Grandes necios de la Biblia: y cómo evitar serlo [NOOK Book]

Overview

Te has sentido alguna vez como un verdadero tonto? Pues, animo estimado amigo! Hay otros que han hecho cosas peores:
  • Adan y Eva trajeron el pecado al mundo.
  • Esau vendio su primogenitura por un tazon de sopa.
  • Jonas huyo de Dios y termino en la panza de un gran pez.

El primer libro de las 20 historias mas sobresalientes de la Biblia, Grandes necios de la Biblia da un vistazo ...

See more details below
Grandes necios de la Biblia: y cómo evitar serlo

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$5.99
BN.com price

Overview

Te has sentido alguna vez como un verdadero tonto? Pues, animo estimado amigo! Hay otros que han hecho cosas peores:
  • Adan y Eva trajeron el pecado al mundo.
  • Esau vendio su primogenitura por un tazon de sopa.
  • Jonas huyo de Dios y termino en la panza de un gran pez.

El primer libro de las 20 historias mas sobresalientes de la Biblia, Grandes necios de la Biblia da un vistazo a 20 personas en la Biblia que tomaron decisiones necias y sufrieron las consecuencias. Escrito con una retorica aguda y concisa y sin un lexico cristiano o terminos teologicos dificiles, Grandes necios de la Biblia apelara a una audiencia general por medio de su lectura divertida e informativa.

Repleto de referencias historicas de los tiempos biblicos y tratando de mantener la exactitud biblica, Grandes necios de la Biblia se convertira en un gran material de apoyo para los estudios biblicos de lideres, miembros o de pastores en sus sermones.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780718024925
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 8/23/2005
  • Language: Spanish
  • Sold by: THOMAS NELSON
  • Format: eBook
  • Pages: 160
  • File size: 2 MB

Meet the Author

Stephen M. Miller es un jornalista con educación seminaria de Nazarene Theological Seminary y es escritor y editor quien se especializa en libros que tienen que ver con la biblia. Ha recibido premios numerosos incluso el honor mas notable de la Evangelical Press Association, el Premio de excelencia.
Read More Show Less

Read an Excerpt

Grandes Necios De La Biblia


By Steven Miller

Caribe - Betania

Copyright © 2005 Editorial Caribe, Inc.
All rights reserved.
ISBN: 978-0-7180-2492-5



CHAPTER 1

Adán y Eva

Dios les dio una sola ley para obedecer, Pero esta única ley fue demasiado.


La primera pareja de la humanidad, solo tomó una decisión necia, por lo que la Biblia nos cuenta. Pero esto terminó con el show del paraíso.

Ninguna otra decisión necia tomada en la historia de la humanidad puede igualarla por los problemas que esta causó. De hecho, la Biblia, en resumidas cuentas, es la historia de Dios trabajando en su plan para deshacer el daño.

Dios les dijo a Adán y Eva, los que participaban de la perfecta gloria del Edén: «De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres morirás» (Génesis 2.16-17). Ahí lo tienen, antes de los diez mandamientos solo había uno, y era este.

Como se puede ver, un solo mandamiento fue demasiado.


UN PECADO PARA MASTICAR

La historia de la creación está llena de misterios. Hay muchas más preguntas que respuestas. La razón por la cual Dios no quería que Adán y Eva comieran del fruto del árbol del bien y del mal, era la pregunta del millón. Los eruditos no lo saben, pero les gusta adivinar.

Una teoría es que el bien y el mal representan la sabiduría que viene con la madurez, nos prepara para la independencia y para nuestra conciencia sexual emergente. Adán y Eva eran como niños que no estaban preparados para nada de eso. En aquel tiempo, Dios les habría dejado comer del árbol, pero no era el momento. Ellos no estaban listos. Así como las niñas de ocho años no debieran tener bebés y los niños de ocho años no debieran estar conduciendo un Saabs por la avenida, Adán y Eva no tenían ningún derecho a comer del árbol prohibido. Esa es una Teoría. Cualquiera que haya sido la razón de Dios en prohibir ese fruto, la primera pareja de la humanidad fue engañada al comerlo. Una serpiente que hablaba—identificada en el Nuevo Testamento como el diablo—le aseguró a Eva: «No moriréis, sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal» (Génesis 3.4-5).

Eva echó un fuerte y largo vistazo al fruto. De seguro parecía ser sabroso. Entonces ella mordió un poco, y después le dio un poco a Adán, quien también comió.

Se percataron de que algo vino sobre ellos ya que de repente se dieron cuenta que estaban desnudos. Así que se hicieron ropas con hojas. Es una lástima que la mayoría de nosotros no leamos hebreo, la lengua original del Antiguo Testamento. Nos perdemos de mucho simbolismo sutil y de entretenidos juegos de palabras. Los lectores de tiempos antiguos se habrán reído fuertemente con los juegos de palabras. Adán y Eva querían ser tan inteligentes como Dios, ellos desearon ser «astutos» pero terminaron «desnudos».

Algunos de nosotros tenemos pesadillas como estas. Estamos de pie frente a una multitud de dignatarios arrogantes en lugares de gran honor, y descubrimos, para nuestro horror, que estamos desnudos como pájaros desplumados. Si tenemos suerte, tal vez tengamos una cartera, porque sabríamos como usarla en esa situación.

Adán y Eva usaron hojas grandes, de casi un pie de largo con forma de aletas que pertenecían a los árboles más grandes de Medio Oriente. Ante los ojos de Dios, ellos estaban demasiado vestidos, ya que estar vestidos de cualquier manera significaba que tenían más para esconder que las partes del cuerpo.


ADIÓS EDÉN, ADIÓS DIOS

«La caída» es como muchos llaman al pecado de Adán y Eva. Su mundo se derrumbó. Algunos políticos y altos ejecutivos de negocios involucrados en escándalos han llevado a la ruina sus carreras, han deshonrado a su familia y han devastado su salud. Pero solo produjeron una pequeña ola en una laguna comparada con la ola del tamaño del Kilimanjaro que Adán y Eva causaron en el planeta.

En el principio, Dios creó. Más tarde, Adán y Eva redecoraron. Lo que ellos hicieron, no obstante, no fue más que una imperfección, como el de hacerle un tatuaje a la obra maestra de Dios o hacerle un graffiti con un spray a las grandes murallas del Gran Cañón del Colorado.

Adán y Eva no solo afearon sus vidas sino que dejaron feo al mundo entero.


El pecado que dañó la creación

Las Teorías no llegan muy lejos tratando de dar sentido a cómo el pecado de Adán y Eva cambió la buena creación de Dios para peor y cómo su tendencia pecaminosa parecía pasar efectivamente de generación en generación perpetuando el daño.

Algunos teólogos especulan que tal vez hay algo genético acerca de este «pecado original» o «naturaleza pecaminosa». Otros declaran que esto no tiene sentido, argumentando que si el problema fuera físico, algún día podríamos solucionarlo nosotros mismos. Ellos insisten en que es un problema espiritual, que afecta el mundo físico y solo Dios lo puede solucionar.

Esto es ciertamente claro: El mundo utópico del que la Biblia habla, existía antes de la fiesta que tuvieron con el fruto prohibido y no se compara al mundo que se describe después; el mundo que nosotros conocemos. Como sea, Adán y Eva, nos han pasado una cierta forma de naturaleza pecaminosa mística que nos conecta con su origen, cada uno de nosotros pecó en sí mismo. En gran manera.

El argumento de la Biblia trata de Dios obrando para restaurar su buena creación y vencer al pecado. Él limpió el mundo pecaminoso con un diluvio, salvando a la familia de un hombre justo, Noé. De los ancestros de Noé el escogió al justo Abraham para convertirse en el padre de una nación devota a Él, una nación con el deseo de servir como modelo de bondad al resto del mundo. De esa nación vino su propio hijo, Jesús, «que quita el pecado del mundo»—al menos para aquellos que crean en Él (Juan 1.29; 16.8-9). Al final, Dios promete que vamos a ver «un cielo nuevo y una tierra nueva ... la presencia de Dios está con nosotros y el morará con ellos; y ellos serán su pueblo ... ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron» (Apocalipsis 21.1, 3-4).

De la misma forma que Dios caminaba en el paraíso con Adán y Eva, vendrá el tiempo cuando Él caminará con su pueblo nuevamente. Su creación estará restaurada, el pecado y su efecto doloroso se habrán ido.


Arrojados del Edén

Antes de deportar a Adán y Eva del paraíso, Dios arregló para la pareja que cambiaran las hojas que llevaban como ropas por piel de animal. Esta es la primera vez que la Biblia habla de la muerte de los animales debido al pecado del hombre. Tal vez un antecesor del sacrificio a los animales que estaba aún por venir.

«He aquí el hombre es como uno de nosotros». Dios dijo. «Sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre» (Génesis 3.22). A Adán y Eva aparentemente se les había permitido comer de este árbol, hasta ahora. Pero para impedir que vivan para siempre, «Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado» (v. 23).


Relación íntima con Dios

Peor que perder el Edén, Adán y Eva perdieron a Dios. En ningún lugar de la historia antigua de Israel preservada en la Biblia hay alguien que busque el Edén o que esté en búsqueda del lugar perfecto para vivir, pero en la historia de Israel, el Pueblo de Dios nunca para de buscar a Dios. Ellos le buscan en el centro de adoración nacional. Buscaban la guía por medio de sus profetas, sacerdotes y sus sagradas escrituras. Le llaman en oración.

Aún hoy, el pueblo de Dios todavía le busca. Pero ahora lo hacen con una promesa de su hijo, Jesús: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá» (Mateo 7.7). Relación restaurada.

Lo que sigue: caminar en el paraíso. Antes «caminar en el paraíso», como sea, debemos vivir con el resultado de la consecuencia del pecado de esta primer pareja.


La sentencia de la mujer

Dios impuso la consecuencia que la pareja trajo sobre sí misma, empezando con Eva.

«Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti» (Génesis 3.16).

La palabra «dolor» raramente está en la Biblia y pareciera significar algo más que dolor físico. Otras palabras de la misma raíz son traducidas como preocupación, agonía y pena. Incluso en nuestro mundo moderno atado a los medicamentos, con cuidado medicinal de alta tecnología, el embarazo es todo eso más el dolor físico.

La sentencia que Dios agrega sobre la mujer, que la misma sería gobernada por el hombre, es un debate lo bastante caliente como para hornear ladrillos que después podríamos arrojar.

Algunos argumentan que las mujeres deben obedecer a sus maridos, así como un esclavo obedece a su amo. «Solo hazlo».

Pero en el contexto del nacimiento de niños, es la provisión de Dios para continuar la especie después de que la muerte haya entrado a la tierra, otros argumentan que el dominio del hombre se debe a un deseo de la mujer de tener niños. Este poderoso deseo la pone a la mujer en una posición como para ser dominada por su esposo, quien puede o no compartir el mismo deseo de tener una familia.

Pero este no fue el plan original de Dios, el plan se distorsionó por el pecado. Dios creó a Eva como la ayuda de Adán (Génesis 2.18). La Palabra hebrea también significa «Compañera» o «Pareja». Es una palabra usada para describir a Dios: «Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es Él» (Salmo 33.20).

Eva no era de más ayuda para Adán que lo que Dios era para Israel. Ellos trabajaban juntos en una relación sana hasta que el pecado se interpuso en el camino.


La sentencia del hombre

«Por cuando obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol del que te mandé diciendo: No comerás de él». Dios le dijo a Adán: «maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida» (Génesis 3.17).

Los campesinos saben muy bien que las malezas y las espinas crecen mejor que los cultivos, necesitas podar un cultivo para que pueda crecer mientras que las malezas no necesitan de ningún incentivo. Ellas vienen a mirar la poda y se entretienen estrangulando al cultivo cuando los campesinos dan vuelta las espaldas.


De regreso al polvo

«Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2.17).

Algunos estudiosos dicen que Dios no estaba hablando de muerte física, ya que Adán vivió hasta la madura edad de 930 años. Ellos argumentan que Dios estaba hablando de muerte espiritual, separación de Dios, un poco como la inmolación que el rey Saúl experimento más tarde cuando Dios lo rechazó. El profeta Samuel se negó a reencontrarse con Saúl, ya que para él, Saúl estaba muerto (1 Samuel 15.35).

No obstante, muchos estudiosos ven a la muerte física como la amenaza de Dios, y ciertamente es la sentencia que Dios impuso más tarde a Adán y Eva: «hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás» (Génesis 3.19). Es posible, decía este estudioso, que Dios quisiera que la humanidad viva para siempre, disfrutando el fruto del árbol de la vida, pero el pecado lo cambió todo, El apóstol Pablo más tarde escribió: «Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron» (Romanos 5.12).

Pero Dios comenzó a trabajar en su plan. «Así que, por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida» (v. 18).

¿Qué es la «vida verdadera»? Jesús lo hizo tan obvio como un trozo de fruta colgando de un árbol jamás olvidado: «De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna» (Juan 5.24).

Adán y Eva cometieron el error más necio de la historia. Pero no hay nada que Dios no pueda arreglar.


NINGUNA PREGUNTA ES NECIA

1. Los expertos de la Biblia solo suponen cuando se trata del por qué Dios no quiso que Adán y Eva comieran del fruto prohibido. Algunos piensan que la pareja no era lo suficientemente madura, y que Dios los iba a dejar comer una vez que estuvieran listos para hacerlo. ¿Qué es lo que tú piensas al respecto?

2. Adán y Eva sabían que era algo malo comer del fruto, pero lo hicieron de todas formas. Los humanos desde entonces continuamos haciendo lo mismo; ellos saben que algo está mal, pero lo hacen de todas formas. ¿Por qué piensas que las personas continúan haciéndolo? ¿Será el pecado de Adán y Eva, el que reprogramó a la humanidad, inclinándola para que se desvíe hacia el pecado? Si es así, ¿por qué algunas personas se pueden reprogramar, para poder orientarse hacia Dios y su bondad?

3. Si pudieras hablar con el mismo muchacho de la historia «Saber cuando decir que no», ¿qué le dirías? ¿Qué le dirías a la muchacha? Con lo que sabes de los adolescentes cristianos de hoy en día, ¿Qué acción refleja al típico cristiano, la acción del muchacho o la de la muchacha? ¿Estás de acuerdo en que la actitud del muchacho es una clara evidencia de que el plan de Dios en reclamar su creación y dominar el pecado está funcionando?

4. Una de las consecuencias de la caída es que las mujeres fueron dominadas por los hombres. ¿Es esa una razón adecuada para que el marido imponga su voluntad a su esposa, e insistir que él es el sostén de la casa? O ¿Es la conexión que tiene esa consecuencia con el pecado una razón para hacer lo contrario, y tratar a nuestras esposas de igual a igual? Pablo aconseja a esposas y esposos que se sometan entre ellos. ¿En qué punto la sumisión tiene que terminar, cuándo un hombre o una mujer debe imponer su voluntar?

5. «Vivir para siempre» habla sobre las personas teniendo un «sentido innato» de inmortalidad. ¿Tienes un sentido al nivel de tus instintos que te asegure que fuiste creado para vivir para siempre? ¿Qué sobre la historia de la amiga moribunda del doctor Paul Brand, quien tuvo una visión de Jesús antes de morir? ¿Qué piensas de historias como esas?

CHAPTER 2

David

Él reinó israel como un león, Pero gobernó su casa como un pato quebrantado.


En los tiempos machistas de la Biblia, en donde los hombres eran hombres y todo lo demás era algo digno de compasión, una de las escenas de la Biblia más patética fue la de un hombre llorando por su esposa.

El hecho de llorar no fue lo peor. Él se pegó a su espalda como un perro llorón abandonado mientras que ella entraba a la casa de su nuevo marido: el rey David, ya casado con otras seis mujeres por lo menos. La mujer con el marido llorón aparentemente no se quería ir más de lo que su marido quería que ella se fuera. Pero David insistió. Fue una de las primeras de muchas decisiones increíblemente necias sobre la familia que tomó David. Decisiones que produjeron odio, violación, rebeldía y muerte en toda la familia.

Él gobernó Medio Oriente como un león, pero gobernó su casa como un pato quebrantado.

Esperábamos más del más grande rey de Israel:

• Un joven pastor que Dios escogió con su mano para liderar a Israel, David tenía un corazón como el de Dios.

• Un joven valiente que mató a leones y osos para proteger a su rebaño, y luego protegió a su nación venciendo en combate a un filisteo gigante que ningún soldado israelita tenía el coraje de enfrentar.

• Un músico dotado que con la tonada suave de su arpa calmaba a su problemático rey.

• Un poeta profundo quien escribió salmos que se siguen recitando tres mil años después.

• Un guerrero astuto quien no solo atemorizó a los filisteos, quienes mantuvieron oprimidos a los israelitas por siglos, pero quien también venció a todos los enemigos vecinos de Israel, asegurando los límites.

• Un político experimentado quien unió a una dividida coalición de tribus familiares transformándola en el súper poder del Medio Oriente que nadie quería provocar.


Este fue el hombre, el más venerado de los reyes de Israel por miles de años, quien con la punta de su espada introdujo a la nación judía a su única era dorada de prosperidad, poder y prestigio.

Un reino glorioso pero una familia conocida por sus faltas.


CÓMO NO SEDUCIR A UNA MUJER

La mujer que David ordenó que viniera a su casa era su ex esposa: La princesa Mical, una de las hijas del rey Saúl.

Ella lo había amado antes y aun lo ayudó a escapar de los asesinos que su padre envió a su casa para matarlo debido a sus celos enfermizos. Por lo que le competía a Saúl, un rey no debía pararse en la sombra de nadie, menos aun en la fama del yerno, matador de gigantes. Mical detuvo a los asesinos lo suficiente para que David se escapara y empezara su nueva vida como fugitivo, un pastor de corderos.

Mical también comenzó una nueva vida, aunque probablemente no de su propia elección. En esa era machista, los padres decidían con quienes se casarían sus hijas. Saúl la había entregado a David a cambio del prepucio de cien filisteos, un precio que Saúl pensó que David no podría pagar y moriría al intentarlo. Ahora con David en fuga y muerto si volvía, Saúl anuló el matrimonio y entregó a Mical a otro hombre: Paltiel, hijo de Lais.


(Continues...)

Excerpted from Grandes Necios De La Biblia by Steven Miller. Copyright © 2005 Editorial Caribe, Inc.. Excerpted by permission of Caribe - Betania.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Introducción, 7,
1. Adán y Eva, 9,
2. David, 21,
3. Esaú, 33,
4. Amán, 49,
5. Ofni y Finees, 59,
6. Jonás, 69,
7. Jefté, 79,
8. Jezabel, 89,
9. Judas el Iscariote, 101,
10. El faraón del Éxodo, 113,
11. Nabal, 125,
12. Sansón, 135,
13. Salomón, 145,
Acerca del autor, 159,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)