×

Uh-oh, it looks like your Internet Explorer is out of date.

For a better shopping experience, please upgrade now.

El secreto de la oracion eficaz
     

El secreto de la oracion eficaz

by Josue Yrion
 

See All Formats & Editions

El secreto de la oración eficaz explora diez claves para la oración eficaz.El secreto de todos los cristianos victoriosos de todas las épocas fue que descubrieron las respuestas a sus inquietudes, problemas y necesidades en 'el secreto de la oración eficaz'.

Overview

El secreto de la oración eficaz explora diez claves para la oración eficaz.El secreto de todos los cristianos victoriosos de todas las épocas fue que descubrieron las respuestas a sus inquietudes, problemas y necesidades en 'el secreto de la oración eficaz'.

Product Details

ISBN-13:
9781602551640
Publisher:
Grupo Nelson
Publication date:
12/02/2008
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
272
Product dimensions:
5.40(w) x 8.30(h) x 0.80(d)

Read an Excerpt

El Secreto de la oracion eficaz


By josué yrion

Grupo Nelson

Copyright © 2008 Grupo Nelson
All right reserved.

ISBN: 978-1-60255-164-0


Chapter One

El secreto de la humildad

En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste [en secreto] estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños [humildes]. (Lucas 10.21. Añadidos del autor.)

Jesús dijo que Dios había revelado los secretos del reino a los humildes. La clave de esta revelación se encuentra en que por medio de la oración eficaz descubriremos la verdadera humildad y eso nos llevará a saber grandes cosas del reino. El secreto está en la oración y en la búsqueda de la humildad con un corazón sencillo .

Hechos 20.19 nos dice: «Sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido» (itálicas del autor). Aquí, la palabra griega que se traduce humildad es tapeinophrosune, que significa modestia, bajeza, un sentido de insignificancia, una actitud humilde e interesada en el bienestar de los demás, una ausencia total de arrogancia, de engaño y de altivez. La palabra es una combinación de tapeinos, humilde y phren, mente. Esta palabra era desconocida en el griego clásico no bíblico pero se tornó conocida después del inicio del cristianismo. Hoy como ayer, solamente cuando los cristianos pueden renunciar a la autosuficiencia, los miembros de la iglesia del Señor pueden mantener la unidad y la armonía por medio de la humildad.

El apóstol Pablo nos decía que por medio de la humildad él servía a Cristo con lágrimas y sufrimiento. Pero antes de esto, en el capítulo 9 de los Hechos, cuando Cristo milagrosamente se le reveló en el camino a Damasco cuando perseguía a los cristianos, la Palabra dice que después de su encuentro con el Señor y de su conversión, lo primero que hizo fue orar. Hechos 9.10-11: «Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora». ¿No es increíble que lo primero que hizo el apóstol luego de su dramática conversión fuera orar? El versículo 9 dice que estuvo en ayuno por tres días y el mismo Señor le dijo a Ananías que él oraba. Dios pudiera haberle dicho sencillamente que buscara a Saulo en tal o cual lugar, pero dice la Escritura que el Señor hizo énfasis en que oraba.

Pablo empezó su vida cristiana y más tarde su ministerio bajo oración. Y la oración hizo de él un hombre humilde, dependiente de Dios en todas las áreas de su vida, sujeto a la voluntad divina, sin interés propio, siempre buscando «ayudar al bienestar de los demás». Es solamente a través de la oración hecha con el corazón que ella se torna eficaz y nos lleva al quebrantamiento al moldear nuestro carácter, al revelar nuestros pensamientos y hacernos ver lo débiles que somos; al exponer la realidad del yo y del ego, nos lleva a tomar la cruz diariamente y a morir para nosotros mismos. William Barclay, en su libro The Plain Man's Book of Prayers (El libro de oración del hombre sencillo), dice lo siguiente sobre esto: «La oración no es una forma de hacer uso de Dios; la oración es una forma de ofrecernos a Dios para que Él pueda hacer uso de nosotros». Esto fue exactamente lo que hizo Pablo durante toda su vida: ofrecerse a Dios en cuerpo y alma y, desde el principio hasta el fin, fue un hombre de oración .

La importancia de la humildad

En cierta ocasión, el gran evangelista D. L. Moody predicaba en una de sus grandes campañas en Londres. El teatro estaba lleno al tope de una multitud que incluía mucha gente educada de la alta sociedad, entre ellas un miembro de la familia real. Moody leyó el versículo de Lucas 4.27: «Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo». Cuando llegó a la palabra Eliseo, no pudo pronunciarla y empezó a tartamudear. Empezó de nuevo a leer el versículo y nuevamente no pudo decirla. Lo intentó por tercera vez pero falló como las otras veces. Entonces, lleno de humildad, cerró la Biblia y visiblemente afectado miró hacía arriba y dijo: «¡Oh Dios mío, usa esta lengua tartamuda para proclamar a este pueblo al Cristo crucificado y resucitado!» En ese momento vino sobre él el poder de Dios y le dio tal facilidad de palabra que todos los que estaban presentes quedaron atónitos y la gloria de Dios descendió en el auditorio. ¿Cuál era el secreto de Moody? ¡La oración eficaz! Por medio de ella se tornó en un hombre humilde y lleno de poder. Fue él mismo el que, en cierta ocasión haciendo alusión a la oración mientras predicaba, dijo: «El ministro que se inclina delante de Dios temprano por la mañana en oración, se parará mejor detrás del púlpito por la noche». Yo he visto alrededor del mundo ministros humildes por medio de la oración y el resultado es que Dios les ha usado de una manera extraordinaria como a Moody. También he visto en el medio del ministerio mucho orgullo, soberbia, arrogancia y prepotencia, y el resultado ha sido que estos hombres están secos, vacíos, sin poder, y sin unción. La razón es obvia: ¡Falta de oración! Andrew Murray dijo: «La humildad es la raíz de donde toda gracia puede crecer y la condición indispensable para la comunión con Cristo. Sin la oración y la humildad no podemos permanecer en la presencia de Dios, ni podemos experimentar su favor ni el poder de su Espíritu».

La seguridad de que Dios oye al humilde

1. Concede nuestros deseos

Salmos 10.17: «El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; tú dispones su corazón, y haces atento tu oído» (itálicas del autor). Dios nos oirá y nos dará el deseo de nuestros corazones cuando nosotros oremos con un corazón humilde .

2. Vivifica nuestros espíritus

Isaías 57.15: «Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados» (itálicas del autor). Allí está el secreto de la comunión con Dios, en la humildad por medio de la oración .

3. Atiende nuestras peticiones

Salmos 138.6: «Porque Jehová es excelso y atiende al humilde, mas al altivo mira de lejos» (itálicas del autor) .

4. Perdona nuestros pecados

2 Crónicas 7.14: «Si se humillare mi pueblo [la iglesia], sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra» (añadidos e itálicas del autor).

5. Restaura nuestras vidas

2 Crónicas 33.12-13: «Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios» (añadido e itálicas del autor.)

Cierta vez un miembro de una pequeña iglesia, aprovechando la visita del superintendente de su denominación, solicitó un pastor permanente para que atendiera la congregación. El superintendente preguntó si tenía que ser un gran pastor. A lo que él contestó: «No estamos preocupados si debe ser un gran pastor o no, pero sí nos gustaría que cuando humildemente se arrodille para orar a Dios, sus oraciones lleguen al cielo y Dios las conteste». Allí está la unción de un ministro: permanecer en el secreto de la oración eficaz, donde su humildad será determinante en su vida y ministerio.

El efecto destructivo del orgullo

Alguien escribió lo siguiente:

¡Mi nombre es orgullo y soy sagaz y tramposo!
Te privo del destino que Dios te dio ...
porque exiges que las cosas se hagan a tu manera ...
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo del contentamiento ... porque según tú, mereces más que eso.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo del conocimiento ... porque tú ya lo sabes todo.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de la sanidad del alma ... porque estás demasiado lleno de mí ...
y eres muy grande para humillarte a pedir perdón o a perdonar.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de la santidad ... porque rehúsas admitir cuando te equivocas.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de tu visión ... porque prefieres mirarte en un espejo a mirar a
través de la ventana de la oportunidad.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de una amistad genuina ... porque nunca nadie sabrá quién eres
realmente.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo del amor ... porque el verdadero amor demanda sacrificio, y tú
jamás lo harías.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de las grandezas del cielo ... porque rehúsas lavar los pies de
otros en la tierra.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de la gloria de Dios ... porque estás decidido a buscar la tuya propia.
¡Soy sagaz y tramposo!
Te privo de todo lo que Dios te pueda dar ... porque según tú ... ya tienes
todo.
Por eso es que te engaño. Me llamo orgullo ... ¡y soy sagaz y tramposo!

El 10 de abril de 1912 zarpó del puerto de Southampton en Inglaterra, el gran barco Titanic. Titanic quiere decir poderosísimo, indestructible, invencible, irrompible. Para su época, era el barco de pasajeros más poderoso que jamás se haya construido. La compañía White Star Lines se tomó dos años y ocupó a unos 3 mil hombres. Su costo alcanzó a los 7,5 millones de dólares. Medía 882 pies de largo. Salió de Inglaterra con destino a Cherbourg en Francia, luego a Queenstown en Irlanda y de allí directamente a Nueva York. Pero jamás llegó a su destino. El Titanic podía llenar cuatro de sus compartimientos sin hundirse, pero desafortunadamente llenó cinco. En primera clase, que costaba 4.700 dólares de aquella época (unos 50 mil dólares de hoy), viajaban 324 personas. En segunda clase viajaban 285 y 708 en tercera clase. Llevaba también 43 trabajadores, haciendo un total de 2.827 personas. El domingo 14 de abril de 1912, a las 11:40 de la noche, y después de ignorar seis avisos que le enviaron otros barcos para que tuvieran cuidado y disminuyeran la velocidad, el Titanic chocó con un iceberg. El choque abrió el casco en una longitud de entre 220 y 245 pies de largo. Se hundió rápidamente en las heladas aguas del Atlántico, muriendo 1.503 personas. Sobrevivieron 705. El 14 de julio de 1986, setenta y cuatro años después de su hundimiento, el Titanic fue ubicado a 12.600 pies de profundidad, unas 2,33 millas. Solamente seis supervivientes del accidente están vivos hoy. ¿Le interesaría saber la causa de por la que esa imponente nave se hundió? Los ingleses estaban tan orgullosos del barco que habían construido que pusieron un letrero en el barco que decía: «¡Conmigo, ni Dios puede!» El orgullo y la arrogancia hundieron al Titanic en el Océano Atlántico. Hoy en día hay muchas personas que se parecen al poderoso Titanic, pero de pronto chocan con una enfermedad, un accidente, la pérdida de sus bienes o la de su familia, y se hunden en un momento, porque hicieron su casa en la arena del orgullo y de la arrogancia. Sólo Dios nos puede ayudar a no caer en la trampa del diablo y llevarnos por el camino de la humildad y de la sencillez.

Debemos tomar en serio el ejemplo del Titanic. Y es solamente por medio de la oración eficaz, que usted, yo y todo cristiano y ministro podremos vencer el espíritu de la soberbia y del orgullo. En la oración reconocemos nuestras debilidades y en completa dependencia del Señor reconocemos que sin Él no podemos caminar. Nuestra actitud debe ser contraria a la de la tripulación del Titanic. Es por medio de la humildad que llegaremos a donde Dios ha planeado. No es por nuestras fuerzas o capacidades que Él irá a usar nuestras vidas, pero es por medio de la humildad a través de la oración que podremos vencer todos los ataques del enemigo en contra de nosotros. Por más grandes que sean los obstáculos y desafíos, los podremos vencer, por medio de la oración eficaz de un corazón sencillo y humillado.

Se cuenta que en una ocasión un enorme toro muy orgulloso de su fuerza y de su poder fue mordido por un pequeño ratoncito. Furioso, el toro salió disparado detrás del ratoncito que logró escapar metiéndose en un hueco en la pared. El toro intentó derrumbar la pared con sus grandes cuernos pero no pudo. Desanimado y cansado, se echó cerca del hueco y se quedó dormido. Al darse cuenta que el toro dormía, el ratoncito salió de su pequeña cueva, se acercó lentamente hasta donde estaba el toro y lo volvió a morder después de lo cual volvió corriendo a su refugio. Perplejo, el toro se levantó sin saber qué hacer. Entonces el ratoncito le dijo: «No siempre es el más grande el que gana; hay ocasiones cuando nosotros los pequeños y humildes somos más fuertes y salimos victoriosos». ¿No es exactamente esto lo que el apóstol Pablo escribió a la iglesia en Corinto? Veamos lo que dice 1 Corintios 1.26-29: «Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia» (itálicas del autor). Muchos «toros» orgullosos se han levantado en los círculos cristianos y en los ministerios en nuestras iglesias. Estos «toros» soberbios y arrogantes han menospreciado a pequeñas iglesias y ministerios y Dios los ha derrumbado de una manera u otra. Muchos de ellos están secos, sin poder ni unción. Pastorean, predican, cantan y ministran de «experiencias del ayer» porque el respaldo de Dios ya se fue. A muchos otros ministerios que caminan en humildad el Señor los ha levantado, y con el pasar del tiempo han «mordido» e «incomodado» a estos «toros» famosos y arrogantes. La razón de la actitud de estos «toros» es simple: han dejado el secreto de la oración eficaz y han dado lugar a todo tipo de espíritus de orgullo. Con el pasar del tiempo se han olvidado de cómo empezaron, pequeños y humildes, y de los beneficios y del provecho que posee una vida humilde delante de Dios.

El mayor problema en la iglesia de hoy: ¡la soberbia!

¿Qué me respondería si le preguntara cuál ha sido la causa principal de por qué las oraciones de muchos creyentes no son contestadas? Quizás respondería que ha sido la deshonestidad, o la codicia, o la falta de integridad, o la envidia o los celos. O quizás diría que ha sido la inmoralidad sexual entre muchos cristianos y ministros de hoy. La lista podría seguir creciendo y cada cosa que se diga seguramente tiene un efecto destructivo en las vidas de creyentes y ministros. Pero yo creo que hay un problema aun mayor, que bien se lo podría considerar la causa de todos los que se han nombrado o se podrían nombrar. Es un problema arraigado en lo profundo del corazón. Se trata de ¡la soberbia!

La soberbia fue el primer pecado cometido por Lucifer en el cielo. La belleza que Dios le dio lo llevó a rebelarse contra su Creador y sus consecuencias han sido devastadoras hasta el día de hoy (véase Ezequiel 28.1-19).

En Isaías 14.12-20 leemos que Satanás era un ángel llamado Lucero o Lucifer quien, enamorado de su propia belleza, cayó en el orgullo y en una sobrestimación de sí mismo. Según los versículos 13 y 14 de Isaías 14, su rebelión se manifiesta en cinco acciones concretas dirigidas contra Dios. En cinco frases anuncia su decisión de tomar el lugar del Altísimo:

1. Subiré al cielo

2. En lo alto levantaré mi trono

3. En el monte del testimonio me sentaré

4. Sobre las alturas de las nubes subiré

5. Seré semejante al Altísimo

Pero los vv. 15-20 dejan en claro que la última palabra la tiene Dios, quien le dice:

1. Serás echado al infierno

2. Te contemplarán (es decir, harán de ti un espectáculo)

3. Hablarán de ti (es decir, se mofarán y te maldecirán)

4. Serás echado de tu sepulcro como cadáver

5. Estarás solo

La última palabra de Dios dicha a Satanás aún es aplicable hoy día a cualquier intento contra el pueblo de Dios, la iglesia. El orgullo fue la raíz del pecado de Lucifer y de su desobediencia y rebelión. Lo mismo sucede hoy. C. S. Lewis, renombrado escritor, profesor universitario y uno de los más grandes pensadores del siglo XX, afirmó: «Existe un vicio del cual ningún hombre en el mundo está libre; uno que todos detestan cuando lo ven en otra persona, del cual, difícilmente cualquiera imagina ser culpable. El vicio del que estoy hablando es el orgullo. El orgullo supera a todos los demás vicios en el ser humano. Es la disposición mental absolutamente anti-Dios». Lewis escribió esto unos sesenta años atrás, en el capítulo «El gran pecado», de su libro, Mero cristianismo. Hoy, en el siglo XXI, el problema no ha cambiado. Al contrario, se ha intensificado. En cierta ocasión, William Law también dijo refiriéndose al orgullo: «Todos los vicios del hombre caído tienen su raíz en el orgullo de sí mismo, amor por sí mismo, estimándose a sí mismo y buscando siempre beneficiarse a sí mismo. Esa es la esencia del orgullo. ¡El yo!»

(Continues...)



Excerpted from El Secreto de la oracion eficaz by josué yrion Copyright © 2008 by Grupo Nelson. Excerpted by permission of Grupo Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Josué Yrion es un evangelista internacional que hapredicado a millones de personas en 71
países. Fue el primer ministro latinoamericano en predicar en una cruzada en Madras (Chennai), India. Visita www.josueyrion.org.

Customer Reviews

Average Review:

Post to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews