aspereza; pero cuando les clavó la mirada y vio que todavía irradiaban piedad y simpatía, y que sus cuerpos vibraban de ansiedad por enterarse de lo que había ocurrido, continuó explicando:

—Sí, fui expulsado del convento porque no fui capaz de cavar mi sepultura con mis propias manos, y el corazón se me cansó de haraganear y ratear. Me echaron del convento porque mi alma se negó a vivir de los bienes de la gente víctima de la superstición y la ignorancia. Me expulsaron porque no podía descansar en habitaciones confortables construidas con el dinero de los pobres fellahín. Mi estómago no aguantaba el pan cocido con las lágrimas de los huérfanos. Mis labios eran incapaces de recitar plegarias vendidas por dinero a la gente sencilla y creyente. Me echaron como si fuese un inmundo leproso porque repetía y echaba en cara una y otra vez a los frailes las reglas en las cuales se apoyaban para justificar su posición y abundancia.

Raquel y Miriam se quedaron reflexionando en silencio sobre las palabras del joven y le preguntaron:

—¿Viven sus padres?

—No tengo padres ni hogar —contestó.

Raquel suspiró profundamente y Miriam miró hacia la pared para ocultar sus lágrimas de gratitud y amor.

Como una flor marchita que es devuelta a la vida por las gotas de rocío depositadas por la aurora sobre sus pétalos suplicantes, el corazón dolorido del joven recobró nuevo vigor con el afecto y la bondad de sus bienhechoras. Las miró con la expresión del soldado que se siente rescatado del poder del enemigo por manos generosas y continuó:

—Perdí a mis padres antes de cumplir los siete años. El párroco de la aldea me llevó a Deir Kizhaya y me confió a la custodia de los monjes, quienes se sintieron felices de recibirme. Me encargaron de las vacas y de las ovejas, y todos los días las llevaba a pastar. Cuando llegué a los quince años, me pusieron este negro sayal y me condujeron ante el altar, donde el padre prior me dijo solemnemente: «Jura por el nombre de Dios y de todos los santos, y formula el voto de que vas a llevar la vida virtuosa de la pobreza y de la obediencia». Yo repetí sus palabras sin comprender todavía el significado ni el compromiso que encerraban, sin saber qué entendía él por pobreza, virtud y obediencia.


(Continues...)

Excerpted from El hereje by Gibran Jalil Gibran. Copyright © 2014 Gibran Jalil Gibran. Excerpted by permission of Barcelona Digital Editions, S.L..
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)