La isla de la pasión
  • La isla de la pasión
  • La isla de la pasión
  • La isla de la pasión
<Previous >Next

La isla de la pasión

by Laura Restrepo
     
 

View All Available Formats & Editions

En 1908, el capitán mexicano Ramón Arnaud y su esposa adolescente parten hacia un pequeño atolón en el Pacífico, conocido por los exploradores españoles como la Isla de la Pasión. Acompañado de once soldados y sus familias, el capitán tiene órdenes de defender la isla ante la improbable invasión francesa. Con

See more details below

Overview

En 1908, el capitán mexicano Ramón Arnaud y su esposa adolescente parten hacia un pequeño atolón en el Pacífico, conocido por los exploradores españoles como la Isla de la Pasión. Acompañado de once soldados y sus familias, el capitán tiene órdenes de defender la isla ante la improbable invasión francesa. Con su peligroso arrecife de coral y una laguna estancada, la isla es amenazadora e inhóspita y sus nuevos habitantes deben luchar para sobrevivir. Logran crear una comunidad viable, pero entre la agitación política en su país y los comienzos de la primera Guerra Mundial, se ven olvidados en medio del Pacífico.

Abandonados a la intemperie, uno a uno van cayendo víctimas del escorbuto, el hambre, la desesperación, la rivalidad, la lujuria y la irremediable violencia. Alicia, una mujer resuelta e ingeniosa termina convirtiéndose en el punto de apoyo para los demás, cuya supervivencia dependerá en su valentía y astucia.

Read More

Editorial Reviews

Washington Post
“Restrepo charts a wide and intense range of human experience in this compelling story of castaways.”
Cleveland Plain Dealer
“[A] finely wrought work.”

Product Details

ISBN-13:
9780060816209
Publisher:
HarperCollins Publishers
Publication date:
09/06/2005
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
352
Sales rank:
881,687
Product dimensions:
5.31(w) x 8.00(h) x 0.79(d)

Read an Excerpt

La Isla de la Pasion

Una Novela
By Laura Restrepo

HarperCollins Publishers, Inc.

Copyright © 2006 Laura Restrepo
All right reserved.

ISBN: 0060816201

Capitulo Uno

Una muneca abandonada entre las rocas desde hace docenas de anos. Se le borraron las pestanas y el color de las mejillas y los animales mordisquearon su piel de porcelana. Ella observa, lela, con las cuencas vacias de sus ojos y todo lo registra en su craneo carcomido por la sal.

Despues de que todo paso la muneca sigue ahi, como testigo muerto, en medio de la frenetica ebullicion de los miles y miles de cangrejos que cubren la arena, que se cubren los unos a los otros en nerviosas capas moviles, siempre en torno a ella, acechando y asediando su cabeza calva y su tronco desmembrado, asomandose por los orificios que dejaron los brazos y desapareciendo por la entrepierna rota.

El cangrejerio se agita perplejo ante esa presencia remotamente humana. Porque ella, la muneca, junto con otras basuras indefinibles, es el unico vestigio del hombre que perdura en la isla de Clipperton.

Sobre esa misma playa donde hoy reina la muneca rodeada por su histerica corte de cangrejos, hace tiempo los ninos corretearon a los pajaros bobos, las mujeres se arremangaron las faldas para mojar los tobillos en el agua tibia y los marineros desembarcaron cestos de naranjas y de limones.

Pero todo eso fueantes de la tragedia.

Despues nadie quiso ni pudo volver a Clipperton, salvo algun negociante de guano y la media docena de marinos franceses que una vez al mes desembarcan para asistir, adormecidos por la indiferencia y por los vahos soporiferos que emanan del suelo, a la rutinaria ceremonia de izar la bandera de su pais. Porque Clipperton, que en sus buenas epocas fue territorio mexicano, paso a ser propiedad de Francia, tambien eso, de alguna manera, como consecuencia de lo que ocurrio.

Incluidos los franceses, cuyos nombres no se conocen, son contadas las personas que a lo largo de la historia han pisado Clipperton, tan contadas que un estudio minucioso de documentos permitiria hacer, con algun margen de error, la lista de todas ellas. La mayoria solo ha permanecido alli algunas horas, a lo sumo dias, y pocas han aguantado anos.

Quienes han estado alla, dicen que Clipperton es un lugar malsano, arisco. Aseguran que por sus playas ruedan restos de naufragios y que en sus aires flota el tufo de azufre de una laguna volcanica de aguas envenenadas que no toleran vida animal, ni son potables, y que queman a los hombres que se sumergen en ellas. Esa laguna, que reposa en la cuenca de un viejo crater hundido, se extiende en el centro del atolon y ocupa casi la totalidad de sus cinco kilometros de extension, dejando a su alrededor, como unico espacio donde el hombre puede sentar pie, un angosto anillo de tierra con playas hirsutas de coral molido y trece palmeras que el viento quiere arrancar. Agua rodeada de agua, Clipperton es poco mas que eso.

Una de las razones de la soledad de Clipperton es su lejania, otra su tamano y su condicion insignificantes. Se sabe que es tan pequena que se puede recorrer integra en una sola manana, saliendo a buen paso a las siete y volviendo al punto de partida antes del mediodia.

Se sabe tambien que queda en el Oceano Pacifico a io grados, 13 minutos latitud norte y 105 grados, 26 minutos longitud oeste, y que el lugar mas cercano a ella es el puerto mexicano de Acapulco, a una distancia de ii millas nauticas, o sea 945 kilometros. Quien imagine un mapamundi puede ubicarla en el punto de cruce de un eje que bajara de Acapulco hacia el sur y otro que partiera de San Jose de Costa Rica hacia el oeste, y comprobar que esta en la misma posicion con respecto a la linea ecuatorial que Cartagena y Maracaibo. Eso es lo que se sabe, y sin embargo algunas cartas de navegacion la relegan a la incertidumbre al marcarla con la sigla "D. E.": Doubtful Existence, existencia dudosa.

Ni siquiera su nombre es su verdadero nombre. "Clipperton" es un alias, una maniobra de distraccion. Una de tantas maneras que tiene la isla de desdoblarse y de encubrirse. El verdadero, con el que fue bautizada por primera vez, entre 1519 y 1511, cuando Fernando de Magallanes la diviso de lejos, fue el dulce y terrible nombre de Isla de la Pasion. Nombre evocador pero esquizofrenico, porque encierra en si a los contrarios: "pasion" significa amor y dolor, entusiasmo febril y tormento, afecto y lujuria. Cualquiera, solo con abrir un diccionario de sinonimos, comprueba la polivalencia de la palabra. Isla de la Pasion, le puso a ese atolon del Pacifico Fernando de Magallanes, viejo navegante que de tanto recorrer tierras desconocidas aprendio a comprenderlas con solo mirarlas.

No solo por irrelevante y apartada permanece despoblada Clipperton, sino tambien, y sobre todo, porque ella se empena, rabiosa, en que asi sea. Durante siglos ha trabajado para convertirse en una fortaleza inexpugnable, edificando alrededor de si misma, polipo por polipo, una muralla viviente de arrecifes coralinos que acecha bajo las aguas para destrozar los barcos que se acercan. Este poderoso arrecife es la unica construccion cuya existencia tolera, y para librarse de las demas, atrae huracanes que arrasan lo que construya el hombre. Ademas mantiene en sus costas tres rompientes que vuelcan las embarcaciones menores y ahogan al que intente cruzarlas a nado. A quienes, a pesar de todos los obstaculos, logran llegar, creen domesticarla y echan raices, la isla, traicionera, los aplasta al final con castigos como el escorbuto, el abandono y el olvido, y les cobra cada gota de felicidad con dos de angustia.

Azufre, pestes, arrecifes, rompientes, huracanes, todo eso es cierto, pero Clipperton no puede ser tan nefasta como parece, porque si lo fuera no tendria explicacion este otro hecho, tambien cierto, historicamente irrefutable hace tres cuartos de siglo un joven oficial del ejercito mexicano, el capitan Ramon Arnaud, y su esposa, Alicia, desembarcaron recien casados, cargados de ilusiones y de enseres domesticos, con la firme decision de poblana con sus descendientes, y Clipperton, la iracunda, los recibio mansamente, les permitio habitarla sin apuros y vivir en ella tan felices como debieron estar Adan y Eva en el paraiso.

Continues...


Excerpted from La Isla de la Pasion by Laura Restrepo Copyright © 2006 by Laura Restrepo. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >