El niño sin nombre: La lucha de un niño por sobrevivir (A Child Called "It": One Child's Courage to Survive)

( 24 )

Overview

This book chronicles the unforgettable account of one of the most severe child abuse cases in California history. It is the story of Dave Pelzer, who was brutally beaten and starved by his emotionally unstable, alcoholic mother: a mother who played tortuous, unpredictable games?games that left him nearly dead. He had to learn how to play his mother's games in order to survive because she no longer considered him a son, but a slave; and no longer a boy, but an "it."

Dave's bed ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$9.95
BN.com price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (13) from $1.99   
  • New (6) from $5.62   
  • Used (7) from $1.99   
El niño sin nombre: La lucha de un niño por sobrevivir (A Child Called

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook - Spanish-language Edition)
$8.49
BN.com price
(Save 14%)$9.95 List Price

Overview

This book chronicles the unforgettable account of one of the most severe child abuse cases in California history. It is the story of Dave Pelzer, who was brutally beaten and starved by his emotionally unstable, alcoholic mother: a mother who played tortuous, unpredictable games—games that left him nearly dead. He had to learn how to play his mother's games in order to survive because she no longer considered him a son, but a slave; and no longer a boy, but an "it."

Dave's bed was an old army cot in the basement, and his clothes were torn and raunchy. When his mother allowed him the luxury of food, it was nothing more than spoiled scraps that even the dogs refused to eat. The outside world knew nothing of his living nightmare. He had nothing or no one to turn to, but his dreams kept him alive—dreams of someone taking care of him, loving him and calling him their son.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780757301360
  • Publisher: Health Communications, Incorporated
  • Publication date: 9/1/2003
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 195
  • Sales rank: 167,424

Meet the Author

Dave Pelzer
Dave Pelzer travels throughout the nation promoting inspiration and resilience. His unique accomplishments have garnered personal commendations from Presidents Reagan and Bush. In 1993 Pelzer was chosen as one of the Ten Outstanding Young Americans (TOYA), and in 1994 was the only American to receive The Outstanding Young Persons of the World (TOYP) award. He was also a torchbearer for the Centennial Olympic Games.

Biography

Dave Pelzer has experienced a truly extraordinary life. As a child, he endured the horrors of child abuse, which included physical torture, mental cruelty, and near starvation. Upon Dave's rescue, he was identified as one of the most severely abused children in California's history. At age 12, Dave's teachers risked their careers to notify the authorities and saved his life. Upon Dave's removal, he was made a ward of the court and placed in foster care until he enlisted in the U. S. Air Force at age 18. As a young adult Dave was determined to better himself—no matter what the odds.

As a member of the armed forces, Dave was handpicked to midair-refuel the highly secretive SR-71 Blackbird and the F-117 Stealth Fighter, which played a major role in Operations Just Cause, Desert Shield, and Desert Storm.

Some of Dave's distinctive accomplishments have been recognized through a number of awards, as well as personal commendations from Presidents Reagan, Bush, and Clinton. In 1990, he was the recipient of the J. C. Penney Golden Rule Award, making him the California Volunteer of the Year. In 1993, Dave was honored as one of the Ten Outstanding Young Americans. He joins a distinguished group of alumni that include: John F. Kennedy, Richard Nixon, Anne Bancroft, Orson Welles, Walt Disney, and Nelson Rockefeller. In 1994, Dave was the only American to be honored as one of The Outstanding Young Persons of the World. He also carried the coveted Centennial flame for the 1996 Olympics.

Dave's incredible life story was featured on The Oprah Winfrey Show, The Montel Williams Show, Sally Jessy, Leeza Gibbons, and Barbara Walters's The View.

Dave is one of the few personalities who pay homage to educators, social services, foster care, law enforcement, and volunteers—those who make a difference in the lives of children. On the road over 250 days of the year, Dave offers programs for corporate groups, human services, and youth-at-risk. Dave's experience includes: Juvenile Hall Counselor, Youth Service Worker, Troy State University (human services studies), National Advisor, Missing Youth Foundation, Board of Directors, Foster Care ILP, and Certified Correctional Custody Program Facilitator.

Dave's unique and intriguing outlook on life, coupled with his Robin Williams-like wit and sense of humor, entertain and encourage men and women to overcome any obstacle while living life to its fullest. Dave is a living testament of resilience, faith in humanity, and personal responsibility. This is what makes him one of the most exceptional and unequaled entities of today. As an author, educator, and consultant, Dave has dedicated his life helping others…to help themselves.

Author biography courtesy of Dave Pelzer's official web site.

Good To Know

Pelzer is one of the only authors to have four books simultaneously on the New York Times bestseller list, and the first author to have three books simultaneously on this list in trade paperback.

He is the only author to date to have four No. 1 international bestsellers to his credit.

Read More Show Less
    1. Also Known As:
      David J. Pelzer
    2. Hometown:
      Rancho Mirage, California
    1. Date of Birth:
      1961
    2. Place of Birth:
      Daly City, California
    1. Education:
      High School equivalency certificate
    2. Website:

Read an Excerpt

1
El rescate page blank

5 de marzo de 1973, Daly City, California. Estoy retrasado. Tengo que acabar de fregar los platos a tiempo, si no, no hay desayuno; y como anoche no cené, he de comer algo. Mamá corre por la casa chillando a mis hermanos. Oigo sus pasos pesados por el pasillo dirigiéndose hacia la cocina. Vuelvo a meter las manos en el agua hirviendo de enjuagar. Demasiado tarde. Me coge con las manos fuera del agua.

¡PLAF! Mamá me pega en la cara y me tiro al suelo. Sé que no debo quedarme de pie y aguantar el golpe. He aprendido, a base de cometer errores, que lo considera un desafío, lo que significa más golpes o, peor aún, quedarme sin comer. Recupero mi postura anterior y evito su mirada mientras me grita al oído.

Actúo con timidez, asintiendo a sus amenazas. 'Por favor, —me digo—, déjame comer. Vuelve a pegarme, pero tengo que comer.' Otra bofetada hace que me golpee la cabeza contra el mostrador de azulejos. Lágrimas de falsa derrota me corren por las mejillas mientras sale de manera precipitada de la cocina aparentemente satisfecha consigo misma. Después de contar sus pasos para asegurarme de que se ha ido, dejo escapar un suspiro de alivio. Mi actuación ha dado resultado. Mamá puede pegarme todo lo que quiera, pero no he dejado que me arrebate mi voluntad de sobrevivir.
Acabo de fregar los platos y, después, hago el resto de mis tareas domésticas. Como recompensa, recibo el desayuno: las sobras de un tazón de cereales de uno de mis hermanos. Hoy son Lucky Charms. Sólo quedan unos trocitos de cereales en medio tazón de leche, pero los engullo lo más de prisa posible, antes de que mamá cambie de opinión. Ya lo ha hecho otras veces. Le gusta usar la comida como arma. Sabe que no debe tirar las sobras al cubo de la basura. Sabe que después las cojo. Mamá se sabe la mayoría de mis trucos.

Unos minutos más tarde estoy en la vieja ranchera de la familia. Como voy tan retrasado con las tareas domésticas, me tienen que llevar en carro al colegio. Normalmente suelo ir corriendo y llego justo cuando comienza la clase, sin tiempo para robar comida de las fiambreras de otros niños. Mamá deja salir a mi hermano mayor, pero a mí me retiene para sermonearme sobre lo que piensa hacer conmigo mañana. Va a llevarme a casa de su hermano. Dice que el tío Dan 'se ocupará de mí'. Lo dice de manera amenazadora. La miro asustado, como si de verdad tuviera miedo. Pero sé que, aunque mi tío es un hombre duro, no me tratará como lo hace mamá.

Antes de que la ranchera se pare del todo, salgo corriendo. Mamá me grita para que vuelva. He olvidado mi fiambrera abollada que, en los tres últimos años, siempre ha tenido el mismo menú: dos emparedados de mantequilla de maní y unos bastoncillos de zanahoria. Antes de que vuelva a salir disparado del carro, me dice:
—Diles . . . Diles que has tropezado con la puerta.
Después, con una voz que rara vez emplea conmigo, me vuelve a decir:
—Que pases un buen día.

Le miro los ojos rojos e hinchados. Todavía le dura la resaca de la borrachera de anoche. Su pelo, en otro tiempo hermoso y brillante, le cae ahora en mechones consumidos. Como de costumbre, no lleva maquillaje. Está gorda y lo sabe. En general, éste se ha vuelto el aspecto típico de mamá.
Como llego tan tarde, tengo que presentarme en la oficina de la administración. La secretaria de pelo gris me saluda con una sonrisa. Unos instantes después sale la enfermera de la escuela y me conduce a su despacho, donde llevamos a cabo la rutina habitual. Primero, me examina la cara y los brazos.

—¿Qué es eso que tienes encima del ojo? —me pregunta.
Asiento dócilmente:
—He tropezado con la puerta del vestíbulo . . . sin querer.
Vuelve a sonreír y coge una tablilla con sujetapapeles de encima de un armario. Pasa una o dos hojas y se inclina para enseñármelas.
—Mira —señala la hoja—, eso fue lo que dijiste el lunes pasado. ¿Te acuerdas?
Rápidamente cambio de historia.
—Estaba jugando al béisbol y me di con el bate. Fue un accidente.

Accidente. Siempre debo decir eso. Pero la enfermera no se deja engañar. Me regaña para que le diga la verdad. Siempre termino por derrumbarme y confesar, aunque creo que debería proteger a mi madre.

La enfermera me dice que no me preocupe y me pide que me desnude. Hacemos lo mismo desde el año pasado, así que la obedezco inmediatamente. Mi camisa de manga larga tiene más agujeros que un queso de Gruyère. Es la misma que llevo desde hace dos años. Mamá me obliga a ponérmela todos los días para humillarme. Los pantalones están prácticamente en el mismo estado y los zapatos tienen agujeros en la zona de los dedos. Puedo sacar el dedo gordo por uno de ellos. Mientras me quedo en ropa interior, la enfermera anota las diversas marcas y moretones en la tablilla. Cuenta las marcas en forma de corte que tengo en la cara y busca alguna que le haya pasado desapercibida anteriormente. Es muy concienzuda. A continuación, me abre la boca para mirarme los dientes, que están mellados por habérmelos golpeado contra el mostrador de la cocina. Escribe varias notas más en el papel. Mientras continúa examinándome, se detiene en la antigua cicatriz del estómago.

—Y aquí —dice mientras traga saliva—, ¿es donde te clavó el cuchillo?
—Sí —contesto.

'¡Oh, no!me digo—, me he equivocado . . . otra vez.' La enfermera debe de haber visto la preocupación en mis ojos. Deja la tablilla y me abraza. '¡Dios mío!me digo—, es tan cálida'. No quiero soltarla. Quiero quedarme en sus brazos para siempre. Cierro los ojos con fuerza, y durante algunos segundos, no existe nada más. Me acaricia la cabeza. Me estremezco por el moretón hinchado que mamá me ha hecho esta mañana. La enfermera deshace el abrazo y sale de la habitación. Me apresuro a vestirme. Ella no lo sabe, pero todo lo hago lo más rápidamente posible.
La enfermera vuelve al cabo de unos minutos con el señor Hansen, el director, y dos de mis profesores, la señorita Woods y el señor Ziegler. El señor Hansen me conoce muy bien. He estado en su despacho más veces que cualquier otro niño de la escuela. Mira la hoja mientras la enfermera le informa de lo que ha encontrado. Me levanta la barbilla. Me da miedo mirarlo a los ojos, que es un hábito que he adquirido al tratar de enfrentarme a mi madre. Pero también es porque no quiero contarle nada. Una vez, hace aproximadamente un año, llamó a mi madre para preguntarle por mis moretones. Por aquel entonces no tenía ni idea de lo que sucedía en realidad. Sólo sabía que yo era un niño con problemas que robaba comida. Cuando volví al colegio al día siguiente, vio los resultados de las palizas de mamá. Nunca volvió a llamarla.

El señor Hansen grita que ya está harto. Casi me muero del susto. 'Va a volver a llamar a mamá', me grita el cerebro. Me derrumbo y lloro. Me tiembla el cuerpo como si fuera gelatina y balbuceo como un bebé, rogando al señor Hansen que no llame a mamá.
—¡Por favor! —digo lloriqueando—, hoy no. ¿No se da cuenta de que es viernes?

El señor Hansen me asegura que no va a llamar a mamá y me envía a clase. Como es muy tarde para ir al aula de la reunión matinal, corro directamente a la clase de inglés de la señora Woodworth. Hoy tenemos una prueba de ortografía de todos los estados y sus capitales. No estoy preparado. Normalmente soy muy buen alumno, pero en los últimos meses he abandonado todo en mi vida, incluyendo el evadirme de mi desgracia a través del trabajo escolar.

Cuando entro en el aula, los alumnos se tapan la nariz y me silban. La profesora sustituta, una mujer joven, agita las manos delante de la cara. No está acostumbrada a mi olor. Me entrega el examen guardando las distancias, pero antes de que me siente en la parte de atrás de la clase, al lado de una ventana abierta, me vuelven a llamar al despacho del director. Toda el aula suelta un alarido, el rechazo del quinto grado.

Corro a la oficina de la administración y llego en un segundo. Me duele la garganta y todavía me arde por el 'juego' que mamá jugó ayer contra mí. La secretaria me conduce a la sala de profesores. Cuando abre la puerta, mis ojos tardan un momento en habituarse. Frente a mí, sentados en torno a una mesa, están mi tutor, el señor Ziegler, mi profesora de matemáticas, la señorita Moss, la enfermera de la escuela, el señor Hansen y un policía. Los pies se me congelan. No sé si salir corriendo o esperar a que el techo se derrumbe. El señor Hansen me hace una seña para que entre, mientras la secretaria cierra la puerta tras de mí. Me siento a la cabecera de la mesa y explico que no he robado nada . . . hoy. Una sonrisa hace que desaparezca el entrecejo fruncido que todos muestran. No tengo idea que van a arriesgar sus empleos para salvarme.

El policía explica por qué lo ha llamado el señor Hansen. Siento cómo me voy encogiendo en la silla. El agente me pide que le hable de mamá. Digo que no con la cabeza. Demasiadas personas conocen ya el secreto y sé que ella lo va a descubrir. Una voz suave me tranquiliza. Creo que es la señorita Moss. Me dice que todo está bien. Respiro profundamente, me retuerzo las manos y, de mala gana, les hablo de mamá y de mí. Después, la enfermera me dice que me levante y enseña al policía la cicatriz que tengo en el pecho. Sin dudarlo, les digo que fue un accidente, que es lo que fue: mamá no tenía intención de clavarme el cuchillo. Lloro mientras lo confieso todo y les digo que mamá me castiga porque soy malo. ¡Ojalá me dejaran en paz! Me siento tan falso en mi interior. Sé que, después de todos estos años, nadie puede hacer nada.

Unos minutos después me dejan salir y sentarme en el despacho contiguo. Al ir a cerrar la puerta, los adultos me miran y aprueban con la cabeza. Me muevo inquieto en la silla mientras observo a la secretaria escribir a máquina. Me parece que ha pasado una eternidad cuando el señor Hansen me llama para que vuelva a entrar. La señorita Woods y el señor Ziegler salen de la sala de profesores. Parecen contentos y, a la vez, preocupados. La señorita Woods se arrodilla y me rodea con sus brazos. Creo que nunca olvidaré el aroma del perfume que lleva en el pelo. Me suelta y se da la vuelta para que no la vea llorar. Ahora estoy verdaderamente preocupado. El señor Hansen me da una bandeja de la cafetería con la comida. '¡Dios mío! ¿Ya es la hora de comer?', me pregunto.

Engullo la comida con tanta rapidez que apenas puedo degustarla. Acabo la bandeja en un tiempo récord. Poco después vuelve el director con un paquete de galletas y me dice que no coma tan de prisa. No tengo ni idea de lo que pasa. Una de mis suposiciones es que mi padre, que está separado de mi madre, ha venido por mí. Pero sé que se trata de una fantasía. El policía me pregunta la dirección y el número de teléfono. '¡Ya está! —me digo—. Es la vuelta al infierno. Va a volver a pegarme.'

El policía toma más notas ante la mirada del señor Hansen y la enfermera. Poco después cierra su libreta y le dice al señor Hansen que ya tiene suficiente información. Miro al director. Tiene la cara cubierta de sudor. Siento que el estómago comienza a contraérseme. Quiero ir al servicio y vomitar.

El señor Hansen abre la puerta y veo que todos los profesores —es la hora de la comida— me miran fijamente. Me siento muy avergonzado. 'Lo saben —me digo—. Saben la verdad sobre mi madre, la verdad real'. Es muy importante que sepan que no soy un niño malo. Deseo tanto gustarles, que me quieran. Me vuelvo hacia el vestíbulo. El señor Ziegler abraza a la señorita Woods, que está llorando. La oigo gemir. Me da otro abrazo y se aleja rápidamente . El señor Ziegler me estrecha la mano.

—Pórtate bien —me dice.
—Sí. Lo intentaré —es lo único que puedo decir.

La enfermera de la escuela está detrás del señor Hansen, en silencio. Todos se despiden de mí. Ahora sé que voy a la cárcel. 'Bien —me digo—. Al menos no podrá pegarme si estoy en la cárcel'.

El policía y yo salimos, pasamos por delante de la cafetería. Veo a algunos niños de mi clase jugando al 'balón prisionero'. Unos cuantos dejan de jugar. Gritan:
—¡Han pillado a David! ¡Han pillado a David!

El policía me pone la mano en el hombro y me dice que todo está bien. Mientras nos alejamos en la patrulla de la escuela primaria Thomas Edison, veo a algunos niños que parecen desconcertados por mi partida. Antes de marcharme, el señor Ziegler me ha dicho que contaría la verdad a los demás niños, la verdad real. Habría dado lo que fuera por estar en clase cuando supieran que no soy tan malo.

En pocos minutos llegamos a la comisaría de policía de Daly City. Casi espero que mamá esté allí. No quiero bajarme del coche. El oficial abre la puerta, me coge del codo con suavidad y me lleva a un gran despacho. No hay nadie en la habitación. El agente se sienta en una silla que hay en una esquina, donde escribe a máquina varios folios. Observo detenidamente al policía mientras me como despacio las galletas. Las saboreo el mayor tiempo posible. No sé cuándo volveré a comer.

Es más de la una de la tarde cuando el policía acaba con los trámites burocráticos. Me vuelve a pedir el número de teléfono.
—¿Para qué? —pregunto con voz quejumbrosa.
—Tengo que llamarla, David —me dice con suavidad.
—¡No! —le ordeno—. Mándeme de vuelta al colegio. ¿Pero es que no lo entiende? No debe saber que lo he contado.
Me calma con otra galleta y marca despacio el 7-5-6-2-4-6-0. Veo girar el disco negro del teléfono al levantarme y acercarme, y fuerzo todo el cuerpo para tratar de oírlo sonar en el otro extremo. Lo coge mamá. Su voz me asusta. El policía me hace señas para que me aparte y respira profundamente antes de decir:

—Señora Pelzer. Aquí el agente Smith del Cuerpo de Policía de Daly City. Su hijo David no irá hoy a casa. Queda bajo la custodia del Departamento Juvenil de San Mateo. Si tiene alguna pregunta, llame allí.
Cuelga el teléfono y me sonríe.
—No ha sido tan difícil, ¿verdad? —me pregunta.
Pero su mirada me indica que es a sí mismo a quien trata de convencer, no a mí.
Después de recorrer varios kilómetros, llegamos a la autopista 280 y nos dirigimos hacia las afueras de Daly City. Miro a mi derecha y veo una señal que dice: 'La autopista más hermosa del mundo'. El oficial sonríe aliviado cuando salimos de los límites de la ciudad.
—David Pelzer —me dice—, eres libre.
—¿Qué? —le pregunto, aferrándome a mi única fuente de comida—. No lo entiendo. ¿No me lleva a la cárcel?
Vuelve a sonreír y me aprieta el hombro con suavidad.
—No, David. No tienes por qué preocuparte, de verdad. Tu madre nunca te volverá a hacer daño.
Me recuesto en el asiento. El reflejo del sol me da en los ojos. Desvío la vista de los rayos del sol mientras una lágrima me corre por la mejilla.
'¿Soy libre?'

©2008. Dave Pelzer. All rights reserved. Reprinted from El Niño Sin Nombre. No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system or transmitted in any form or by any means, without the written permission of the publisher. Publisher: Health Communications, Inc., 3201 SW 15th Street, Deerfield Beach, FL 33442

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 4.5
( 24 )
Rating Distribution

5 Star

(19)

4 Star

(2)

3 Star

(1)

2 Star

(1)

1 Star

(1)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
See All Sort by: Showing 1 – 20 of 24 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted December 5, 2004

    it puts you at the edge of your seat

    excellent, makes you feel all emotions as you read picture yourself as if you were there you cant' stop reading once you start

    1 out of 2 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted July 15, 2013

    Te rompe el corazon

    Este libro te rompe el corazon. Es una historia triste pero a la vez esperanzadora porque el saber que el protagonista ahora es una persona de exito, te hace entender que si tienes ganas de salir adelante lo puedes lograr aunque tengas muchos obstaculos que saltar. No dejen de leerlo.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted December 28, 2012

    By Katherine Dec. 28,2012

    Estaba tan triste.

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted December 28, 2012

    What lengue is it in

    Is this book in another lengue

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted November 22, 2012

    Celia

    Como est¿s

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted September 29, 2012

    G

    Esta en espa¿ol

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted August 27, 2012

    Sparkleheart

    "When will i be aloud out of the cage to do your bidding again?" She wrote on the floor ps if i disobey you the punshment is in the next result

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted July 18, 2012

    Bueno

    Hola

    0 out of 2 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted May 25, 2012

    Que Lindoooo !

    Como puede existir personas como las que estan en el Libro ? , buen libro though ;)

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted January 25, 2012

    So sad

    I cried a couple times

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted January 12, 2012

    I love it!!!!!!

    Esta historia me ha impactado mucho no entiendo como esa mujer fuera asi con ese inosente nino se los recomiendo a mi en lo particular no me gusta leer mucho pero esta historia me motivo a seguir leyendo .

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted June 24, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted June 16, 2006

    Un libro de inspiracion

    A mi me gusto este libro. Me a inspirado. Aveces yo e pensado que las cosas estan muy mal y que nunca las voy a poder a sobrepasar. Pero este libro me a enseñado como este niño paso por muchas cosas malas y los sobrepaso y asta publico un libro.

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted April 7, 2004

    ME DEJO SIN PALABRAS

    este libro me dejo sin palabras, el libro me hiso llorar desde la primera pagina! no puedo ni creer que alguien que tuvo que pasar por tanta miseria pueda todavia estar vivo y todavia escribiendo un libro.

    0 out of 1 people found this review helpful.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted July 19, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted October 28, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted March 19, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted October 29, 2010

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted May 27, 2011

    No text was provided for this review.

  • Anonymous

    Posted April 2, 2012

    No text was provided for this review.

See All Sort by: Showing 1 – 20 of 24 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)