Expedicion a traves de la palabra: Guia para entender y aplicar la Biblia

Overview

Is a journey, and God's Word is a roadmap. Like any map, we need to know how to read it in order to make sense of it. Journey Into God's Word helps Bible readers acquire the skills necessary in order to successfully read, interpret, and apply the Bible to life.

Read More Show Less
... See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (19) from $2.42   
  • New (11) from $4.68   
  • Used (8) from $2.42   
Sending request ...

Overview

Is a journey, and God's Word is a roadmap. Like any map, we need to know how to read it in order to make sense of it. Journey Into God's Word helps Bible readers acquire the skills necessary in order to successfully read, interpret, and apply the Bible to life.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780829756463
  • Publisher: Vida
  • Publication date: 12/8/2009
  • Language: Spanish
  • Pages: 176
  • Product dimensions: 4.90 (w) x 7.10 (h) x 0.60 (d)

Meet the Author

J. Scott Duvall (PhD. Southwestern Baptist Theological Seminary) is professor of New Testament at Ouachita Baptist University. He is the coauthor with George H. Guthrie of Biblical Greek Exegesis: A Graded Approach to Learning Intermediate and Advanced Greek and with Terry G. Carter and J. Daniel Hays of the textbook Preaching God's Word: A Hands on Approach to Preparing, Developing and Delivering the Sermon. SPANISH BIO: J. Scott Duvall doctor en filosofia de Southwestern Baptist Theological Seminary, es profesor de Nuevo Testamento en la Ouachita Baptist University. Es coautor de Biblical Greek Exegesis, Grasping God's Word, Preaching God's Word y del Dictionary of Biblical Prophecy. Scott es copastor de una iglesia local en Arkadelphia, Arkansas.

J. Daniel Hays (ThM, Dallas Theological Seminary; PhD, Southwestern Baptist Theological Seminary) is dean of the Pruet School of Christian Studies and professor of Old Testament at Ouachita Baptist University. He is the author of From Every People and Nation, and he has coauthored Grasping God's Word; Preaching God's Word; Journey into God's Word; The Story of Israel: A Biblical Theology; Iraq: Babylon of the End Times?; Apocalypse; and The Dictionary of Biblical Prophecy. He teaches adult Sunday school at his local church in Arkadelphia, Arkansas, and preaches frequently throughout the nation. SPANISH BIO: J. Daniel Hays doctor en filossofia de Southwestern Baptist Theological Seminary es decano de la Pruet School of Christian Studies y profesor de Antiguo Testamento e interpretacion biblica en la Ouachita Baptist University. Es el autor de From Every People and Nation, y coautor de Grasping God's Word, Preaching God's Word, Irag: Babylon of the End-Times, Apocalypse y del Dictionary of Biblical Prophecy. Imparte clases de adultos en la Escuela Dominical de su iglesia local en Arkadelphia, Arkansas, y predica a menudo en toda la region.

Read More Show Less

Read an Excerpt

Expedición a través de la Palabra

Your Guide to Understanding and Applying the Bible
By J. Scott Duvall J. Daniel Hays

ZONDERVAN

Copyright © 2009 J. Scott Duvall y J. Daniel Hays
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-5646-3


Chapter One

Expedición interpretativa

Un anciano de rostro arrugado en las montañas de Etiopía sorbe café y a través de viejos lentes de lectura erosionados lee de nuevo en su Biblia en lengua amhara la historia de David y Goliat. Una mujer de mediana edad se traslada en autobús por Buenos Aires leyendo y reflexionando acerca del Salmo 1. Un joven ejecutivo coreano, de regreso hacia Seúl en un viaje de negocios a Singapur, vuela sobre un mar de nubes a 11.000 metros de altitud, leyendo y considerando las palabras del apóstol Pablo en Romanos 5. Y en un dormitorio en San Diego, California, un joven estudiante universitario destapa otra botella de refresco y luego se concentra de nuevo en su computador portátil para acabar de leer el relato de Marcos acerca de cómo Jesús calmó de manera milagrosa una violenta tormenta en el Mar de Galilea.

Personas de todo el mundo disfrutan con la lectura de la Biblia, y así ha sido por miles de años. ¿Por qué? Las personas leen la Biblia porque es un libro fascinante, lleno de historias apasionantes y de exhortaciones retadoras. Las personas laleen porque es un libro importante, que trata de las grandes cuestiones de la vida: Dios, la vida eterna, la muerte, el amor, el pecado y la moralidad. Las personas la leen porque creen que en la Biblia Dios les habla por medio de palabras escritas. La Biblia nos estimula, nos levanta el espíritu, nos consuela, nos orienta, nos reprende, nos fortalece, nos da esperanza y nos acerca al Dios vivo.

Algunas partes de la Biblia son fáciles de entender, pero muchas otras no. La mayor parte de los cristianos, sin embargo, desean entender toda la Palabra de Dios, no solo las partes fáciles. Muchos de nosotros deseamos poder ahondar en esa Palabra. Deseamos ver más y entender más del texto bíblico. También deseamos entender la Biblia en forma correcta. Es decir, deseamos sentirnos seguros de poder extraer la verdad real del texto y no solo desarrollar una interpretación arbitraria, ingeniosa o incorrecta. Este libro se ha escrito para esas personas.

El proceso de interpretar y captar la Biblia se asemeja a iniciar una expedición. El comienzo de la expedición consiste en la lectura meticulosa y cuidadosa del texto. Gracias a esta lectura cuidadosa podemos llegar a determinar el significado del pasaje en el contexto bíblico, es decir, qué significó para la audiencia bíblica.

A menudo, sin embargo, cuando tratamos de aplicar de manera directa este significado a nuestro caso, encontramos problemas. Nos separan de la audiencia bíblica la cultura y las costumbres, la lengua, la situación y un gran lapso de tiempo. Estas diferencias constituyen un obstáculo, un río que nos separa del texto y que con frecuencia nos impide captar su significado en nuestro caso.

Como si esto no bastara, el Antiguo Testamento ensancha el río al agregar otro obstáculo interpretativo importante que nos separa de la audiencia. Entre la audiencia bíblica del Antiguo Testamento y los lectores cristianos de hoy existe un cambio en el pacto. Como creyentes del Nuevo Testamento estamos bajo un nuevo pacto, y nos acercamos a Dios por medio del sacrificio de Cristo. El pueblo del Antiguo Testamento, sin embargo, estuvo bajo el antiguo pacto, y para ellos lo fundamental era la ley. En otras palabras, la situación teológica de los dos grupos es diferente. Hay una barrera entre la audiencia del Antiguo Testamento y nosotros debido a que estamos bajo pactos diferentes.

Así pues, el río entre el texto del Antiguo Testamento y nosotros no consiste solo en cultura, lengua, situación y época, sino también en pacto. Tenemos mucho más en común con la audiencia del Nuevo Testamento; pero incluso en el Nuevo Testamento, la cultura, lengua, y situaciones concretas diferentes constituyen un enorme obstáculo para nuestra comprensión del significado del texto. El río a menudo es demasiado profundo y ancho para cruzarlo.

Como consecuencia, el cristiano de nuestra época con frecuencia se siente inseguro en cuanto a cómo interpretar la Biblia. ¿Cómo debemos entender Levítico 19:19, que prohíbe llevar una ropa hecha con dos clases de tejido? ¿Significa esto que los cristianos obedientes deben llevar solo ropas 100% de algodón? En Jueces 6:37 Gedeón se pone un vellón para confirmar lo que Dios le había dicho. ¿Significa esto que debemos ponernos vellones cuando buscamos la dirección de Dios?

Hay pasajes en el Nuevo Testamento que no son mucho más claros. Por ejemplo, Pedro camina sobre el agua en Mateo 14:29. ¿Quiere decir esto que debemos tratar de caminar sobre agua en obediencia a Cristo? Si no, ¿qué significa este pasaje y cómo podemos aplicarlo a nuestra vida? Incluso si no podemos caminar sobre agua, ¿cómo cruzar el río que nos separa del texto?

Cualquier intento de interpretar y aplicar la Biblia conlleva tratar de cruzar el río. Aunque con frecuencia no se dan cuenta de su método de interpretación, muchos cristianos de hoy de todos modos utilizan con frecuencia un enfoque intuitivo o de me hace sentir bien. Si el texto parece como que se podría aplicar de manera directa, tratan de hacerlo . Si no, asumen un enfoque espiritual en cuanto al significado, enfoque que se aproxima mucho a alegorizar el texto bíblico (que no toma en cuenta para nada o muy poco el contexto bíblico). O bien se limitan a encogerse de hombros para pasar a otro pasaje, dejando del todo de lado el significado del texto.

Estos enfoques nunca conducen a salvo a la otra orilla del río. Quienes utilizan el enfoque intuitivo vadean a ciegas el río, con la esperanza de que su profundidad no les llegue por encima de la rodilla. A veces tienen suerte y se topan con un banco de arena, pero con frecuencia se encuentran con aguas profundas y acaban en una orilla aguas abajo. Quienes espiritualizan, por el contrario, tratan de cruzar el río de un gran salto, pero también acaban arrastrados a la otra orilla aguas abajo con sus colegas intuitivos. Hacer caso omiso de un pasaje o saltárselo equivale a permanecer en un punto alejado del río y limitarse a mirar hacia el otro lado sin intentar cruzarlo.

Sin duda hay muchos cristianos que se sienten incómodos con semejantes enfoques, ya que reconocen que la metodología es bastante imprecisa y tiene mucho de subjetiva, pero siguen utilizándola porque es el único método que conocen. ¿Cómo pasamos del mundo de la audiencia bíblica al mundo de hoy?

Este libro propone cómo cruzar ese río hacia el mundo de hoy. Necesitamos un enfoque válido, legítimo, en cuanto a la Biblia, que no se base de manera rígida en la intuición o los sentimientos. Necesitamos un enfoque que extraiga significado del contenido del texto mismo, pero que a la vez cruce hacia la situación del cristiano de hoy.

También necesitamos un enfoque congruente, que se pueda utilizar para cualquier pasaje. Ese enfoque eliminaría el hábito de pasar por alto textos y de recorrer la Biblia en busca de pasajes que podrían aplicarse. Un enfoque congruente nos permitiría ahondar en cualquier pasaje con un método para determinar el significado de ese texto para nosotros hoy. Necesitamos un enfoque que no nos deje varados en las orillas del río interpretativo y que no nos arroje al río para que nos arrastre aguas abajo. Necesitamos una forma de estudiar la Biblia para cruzar el río con validez y exactitud. Nuestra meta en este libro es acompañar al lector en su Expedición para cruzar el río, transportarlo del texto y del mundo de la audiencia bíblica a una comprensión y aplicación válidas del texto para el cristiano de hoy.

Componentes básicos de la expedición

Tengamos presente que el propósito es captar el significado del texto que Dios quiso darle. No creamos significado a partir de un texto; más bien, tratamos de encontrar el significado que ya tiene. Sin embargo, reconocemos que no podemos hoy aplicarnos en forma directa el significado que tuvo para la audiencia distante debido al río que nos separa (cultura, época, situación, pacto, etc.). Seguir los pasos de la Expedición Interpretativa nos proporciona un procedimiento que nos permite tomar el significado para la audiencia pasada y cruzar el río para determinar el significado legítimo que tiene para nosotros hoy.

Esta travesía se basa en la premisa de que la Biblia es un documento de lo que Dios nos comunica acerca de sí mismo y de su voluntad para nosotros. Respetamos la Biblia y la tratamos como santa porque es la Palabra de Dios y porque Dios se nos revela por medio de esta Palabra. Muchos textos en la Biblia son expresiones específicas, concretas, de realidades más amplias, universales, o de principios teológicos. Si bien los aspectos específicos de un pasaje concreto pueden aplicarse solo a la situación particular de la audiencia bíblica, los principios teológicos que se revelan en dicho texto son aplicables a todo el pueblo de Dios en todas las épocas. El principio teológico, por tanto, tiene significado y aplicación tanto para la audiencia bíblica como para los cristianos de hoy.

Como el principio teológico tiene significado y aplicación para ambas audiencias, funciona como un puente que permite cruzar el río de diferencias. En lugar de adentrarnos en el río, intentando de manera insensata cruzar el río de un solo salto, o de mirar con anhelo hacia la otra orilla sin nunca cruzar, podemos llegar con seguridad al otro lado del río por el puente que proporciona el principio teológico. Construir este puente de principios será uno de los pasos críticos en nuestra Expedición Interpretativa.

Así pues, nuestra travesía comienza con una lectura cuidadosa del texto. Nuestro destino final es captar el significado del texto de manera que cambie nuestra vida. Es un recorrido emocionante pero exige mucho trabajo. No hay atajos fáciles.

La Expedición Interpretativa básica implica cuatro pasos.

Paso 1: Comprender el texto en su contexto original

¿Qué significó el texto para la audiencia bíblica?

La primera parte del Paso 1 consiste en leer el texto con suma atención para observar los detalles. En este paso, tratemos de ver lo más posible en el texto. Mirar, mirar y volver a mirar, observando todo lo que se pueda. Escudriñar la gramática y analizar todas las palabras significativas. De igual modo, estudiar los contextos histórico y literario. ¿En qué forma este pasaje está relacionado con el que lo precede y con el que lo sigue?

Después de completar todo este estudio, resumir el significado del pasaje para la audiencia bíblica en una o dos frases. O sea, escribir lo que el pasaje significó para la audiencia bíblica. Utilizar verbos en tiempo pasado y referirse a la audiencia bíblica. Por ejemplo:

Dios ordenó a los israelitas en Josué 1 que ...

Jesús animó a sus discípulos ...

Pablo exhortó a los efesios a que ...

Hay que ser concretos. No se debe generalizar ni tratar todavía de desarrollar principios teológicos.

Paso 2: Medir la anchura del río que hay que cruzar

¿Cuáles son las diferencias entre la audiencia bíblica y nosotros?

Como se mencionó antes, el cristiano de hoy está alejado de la audiencia bíblica en cultura, lenguaje, situación, época y con frecuencia pacto. Estas diferencias conforman un río que nos impide pasar de forma directa del significado en su contexto al significado en los nuestros. La anchura del río, sin embargo, varía de un pasaje a otro. A veces es sumamente ancho, lo que exige un puente largo, sólido, para cruzar. Otras veces, sin embargo, es un arroyo que es fácil de saltar. Es sin duda importante saber la anchura del río antes de tratar de construir un puente de principios sobre él.

En el Paso 2 hay que observar con cuidado el río para determinar su anchura para el pasaje que se está estudiando. En este paso, se buscan las diferencias significativas entre nuestra situación hoy y la de la audiencia bíblica. Si estamos estudiando un pasaje del Antiguo Testamento, hay que asegurarse también de identificar las diferencias teológicas importantes que se produjeron como resultado de la vida y obra de Jesucristo.

Además, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, hay que tratar de identificar cualquier aspecto exclusivo de la situación del pasaje en consideración. Por ejemplo, en Josué 1:1-9, el pueblo de Israel se estaba preparando para entrar en la Tierra Prometida. Moisés acababa de morir y se había escogido a Josué para que ocupara su lugar. En este pasaje Dios habla a Josué para animarlo a ser fuerte y fiel en la inminente conquista de la tierra. ¿Cuáles son las diferencias? Nosotros no estamos entrando ni conquistando la Tierra Prometida. No somos los nuevos líderes de la nación de Israel. No estamos bajo el antiguo pacto.

Paso 3: Cruzar el puente de principios

¿Cuál es el principio teológico en este texto?

Este es quizá el paso más desafiante. En él buscamos el principio o principios teológicos que se reflejan en el significado del texto que hemos identificado en el Paso 1. Recordemos que este principio teológico forma parte del significado. La tarea consiste no en crear el significado sino en descubrir el significado que el autor quiso. Así como Dios da manifestaciones específicas a audiencias bíblicas específicas, también da enseñanzas teológicas universales a todo su pueblo por medio de estos mismos textos.

Para determinar el principio teológico, recordemos primero las diferencias identificadas en el Paso 2. Luego, tratemos de identificar cualquier semejanza entre la situación de la audiencia bíblica y la nuestra. Por ejemplo, examinemos de nuevo Josué 1:1-9. Recordemos, claro está, las diferencias que identificamos en el Paso 2. Pero luego notemos las semejanzas entre la situación bíblica y la nuestra: Somos también el pueblo de Dios, en una relación de pacto (nuevo pacto); aunque no somos los líderes de Israel, con todo muchos de nosotros ocupamos puestos de liderazgo en la iglesia; no estamos entrando a la Tierra Prometida, pero estamos tratando de obedecer la voluntad de Dios y de hacer realidad lo que Dios nos ha mandado hacer.

Después de revisar las diferencias y de identificar las similitudes, regresemos al significado para la audiencia bíblica que describimos en el Paso 1 y tratemos de identificar un principio teológico más amplio que se refleje en el texto, pero que también tenga relación con las semejanzas entre nosotros y la audiencia bíblica. Utilizaremos este principio teológico como el puente de principios con el cual podemos superar el río de las barreras.

Además, durante este paso hay que ingresar en la espiral partestodo. Es decir, vamos reflexionando sobre el texto y las enseñanzas del resto de la Escritura. El principio teológico que extraemos debe estar presente no solo en el pasaje, sino que debe ser también congruente con el resto de la Escritura. Podemos resumir los criterios para formular el principio teológico de esta forma:

El principio debe reflejarse en el texto.

El principio debe ser atemporal y no estar vinculado a una situación específica.

El principio no debe estar ligado a una cultura particular.

El principio debe corresponder a la enseñanza del resto de la Escritura.

El principio debe ser pertinente tanto para la audiencia bíblica· como para la audiencia contemporánea.

Escriba el principio (o principios) teológico en una o dos frases. Utilice verbos en tiempo presente.

Paso 4: Comprender el texto en nuestro contexto

¿Cómo debe un cristiano aplicar el principio teológico en su vida?

En este paso aplicamos el principio teológico a la situación específica de cada cristiano en la iglesia hoy. No debemos dejar que el significado del texto quede varado en un principio teológico abstracto. Ahora debemos analizar cómo debemos responder a ese principio en nuestra situación. ¿Cómo se aplica a circunstancias de la vida real hoy?

Aunque para cada pasaje de ordinario habrá solo unos pocos (y a menudo uno solo) principios teológicos relevantes para todos los cristianos hoy, las posibilidades de aplicación serán múltiples. Esto es así porque los cristianos de hoy se encuentran en muchas situaciones específicas diferentes. Cada uno de nosotros captaremos y aplicaremos el mismo principio teológico en formas algo diferentes, dependiendo de nuestra situación actual en la vida y de dónde nos encontramos en nuestra relación con Dios. En nuestra ilustración, hemos tratado de mostrar las diferentes aplicaciones posibles mostrando a personas diferentes avanzando por avenidas diferentes. (El paso de aplicación se estudiará con mucho mayor detalle en el capítulo 8).

Así pues, la Expedición Interpretativa como un todo es algo así:

Paso 1: Comprender el texto en su contexto original

Paso 2: Medir la anchura del río que hay que cruzar.

Paso 3: Cruzar el puente de principios.

Paso 4: Comprender el texto en nuestro contexto.

(Continues...)



Excerpted from Expedición a través de la Palabra by J. Scott Duvall J. Daniel Hays Copyright © 2009 by J. Scott Duvall y J. Daniel Hays. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Prefacio....................9
1 Expedición interpretativa....................11
2 Lectura seria....................23
3 No perdamos de vista el horizonte....................33
4 ¿Qué aportamos al texto?....................44
5 Descubrir el contexto histórico-cultural....................53
6 Cómo descubrir el contexto literario....................66
7 ¿Qué traducción de la Biblia debe utilizar?....................80
8 Significado y aplicación....................90
9 Nuevo Testamento - Cartas....................103
10 Nuevo Testamento - Evangelios....................111
11 Nuevo Testamento - Hechos....................123
12 Nuevo Testamento - Apocalipsis....................133
13 Antiguo Testamento - La Ley....................140
14 Antiguo Testamento - Profetas....................149
15 Antiguo Testamento - Salmos....................159
Notas....................167
Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)