La Sombra del Viento

La Sombra del Viento

4.8 96
by Carlos Ruiz Zafón
     
 

View All Available Formats & Editions

Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: el Cementerio de los Libros Olvidados. Allí encuentra La Sombra del Viento, un libro maldito que cambiará el rumbo de su vida y le arrastrará a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la

Overview

Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: el Cementerio de los Libros Olvidados. Allí encuentra La Sombra del Viento, un libro maldito que cambiará el rumbo de su vida y le arrastrará a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad. Ambientada en la enigmática Barcelona de principios del siglo XX, este misterio literario mezcla técnicas de relato de intriga, de novela histórica y de comedia de costumbres, pero es, sobre todo, una tragedia histórica de amor cuyo eco se proyecta a través del tiempo. Con gran fuerza narrativa, el autor entrelaza tramas y enigmas a modo de muñecas rusas en un inolvidable relato sobre los secretos del corazón y el embrujo de los libros, manteniendo la intriga hasta la última página.


From the Trade Paperback edition.

Editorial Reviews

Library Journal
★ 07/01/2014
In 1945 Barcelona, ten-year-old Daniel's father takes the boy to a clandestine library. Daniel selects an intriguing book, unraveling a series of mysterious events that change the course of his life.
Barnes & Noble Discover Great New Writers
Hay pocos libros que se leen sabiendo que no se olvidarán. Son aún menos los que le producen esa sensación a muchas personas en diversos sitios, culturas, y lenguas. La sombra del viento es uno de esos muy pocos libros entre los mejores que se leen con pasión y ansiedad por saber qué y cómo sigue, pero sin querer que se termine.

Todo empieza con un chico a quien su padre, un humilde librero, lleva una tarde a conocer el Cementerio de los Libros Olvidados. De pronto, a través de un libro misterioso (La sombra del viento) y un autor intrigante de quien nada se sabe (Julián Carax), se desata una inteligente y exquisita trama de suspenso en la que es difícil discernir qué (si algo) es fantástico y qué tal vez demasiado real. El escenario es la Barcelona de los 40, donde muchos sino todos guardan recuerdos dolorosos y cicatrices.

Con un mordaz sentido del humor que no quita el drama, el protagonista deviene aprendiz de librero y héroe impensado, imbatible, confundido y enamorado. El, como los personajes que lo rodean, es humano, falible, entrañable y parece un prototipo literario. Porque, sin ser pretencioso ni caer en el cliché, este es un libro acerca de los libros y tal vez se trate de un libro dentro de otro libro. Es también una buena historia muy bien escrita que, como los clásicos, lo tiene todo: amor, misterio, aventura, intriga, suspenso. Y todo es dicho con cierta elegancia de novela clásica y también con lenguaje y prosa claros y directos, sin remilgos.

La sombra del viento ha sido un éxito de crítica y ventas en los países que hablan español, y en otros a cuyos 20 idiomas se ha traducido --una excellente versión en inglés se lanzará en los Estados Unidos en abril de 2004--. Jorge Ramos lo recomendó en su club del libro y dijo: "Tiene suspenso, drama, amor y está escrito que da gusto. Para mí ha sido uno de los grandes descubrimientos de la literatura este año. Carlos Ruiz Zafón está destinado a ser uno de los grandes jóvenes escritores de nuestros tiempos." En la última edición de la prestigiosa feria del libro de Frankfurt, Joschka Fischer, ministro alemán de relaciones exteriores, se deshizo en elogios a esta novela que vendió más de 100.000 ejemplares en su primer mes en Alemania. En España, un conocido crítico escribió que La sombra del viento anunciaba un nuevo "fenómeno de la literatura popular española". Podría haber dicho simplemente "de la literatura", y no se hubiera equivocado. (Patricia Arancibia)

Publishers Weekly
A Barcelona-born novelist based in Los Angeles, Ruiz Zafón was a finalist for the Spanish Fernando Lara de Novela award with this fifth novel. This thriller follows the mysterious disappearance of an author of melodramas, Julián Carax, and how his book influences the 10-year-old Daniel Sempere. When Daniel visits a mysterious and secret Library of Forgotten Books in 1940s Barcelona and finds Carax's novel The Shadow of the Wind, he becomes obsessed with Carax. For more than a decade, he follows the writer's ghost through a labyrinth of love, sex, violence, friendship, and betrayal. The narration unfolds through an interesting, yet overextended, interplay of overlapping characters and stories. Carax's and Ruiz Zafón's novels blend throughout the story, sometimes misleading the reader but ending in masterfully executed pages. Ruiz Zafón explores the world of antique books, the city of Barcelona, and the animosity inherited from the Spanish Civil War. Some scenes in this thriller also refer to Borges's exploration of libraries, the labyrinth structure, and Arturo Pérez-Reverte's study of hypertextuality in works like El club Dumas (The Dumas Club, Suma de Letras, 2000). Although Ruiz Zafón uses some complex metaphors to imitate Carax's melodramatic style, his language is mostly clear and accessible to all readers. Recommended for public libraries and bookstores. Leda Schiavo, Univ. of Illinois, Chicago Copyright 2002 Reed Business Information, Inc.
El Mundo
"...el éxito (de La sombra del viento) se debe al acierto con el que se ha aproximado a temas universales como el amor el misterio o la pérdida de la inocencia. Se trata al cabo de cómo se nos cuenta, no de qué se nos cuenta. La sombra del viento es una celebración de la narración que entusiasma a los lectores.
Qué Leer
Una obra ambiciosa, capaz de conjugar los más variados estilos (desde la comedia de costumbres hasta el apunte histórico pasando por el misterio central) sin perder por ello un ápice de su poder de fascinación.
La Vanguardia
Aunque con ecos superficiales de Mendoza y Pérez-Reverte, la voz de Ruiz Zafón es de una originalidad a prueba de bomba. La sombra del viento anuncia un fenómeno de la literatura popular española. ---Sergio Villa-Sanjuán.

Product Details

ISBN-13:
9780307806796
Publisher:
Knopf Doubleday Publishing Group
Publication date:
09/21/2011
Sold by:
Random House
Format:
NOOK Book
Pages:
576
Sales rank:
100,073
File size:
2 MB

Read an Excerpt

EL CEMENTERIO DE LOS LIBROS OLVIDADOSTodavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados. Desgranaban los primeros días del verano de 1945 y caminábamos por las calles de una Barcelona atrapada bajo cielos de ceniza y un sol de vapor que se derramaba sobre la Rambla de Santa Mónica en una guirnalda de cobre líquido.—Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie —advirtió mi padre—. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.—¿Ni siquiera a mamá? —inquirí yo, a media voz.Mi padre suspiró, amparado en aquella sonrisa triste que le perseguía como una sombra por la vida.—Claro que sí —respondió cabizbajo—. Con ella no tenemos secretos. A ella puedes contárselo todo.Poco después de la guerra civil, un brote de cólera se había llevado a mi madre. La enterramos en Montjuïc el día de mi cuarto cumpleaños. Sólo recuerdo que llovió todo el día y toda la noche, y que cuando le pregunté a mi padre si el cielo lloraba le faltó la voz para responderme. Seis años después, la ausencia de mi madre era para mí todavía un espejismo, un silencio a gritos que aún no había aprendido a acallar con palabras. Mi padre y yo vivíamos en un pequeño piso de la calle Santa Ana, junto a la plaza de la iglesia. El piso estaba situado justo encima de la librería especializada en ediciones de coleccionista y libros usados heredada de mi abuelo, un bazar encantado que mi padre confiaba en que algún día pasaría a mis manos. Me crié entre libros, haciendo amigos invisibles en páginas que se deshacían en polvo y cuyo olor aún conservo en las manos. De niño aprendí a conciliar el sueño mientras le explicaba a mi madre en la penumbra de mi habitación las incidencias de la jornada, mis andanzas en el colegio, lo que había aprendido aquel día... No podía oír su voz o sentir su tacto, pero su luz y su calor ardían en cada rincón de aquella casa y yo, con la fe de los que todavía pueden contar sus años con los dedos de las manos, creía que si cerraba los ojos y le hablaba, ella podría oírme desde donde estuviese. A veces, mi padre me escuchaba desde el comedor y lloraba a escondidas.Recuerdo que aquel alba de junio me desperté gritando. El corazón me batía en el pecho como si el alma quisiera abrirse camino y echar a correr escaleras abajo. Mi padre acudió azorado a mi habitación y me sostuvo en sus brazos, intentando calmarme.—No puedo acordarme de su cara. No puedo acordarme de la cara de mamá —murmuré sin aliento.Mi padre me abrazó con fuerza.—No te preocupes, Daniel. Yo me acordaré por los dos.Nos miramos en la penumbra, buscando palabras que no existían. Aquélla fue la primera vez en que me di cuenta de que mi padre envejecía y de que sus ojos, ojos de niebla y de pérdida, siempre miraban atrás. Se incorporó y descorrió las cortinas para dejar entrar la tibia luz del alba.—Anda, Daniel, vístete. Quiero enseñarte algo —dijo.—¿Ahora? ¿A las cinco de la mañana?—Hay cosas que sólo pueden verse entre tinieblas —insinuó mi padre blandiendo una sonrisa enigmática que probablemente había tomado prestada de algún tomo de Alejandro Dumas.Las calles aún languidecían entre neblinas y serenos cuando salimos al portal. Las farolas de las Ramblas dibujaban una avenida de vapor, parpadeando al tiempo que la ciudad se desperezaba y se desprendía de su disfraz de acuarela. Al llegar a la calle Arco del Teatro nos aventuramos camino del Raval bajo la arcada que prometía una bóveda de bruma azul. Seguí a mi padre a través de aquel camino angosto, más cicatriz que calle, hasta que el reluz de la Rambla se perdió a nuestras espaldas. La claridad del amanecer se filtraba desde balcones y cornisas en soplos de luz sesgada que no llegaban a rozar el suelo. Finalmente, mi padre se detuvo frente a un portón de madera labrada ennegrecido por el tiempo y la humedad. Frente a nosotros se alzaba lo que me pareció el cadáver abandonado de un palacio, o un museo de ecos y sombras.—Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.Un hombrecillo con rasgos de ave rapaz y cabellera plateada nos abrió la puerta. Su mirada aguileña se posó en mí, impenetrable.—Buenos días, Isaac. Éste es mi hijo Daniel —anunció mi padre—. Pronto cumplirá once años, y algún día él se hará cargo de la tienda. Ya tiene edad de conocer este lugar.El tal Isaac nos invitó a pasar con un leve asentimiento. Una penumbra azulada lo cubría todo, insinuando apenas trazos de una escalinata de mármol y una galería de frescos poblados con figuras de ángeles y criaturas fabulosas. Seguimos al guardián a través de aquel corredor palaciego y llegamos a una gran sala circular donde una auténtica basílica de tinieblas yacía bajo una cúpula acuchillada por haces de luz que pendían desde lo alto. Un laberinto de corredores y estanterías repletas de libros ascendía desde la base hasta la cúspide, dibujando una colmena tramada de túneles, escalinatas, plataformas y puentes que dejaban adivinar una gigantesca biblioteca de geometría imposible. Miré a mi padre, boquiabierto. Él me sonrió, guiñándome el ojo.—Daniel, bien venido al Cementerio de los Libros Olvidados.Salpicando los pasillos y plataformas de la biblioteca se perfilaban una docena de figuras. Algunas de ellas se volvieron a saludar desde lejos, y reconocí los rostros de diversos colegas de mi padre en el gremio de libreros de viejo. A mis ojos de diez años, aquellos individuos aparecían como una cofradía secreta de alquimistas conspirando a espaldas del mundo. Mi padre se arrodilló junto a mí y, sosteniéndome la mirada, me habló con esa voz leve de las promesas y las confidencias.—Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu. En la tienda nosotros los vendemos y los compramos, pero en realidad los libros no tienen dueño. Cada libro que ves aquí ha sido el mejor amigo de alguien. Ahora sólo nos tienen a nosotros, Daniel. ¿Crees que vas a poder guardar este secreto Mi mirada se perdió en la inmensidad de aquel lugar, en su luz encantada. Asentí y mi padre sonrió.—¿Y sabes lo mejor? —preguntó.Negué en silencio.—La costumbre es que la primera vez que alguien visita este lugar tiene que escoger un libro, el que prefiera, y adoptarlo, asegurándose de que nunca desaparezca, de que siempre permanezca vivo. Es una promesa muy importante. De por vida —explicó mi padre—. Hoy es tu turno.Por espacio de casi media hora deambulé entre los entresijos de aquel laberinto que olía a papel viejo, a polvo y a magia. Dejé que mi mano rozase las avenidas de lomos expuestos, tentando mi elección. Atisbé, entre los títulos desdibujados por el tiempo, palabras en lenguas que reconocía y decenas de otras que era incapaz de catalogar. Recorrí pasillos y galerías en espiral pobladas por cientos, miles de tomos que parecían saber más acerca de mí que yo de ellos. Al poco, me asaltó la idea de que tras la cubierta de cada uno de aquellos libros se abría un universo infinito por explorar y de que, más allá de aquellos muros, el mundo dejaba pasar la vida en tardes de fútbol y seriales de radio, satisfecho con ver hasta allí donde alcanza su ombligo y poco más. Quizá fue aquel pensamiento, quizá el azar o su pariente de gala, el destino, pero en aquel mismo instante supe que ya había elegido el libro que iba a adoptar. O quizá debiera decir el libro que me iba a adoptar a mí. Se asomaba tímidamente en el extremo de una estantería, encuadernado en piel de color vino y susurrando su título en letras doradas que ardían a la luz que destilaba la cúpula desde lo alto. Me acerqué hasta él y acaricié las palabras con la yema de los dedos, leyendo en silencio.La Sombra del VientoJulián CaraxJamás había oído mencionar aquel título o a su autor, pero no me importó. La decisión estaba tomada. Por ambas partes. Tomé el libro con sumo cuidado y lo hojeé, dejando aletear sus páginas. Liberado de su celda en el estante, el libro exhaló una nube de polvo dorado. Satisfecho con mi elección, rehíce mis pasos en el laberinto portando mi libro bajo el brazo con una sonrisa impresa en los labios. Tal vez la atmósfera hechicera de aquel lugar había podido conmigo, pero tuve la seguridad de que aquel libro había estado allí esperándome durante años, probablemente desde antes de que yo naciese.Aquella tarde, de vuelta en el piso de la calle Santa Ana, me refugié en mi habitación y decidí leer las primeras líneas de mi nuevo amigo. Antes de darme cuenta, me había caído dentro sin remedio. La novela relataba la historia de un hombre en busca de su verdadero padre, al que nunca había llegado a conocer y cuya existencia sólo descubría merced a las últimas palabras que pronunciaba su madre en su lecho de muerte. La historia de aquella búsqueda se transformaba en una odisea fantasmagórica en la que el protagonista luchaba por recuperar una infancia y una juventud perdidas, y en la que, lentamente, descubríamos la sombra de un amor maldito cuya memoria le habría de perseguir hasta el fin de sus días. A medida que avanzaba, la estructura del relato empezó a recordarme a una de esas muñecas rusas que contienen innumerables miniaturas de sí mismas en su interior. Paso a paso, la narración se descomponía en mil historias, como si el relato hubiese penetrado en una galería de espejos y su identidad se escindiera en docenas de reflejos diferentes y al tiempo uno solo. Los minutos y las horas se deslizaron como un espejismo. Horas más tarde, atrapado en el relato, apenas advertí las campanadas de medianoche en la catedral repiqueteando a lo lejos. Enterrado en la luz de cobre que proyectaba el flexo, me sumergí en un mundo de imágenes y sensaciones como jamás las había conocido. Personajes que se me antojaron tan reales como el aire que respiraba me arrastraron en un túnel de aventura y misterio del que no quería escapar. Página a página, me dejé envolver por el sortilegio de la historia y su mundo hasta que el aliento del amanecer acarició mi ventana y mis ojos cansados se deslizaron por la última página. Me tendí en la penumbra azulada del alba con el libro sobre el pecho y escuché el rumor de la ciudad dormida goteando sobre los tejados salpicados de púrpura. El sueño y la fatiga llamaban a mi puerta, pero me resistí a rendirme. No quería perder el hechizo de la historia ni todavía decir adiós a sus personajes.En una ocasión oí comentar a un cliente habitual en la librería de mi padre que pocas cosas marcan tanto a un lector como el primer libro que realmente se abre camino hasta su corazón. Aquellas primeras imágenes, el eco de esas palabras que creemos haber dejado atrás, nos acompañan toda la vida y esculpen un palacio en nuestra memoria al que, tarde o temprano —no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendamos u olvidemos—, vamos a regresar. Para mí, esas páginas embrujadas siempre serán las que encontré entre los pasillos del Cementerio de los Libros Olvidados.

From the Trade Paperback edition.

Meet the Author

Carlos Ruiz Zafón es uno de los autores más leídos y reconocidos en todo el mundo. Inicia su carrera literaria en 1993 con El Príncipe de la Niebla, a la que siguen El Palacio de la Medianoche, Las Luces de Septiembre y Marina. En 2001 se publica su primera novela para adultos, La Sombra del Viento, que inaugura la saga del Cementerio de los Libros Olvidados y pronto se transforma en un fenómeno literario internacional. En 2008 vuelve al universo del Cementerio de los Libros Olvidados con la publicación de El Juego del Ángel. Sus obras han sido traducidas a más de cuarenta lenguas y han conquistado numerosos premios y millones de lectores en todo el mundo. lasombradelviento.netcarlosruizzafon.com


From the Trade Paperback edition.

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >

La Sombra del Viento 4.8 out of 5 based on 0 ratings. 88 reviews.
Guest More than 1 year ago
La Sombra del Viento is the story of the son of a bookstore owner, Daniel Sempere, who is sent to the cemetery of the books--a place where books go when no one reads them--and is allowed to pick one. He chooses La Sombra del Viento by Julian Carax. After he reads the book a mysterious ghostlike figures follows him and tries to burn/buy the book from him. Daniel restores the book to the book cemetery but is intrigued by everything he reads in the novel. As he tries to research Julian Carax's life, he meets a series of adorable and sinister characters. Soon the story of the novel becomes Daniel's reality. As the keeper in the cemetery tells Daniel: 'Books are the reflection of people's lives'. And another character who knew Carax tells Daniel that' words arethe most terrible prison.' Set in the terrible years of the Spanish Civil War in Barcelona, the bad guy is a mercenary killer who wants to kill Carax because he was made fun of as a child. Soon the characters are interchanged- Daniel's love for his girl, Bea becomes a parallel reality for Carax's love for his girl, Penelope. All concludes in a epic drama that will leave the reader wishing for more.
Margarita Martinez More than 1 year ago
This is now my all time favorite book. It engages you right from the start! If you can read spanish, read it in spanish, since this is the language in which it was written originally. The english translation was good.....but nothing like the spanish version!
krpoole1 More than 1 year ago
Of the novels that I have read lately (as of July 2009), this one, by far, has been my favorite. Ruiz Zafon's book incorporates character development with suspense, along with humor and romance. The list of characters is long, and the reader would do well to keep a list in order not to forget who certain ones are as well as to visualize the relationships among them all (which may seem complicated at first, but really isn't once you've read the novel completely and look back on the plot development). Comments on the first page of the novel tell of possible influences by Eco, Garcia Marquez, and Borges, a comment with which I agree (especially in the case of Eco). Though it requires the reader to think in order to connect clues across time and space, it is not an overly-complicated novel and actually reads quite quickly. For those who wish to escape from the world of the 21st century and participate in the adventures of love and mystery of a young boy-becoming-man in Barcelona of the 1950s, I recommend this book. It has already become a bestseller in Spain, and my prediction is that it will become one of the classics of 21st-century Spanish literature.
UrsNYC More than 1 year ago
This novel is without doubt one of the best novels in Spanish literature, full of love, suspense, mystery and magic, loved it from the very first word to the last, I will recommend this book for anyone that loves reading.
Guest More than 1 year ago
Excelente, nada mas que decir. De principio a fin un relato cautivador, personajes que se sienten casi como si estuvieran presentes contigo y un desenlace muy bien elaborado y poco comun. Te hace querer llorar y reir en la misma pagina.
Guest More than 1 year ago
Es poco lo que se dice del el libro, en las opiniones que lel nates de obtenerlo>ES un libro que te cautiva desde la primera pagina y te obliga a no soltarlo,inclusive a salir a trabajar con el tiempo justo para llegar a tiempo.Al final te deja colgado,sobre que paso con el rsto de los personajes,ya uqe te narra que paso con cada uno de ellos.Sin duda lo recomiendo
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Grins happy to...he walks up to her
Anonymous More than 1 year ago
manirul01 More than 1 year ago
Amazing.....!Excellent......!Just enjoy it.....!
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Cats go to results-- 2-7 Dogs go to results-- 8-14 <br>My Cats will be result 3, My Dogs will be result 12 <br>Rules-- Don't argue whine or pout. / <br>
Anonymous More than 1 year ago
This is one of those books that will keep you up all night until you are done reading!
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
This is a very well writen Novel. The use of language is smart, educated and funny which is not easy to achieve. The story is interesting and will keep you reading page after page
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Simplemente genial!
Anonymous More than 1 year ago
Altamente recomendable!
Anonymous More than 1 year ago
Firtree nodded and padded out.
Anonymous More than 1 year ago
Gasps for breath and ran away.
Anonymous More than 1 year ago
Sencillamente el libro es excelente, lo recomiendo ampliamente como uno de los libros que no debes dejar de leer.
Anonymous More than 1 year ago
Hawkeye
Anonymous More than 1 year ago
Ok shall i tell him?