Hitler ganó la guerra

( 1 )

Overview

Quien piense que muchos de los enormes problemas del mundo comenzarían a solucionarse si cambia el presidente de los Estados Unidos, se equivoca gravemente. El presidente actual no es otra cosa que la "punta del iceberg" de una complicada estructura de poder, urdida cuidadosamente durante mucho tiempo por una reducida élite de clanes familiares muy ricos, verdaderos propietarios en las sombras del petróleo, la banca, los laboratorios, las empresas de armas, las universidades y los medios de comunicación más ...
See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (1) from $99.49   
  • Used (1) from $99.49   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$99.49
Seller since 2014

Feedback rating:

(279)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

Good
Possible retired library copy, some have markings or writing. May or may not include accessories such as CD or access codes.

Ships from: Chatham, NJ

Usually ships in 1-2 business days

  • Canadian
  • International
  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
  • Express, 48 States
  • Express (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

Quien piense que muchos de los enormes problemas del mundo comenzarían a solucionarse si cambia el presidente de los Estados Unidos, se equivoca gravemente. El presidente actual no es otra cosa que la "punta del iceberg" de una complicada estructura de poder, urdida cuidadosamente durante mucho tiempo por una reducida élite de clanes familiares muy ricos, verdaderos propietarios en las sombras del petróleo, la banca, los laboratorios, las empresas de armas, las universidades y los medios de comunicación más importantes del mundo, entre otros sectores.

Se trata nada menos de quienes antes y durante la Segunda Guerra Mundial financiaron a Hitler para que tomara el poder y se armara, proveyeron de materiales básicos al Tercer Reich, fomentaron el ideario racista del Führer y encaramaron a la maquinaria nazi en Alemania.

En este volumen, el lector podrá enterarse de cómo esta poderosa élite, en cuyo núcleo se esconden antiguas sociedades secretas, coloca, desde hace muchísimos años, a los presidentes de los Estados Unidos como marionetas y corrompe hasta sus cimientos la base misma de los partidos republicano y demócrata. También verá cómo manipula las democracias del mundo, utiliza las principales universidades norteamericanas y a sus intelectuales generando la ilusión de progreso científico a través de puro ideologismo falso y manipula los medios de comunicación para que las masas y las clases medias no se enteren de lo que realmente ocurre. Bajo esta nueva luz incluso los atentados del 11 de septiembre de 2001 adquieren una lectura diferente.

Escalofriante, revelador, sólidamente fundamentado, Hitler ganó la guerra llevará a sus lectores a descubrir conexiones antes impensadas entre hechos del pasado o del presente.

Read More Show Less

Editorial Reviews

Daniel Della Costa ----Diario La Nación
Los que manejan los hilos del mundo: HITLER GANO LA GUERRA

Así como Pablo de Tarso fue alcanzado por la revelación camino de Damasco, Walter Graziano experimentó la suya de un modo más acorde con los tiempos que corren: al asistir, en el cine, a la proyección del film Una mente brillante, en el que se narra la vida del matemático John Nash, premio Nobel de Economía de 1994 por sus descubrimientos acerca de la Teoría de los Juegos. Graziano, que es economista (en un libro anterior, Las siete plagas de la Argentina, la emprendió contra los economistas canónicos de nuestro país), sólo entonces advirtió que Nash, hace más de medio siglo, había elaborado una teoría que contradice la base de toda la teoría económica, esto es, la trazada por Adam Smith. En efecto, mientras que en La riqueza de las naciones se sostiene que el máximo de bienestar general se logra cuando cada individuo persigue en forma egoísta su bienestar individual, Nash sostuvo que una sociedad maximiza su nivel de bienestar cuando cada uno de sus individuos acciona a favor de su propio bienestar, pero sin perder de vista el del resto de los integrantes del grupo.

A partir de allí Graziano comienza a atar cabos, descubrir connivencias y complicidades y concluye que existe una suerte de suprainteligencia internacional a través de la cual los poderosos de la Tierra (los dueños del petróleo, de las universidades más prestigiosas, de los medios de información, de los bancos y de las fábricas de armas) manejan los hilos de casi todo lo que ocurre bajo estos cielos. Y sostiene que los mismos que dictan las ideologías que convienen a sus intereses --promoviendo las teorías de Adam Smith, Friedman y Lucas, por ejemplo, y barriendo bajo la alfombra la de Nash-- son los que apoyaron y financiaron a Hitler en su momento, negociaron hasta ayer con Ben Ladden y hoy secundan a George W. Bush en sus aventurados emprendimientos militares en el Medio Oriente y en Afganistán.

Por las 230 páginas de Hitler ganó la guerra (título un tanto marketinero), desfilan las organizaciones que constituyen el deus ex machina de ese vasto escenario mundial: el Council on Foreign Relations (CFR), cuyo presidente es David Rockefeller, el grupo Bilderberg, la Trilateral y, naturalmente, también otras organizaciones más conocidas a nivel popular, como el FBI y la CIA, de cuya influencia no habría podido escapar ninguno de los grandes acontecimientos mundiales del pasado siglo y de éste, desde la Segunda Guerra mundial hasta la invasión de Irak, pasando por el asesinato de Kennedy, la guerra de Vietnam, la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética.

Las pruebas que ofrece Graziano parecen abrumadoras y así las siente el lector. La historia, así contada, se convierte en una vastísima e invencible conspiración, cuya llave tienen unas pocas pero firmes manos. Algo así como estar viviendo en un mundo creado por George Orwell y Stephen King, del que nadie podría escapar. Sin embargo, y a pesar de lo convincente de los datos aportados, cuesta creer que el atentado a las Torres Gemelas, por ejemplo, pueda haber formado parte de esta conspiración, así como que la CIA, y no la propia ineficiencia y anquilosamiento de su régimen económico y político, haya tenido influencia decisiva en la caída de la URSS.

Daniel Della Costa
Reseáa publicada en el Suplemento Cultura del diario La Nación del 25 de abril de 2004.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781400099498
  • Publisher: RH Espanol
  • Publication date: 7/28/2004
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 234
  • Product dimensions: 6.14 (w) x 8.52 (h) x 0.65 (d)

Meet the Author

Walter Graziano naci&ioacute; en 1960 en Argentina. Se graduó de economista en la Universidad de Buenos Aires. Hasta 1988 fue funcionario del Banco Central y recibió becas de estudio del Gobierno Italiano y del Fondo Monetario Internacional para estudiar en Nápoles y Washington DC. Desde 1988 colaboró con medios gráficos y audiovisuales argentinos en forma simultánea a su profesión de consultor económico. En 1990 publicó Historia de dos hiperinflaciones y, en 2001, Las siete plagas de la Argentina, libro que preanunció la debacle económica y política de su país. Desde 2001 Graziano se encuentra abocado full time a los temas de esta obra, sus antecedentes históricos y cuestiones colaterales.
Read More Show Less

Read an Excerpt

Cuando Fukuyama, durante la presidencia de Bush padre, hablaba del final de la historia, en realidad se refería a un estadio del capitalismo, que deseaba como permanente, por medio del cual las corporaciones ejercían realmente el poder en la Tierra y los Estados nacionales quedarían reducidos a simples carcasas, referencias semivacías de contenido.

En un mundo de esas características, existirían simplemente dos clases sociales: la que controla y dirige las corporaciones y la que trabaja para ellas (...).

En un libro de reciente aparición, El poder en la sombra. Las grandes corporaciones y la usurpación de la democracia, Noreena Herz nos advierte acerca del alarmante avance de este proceso en el mundo. Cita, por ejemplo, que de las cien mayores economías del mundo sólo 49 son Estados-nación mientras que 51 son empresas. Cuando Bush padre hablaba frecuentemente acerca de que la humanidad se estaba aproximando a un "nuevo orden mundial", sabía perfectamente a lo que se refería. Cuando Gorbachov, todavía en el poder en la ex Unión Soviética, le contestaba que para que "un nuevo orden mundial fuera posible, Estados Unidos debía previamente ayudar a la URSS", también sabía perfectamente bien de lo que estaba hablando. La inscripción que figura en el billete de un dólar ("Novus Ordo Seclorum": Nuevo Orden de los Siglos), introducida a pedido de Franklin Delano Roosevelt (primo lejano de los Bush), no sería sólo un capricho de un presidente ni algo casual (La pirámide con el "ojo que todo lo mira" tampoco es un símbolo al azar. Es extraño que pocos se pregunten qué hace un símbolo esotérico en el reverso del billete de un dólar)

Read More Show Less

Table of Contents

Prólogo

1. NASH: LA PUNTA DEL OVILLO

2. EL PROBLEMA DEL PETRÓLEO
Haciendo un poco de historia
Energía y Poder
Muy cerca del techo
Mirando para otro lado
¿Un Mundo Feliz?

3. 11 DE SEPTIEMBRE Y EL MITO DE LAS GUERRAS JUSTIFICADAS
Treinta Dineros
Osama en la era de Clinton
En el Nombre del Padre de Bush
George de Arabia

4. LA DINASTÍA BUSH, CLINTON Y CÍA.
Poppy
Prescott ("Gampy"), el Socio de Hitler
Clinton, el socio del silencio
Billy the Kid

5. EL GOBIERNO DEL MUNDO: EL CFR
El Poder en el Mundo: El enigmático CFR
Bilderberg y la Comisión Trilateral
El Rol de los Intelectuales
El Nuevo Orden Mundial

6. MECANISMOS DE CONTROL
La CIA y el FBI
La guerra de Vietnam
La CIA y el Vaticano
La CIA en las Universidades
Los Organismos Internacionales

7. PODER Y SOCIEDADES SECRETAS
La Orden
Nociones de Hegel
El Origen de La Orden
Thule Gemeinschaft

Palabras finales
La Bomba de Tiempo de Wall Street

Read More Show Less

First Chapter

Prólogo

Apenas comencé a realizar las investigaciones preliminares para escribir este libro, caí en la cuenta de que la vastedad del tema me imponía la necesidad de encontrar colaboradores. Por lo tanto, decidí contratar a estudiantes y graduados en disciplinas humanísticas.

Una de las primeras personas que acudieron a las entrevistas de trabajo era una licenciada en historia, recién graduada, con excelentes calificaciones. A través del diálogo inicial, pude entrever la sólida formación histórica y cultural que poseía para este trabajo. Se trataba además de una persona con otras cualidades: inteligencia y sagacidad.

Resolví, entonces, tomarle la real prueba de fuego. Le acerqué una información de las muchas que el lector va a encontrar en este libro. La recién graduada comenzó a leerla en silencio. Mientras tanto, yo la observaba, y veía cómo se iba sonrojando y los ojos se le entornaban, no sé si de furia o de incredulidad. Cuando terminó la lectura del texto me miró. Con voz entrecortada, y un poco mareada, defendió lo que hace instantes consideraba un saber poco menos que inexpugnable: "La historia no debe escribirse hasta mucho tiempo después de que ocurran los acontecimientos", dijo con el tono de una lección aprendida de memoria.

Opté entonces por acercarle más información, más abundante en datos. Esta vez se puso lívida. Ensayó una respuesta menos estructurada, pero aún se defendía de lo que bien podía considerar tan horroroso como incongruente con respecto a lo que le habían enseñado años y años. Ante tal tibia defensa, opté por presentarle más material. Se rindió, y sólo dijo: "Si eso es verdad, ya no sé qué pensar".

Le expliqué, entonces, que el concepto de que era necesario dejar pasar bastante tiempo antes de escribir la historia era aplicable a la época en que la tecnología hacía imposible escribirla con buena dosis de rapidez y exactitud. Obviamente Heródoto debió tardar mucho tiempo en juntar el material para su obra. No es de esperar que Suetonio tuviera al alcance de la mano la información para escribir la vida de doce césares. Pero ya en nuestros días algo había comenzado a cambiar: Arnold Toynbee y Paul Johnson estaban escribiendo historia (posiblemente muy sesgada, pero una versión de la historia, al fin) en forma casi simultánea con los propios sucesos. Es comprensible: los medios de comunicación y el rápido acceso al tipo de información que ellos brindan lo hacen posible.

Con el rápido desarrollo de la red global, quizás en poco tiempo más surjan los primeros historiadores que puedan escribir la historia en forma simultánea a la propia sucesión de hechos considerados como históricos. Y hasta incluso sería posible que aparezcan los primeros futurólogos realmente serios. A través de la red se puede acceder con escaso costo y sin demora a cualquier tipo de información, de toda índole, que cualquier individuo del mundo haya deseado conseguir. Sea verdadera o falsa, se trata de información sin ningún tipo de censura directa ni indirecta. Esta última es peor aún que la primera ya que pasa inadvertida y es ejercida por las líneas editoriales y estrategias de los megamedios de comunicación.

La red no sólo ha posibilitado el libre acceso a la información. También permite comprar a distancia cualquier libro editado en cualquier lugar del mundo, nuevo o usado, y tenerlo en casa en menos de una semana, sin innecesarias demoras en preguntas por ediciones agotadas en librerías físicamente lejanas entre sí. También permite el acceso a variados resúmenes de textos, de todas las tendencias, e incluso a comentarios de lectores anteriores, los que en buena medida pueden ayudar a ganar tiempo. Como siempre me gusta repetir: el tiempo es un bien aún mucho más escaso que el dinero. El dinero puede ir y venir. El tiempo, en cambio, sólo va...

Gracias a la red, ya están apareciendo los primeros historiadores on-line. Y si bien mucha de la información que aparece en la red puede ser falsa o inexacta, con frecuencia lo es menos que la que se ha publicado en muchísimos libros, o que la que aparece a diario en los megamedios de comunicación. La ventaja que nos ofrece la red, sea porque nos brinda información directamente, sea porque nos permite un rápido acceso para ubicar y comprar en sólo segundos libros que nos podría costar años conseguir, es la posibilidad de escribir sobre el presente, y conocerlo, con incontables elementos adicionales de información.

Es posible que esto provoque muy beneficiosos efectos en poco tiempo más. Es probable que las poblaciones de muchos países se enteren mucho antes, mientras están en condiciones de hacer algo al respecto, de tretas de engaño colectivo, psicópatas en los más altos cargos del poder, ambiciosos planes de dominio global, etcétera.

Este libro no se hubiera podido escribir hace cincuenta años. Ni siquiera hace diez. La muchacha graduada en historia arriba mencionada habría tenido, en ese caso, razón. Pero hoy las cosas han cambiado. Tenemos acceso a infinitos elementos más de información. Si no los usáramos por prejuicios o frases hechas al estilo de que "la historia necesita mucho tiempo para escribirse" le estaríamos haciendo el juego a los personajes más oscuros: los que desean que la realidad se escriba de la manera que más les conviene. Muchas veces se trata precisamente de los personajes con más recursos para intentar "borrar" de la memoria colectiva informaciones que pueden llegar a comprometerlos. Ésta es una muy vieja costumbre utilizada por tiranos en todas las épocas. Se cuenta que los más sanguinarios emperadores romanos tenían historiadores oficiales. Éstos escribían loas a atroces emperadores y a su acción de gobierno. Sólo muchas décadas más tarde, cuando ya todos los protagonistas estaban muertos, Tácito y Suetonio pudieron poner las cosas en su lugar y colocar a personajes como Tiberio, Calígula y Nerón en el lugar que se merecían: en el panteón de los más siniestros y perversos emperadores que se recuerden. Sin embargo, muchos de los ciudadanos romanos contemporáneos de ellos murieron sin saber cuántos de sus males, miserias y hasta sus propias muertes diarias se debían a los propios emperadores y su sistema de censura y manipulación de la prensa y la historia. En el propio Imperio Romano se tardó más de sesenta años para que se conocieran acabadamente quiénes habían sido esos tres emperadores.

Que lo mismo no ocurra con nosotros. Gracias a la red, ello ahora es posible. Pero que nos libremos de los problemas depende de nosotros, de una participación activa. En las próximas páginas comenzará a quedar claro por qué.

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 5
( 1 )
Rating Distribution

5 Star

(1)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing 1 Customer Reviews
  • Anonymous

    Posted July 27, 2004

    Thought provoking. Revealing

    Very very very ...interesting book, but I wonder how Graziano could explain the 03/11 Madrid Attack that Al Qaeda mentioned of its own authority: again they were CIA and Bush?

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
Sort by: Showing 1 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)