La Ficcion Fidel EPB

La Ficcion Fidel EPB

5.0 2
by Zoe Valdes
     
 

View All Available Formats & Editions

Zoé Valdés, La reconocida escritora cubana, traza una apasionada declaración contra el régimen comunista cubano . . . Un retrato de Fidel Castro contado desde su punto de vista desenfrenado y tenaz "A veces pienso que todo esto ha sido una pesadilla, o una película mala, o una novela mediocre, o una pésima telenovela, un chiste pesado".

Overview

Zoé Valdés, La reconocida escritora cubana, traza una apasionada declaración contra el régimen comunista cubano . . . Un retrato de Fidel Castro contado desde su punto de vista desenfrenado y tenaz "A veces pienso que todo esto ha sido una pesadilla, o una película mala, o una novela mediocre, o una pésima telenovela, un chiste pesado". Así comienza La ficción Fidel, el libro en el que la escritora exiliada expresa su rechazo al régimen de Fidel Castro, quien nos dice ha logrado hipnotizar tanto a amigos como a enemigos del régimen, manipulando y distorsionando la realidad. "Fidel Castro ha sido el más grande especialista de marketing que ha dado la historia contemporánea. Creó un producto—la revolución—y todo el mundo se lo compró". Zoé Valdés es reconocida por su ficción, la cual la ha consagrado internacionalmente. Sin embargo, en este nuevo libro la autora deja de lado todo componente ficticio para expresar fervientemente su repudio al régimen de Fidel Castro, combinando fluidamente diferentes géneros (ensayo, historia, memoria) dentro de una obra totalmente original. Con entrevistas secretas, documentos ocultos y su propia experiencia profesional, Valdés devela un gobierno turbio, lleno de contradicciones, guiado por uno de los hombres más manipuladores y carismáticos del mundo.

Product Details

ISBN-13:
9780062238245
Publisher:
HarperCollins Español
Publication date:
09/18/2012
Sold by:
Zondervan Publishing
Format:
NOOK Book
Pages:
368
File size:
431 KB

Read an Excerpt

La ficcion Fidel

Capítulo Uno

No recuerdo bien si sucedió en séptimo o en octavo grado, pero yo cursaba la secundaria básica y mi escuela había sido enviada de manera "voluntaria-obligatoria" al campo. "Voluntaria" porque jamás nos dijeron que era obligado asistir a las labores agrícolas; "obligatoria", porque si no ibas te ponían una mancha en el expediente escolar, o sea te marcaban como apolítico, y eso significaba que jamás podrías conseguir el acceso a la universidad, aunque sacaras mejores notas que Einstein.

Nos habían enviado a recoger papas, en un terreno árido lejano de nuestros hogares; el trabajo era rudo, debíamos hurgar con las uñas, desenterrar la papa del fango seco, la tierra reseca se adhería al tubérculo, formando una piedra dura que había que romper con las manos y con las uñas, los dedos sangraban. La mayoría de las niñas, teníamos entre once y doce años, avanzábamos con dificultad por encima de los pedruscos, descalzas, porque no había números pequeños de botas o de tenis para nuestras tallas de pie. Nos levantaban de madrugada, a las cinco daban el de pie, salíamos con la tierra mojada, fría, bajo nuestras plantas, en la medida que el sol recalentaba, la tierra se endurecía y formaba una especie de suela aprisionante que cubría los pies, inmovilizándonos los dedos. Los pies sangraban, los tobillos inflamados, la espalda jorobada y dolorosa, la boca despellejada, mucha tos, ojos legañosos y enfermos, cabezas piojosas.

Serían alrededor de las dos de latarde, acabábamos de almorzar, y estábamos de vuelta en los surcos sembrados de papas. De súbito, pasó un helicóptero por encima de nuestras cabezas. Los guajiros gritaron que ahí iba Fidel:

"¡Ahí va Fidel! ¡Ahí va Fidel!", se volvieron como locos.

La brigada, compuesta sólo por hembras —a los varones los habían puesto en un campamento aparte, bien lejano del de nosotras—, quedó en stop motion. La maestra gritó que siguiéramos trabajando y levantó la cabeza hacia el cielo, bastante confundida.

El helicóptero volvió a pasar y nos lanzó como unos papelitos de colores. Los papelitos no eran sólo papelitos, lo supimos cuando dieron contra nuestro cráneo como si fueran balines, a riesgo de partirnos la cabeza. Eran caramelos. ¡Caramelos! Hacía años que no veíamos caramelos envueltos en papeles de colores, ni desenvueltos tampoco. De pronto, el desespero se apoderó de nosotras, nos olvidamos del deber y de lo demás, y nos lanzamos como fieras a recoger los caramelos que nos lanzaba aquella piñata de hierro que revoloteaba de un lado a otro. Nos llenábamos los bolsillos, las copas de los ajustadores, los sombreros…; no nos metimos puñados en los oídos porque no cabían. La carencia nos volvió a todos, en pocos años, medio salvajes, y como tal nos comportamos.

Detuvimos el trabajo en contra de la voluntad de los jefes de lote, nos sentamos en los surcos, aplastando aún más los sembrados con las nalgas, y empezamos a masticar caramelos, saboreando el paladar, en pleno trance deleitoso. En eso andábamos, y no pasó media hora, cuando de súbito divisamos en la lejanía un jeep. Todo el mundo reconoció el jeep de Fidel, todavía no lo había sustuído por el Mercedes-Benz blindado; sobre todo porque se trataba de un territorio seguro, el campo, y como campesino al fin, aunque hijo de latifundista, sabía que se encontraba muy bien protegido.

La maestra nos silbó y en un minuto estuvimos alineadas en los surcos. Fidel avanzó hacia nosotros a grandes zancadas, sus acólitos apenas podían seguirle, sudorosos, sofocados.

Se paró a contraluz, su silueta era imponente, parado con las piernas abiertas y los brazos en jarra.

"¡Acérquense!", ordenó, y todas corrimos alegres, como ratoncitas domesticadas, y lo rodeamos risueñas, nerviosas.

"Así que yo les tiro caramelos y ustedes dejan de trabajar. ¿Y si no fuera yo? ¿Y si fuera el enemigo quien les tirara caramelos para engatusarlas? ¿Dejarían de trabajar?"

"¡Nooooo!", respondimos a coro.

Preguntó por la jefa de brigada, una niña levantó la mano, preguntó de nuevo por la responsable de las metas a cumplir, la jefa de producción, otra niña levantó la mano, indagó por la cantidad de sacos de papas llenos, dudó de que sobrecumpliríamos la meta; no paraba de interrogar, se reía como un energúmeno, tenía los dientes cariados, no dejaba de moverse de un lado a otro. Conversó haciéndose el simpático con la maestra, se veía que ella le había gustado, y ella se derretía delante de él.

"Hay otra niña que es la responsable de cultura", pronunció orgullosa la maestra.

Yo la maldije entre dientes; ahora me tocaría hablar, con lo tímida que era.

"¿De cultura?" Fingió que le interesaba. "A ver, ¿quién es?"

Yo salí de detrás de las demás.

"¿Y tú qué haces? Pones aquí a la gente a cantar, a bailar, a mover el esqueleto, ¿no? Con lo flaquita que estás, ¿no comes bien?"

Miré a la maestra antes de responder, ella se había puesto muy seria. Yo organizaba lecturas de poesía, concursos de canto, es cierto; fiestas bailables, pero buscaba siempre la manera de darle un sentido menos frívolo, intentaba que fuesen bailes típicos, canciones de la nueva trova, aunque la gente en aquella época prefería los éxitos del programa radial "Nocturno", que hacía furor y en el que podíamos escuchar los últimos hits del momento salvo en inglés (los Beatles estaban prohibidos, entre otros).

Aunque considero necesaria la frivolidad, en aquella época yo intentaba hacer lo mejor posible mi trabajo, sin buscarme problemas, era sólo una adolescente y cumplía mi deber, respetaba a pie juntillas lo que me habían inoculado en el cerebro desde preescolar. Y es cierto que era una niña flaca, enclenque, de mal comer.

"¿Eres muda?", se echó a reír a carcajadas. "¿Pero cómo puedes ser tú la responsable de cultura?"

Y volvió a carcajearse, en tono burlón, las demás lo secundaron. Me hizo un guiño, y nos dejó plantadas, instándonos a que regresáramos al trabajo mientras él conversaba meloso con la maestra. Al día siguiente me destituyeron y pusieron a otra niña, más desarrollada físicamente, en el cargo de responsable de cultura.

La ficcion Fidel. Copyright © by Zoe Valdes. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.

Meet the Author

Novelist and poet Zoé Valdés was born in Cuba in 1959. Her two earlier novels, Yocandra in the Paradise of Nada and I Gave You All I Had, have also appeared in English translation. Zoé Valdés lives in Paris with her daughter.

Brief Biography

Hometown:
Paris, France
Date of Birth:
May 2, 1959
Place of Birth:
Havana, Cuba
Education:
Attended the Instituto Superior Pedagogico Enrique Jose Varona
Website:
http://www.zoevaldes.com.fr

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

La Ficcion Fidel 5 out of 5 based on 0 ratings. 2 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago