El Milagro de la Vida

Overview

Here is a series of weekly meditations for the expectant mother, which includes how the baby is developing at various stages. The mother is encouraged to pray for the child and keep a diary during pregnancy.

Read More Show Less
... See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$9.99
BN.com price
Other sellers (Paperback)
  • All (7) from $1.99   
  • New (4) from $5.01   
  • Used (3) from $1.99   
Sending request ...

Overview

Here is a series of weekly meditations for the expectant mother, which includes how the baby is developing at various stages. The mother is encouraged to pray for the child and keep a diary during pregnancy.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829719833
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 6/1/1995
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 128
  • Product dimensions: 5.25 (w) x 8.50 (h) x 0.38 (d)

Meet the Author

Robert G. Wells es un destacado obstetra y ginecologo del Sur de California. El doctor Wells ha escrito para periodicos medicos y revistas populares, y es autor de varios libros.

Ken Gire is the author of more than 20 books including the bestsellers, The Divine Embrace and Intimate Moments with the Savior. A graduate of Texas Christian University and Dallas Theological Seminary, he lives in Colorado.

Read More Show Less

Read an Excerpt

El Milagro De LA Vida


By Robert G. Wells, Ken Gire, Mary C. Wells, Judy Gire

ZONDERVAN

Copyright © 2013 Robert G. Wells
All rights reserved.
ISBN: 978-0-8297-1983-3


CHAPTER 1

Semanas 1 a la 7


Así que acabas de regresar de la consulta del médico donde tus sospechas han sido confirmadas. ¡Estás embarazada! ¡Felicidades! Las náuseas, los pechos blandos, el cansancio, esos cambios de ánimo inesperados, después de todo, no era imaginación tuya. Ya que debes de haber tenido aproximadamente unas siete semanas de embarazo cuando fuiste a ver a tu médico, debes de estar preguntándote qué ha estado sucediendo dentro de ti durante todo ese tiempo. Bien, todo comenzó dos semanas después de tu última menstruación. Ese fue el tiempo en que ovulaste, cuando un huevo maduro que se llama óvulo salió repentinamente desde tu ovario. En ese momento el óvulo era más pequeño que el punto de la i.

Ese óvulo apenas visible comenzó entonces a navegar a través de una de las trompas de Falopio, que son los tubos de doce centímetros que unen tus ovarios con el útero. Las trompas de Falopio están forradas con miles de filamentos, algo así como el alga marina que cubre el fondo del océano, los cuales impulsan lentamente al óvulo a lo largo de su viaje.

Mientras tú y tu esposo permanecían uno en brazos del otro, alrededor de unos quinientos millones de sus espermatozoides estaban hirviendo dentro de tu vagina en una búsqueda frenética por ese óvulo. Teniendo la forma de renacuajos microscópicos, los espermatozoides golpean sus colas como látigos, retorciéndose a través de la pequeña abertura en la parte más baja de tu útero, que se llama cuello o cerviz. Desde allí serpentearon, corriente arriba, para entrar en la cavidad uterina y dirigirse hacia todos los pliegues y cavidades de las trompas de Falopio. Para cuando alcanzan el óvulo, sólo unos cuantos centenares sobrevivieron a la rigurosa corriente.

Cuando el primer espermatozoide localizó el óvulo, se introdujo precipitadamente en él. Entonces la composición química de las paredes del óvulo cambiaron, endureciéndose para impedir que otros entraran. Una vez adentro, el espermatozoide ganador soltó la cola y enterró su cabeza más profundamente en el huevo, donde unió su núcleo con el núcleo del óvulo.

En ese momento comenzó el milagro de la vida. Veintitrés cromosomas del espermatozoide de tu esposo se fusionaron con veintitrés cromosomas de tu óvulo para formar el plan genético exclusivo de tu bebé. Si será un niño o una niña, de alta o baja estatura, si tendrá tus ojos o la sonrisa de tu esposo o los hoyuelos de la abuela, está todo determinado por los genes en esa dote de cuarenta y seis cromosomas.

A medida que las células se dividían, continuaron nadando corriente abajo a través de las trompas de Falopio hasta que, alrededor del cuarto día después de la fecundación, por fin llegaron al útero. Durante un par de días, este conglomerado de células parecido a una frambuesa flotó allí en los líquidos nutritivos. Después anidó en el revestimiento interior esponjoso y grueso de las paredes uterinas. Unos días después hundió sus raíces y comenzó a extraer su nutrición de los vasos sanguíneos en el revestimiento interior del útero.

Durante la cuarta semana de la gestación (dos semanas después de la fecundación), las células en el conglomerado formaron una serie de capas individuales. Después un conjunto de células formaron una burbuja de un líquido salobre llamado el saco amniótico, que encierra las células germinales para acolchonarlas. Otro conjunto de células se convirtieron en el saco vitelino que producirá la sangre para el naciente embrión. También otro conjunto creció para llegar a ser la placenta, que con sus deshilachadas hebras de carne está entretejiendo a tu bebé con tu cuerpo. Cada latido de tu corazón bombea sangre a la placenta a través del cordón umbilical y hacia la corriente sanguínea de tu bebé, alimentándolo con oxígeno y sustancias nutritivas.

Hacia la quinta semana de gestación, el corazón rudimentario de tu bebé comenzó a latir, alrededor del tiempo en que probablemente comenzaste a sospechar que estabas embarazada. Tu menstruación estaba atrasada. Tus pechos se estaban agrandando. Tu vejiga se estaba empequeñeciendo. Y estabas muy cansada. Muy, muy cansada.

A las seis semanas, tu bebé se ha convertido de una sola célula en un embrión, diez mil veces más grande que el óvulo fecundado, más o menos del tamaño de una semilla de manzana.

El corazón bombea sangre recién formada a través del bebé al ritmo de sesenta y cinco latidos por minuto; el mismo corazón que un día latirá apresuradamente en la mañana de Navidad, se desconsolará a la hora de ir a acostarse, y se quebrantará después de un romance veraniego. A la séptima semana, el embrión ha retoñado con brazos y piernas rudimentarios, los cuales tienen salientes, indicando donde van a estar los dedos. Desde la sexta hasta la séptima semana, el embrión ha crecido del tamaño de una semilla de manzana al tamaño de un frijol. Ya tiene las ventanas de la nariz, los labios, la lengua, y hasta las protuberancias donde un día crecerán los dientes.

Asombroso, ¿verdad? Todo ese crecimiento y desarrollo en sólo siete cortas semanas.

¡No es de extrañarse que has estado muy cansada!

    He estado esperándote.
    Ahora ya no me pregunto más
    si este milagro de la vida
    alguna vez sucedería dentro de mí.
    Ahora puedo preguntarme acerca de ti.
    ¿Qué hilos de colores
    estará empleando Él para entretejerte?
    ¿Ojos pardos o azules?
    ¿Te gustará nadar o dibujar?
    ¿Hornear pan o diseñar edificios?
    ¿Echarás tu cabeza hacia atrás
    y te reirás con fuerza
    o solamente sonreirás?
    No sé.
    No sé.
    Pero sé que me encantará
    oírte decir mi nombre.
    Me encantará sentir tu mano pequeñita
    en la mía.
    Me encantará mirar tu barriguita
    subir y bajar en dulce sueño.
    Y yo sé que algunas veces me aborrecerás.
    Otras veces te encogerás cuando te toque.
    Algunas veces tu respiración afiebrada
    estremecerá mi alma
    en la oscuridad de la noche.
    Pero hasta entonces,
    por favor, bebé, crece fuerte.
    Toma todo lo que puedas de mí, por favor.
    Hasta entonces
    estaré esperándote.

Julie Martin, en A Time To Be Born


Amado Señor

Esta es una oración distinta a todas las oraciones que siempre he hecho. Una vida está creciendo dentro de mí, una vida que el mundo nunca antes ha visto y nunca verá otra vez. Una vida sagrada.

Muchas gracias por permitirme compartir este milagro. El solo pensamiento me llena de gozo y asombro. Me siento empequeñecida por el honor, y me siento sumamente bendecida.

Pero también me siento incapaz. Hay muchas cosas que tienen que suceder en mi vida antes que llegue a ser la madre que este niño merece.

Fortalece mis brazos para que puedan albergar a este pequeño de las tormentas de la vida. Suaviza mis manos para que puedan traer consuelo en los rechazos de la vida. Ensancha mis hombros para que pueda subirse a ellos cuando se sienta con deseos de jugar. Agranda mi corazón para que pueda regocijarme con él en sus triunfos y llorar con él en sus derrotas.

Me dedico a este niño todos los días de mi vida. Por favor, toma de mí para proveer para su nutrición. Por favor, vigila la formación de cada célula y tráele a este mundo completo y saludable.

Te dedico este niño, Señor. Me consuela saber que tú eres su verdadero padre y yo, solamente su guardiana. Ayúdame a cuidarlo y a guiarlo bien.

Guíame a mí también, Señor, porque esos pequeños pies seguirán mis pasos. Guía mis ojos a mirar hacia ti para que me muestres el camino y me des la pauta a seguir.

Dame la gracia para ser paciente mientras este milagro de la vida se desarrolla dentro de mí y dame la perseverancia para orar; así podré jugar un papel aún mayor en su desarrollo ...
(Continues...)


Excerpted from El Milagro De LA Vida by Robert G. Wells, Ken Gire, Mary C. Wells, Judy Gire. Copyright © 2013 Robert G. Wells. Excerpted by permission of ZONDERVAN.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)