Fuego extraño: El peligro de ofender al Espíritu Santo con adoración falsa [NOOK Book]

Overview

El Dr. John MacArthur enseña sobre el Espíritu Santo y muestra algunas acciones del movimiento carismático que deshonran a Dios.

Cuando Nadab y Abiú ofrecieron un “extraño fuego” al Señor (Levítico 10.1-3), cuando los fariseos le atribuyeron la obra del Espíritu a Satanás (Mateo 12.22-37) y cuando Ananías y Safira mintieron al Espíritu Santo (Hechos de los Apóstoles 5.1-6), cada una de estas acciones constituyó una ofensa que produjo graves consecuencias, incluso la muerte. La ...

See more details below
Fuego extraño: El peligro de ofender al Espíritu Santo con adoración falsa

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$9.99
BN.com price

Overview

El Dr. John MacArthur enseña sobre el Espíritu Santo y muestra algunas acciones del movimiento carismático que deshonran a Dios.

Cuando Nadab y Abiú ofrecieron un “extraño fuego” al Señor (Levítico 10.1-3), cuando los fariseos le atribuyeron la obra del Espíritu a Satanás (Mateo 12.22-37) y cuando Ananías y Safira mintieron al Espíritu Santo (Hechos de los Apóstoles 5.1-6), cada una de estas acciones constituyó una ofensa que produjo graves consecuencias, incluso la muerte. La Biblia es clara en que ofender al Espíritu Santo no es una cosa ligera. Sin embargo, miles de personas lo hacen todos los días.

El movimiento carismático, con más de quinientos millones de miembros en todo el mundo, es el movimiento religioso de más rápido crecimiento a nivel mundial. Atrevidamente llena el nombre del Espíritu Santo con adoraciones que no van de la mano con la Biblia como ladridos, saltos, risas a carcajadas, estados de trance, revelaciones sin base en la Escrituras, formas de hablar incomprensibles, profecías erráticas y sanaciones sin efecto. Para las multitudes desorientadas, estas son obras del Espíritu Santo, pero en realidad no son obra de Dios en lo absoluto.

Fuego extrañoofrece un mensaje bíblico para corregir lo que ha estado errado, ayudar a los creyentes a distinguir la adoración verdadera y liberar a aquellos que se han dejado llevar por una falsa adoración. A través de una profunda exégesis, un planteamiento del contexto histórico del movimiento carismático y una guía pastoral, este libro reivindica el verdadero poder y el significado del Espíritu Santo para los evangélicos y reprueba a quienes dentro del movimiento carismático tientan la ira de Dios con fuego extraño.

Dr. John MacArthur teaches about the Holy Spirit and reveals how some parts ofthe Charismatic movement dishonor God.

When Nadab and Abihu offered a “strange fire” to the Lord (Leviticus 10:13), when the Pharisees attributed the Spirit’s work to Satan (Matthew 12:2237), and when Ananias and Sapphira lied to the Holy Spirit (Acts 5:16), each was an affront that brought severe consequences even unto death. The Bible is clear that affronting the Holy Spirit is no laughing matter. Yet millions do it every day.

The Charismatic movement, with more than half a billion members worldwide, is the fastest growing religious movement in the world. It boldly plasters the Holy Spirit’s name on unbiblical worship like barking, jumping, laughing, trance-like states, extra biblical revelation, incomprehensible speech, inaccurate prophecies, and ineffective healings. To the misguided many, these are the works of the Holy Spirit, but they are not from God at all.

Fuego extrañooffers a biblical message to make right what has been wrong, help believers discern true worship, and free those who have been swept up in false worship. With thorough exegesis, historical context of the Charismatic movement, and pastoral guidance, this book reclaims the true power and import of the Holy Spirit for evangelicals and rebuffs those in theCharismatic movement who tempt God’s wrath with strange fire.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781602559639
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 2/4/2014
  • Language: Spanish
  • Sold by: THOMAS NELSON
  • Format: eBook
  • Pages: 352
  • Sales rank: 247,993
  • File size: 665 KB

Meet the Author

John MacArthur, autor de muchos éxitos de librería que han cambiado millones de vidas, es pastor y maestro de Grace Community Church; presidente de The Master's College and Seminary; y presidente de Grace to You, el ministerio que produce el programa de radio de difusión internacional Gracia a Vosotros. Si desea más detalles acerca de John MacArthur y de todos sus materiales de enseñanza bíblica comuníquese a Gracia a Vosotros al 1-866-5-GRACIA o www.gracia.org.
Read More Show Less

Read an Excerpt

Fuego Extraño

El peligro de ofender al Espíritu Santo con una adoración falsa


By John MacArthur

Grupo Nelson

Copyright © 2014 Grupo Nelson
All rights reserved.
ISBN: 978-1-60255-964-6



CHAPTER 1

La burla del Espíritu


Recientemente llegó a mi escritorio una columna editorial de un sitio web de noticias de África. Mientras la leía, me llamó la atención por su honestidad contundente y su perspicacia. El artículo, aunque escrito por un hombre pentecostal, era muy crítico con el caos que caracteriza el movimiento carismático en esa parte del mundo.

Después de criticar la «extraña posesión del espíritu» y las «prácticas rituales extrañas» del pentecostalismo de una manera general, el autor se centraba en el hablar en lenguas. Al observar a un hombre supuestamente lleno del Espíritu Santo, describió la escena frenética con estas palabras:

Uno ve el cuerpo del hombre agitado por los espasmos, con las manos temblando, la voz trémula y en murmullos entrecortados como: Je-Je-Je-Jee-sús ... Jeeesús ... Je-Je-Je-Jee-sús ... aassh ... aassh ... ah ... aassh Jee-sús.

Le siguen algunos tartamudeos del habla en lenguas: shlababababaJah-Jeey-Balika, un síndrome que el sicólogo estadounidense Peter Brent llama «una fijación del nacido de nuevo» y que un observador denomina como «un himno distintivo pentecostal». Hace poco un ministro de una iglesia ortodoxa preguntó: «Si el sacerdote vudú poseído dice: "Shiri-bo-bo-bo-boh" en un balbuceo entrecortado sobre el bastón negro que lleva, y el poseído cristiano nacido de nuevo recita: "Shala-ba-ba -bah-shlabalika" con su Biblia, ¿cuál sería la diferencia?».


La pregunta retórica queda resonando en los oídos del lector.

El autor continúa con una exposición punzante de un culto en una iglesia pentecostal, invitando a sus lectores a «ver un poco de oración poseída: algunos, especialmente las mujeres, comienzan a brincar en una pierna como saltamontes, y otros ruedan por el suelo, volcando bancos y sillas. El orden y la disciplina se han ido, dando paso al caos ruidoso, a un murmullo estrepitoso». Con incredulidad, él se plantea la pregunta obvia: «¿Puede ser esta la manera bíblica de servir a Dios?». Una vez más, la pregunta retórica queda sin respuesta.

Luego pasa a relatar la historia de un encuentro de oración pentecostal llevado a cabo unas pocas semanas antes, en el que una mujer «llena del Espíritu» cayó en éxtasis y derribó a un chico que hablaba en lenguas. Después de chocar contra los bancos, el muchacho se levantó, con un labio ensangrentado, y se lamentó en su propia lengua materna: «Ah, ¿por qué?».

El incidente plantea más incógnitas sin respuesta. Nuestro autor se pregunta por qué al «que habla en lenguas por el Espíritu, en una fracción de segundo, comienzan a sangrarle los labios y habla en su dialecto nativo». No obstante, lo más importante que quiere saber es: ¿cómo puede el Espíritu Santo ser responsable de este tipo de caos? Como él mismo explica: «De hecho, este incidente hizo fruncir el ceño de los espectadores y visitantes ansiosos: ¿cómo era posible que el Espíritu Santo en alguien derribara al Espíritu Santo en otra persona infringiéndole dolor? ¿Es que ahora el Espíritu se convirtió en pugilista, o en un boxeador que danza como el antaño Cassius Clay para dar un golpe de gracia? Todo resultaba mistificado ». Su desconcierto es comprensible. Sin duda, el Espíritu de Dios no heriría a uno de los suyos. No obstante, este hecho los obliga a enfrentar un dilema imposible: si el Espíritu Santo no está detrás de toda esta algarabía, ¿quién lo está?

Aunque esta narración específica proviene de África, la descripción general que da es similar a las de las congregaciones pentecostales y carismáticas en cualquier parte del mundo. Las cuestiones planteadas por el autor del editorial son las preguntas que todo creyente se haría, en especial los que forman parte de las iglesias carismáticas. ¿Por qué la versión moderna de hablar en lenguas tiene un paralelo con las prácticas de adoración paganas? ¿Cómo puede un Dios de orden ser honrado mediante la confusión y el desorden? ¿Realmente hace el Espíritu Santo que las personas caigan como bolos? ¿Por qué el movimiento carismático convirtió al Espíritu Santo en algo que no es? Y lo más importante, ¿qué le sucede a la gente cuando se da cuenta de que él no es el que está detrás de la histeria?


Deshonra al Espíritu

Resulta muy irónico que un movimiento supuestamente dedicado a honrar y recalcar el ministerio del Espíritu Santo, en realidad, lo trate con tanto desprecio informal y condescendencia. En la práctica, los carismáticos a menudo parecen reducir al Espíritu de Dios a una fuerza o un sentimiento. Sus prácticas extrañas y sus reclamos exagerados hacen que se vea como una farsa o un fraude. La gloria soberana de su santa persona se cambia a menudo por la envoltura hueca de la imaginación humana. El resultado es un movimiento cuyos líderes (teleevangelistas, sanadores de fe, autoproclamados profetas y predicadores de la prosperidad) reclaman con audacia su nombre mientras que al mismo tiempo lo arrastran por el fango.

El número de fraudes y escándalos que surgen continuamente en el mundo carismático es asombroso. J. Lee Grady, editor colaborador de la revista Charisma, reconoció en Christianity Today que el mundo carismático «ha sido sacudido hasta sus cimientos en los últimos años por una serie de líderes bien reconocidos que se han divorciado o han tenido fracasos morales. Muchos carismáticos que conozco están preocupados por esto, y sienten que es hora de una profunda introspección, un arrepentimiento y un rechazo al cristianismo célebre y superficial que ha caracterizado gran parte de nuestro movimiento».

Una de las demandas fundamentales de la enseñanza carismática es que los carismáticos poseen un poder espiritual santificador que no está disponible para todos los creyentes. Los que han tenido una experiencia carismática alegan que han sido bautizados con el Espíritu, y que esto les permite una obediencia sobrenatural, fomenta la santidad y produce el fruto del Espíritu. Si sus afirmaciones fueran ciertas, los carismáticos deberían estar produciendo líderes reconocidos por su semejanza a Cristo en lugar de por su extravagancia. Los fracasos morales, las argucias financieras y los escándalos públicos serían relativamente raros en su movimiento.

Sin embargo, los carismáticos dominan la lista de pastores y evangelistas famosos que han traído desgracia al nombre de Cristo en los últimos tres decenios, desde Jim Bakker y Jimmy Swaggart hasta Ted Haggard y Todd Bentley. Un artículo titulado: «Lista de los escándalos que involucran a cristianos evangélicos» en el popular sitio web Wikipedia identificó a cincuenta bien conocidos líderes desacreditados públicamente. El artículo etiqueta indiscriminadamente al grupo como «evangélico», pero por lo menos treinta y cinco de los que se enumeran son de trasfondo pentecostal y carismático. 4 Un escrito en Wikipedia puede no tener la autoridad para hacer uso de etiquetas doctrinales, pero sirve como un barómetro exacto de la percepción pública. Cuando los líderes carismáticos caen, ya sea por falta de moral o deshonestidad financiera, es la reputación del evangelicalismo la que resulta mancillada. Más importante todavía, el nombre de Cristo se ve empañado y el Espíritu de Dios es deshonrado.

Las doctrinas y los comportamientos extraños se han convertido en algo tan común en el movimiento carismático que ya apenas aparecen en los titulares. Las prácticas no bíblicas como hablar galimatías, caer de espaldas al suelo, reír sin control o retorcerse en el piso son vistas como elementos necesarios para que el Espíritu se esté moviendo. YouTube tiene una colección interminable de tonterías carismáticas que es francamente blasfema: congregaciones enteras que hacen «el baile Hokey Pokey del Espíritu Santo», gente simulando inhalar el Espíritu Santo y ponerse eufórica, como si él fuera un cigarrillo de marihuana invisible, y mujeres retorciéndose en el suelo, imitando el proceso de dar a luz. Los pasados de moda que tomaban serpientes con sus manos parecen inofensivos en comparación.

Es algo salvaje y sin sentido, sin embargo, se le atribuye sin reparos al Espíritu Santo de Dios, como si fuera el autor de la confusión y el arquitecto del desorden. Autores carismáticos suelen describir su presencia con expresiones como «una corriente eléctrica» y «una sensación notable de hormigueo electrizante [que] comenzó a extenderse por mis pies, mis piernas, hasta la cabeza, a través de mis brazos y hacia mis dedos». No les importa el hecho de que tales descripciones no tienen precedente en las Escrituras y la misma Palabra de Dios nos advierte que Satanás puede hacer milagros y prodigios. ¿Qué pasaría si todo el hormigueo, los trances y los temblores son en realidad pruebas de actividad demoníaca? Esta preocupación no es del todo descabellada, dado el carácter oscuro, extraño y turbulento de muchos de estos fenómenos.

En nombre del Espíritu Santo se han cometido incluso ataques violentos. Kenneth Hagin dice que golpeó a una mujer en el estómago en un intento por curarla, ya que Dios le dijo que lo hiciera. Rodney Howard Browne le dio una bofetada a un hombre sordo con tanta fuerza que este cayó al suelo. Benny Hinn hace que las personas se caigan violentamente de manera regular. A veces lo logra como por arte de magia, agitando su abrigo o su mano hacia ellas. Otras veces las empuja hacia atrás con una fuerza considerable. El hecho de que una mujer mayor una vez resultó fatalmente herida en el proceso no le ha impedido hacer de esto una característica habitual de sus cruzadas de milagros. Inimaginablemente, muchos actos absurdos se acreditan a la influencia del Espíritu. Por ejemplo, el evangelista carismático Todd Bentley justifica sus técnicas de curación brutales con afirmaciones como esta:

Le dije: «Dios, oré por unas cien personas lisiadas. ¿Ninguna [sanó]?». Él me contestó: «Es por eso que quiero que agarres las piernas tullidas de esa señora y golpees hacia arriba y hacia abajo en la plataforma como si fueran un bate de béisbol». Me acerqué, le agarré las piernas y empecé a dar golpes. ¡BAM! ¡BAM! Comencé a golpear hacia arriba y hacia abajo en la plataforma. Ella fue sanada. Y pensé: «¿Por qué no se mueve el poder de Dios?». Él me dijo: «Porque no has golpeado a esa mujer en la cara». Había una señora mayor adorando justo frente a la plataforma. Y el Espíritu Santo me habló; el don de fe vino sobre mí. Él me indicó: «¡Patéale la cara con tu bota de motociclista!». Me acerqué más y allá fue. ¡BAM! Tan pronto mi bota se puso en contacto con su nariz ella cayó bajo el poder de Dios.


A pesar de estos comentarios escandalosos, Bentley fue aclamado por líderes carismáticos como Peter Wagner debido a su participación en el Reavivamiento de Lakewood 2008. Aunque su ministerio se vio estancado temporalmente como consecuencia de una relación ilícita con una mujer miembro del personal, Bentley regresó al ministerio a tiempo completo solo un poco más tarde, después de haberse divorciado y vuelto a casar.

Benny Hinn fue noticia a principios de los años noventa cuando amenazó con utilizar al Espíritu Santo como arma en un ataque contra sus críticos. En una larga perorata durante un evento Praise-a-Thon de Trinity Broadcasting Network, Hinn replicó: «Los que hablan mal de nosotros son un montón de idiotas [...] Les diré que he buscado un versículo en la Biblia, pero no pude encontrarlo. Un versículo que dice: "Si no te gustan, mátalos". Realmente desearía poder encontrarlo [...] A veces me gustaría que Dios me diera un Espíritu Santo ametralladora. Les volaría la cabeza».

Aunque no es tan hostil como su marido, la esposa de Benny, Suzanne, causó sensación en los medios por sí misma varios años más tarde, cuando hizo referencia al Espíritu Santo de una forma particularmente gráfica e inapropiada. Mientras se paseaba de manera frenética por el escenario, la señora Hinn declaró: «¿Sabes qué? Mis motores están a todo lo que dan. A altas revoluciones por minuto. ¿Qué tal los tuyos? Y si no es así, ¿sabes qué? Si tu motor no está a todo lo que da, ¿sabes lo que necesitas? Necesitas un enema del Espíritu Santo por el trasero. Porque Dios no tolerará, no tolerará ninguna otra cosa». Cuando sus payasadas fueron posteriormente transmitidas por The Daily Show de Comedy Central, los abogados de Hinn amenazaron con una demanda por difamación, pero fue en vano. Ella misma se había convertido en el hazmerreír de todos. En realidad, la única persona cuyo carácter resultó difamado fue el Espíritu Santo.


El espíritu de fraude

El movimiento carismático pretende exaltar al tercer miembro de la Trinidad. A decir verdad, lo ha convertido en un espectáculo. Sería bastante malo si tal blasfemia se limitara a la audiencia privada de una congregación local. Sin embargo, el circo de sacrilegio se exporta sin cesar a través de una red global de medios de comunicación impresos, la radio y la televisión. Como antiguo pentecostal, Kenneth D. Johns explica: «En el pasado, la influencia de estos líderes desventurados ha tenido ciertas limitaciones. Su distorsión del mensaje de la Biblia estuvo limitada en su difusión a la predicación en la iglesia local, las aulas de un colegio o seminario, los libros y programas de radio. En los últimos treinta o cuarenta años todo eso ha cambiado gracias a la televisión».

Influenciados por los predicadores más populares de la televisión, muchos carismáticos tratan al Espíritu soberano de Dios como si fuera su esclavo, un mayordomo celestial obligado a esperar cada una de sus órdenes. Su enseñanza no es sustancialmente diferente a la de la Nueva Era, cuyo veneno fue popularizado por el éxito internacional del año 2006, The Secret (El Secreto), en el que la autora Rhonda Byrne indica: «Tú eres el Señor del universo, y el Genio está allí para servirte». Teleevangelistas carismáticos y pastores célebres suelen predicar un mensaje similar. Se trata del falso evangelio de la prosperidad material conocido popularmente como la doctrina de la Palabra de Fe. Si usted tiene suficiente fe, según ellos, literalmente puede tener lo que diga.

En las palabras de Kenneth Copeland: «Como creyente, usted tiene el derecho de dar órdenes en el nombre de Jesús. Cada vez que permanece en la Palabra, le está ordenando a Dios hasta cierto punto». Fred Price insta a sus seguidores a no ser tímidos o restringidos en lo que le exigen a Dios: «Si tiene que decir: "Si es tu voluntad" o "Hágase según tu voluntad", si usted tiene que decir eso, entonces le está llamando a Dios tonto, porque él es el que nos dice que le pidamos [...] Si Dios me va a dar lo que quiere que yo tenga, entonces no importa lo que le pida».

Esta rama del movimiento carismático es sin lugar a dudas, la mayor, la más visible, la más influyente y la de más rápido crecimiento entre los carismáticos. En pocas palabras, los maestros de la Palabra de Fe representan la tendencia actual más grande del movimiento. Y la doctrina de la prosperidad que enseñan no tiene nada que ver con el verdadero evangelio de Jesucristo. Ellos están promoviendo la superstición crasa mezclada con falsas doctrinas robadas a los gnósticos y las sectas metafísicas, envueltas en términos y símbolos cristianos. No se trata de un cristianismo auténtico.

Para los cientos de millones de personas que aceptan la teología de la Palabra de Fe y el evangelio de la prosperidad, «el Espíritu Santo es relegado a un poder casi mágico por el que se consiguen el éxito y la prosperidad». Como un autor observó: «Al creyente se le pide que utilice a Dios, mientras que la verdad del cristianismo bíblico es todo lo contrario: Dios usa el creyente. La Palabra de Fe o la teología de la prosperidad ve al Espíritu Santo como un poder para ser usado según la voluntad de los creyentes. La Biblia enseña que el Espíritu Santo es una persona que capacita al creyente para hacer la voluntad de Dios».

Teleevangelistas elocuentes prometen con audacia salud y riqueza inagotables a todos los que tienen la fe suficiente y, lo más importante, a todos los que les envían su dinero. Programa tras programa se insta a la gente a «plantar una semilla» con la promesa de que Dios milagrosamente los hará ricos a cambio. Esto es conocido como el plan de la semilla de fe, llamada así por Oral Roberts, el pionero clave en el uso de la televisión para difundir la doctrina carismática. Los teleevangelistas más carismáticos y sanadores de fe utilizan el plan de la semilla de fe de Roberts o algo similar para manipular a los televidentes a fin de que donen más de lo que en realidad pueden dar.

Paul Crouch, fundador y presidente de Trinity Broadcasting Network, es uno de los más acérrimos defensores de la doctrina. «Plante una semilla importante», escribió Crouch en una carta de TBN para recaudar fondos en el 2011. «Dé con la plena esperanza del retorno glorioso que Jesús prometió. Una nota final: nombre su semilla —«sin deudas», «trabajo», «casa», «esposo», «esposa»— o lo que usted desea de Dios». Otra carta terminaba con estas palabras: «Sé que los precios de la gasolina y casi todo lo demás han aumentado, pero recuerde las palabras de Jesús: "Dad y se os dará"». El mensaje no tiene nada de sutil. Un artículo en Los Angeles Times resume el enfoque de Crouch de esta manera:

El pastor Paul Crouch lo llama «economía del dar de Dios» y así es como funciona: las personas que donan a la Trinity Broadcasting Network de Crouch cosecharán las bendiciones financieras de un Dios agradecido. Mientras más den a TBN, más se les dará a ellos. Estar en la ruina o en deuda no es una excusa para no escribir un cheque. De hecho, es una oportunidad ideal, porque Dios es especialmente generoso con los que dan cuando menos pueden hacerlo. «Él le dará miles, cientos de miles», dijo Crouch a sus espectadores durante un teletón en noviembre pasado. «Él le dará millones y miles de millones de dólares».


(Continues...)

Excerpted from Fuego Extraño by John MacArthur. Copyright © 2014 Grupo Nelson. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción: Por amor a su nombre, ix,
Primera parte: Cómo enfrentar un avivamiento falsificado,
1. La burla del Espíritu, 3,
2. ¿Una nueva obra del Espíritu?, 19,
3. Probemos los espíritus (primera parte), 37,
4. Probemos los espíritus (segunda parte), 55,
Segunda parte: Los dones falsos expuestos,
5. ¿Apóstoles entre nosotros?, 85,
6. La locura de los profetas falibles, 105,
7. Lenguas torcidas, 133,
8. Falsas sanidades y falsas esperanzas, 155,
Tercera parte: Cómo redescubrir la verdadera obra del Espíritu,
9. El Espíritu Santo y la salvación, 179,
10. El Espíritu y la santificación, 197,
11. El Espíritu y las Escrituras, 213,
12. Una carta abierta a mis amigos continuacionistas, 231,
Agradecimientos, 249,
Apéndice: Voces provenientes de la historia de la iglesia, 251,
Notas, 263,
Índice, 313,
Índice de las Escrituras, 325,
Acerca del autor, 333,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)