En Sus Manos

En Sus Manos

by David Greco
     
 
En la casa del Señor hay varios tipos de vasija.
El evangelista David Greco explica, en esta obra, que Dios cual Alfarero trabaja con nosotros hasta formarnos en vasijas.
El nos forma de distintas maneras hasta convertirnos en vasos de honra, de misericordia, escogidos, limpios, quebrantados, de deshonra y de ira, pero con el fin de ser útiles

Overview

En la casa del Señor hay varios tipos de vasija.
El evangelista David Greco explica, en esta obra, que Dios cual Alfarero trabaja con nosotros hasta formarnos en vasijas.
El nos forma de distintas maneras hasta convertirnos en vasos de honra, de misericordia, escogidos, limpios, quebrantados, de deshonra y de ira, pero con el fin de ser útiles para su gloria. ¿Sabe que clase de vasija es usted? En sus manos le ayudará a saberlo.

Product Details

ISBN-13:
9780829736304
Publisher:
Vida
Publication date:
05/01/2003
Pages:
95
Product dimensions:
5.13(w) x 7.13(h) x 0.38(d)
Age Range:
18 Years

Read an Excerpt

En sus Manos

Like vessels on the hands of God
By David Greco

Zondervan

Copyright © 2003 Zondervan
All right reserved.

ISBN: 0-829-73630-1


Chapter One

Barro en manos del Alfarero

Para ser un discípulo de Cristo hay que obedecer al llamado del Maestro.

"Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres" Mateo 4:17-19.

El mensaje principal de Jesús era anunciar que el Reino de los cielos había llegado. Había llegado la salvación para Israel. Él era el enviado de Dios, el Redentor que salva al hombre del pecado. Esta era una clara invitación a arrepentirse, a cambiar de mentalidad.

Sin embargo, los judíos estaban esperando a un Mesías que los libraría de la opresión del Imperio Romano. Para ellos, esta opresión era el obstaculo que les impedía servir a Dios con libertad. No entendían que eran sus propios pecados los que no les permitían servirle. Por eso, Dios había enviado un libertador que los libertaría de sus pecados.

Pero, para aceptar esto tenían que arrepentirse, cambiar y aceptar el plan de Dios. Muchos no lo hicieron. La mayoría de los que oían a Jesús no cambiaron y siguieron con su religión, esperando a otro Mesías según sus ideas religiosas.

Sin embargo, algunos de los que estaban junto al Mar de Galilea creyeron que Jesús era el Redentor, el enviado y ungido de Dios para la salvación de sus pecados. Por ejemplo Simón y Andrés, dos hermanos pescadores que creyeron en Jesús como el Mesías de Dios.

Un día, Jesús los visitó en su lugar de trabajo; eran pescadores en el Mar de Galilea. A la orilla del mar Jesús les extendió una invitación especial, les propuso ser sus discípulos, estudiantes del Maestro para llegar a ser pescadores de hombres. Simón y Andrés, junto a otros diez hombres obedecieron al llamado del Maestro y se enrolaron en la escuela de discipulado de Cristo Jesús.

Durante tres años y medio, desde ese día en la orilla del Mar de Galilea hasta el último momento de la vida de Jesús, estos hombres fueron formados por el Maestro para ser instrumentos poderosos que llevaron el mensaje del evangelio a las naciones de la tierra. Ellos anunciaron el mensaje de salvación, y milagros y señales prodigiosas se manifestaron en todos los lugares que pisaban.

Al igual que Jesús, ellos predicaron el evangelio del Reino de Dios, sanaron a los enfermos, liberaron a los oprimidos por Satanas y resucitaron muertos. Pero estos simples pescadores hicieron mucho mas. Estos discípulos de Cristo conquistaron ciudades y naciones para el Reino de Dios.

Un instrumento musical solo produce melodías cuando el músico lo ejecuta. Por mas bueno y costoso que sea el instrumento, no deleita con sus sonidos por sí mismo. Se necesita un músico que lo interprete. El Espíritu Santo es el que conoce la sinfonía de Dios. El Espíritu Santo es el enviado de Dios para ejecutar un concierto celestial en la tierra. Dios quiere que la melodía de las buenas nuevas de salvación sea oída por todos los hombres, pero el Espíritu Santo no puede interpretarla sin instrumentos. Como un experto concertista, el Espíritu Santo busca instrumentos que se entreguen en sus preciosas y delicadas manos para producir la dulce canción del perdón, de la gracia de Dios y de un futuro eterno en los cielos.

El trabajo del Alfarero

Pedro se levanto el día de Pentecostés y predicó un poderoso mensaje que convenció a todos los que oyeron sus palabras. Ese día, tres mil judíos se arrepintieron y aceptaron a Jesucristo como su Mesías y Señor. Pedro fue un efectivo instrumento en las manos del Espíritu Santo. ¿Cómo llegó Pedro a ser un hombre de poder y convicción? ¿Cómo fue Pedro trasformado de ser un débil traidor a un ungido predicador del evangelio?

Tanto Pedro como los otros discípulos atravesaron un proceso de tres años y medio con Jesús. Durante ese tiempo, estos humildes pescadores fueron preparados para ser testigos de Cristo en la tierra. Estos hombres fueron formados como un alfarero trabaja los vasos en su taller. Todo aquel que haya visitado alguna vez la casa de un alfarero coincidira conmigo sobre algunas escenas de este artesano frente a su trabajo.

El alfarero trabaja en su rueda dando forma a una vasija que remolina en sus manos. Él esta dispuesto meter las manos en el barro para darle forma. La rueda gira y el artesano acaricia su trabajo con amor. Pero de pronto algo sale mal y la vasija que estaba entre sus manos pierde forma y se desarma. Tal vez había alguna impureza en el barro, pero el alfarero no la pasó por alto sino que formó nuevamente otra vasija.

Esta imagen nos demuestra cómo obra nuestro Señor, continuamente esta moldeando a sus discípulos. Toma nuestro material imperfecto y lo convierte en una nueva creación. No permanece distante de su obra, sino que mete sus dedos en ella. Dios es el Maestro Alfarero, y cuando nos sometemos a sus manos, reflejamos su toque creativo.

Las ilustraciones sobre las vasijas son muy utilizadas en la Biblia. En varios libros del Antiguo Testamento como Isaías, Jeremías, Zacarías, y los libros del apóstol Pablo en el Nuevo Testamento, se presentan a los cristianos como vasos.

El apóstol Pablo le escribió a su discípulo Timoteo para enseñarle acerca de las personas que Dios puede formar y usar para sus propósitos. La mejor manera para hacerlo fue por medio de las ilustraciones. De esta manera el mensaje era comprensible para el destinatario, y lo hizo diciéndole:

"Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, sera instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra" (2 Timoteo 2:20-21).

La ilustración que Pablo utilizó para comunicarse con Timoteo realza una realidad de todo tiempo. En una casa grande no solo hay utensilios de oro y de plata. En todos los hogares siempre hay una vajilla especial destinada para momentos importantes, pero también hay utensilios para usos practicos y diarios de la vida cotidiana.

Aunque en el Templo de Jerusalén había utensilios de oro y de plata, que solamente podían tocar el sacerdote o los levitas porque eran vasos delicados, separados, destinados para un uso específico, también había utensilios que eran de barro y de madera. Pablo enseña que "somos vasos en las manos de Dios", vasos delicados y también vasos para otros usos practicos.

Creador y formador

En la antigüedad, el vaso era un elemento trabajado por el alfarero. La palabra "alfarero" significa literalmente: "El que da forma, el formador". La Biblia nos cuenta que Dios fue nuestro Alfarero en la creación. Él tomó barro y nos formó, nos diseñó.

El capítulo 1 del libro de Génesis relata la forma en que Dios creó los cielos y la tierra. Pero luego, en el capítulo 2 podemos leer: "Dios formó al hombre", lo formó del polvo que ya había creado. Primero Dios creó y luego formó.

Cuando Dios da salvación al hombre, hace de él una nueva creación, una nueva criatura, pero ahí no termina todo, usted no es simplemente una persona nacida de nuevo sino que, ademas, tiene vida eterna, es un hijo de Dios.

Este es el principio. Dios nos crea, nos hace nuevas criaturas, y luego quiere formarnos. Ese es exactamente el trabajo del Alfarero: formar.

A lo largo de toda la Biblia Dios nos habla como Formador y Creador. Cuando se refiere a Israel, dice que creó a su pueblo y lo formó: "Ahora, así dice Jehova, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel" (Isaías 43:1).

Jacob, hijo de Isaac, nació bendecido, pero después Dios tuvo que formarlo. Él debió atravesar un proceso de humillación, de trato. El nombre Jacob significa "suplantador, engañador". Ese era el caracter original de Jacob. Aunque fue llamado a ser el bendecido de la familia, heredero de la visión que había recibido su abuelo Abraham y transferido a su padre Isaac, Jacob era un engañador.

(Continues...)



Excerpted from En sus Manos by David Greco Copyright © 2003 by Zondervan. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

David Greco es fundador de Ministerios Cielos Abiertos y reconocido evangelista internacional. Reside en Nueva York con su esposa Denise y sus hijos.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >