El Lobo

Overview

¡Una nueva serie por Dandi Daley Mackall, autora de la exitosa serie Winnie la Domadora!
Si el mundo supiera cuán enojado estoy con él (yo, Wesley “el Lobo” Williams), el sol tendría temor de mostrar su fea cara por aquí.

Conozcan a Wes Williams, de 14 años, alias el Lobo. Es de Chicago y quiere volver —tan pronto como su madre termine con su rehabilitación. Mientras tanto, está atrapado en el Rescate animal Starlight, donde su único amigo es su perro, Rex. Mientras Wes urde ...

See more details below
Paperback (Mass Market Paperback - Spanish-language Edition)
$5.99
BN.com price
Other sellers (Paperback)
  • All (2) from $3.66   
  • Used (2) from $3.66   
Note: Kids' Club Eligible. See More Details.
Sending request ...

Overview

¡Una nueva serie por Dandi Daley Mackall, autora de la exitosa serie Winnie la Domadora!
Si el mundo supiera cuán enojado estoy con él (yo, Wesley “el Lobo” Williams), el sol tendría temor de mostrar su fea cara por aquí.

Conozcan a Wes Williams, de 14 años, alias el Lobo. Es de Chicago y quiere volver —tan pronto como su madre termine con su rehabilitación. Mientras tanto, está atrapado en el Rescate animal Starlight, donde su único amigo es su perro, Rex. Mientras Wes urde una estratagema para recuperar su vieja vida, ¿podrán Rex y los otros perros del refugio ser capaces de rescatarlo . . . antes de que su ira lo haga llegar demasiado lejos?

Rescate Animal Esperanza: Donde los caballos con problemas son entrenados y amados, donde los perros abandonados se convierten en héroes, donde los gatos callejeros se convierten en compañeros leales. Y donde las personas que no encajan en ningún lugar encuentran un lugar donde sentirse en casa.

A new series by Dandi Daley Mackall, author of the best-selling Winnie the Horse Gentler series!
If the world had any idea how mad I, Wesley “Mad Dog” Williams, am at it, the sun would be too scared to show its ugly face around here.

Meet 14-year-old Wes Williams, aka Mad Dog. He’s from Chicago and looking to return—just as soon as his mother gets out of rehab. In the meantime, he’s stuck at Starlight Animal Rescue, where his only friend is his dog, Rex. As Wes schemes to get his old life back, will Rex and the other shelter dogs be able to rescue him . . . before his anger makes him go too far?

Starlight Animal Rescue: Where problem horses are trained and loved, where abandoned dogs become heroes, where stray cats become loyal companions. And where people with nowhere to fit in find a place to belong. Tyndale House Publishers

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781414339627
  • Publisher: Tyndale House Publishers
  • Publication date: 4/25/2011
  • Language: Spanish
  • Series: Rescate Animal Esperanza Series
  • Format: Mass Market Paperback
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 256
  • Age range: 8 - 12 Years
  • Product dimensions: 4.10 (w) x 6.80 (h) x 0.90 (d)

Meet the Author

Dandi Mackall

Dandi Daley Mackall is the author of numerous books for children, including Larger-Than- Life Lara. She lives in West Salem, Ohio, with her husband and their three children.

Read More Show Less

Read an Excerpt

El Lobo

Esperanza
By DANDI DALEY MACKALL

Tyndale House Publishers, Inc.

Copyright © 2011 Dandi Daley Mackall
All right reserved.

ISBN: 978-1-4143-3962-7


Chapter One

Si el mundo supiera cuán enojado estoy con él —yo, Wesley "el Lobo" Williams—, el sol tendría temor de mostrar su fea cara por aquí.

Entrecierro los ojos al mirar esa bola de fuego gigante que me hace transpirar a través de la camiseta. No tengo otra cosa que hacer excepto caminar rápido, friéndome en la acera caliente y subiendo dos escalones a la vez. Tengo que caminar por debajo del gran cartel como lo he hecho docenas de veces. Todavía me afecta. Las letras negras que están sobre la puerta dicen: "Refugio de Animales Lindo".

¡Sí, cómo no!

Este lugar no es un refugio. Allí adentro no hay ningún animal que se sienta bien.

El problema es: el pueblo se llama Lindo. Un gran lugar para vivir si te gusta reunirte a tomar helado e ir de picnic en grupo.

A mí no me gusta, pero no viviré en Lindo para siempre. Ni siquiera cerca. Apenas mi mamá salga del centro de rehabilitación, volveré a Chicago, conseguiré un trabajo en la ciudad y encontraré un apar tamento con un pequeño jardín trasero para mi perro, Rex. Voy a entrenar un perro para mamá, para que pueda tener uno de los mejo res amigos del hombre a su disposición.

Lindo, Illinois, es casi el último lugar en el que alguien de mi vieja pandilla de Chicago esperaría encontrarme. De eso estoy seguro. Nadie me llama el Lobo en Lindo. Pero me veo a mí mismo como el Lobo. El nombre encaja, incluso en Lindo. Tal vez especialmente en Lindo.

Le doy otra mirada al cartel de Refugio de Animales Lindo. Vaya chiste. He visto bastan tes cosas feas en mis catorce años de existen cia en este planeta, pero nunca he visto nada más feo que una perrera. De eso se trata, no importa como quieras llamarlo. Es una perrera. Las perreras son como la pena de muerte para los inocentes, sin juicio.

Respiro hondo, jalo la puerta y entro. Una ráfaga de aire frío me golpea. Puedo apostar que los animales de Lindo no tienen aire acon dicionado en el patio trasero. Incluso aquí, en el vestíbulo, con el aire fresco y seco que sopla como los vientos de marzo, se siente olor a comida de gato podrida y amoníaco.

—¿Te puedo ayudar en algo? —pregunta una rubia a quien nunca he visto antes. Su piel es tan blanca que no creo que alguna vez haya estado al sol. Por lo menos no este mes. No en agosto en Illinois. He visto nieve que no era tan blanca como esta muchacha.

Supongo que debe ser nueva, tal vez una empleada temporal. Cualquiera que sea alguien se va del pueblo en agosto.

Mi mamá solía hablar de ir de vacacio nes a Florida. En ese entonces, aún era joven y creía que Disney World era fantástico y el Ratón era real.

—¿Está el encargado de los perros? —pre gunto mientras camino hacia el gran mostra dor del centro del vestíbulo.

—Está de vacaciones esta semana —res ponde—. ¿Quieres llenar una solicitud para adoptar una mascota? —Levanta una solicitud que yo ya he llenado dos docenas de veces.

—Mi solicitud ya está archivada. —Escucho mi propia voz como si fuera la de otro. Las palabras surgen filosas como cuchillos y frías como granizo. Me digo a mí mismo que no tengo nada contra esta muchacha. Sólo estoy enojado con la gente que permite que sus ani males terminen en un lugar como este.

Sin embargo, la muchacha parece preocu pada. No soy grande, pero sí soy negro. Una notable minoría en Lindo. Ella sería la minoría en mi viejo vecindario, las viviendas subvencio nadas del lado sur de Chicago.

Bueno pues, sé que mi cara no tiene ni una pizca de simpatía. Así que es muy posible que estuviese poniendo nerviosa a esta porrista de sonrisa amplia, cualquiera que fuese mi color.

—¿Por qué no te sientas allí y completas la solicitud? —La muchacha me muestra el papel otra vez—. Sólo tardarás unos pocos minutos. —Le ha vuelto la sonrisa—. Hoy tenemos un montón de mascotas para elegir.

Por alguna razón, saber que la fila de los sentenciados a pena de muerte es muy larga no me permite sonreír.

Antes de que pueda decirle esto, la mujer flaca que está a cargo de la perrera los jueves entra por la puerta doble que está detrás del mostrador.

Con ella llegan los gritos y ladridos de los callejeros enjaulados que esperan su destino. Mañana, viernes, es el día de las ejecuciones en la perrera. Lo llaman "hacerlos dormir", "euta nasia" o simplemente "encargarse de ellos".

La mujer flaca lleva puesto un uniforme gris que hace que se parezca a un cartero. Su nombre es Wanda, a menos que siempre use el uniforme de otra persona. El nombre Wanda está escrito con letras amarillas en el bolsillo delantero.

—Eres tú otra vez, ¿eh? —Dice esto sin son reír, y eso me gusta. Por lo menos no finge.

Wanda se dirige a la recepcionista.

—No hay problema con Wes. Puedes dejarlo pasar siempre. Tenemos sus solicitu des archivadas. Trabaja con los Coolidge en su granja. Tú sabes, ese lugar donde rescatan animales que está fuera del pueblo. Rescate Animal Esperanza.

—¿Tú trabajas allí? —dice la muchacha rubia.

—Sí. —Parece tan maravillada por la noticia que estoy tentado de decirle que no sólo tra bajo allí, sino que vivo allí, pero probablemente eso sería mucho para ella.

—¿Conoces a Hank Coolidge?

Tiene los ojos muy abiertos y casi jadea.

Hank es mi ... ¿qué? Mi hermano adop tivo, supongo. Tiene dieciséis años y es el único hijo verdadero de los Coolidge, las personas con las que vivo. En este momento somos cua tro, tres adoptivos y Hank.

Todas las muchachas de Lindo parecen estar locas por Hank. No lo entiendo, pero es así.

—Lo conozco —admito finalmente.

—¿Podrías darle saludos de parte de Lissa? —pregunta. Ella me recuerda a un cachorro collie al que le encontré hogar hace unos meses. Demasiado entusiasta, pero a la mayo ría de las personas le gusta eso.

En vez de prometerle que seré su manda dero, me vuelvo hacia Wanda.

Wanda lo entiende, creo. Se dirige a las puertas plateadas y me hace una señal con la cabeza para que la siga.

Los perros nos escuchan venir y comien zan a aullar y a ladrar. Los pedidos caninos de S.O.S. ahogan todos los demás sonidos excepto el golpeteo de las jaulas de alambre.

—¿Y cómo estás, Wes? —grita Wanda por sobre los aullidos.

Esta Wanda es tolerable, pero no estoy dispuesto a que se meta en mis asuntos. Ni ella, ni nadie. Siempre contesto con un "estoy bien" a un "¿cómo estás?" de alguien.

Sin embargo, por un segundo, pienso en responder a esa pregunta en serio: ¿Cómo estoy? Bueno, mi mamá todavía está en un centro de rehabilitación. No la he visto desde febrero; no he hablado con ella hace tres meses, dos semanas y cuatro días, pero ¿quién lleva la cuenta? No sé si puedo esperar nueve días más para verla en persona, cuando salga del lugar de rehabilitación. Tuve que dejar el único hogar que tuve en Chicago, y ahora estoy en custodia adoptiva viviendo en una granja con un ídolo adolescente local llamado Hank y dos hermanas adoptivas, una con cáncer y la otra con un problema de actitud. El único lugar que frecuento es esta perrera, donde matan a la mayoría de los animales que no me puedo llevar. Así que, ¿cómo estoy? Descífralo tú.

—Estoy bien —respondo.

El hedor de la perrera aquí atrás es tan fuerte que puedo sentirlo en la piel. Hace que desee tomar una larga ducha caliente.

—¿Qué pasa con esta? —pregunto, seña lando a una perra blanca de raza mixta, tamaño mediano, pelo corto y cola de rata. Está enrollada en el rincón más lejano de su sucia jaula.

Wanda es una cabeza más alta que yo. Tengo que estar en puntas de pie para ver a los perros que están en la hilera más alta de las jaulas metálicas. La perra que estoy señalando no se ha movido desde que llegamos, pero sus ojos parecen estar atentos. No se le ha esca pado ninguno de mis movimientos desde que entré a este agujero.

—¿La que está tranquila? No estoy segura —contesta Wanda—. Cuando llegó pensamos que estaba enferma. La tuvimos en cuarentena cuarenta y ocho horas, pero no tiene nada malo físicamente. La atraparon en una redada al otro lado de las vías, al norte.

—¿Es una terrier mestiza? —adivino. También sospecho que la perra es inteligente y que tiene más o menos cuatro años.

Wanda suspira, y me hace pensar que realmente le importan los perros que atrapan. Tal vez.

—Tenía la esperanza de que su dueño viniera a buscarla —dice—. Es tan patética. Se la mostré a cuatro personas que buscaban una mascota, pero querían una más juguetona.

—¿Terminaron llevándose cachorros? —pregunto. Es lo que quiere la mayoría de la gente. Todos piensan que pueden hacer un tra bajo de crianza mejor que el que otros hicieron. Ni siquiera piensan en lo que es mejor para los perros. Sólo piensan en sí mismos.

—Exacto —responde Wanda.

Sigo caminando por la hilera de jau las porque tengo que hacerlo. Tengo que seguir moviéndome. Si no lo hago, creo que le daría un puntapié a algo. A cualquier cosa. Simplemente me vuelve loco que la gente haga esto a los animales. A perros que nunca lasti maron a nadie.

Ojalá pudiera llevármelos a todos. Liberar a todos los perros, como en uno de esos dibu jos animados.

Hace mucho tiempo aprendí que la vida no es un dibujo animado divertido.

* * *

1. ¿Cuál piensas tú que es la verdad sobre la madre de Wes?

2. Vuelve a leer el versículo de apertura, Efesios 4:31. Hasta el momento, ¿crees que hay alguna evidencia concreta de amargura, enojo o palabras ásperas en la historia?

3. ¿Alguna vez has tenido una experiencia con un animal callejero o un refugio de animales?

(Continues...)



Excerpted from El Lobo by DANDI DALEY MACKALL Copyright © 2011 by Dandi Daley Mackall. Excerpted by permission of Tyndale House Publishers, Inc.. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)