La oportunidad perdida: Una fábula de descubrimiento personal (The Lost Choice: A Legend of Personal Discovery)

( 4 )

Overview

¿Está listo para hacer el descubrimiento personal de toda una vida?
En un suburbio de Denver, la periodista Dorry Chandler y su esposo detective Mark, descubren un extraño objeto con un mensaje grabado en un idioma antiguo. Uniendo fuerzas con el antropólogo Dylan Langford y su amiga la arqueóloga, Abby Warner, el equipo queda cautivado por el misterioso artefacto y el mensaje desconcertante que parece datar de hace miles de años.

¿Descubrirá el equipo el secreto detrás de este ...

See more details below
Paperback (Spanish-language Edition)
$11.58
BN.com price
(Save 10%)$12.99 List Price
Other sellers (Paperback)
  • All (22) from $1.99   
  • New (17) from $1.99   
  • Used (5) from $1.99   
La oportunidad perdida: Una fábula de descubrimiento personal (The Lost Choice: A Legend of Personal Discovery)

Available on NOOK devices and apps  
  • NOOK Devices
  • Samsung Galaxy Tab 4 NOOK
  • NOOK HD/HD+ Tablet
  • NOOK
  • NOOK Color
  • NOOK Tablet
  • Tablet/Phone
  • NOOK for Windows 8 Tablet
  • NOOK for iOS
  • NOOK for Android
  • NOOK Kids for iPad
  • PC/Mac
  • NOOK for Windows 8
  • NOOK for PC
  • NOOK for Mac
  • NOOK for Web

Want a NOOK? Explore Now

NOOK Book (eBook - Spanish-language Edition)
$7.99
BN.com price

Overview

¿Está listo para hacer el descubrimiento personal de toda una vida?
En un suburbio de Denver, la periodista Dorry Chandler y su esposo detective Mark, descubren un extraño objeto con un mensaje grabado en un idioma antiguo. Uniendo fuerzas con el antropólogo Dylan Langford y su amiga la arqueóloga, Abby Warner, el equipo queda cautivado por el misterioso artefacto y el mensaje desconcertante que parece datar de hace miles de años.

¿Descubrirá el equipo el secreto detrás de este objeto histórico y misterioso? ¿O su mensaje se perderá para siempre?

Del autor del best-seller del New York Times, El regalo del viajero viene una búsqueda apasionante para descubrir el destino de la humanidad. La novela es una mezcla de ficción fascinante, con una amplia investigación, y un poderoso mensaje de esperanza, La oportunidad perdida ilumina los principios imperecederos para transformar el mundo.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781602554108
  • Publisher: Grupo Nelson
  • Publication date: 3/1/2011
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 256
  • Product dimensions: 5.50 (w) x 8.30 (h) x 0.90 (d)

Meet the Author

Andy Andrews, aclamado por un escritor del New York Times
como "una de las personas más influyentes de Estados Unidos", es un novelista de gran éxito de ventas y orador empresarial de mucha demanda. Ha dado discursos a pedido de cuatro presidentes de Estados Unidos.

Read More Show Less

First Chapter

La oportunidad perdida

Una fábula de descubrimiento personal
By Andy Andrews

Thomas Nelson

Copyright © 2011 Grupo Nelson
All right reserved.

ISBN: 978-1-60255-504-4


Chapter One

Denver, Colorado – en el presente

Era sábado. Hacía una mañana soleada y cálida; un perfecto día de junio en Colorado. Mark Chandler entró en el estudio, bostezó y miró a su esposa, que estaba sentada en la butaca reclinable.

Dorry Chandler era el tipo de mujer que uno suele mirar fijamente para decidir si parece atractiva o no. Medía un metro sesenta si se ponía de puntillas y pesaba unos cincuenta kilos. Su cabello rojo se acentuaba con unas pecas salpicadas sobre su rostro. Mark se dirigió hacia ella y la besó en la cabeza.

—¿A qué hora llegaste?

—Tarde, eran las once y media. El avión salió de Dallas con retraso.

—Siento no haberte esperado levantado —dijo Mark sentándose sobre el brazo de la silla—. Aparte del retraso del vuelo, ¿tuviste un buen viaje?

—Bueno, ya sabes —Dorry se encogió de hombros—. Hice la entrevista, visto y no visto. Nada del otro mundo.

—¿Tienes que ir hoy a la oficina? —preguntó él.

—No. Escribí el artículo en el avión y lo envié por correo electrónico anoche mientras roncabas —le revolvió el cabello y se dirigió hacia la cocina—. ¿Café? —preguntó.

—Por supuesto, gracias —dijo Mark siguiéndola y sentándose a la mesa del desayuno. Agente de policía de Denver desde hacía catorce años, Mark tenía treinta y nueve, exactamente dos más que su mujer. Era de estatura y complexión medianas, y su cabello oscuro y rizado cubría a veces sus orejas. No importaba. Era sargento detective y podía permitírselo.

La primera vez que vio a Dorry, esta discutía con su compañero, quien en aquel momento intentaba ponerle una multa por exceso de velocidad que ella se negaba a aceptar. De pie detrás del Buick LeSabre blanco y hecho polvo de Dorry, Mark se había reído tanto que su compañero terminó por ir hacia él y, furioso, le había entregado el talonario de multas. Mark tardó otros cinco minutos en tranquilizar a Dorry y convencerla para que firmara la multa. Y eso fue exactamente lo que tardó Mark en enamorarse de ella.

A Dorry le costó algo más admitir que sentía atracción por un policía. Después de todo, ella era periodista de un diario y había pasado gran parte de su vida adulta fomentando profundas reservas en cuanto a la autoridad. En cualquier caso, se habían casado en menos de un año y habían tenido a su único hijo, Michael, seis años después.

Mark hizo, a la que era su esposa desde hacía once años, una pregunta muy familiar:

—¿Cuántas tazas de café llevas?

—Sesenta o setenta, pero no llevo más que dos horas despierta. No empieces.

Mark tenía una teoría acerca de su esposa y de su personalidad en lo que a su consumo de café se refería. Dicho de un modo sencillo, creía que mientras los demás podían tener cierto tipo de tendencias o podían llevar la etiqueta de «conductor» o «colérico», Dorry era cafeína. Mark le tomaba el pelo a causa de su fiel compañero líquido, pero había decidido desde hacía tiempo que no quería que ella abandonara su hábito. De hacerlo, se convertiría en una persona totalmente distinta y él era feliz con la mujer que tenía.

—¡Caramba! —dijo, mirando el reloj que colgaba sobre la cocina—. Ya son las diez. ¿Por qué me has dejado dormir tanto?

—No sé —respondió Dorry—; parecías cansado.

Se sentó frente a él y le deslizó su tazón favorito.

—De todos modos, Michael se levantó temprano y quería jugar con Jonathan.

Jonathan tenía siete años y era el menor de los tres hijos de sus vecinos Richard y Kendra Harper.

—¿Dónde están ahora? —preguntó Mark—. ¿En la habitación de al lado?

Sin mover la taza de café ni retirar sus ojos de Mark, Dorry sonrió y sacó su dedo índice del asa para señalar hacia el gran ventanal.

—En la acequia —dijo.

Por así decirlo, el patio trasero de los Chandler era una zona baja, una escorrentía húmeda a la que Mark se refería con orgullo como «el riachuelo». Dorry la denominaba acequia.

Fuese lo que fuese, no conseguían sacar a su hijo de ella. Michael tenía cinco años, el cabello rojo como el de su madre, ojos verdes y la personalidad de su padre. Todo le interesaba; quería saber la procedencia, el funcionamiento, el por qué de todo y, con frecuencia, hasta cómo eran las cosas por dentro. Mark y Dorry habían querido tener más hijos, pero tras años de intentos por volver a concebir, varios doctores les había dicho que era imposible.

Mark miró por el ventanal y vio moverse las cabezas de los dos niños que estaban arrodillados, se salpicaban, saltaban y corrían de un lado a otro. Se rió y sacudió la cabeza.

—Se pasarían el día revolcándose en ese riachuelo si les dejáramos.

—Acequia —corrigió Dorry—. Seguro que sí.

Se levantó y se echó otra taza de café.

—Pero hoy vamos al centro comercial, ¿recuerdas? El Capitán Michael Chandler necesita ropa de verano y yo podría hacerme con algunas cosas para mí.

Mark refunfuñó.

—Me olvidé por completo, pero supongo que sí. ¿Sigue en pie lo de cocinar fuera con Richard y Kendra?

—Que yo sepa, sí. Dijeron que ellos se encargaban de cocinar, así que ni pienso en ello. Ya sabes cómo son. Cuando nosotros cocinamos, ellos no traen nada. ¡Nada! De modo que adivina lo que yo voy a llevar.

—¿Nada? —preguntó Mark inocentemente, intentando no reír.

—¡Exactamente! —replicó Dorry—. Pero será toda una caja llena de nada.

Un poco más tarde, después de que Mark la hubiese llamado tres veces, Dorry silbó con los brazos en jarra y su hijo entró con paso firme por la puerta trasera.

—¡Vamos, camarada! Papá está en la ducha. Nos vamos al centro comercial. ¿Te has ensuciado?

—¡No, señora!

Dorry lo detuvo con el brazo cuando intentaba escabullirse.

—No pensaba que lo hubieses hecho, pero tenía que preguntar —dijo—. Es que no podía ver a través de todo ese barro que cubre tu limpieza.

—¡Oh, mami! —respondió Michael con una sonrisa burlona—. ¡No seas sarcástica!

Dorry se detuvo. Con los ojos muy abiertos preguntó:

—¿Dónde has aprendido esa palabra?

—De papi. Él dijo que se suponía que ese era tu nombre. Es el nombre que el abuelo te quiso poner, pero la abuela no le dejó.

—¿De verdad? —Dorry ahogó la risa—. Recuérdame más tarde que te cuente una historia sobre tu padre. Ahora tenemos que darnos prisa. ¡Quítate la ropa aquí, en la cocina, y corre a la bañera!

Mientras los chicos estaban en el baño, Dorry se sirvió otra taza de café y puso en marcha la lavadora. Puso la temperatura del agua en la posición más alta. «Olvídate del color, de todos modos todo es marrón», pensó. Al recoger toda la ropa, Dorry notó un peso en el pantalón vaquero. Sin la menor sorpresa comenzó a vaciar los bolsillos. Era algo que había hecho por Mark desde que se habían casado, y ahora Michael era exactamente igual que él. Mentalmente fue clasificando los objetos, colocándolos en la encimera junto al fregadero o echándolos directamente al cubo de la basura.

Fuese lo que fuese aquella cosa pesada, Dorry tuvo que darle la vuelta al bolsillo. Su mano apenas cabía en los diminutos bolsillos de Michael y este último objeto, que con toda seguridad era el pedrusco más grande, parecía verdaderamente incrustado. Poco a poco consiguió dar la vuelta a la húmeda tela de algodón y sacó ... algo.

A Dorry no le pareció que fuese una piedra pero, sin embargo, podía serlo. Le dio la vuelta. Era de metal, un poco más grande que su mano, tenía una cierta forma rectangular con lo que parecían ser pequeñas muescas por toda la superficie. Se veía que era antigua pero no estaba oxidada. «Desde luego, es metal —decidió—, a menos que sea una piedra».

Habría pasado casi una semana cuando Dorry recordó la «piedra». La había echado en una maceta vacía que había en el alféizar de la ventana, por encima del fregadero, con la intención de inspeccionarla más de cerca cuando no tuviera tanta prisa.

Mark la encontró el siguiente jueves por la tarde. El verano les proporcionaba más o menos una hora de sol adicional y, la mayoría de los días, pasaban ese tiempo después del trabajo fuera de la casa, con Michael. Desde el patio donde observaban cómo Dorry trasplantaba matas de margaritas, Mark entró a la casa para agarrar el tiesto.

Un poco después, Mark quitó el pestillo de la ventana de la cocina y la abrió.

—¿Es esto lo que quieres? —gritó, sosteniendo el tiesto en alto.

Mark salió por la puerta.

—¿Quieres esta cosa, sea lo que sea, que hay dentro de la maceta? —preguntó mientras caminaba. Sacudió el tiesto haciéndolo sonar.

—¿Qué es? —Dorry levantó la mirada.

—Esta cosa —Mark metió la mano en la maceta y sacó el objeto—. ¿Es para tirarla?

Por la expresión en el rostro de Dorry se notaba que había caído en la cuenta del objeto al que Mark se estaba refiriendo. Enderezó su espalda y se quitó los guantes de jardinería.

—Me había olvidado de eso por completo —dijo—. Lo encontré en el bolsillo de Michael la semana pasada. En realidad pensaba enseñártela.

—Entonces, ¿no la tiro?

—No; aún no. Quiero mirarla de nuevo. Además, estamos a punto de entrar en la casa. Los mosquitos nos están acribillando.

Más tarde, aquella misma noche, la familia se reunió en el estudio.

—¿De qué queremos hablar esta noche? —comenzó Mark.

La televisión se encontraba en el rincón y apenas se utilizaba. Algunos años antes, Mark y Dorry habían decidido que sus trabajos les mantenían al tanto de más noticias de las que podían soportar. Tampoco querían que Michael creciera con la televisión constantemente a todo volumen. A diferencia de las demás familias que conocían, los Chandler habían desarrollado la costumbre de hablar.

—¡Oye, tráete esa cosa! —dijo Dorry—. Esa cosa rara de la maceta. ¿Dónde la pusiste?

—¡Ah, sí! —dijo Mark levantándose de su butaca y dirigiéndose a la cocina—. Espera un momento.

Segundos más tarde volvió con el objeto en su mano y frunciendo el entrecejo con perplejidad.

—¡Ven y sostenla donde todos podamos verla! —dijo Dorry haciendo sitio en el sofá—. Michael, siéntate en el regazo de mami.

Mark se sentó y sostuvo el objeto en un ángulo que captara la luz de la lámpara de pie. Alargó la mano y ajustó la pantalla.

—¿De dónde dices que ha salido esto? —preguntó.

—Del bolsillo del Niño Mono —contestó ella haciendo unas rápidas cosquillas en las costillas del pequeño. Michael rió tontamente.

Mark miró a su hijo.

—¿De dónde lo sacaste , Niño Mono?

—Del riachuelo —dijo Michael.

—¿Junto al riachuelo o dentro del mismo?

Michael parecía pensativo. Llegaría un momento en su vida, especialmente como adolescente, en el que se daría cuenta de que las respuestas que sus padres exigían tenían que darse con una insoportable cantidad de detalles. No era culpa de Michael, era el resultado de tener a una periodista por madre y a un detective como padre. Pero en ese momento estaba muy contento de poder responder.

—Estaba más o menos en un lateral del riachuelo.

Mark le dio la vuelta.

—No es una piedra. Es demasiado pesada. Es de color rojizo tirando a marrón. Es dura. No puedo hacer una muesca con mi uña.

—¡Déjame verla! —dijo Dorry.

Mark se la entregó. La levantó para que los bordes quedaran bajo la luz.

—¿Ves esos cortes? —dijo, señalándoselos a su marido y a su hijo— parecen ... muescas o algo así. Es como si siguieran un modelo, pero no exactamente. Parece antigua, ¿verdad?

—¡Sí! —dijo Mark poniéndose en pie— vieja como yo. Es hora de irse a la cama.

—¿Me leerás una historia, papá?

Mark alargó su mano y tomó a Michel en brazos.

—¡Desde luego, Niño Mono!

—¡Espera un momento! Estoy hablando en serio —dijo Dorry—. ¿No crees que es antigua? Quiero decir, realmente antigua.

—Sí, probablemente —dijo Mark poniendo al niño con la cabeza para abajo mientras este se reía.

—¿Sí, probablemente? —Dorry imitó la voz de Mark—. ¿Sí, probablemente? ¿No sientes ninguna curiosidad acerca de esto?

Mark sintió la tentación de volver a contestarle «sí, probablemente», pero se limitó a decirle:

—Mira, Dorry, tú tienes la curiosidad de cinco personas y eso que no somos más que tres en tu familia.

—Bueno, yo había pensado ...

—Oye, si de verdad quieres saber, dásela a Dylan y mira a ver qué descubre.

—¿Quién? —arrugó la cara.

—Dylan. El hermano de Kendra. Le conociste el sábado por la noche. Se acaba de mudar aquí.

—¡Ah, sí! Ya me acuerdo. Es uno de los nuevos «sabuesos» del museo, ¿no?

—Sí; no sé en qué departamento estará. De todos modos, dásela a él y a ver qué piensa.

—Sí; eso es lo que haré —contestó Dorry dándole las buenas noches a Michael con un beso—. Estoy segura de que nos llevaremos bien. Ya vi lo que trajo a la comida de su hermana.

Mark hizo una pausa, luego se rió al captar lo que ella quería decir.

—¿Nada?

—Sí —sonrió ella burlonamente— toda una caja llena.

Chapter Two

Polonia – Abril de 1943

El grupo de hombres se encontraba en el patio de la fábrica, poco después del mediodía. Su guía era el propietario de la Duetch Emailwaren Fabrik, un fabricante de ollas. El Oberführer Eberhard Steinhauser estaba disfrutando de la excursión a aquellos terrenos con su segundo, el Unterscharführer Herman Bosche, varios oficiales y un ayudante que les había sido asignado para la mañana.

Steinhauser y Bosche lucían resplandecientes con sus uniformes. Negro sobre negro, con adornos de plata y un pequeño toque de rojo; el traje hecho a medida se había creado especialmente para los oficiales de la Staatspolizei. Sobre cada hombro de la chaqueta se veían las letras SS colocadas sobre un pequeño relámpago. Sobre la parte izquierda de la pechera, medallas y lazos en premio a la lealtad y al valor hacían un gran contraste. Sin embargo, el centro de atención del uniforme estaba en la gorra, muy arqueada en la parte frontal y, en el medio, una calavera de plata con tibias cruzadas.

El guía de su excursión también estaba vestido con ropa cara, pero llevaba un traje de calle. Era uno de los muchos trajes cruzados, azul marino, propiedad del direktor de la empresa. Era un hombre alto, de unos treinta y cuatro años, con el pelo oscuro peinado hacia atrás y, aunque fumaba sin cesar, se las apañaba para tener un porte señorial. La camisa blanca almidonada que llevaba le proporcionaba un fondo adecuado para la corbata roja y gris. Sin embargo, era inevitable dirigir la mirada a su solapa en lugar de a la corbata. De ella colgaba una gran Hakenkreuz decorativa negra y dorada, la esvástica símbolo de todo miembro de buena reputación dentro del partido nazi.

Steinhauser habló.

—Es una pena que tengamos que irnos, Herr Direktor. Su hospitalidad ha sido muy apreciada y le aseguro que hemos tomado buena nota de ella. No se olvidará usted de mi pobre madre, ¿verdad?

—¡No, no! ¡Por supuesto que no! —replicó el direktor colocando su mano sobre el hombro del Oberführer empujándole suavemente hacia la salida—. ¿Debería hacerle la entrega a ella directamente, o a través de su querido hijo?

El pequeño grupo rió.

—Solo envíelo a mi oficina. Cinco conjuntos de las mejores que tenga, recuerde. Yo me encargaré de mamá. —El grupo volvió a reír.

El direktor había perdido la cuenta de todas las madres de oficiales que habían «perdido sus ollas en los bombardeos». Por supuesto, eso no era ni remotamente verdad. Toda la farsa no era más que una transacción de negocios sobreentendida. Todas las partes sabían que las ollas encontrarían rápidamente su lugar en el mercado negro, llenando los bolsillos de los oficiales. Era, simple y llanamente, un soborno.

El direktor no era ningún estúpido y estaba a punto de dar orden para que se entregaran también varios conjuntos a Bosche, cuando Steinhauser habló de nuevo.

—¡Oye tú! —vociferó.

El grupo se volvió y miró el objeto de su atención.

Un hombre pequeño, un trabajador de la fábrica, cruzaba el patio. Llevaba la ropa raída y una banda blanca y azul en el brazo, con la estrella de David. Prácticamente se arrastraba y era evidente, incluso desde la distancia, que estaba sollozando. Las lágrimas caían por su rostro sin afeitar.

(Continues...)



Excerpted from La oportunidad perdida by Andy Andrews Copyright © 2011 by Grupo Nelson. Excerpted by permission of Thomas Nelson. All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Average Rating 3.5
( 4 )
Rating Distribution

5 Star

(1)

4 Star

(1)

3 Star

(0)

2 Star

(2)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously
Sort by: Showing all of 4 Customer Reviews
  • Posted July 6, 2012

    more from this reviewer

    La Opportunidad Perdida es una novela de descubrimiento personal

    La Opportunidad Perdida es una novela de descubrimiento personal. Dentro de la narración, los personajes exploran la historia de un misterioso objeto. A medida que aprenden acerca de su pasado, sino que también aprenden acerca de las personas que hayan estado en contacto con él. De esas personas, algunos famosos y otros no, pero no menos interesante, aprenden acerca del poder todos y cada uno tiene que tomar decisiones que afectan su destino y el destino de los demás.
    La historia es atractiva y agradable. Como los personajes de seguir las pistas y resolver el misterio, el lector es arrastrado por sus acciones. Dentro de la historia, no son perlas de sabiduría, enseñanzas sobre la vida que el lector consume casi sin saber que están aprendiendo algo. La Opportunidad Perdida es una buen ejemplo de Andy Andrew’s abilidad para comunicar fueza ideas de vida en una forma muy fun para leer.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Posted February 10, 2012

    Recommended if you like Self Help Fiction

    La oportunidad perdida, por Andy Andrews, es un libro del género llamado autoayuda, del cual no soy fan. Leyendo anteriores opiniones, lo ponían como una historia motivadora, por lo que decidí darle al libro una oportunidad. Es la historia de un matrimonio cuyo hijo encuentra por azar un artefacto misterioso. A partir de ahí la pareja y otros personajes harán otros descubrimientos que les llevarán a un misterio que resulta en la novela que despliega párrafos llenos de las clásicas reflexiones de superación personal envueltos en una ficción histórica.

    A mi parecer, la ficción histórica que contiene el libro es cautivadora y en este libro esa parte está bien escrita, te engancha, de hecho es lo que más me gustó. Por lo demás, el hilo central, cómo encaja esa ficción acompañada de párrafos a modo de consejos envueltos en la píldora de la novela, no me llaman la atención ni llenan mi sed de lectura. Es decir, hubiera sido estupendo, para mí, que se hubiera quedado en el género de ficción histórica, pero este escritor es también un motivador empresarial, y su faceta de consejero y animador es parte de él y parte de cómo escribe. Cosas peores he leído, pero mucho mejores también. Soy de la opinión de que una buena novela enseña y edifica sin tener que recurrir al clásico párrafo de psicología o religión pasado por agua. Pero todo género tiene su seguidor, y no tengo en mente escoger otro libro del género de La oportunidad perdida, no sólo de este autor, que si te gusta este tipo de libros considero de calidad, sino de ninguno.

    En una palabra, si te gusta el género de novela ficción histórica de superación personal, lo recomiendo, si no te gusta el género de superación personal, te defraudará, si no te gusta ninguna de las categorías, no será de tu agrado.

    Advertencia: he recibido este libro mediante el programa para blogers de BookSneeze. He ofrecido mi opinión honesta como lo piden. Las opiniones expresadas son mías, estoy haciéndolo saber de acuerdo con la Comisión de Intercambio Federal número 16 CFR, Part 255.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Posted April 28, 2011

    A Great Read! A su lectura!

    La Oportunidad Perdida Por Andy Andrews fue un reto para mí desde que yo todavía estoy aprendiendo español. El vocabulario es manejable y la gramática es fácil de leer, sin embargo, puede que haya perdido gran parte de la visión, simplemente porque no entiendo todas las palabras y sus significados. Aunque estoy seguro de que el conocimiento está presente aquí es difícil para los hablantes nativos de Inglés a recoger en. Por otro lado otros mi esposo no tenía problemas para leer y entender todos los datos y los puntos de vista. Sinceramente, creo que la comprensión de la lengua plenamente le permitió captar cada pequeño detalle que puede haber perdido. La novela cuenta la historia de un individuo ordinario en una aventura que descubre mucho de la sabiduría acerca de cómo llevar una life.I éxito disfrutado leyendo este libro en el respeto de aprender más español y agudiza mis habilidades y se lo recomiendo a cualquiera que habla español con fluidez. Ahora necesito para obtener la versión en Inglés para ver que todo lo que se perdió.

    Was this review helpful? Yes  No   Report this review
  • Anonymous

    Posted November 9, 2012

    No text was provided for this review.

Sort by: Showing all of 4 Customer Reviews

If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
Why is this product inappropriate?
Comments (optional)