La luz me salvo:Las revelaciones de un hombre que murio dos veces

Overview

Las muertes de Dannion Brinkley le han traído profundas revelaciones. Aquí nos las presenta en este clásico que ha cambiado nuestra percepción del más allá.

En 1975, Dannion Brinkley fue impactado por un rayo ocasionándole la muerte. Cuando despertó veintiocho minutos más tarde en la morgue, todo había cambiado. Había estado en el más allá, se había encontrado con trece ángeles y había experimentado 117 revelaciones acerca del futuro. En los ...

See more details below
Paperback (Translatio)
$12.91
BN.com price
(Save 7%)$13.99 List Price

Pick Up In Store

Reserve and pick up in 60 minutes at your local store

Other sellers (Paperback)
  • All (29) from $1.99   
  • New (13) from $2.50   
  • Used (16) from $1.99   
La luz me salvo: Las revelaciones de un hombre que murio dos veces

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK Study

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$9.99
BN.com price

Overview

Las muertes de Dannion Brinkley le han traído profundas revelaciones. Aquí nos las presenta en este clásico que ha cambiado nuestra percepción del más allá.

En 1975, Dannion Brinkley fue impactado por un rayo ocasionándole la muerte. Cuando despertó veintiocho minutos más tarde en la morgue, todo había cambiado. Había estado en el más allá, se había encontrado con trece ángeles y había experimentado 117 revelaciones acerca del futuro. En los años que siguieron a este episodio, cien de las revelaciones ya se han cumplido.

En La luz me salvó, Brinkley comparte esta increíble historia, revelando la verdad sobre lo que sucede después de la muerte y proveyéndonos de una guía desde el más allá acerca de cómo deberíamos vivir hoy en día.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780061724374
  • Publisher: HarperCollins Publishers
  • Publication date: 3/3/2009
  • Language: Spanish
  • Edition description: Translatio
  • Pages: 240
  • Sales rank: 1,392,552
  • Product dimensions: 5.20 (w) x 7.90 (h) x 0.70 (d)

Meet the Author

Dannion Brinkley is the author of the New York Times and international bestsellers Saved by the Light and At Peace in the Light. His books, tours, and lectures, with his wife, Kathryn, have transformed the consciousness of people across the world. Their nonprofit organization, The Twilight Brigade/Compassion in Action, trains volunteers to be at the bedside of our nation's veterans. It was nominated for the Heart of Hospice award in 2008. Dannion and Kathryn share their lives with six children between their homes in Nevada and South Carolina.

Raymond Moody, MD, PhD, is a world-renowned author, lecturer, and psychiatrist whose seminal work, Life After Life, changed the way we view death and dying. He is widely acknowledged as the world's leading expert on near-death experiences.

Paul Perry is an internationally bestselling author who has co-written nine books on near-death experiences.

Read More Show Less

Read an Excerpt


La luz me salvó

Las revelaciones de un hombre que murio dos veces


By Dannion Brinkley
HarperCollins Publishers, Inc.
Copyright © 2009

Dannion Brinkley
All right reserved.



ISBN: 9780061724374


Capítulo Uno

La primera vez que morí

Aproximadamente cinco minutos antes de morir, pude oír el retumbar del trueno mientras que otra tormenta entraba resueltamente en Aiken, South Carolina. Por la ventana pude ver un relámpago cruzando el cielo, haciendo un sonido de chisporroteo antes de reventar contra el suelo; "artillería de Dios", lo llamaba alguien de mi familia. A lo largo de los años yo había oído docenas de historias sobre personas y animales que habían sido alcanzados y matados por un rayo. Las historias de rayos que mi tío abuelo me contaba en las noches en que tormentas de verano entraban con estruendo y la habitación se iluminaba con luz estroboscópica con fogonazos brillantes, me producían tanto miedo como las historias de fantasmas. El temor a los rayos nunca me abandonó. Incluso esa noche del 17 de septiembre de 1975, a los veinticinco años, quería dejar el teléfono rápidamente para evitar una "llamada de Dios" (Creo que era también mi tío abuelo quien solía decir: "Recuerda, si recibes una llamada de Dios, usualmente te conviertes en zarza ardiente", pero estoy seguro de que lo decía a modo de broma).

"Epa, Tommy,tengo que dejarte, está viniendo una tormenta".

"Y entonces, ¿qué?", me dijo.

Yo había llegado a casa después de un viaje a Sudamérica por solo unos pocos días y me había plantado en el teléfono. Trabajaba para el gobierno y también estaba involucrado en varios negocios propios. Poseía y alquilaba varias casas, compraba y reparaba autos viejos, ayudaba en el negocio de comestibles de mi familia y me encontraba en el proceso de iniciar una compañía. Mientras la lluvia caía afuera, yo tenía que terminar esta última llamada telefónica a un socio de negocios.

"Tommy, me tengo que ir. Mi madre siempre me dice que nunca hable por teléfono durante una tormenta eléctrica".

Y ahí fue. El próximo sonido que oí fue como el de un tren de carga entrando en mi oído a la velocidad de la luz. Descargas de electricidad corrieron a través de mi cuerpo y sentí como si cada célula de mi ser estuviera bañada en electrolitos. Los clavos de mis zapatos se soldaron a los clavos del piso, de modo que cuando fui lanzado al aire, mis pies salieron de ellos. Vi el cielo raso frente a mi rostro, y por un momento no pude imaginar qué energía era ésa que podía causar un dolor tan punzante y sostenerme en sus garras, suspendido sobre mi propia cama. Lo que debe de haber sido una fracción de segundo me pareció una hora.

En algún lugar del corredor, mi esposa Sandy había gritado "Ese pegó cerca", cuando oyó el trueno. Pero yo no la oí decir eso, supe eso mucho tiempo después. Tampoco vi su rostro horrorizado cuando miró a lo largo del corredor tratando de ver qué había pasado y me vio suspendido en el aire. Por un momento todo lo que vi fue el yeso del cielo raso.

Después pasé a otro mundo.

Dejé atrás un inmenso dolor y me encontré sumido en paz y tranquilidad. Era una sensación que no había conocido antes y que no he tenido desde entonces. Era como estar inmerso en una calma gloriosa. Este lugar al que fui era una atmósfera de azules y grises profundos donde pude realmente relajarme por un momento y preguntarme qué había sido lo que me había golpeado tan fuerte. ¿Un avión se había estrellado en mi casa? ¿Nuestro país estaba bajo un ataque nuclear? No tenía idea de qué había sucedido, pero aun en ese momento de paz quería saber dónde estaba.

Comencé a mirar a mi alrededor, a dar vueltas en el aire. Debajo de mí estaba mi propio cuerpo, tirado sobre la cama. Mis zapatos estaban humeando y el teléfono estaba derretido en mi mano. Pude ver a Sandy entrar corriendo a la habitación. Se paró al lado de la cama y me miraba con una expresión aturdida, el tipo de expresión que encontrarías en un padre que ve a su niño flotando con el rostro hacia abajo en una pileta de natación. Tembló por un momento y después se puso a trabajar. Recientemente había tomado un curso de resucitación cardíaco pulmonar y sabía exactamente qué hacer. Primero, despejó mi garganta y movió mi lengua a un lado, después inclinó mi cabeza hacia atrás y comenzó a soplar dentro de mi boca. Uno-dos-tres soplos y después se sentó a horcajadas sobre mi estómago y empezó a presionar mi pecho. Estaba presionando tan fuerte que producía un quejido con cada presión hacia abajo.

Debo de estar muerto, pensé. No sentía nada porque no estaba en mi cuerpo. Yo era un espectador de mis momentos finales sobre la tierra, tan desapasionado al ver mi propia muerte como podría estarlo si estuviera mirando a actores representarla en la televisión. Lamentaba que Sandy estuviese sufriendo y podía sentir su temor y dolor, pero no me preocupaba la persona que yacía sobre la cama. Recuerdo un pensamiento que muestra cuán lejos del dolor estaba. Mientras miraba al hombre que estaba sobre la cama recuerdo pensar que era más buen mozo que eso.

La resucitación cardíaco-pulmonar debe de haber funcionado, porque de repente estaba de regreso en mi cuerpo. Sobre mí podía sentir a Sandy presionando con fuerza sobre mi pecho. En condiciones normales, esa presión capaz de quebrar un hueso sería dolorosa, pero yo no la sentía. La electricidad había atravesado mi cuerpo, y no había un solo punto en mí que no se sintiera como si hubiera sido quemado desde dentro hacia fuera. Comencé a gemir, pero solo porque estaba demasiado débil como para gritar.

Tommy apareció en menos de diez minutos. Sabía que algo estaba mal porque había oído la explosión por el teléfono. Había sido un hombre del cuerpo de la Armada, de modo que Sandy dejó que él se hiciera cargo. Tommy me envolvió en una manta y le dijo a Sandy que llamara a la unidad de emergencia médica. "Haremos lo que podamos", dijo, poniendo su mano sobre mi pecho.



Continues...


Excerpted from La luz me salvó by Dannion Brinkley Copyright © 2009 by Dannion Brinkley. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)