La ultima batalla (The Last Battle)

La ultima batalla (The Last Battle)

by C. S. Lewis, Pauline Baynes, Gemma Gallart, Pauline Baynes
     
 

View All Available Formats & Editions

LA ÚLTIMA BATALLA ES LA MÁS GRANDIOSA DE TODAS
Narnia. . . donde las mentiras causan temor... donde está a prueba la lealtad... donde parece que la esperanza ya no existe.
Durante los últimos días de Narnia, la tierra entera se enfrenta a su reto más grande —no se trata de un invasor proveniente de tierras lejanas,…  See more details below

Overview

LA ÚLTIMA BATALLA ES LA MÁS GRANDIOSA DE TODAS
Narnia. . . donde las mentiras causan temor... donde está a prueba la lealtad... donde parece que la esperanza ya no existe.
Durante los últimos días de Narnia, la tierra entera se enfrenta a su reto más grande —no se trata de un invasor proveniente de tierras lejanas, sino de uno que viene del interior. Las mentiras y la traición se han apoderado de todo, y sólo el rey junto con unos cuantos fieles seguidores pueden impedir la destrucción de todo lo que les es importante. Es el magnífico y conmovedor final de Las Crónicas de Narnia.

Product Details

ISBN-13:
9780060884314
Publisher:
HarperColins Espanol
Publication date:
10/18/2005
Series:
Chronicles of Narnia Series, #7
Edition description:
Spanish-language Edition
Pages:
272
Sales rank:
758,373
Product dimensions:
5.12(w) x 7.62(h) x 0.54(d)
Age Range:
9 - 12 Years

Read an Excerpt

La Ultima Batalla


By C. Lewis

HarperCollins Publishers, Inc.

Copyright © 2005 C. Lewis
All right reserved.

ISBN: 0060884312

Capitulo Uno

Junto al estanque del Caldero

En los ultimos dias de Narnia, muy al oeste, pasado el Erial del Farol y cerca de la gran cascada, vivia un mono. Era tan viejo que nadie recordaba cuando habia ido a vivir a aquel lugar, y era el mono mas listo, feo y arrugado que pueda imaginarse. Tenia una casita de madera y cubierta con hojas, en lo alto de la copa de un arbol enorme, y su nombre era Triquinuela. No habia demasiadas bestias parlantes, ni hombres, ni enanos, ni seres de ninguna clase en aquella parte del bosque, pero Triquinuela tenia un amigo y vecino, que era un asno llamado Puzzle. Al menos ambos decian que eran amigos, pero por la forma como se comportaban se podria haber pensado que Puzzle era el criado de Triquinuela en lugar de su amigo, pues era el quien hacia todo el trabajo. Cuando iban juntos al rio, Triquinuela llenaba los grandes odres de piel con agua, pero era Puzzle quien los llevaba de vuelta. Cuando querian algo de las poblaciones situadas rio abajo era Puzzle quien bajaba con cestos vacios sobre el lomo y regresaba con los cestos llenos y pesados. Y las cosas mas deliciosas que Puzzle transportaba se las comia Triquinuela; pues tal como el mismo decia:

--Ya sabes, Puzzle, que yo no puedo comer hier-ba y cardos como tu, de modo que es justo que pueda compensarlo de otras maneras.

A lo que el asno respondia:

--Desde luego, Triquinuela, desde luego. Lo comprendo.

Puzzle nunca se quejaba, porque sabia que el mono era mas listo que el y pensaba que era muy amable de su parte querer ser amigo suyo. Y si alguna vez Puzzle intentaba discutir por algo, Triquinuela siempre decia:

--Vamos, Puzzle, yo se mejor que tu lo que hay que hacer. Ya sabes que no eres inteligente, amigo.

Y este siempre respondia:

--No, Triquinuela. Es muy cierto. No soy inteligente.

Luego suspiraba y hacia lo que su companero habia ordenado.

Una manana de principios de ano la pareja salio a pasear por la orilla del estanque del Caldero. El estanque del Caldero es el gran embalse situado justo bajo los riscos del extremo occidental de Nar-nia. La gran cascada cae a su interior con un ruido que recuerda un tronar interminable y el rio de Narnia fluye a raudales por el otro lado. El salto de agua mantiene el estanque siempre en movimiento y con un borboteo y agitacion constantes, como si estuviera en ebullicion, y de ahi, claro esta, le viene su nombre de estanque del Caldero. Su epoca de mayor ebullicion es a principios de primavera, cuando la cascada esta muy crecida por toda la nieve que se ha fundido en las montanas situadas mas alla de Narnia, en el territorio sal-vaje del oeste, de donde proviene el rio. Mientras contemplaban el estanque, Triquinuela senalo de repente con su dedo oscuro y flaco y dijo:

--Mira! Que es eso?

--Que es que? --pregunto Puzzle.

--Esa cosa amarilla que acaba de bajar por la cascada. Mira! Ahi esta otra vez, flotando. Debemos averiguar que es.

--Debemos?

--Desde luego que si --dijo Triquinuela--. Podria ser algo util. Anda, salta al estanque como un buen chico y sacalo. Entonces podremos verlo bien.

--Saltar dentro del estanque? --inquirio el burro, moviendo las orejas.

--Y como quieres que lo atrapemos si no lo haces? --replico el mono.

--Pero... pero --repuso Puzzle--, no seria mejor que entraras tu? Porque, sabes?, eres tu quien quiere saber que es, y a mi no me interesa demasiado. Y tu tienes manos, sabes? Puedes asir cosas tan bien como un hombre o un enano. Yo solo tengo cascos.

--Hay que ver, Puzzle --dijo Triquinuela--, no imaginaba que pudieras decir jamas una cosa asi. No esperaba esto de ti, la verdad.

--Vaya, que he dicho que este mal? --repuso el asno, hablando en un tono humilde, pues se daba cuenta de que el otro estaba profundamente ofendido--. Lo unico que queria decir era que...

--Querias que entrara yo en el agua --replico el mono--. Como si no supieras perfectamente lo delicado que tenemos siempre el pecho los monos y lo facilmente que nos resfriamos! Muy bien. Entrare yo. Siento mucho frio con este viento tan cortante, pero entrare. Probablemente sera mi muerte y entonces te arrepentiras de ello.

La voz de Triquinuela sono como si estuviera a punto de deshacerse en lagrimas.

--Por favor, no lo hagas, por favor, por favor

--dijo Puzzle, medio rebuznando y medio hablando--. No queria decir nada parecido, Triquinuela, desde luego que no. Ya sabes lo estupido que soy. Soy incapaz de pensar en mas de una cosa a la vez. Me habia olvidado de la debilidad de tu pecho. Claro que entrare yo. Ni se te ocurra hacerlo tu. Prometeme que no lo haras, Triquinuela.

El mono lo prometio, y Puzzle rodeo el borde rocoso del estanque con gran ruido de sus cuatro cascos en busca de un lugar de acceso. Aparte del frio no tenia ninguna gracia meterse en aquellas aguas arremolinadas y espumeantes, y el asno permanecio quieto y tembloroso durante un minuto entero antes de decidirse. Pero entonces Triquinuela le grito desde atras:

--Tal vez sea mejor que lo haga yo, Puzzle.

Y cuando el asno lo oyo se apresuro a decir:

--No, no. Lo prometiste. Ya entro. --Y se metio en el agua.

Una masa enorme de espuma le golpeo la cara, inundo su boca de agua y lo cego. A continuacion se hundio por completo durante unos segundos y cuando volvio a salir se encontraba en otra zona distinta del estanque. Entonces el remolino lo atrapo y le hizo dar vueltas y vueltas, cada vez mas de prisa, hasta llevarlo justo debajo de la cascada misma, y la fuerza del agua lo empujo hacia abajo mas y mas; tanto, que creyo que no podria contener la respiracion hasta volver a la superficie. Y cuando consiguio salir y acercarse por . . .

Continues...


Excerpted from La Ultima Batalla by C. Lewis Copyright © 2005 by C. Lewis. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More

Meet the Author

Clive Staples Lewis (1898-1963) fue uno de los intelectuales más importantes del siglo veinte y podría decirse que fue el escritor cristiano más influyente de su tiempo. Fue profesor particular de literatura inglesa y miembro de la junta de gobierno en la Universidad Oxford hasta 1954, cuando fue nombrado profesor de literatura medieval y renacentista en la Universidad Cambridge, cargo que desempeñó hasta que se jubiló. Sus contribuciones a la crítica literaria, literatura infantil, literatura fantástica y teología popular le trajeron fama y aclamación a nivel internacional. C. S. Lewis escribió más de treinta libros, lo cual le permitió alcanzar una enorme audiencia, y sus obras aún atraen a miles de nuevos lectores cada año. Sus más distinguidas y populares obras incluyen Las crónicas de Narnia, Los cuatro amores, Cartas del diablo a su sobrino y Mero cristianismo.

Clive Staples Lewis (1898-1963) fue uno de los intelectuales más importantes del siglo veinte y podría decirse que fue el escritor cristiano más influyente de su tiempo. Fue profesor particular de literatura inglesa y miembro de la junta de gobierno en la Universidad Oxford hasta 1954, cuando fue nombrado profesor de literatura medieval y renacentista en la Universidad Cambridge, cargo que desempeñó hasta que se jubiló. Sus contribuciones a la crítica literaria, literatura infantil, literatura fantástica y teología popular le trajeron fama y aclamación a nivel internacional. C. S. Lewis escribió más de treinta libros, lo cual le permitió alcanzar una enorme audiencia, y sus obras aún atraen a miles de nuevos lectores cada año. Sus más distinguidas y populares obras incluyen Las crónicas de Narnia, Los cuatro amores, Cartas del diablo a su sobrino y Mero cristianismo.

Read More

Brief Biography

Date of Birth:
November 29, 1898
Date of Death:
November 22, 1963
Place of Birth:
Belfast, Nothern Ireland
Place of Death:
Headington, England
Education:
Oxford University 1917-1923; Elected fellow of Magdalen College, Oxford in 1925
Website:
http://www.cslewisclassics.com

Customer Reviews

Average Review:

Write a Review

and post it to your social network

     

Most Helpful Customer Reviews

See all customer reviews >