El mensaje de los numeros

Overview

Los números pasan a representar cantidades y cifras matemáticas exactas, a simbolizar realidades más complejas, conceptos, mensajes y verdades de capital importancia para el lector de las Escrituras.
«Muchos han hecho de los números unos instrumentos de sortilegio, agüeros y adivinación, sin detenerse a examinarlos en el verdadero contexto que tienen como vehículos de la revelación divina. El estudio sistemático y erudito del doctor Jaramillo en este nuevo libro. El mensaje de ...

See more details below
Paperback
$11.06
BN.com price
(Save 7%)$11.99 List Price
Other sellers (Paperback)
  • All (7) from $6.32   
  • New (4) from $6.32   
  • Used (3) from $6.82   
El mensaje de los números

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$7.99
BN.com price

Overview

Los números pasan a representar cantidades y cifras matemáticas exactas, a simbolizar realidades más complejas, conceptos, mensajes y verdades de capital importancia para el lector de las Escrituras.
«Muchos han hecho de los números unos instrumentos de sortilegio, agüeros y adivinación, sin detenerse a examinarlos en el verdadero contexto que tienen como vehículos de la revelación divina. El estudio sistemático y erudito del doctor Jaramillo en este nuevo libro. El mensaje de los números provee a la iglesia cristiana, y al público en general, del adecuado marco teórico para el tratamiento de un tema tan importante como mal tratado en el seno de la «religión informal».

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829763249
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 8/7/2012
  • Language: Spanish
  • Pages: 240
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.50 (h) x 0.56 (d)

Meet the Author

Luciano Jaramillo Cárdenas, nacido en Colombia, se desempeño como pastor en varias iglesias en su patria. En la actualidad, ejerce el cargo de Director de Ministerios Hispanos de la S.B.I., desde su sede en Miami. Además, es miembro del Consejo Pastoral de Editorial Vida, y profesor del Centro de Estudios Teológicos del Sur de la Florida.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Message of Numbers


By Luciano Jaramillo

ZONDERVAN

Copyright © 2004 Luciano Jaramillo
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-6324-9


Chapter One

LOS NÚMEROS FUERA DE LA BIBLIA

El lenguaje universal de los números

Los números dentro y fuera de la Biblia

Los números se mencionan frecuentemente en la Biblia, donde por lo general se expresan en forma de palabras. Sin embargo, inscripciones en objetos arqueológicos como vasijas, monumentos y otros remanentes demuestran que el uso de símbolos numéricos fue común en el antiguo Israel. La forma de estos símbolos numéricos revela influencias de culturas y usos de los pueblos vecinos. Lo vemos, por ejemplo, en el uso de los números elevados, en los que se nota la influencia del sistema numérico de Mesopotamia, cuya base es el 60 (sesenta). Pueden hacerse comparaciones paralelas entre pasajes bíblicos y escritos y leyendas ugaríticas, sumerias y acadias; pero la computación de cifras y números es escasa y muy poco sofisticada debido más que todo a la naturaleza histórica, religiosa y literaria del texto bíblico.

Origen de los números

El origen de los números puede ser un misterio. No obstante, sabemos que está relacionado con la imagen de las cosas que el mundo nos presenta, la cual es una y múltiple, y de alguna manera debemos distinguirla. Las divisiones del espacio y del tiempo, que así mismo debían ser cuantificadas, tuvo que ver con el surgir de los números. Los egipcios decían que "mientras no había dos cosas, el uno bastaba". Considerado de esta manera, el UNO no es todavía un número; es un "NO-número". Sin embargo, paradójicamente, de él se derivan todos los números, aunque en sí mismo excluye toda pluralidad. El UNO es fundamento de todo; es expresión del Ser Supremo y, en el lenguaje religioso y bíblico, designa a Dios. Diversas religiones tratan de explicar a su modo esta realidad. Veamos, a manera de ejemplo, algunos intentos de explicación o especulación, en parte filosóficas y en parte mitológicas, acerca del origen y naturaleza de los números.

La judía da su explicación de carácter místico: la cábala que hace hablar al UNO originario, infinito e ilimitado (Ensoph) que se despliega en diez zephiroth o "emanaciones" y se convierte en creador. Los diez números básicos constituyen la fuerza de todo ser. Safar significa "contar". En la primera sephira Dios mismo se revela, saliendo de su ocultamiento y de la inefabilidad de su esencia. Con la segunda y tercera emanaciones aparecen las primeras semillas y el seno primordial donde crecen y se hacen fecundas; luego se dan los otros desarrollos, que se llaman los "siete días primordiales".

Para la antigua filosofía china, el UNO (Tai yi), es el fundamento primero del ser. De él surgen los polos del ser (polos ontológicos: yin y yang) de los cuales surgen cinco "estados de cambios" o seres elementales (elementos). De estos elementos surgen las diez mil cosas existentes (wan wu).

Los iranios representan a Dios el Único con la palabra Yak, que significa "Uno", y que usa la primera letra alif del alfabeto arabe-pérsico. Entre los egipcios, el UNO representa al dios universal que todo lo contiene; Amon-Ra es señor del cielo y de la tierra, y se identifica como "el uno" o "el único".

La importancia del UNO representando a Dios al principio del universo y la tragedia de la creación al separarse la criatura de su Creador, está descrita por las palabras del escritor alemán Clemens Brentano:

Cuando la luz se descompuso, Ascendió lo que era leve, Y se hundió lo pesado, y lo uno se dividió entre Dios y Lucifer.

La bipolaridad y tensión del número DOS

Con el número DOS entran la tensión y bipolaridad en el mundo creado. Esta tensión se siente como contraste o como complemento de dos realidades recíprocas que se encuentran para acoplarse y completarse o para separarse y distinguirse. Mientras que el UNO es número de lo increado y divino, el DOS señala lo creado y sexuado. Todo lo nacido por el encuentro de dos sexos está sujeto a la ley de la vida y de la muerte. Todo lo imperfecto se da en la dualidad, donde se producen las desavenencias y desencuentros, al oponerse una cosa a la otra, aunque una cosa no pueda existir sin la otra.

Los padres de la Iglesia se dieron cuenta de esta bipolaridad estudiando la narración de la creación. Los sorprendió que en el día segundo, tras la separación de las aguas inferiores de las superiores (las de arriba de las de abajo), Dios no pronunciara la frase de que "era bueno" (Génesis 1:6-10). El primer hombre vivió en armonía con Dios mientras conservó su unidad e identidad de pensamiento y voluntad con el Creador. Esta unidad se quiebra con el pecado. Ahora el hombre es varón y mujer, con su propio sexo. Pierden el centro santo y abrazan la dualidad del bien y el mal, de la vida y la muerte. El cielo y el infierno comenzaron con la rebelión de los ángeles que se apartaron de la unidad e identidad divinas y cayeron en su propia identidad, alejándose de su Creador. Desde entonces surge lo incierto y errático.

Representación de los números

En un momento dado el hombre buscó expresar en signos el valor y significado de los números. El uso de piedrecitas o guijarros, tan útiles para enseñar a contar a los niños, sirvieron inicialmente al hombre primitivo para representar cantidades y contarlas. El verbo calcular viene del latín "calculus " = "pequeña piedra o piedrecilla". Otros elementos muy sencillos como las conchas, los palitos y las muescas o incisiones cavadas en un hueso o pedazo de madera, y hasta los propios dedos, sirvieron este mismo propósito. El descubrimiento y uso del número crea realmente una revolución en el pensamiento del ser humano y la percepción que tiene de la realidad. En efecto, el hombre usa su inteligencia capaz de abstracciones y conceptualiza esta realidad pasando de percepciones concretas materiales a las ideas de cantidades y dimensiones. Esto le permite conocer mejor los objetos, haciéndolos parte de su pensamiento, combinando sus valores, contándolos y asignándoles un valor cuantitativo. En una palabra, los "cuantifica" en su propio pensamiento. El número le permite asimismo al hombre conocerse mejor como unidad, aunque dentro de muchas polaridades y pluralidades: es varón y mujer; es materia y pensamiento; es muchas cosas, pero sigue siendo "uno". Al mirar al mundo exterior, descubre el mismo fenómeno de unidad, polaridad y pluralidad: día y noche, cielo y tierra, etc. Mira a los astros y sabe que son muchos y variados; la luna no más se le presenta en tres fases diferentes: llena, menguante y creciente. Descubre el espacio y lo caracteriza señalando, de acuerdo con su orientación, cuatro dimensiones o direcciones que llama "los cuatro puntos cardinales". Es a través de la variedad y la pluralidad de los seres como el hombre descubre su propio puesto en la creación. Sabe que es un cuerpo y algo más en medio del cosmos, y que está estrechamente relacionado al mismo. El descubrir el número y su significado dentro de este cosmos, le ayuda a entender mejor el mundo y sus conexiones íntimas. Descubre, además, que este ordenamiento de unidades, polaridades y pluralidades que consti tuyen el número, viene de Dios, quien lo hizo parte de su creación. Dios mismo ordenó todo en medida, número y peso. Muchos autores hablan con mucha razón del "misterio de los números", refiriéndose más a su origen misterioso y a su valor simbólico que a su valor matemático.

Sistemas de cálculo

Hoy prevalece el sistema decimal. Pero no es exclusivo, y en la historia de la humanidad se han ensayado varios sistemas. En la antigua Mesopotamia, por ejemplo, la observación de los astros y la medición de la tierra fértil en medio del desierto, que conocemos como "oasis", introdujo una valoración de los números a la que se le dio carácter sagrado. La deidad incita al rey-sacerdote, Judea, a "descubrir el secreto oculto de los números". Según el sacerdote babilónico Berossos, "los números pertenecen a las cosas santas que se trasmitieron desde la edad primera". Todavía hoy nuestra división del tiempo en sesenta segundos, sesenta minutos y dos veces doce horas sigue el sistema sexagesimal que se remonta a la época sumeria, casi dos milenios a.C. Y nuestro cálculo del círculo en 360 grados y la división del zodíaco en doce constelaciones pertenece al sistema duodecimal, miles de años más antiguo que la misma civilización sumeria.

Los números en general y su significado

Los números se pueden estudiar desde muchos puntos de vista: su aspecto filosófico, matemático o simbólico. Estos tres aspectos corresponden a ciencias y disciplinas extensas y profundas que no son el objetivo primordial de este estudio. Nos interesa más el aspecto religioso, cultural y literario de los números en general y su significado y uso en la Biblia.

Desde tiempos inmemoriales los números, que aparentemente solo sirven para contar, han ofrecido base y apoyo para representar realidades, imágenes y conceptos que los constituyen en símbolos. Expresan no solamente cantidades, sino ideas, fuerzas, imágenes y adquieren cierta personalidad simbólica.

Nace así una ciencia muy antigua que Platón consideraba del más alto grado en la escala del conocimiento: la ciencia de la interpretación de los números, que es parte de lo que hoy se conoce como semiótica, ciencia de la interpretación de los símbolos.

Hemos estudiado que en el antiguo Oriente el nombre expresaba la esencia de las personas. Este concepto y práctica llegaron a la Biblia a través de la cultura semita, que es de la más pura raigambre oriental. El número adquirió esta misma clase de función especialmente en relación con los dioses. Las antiguas religiones asignaban un número a cada uno de sus dioses. Ejemplos: Anu, el dios de Mesopotamia a quien se le daba el título de rey, tenía el número perfecto, el 60; el dios Enlil, que controlaba el espacio aéreo, llevaba el número 50; Ea, el dios del agua, el 40; en tanto que al dios lunar, Sin, se le asignaba el número 30, que corresponde a los días del mes. En la China, según lo narra Lie-tse en su obra Yi-King, que narra la historia del "maestro de los números" (chan-chu-che), la ciencia de interpretar los números se remonta a las familias Hi y Ho del Ming-t'ang, en la época del emperador Yao, que junto con Huang-ti representan la tradición primordial. Esta tradición enseña que los números son clave de la armonía macro-microscópica de la conformidad del imperio con las leyes celestes.

Pitágoras y los pitagóricos enseñaron la noción de la relación de los ritmos cósmicos con los números, que deben ser correctamente interpretados. Fueron ellos los que descubrieron la estrecha relación de la música, la arquitectura y otras disciplinas con los números. Para Boecio, el conocimiento supremo de las cosas pasa por los números; y Nicolás de Cusa decía que los números eran el mejor medio para acercarse a las verdades divinas. Los números, dice Saint-Martin, "son las envolturas visibles de los seres", regulando no solamente la armonía física y las leyes vitales, especiales y temporales, sino también las relaciones con el primer Principio. Por eso no se trata de simples expresiones aritméticas, sino de principios que son tan eternos como la verdad. Estamos hablando de ideas, cualidades, no de simples cantidades. Las propias criaturas son números, en cuanto surgidas del Principio-Uno.

Estos ejemplos y el estudio de las religiones y mitologías antiguas nos llevan a descubrir que los números jugaban un papel importante en la identificación no solo de las realidades terrenas y materiales, sino que los mismos tienen una relación íntima con la identificación de realidades supraterrenas. De aquí nace el uso místico y simbólico de los números en los pueblos y religiones antiguos y modernos. Este uso es bien destacado en la Biblia; por eso es importante el estudiarlo y aplicarlo como un instrumento exegético y hermenéutico que nos permite descubrir significados ocultos a muchas verdades y enseñanzas que Dios quiso transmitirnos utilizando el lenguaje de los números. Por otra parte, un estudio juicioso y científico de los números en la Biblia evitará que caigamos en la charlatanería, la invención y la fantasía que con frecuencia encontramos en la interpretación de los números por predicadores y maestros irresponsables que se dan a la tarea de interpretar y explicar los números basados en su imaginación calenturienta y desorientada, por falta de preparación, investigación y conocimiento de las disciplinas bíblicas que se refieren a este delicado campo de la exégesis.

Los números fuera de la Biblia

Como lo estamos viendo, en este escrito hay coincidencias en el significado de los números dentro y fuera de la Biblia. El estudio de las civilizaciones antiguas, a las cuales pertenecen los pueblos de la Biblia, nos muestra que los números tuvieron un papel muy importante en la literatura, creencias y religiones de la antigüedad. A los ejemplos ya anotados agreguemos algunos más. El número SIETE (7) fue siempre un número importante. Era el número de los planetas y el de la semana. El ciclo hebdomadal (de 7 días) de la semana se relaciona con las cuatro fases efectivas de la luna (la luna nueva, cuarto menguante, cuarto creciente y por último la luna llena). La antigua torre escalonada de Babilonia tenía siete pisos; el árbol sagrado tenía siete ramas; hay siete puertas en el mundo inferior; siete días duró el gran diluvio, registrado en muchos de los escritos religiosos de las civilizaciones prebíblicas como la sumeria, la asiria y la babilónica. Según M. Hirschle en su libro Filosofía y numerología, el número SIETE (7), como número límite, puede traer felicidad o desgracia. Los días 7, 14, 21 y 28 de cada mes eran considerados días nefastos. En la lengua acadia, sebet-tu, es decir, "los siete", designa a un grupo de demonios tanto buenos como malos. Los siete que acarrean la desgracia "son espantosos, y quien los ve queda amedrentado; su aliento es muerte". El significado demoníaco del SIETE (7) lo encontramos en varias culturas y religiones antiguas. El número siete domina la enfermedad, y en las creencias europeas populares de los siglos XVI y XVII d.C., al demonio se le identificaba como "el siete malo", lo que también se aplicaba a la mujer de mala reputación. Los egipcios tenían un sistema numeral decimal. El número mil (1000) significaba "una gran cantidad", como frecuentemente ocurre en la Biblia. Encontramos este número en la lista de los sacrificios. Para indicar un millón de egipcios utilizaban la figura del dios Hah arrodillado. Esta figura aparece en muchos utensilios y objetos ornamentales representando una multitud indefinida de años = eternidad.

A pesar de su pragmatismo, los egipcios dieron a los números un significado extrahumano, relacionándolos con sus dioses. Así, por ejemplo, el UNO (1) señala al dios universal que todo lo abraza: Amon-Ra es llamado "el uno" o "el único", como señor del cielo y de la tierra.

El DOS (2) se concebía como complemento o contraste. La imagen egipcia del mundo era dualista: cielo y tierra, día y noche, varón y hembra. Estas realidades dualistas debían interactuar en entendimiento dentro del cosmos, de igual manera que las dos regiones constitutivas de Egipto (el alto y el bajo Egipto) lo hacían para constituir una unidad orgánica.

El TRES (3) tenía su base natural en la familia: padre, madre e hijo, que en la religión egipcia estaban representados por Osiris, Isis y Horus. El día se divide en tres partes: mañana, mediodía y tarde. Por eso los sacrificios y plegarias se hacían tres veces al día.

El CUATRO (4) se relaciona directamente con el espacio que está encerrado dentro de los cuatro puntos cardinales. De ahí que los altares egipcios sean cuadrados, orientados a los cuatro puntos cardinales. A los cuatro hijos de Horus se les relaciona con las cuatro direcciones del cielo.

Los números y la mitología

En la mitología, que es la narración o estudio de los mitos, los números pueden tener un significado que va más allá de los cálculos matemáticos. Por ejemplo: cuando el dios solar Ra se enteró de la unión secreta de la diosa celeste Nut con el dios terrestre Geb, maldijo a su esposa infiel de modo que no pudiera alumbrar los hijos del adulterio, ni bajo la luz del sol ni de la luna. Pero el astuto dios Thot, que le había ganado a la luna, en un juego, una setenta doceava parte de cada día, creó con esta parte cinco días completos, que agregó al año originario de 360 días (12 x 30). Surgieron así los años de 365 días, y Nut aprovechó esos cinco días, desconocidos al dios solar, para dar a luz a sus hijos, Osiris, Haroeris, Seth, Isis y Nephthys.

Geb concedió a Osiris la dignidad real; pero el envidioso Seth se asoció con 72 cómplices para asesinarlo. Descuartizaron su cadáver en 14 partes que arrojaron al Nilo. El número 14 puede tener relación con los días de la luna menguante. Isis tuvo con su marido terrestre Geb, un hijo póstumo, que fue Horus, quien retó a duelo a su tío Seth. Seth le arrancó un ojo en la lucha, el cual dividió en seis partes. Thot recogió las partes, que corresponden a distintos números fraccionarios, que suman en total de 63/64. La parte 64 la hizo desaparecer Thot. Al ojo reconstruido se le llama uzat, "el sano"; y en el ámbito cultural asiático, el 64 es el número de la perfección (8 veces 8). Los 64 hexagramas del libro sapiencial chino I Ching, son expresión de la experiencia mundana y de la pluralidad del destino humano. Este mismo significado debió tener el juego de ajedrez, originario de la India, con sus 64 casillas.

(Continues...)



Excerpted from Message of Numbers by Luciano Jaramillo Copyright © 2004 by Luciano Jaramillo . Excerpted by permission of ZONDERVAN. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Dedicatoria....................iv
Prólogo Número cero....................viii
Capítulo 1 Los números fuera de la Biblia....................1
Capítulo 2 Los números en la Biblia....................13
Capítulo 3 El uno....................27
Capítulo 4 El dos....................40
Capítulo 5 El tres....................54
Capítulo 6 El cuatro....................71
Capítulo 7 El cinco....................86
Capítulo 8 El seis....................99
Capítulo 9 El siete....................109
Capítulo 10 El ocho....................132
Capítulo 11 El nueve....................142
Capítulo 12 El diez....................155
Capítulo 13 El once....................165
Capítulo 14 El doce....................171
Capítulo 15 El cuarenta....................180
Capítulo 16 El setenta....................188
Capítulo 17 El cien....................195
Capítulo 18 El mil....................199
Capítulo 19 Otros números....................207
Capítulo 20 El mensaje final....................217
Cuadro Números en hebreo y griego....................215
Bibliografía....................221
Apuntes....................223
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)