Introduccion a Martin Lutero

Overview

Explores the formation and teachings of Martin Luther, examining his life, his times, and his writings
Read More Show Less
... See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (2) from $12.22   
  • New (1) from $12.22   
  • Used (1) from $12.22   
Sending request ...

Overview

Explores the formation and teachings of Martin Luther, examining his life, his times, and his writings
Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780687740918
  • Publisher: Abingdon Press
  • Publication date: 11/1/2007
  • Product dimensions: 5.90 (w) x 8.90 (h) x 0.50 (d)

Meet the Author

The Asociación para la Educación Teológica Hispana (AETH) exists to stimulate dialogue and collaboration among theological educators, administrators of institutions for ministerial formation, and Christian ministerial students in the United States, Canada and Puerto Rico.

La Asociación para la Educación Teológica Hispana (AETH) existe para fomentar el diálogo y la colaboración entre educadores teológicos, administradores de escuelas de formación ministerial y estudiantes para el ministerio cristiano en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico.

Read More Show Less

First Chapter

Introduccion a la Vida y Teologia de Martin Lutero AETH

An Introduction to the Life and Theology of Martin Luther Spanish

Abingdon Press

Copyright © 2008 The United Methodist Publishing House
All right reserved.

ISBN: 978-0-687-74091-8


Chapter One

Lutero en el contexto de su mundo

Frecuentemente se interpreta a quienes han hecho impacto en la historia como héroes y madrinas en un cuento de hadas o como ogros. Otras veces se les lee fuera de su contexto y de su mundo, y se usan como trampolín para agendas personales. Lutero no es diferente. Se le ha elogiado como héroe de la libertad humana o degradado por su influencia opresora contra los judíos y los pobres. Se le ha tomado como defensor de los valores bíblicos o como primera chispa en la tendencia de interpretar la realidad humana desde una perspectiva realista y secular. No nos olvidemos que los genios alemanes de Nietzche y Marx nacieron en la cuna del luteranismo. Pero todo ser humano debe leerse dentro del contexto de su mundo y sus tiempos para comenzar a entenderlo. Por eso es imprescindible señalar ciertos datos sobre los tiempos en que Lutero vivió.

Lutero nació el 10 de noviembre de 1483. Era una época cuando la autoridad unilateral de la iglesia comenzaba a ponerse en duda; y cuando algunos fieles como Copérnico y Galileo contradecían la autoridad teológica de la iglesia al afirmar que el sol y los planetas giraban alrededor de la tierra. Aunque el mismo Lutero se reía de las teorías de Copérnico, sí usó también la razón como uno de sus aliados para cuestionar la autoridad de la iglesia. Debemos aquí recordar la respuesta que Lutero les ofreció a sus acusadores en la dieta de Worms: "A menos que me convenza con las Escrituras y verdadera razón.... No puedo retractarme y no me retractaré de nada." Lutero veía en el uso correcto de la razón un verdadero servicio a Dios y a las Sagradas Escrituras.

Cuando Lutero tenía diez años, Cristóbal Colón y toda Europa se percataron que ellos no eran los únicos pueblos o tierras que habitaban en el mundo. Esta nueva realidad proveyó un ímpetu para considerar nuevas posibilidades y aventuras. El mundo abarcaba mucho más que la realidad del antiguo mundo europeo, aunque los europeos mismos se consideraban los supremos dueños de esas nuevas tierras y posibilidades. Así y todo, en la cuna europea había desde entonces una apertura a nuevas posibilidades y un nuevo modo de pensar que añoraba mucho más que lo dictado por el clero y sus tradiciones. De aquí parte el florecer del Renacimiento.

Lutero nació durante el Renacimiento. El Renacimiento fue su aliado a la vez que su enemigo. El estudiar la cultura griega y sus valores llevó la iglesia a valorar los estudios de la literatura antigua y reconsiderar las fuentes bíblicas. Pero también la valoración de la estética del Renacimiento llevó la iglesia a grandes excesos. El Renacimiento fue aclamado principalmente en las cortes reales. La sangre azul surgió como patrón de la cultura clásica griega y romana. Los papas y sus obispos llegaron a ser imitadores de los monarcas. Los príncipes de la iglesia se obsesionaron por la arquitectura ostentosa de sus nuevos templos. Se daban mayormente a las pompas y ceremonias más ostentosas. Cayeron así cautivos de un estilo de vida más alla que su economía les permitía. Consecuentemente se encontraban hambrientos y muy necesitados del dinero y de los tesoros que les permitían vivir esa vida exagerada. Para eso necesitaban que sus feligreses contribuyeran en gran manera a sus excesos.

El Papa León X, quién reinaba al comienzo de la Reforma alemana (1513-21), también fue un amante del arte renacentista. En este sentido, tuvo un intenso deseo de dejar su huella en la iglesia. Para ello se propuso terminar de construir la Basílica de San Pedro en Roma. Con el fin de sostener los altos costos que demandaba la administración de la Iglesia, y a la vez la terminación de la construcción de la Basílica de San Pedro, recurrió a la venta de indulgencias.

En realidad las indulgencias no eran nada nuevo en la Edad Media. La iglesia medieval había creado este instrumento en conexión con la doctrina del purgatorio y el sacramento de la penitencia. La absolución del sacerdote se dividió en dos partes. Una parte es el perdón divino de los pecados luego de cumplir con la llamada satisfacción. La segunda parte incluía el perdón temporal de los pecados en el purgatorio antes de ingresar al cielo. Si la persona cristiana no tenía suficiente tiempo en esta vida para realizar la satisfacción por sus pecados tendría que pasar cierto número de años en el purgatorio, y una vez cumplida su satisfacción, su castigo temporal, podría gozar de las delicias celestiales. El sacramento de la penitencia dictaba que el pecador tenía que mostrar su arrepentimiento al hacer ciertas obras que indicaran en esta vida temporal que estaba genuinamente arrepentido de sus pecados. La doctrina católico romana hace alusión a 1 Juan 2:2 "[Jesucristo] es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo". Este texto es solamente uno de los que sirven de fundamento para afirmar que Dios ha otorgado a la Iglesia a través del "Oficio de las Llaves" el derecho a perdonar la penitencia o castigo temporal de los pecados. Otro de los pasajes bíblicos asociados con la enseñanza medieval sobre las implicaciones del sacramento de la penitencia y en particular con las indulgencias es la historia de Zaqueo, cuando éste declaró su arrepentimiento a través del deseo de pagar más por lo que había tomado indebidamente (Lucas 19:8). La enseñanza medieval sostenía que una vez cumplida la acción satisfactoria que mostraba el arrepentimiento del pecador, la absolución declarada por el sacerdote adquiría su vigencia. La absolución mientras tanto estaba condicionada a la ejecución de la satisfacción o pago temporal por los pecados. La teoría de las indulgencias, conectada con la parte de la satisfacción temporal, fue articulada por el teólogo franciscano Alejandro de Hales (1180-1245), quien afirmaba que en el cielo existía un cofre de tesoros donde se encontraban las obras supererogatorias o superabundantes de Jesucristo y de los santos. En esta teoría, ese tesoro de méritos incluía los que Jesucristo ganó durante su vida, pero sobre todo en la obediencia en la cruz. Es decir, Jesús sobrepasó por mucho el pago o las expectativas de Dios Padre para lograr el perdón de toda la humanidad. Además, el tesoro de los méritos contaba también con las buenas obras superrogatorias de los santos, las cuales hacían que el cofre del tesoro celestial rebosara de buenas obras. Este era el tesoro con el que contaba la iglesia. El Papa, por ser el sucesor de Pedro, administraba este tesoro. La aplicación práctica para la iglesia era que el Papa podía disponer del tesoro de los méritos para cubrir la parte del sacramento de la penitencia que corresponde a la satisfacción de los pecadores. Desde luego, la indulgencia o perdón temporal fue el instrumento que la Iglesia creó para cubrir antes de llegar al purgatorio la obligación de las obras de satisfacción. La indulgencia generalmente se obtenía mediante la "donación" de dinero o de ciertos beneficios para los sacerdotes, los obispos, y al resto de la jerarquía eclesiástica, y en ocasiones para los gobernantes seculares.

A lo largo de la Edad Media, la iglesia emitió varios tipos de indulgencias. Había indulgencias para individuos, parroquias, ciudades, regiones, etc. La iglesia y los beneficiarios de las indulgencias obtuvieron buenos ingresos a cambio de ellas. Más cerca al tiempo del movimiento de la Reforma de Lutero en la Sajonia Electoral, hay que indicar que el mismo elector Federico el Sabio poseía una colección de reliquias que otorgaban indulgencias. La visita al lugar donde se exhibían dichas reliquias supuestamente beneficiaba a los peregrinos, quienes pagaban dinero por sólo verlas y alcanzar así sus beneficios. Cuando el Papa León X planeó la terminación de la Basílica en Roma recurrió una vez más a la venta de indulgencias plenarias. La venta de las indulgencias plenarias del Papa superaba por mucho a las otras indulgencias disponibles en Europa, por lo que la intención era atraer el máximo dinero posible para los cofres que el Papa controlaba. La competencia en el mercado de las indulgencias se tornaba desigual. Ésta fue la razón por la cual Federico el Sabio no permitió su venta en la Sajonia Electoral. La indulgencia plenaria papal que J. Tetzel promovía afectaba seriamente sus intereses, y despojaba a sus gobernados.

En 1517, como párroco de Wittenberg, Lutero supo sobre esta indulgencia papal. No demoró en considerarla un abuso a la luz de los estudios bíblicos que había realizado para entonces. Por ello, procedió a escribir el documento conocido como Las noventa y cinco tesis. Lutero se rebeló contra esos excesos al ver sus malas consecuencias no solamente en la moral de los tiempos sino especialmente en la tiranía de los príncipes de la iglesia. Esto se nota muy claramente en Las noventa y cinco tesis. En su Tesis 21 escribe Lutero: "En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencia que afirman que el ser humano es absuelto a la vez salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa." Lutero critica el trasfondo de esa práctica en su Tesis 28: "Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, mas la intercesión de la Iglesia depende sólo en la voluntad de Dios".

Pero Lutero no se encontraba solo en su rebelión contra Roma. El hecho de que la iglesia demandara tanto de sus feligreses y de los territorios cristianos ofrecía suficiente combustible y apoyo cuando él lanzó su pequeña llama de protesta. El propicio invento de la imprenta de Gutenberg multiplicó rápidamente las voces como llamas intensas. Con permiso o sin permiso los escritos de Lutero fueron impresos y distribuidos como merengue en la puerta de un colegio por toda Alemania y luego Europa. De aquí parte su inmediata fama, y pronta ira del Papa y sus príncipes contra ese insignificante teólogo de Wittenberg. Es importante destacar que es a la Reforma que pertenece el primer uso de la imprenta como método moderno de comunicación. Sin ese medio hubiera sido imposible propagar en tan poco tiempo el pensamiento y la teología de Lutero.

Pero Lutero no debe considerarse como un Don Quijote, un solitario caballero de triste figura. De varias maneras al final del siglo XV la iglesia ya estaba lista para estas reformas. En el casi amanecer de la Reforma ya había surgido una actitud reformadora en la misma iglesia. Este espíritu reformista es notable especialmente en España donde, los cristianos habían reconquistado sus territorios de los moros. Muy especialmente podemos notar la espiritualidad profunda del misticismo español que nace de una manera abrupta en la última década del siglo XV. Aunque este nuevo florecimiento es casi inexplicable, el ambiente y contexto español es enriquecido por las culturas cristiana, musulmán y judía, se prestó a promover y sostener ese resurgimiento. Las reformas del cardenal Francisco Jiménez de Cisneros (1436-1517) son importantísimas en la historia de la iglesia. En calidad de religioso reformó las vocaciones de los religiosos españoles. Durante su faceta como regente, gobernante de Castilla, Cisneros logra una de sus más importantes empresas: la fundación de la Universidad Complutense en Alcalá de Henares en 1507. Entre sus profesores se encontraba el ilustre Antonio de Nebrija (1444-1522). Nebrija, como el humanista más ilustrado de España, contribuyó inmensamente a un regreso a las fuentes en el estudio de las Sagradas Escrituras al revisar los textos griegos y latinos de la Biblia Políglota Complutense.

La perspicacia de Lucero y su fe profunda en Cristo Jesús encontraron tierra fértil en su sociedad y condición histórica. Sería importante destacar ciertos otros puntos importantes que ayudaron al florecimiento de la Reforma. De la misma manera que la pax romana ayudó en el crecimiento y expansión del cristianismo, el tiempo era propicio bajo la economía, contextos políticos, culturales y sociales al final del siglo XV para el nacimiento de la Reforma. Toda interpretación histórica lleva sus propios prejuicios. De mí parte como autor cristiano, veo en los factores de esa época un kairos, un tiempo muy importante y medido en la voluntad e historia de la salvación de Dios. Veamos algunos de estos factores.

Se puede notar un cambio drástico en la economía de esa época. El siglo XIV da cabida a una crisis económica. La gran prosperidad vivida anteriormente en Europa en su sistema feudal casi sucumbió a las plagas que diezmaron grandes populaciones en Europa. La mano de obra valiosa fue reducida a un punto de crisis. Pero Jacques Couer en Francia, la familia Medici en Italia, y los Fuggers en Alemania, cooperaron con los regentes territoriales en Europa, no solamente haciéndose ricos en el proceso, sino también ayudado a crear estados territoriales. Ya cuando se inició la Reforma, la población se había recuperado, pero también estos estados territoriales habían adquirido gran importancia en la vida económica, social y política de los tiempos. Los sentimientos de los pueblos comenzaron a favorecer al estado en lugar de Roma o el Santo Imperio Romano. Esto se nota muy especialmente cuando se trata de Alemania. Mientras que Inglaterra, Francia y España trazan un plan para consolidar sus naciones bajos dinastías reales, Alemania prefiere consolidar el poder de sus estados territoriales. Es importante notar que Carlos I de España no pudo ser elegido Emperador del Santo Imperio Romano sin el financiamiento de los Fuggers en Alemania. De aquí parte el límite de su poder. Su autoridad se encontraba a la merced de esos territorios estatales que le proporcionaba los ingresos y el poder militar necesarios para sostenerse. De aquí parte también el desarrollo y crecimiento de las ciudades del Imperio.

Los ciudadanos de cada ciudad querían cooperar con sus electores y regentes para menguar el poder de los nobles y señores feudales. Estos regentes se dieron cuenta de la gran ventaja que se les ofrecía si apoyaban a las gobiernos locales de las ciudades a costa de los nobles. Los nuevos ciudadanos eran adeptos en la administración, la ley romana, nuevos métodos de guerra, entre tantas otras cualidades, sin poseer títulos heredados de nobleza ni privilegios bajo estos títulos. Estas ciudades eran regidas por concilios municipales y alcaldes controlados por negociantes poderosos más bien que por el Santo Imperio Romano. Así fue que la clase media, los artesanos, y hasta algunos campesinos, llegaron a experimentar un mayor grado de libertad e independencia. Por otra parte, irónicamente esta sociedad recibió también la furia y el desdén de la clase humilde al poder experimentar una pequeña medida de lo que esa sociedad ofrecía. Este mismo sistema económico les proporcionó a los príncipes y regentes una oportunidad de influenciar a su pueblo en la religión y en la cultura. Ellos patrocinaron en esas ciudades nuevos artistas, literatos, y hasta patrocinaron nuevas universidades para la gloria de su pueblo. El elector Federico el Sabio quería compartir especialmente esa gloria para su ciudad. Es por esta razón que funda la Universidad de Wittenberg el 18 de octubre de 1502. Bajo su amparo esta universidad vive con cierta libertad para dar vida al movimiento Reformador. Esto puede suceder a pesar de las garras amenazadoras del Santo Imperio Romano y de la Iglesia Católica Romana. Sin el efecto de los estados territoriales y de la nueva economía de la época esto hubiera sido muy difícil.

Al amanecer del siglo XVI, el clero romano se volvió extremadamente oligarca en la administración de la iglesia. Bajo varios decretos promulgados por la iglesia, los feligreses fueron completamente excluidos en la administración de los asuntos de la iglesia. La iglesia prácticamente llegó a ser en su vida y cultura una iglesia abrumada por sus sacerdotes. En el pasado los laicos en unión a los sacerdotes participaban en los servicios sacramentales. En el siglo XVI los laicos fueron relegados a una participación pasiva en los recintos del coro. La iglesia había reducido la participación del laicado solamente a contribuciones excesivas para sus tesoros, y así llegó a hacerse rica. El clero por su parte, tan ocupado en la administración de sus riquezas, desatendió las necesidades de sus feligreses. También los sacerdotes que vivían en las zonas rurales fueron menos favorecidos y recibían las migajas como salarios. Dada a la influencia y la libertad que llegaron a tener los ciudadanos en sus gobiernos locales, y la autoridad opresiva que el clero ejercía sobre los ciudadanos y humildes campesinos, se puede apreciar cómo existía suficiente combustible para impulsar la causa de la Reforma8.

(Continues...)



Excerpted from Introduccion a la Vida y Teologia de Martin Lutero AETH Copyright © 2008 by The United Methodist Publishing House. Excerpted by permission of Abingdon Press. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)