Fíjate en Mí

Fíjate en Mí

3.7 3
by Jim Reimann
     
 

View All Available Formats & Editions

En este libro devocional Charles Spurgeon nos da día a día un alimento que nos nutrirá y nos enseñará las maravillas de la Palabra de Dios. Vuelvan a mí ofrece una perspectiva espiritual y una sabiduría eterna de uno de los predicadores más grandes de todos los tiempos.

Overview

En este libro devocional Charles Spurgeon nos da día a día un alimento que nos nutrirá y nos enseñará las maravillas de la Palabra de Dios. Vuelvan a mí ofrece una perspectiva espiritual y una sabiduría eterna de uno de los predicadores más grandes de todos los tiempos.

Product Details

ISBN-13:
9780829755855
Publisher:
Vida
Publication date:
11/04/2010
Pages:
192
Product dimensions:
7.50(w) x 11.40(h) x 0.57(d)
Age Range:
18 Years

Read an Excerpt

Vuelvan a Mi


By James G. Reimann

ZONDERVAN

Copyright © 2010 James G. Reimann
All right reserved.

ISBN: 978-0-8297-5585-5


Chapter One

Dedíquense a la oración. Colosenses 4:2

De la pluma de Charles Spurgeon:

Es interesante notar la gran porción de la Palabra sagrada de Dios dedicada al tema de la oración, ya sea dándonos ejemplos a seguir, exigiendo obediencia a su verdad o declarando promesas relacionadas con ella. Apenas abrimos la Biblia, nos encontramos con: "Desde entonces se comenzó a invocar el nombre del Señor" (Génesis 4:26), y justo antes de acabar el bendito libro, llega hasta nuestros oídos el "amén" (Apocalipsis 22:21) de una petición cargada de propósito.

Los ejemplos son inagotables. En este libro encontramos a un Jacob que lucha (Génesis 32:22-32), a un Daniel que oraba tres veces al día (Daniel 6:10) y a un David que clamaba a su Dios con todo su corazón (Salmo 55:16; 86:12). Vemos a Elías en la montaña (1 Reyes 18:16-46) y a Pablo y a Silas en la cárcel (Hechos 16:16-40). Encontramos infinidad de mandamientos e innumerables promesas.

¿Qué nos enseña esto, aparte de la sagrada importancia y la necesidad de la oración? Podemos estar seguros de que cualquier cosa que Dios haya destacado de forma prominente en su Palabra, es porque él anhela que sea llamativamente notoria en nuestra vida. Si él dice tanto sobre la oración es porque sabe cuánto necesitamos de ella. Nuestras necesidades son tan profundas que no debemos cesar de orar hasta que estemos en el cielo.

¿Crees que no tienes necesidades? Entonces me temo que no conoces tu verdadera pobreza. ¿No sientes el deseo ni la necesidad de hacerle peticiones a Dios? Entonces que Dios, en su inmensa misericordia, exponga tus miserias porque un alma sin oración es un alma sin Cristo!

La oración es el balbuceo entrecortado del niño que cree, el grito de guerra del creyente que lucha y el réquiem del santo agonizante que se duerme en los brazos de Jesús. Es el aire que respiramos, es la clave secreta, es el aliento, la fortaleza y el privilegio de todo cristiano. De modo que si eres un hijo de Dios, buscarás el rostro de tu Padre y vivirás en el amor de tu Padre.

Ora pidiendo que en este año puedas ser santo, humilde, devoto y diligente; que puedas tener una comunión más cercana con Cristo y que ingreses con frecuencia al salón del banquete de su amor. Ora para que puedas ser un ejemplo y una bendición para los demás, y que puedas vivir más y más para la gloria de tu Señor.

Que nuestro lema para este año sea: "Dedíquense a la oración".

De la pluma de Jim Reimann:

Si, como lo expresa Spurgeon, "un alma sin oración es un alma sin Cristo", ¿cuántos somos los que transitamos cada día sin él? ¿Cómo es que profesamos conocer al Señor, diciendo que él es nuestro amigo, pero pasamos tan poco tiempo en comunión con él en oración?

Nuestro Señor Jesucristo estableció un magnífico ejemplo para nosotros de lo que representa la comunión con el Padre celestial. "Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar" (Marcos 1:35). Nuestro Señor oraba con frecuencia: al iniciar el día, antes de muchos de sus milagros, antes de las comidas y antes y durante su crucifixión, por nombrar solo algunas ocasiones. Él oró por los perdidos, por sus discípulos, por sus enemigos, por el mundo y por sí mismo. Muchas de sus oraciones han quedado registradas en su Palabra para enseñarnos cómo orar, cuándo orar y por quién orar.

Si Jesús, el perfecto Hijo de Dios, necesitó de tales momentos con su Padre, ¿cuánto más nosotros?

Chapter Two

Haré de ti un pacto para el pueblo. Isaías 49:8

De la pluma de Charles Spurgeon:

Jesucristo es en sí mismo la suma total del pacto y, como uno de sus dones, él es la posesión de cada creyente. Querido cristiano, ¿eres capaz de sondar lo que has recibido en él, porque "toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo"? (Colosenses 2:9).

Considera la palabra Dios en la plenitud de su infinita grandeza y luego medita en la belleza de llegar "a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Efesios 4:13, RVR 1960).

Recuerda, siendo Dios y siendo hombre, todo lo que Cristo tiene o tuvo alguna vez te pertenece única y exclusivamente gracias a su favor. Se ha derramado en ti y será tu herencia para siempre.

Nuestro bendito Jesús, como Dios, es omnisciente, omnipresente y omnipotente. ¿No resulta reconfortante saber que todos estos gloriosos atributos son plenamente tuyos? ¿Tiene él el poder que necesitas? Su poder es tuyo para ayudarte y fortalecerte, para que sometas a tus enemigos y para sostenerte para siempre.

¿Tiene él el amor que necesitas? No hay una sola gota de amor en su corazón que no te pertenezca, y puedes bucear en su inmenso océano de amor y afirmar: "Es todo mío!"

¿Tiene él la justicia que necesitas? Es posible que nos parezca un atributo poco agradable, pero también es tuyo. Y es esta misma justicia la que te asegurará que todo lo prometido en su pacto de gracia es ciertamente para ti.

También participas del deleite del Padre que era sobre él como hombre perfecto. El Dios Altísimo lo aceptó. Por tanto, querido creyente, la aceptación de Dios hacia Cristo es también tu aceptación. ¿Acaso no te das cuenta que el amor que el Padre derramó en el perfecto Cristo también te lo otorga a ti?

Todo lo que Cristo consiguió es tuyo. La perfecta rectitud que Jesús manifestó es tuya. A lo largo de su vida sin tacha obedeció la ley, la honró y ahora su rectitud se te confiere a ti.

Por medio del pacto, Cristo es tuyo!

Mi Dios, soy tuyo; qué consuelo divino! Qué bendición saber que el Salvador es mío! En el puro Cordero del cielo, mi gozo se ve triplicado Y mi corazón danza al son de su nombre. Charles Wesley, 1707-1788

De la pluma de Jim Reimann:

Así es! Cristo es tuyo! Y puedes tener la certeza de que el futuro de tu herencia no depende de ti! Tienes "una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes" (1 Pedro 1:4).

Prestemos atención a lo que este versículo no dice: "reservada en el cielo por ustedes". No, está reservada para ustedes! Y el pasaje prosigue diciendo "a quienes el poder de Dios protege" (1 Pedro 1:5). Si sabemos esto, ¿a quién le temeremos?

"Así que podemos decir con toda confianza: "El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?" (Hebreos 13:6). Y hacemos nuestras las palabras de la oración del apóstol Pedro:

"Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva" (1 Pedro 1:3).

Chapter Three

Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Pedro 3:18

De la pluma de Charles Spurgeon:

"Crezcan en la gracia", no en algo de gracia sino en toda gracia. La raíz de toda gracia es la fe. Confía en las promesas de Dios con más firmeza que nunca. Deja que tu fe crezca en plenitud, firmeza y sencillez.

Crezcan también en amor. Pídele a Dios que extienda tu amor y lo haga más intenso y práctico al punto de influir en cada pensamiento, cada palabra y cada acción.

Crezcan también en humildad. Procura pasar inadvertido y reconoce plenamente que no eres nada. Al mismo tiempo que creces "hacia abajo" en humildad, también busca crecer "hacia arriba" donde pasarás momentos de mayor comunión con Dios por medio de la oración y disfrutarás de una intimidad más profunda con Jesucristo.

Que Dios el Espíritu Santo te capacite para crecer "en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador". Si no creces en el conocimiento de Jesús, te estás negando a ser bendecido. Conocerlo es "vida eterna" (Juan 17:3) y crecer en el conocimiento de él es aumentar la felicidad. Si no anhelas conocer más a Cristo, entonces no lo has conocido todavía. Si has tomado un sorbo de este vino, desearás tomar más. Porque solo Cristo satisface, brinda tal satisfacción que tu apetito no se sacia sino que sencillamente se estimula.

Si conoces el amor de Jesús, "cual ciervo jadeante en busca de agua" (Salmo 42:1), también tu corazón sediento jadeará buscando tragos más profundos del pozo del amor de Dios. No obstante, si no deseas conocerlo mejor, es porque no lo amas porque el amor siempre clama: "Más cerca! Más cerca!"

La ausencia de Cristo es el infierno, y la presencia de Jesús es el cielo. Nunca te detengas ni te conformes hasta que hayas logrado una intimidad cada vez mayor con Jesús. Procura saber más de él, conocer más de su naturaleza divina, de su humanidad, de su obra consumada, de su muerte, de su resurrección, de su siempre presente y gloriosa intercesión a nuestro favor, y de su futuro regreso como "Rey de reyes" (Apocalipsis 17:14).

Aférrate a la cruz de Cristo e indaga en los misterios de sus heridas. Un amor creciente por Jesús y una comprensión más acabada de su amor por nosotros es una de las mejores pruebas de una vida que verdaderamente experimenta crecimiento espiritual en gracia.

De la pluma de Jim Reimann:

Muchos de los que profesan ser cristianos carecen de una pasión por conocer a Jesús íntimamente, y tal como lo expresa Spurgeon: "Si no anhelas conocer más a Cristo, entonces todavía no lo has conocido". Pablo nos dice a los creyentes: "Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor" (Efesios 1:17).

La salud espiritual implica estar en el camino de conocer mejor a Cristo, y uno de los maravillosos aspectos de andar con él es que descubriremos las insondables profundidades de su amor y de su gracia por siempre.

En efecto, lo que Pablo dice es que conozcamos algo que es en realidad imposible de llegar a conocer. "Y pido que ... puedan comprender ... cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios" (Efesios 3:17-19).

Padre, que pueda yo ser lleno del maravilloso conocimiento de tu Hijo; pero no según mi escasa medida humana sino según tu medida divina.

Chapter Four

Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. 1 Pedro 5:7

De la pluma de Charles Spurgeon:

No hay mejor manera de calmar la tristeza que saber que "Él cuida de mí". Amado creyente, no deshonres la fe cristiana exhibiendo siempre un ceño fruncido por la preocupación. En cambio, echa tu carga en el Señor. ¿Por qué te tambaleas siempre bajo un peso que tu Padre ni siquiera siente? Lo que a ti te parece una carga imposible de llevar, a él no le añade ni lo que pesa una mota de polvo. No hay nada tan deleitoso como:

Descansar en las manos de Dios, Y conocer solo su voluntad. William S. Plumer, 1802-1880

Oh, hijo que sufres, sé paciente. Tu soberano Dios no te ha dejado de lado ni te ha olvidado. Aquel que alimenta los gorriones también te proveerá todo lo necesario. No te entregues al desánimo ... confía! Confía eternamente! Usa las armas de la fe contra los vendavales de problemas y al final tus enemigos serán vencidos y acabará tu sufrimiento.

Hay Uno que te cuida. Sus ojos están fijos en ti, su corazón se conduele por tu sufrimiento y su mano omnipotente no dejará de brindarte ayuda. Incluso la más oscura nube de tormenta se derramará en lluvias de misericordia y la más oscura noche dará paso al sol de la mañana.

Si eres miembro de su divina familia, él vendará tus heridas y sanará tu corazón herido. Nunca pongas en duda la gracia de Dios por causa de los problemas que hay en tu vida, sino cree que él te ama muchísimo, tanto en momentos de dificultad como en los momentos felices.

Qué tranquila y pacífica sería tu vida si tan solo le dejaras al Dios de la providencia la tarea de proveedor! Con tan solo "un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro" (1 Reyes 17:12), Elías sobrevivió la hambruna y tú harás lo mismo!

Si Dios cuida de ti, ¿por qué vas a preocuparte? Si confías en él con toda tu alma, ¿ acaso no puedes confiar con tu cuerpo? Él jamás se ha negado a llevar tus cargas, ni tampoco ha desmayado bajo su peso.

Vamos, hermano amado! Basta ya de inquietarse y preocuparse ... deja todas tus preocupaciones en las manos de tu Dios, que está lleno de gracia.

De la pluma de Jim Reimann:

El temor y la preocupación son pecados, no obstante, por lo general los consideramos sencillamente inevitables y entonces los toleramos en nuestra vida. Pablo dijo: "Todo lo que no proviene de fe, es pecado" (Romanos 14:23, RVR 1995). Sin embargo, por la Palabra descubrimos que la fe puede coexistir con algo de duda. Si no piensa en el hombre que trajo a su hijo a Jesús para que fuera sanado diciendo: "Sí creo! ... Ayúdame en mi poca fe!" (Marcos 9:24).

Qué magnífica selección de palabras, dado que ese pedido de ayuda fue hecho a Aquel que dijo: "En este mundo afrontarán aflicciones, pero anímense! Yo he vencido al mundo" (Juan 16:33).

Padre, te doy gracias porque "en todo esto somos más que vencedores por medio de aquél que nos amó" (Romanos 8:37). Gracias porque nosotros, por tu intermedio, somos tu pueblo, conformamos un ejército de "vencedores".

Chapter Five

Así estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas por los hijos de Israel en todas las cosas santas, en todas las santas ofrendas que hayan consagrado. Éxodo 28:38, RVR 1995

De la pluma de Charles Spurgeon:

Qué gran significado se devela y se revela en estas palabras! Sería provechoso aunque humillante, hacer una pausa por un momento y considerar este triste panorama. Las "faltas cometidas" en nuestra adoración pública (la hipocresía, la formalidad, el desinterés, la irreverencia, nuestro corazón errante y nuestro olvido de Dios) resultan abrumadoras! Nuestra labor para Dios (la falta de esfuerzo, el egoísmo, la falta de cuidado, la desidia y la incredulidad) es masa podrida! Nuestros tiempos de devoción personal (la laxitud, la frialdad, la negligencia, el letargo y la vanidad) son un montón de tierra inerte! Y si nos fijamos con mayor cuidado, descubriremos que esta culpa será mucho mayor de lo que parece a primera vista.

El Dr. Edward Payson(1783-1827), en una carta a su hermano, escribió: "Mi parroquia y mi corazón se parecen al jardín de un holgazán. Lo que es peor, descubro que muchos de mis deseos por remediar la situación surgen de mi propio orgullo, vanidad o pereza. Observo que las malezas invaden mi jardín y sencillamente lanzo un suspiro de anhelo de que sean erradicadas. Pero, ¿por qué? ¿Qué es lo que impulsa mi deseo? Quizás sea para que pueda decirme que tengo un jardín ordenado. Eso sería orgullo! O quizás sea porque deseo que mis vecinos miren por encima de la cerca y comenten qué florecido está mi jardín. Eso sería vanidad! Quizás deseo la destrucción de las malezas porque estoy cansado de estarlas quitando. Eso sería pereza!"

Lo cierto es que aun nuestros deseos de santidad pueden estar contaminados de motivos equivocados. Aun debajo del más verde pasto están ocultas las lombrices y para descubrirlas no necesitamos observar demasiado.

Sin embargo, qué alentador es el pensamiento de que cuando nuestro Sumo sacerdote lleve "las faltas cometidas ... en todas las cosas santas" también llevará sobre su frente las palabras: "Santidad a Jehová" (v.26, RVR 1995). Aunque Jesús cargó con nuestro pecado, él no presentó nuestra falta de santidad ante el rostro del Padre sino su propia santidad.

Que por gracia podamos ver a nuestro gran Sumo sacerdote por medio de los ojos de la fe!

(Continues...)



Excerpted from Vuelvan a Mi by James G. Reimann Copyright © 2010 by James G. Reimann. Excerpted by permission of ZONDERVAN. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Editor de las actuales ediciones de Manantiales en el Desierto y My Utmost for His Highest expandido y actualizado en el lenguaje de hoy.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

Fíjate en Mí 0 out of 5 based on 0 ratings. 0 reviews.