Etica biblica: Fundamentos de la moral cristiana

Overview

In this study of the great moral principles of the Bible, ethical systems throughout history are reviewed in order to understand and the foundations for the ethics in the Old and New Testament. By explaining the history behind these moral principles, this account offers readers invaluable guidelines to face the current problems of morality with greater rigor and consistency.

 

En este estudio de los grandes principios morales de la Biblia, se ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$20.62
BN.com price
(Save 10%)$22.95 List Price
Other sellers (Paperback)
  • All (5) from $10.67   
  • New (4) from $13.16   
  • Used (1) from $10.67   
Sending request ...

Overview

In this study of the great moral principles of the Bible, ethical systems throughout history are reviewed in order to understand and the foundations for the ethics in the Old and New Testament. By explaining the history behind these moral principles, this account offers readers invaluable guidelines to face the current problems of morality with greater rigor and consistency.

 

En este estudio de los grandes principios morales de la Biblia, se reseñan los sistemas de ética a través de la historia para comprender y profundizar las fundaciones de la ética en el Antiguo y el Nuevo Testamento. A través de explicar la historia detrás de estos principios morales, este relato accesible ofrece a los lectores unas pautas invalorables para hacerle frente a los problemas actuales de moralidad con mayor rigor y solidez.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9788492726097
  • Publisher: Ediciones Noufront
  • Publication date: 11/1/2010
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 192
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.10 (h) x 0.50 (d)

Meet the Author

Emmanuel Buch has been an evangelical pastor since 1986. He is a graduate of the Seminario Teológico Bautista Español, where he teaches Christian ethics. He is the author of several books, including 365 invitaciones a la meditación and Alenar as well as biographies of Martin Luther King and Dietrich Bonhoeffer.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Ética Bíblica

Fundamentos de la moral cristiana
By EMMANUEL BUCH

Thomas Nelson

Copyright © 2011 Emmanuel Buch
All right reserved.

ISBN: 978-84-92726-23-3


Chapter One

PRELIMINARES

1. Principios y objeto de la ética

Podríamos definir la ética como una parte de la filosofía que se ocupa de los actos morales, pero la complejidad de la reflexión ética nos fuerza a ser más exigentes, de modo que seguimos a José Luis L. Aranguren en su intento de dibujar el perfil y delimitar progresivamente el objeto que le es propio a la ética, frente a otros saberes cercanos. Para este propósito, nada mejor que atender los puntos de partida o principios desde los que iniciar la reflexión.

1. Principio metafísico

Antes de preguntarnos por lo bueno y lo malo moral parece lógico ocuparnos primero del propio hombre, su esencia y naturaleza, su lugar en el mundo, su fin último. Por eso tradicionalmente se ha asignado a la Metafísica el lugar de mayor privilegio, el título de "filosofía primera", y parece necesario, por tanto, estudiar este primer principio de la ética para delimitar qué tipo de relación mantiene con ella.

Sin embargo, hay que advertir también que: "toda metafísica, finalmente, se consuma y se deja juzgar por la ética que ella hace posible." Y aún más: ante el horror del siglo XX simbolizado por Auschwitz algunos filósofos han procurado un principio distinto, haciendo precisamente a la ética como filosofía primera. De la conmoción por los exterminios en la Europa del siglo XX, hija de la Ilustración, dan cuenta la teología y la filosofía de la segunda mitad del siglo, pero lo hacen también los poetas y la suya es una voz en ocasiones aún más honda. Frente al mundo diabólico sintetizado en Auschwitz ya no cabe filosofía ni teología alguna que no se haga eco de semejante realidad. El pensador de origen judío Emmanuel Lévinas, que perdió a su familia en los campos de exterminio nazis, hizo suyo ese reto procurando edificar toda la reflexión filosófica desde el interrogante ético por el semejante, por el otro, en particular por el que sufre. Lévinas enfatiza "la universalidad absoluta de la ética, que consiste en ser responsable de todo y de todos ante todos." La ética es para Lévinas la filosofía primera a partir de la cual las demás ramas de la metafísica cobran sentido, porque la pregunta primera en el ámbito de lo humano es la cuestión de la justicia: desde el momento que el otro me mira soy responsable de él, su responsabilidad me incumbe. Sería temerario descalificar el itinerario seguido por la filosofía occidental que hasta el presente ha hecho en general de la ontología la filosofía primera, pero en este punto nos sentimos especialmente cercanos al intento y la sensibilidad de Lévinas.

2. Principio psicológico o antropológico

Otro principio de la Ética resulta de la pregunta por el origen de la moral en el hombre y su relación con la psicología. Es preciso definir si la moral le viene al hombre "desde fuera" o por el contrario la moral es algo constitutivamente humano que hunde sus raíces en la psicología, en la antropología. Frente al sociologismo que apuesta por lo primero, afirmamos más bien lo segundo: aunque la ética no puede reducirse a psicología brota de esta, ya que todo hombre, aun antes de ser bueno o malo, es moral por ser inteligente y libre.

3. Principio genético-histórico

Es importante estudiar el principio y desarrollo de la ética a propósito de la pregunta por su carácter primario, si es individual o social. Entendemos que la ética no puede ser reducida a política o sociología, pero es igualmente cierto que posee una dimensión social: todo lo que hacemos ocurre no en el vacío sino en una situación concreta, en una situación social. Más aún, debemos hablar de co-responsabilidad, de solidaridad ética: todo lo que hacemos afecta a los demás, del mismo modo que nos afecta todo lo que ellos hacen.

4. Principio pre-filosófico

Aún antes de identificarnos con uno u otro de los distintos sistemas éticos, poseemos una cierta actitud ética ante la vida, una consideración pre-filosófica de la moral. De ahí nace la distinción clásica entre "ethica docens" o filosofía moral elaborada, y una "ethica utens" o moral vivida.

5. Principio etimológico

El estudio del sentido etimológico de las palabras "ética" y "moral" nos ayuda en esta tarea de definición porque rescata su significado original y provee a todos los que se interesen por esta labor de un significado común a dichas palabras.

5.1. Ética

La palabra "ética" procede del griego "êthos". En su sentido primero y más antiguo significa "residencia", "lugar donde uno habita", y se aplicó en la antigüedad a los lugares donde los animales hallaban alimento y refugio, pero también a los países de los hombres. El segundo significado del vocablo "êthos", y el más común desde Aristóteles, es "modo de ser" o "carácter"; carácter, no en el sentido de "temperamento", sino como el modo de ser y vivir que cada uno va construyendo a lo largo de su existencia. Nacemos con una "naturaleza primera" pero con nuestro actuar la modificamos y vamos modelando y confirmando el carácter día tras día como una verdadera "naturaleza segunda": "Así que la ética es sencillamente aquel quehacer que consiste en la forja del carácter." De esa forja cotidiana del carácter da cuenta la etimología porque, efectivamente, "êthos" (carácter) deriva de "éthos" (hábito); el "êthos" se adquiere mediante ciertos hábitos. Estos hábitos resultan a su vez de la repetición de actos iguales, aunque al mismo tiempo son el principio intrínseco de los actos. Se establece así un círculo vital carácter-hábitos-actos por el que "êthos" es principio de los actos pero también su resultado, fuente y producto a la vez de los actos concretos.

5.2. Moral

En latín, "êthos" y "éthos" se expresan con la misma palabra: "mos". Así, "mores" sirve en los escritos latinos para referirse a los sentimientos pasajeros y cambiantes, a las costumbres más dependientes de la propia voluntad que los anteriores, y al carácter que muestra la personalidad construida a lo largo de la vida. El significado de "mos" o "mores" como costumbre acabó por imponerse en la historia de la Filosofía y de ahí que a menudo se hable hoy de moral como sinónimo de hábitos, sean virtudes o vicios. Para entender la relación entre "ética" y "moral" nos bastará la sencilla explicación que nos ofrece Fernando Savater: "'Moral' es el conjunto de comportamientos y normas que tú, yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como válidos; 'ética' es la reflexión sobre por qué los consideramos válidos y la comparación con otras 'morales' que tienen personas diferentes."

6. Objeto material y objeto formal de la Ética

Una vez delimitado el objeto de la reflexión ética, podemos ser aún más precisos y señalar que la Ética se ocupa de los actos humanos como su objeto material, y de la moralidad de los mismos como su objeto formal.

El hombre, aún antes de ser moralmente bueno o malo, es moral de forma radical: es estructuralmente moral. A diferencia de los animales el hombre se halla "desajustado", no está determinado fatalmente por los instintos; en consecuencia aprende a elegir entre distintas opciones y lo hace en base a un particular proyecto vital. Por eso sólo el hombre puede ser calificado moralmente, sólo el hombre es sujeto ético. Y carácter moral tendrán, lógicamente, sólo las acciones "humanas", producto de un acto de voluntad libre y consciente, y dirigidas a un valor dotado de moralidad.

El objeto formal de la Ética tiene que ver con el análisis del carácter, hábitos, acciones y actitudes humanas en la perspectiva de su "deber ser", en su significación específicamente moral. "Dijimos a su tiempo que el objeto material de la ética lo constituyen los actos, los hábitos, la vida en su totalidad unitaria y lo que de ella retenemos apropiándonoslo, a saber, el êthos, carácter o personalidad moral. Estudiemos, pues, ahora cada una de estas entidades en su especificación moral: los actos en cuanto buenos o malos; los hábitos en cuanto virtudes o vicios; las formas de vida desde el punto de vista moral y, en fin, lo que a lo largo de la vida hemos querido y logrado o malogrado ser y que quedará fijado para siempre en el instante de la muerte."

2. Sistemas éticos

La historia del pensamiento nos ha legado una amplia diversidad de propuestas éticas que resumen el esfuerzo intelectual de reflexionar sobre la moralidad, dar razón de este hecho, fundamentarlo y ofrecer desde esos fundamentos una orientación para la acción. Las teorías éticas pueden ser organizadas para su estudio atendiendo a diversos criterios, que resumimos a continuación.

1. Éticas descriptivas y éticas normativas

Las éticas descriptivas no son estrictamente teorías éticas sino reflexiones propias de las ciencias sociales (antropología, psicología, sociología, historia de la moral). Se limitan a describir el fenómeno moral sin pretender orientar la conducta, al modo de la filosofía del análisis del lenguaje moral de G. E. Moore y sus Principia ethica (1903).

Por el contrario, las éticas normativas no se limitan a describir lo moral sino que tratan de dar razón del fenómeno de la moralidad y al fundamentarla, de una u otra forma, ofrecen orientaciones normativas para la acción. Es el caso del formalismo kantiano, el utilitarismo, la ética de los valores, o las actuales éticas del discurso.

2. Éticas naturalistas y éticas no naturalistas

Las éticas naturalistas abordan el análisis de los fenómenos morales como fenómenos naturales reducibles a predicados, sean de carácter biológico, psicológico o sociológico, pero nunca asociados a cualidades más allá de las que puedan ser empíricamente contrastables. Así, las éticas empiristas (emotivismo, utilitarismo), los positivismos (Helvetius, Comte) y el neopositivismo lógico del Círculo de Viena (Ayer, Kraft). Incluso Nietzsche en sus consideraciones éticas podría considerarse como una muestra peculiar de naturalismo vitalista.

Por su parte, las éticas no naturalistas sitúan la moral "fuera del mundo", irreducible a los hechos empíricos y a los predicados naturales. Así los intuicionismos (ética material de los valores, personalismo, G. E. Moore) y las corrientes de origen kantiano.

3. Éticas cognitivistas y éticas no cognitivistas

Las éticas no cognitivistas niegan que las cualidades morales puedan ser objeto de conocimiento como lo son las naturales. Afirman que es imposible argumentar sobre lo moral, ya que desde su perspectiva de los enunciados morales no puede decirse que sean verdaderos o falsos como puede hablarse por el contrario en el ámbito del conocimiento científico teórico, que está basado en criterios de verificación o falsación. No hay lugar para una intersubjetividad racionalmente fundada y, por tanto, estas corrientes cientificistas niegan a la moral aun su carácter de saber racional.

Las éticas cognitivistas afirman en cambio la posibilidad de llegar a acuerdos intersubjetivamente fundados sobre lo moral en base a la existencia de una racionalidad práctica que, siendo peculiar, nunca deja de ser racionalidad. En este sentido las éticas kantianas se pueden clasificar como cognitivistas.

4. Éticas materiales y éticas formales

Esta distinción fue ofrecida por Kant para distinguir los sistemas éticos conocidos hasta entonces (materiales) de su propio sistema (formal). "Las éticas materiales consideran que es tarea de la ética dar contenidos morales, dar materia moral, mientras que las éticas formales atribuyen a la ética únicamente la tarea de mostrar qué forma ha de tener una norma para que la reconozcamos deontológica; es decir, se ocupan del deon, del deber." Las éticas materiales dan un contenido a la tarea moral especificando cuáles deben ser los fines morales que debe proponerse el hombre; las éticas formales están vacías de contenido, no establecen ningún bien o fin que haya de ser perseguido y no descienden a instruir sobre qué debemos hacer en cada caso, sino cómo debemos obrar siempre para hacerlo moralmente (por deber, dirá Kant).

Las éticas materiales suelen dividirse en éticas de bienes y éticas de valores. Las éticas de bienes se ocupan en primer lugar de descubrir el bien o fin que buscan los hombres, el objeto de la voluntad humana, para describir después su contenido y señalar cómo alcanzarlo. En ese sentido la mayor parte de las éticas griegas (Sócrates, sofistas, Platón, Aristóteles, epicúreos, estoicos) así como los hedonismos son ejemplos de éticas materiales de bienes.

Las éticas de bienes pueden subdividirse en éticas de móviles y éticas de fines. En su intento de determinar en qué consiste el bien de los seres humanos, las éticas de fines procuran identificar la esencia del hombre, porque entienden que el bien y el fin del hombre consisten en la plena realización de ésta. En la búsqueda de la esencia del hombre recurren a la Metafísica partiendo de la experiencia y siguiendo después con los conceptos, según el método empírico-racional aristotélico. Éticas de fines son las de Sócrates, Platón, Aristóteles, así como el tomismo, o la neo-escolástica. Las éticas de móviles, para determinar el bien humano pretenden descubrir cuáles son los móviles empíricos de la conducta humana, qué bienes mueven a los hombres a actuar; para esa tarea se sirven de la psicología y de un método empírico de investigación. Las éticas de sofistas y epicúreos en Grecia, y las de Hume y el utilitarismo, clásico (James Mill, Jeremy Bentham, John S. Mill) o contemporáneo (R.B. Brandt, D. Lyons), son ejemplos de éticas de móviles.

La ética material de los valores surge en el siglo XX y hace de los valores y no de los bienes el contenido central de la ética. La ética puede ser material sin ser empirista, viene a decir, ya que los seres humanos poseemos, además de razón y sensibilidad, una intuición emocional por la que captamos el contenido de los valores sin necesidad de extraerla de la experiencia; las demás categorías de lo moral giran en torno al valor. Max Scheler es la figura señera de esta perspectiva ética y con él Nicolai Hartmann, Dietrich von Hildebrand, y algunos de los filósofos vinculados al personalismo cristiano de Emmanuel Mounier.

5. Éticas teleológicas y éticas deontológicas

La distinción entre estas éticas puede hacerse según dos criterios distintos. El primero de ellos es el consecuencialismo: una ética será deontológica si, para determinar si una norma de acción es correcta o no, entiende necesario considerar la bondad o maldad de la norma en sí misma y no las consecuencias que resulten de su aplicación. Por el contrario, una ética teleológica afirmará que es imposible determinar si una acción (utilitarismo del acto) o una norma (utilitarismo de la regla) son moralmente correctas o incorrectas sin tener en cuenta las consecuencias que de ellas resultan. Obviamente, si aplicamos el criterio del consecuencialismo, las éticas teleológicas son consecuencialistas y las éticas deontológicas son no consecuencialistas

(Continues...)



Excerpted from Ética Bíblica by EMMANUEL BUCH Copyright © 2011 by Emmanuel Buch . Excerpted by permission of Thomas Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

I. Preliminares....................15
1. Principios y objetos de la ética....................15
2. Sistemas éticos....................21
II. Historia de la ética....................27
1. Éticas materiales....................27
2. Éticas formales....................44
3. Postmodernidad y ética mínima....................50
III. Cuestiones de ética teológica....................61
1. Moral y Religión....................61
2. Perspectivas éticas cristianas....................69
3. Dios, hombre, redención....................75
IV. Ética Bíblica: Antiguo Testamento....................87
1. La ética del y el cristiano....................87
2. El "responsabilidad"....................94
3. Los (20,1-17)....................96
4. El de reposo (shabbath)....................107
5. El año del (25)....................110
6. El código de (18-22)....................113
7. Libros (Proverbios)....................117
9. Violencia en el Testamento....................123
V. Ética Bíblica: Nuevo Testamento....................129
1. Jesús y el de Dios....................129
2. El Sermon del Monte del (5-7)....................135
3. Relaciones económicas en la primitiva (2-4)....................155
4. La ética de las epístolas....................157
VI. Apéndices....................165
1. Dietrich ética cristiana para tiempos de crisis....................165
2. Martin King: la fuerza de amar....................179
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)