La hija del Ganges: La historia de una adopcion (Daughter of the Ganges)

Overview


Asha Miró has been living in Barcelona since 1974. Formerly a music teacher, she now collaborates on several cultural television programs and actively supports adoption organizations throughout Spain. Already a bestseller in Europe, Daughter of the Ganges has also inspired a documentary and a major European cartoon series with seven-year-old Asha as its protagonist.

Please visit the author's website at www.asha-miro.com.

...
See more details below
Paperback (Original)
$16.94
BN.com price
(Save 10%)$18.99 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (23) from $1.99   
  • New (11) from $2.99   
  • Used (12) from $1.99   
La hija del Ganges: La historia de una adopcion (Daughter of the Ganges)

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook - Spanish-language Edition)
$13.83
BN.com price

Overview


Asha Miró has been living in Barcelona since 1974. Formerly a music teacher, she now collaborates on several cultural television programs and actively supports adoption organizations throughout Spain. Already a bestseller in Europe, Daughter of the Ganges has also inspired a documentary and a major European cartoon series with seven-year-old Asha as its protagonist.

Please visit the author's website at www.asha-miro.com.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780743286749
  • Publisher: Atria Books
  • Publication date: 6/27/2006
  • Language: Spanish
  • Edition description: Original
  • Pages: 288
  • Sales rank: 1,388,252
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.40 (h) x 0.80 (d)

Meet the Author

Asha Miró has been living in Barcelona since 1974. Formerly a music teacher, she now collaborates on several cultural television programs and actively supports adoption organizations throughout Spain. Already a bestseller in Europe, Daughter of the Ganges has also inspired a documentary and a major European cartoon series with seven-year-old Asha as its protagonist.

Please visit the author's website at www.asha-miro.com.

Read More Show Less

Read an Excerpt

La hija del Ganges

La historia de una adopcion
By Asha Miro

Atria

Copyright © 2006 Asha Miro
All right reserved.

ISBN: 074328674X

1

REGRESO A INDIA

Seis y media de la manana. Tal vez no haya dormido ni dos horas. De un salto paro el despertador y me meto en la ducha. Miro el desague para comprobar si se deslizan por el las imagenes sonadas, los nervios del viaje y el temor de hacer un alto en la vida que transcurre por pura inercia y afrontarla, ahora si. Sin embargo, para una limpieza a fondo no basta con agua y jabon. Ha llegado el momento de volver atras, de revivir los anos de la infancia, de seguir adelante empezando por el principio. El momento de regresar a India.

Regreso a India porque alli naci el 7 de noviembre de 1967 y alli vivi hasta los seis anos, cuando me adoptaron los que hoy son mis padres. Se que mi primer llanto fue en Nasik, en el oeste del pais; se que mis primeros anos de vida transcurrieron en un orfanato de Bombay y, con certeza, poco mas. De ahi este retorno, para intentar resolver un gran numero de interrogantes.

Los ultimos dias han significado un sinfin de despedidas y mas de uno ha soltado la pregunta del millon: Asha, seguro que estas preparada? Y cada vez, con el mismo gesto de automata, he asentido con la cabeza, en silencio, para que no seentreviera ni un apice del desasosiego que me reconcome. A quienes no puedo enganar -- ni tan solo lo intento -- es a mis padres.

Ante el espejo del dormitorio me cepillo la larga melena negra y me pinto la raya de los ojos, tambien negra, como todas las mananas. Me esperan muchas horas de viaje y quiero ir comoda: escojo una falda larga de flores azules y blancas, una camiseta blanca y las sandalias viejas. La verdad es que elijo la falda mas bonita que tengo porque quiero causar buena impresion al llegar a mi pais. Mientras, voy haciendo un repaso mental de todo lo que llevo en la mochila: los pantalones mas holgados y frescos; un monton de camisetas y braguitas para no delatar mi poco arte al hacer la colada; las otras sandalias, las de suela gruesa, para caminar lo que haga falta; el botiquin repleto de pastillas de nombres impronunciables que hay que tomar para no contraer la malaria y otras enfermedades...Tambien la locion contra los mosquitos. En otra mochila, mas pequena, he metido la camara de fotos, una libreta, boligrafos, los pinceles y las pinturas, el pasaporte, el libro de vacunas y los dolares. Utilizare la libreta para escribir un diario. No lo he hecho nunca, pero quiero anotar todo lo que me suceda, todas las sensaciones. Que no se me escape nada.

Me despido del piso, del balcon lleno de geranios y de las torres de la Sagrada Familia que sobresalen entre los edificios de enfrente. Durante todo este mes, Fatima me regara los geranios. Fatima es mi hermana. Ella tambien nacio en India, pero en el otro extremo del pais, y llego con un ano y medio a Barcelona, unos meses antes que yo. Somos hermanas a pesar de que no nos una el vinculo de unos padres biologicos, sino algo tanto o mas indestructible: el afecto de unos padres que nos acogieron y nos han criado como hijas suyas. Ellos hicieron confluir el andar de cada una en un unico camino, y de este modo hemos compartido la aventura de pertenecer a una misma familia.

Dentro de cuatro semanas, las torres no se habran movido de sitio, alguno de los geranios estara mustio y de otros brotaran nuevas flores, pero yo, seguramente, no sere la misma. Algo en mi interior sera distinto, tengo este presentimiento.

Veinte anos despues de aquel primer viaje -- el que hice de Bombay a Barcelona para empezar mi segunda vida -- , me encuentro en un avion que me llevara a encontrar las respuestas a un buen numero de preguntas, a disipar la incertidumbre, a llenar los vacios que esconden mi propia realidad. Destino: Bombay.

Los motores se van calentando, el avion avanza, da las primeras sacudidas y toma impulso para alzar el vuelo. De lo mas hondo de mi surge una plegaria ahora que estoy tan cerca del cielo, tan cerca de aquel que me eligio y me ha guiado hasta este preciso instante. Asi es como lo siento. Pido la fortaleza que me resultara imprescindible para superar el reto al que debo hacer frente, el coraje para salir adelante y llegar hasta el final sin desfallecer. Solo asi hallare la paz interior que tanto deseo y podre, por fin, dejar a un lado las dudas que me asedian.

Bajo nuestros pies todo va empequeneciendo, hasta reproducir un dibujo puntillista de los que tanto me gustan. Todavia distingo los pinaculos de las torres. Mi Barcelona vista desde el cielo es tanto o mas bonita, con la cuadricula del Eixample perfectamente definida. La frondosidad de los arboles que jalonan la Rambla desciende hasta unirse con las olas, y azul y verde se funden en un unico color que se va desdibujando como el resto de la silueta.

En esta butaca turquesa de un avion de Air India donde estoy hecha un manojo de nervios y preocupaciones, trato de recordar en que podia pensar aquella nina que con seis anos, casi siete, iba sentada en un asiento como este, haciendo el trayecto inverso para encontrar cobijo entre los brazos de una familia que hasta entonces no era mas que un deseo y una fotografia en blanco y negro. Seguramente pase esas largas horas haciendo garabatos en un bloc de dibujo con los lapices de colores que me debio de dar la azafata, tan elegante con su sari como la que ahora me trae el almuerzo.

En casa siempre hemos hablado sobre mi pais, la tierra que me vio nacer. Cuando en la tele habia algun programa sobre India, nos sentabamos los cuatro en el sofa -- mi padre, mi madre, Fatima y yo -- y lo veiamos juntos. A menudo, a partir de un reportaje que nos abria una ventana a la belleza de sus paisajes y sus gentes o a la pobreza en la que se ven inmersos, hablabamos de nuestra infancia; de como habiamos llegado a Barcelona mi hermana y yo desde el mismo pais en distintos momentos; de que habia supuesto para mis padres la adopcion de dos ninas; de como habian superado todo el papeleo -- primero redactaban en castellano la documentacion que tenian que presentar y despues encargaban la traduccion al ingles -- ; de la mezcla de angustia y emocion que sentian durante los preparativos . . . Ahora pienso que fueron muy valientes, pues nos adoptaron a principios de los anos setenta y en aquellos momentos su decision no era lo mas habitual. Debian de sentirse muy solos, sin poder compartir sus dudas con casi nadie, y tambien por ello los admirare siempre. Las sesiones en el sofa eran la ocasion ideal para hablar de la adopcion. Y resultaba sencillo, una faceta mas de nuestra vida. Con la excusa de que eramos muy pequenas cuando vinimos y de que no recordabamos con claridad el pais de donde habiamos partido, la conversacion siempre desembocaba en una promesa: cuando seamos mayores, iremos los cuatro. Para nosotras, ese viaje significaria volver a nuestra tierra, y para ellos, conocer esa tierra que les habia dado a sus hijas.

Los anos fueron transcurriendo y, por un motivo u otro, no habia modo de encontrar el momento. Pero llego un dia en que yo me senti preparada: queria volver a mi pais. Ahora bien, para mi, tan importante como el retorno en si, tambien era la manera en que haria ese viaje: no podia irme como una turista mas. No me veia entrando en una agencia de viajes, hojeando catalogos de ofertas turisticas y escogiendo el que me ofreciera unos buenos hoteles y un recorrido prometedor. No se trataba de ir a India a visitar templos y majestuosos palacios, recorrer valles y montanas, y regatear para comprar unos recuerdos. No, no era eso. Conociendo la reali-dad de India, no me resignaba a quedarme de brazos cruzados viendo pasar el pais ante mis ojos. Tenia que volver con las manos llenas, porque en mi segunda vida lo habia recibido todo: una familia, unos amigos, una educacion; en definitiva, una vida libre.

En mi interior un intenso sentimiento de pertenencia a la tierra se mezclaba con el de extraneza. Esperaba aterrizar en un pais que seria el espejo de mi persona, un pais en el que ya no vivo por puro azar, porque de entre millones de ninos el destino me senalo a mi. Fui la elegida y este privilegio, que siempre he tenido muy presente, ha sido una constante, un sentimiento muy vivo en todo momento que hace que a menudo me pregunte: Y por que yo? Como unica respuesta recibo un silencio abrumador. El destino ha jugado a elegir y me siento como una pequena pieza del puzle con la etiqueta de preferida. Y a menos que una sea del todo insensible, es una etiqueta que cuesta mucho de llevar. Durante todos estos anos, cada vez que, por la calle o en un restaurante, me he encontrado cara a cara con los ojos negros y penetrantes de un compatriota que me queria vender una rosa, no he sabido donde meterme. He sido incapaz de mirarlo a los ojos. Entonces es cuando el «por que yo?» retumba con mas intensidad y el desasosiego se apodera de mi con mas fuerza.

El azar, una vez mas, hizo llegar a mis manos un folleto de una organizacion no gubernamental, Setem, que informaba sobre el proyecto de un campo de trabajo en India. Y el mismo azar hizo que de toda India, un inmenso pais, el destino fuera Bombay, la ciudad donde se encontraba el orfanato que me acogio de los tres a los seis anos. Ademas, por si fuera poco, uno de los campos de trabajo de Setem estaba en Nasik, la ciudad banada por las sagradas aguas del Godavari, donde abri los ojos por primera vez. Mi sueno, en bandeja de plata. Pero a mi jamas me habia tocado nada en un sorteo, asi que rellene el formulario sin depositar demasiadas esperanzas. Al cabo de un par de meses recibi una carta en la que me decian que habia sido preseleccionada y podia pasar para una entrevista. Mis planes se ponian en marcha. Hasta entonces lo habia llevado en secreto porque estaba convencida de que no surtiria efecto, no queria marear a mis padres y vivia sola aquella angustia. Solo contaba con la complicidad de mi companero, que me apoyaba en todo. Pero una vez pasada la entrevista y tras haberme confirmado la participacion en el campo de trabajo, habia llegado el momento de contarlo en casa.

Mis padres, sentados en el sofa, y yo, en un taburete a ras de suelo: la escena que se repetia cuando debiamos decirnos algo realmente importante. Y lo solte de golpe, inquieta pero ilusionada, pendiente de cada uno de sus gestos, de sus reacciones. Necesitaba que aquellos ojos que me miraban algo desconcertados me dieran su bendicion y me transmitieran que en la distancia estarian a mi lado. Su hija se iba a India, y sola!

Mis padres siempre lo habian considerado un proyecto de toda la familia, no querian ni pensar que a mi se me podia despertar el gusanillo, que tomaria la iniciativa sin su proteccion. En realidad, mi decision no los cogia por sorpresa. En su interior sabian que seguiria mi camino, que tenia que conocer la tierra que me habia dado una piel morena, pero la conciencia no les habia permitido articularlo en palabras, por si se hacia realidad. A pesar de mis temores, era muy consciente de la aventura en la que me embarcaba. Tendria que ser muy fuerte para llenar el vacio de aquellos siete anos que habian quedado atras.

Todo eran preguntas y mas preguntas, planteadas a una velocidad que no me permitia responder. De repente me encontre en medio de mis padres y nos abrazamos. Entre la fortaleza de los brazos de mi padre y la serenidad de los de mi madre me sentia segura, como tantas veces me habia sentido a lo largo de los anos. En los brazos de mi padre habia jugado al juego preferido de todo nino, tocar aunque fuera con la punta de los dedos un cielo infinito imaginario. El no lo sabe, pero todavia hoy, cuando nadie me ve, desde el balcon levanto los brazos hacia el cielo de mi querida ciudad y pido a las gaviotas que vuelan que sean por un instante la prolongacion de mis propias manos.

En los brazos de mi madre habia aprendido las leyes que rigen el corazon y el alma. Amar, ofrecer consuelo, llorar por el propio dolor y por el ajeno, apaciguar el odio dejando fluir siempre lo mejor de uno mismo. Los dos en la misma medida no escatimaron jamas ni una pizca de esfuerzo para darnos, tanto a mi hermana como a mi, todo lo que necesitabamos. Y con creces. Ellos no nos han dado la vida, pero si nos han proporcionado su esencia y, con el mismo esmero con que el alfarero modela el barro, nos han modelado como personas.

Me estremece la importancia desmedida que tanta gente da al hecho de ser sangre de la propia sangre. Si, es muy importante, pero tambien lo es, y mucho, todo lo que viene despues, todo lo que mis padres me han dado, una herencia que va mas alla de la sangre.

Mis padres sufrian por mi, les angustiaba pensar que no estarian conmigo para echarme una mano, para acariciarme cuando me invadiera la tristeza, para ayudarme a entender lo que me iba a encontrar. Al mismo tiempo se dieron cuenta de que mi proceso de maduracion habia concluido, de que todo lo que ellos me habian dado me habia formado como persona y que, por lo tanto, estaba preparada para afrontar esta prueba. Para ellos siempre seria su nina, pero ahora comprendian que ya era mayor.

Aquel abrazo representaba la bendicion para seguir adelante en mi camino de busqueda; ellos me daban la energia y la fuerza, el arrojo y el coraje para llegar hasta el final. Tenia la seguridad de que, pasara lo que pasara, estarian conmigo de forma incondicional, del mismo modo que lo estuvieron un 27 de octubre, muchos anos atras, cuando me esperaban en el aeropuerto de Barcelona, al pie del avion, con gran incertidumbre. Tambien entonces sellamos con un emotivo abrazo el amor que nos ha guiado hasta el dia de hoy.

Quedan muchas horas de vuelo hasta aterrizar en Bombay, pero me acompana el diario que mi madre empezo a escribir dias antes de mi llegada a Barcelona para ser su hija para siempre. El dia que les comunique que regresaria a India, mi madre fue a su dormitorio y saco una libreta de la comoda. Por primera vez me conto que cuando yo llegue a su vida, empezo a escribir un diario. Uno para mi y otro para Fatima. Los ha escrito a lo largo de estos anos para que tuvieramos un testimonio de como habia sucedido todo. Temia que si un dia la memoria le fallaba no nos lo pudiera explicar con todo lujo de detalles.

Con el diario, mi madre me estaba proporcionando unas herramientas que me servirian para amortiguar el dolor que podia sobrevenir. En el esta mi historia. No se trata de un relato que esconda grandes secretos reveladores, porque en casa nunca ha habido secretos, pero si describe episodios muy intimos. Los primeros dias, meses e incluso anos, mi madre escribia todos los dias, aunque fueran unas pocas lineas. Recogio anecdotas cotidianas, el dia a dia de nuestra existencia, nuestra adaptacion a la nueva casa, una nueva familia, el idioma, las comidas, las costumbres . . .

Al hojearlo por primera vez, se me ha hecho aun mas patente el carino que sentian por mi incluso antes de conocerme; solo tenian noticias de mi por las cartas de la madre Adelina del orfanato y por una fotografia que estuvo sobre el mueble del comedor dias y dias. Me conmueve saber que me hayan deseado tanto, que me hayan querido y que hayan invertido todo tipo de esfuerzos para llevarme a su casa. Comprendo que mi historia tiene un sentido. Como siempre, como el pais del que procedo, todo son contrastes. Por un lado, unos padres que han pasado por alto los vinculos de la sangre y que han deseado hacerme feliz desde el primer momento, desde el momento en que pronunciaron mi nombre. Y por otro, la tristeza que siento al pensar en aquellos padres que no me quisieron: les debia de suponer un estorbo. Tambien es verdad que a medida que me he ido haciendo mayor he intentado que la sensacion de haber sido rechazada no me oprimiera. Asi, pensaba que debio existir un porque, unas circunstancias adversas que desconozco. No puedo creer que no me quisieran, sino que no pudieron hacerse cargo de mi. Alguna razon tiene que haber.

Lunes, 21 de octubre de 1974

Hoy he ido a comprar esta libreta de tapas rojas en la que escribire los detalles de todos y cada uno de los momentos de esta historia de carino que esta a punto de empezar contigo, nuestra hija Asha. Tambien he comprado una para Fatima, nuestra hija pequena, que ya hace casi cuatro meses que vive en casa y ha llenado nuestras vidas. Asi, cuando seais mayores y me falle la memoria, podreis saber como vivimos vuestra llegada a casa tanto vuestro padre como yo.

Te esperamos, querida Asha, con una ilusion desmedida. Nos han anunciado que llegaras el proximo domingo, dia 27 de octubre de 1974, a las once de la manana.

Podria haber empezado este diario contandote los meses que llevamos volviendonos locos con el papeleo, los tramites, las gestiones y las traducciones . . . Seria muy largo de explicar. Por eso tu padre y yo hemos ido guardando toda la documentacion de vuestra adopcion. Hemos pasado por mil y una situaciones inverosimiles, pero ahora realmente parece que haya pasado ya mucho tiempo. En estos ultimos meses nos han cuestionado infinidad de veces por que os habiamos ido a buscar tan lejos . . . y yo me reia por dentro porque hay cosas que no se pueden explicar con palabras.

Todos teniamos la certeza, y conforme pasa el tiempo lo veo aun mas claro, de que en un momento determinado nuestras vidas, cuatro almas procedentes de lugares totalmente distintos, se fusionarian para siempre.

Se que es una de las historias que te tendre que contar mas veces, porque dentro de poco seras parte implicada. Tu padre y yo deseabamos tener unos hijos que la naturaleza no nos podia dar, y vosotras dos pediais a gritos unos padres porque os los habian arrebatado de vuestras respectivas historias. Y ahora acaba esta pagina para iniciar otra totalmente nueva tanto para vosotras como para nosotros.

Copyright ©2004 por Asha Miro



Continues...


Excerpted from La hija del Ganges by Asha Miro Copyright © 2006 by Asha Miro. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Índice

PRIMERA PARTE

LA HIJA DEL GANGES

1. Regreso a India

2. Bombay

3. Donde duermen cinco, duermen nueve

4. De las piedras, sacan panes

5. La escalera de caracol

6. Con las manos llenas

7. Mary

8. La puerta de atrás

9. Monos en la cara

10. Inyecciones y películas

11. Nasik

12. Regreso de India

SEGUNDA PARTE

LAS DOS CARAS DE LA LUNA

13. El segundo regreso a los orígenes

14. Cada cosa en su sitio

15. Redescubriendo Mumbai con otros ojos

16. Usha en la ciudad sagrada

17. Las hijas del Godavari

18. Sitabai y Sakubai

19. La historia de mi hermana Asha

20. La tierra queda atrás

Nota final dedicada a los protagonistas de esta historia

Glosario

Agradecimientos

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)