La grandez interior: Como establecer prioridades y vivir por ellas by Myles Munroe, Paperback | Barnes & Noble
La grandez interior: Como establecer prioridades y vivir por ellas

La grandez interior: Como establecer prioridades y vivir por ellas

by Myles Munroe
     
 
Dr. Myles Munroe is the founder, president and principal pastor of Bahamas Faith Ministries International. He is a successful author, business consultant and international speaker who equips people to discover God's purpose for their lives and to develop their true potential. He and his wife, Ruth, have two children. SPANISH BIO: El Dr. Myles Munroe es fundador,

Overview

Dr. Myles Munroe is the founder, president and principal pastor of Bahamas Faith Ministries International. He is a successful author, business consultant and international speaker who equips people to discover God's purpose for their lives and to develop their true potential. He and his wife, Ruth, have two children. SPANISH BIO: El Dr. Myles Munroe es fundador, presidente y pastor principal de Bahamas Faith Ministries International. Exitoso autor, consultor de negocios y orador internacional que capacita a las personas para descubrir su proposito personal y desarrollar su verdadero potencial. el y su esposa, Ruth, tienen dos hijos.

Product Details

ISBN-13:
9789875572898
Publisher:
Peniel
Publication date:
12/01/2010
Pages:
192
Product dimensions:
5.90(w) x 8.90(h) x 0.50(d)
Age Range:
18 Years

Read an Excerpt

La GRANDEZA INTERIOR


By MYLES MUNROE

Zondervan

Copyright © 2011 Editorial Peniel
All right reserved.

ISBN: 978-987-557-289-8


Chapter One

Primero, lo primero

La llave de la vida

Cada ser humano busca una fórmula simple para una vida plena y exitosa. Quiere encontrar la única llave que abre la puerta a la buena vida y que contesta las preguntas de su corazón. Tal vez, por esta razón, El Secreto llegó a ser repentinamente el libro de mayor venta, aunque su reinado fue de corta duración. Este libro prometía la clave final para la vida y el éxito. (Yo estaba asombrado cuando leía este libro, porque era simplemente una reiteración de todos los principios ya escritos en La Biblia, y el mismo material que yo y otros hemos estado compartiendo por años. En esencia, el secreto nunca fue un secreto).

Si usted llevara a cabo una encuesta en las aceras de alguna ciudad, en cualquier lugar del mundo, y le preguntara a la gente: "¿Cuál es la llave de la vida?", seguramente obtendría muchas respuestas diferentes. Algunos dirían que la llave de la vida es hacer tanto dinero como uno pueda, tan rápido como pueda, y mantenerse así, la mayor cantidad de tiempo que pueda. Otros verían el hecho de obtener poder e influencia política como una llave de la vida. El amor sería la llave para muchos otros.

Además siempre están aquellos que dirán que no hay ninguna llave para la vida. La vida es un accidente; simplemente sucedió y por eso no hay ninguna llave ni ninguna trascendencia. El hecho es que muchas personas no conocen la llave de la vida. Por esto, tanta gente vive en la tragedia; no saben por qué están aquí. No tienen ninguna pista sobre cómo hacer para que su tiempo en esta tierra sirva para algo que valga la pena. La existencia de ellos es, de muchas maneras, un tipo de "muerte en vida", porque una vida sin propósito no es realmente una vida.

Entonces, ¿cuál es la llave o la clave para la vida? Encontrar nuestro verdadero propósito y vivirlo. Sé que la palabra propósito ha sido usada excesivamente en los últimos años y muchos creen que la entienden, pero quiero advertir que este esencial componente en la vida nunca ha sido y nunca podrá ser agotado. Permítame resumir esto en cuatro declaraciones que se relacionan con el propósito, cuatro "claves" para entender la diferencia entre una vida llena de propósito y una vida sin ningún propósito.

La tragedia más grande en la vida no es la muerte, sino una vida sin propósito. Hoy en día mucha gente está obsesionada con encontrar métodos para prolongar su vida. Están tan atrapados por la idea de tratar de vivir más, que no se detienen por un momento para pensar en por qué y para qué están viviendo. Se dejan llevar de un día a otro sin ningún propósito, con un potencial sin explorar y sueños sin cumplir; para muchos este es un destino peor que la muerte. El creciente porcentaje de suicidios en la sociedad moderna confirma esta verdad. Muchas personas, privadas de esperanza, se suicidan porque encuentran la muerte más atractiva que continuar con lo que para ellos es una existencia sin ningún significado. Encontrar nuestro propósito en la vida es fundamentalmente importante.

Segundo, el desafío más grande en la vida es saber qué hacer. Nos levantamos cada día y nos ocupamos de nuestras actividades diarias, sin embargo, ¿hacemos lo que deberíamos? Con todas las opciones y alternativas que yacen delante de nosotros cada día, esta puede ser una pregunta difícil de contestar. ¿Sabe qué hacer con su vida? ¿Qué lo motiva a salir de la cama cada mañana? ¿Qué propósito lo impulsa cada día? ¿Vive por un sueldo? ¿o vive por un propósito? Cada día que pasa se hace más viejo y consume más de su tiempo y de su energía. ¿Hace lo que debería? ¿Sabe, al menos, lo que tiene que hacer? Son duras preguntas, sin embargo, conocer las respuestas es vital para su futuro.

Tercero, el error más grande en la vida es estar ocupado, pero sin ser útil. Estar ocupado es un pasatiempo humano común. El hecho de estar ocupados no significa que lo que hacemos es lo que deberíamos hacer. Muchos se engañan a sí mismos y creen que permanecer ocupados todo el tiempo da trascendencia a sus vidas. La trascendencia no tiene nada que ver con la ocupación, pero tiene mucho que ver con la eficacia. Jesús de Nazaret fue la persona más efectiva que vivió en la Tierra, pero nunca estuvo ocupado en otras cosas. Todo lo que Jesús hacía tenía un propósito. Él sabía lo que tenía que hacer y lo hacía, y eso lo hacía una persona efectiva. Es una tragedia desperdiciar el tiempo y la energía en ocupaciones sin un objetivo claro, porque esos recursos, una vez consumidos, nunca podrán ser recuperados. Debemos aprender a vivir eficazmente, sin estar ocupados en otras cosas.

Y, finalmente, el fracaso más grande en la vida es ser exitoso en la tarea equivocada. El éxito en sí no es suficiente; debe tener éxito en lo que debe hacer. La sinceridad por sí sola no es suficiente, porque puede estar sinceramente equivocado. La fidelidad por sí misma no es suficiente, porque puede ser fiel a la fe equivocada. El compromiso solo no es suficiente, porque puede estar comprometido con la causa equivocada. El éxito en la tarea equivocada es un fracaso.

Si un maestro le toma una prueba y le dice que debe contestar sólo las preguntas con número impar, y elije usted contestar las preguntas con número par, aunque conteste correctamente cada pregunta, sus respuestas no tendrán valor por no haber seguido las instrucciones. Usted tuvo éxito en la tarea equivocada, lo que significa que falló. Dios no está impresionado con nuestra sinceridad, ni con nuestra fidelidad, ni con nuestro compromiso, ni con nuestro éxito, a menos que estemos dedicados a la tarea correcta: lo que Dios quiere. Cualquier otra cosa será un fracaso.

Establecer las prioridades: El secreto para el éxito

Como cualquier persona exitosa le diría, una de las claves fundamentales para el éxito en cualquier campo de trabajo es aprender a establecer las prioridades y luego vivir por medio de ellas. Cualquier actividad que no se ajusta o no avanza dentro de cualquiera de esas prioridades, debe tener poca atención o incluso debe ser eliminada, aun si esa actividad es buena en sí misma. Aun las buenas actividades, si son incompatibles con nuestras prioridades establecidas, pueden llegar a ser distracciones innecesarias u obstáculos en nuestro progreso hacia el éxito. Una prioridad es lo primero, es aquello sobre lo cual dirigimos nuestro enfoque principal. Es aquello que consideramos que tiene el valor y el mérito más alto, es lo primero entre todo lo demás. Establecer prioridades significa ordenar o clasificar todo en orden de importancia, determinar lo que es más importante y luego enfocar allí nuestro tiempo, nuestra atención, y nuestra energía. Es cuestión de poner en primer lugar las cosas que son primero.

Esencialmente, nuestro éxito se resume en el hecho de cuán eficaz y eficientemente usamos nuestro tiempo. Aprender a establecer las prioridades, o a poner en primer lugar lo que es primero, es una clave decisiva para un efectivo uso del tiempo. Muchos de nosotros somos personas ocupadas y el tiempo nos es muy escaso. Recuerde, sin embargo, que la ocupación no necesariamente significa efectividad. La gente exitosa es eficaz porque sabe cómo establecer sus prioridades. Las prioridades nos ayudan a evitar las distracciones, a enfocarnos en las cosas más importantes y a alcanzar el valor máximo de nuestro tiempo cada día.

El éxito en la vida es el uso eficaz del tiempo. Cada uno de nosotros es la suma total de la forma en que usamos nuestro tiempo. La persona que usted es hoy es el resultado de cómo ha usado su tiempo en el pasado. Por ejemplo, si tiene sobrepeso, puede ser porque ha pasado mucho tiempo sentado por ahí, comiendo y mirando la televisión, y no mucho tiempo haciendo ejercicios y estando activo en otro tipo de actividades. Si es ignorante y carece de conocimiento, puede ser que se deba a que pierde el tiempo en actividades improductivas y sin rumbo, en vez de ocuparlo en la lectura de libros o en asistir a la escuela. La manera en que invierte su tiempo determina el nivel de su éxito.

Necesitamos prestar atención al tiempo, porque el tiempo es la verdadera medida de la vida. Nuestra vida en la Tierra es esencialmente la conciencia humana que vive en un cuerpo físico y que existe en una lineal pero finita continuidad de tiempo y espacio. En la vida por venir, en la eternidad, el tiempo no será un factor importante, pero ahora lo es. En nuestra existencia física, estamos limitados por las restricciones del tiempo.

El tiempo es también la moneda corriente de la vida. La moneda corriente es el medio de intercambio usado en una economía para comprar bienes y servicios. Así como el dinero es la moneda corriente de una economía, el tiempo es la moneda corriente de la vida. Y así como usamos el dinero para comprar cosas, usamos el tiempo para comprar vida. El éxito financiero siempre implica la sabia inversión del dinero para conseguir la utilidad más grande posible, con la menor inversión. De la misma manera, el éxito en la vida significa recibir las más grandes ganancias y beneficios –tanto para nosotros como para otros– con el tiempo invertido. Cada mañana todos nos despertamos con la misma cantidad de tiempo efectivo: veinticuatro horas. Adónde vamos y cuán alto nos levantamos en la vida dependen de cómo consumamos e invirtamos ese irremplazable tiempo efectivo.

Se puede decir entonces que la manera en que consumimos nuestro tiempo determina la calidad de nuestra vida y de nuestra muerte. ¿Cómo se sentirá la gente cuando usted muera? ¿Estarán tristes ... o aliviados? La manera en que invierte su tiempo en este lado de la tumba hará la diferencia. Nuestra calidad de vida (y la de aquellos que están más cerca de nosotros) está directamente relacionada con la forma en que gastamos nuestra moneda corriente de tiempo. Seremos saludables, ricos, sabios y espiritualmente maduros en proporción directa al tiempo que invirtamos en estas cosas. A decir verdad, nos convertimos en aquello en lo que pasamos nuestro tiempo. El tiempo es un precioso producto que debe ser cuidadosa y sabiamente invertido.

Debido a que el tiempo es una moneda corriente y un precioso producto no sería ninguna sorpresa descubrir que todo y todos están tras nuestro tiempo. La vida moderna es un constante bombardeo de voces, ideas, opiniones, causas y expectativas de personas en cada nivel de conocimiento, todos compitiendo por nuestro tiempo y nuestra atención. Algo de ello vale la pena y merece nuestra atención, pero la mayor parte, no.

¿Cómo mostramos la diferencia? Aquí es en donde entra la decisión de establecer prioridades. Sin prioridades claras, corremos el riesgo de desperdiciar el precioso tiempo al escuchar voces equivocadas o permitir ser arrastrados en la dirección equivocada.

El hecho de conocer sus prioridades le ayudará a evaluar las voces que llaman su atención y a identificar aquellas que son las más importantes. La mejor manera de minimizar la confusión es entrar en el hábito de decidir por anticipado la forma en que gastará su tiempo cada día. Personalmente, yo planeo mi tiempo, y mi enfoque para cada día lo decido el día anterior. Descubrí que saber lo que debo hacer al empezar cada día me ayuda a evitar distracciones innecesarias a lo largo de la jornada. Usted no puede dar su tiempo ni su atención a cada voz que lo llama, en consecuencia, permita que las prioridades le ayuden a concentrarse en aquellas voces que son las más importantes. Las otras deben ser rechazadas.

Volviendo al punto de partida, entonces, vemos que la clave para el éxito está en el uso eficaz del tiempo, y la clave para el uso eficaz del tiempo está en corregir las prioridades. La única manera de gastar eficazmente su moneda corriente de tiempo es identificando las prioridades correctas para su vida. Si no sabe lo que debe hacer, ni adónde ir, ni cómo va a llegar hasta allí está en constante riesgo de abusar de su moneda corriente y permite que otros hagan lo mismo. Créame: nada es más gratificante que levantarse en la mañana sabiendo exactamente qué hacer, y saber que lo que hace es apropiado y correcto.

Note que no utilizo la palabra "bueno". Lo bueno no siempre es correcto. Muchas veces acabamos abusando de nuestra moneda corriente, porque somos distraídos por las cosas buenas que toman el lugar de las cosas correctas, lo que causa que estemos ocupados, pero sin ser efectivos.

Dios no se impresiona con la ocupación. La única manera de vivir eficazmente es usar el tiempo según las prioridades correctas para nuestra vida. Algunas de sus prioridades pueden ser buenas, pero no correctas. Es importante aprender la diferencia. El tiempo desperdiciado en prioridades incorrectas es moneda corriente que se pierde para siempre. Jamás podrá ser recuperado.

La prioridad de la prioridad

Además de ayudarnos a usar nuestro tiempo eficazmente, hay muchas otras razones significativas por las que establecer las prioridades debería ser una prioridad para nosotros. En primer lugar, la preocupación por la prioridad preserva y protege la vida. ¿Qué es vida? Tiempo. ¿Y qué es prioridad? Hacer lo correcto en el momento correcto y de la manera correcta. La prioridad protegerá su vida, porque hacer lo correcto en el momento y de la manera correcta evita que hagamos lo equivocado en el momento equivocado y de la manera equivocada. La prioridad nos capacita para pasar nuestros días poniendo lo primero en primer lugar.

Segundo, la prioridad correcta es el principio del progreso. El verdadero progreso no es medido por cuánto hemos logrado hacer sino por el hecho de avanzar o no en la dirección correcta. Podemos lograr muchas cosas buenas, pero si estamos enfocados en las cosas equivocadas no veremos ningún progreso hacia nuestro verdadero objetivo. Si parto en automóvil desde Daytona Beach, Florida, hacia el norte de Jacksonville, pero termino por viajar hacia Miami, que está en el sur, puedo "progresar" muchos kilómetros, pero en la dirección equivocada. Nunca alcanzaré mi objetivo pensado. El movimiento no es necesariamente una señal de progreso, ni la ocupación de efectividad.

Es importante avanzar en la dirección correcta, y eso significa encontrar la prioridad de Dios. Si nos alineamos con la prioridad de Dios estaremos seguros de que siempre avanzaremos en la dirección correcta. ¿Y cuál es la prioridad de Dios? ¡Primero el Reino!

En tercer lugar, la prioridad correcta también protege el tiempo. Como hemos visto previamente, saber y hacer lo que es más importante nos ayuda a evitar el abuso del tiempo y a no desperdiciar esta preciosa moneda corriente.

En cuarto lugar, además de proteger el tiempo, la prioridad correcta también protege la energía. Cuando nuestras vidas están correctamente priorizadas podemos darnos el lujo de aplicar nuestra energía con confianza, porque sabemos que la estamos usando eficaz y correctamente, y para el propósito adecuado. No deberíamos esforzarnos en estar ocupados sino en ser correctos. ¡Nuestra energía y la prioridad de Dios son demasiado importantes como para que nos despertemos una mañana y nos demos cuenta de que todo lo que hemos hecho durante los últimos diez o veinte años estaba equivocado! Las prioridades correctas nos dan la energía para poner lo primero en primer lugar: buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia.

Una quinta razón para enfocarse en las prioridades: la prioridad correcta protege los talentos y los dones. Conocer sus prioridades le ayudará a evitar malgastar sus talentos y sus dones en tareas sin importancia o en trabajos indignos. Hoy en día mucha gente usa sus dones y habilidades para perseguir objetivos egoístas y terrenales, que no tienen nada que ver con el Reino de los Cielos. La prioridad más importante para ellos es gratificar sus propios deseos. Sin embargo, aun las búsquedas buenas y honorables pueden convertirse en un problema si nos distraen de otras tareas que son más importantes.

Imagínese mirar hacia el pasado desde los años otoñales de su vida y entender que desperdició sus dones y sus talentos en cosas equivocadas, sin poder alcanzar aquello para lo que fue puesto aquí en la Tierra. ¡Qué tragedia sería! Establecer las prioridades correctas en su vida ahora le ayudará a que eso nunca suceda. Las prioridades correctas implican la prioridad de Dios, y la prioridad de Dios es ¡primero el Reino! Con la prioridad de Dios como su prioridad, puede seguir la vida con confianza y sin ningún temor de lamentarse después.

En sexto lugar, la prioridad correcta también protege las decisiones. Una vez que sabe cuáles son sus prioridades, la toma de decisiones llega a ser muy fácil, porque entiende no sólo lo que debe hacer sino también lo que no debe. Esto le da la confianza para decir no a ciertos requerimientos, incluso honorables, que lo distraerían de su enfoque principal. Cada decisión que toma lo ayuda a cumplir su propósito en la vida o evita que esto suceda. A menos que conozca las prioridades de su vida, no tiene ninguna pauta que lo ayude a tomar la decisión correcta. Poner su corazón en la prioridad de Dios lo capacitará para elegir la dirección correcta y para maximizar la efectividad de su vida.

En séptimo lugar, junto con la toma de decisiones, la prioridad correcta protege la disciplina. Las personas sin prioridades, habitualmente, son personas indisciplinadas. Puesto que no saben qué dirección tomar, salen apresuradamente hacia cualquier lugar, siguen cada capricho, caminan a ninguna parte y disipan cualquier posible eficacia que pudieran tener. El hecho de establecer las prioridades correctas automáticamente inyecta disciplina a su vida, porque le da un enfoque bien definido y estrecho, y con una muy alta intensidad. La disciplina inducida por la prioridad evita que desperdicie su tiempo, su energía, su esfuerzo, sus talentos, sus dones y especialmente, su vida.

Cada año, recibo más de setecientas invitaciones de todo el mundo para predicar; y debo decir no a por lo menos seiscientas de ellas. ¿Cómo elijo cuáles aceptar y cuáles rechazar? Simple: conozco mis prioridades. Es fácil decir no cuando se sabe lo que significa sí. Tener prioridades correctas elimina las suposiciones de la toma de decisiones y de la disciplina.

Esto nos trae al último punto en cuanto a la importancia de la prioridad: la prioridad correcta simplifica la vida. Si quiere que su vida sea simple, sólo descubra cuáles son sus prioridades y viva en consecuencia. En realidad, eso es todo lo que hay al respecto. El joven predicador rural, Jesucristo, vivió la vida más eficazmente que todos los demás; sin embargo, su vida era muy simple.

(Continues...)



Excerpted from La GRANDEZA INTERIOR by MYLES MUNROE Copyright © 2011 by Editorial Peniel. Excerpted by permission of Zondervan. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Meet the Author

Dr. Myles Munroe is the Founder, President, and Senior Pastor of Bahamas Faith Ministries International, an all-encompassing network of ministries headquartered in Nassau, Bahamas. He is a multi-gifted international motivational speaker, bestselling author of more than 20 books and business consultant addressing critical issues affecting every aspect of human, social and spiritual development.
SPANISH BIO: El Dr. Myles Munroe es el fundador, presidente y pastor principal del Ministerio de Fe Internacional Bahamas, junto a una cadena de ministerios con cede principal en Nassau, Bahamas. Es un reconocido orador internacional que se destaca por ser una persona de gran inspiracion, autor de mas de veinte exitos de libreria, y consejero en las areas de negocios y desarrollo humano.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >