La Ciencia de la Salud: Mis Consejos Para Una Vida Sana by Valentin Fuster, Paperback | Barnes & Noble
La Ciencia de la Salud: Mis Consejos Para Una Vida Sana
  • Alternative view 1 of La Ciencia de la Salud: Mis Consejos Para Una Vida Sana
  • Alternative view 2 of La Ciencia de la Salud: Mis Consejos Para Una Vida Sana

La Ciencia de la Salud: Mis Consejos Para Una Vida Sana

by Valentin Fuster
     
 

¿Cómo conseguir un peso adecuado y mantenerlo?

¿Cómo dejar de fumar y no recaer? ¿Cómo sobrevivir al estrés?

El cardiólogo Valentín Fuster ofrece en La Ciencia de la Salud, escrito en colaboración con el periodista Josep Corbella, consejos básicos para cuidar la salud y mejorar la calidad de vida.

Overview

¿Cómo conseguir un peso adecuado y mantenerlo?

¿Cómo dejar de fumar y no recaer? ¿Cómo sobrevivir al estrés?

El cardiólogo Valentín Fuster ofrece en La Ciencia de la Salud, escrito en colaboración con el periodista Josep Corbella, consejos básicos para cuidar la salud y mejorar la calidad de vida. Estructurado de manera que se pueda leer de principio a fin como una narración, pero también para que cada lector pueda empezar por los capítulos que más le interesen, presenta en un lenguaje claro y ameno lo que la medicina sabe hoy día sobre algunos de los problemas de salud que más preocupan a los ciudadanos: el control del peso, la dieta ideal, el colesterol, la actividad física, la tensión arterial, los controles de salud, el consumo de alcohol, la adicción al tabaco, el estrés y hasta la tristeza y la felicidad.

Este es un libro de salud que no prohíbe nada («hasta una salchicha de Frankfurt puede formar parte de una dieta ideal»), que no impone nada y que presenta los últimos datos científicos sobre cómo prevenir enfermedades evitables y retrasar el deterioro propio de la edad. Así, el objetivo del libro es ofrecer las herramientas y los datos necesarios para que cada lector esté lo mejor informado posible para que pueda tomar las decisiones que considere oportunas sobre su propia salud.

Product Details

ISBN-13:
9780061375101
Publisher:
HarperCollins Publishers
Publication date:
01/01/2008
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
320
Product dimensions:
5.31(w) x 8.00(h) x 0.72(d)

Read an Excerpt

La Ciencia de la Salud
Mis consejos para una vida sana

Capítulo Uno

Nunca es demasiado tarde para empezar a cuidarse

Tengo una paciente que, el primer día que llegó a la consulta, me dijo:

—Fui a ver a una dietista pero no he seguido sus consejos. Me apunté a un gimnasio pero sólo conseguí ir tres veces. Ahora le vengo a ver a usted.

Se presentaba a sí misma como un caso perdido. Tenía cincuenta y cinco años y la sensación de que sus mejores días habían pasado. Medía 1,66, pesaba 84 kilos y estaba desanimada por cómo se veía en el espejo. Y desanimada también por no tener la fuerza de voluntad necesaria para seguir una dieta ni para hacer ejercicio. Ni para dejar de fumar. Lo había intentado cuatro veces y las cuatro había fracasado. Su autoestima estaba por los suelos. Sólo le faltaba decir: «le vengo a ver a usted... pero ya sé que no conseguiré hacer caso de lo que me diga».

El suyo era un caso típico, el de la persona que cree que es demasiado tarde para ella. Que, si no fue capaz de empezar a hacer ejercicio a los treinta años, cuando pesaba veinte kilos menos, ¿cómo va a empezar ahora? Era un caso típico y lo que hemos aprendido los médicos a fuerza de ver a pacientes con problemas parecidos es que no son casos perdidos. En absoluto. Tenemos multitud de estudios que demuestran que nunca es tarde para empezar a cuidarse. Personas de cualquier edad aumentan su esperanza de vida y mejoran su calidad de vida cuando empiezan a cuidar su salud. Así que le dije:

—Si no le fue bien con la dietista, no se preocupe. Nos encargaremos de conseguir una dieta equilibrada más adelante. Por ahora lo más importante es que procure comer un poco menos. Procure no llenarse tanto el plato, o no tomar dos platos si con uno le basta, o si va a un restaurante, piense que siempre le sirven más de lo que su cuerpo necesita y que nadie la obliga a acabarse todo lo que le ponen. Por lo del gimnasio, tampoco se preocupe, a muchas personas les cuesta mantener el ritmo de un gimnasio. Pero lo que sí puede hacer es intentar ir a pie allí donde no necesite ir en coche, tratar de caminar un poco cada día. Y vuelva a verme dentro de tres semanas, por favor, no más de tres semanas.

Un descubrimiento inesperado

Esta mujer aún no había tenido ningún problema de corazón serio. Nunca había tenido que ir a urgencias ni que ser hospitalizada por un dolor repentino en el pecho ni por haberse quedado sin habla por una embolia ni por ningún otro problema cardiovascular. Me vino a ver porque estaba preocupada, no porque pensara que estuviera enferma. Sin embargo, aunque nadie la había diagnosticado, y aunque ella no lo sabía, ya estaba enferma.

Hoy día, en los países occidentales, casi todos estamos enfermos sin saberlo. Casi todas las personas adultas tenemos arteriosclerosis, una enfermedad en que las arterias por las que circula la sangre se deterioran poco a poco. Es un proceso que suele ser lento y que puede llevar, décadas más tarde, a un infarto de miocardio o a un ictus, que es igualmente grave. Y es un proceso que empieza en muchas personas alrededor de los veinte años, a veces incluso antes.

Para averiguar hasta qué punto la arteriosclerosis es habitual entre personas jóvenes, una investigación ha analizado recientemente el estado de las arterias de 760 jóvenes de entre quince y treinta y cuatro años muertos en accidentes en Estados Unidos. No se ha analizado a aquellos jóvenes porque estuvieran enfermos sino por lo contrario, porque eran representativos de la población general y se sospechaba que algunos de ellos tendrían ya signos de arteriosclerosis. Lo que nadie sospechaba es que, siendo tan jóvenes, tantos tuvieran ya las arterias dañadas. Casi uno de cada tres tenía un exceso de colesterol malo. Casi uno de cada seis tenía ya hipertensión. Uno de cada siete era obeso. Y uno de cada 25 ya había desarrollado diabetes. Esto en un grupo de personas que eran como los jóvenes de cualquier ciudad de Estados Unidos, que jugaban a béisbol o a basket con sus amigos, eran aficionados a los videojuegos, les gustaba ir al cine o a conciertos y llevaban una vida perfectamente normal sin saber que la enfermedad avanzaba en sus arterias. Junto a la epidemia de arteriosclerosis, parece que teníamos pues una epidemia de ignorancia.

España sigue la tendencia de Estados Unidos

España, por supuesto, no es Estados Unidos. No es aquí donde se inventó la comida rápida. Éste es el paraíso de la dieta mediterránea que, con su aceite de oliva, sus vegetales, su pescado y su vaso de vino al día, tiene efectos beneficiosos para el corazón. Y es cierto, la dieta mediterránea es óptima, no sólo para el corazón, sino para la salud en general. Pero cuando uno mira las estadísticas se da cuenta de que España está siguiendo la tendencia de Estados Unidos. El número de niños españoles con sobrepeso ya supera el 30 %: uno de cada tres. El número de adultos, no ya con sobrepeso, sino con obesidad, es de alrededor del 15 %: uno de cada seis. Son datos preocupantes porque la obesidad está, en la mayoría de los casos, en el origen de la arteriosclerosis: puede haber arteriosclerosis sin obesidad, por ejemplo, en personas que fuman, pero difícilmente hay obesidad sin arteriosclerosis.

No es que sea un problema exclusivo de España. En todos los países del sur de Europa, donde en teoría debería ser fácil seguir la dieta mediterránea, se registra la misma tendencia. También en Portugal y en Grecia uno de cada tres niños de cuatro a once años tiene sobrepeso. Y en Italia el porcentaje de niños con sobrepeso llega al 36 %, la cifra más alta de Europa, según los datos de 2005 de la Red Europea del Corazón. Estas estadísticas son una catástrofe. El estudio de Estados Unidos nos hizo ver que la arteriosclerosis empieza en muchas personas alrededor de los veinte años.

La Ciencia de la Salud
Mis consejos para una vida sana
. Copyright � by Valentin Fuster. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold. <%END%>

Meet the Author

Valentín Fuster, MD, PHD, is director of Mount Sinai Heart Center in New York, general director of the National Center for Cardiovascular Investigations (CNIC) in Spain, and former president of the American Heart Association and of the World Heart Foundation. His research on causes of coronary illness, which has led to significant advances in the treatment and prevention of heart attacks, has earned him awards and accolades around the world.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >