La mujer sujeta al Espíritu

Overview

Un estudio que abarca el comportamiento de la mujer en cada etapa de su vida.

Read More Show Less
... See more details below
Other sellers (Paperback)
  • All (13) from $1.99   
  • New (6) from $7.34   
  • Used (7) from $1.99   
La mujer sujeta al Espíritu

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK 10.1
  • NOOK HD Tablet
  • NOOK HD+ Tablet
  • NOOK eReaders
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook)
$8.99
BN.com price

Overview

Un estudio que abarca el comportamiento de la mujer en cada etapa de su vida.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9780881132106
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 6/1/1992
  • Language: Spanish
  • Pages: 272
  • Sales rank: 959,513
  • Product dimensions: 5.36 (w) x 8.08 (h) x 0.74 (d)

Meet the Author

La Sra. Beverly LaHaye fundó Concerned Women for America (CWA) en 1979 para proteger y promover los valores bíblicos por parte de las mujeres y las familias—primero por medio de la oración, entonces por educación, y finalmente por medio de influir a los líderes políticos y a la sociedad de hoy. Sus libros incluyen Cómo desarrollar el temperamento de su hijo, y La mujer sujeta al Espíritu.

Read More Show Less

Read an Excerpt

La Mujer Sujeta Al Espíritu


By Beverly LaHaye

Grupo Nelson

Copyright © 1996 Editorial Caribe, Inc.
All rights reserved.
ISBN: 978-0-7180-2396-6



CHAPTER 1

El comienzo de una vida más plena


¿Por qué algunas de mis amigas parecían tener mayor habilidad y potencial que yo? ¿Cómo podía Dios usarme cuando algo parecía faltar en mi vida? ¿Podría alguna vez utilizarme para su gloria? Estas eran las preguntas que parecían penetrar el corazón durante mis primeros quince años como joven esposa de un pastor.

Entonces un día hallé las respuestas a esas preguntas. Esta persona temerosa e introvertida se encontró frente a frente con la dimensión ausente en su vida. Lo que faltaba era la confianza y la seguridad personal que viene de «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4.13). El temor constante de no poder satisfacer las expectativas de otras personas, incluyendo las de mi esposo, me había rondado en forma regular. Pero por medio de Cristo, adquirí confianza y vencí todos esos temores.

Pues bien, acepté relatar mi historia unos trece años después. Se convirtió en el libro publicado en 1976 titulado La mujer sujeta al Espíritu, y provino directamente del corazón. Deseaba que otras mujeres, que tal vez lidiaban con algunas de las mismas emociones, supiesen cómo había obrado Dios en mi vida. Debió haber muchas en esa búsqueda porque, con el correr de los años, se han vendido más de ochocientos mil ejemplares del libro. Pero los años tienen un modo de producir madurez y sabiduría. Cuando esos años se dedican a aprender a andar en el Espíritu y bajo su control, es necesario que haya una comprensión más plena de nuestra fe en Cristo.

Es por eso que ahora hago una revisión de La mujer sujeta al Espíritu. El mensaje básico sigue siendo el mismo porque proviene de la Palabra de Dios, pero la profundidad de comunicación de esos principios que pueden cambiar nuestras vidas es, así lo espero, mucho más plena.

Antes de esa experiencia mencionada anteriormente, había sido una persona temerosa e introvertida, con una imagen más bien pobre de mí misma. Como joven esposa que era, vivía constantemente atemorizada de no poder cumplir las expectativas que, nuestras amistades, parecían requerir de mí. Debido a eso, me resultaba difícil invitar amigos a casa. Además, rehusaba aceptar invitaciones para dar conferencias a grupos de mujeres, porque dudaba si tendría realmente algo para decirles. Después de todo, ¿quién iba a estar dispuesto a escuchar a una mujer cuya única realización en la vida había sido dar a luz a cuatro hijos? Durante los primeros años de nuestro pastorado, una mujer muy bien intencionada me dijo en cierta ocasión: «Señora LaHaye, la esposa del último pastor que tuvimos era escritora, ¿qué hace usted?» Una pregunta bastante demoledora para una tímida mujer de veintisiete años. Comencé a preguntarme: «¿Qué he hecho?» Sí, era una buena madre de cuatro hijos, una ama de casa razonablemente eficaz y mi esposo me adoraba; pero, ¿qué había hecho que tuviera un efecto perdurable en la vida de otras mujeres? Vez tras vez me volvía la misma respuesta: «¡Muy poco!»

La primera vez que me enfrenté, a mis inseguridades en aumento, ocurrió en una conferencia cristiana en Forest Home, California, en 1963. Escuché al Dr. Henry Brandt, un sicólogo cristiano, dar un mensaje acerca de la plenitud del Espíritu Santo y el efecto que podría tener sobre mi vida. Esta era la primera vez que ello me había sido presentado con tanta claridad, e instantáneamente reconocí que esta era la dimensión faltante.

El miedo y las ansiedades dominantes no podían venir de Dios: «Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio» (2 Timoteo 1.7). ¡Esto era lo que me faltaba! Necesitaba poder, amor y dominio propio que me capacitasen para despojarme de la pobre autoestima y del temor, dar un paso hacia adelante con renovada confianza y permitir que Dios hiciese lo que Él decidiese hacer con mi vida. Conocía mis limitaciones y sabía que sólo podía lograr esto cediendo los controles de mi vida al Espíritu Santo.

También me ayudó darme cuenta que estaba en un error al no querer aceptarme tal como Dios me había creado: «Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien» (Salmo 139.14).

El Dr. Brandt me habló acerca de confesar mis temores y ansiedades como pecado, porque «todo lo que no proviene de fe, es pecado» (Romanos 14.23b), y luego pedir la plenitud del Espíritu Santo. Cumplí con esa sencilla fórmula y confié en el Espíritu Santo durante los días y meses que siguieron para que llevase a cabo lo imposible a través de mí mediante este nuevo poder que tenía dentro.

Debo reconocer que no hubo ninguna señal ni manifestación exterior de este acontecimiento, excepto que mi corazón se llenó de una hermosa quietud y paz interior. Dios comenzaba a hacer una obra en mí que habría de ser mucho más efectiva que cualquier cosa que pudiese hacer yo misma. Deseaba hacer lo imposible para Dios. Mi nuevo descubrimiento no me cambió de un día para otro, ni en una semana, ni siquiera en un mes. Pero al empezar diariamente a apropiarme de ese poder, amor y dominio propio, Dios estaba obrando dentro de mí. La dimensión faltante había sido hallada. Mi temperamento natural seguía siendo parte de mí, pero Dios iba a obrar sobre mis debilidades. Juntos veríamos cómo empezaba a crecer una Beverly transformada.

Mi testimonio es que hasta aquí he llegado por la fe y el poder del Espíritu Santo. Aún me queda mucho por andar, pero Dios está obrando fielmente en mí, preparándome para ese día en que le veré a Él cara a cara.

Ruego que esta revisión de La mujer sujeta al Espíritu haga lo mismo para usted. Comencemos echándole un vistazo a lo que es el temperamento, para luego repasar los diversos temperamentos y cómo ejercen influencia en nuestras vidas.

CHAPTER 2

¿Qué es el temperamento?


Ningún estudio de los seres humanos es completo si no es considerado el temperamento, parque ejerce mayor influencia sobre su comportamiento que cualquier otro factor de la vida. Así como nuestra conformación física, mental y emocional está basada sobre la disposición de los genes en el momento de la concepción, también lo está nuestro temperamento. Es bien sabido que la combinación de esos genes produce el color de sus ojos y su cabello, y la forma de su cráneo y su rostro, su estatura y forma corporal general, su cociente de inteligencia, y la expresión de sus emociones y sus reacciones. Lo que no es tan sabido es que esos mismos genes producen su temperamento. Ellos, a su vez, ejercen una significativa influencia en el modo de usar sus características físicas, emocionales y mentales.

Su temperamento (o debiera decir, su singular combinación de dos o más temperamentos), junto con sus características físicas, mentales y emocionales, es lo que hace que usted sea usted de manera tan única. Incluso los gemelos se comportan de manera diferente por causa de sus diferentes combinaciones de temperamentos, pues el temperamento determina cómo habrá de usar sus características físicas, mentales y emocionales.

Nada ejerce una influencia más poderosa sobre el comportamiento humano que el temperamento. Por supuesto que su naturaleza espiritual puede ayudar a fortalecer las debilidades de su temperamento, pero eso es algo que trataremos más adelante. Por ahora, resulta importante comprender que su singular combinación de temperamentos determina sus acciones, reacciones, prejuicios y a menudo sus gustos y disgustos. Es cierto que otros factores juegan un rol en la manera de comportarse, incluyendo su crianza, valores religiosos, hábitos y educación.

Algunos investigadores dicen que un niño pasivo en el vientre será pasivo en la vida, y uno que patea en el vientre será un pateador en la vida. Sí sé que a menudo resulta fácil predecir el temperamento primario de algunos niños en una guardería. Por ejemplo, la niña colérica no puede soportar ser colocada en una cima cuando no desea dormir. Casi es posible ver lo que piensa a través de su mirada al sacudir los barrotes sin misericordia («¡En cuanto salga de esta cuna, voy a organizar toda esta casa!»). El niño flemático se contenta con pasar el tiempo entreteniéndose con los juguetes que le han dado. La niña melancólica llora como si la hubiesen abandonado de por vida ... y piensa que así ha sucedido. La niña sanguínea hace uso de sus encantos cada vez que pasa alguno, con la esperanza de que dicha persona no pueda resistirse y la levante ... y por lo general tiene razón.

Cuando se encuentre con estas personas veinticinco años más tarde, descubrirá que sus rasgos básicos de temperamento siguen caracterizando su comportamiento. El sanguíneo, amante de la diversión, sigue siendo una persona alegre; el empeñado colérico sigue tratando de organizar todo, aunque para entonces su horizonte haya cambiado. Ahora está organizando su propia compañía o toda una ciudad. La melancólica todavía sabe que las personas no la quieren y la abandonarán si se les presenta la oportunidad; y el flemático aún se contenta con dar vueltas, aunque a estas alturas olerá las rosas y contemplará las flores.

Alguien ha dicho de los cuatro temperamentos que el melancólico creativo inventa cosas, el colérico las fabrica, el sanguíneo las vende y el flemático las disfruta.


¿PUEDE UN TEMPERAMENTO SER CAMBIADO?

Los melancólicos preguntan a menudo: «¿Puede ser cambiado mi temperamento?» Los sanguíneos raramente formulan esa pregunta porque les agrada su modo de ser y les agrada el hecho de que la mayoría de las personas gusta de su modo de ser también. Los coléricos no quieren cambiar, pero les agradaría modificar a la mayoría de las personas. Los flemáticos, por lo general, se conforman observando alegremente a otros como espectadores de la vida. Irónicamente, el melancólico —el más rico y talentoso de todos los temperamentos— es, probablemente, quien más desee un temperamento diferente. Debe ser la tendencia perfeccionista en la melancólica que le hace siempre estar buscando la mezcla ideal para ser «perfecta». Una vez se dé cuenta de que forma parte de la raza caída de Homo sapiens y que nadie es perfecto, tal vez tenga disposición de aceptarse y usar sus considerables dones.

Pero el punto importante es: no, su temperamento no puede ser cambiado. Al igual que sus huellas dactilares, es una parte de su ser que la identifica de por vida. Feliz la mujer que comprende que Dios la hizo como es y desea usarla de ese modo.

Él tenía un plan para usted cuando fue concebida, y utilizará todas las circunstancias de su vida para moldearla convirtiéndola en la persona que Él desea que sea, si usted así se lo permite. Sus debilidades debieran hacerle comprender cuánto depende de Él, y ése justamente es el tema de este libro. Mediante la comprensión de sus debilidades, puede vencerlas por medio de la plenitud del Espíritu Santo. Entonces Dios puede usar sus talentos al máximo nivel.

La mayoría de las personas están tan dominadas por el lado débil de su temperamento, que destruyen sus virtudes heredadas. Teológicamente, diríamos que «el pecado que te asedia» te impide cumplir tu misión en la vida. Por ejemplo, la persona sanguínea a menudo es víctima de su ego y de falta de disciplina. Más tarde en su vida, muchas veces repele a las personas en lugar de atraerlas. La colérica agrede a las personas con su lengua filosa y sarcástica, de tal manera, que le tienen miedo. Con frecuencia, la flemática gratifica su espíritu egoísta de no querer involucrarse o no desear esforzarse. Y la melancólica puede gratificar su modo naturalmente pesimista y depresivo y convertirse así en un caso perdido emocional que se queja tanto que las personas la evitan ... tal como ella esperaba.


¡PERO ALGUNAS PERSONAS PARECEN CAMBIAR!

Muchas personas parecen cambiar su temperamento con el transcurso de su vida. Pero si observa atentamente, notará que sólo se fortalecen las debilidades que experimentanron en el cambio cuando alguna fuente grande y elevada de poder viene a su vida. En algunas es su amor por otra persona. Algunas mujeres que han sufrido abuso y despreció de parte de alguno de sus padres, se casan con hombres que brindan afirmación y apoyo. Ese apoyo y ese aliento aportan la confianza necesaria que las capacita para que parezca que han cambiado. Pero aun así el cambio está limitado a ciertos aspectos de su vida.

Algunas mujeres encuentran en el alcohol, las drogas u otra forma de comportamiento adictivo, un medio temporal de apoyo externo que las saca de sus debilidades. Pero los perjudiciales efectos secundarios son bien conocidos y a menudo siguen su curso, creando a la larga más problemas de los que pueda sobrellevar mujer alguna.

La mejor y única fuente externa de poder para la mujer actual, es el ministerio del Espíritu Santo que está a su disposición después de entregarse a Cristo. No existen efectos secundarios negativos al cambio espiritual por medio del Espíritu Santo, y no es temporal. Trataré ese tema más detalladamente en otro capítulo. Pero ahora deseo enfatizar que, a pesar de que ninguna mujer puede cambiar su temperamento, el poder espiritual que está a su disposición por medio del Espíritu Santo puede transformar sus debilidades básicas al punto de dar la impresión de cambiar su temperamento.


DIOS NO CAMBIÓ LOS TEMPERAMENTOS DE LOS APÓSTOLES

En su libro Transformed Temperaments [Temperamentos transformados], mi esposo, Tim, usó personajes bíblicos como ejemplo del tipo de «cambio» que Dios puede producir en cualquier individuo que lo acepta como Señor y Salvador y le permite controlar su vida. Pedro era un superextrovertido sanguíneo cuando Cristo llegó a su vida. Después de recibir la plenitud del Espíritu Santo en Hechos 2, no dejó de ser un extrovertido. En lugar de eso, Dios pudo usar su espíritu comunicativo y contagioso para ganar a miles para su Señor. El apóstol Pablo era un extrovertido decidido y motivado, mucho antes de su conversión al cristianismo. Pero después de ser salvo y recibir la plenitud del Espíritu Santo, dedicó sus talentos a Dios y llegó a ser lo que muchos consideran el cristiano más productivo del primer siglo y, por medio de sus 13 epístolas, quizás de toda la cristiandad. Del mismo modo, Moisés el melancólico y Abraham el flemático fueron completamente ineficaces para Dios hasta ser capacitados por el poder del Espíritu de Dios.

Ya que el temperamento es incluido en uno en el momento de la concepción, no es posible el cambio de temperamento. Pero modificar sus debilidades es otro cantar. Como veremos, Dios el Espíritu Santo, proveerá de fuerza para cada debilidad humana (o de temperamento). El resultado que se produzca parecerá un cambio. ¿Y no es eso acaso lo que usted desea? Todos quisieran vencer sus debilidades. El único poder que conozco que puede hacer eso es el Espíritu Santo. Pero no ocurre en forma automática simplemente porque usted es cristiano. El cambio se producirá únicamente cuando usted coopere con el Espíritu Santo.

CHAPTER 3

Los cuatro temperamentos básicos


¿Qué cosa pudiera ser más interesante que el estudio del temperamento humano? Esto abre la puerta hacia el entendimiento de lo que motiva a la gente a comportarse de cierta manera. Todos, por supuesto, están interesados en saber lo que mueve a las personas. Y por mucho que nos fascine descubrir lo que hace que otras personas se comporten de determinado modo, a casi todos nos interesa el secreto oculto en el propio comportamiento.

El ochenta por ciento de los estudiantes universitarios cursa Sicología 101 y 102, probablemente porque intenta descubrir lo que provoca sus acciones y reacciones espontáneas. Casi todos han preguntado: «¿Por qué hago lo que hago?» o «¿Por qué me comporto del modo que lo hago?» El problema de la sicología humanista es que básicamente separa a las personas en sólo dos categorías: «introvertidas» y «extrovertidas». Desafortunadamente, eso resulta ser una explicación por demás inadecuada del comportamiento humano. Los cuatro temperamentos básicos son mucho más descriptivos y facilitan a las personas identificarse por sí mismas.

Sorprendentemente, el temperamento constituye la teoría más antigua del comportamiento humano. Es también la más acertada. Dicha teoría fue concebida por el médico griego Hipócrates, a quien se conoce como el «padre de la medicina moderna». Debe haber sido un genio analítico, pues las características originales que dio a cada temperamento han sobrevivido por más de 2000 años.


(Continues...)

Excerpted from La Mujer Sujeta Al Espíritu by Beverly LaHaye. Copyright © 1996 Editorial Caribe, Inc.. Excerpted by permission of Grupo Nelson.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Table of Contents

Contents

Prólogo, 9,
1. El comienzo de una vida más plena, 13,
2. ¿Qué es el temperamento?, 19,
3. Los cuatro temperamentos básicos, 27,
4. Conozca a Marta Melancólica, 33,
5. Conozca a Felisa Flemática, 47,
6. Conozca a Clara Colérica, 63,
7. Conozca a Sara Sanguínea, 77,
8. ¿Cuál es su temperamento?, 91,
9. Las doce combinaciones del temperamento, 97,
10. La soltería no es una maldición, 127,
11. Casados para toda la vida, 151,
12. Los temperamentos y la comunicación, 171,
13. Los temperamentos y su vida amorosa, 187,
14. Cómo servir al Señor con su temperamento, 219,
15. Los desafíos en la vida de la mujer cristiana, 233,
16. El secreto de la mujer sujeta al Espíritu, 253,

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)