La vida buena: Encuentre el propósito, el significado y la verdad en su vida (The Good Life: Seeking Purpose, Meaning, and Truth in Your Life)

Overview

A través de historias fascinantes de la vida real, que muestran las filosofías por las que las personas viven y persiguen la buena vida, Chuck Colson explora los asuntos del placer, la felicidad y satisfacción y cómo las personas los logran. Entreteje historias de la vida real de personas que viven dedicados a buscar su felicidad y las yuxtapone con gente común luchando por servir a otros y buscar a Dios. La vida buena está escrito en un estilo accesible y amigable y, en esencia, muestra un punto de vista ...

See more details below
Available through our Marketplace sellers.
Other sellers (Paperback)
  • All (2) from $82.75   
  • New (1) from $105.00   
  • Used (1) from $82.75   
Close
Sort by
Page 1 of 1
Showing All
Note: Marketplace items are not eligible for any BN.com coupons and promotions
$105.00
Seller since 2014

Feedback rating:

(147)

Condition:

New — never opened or used in original packaging.

Like New — packaging may have been opened. A "Like New" item is suitable to give as a gift.

Very Good — may have minor signs of wear on packaging but item works perfectly and has no damage.

Good — item is in good condition but packaging may have signs of shelf wear/aging or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Acceptable — item is in working order but may show signs of wear such as scratches or torn packaging. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Used — An item that has been opened and may show signs of wear. All specific defects should be noted in the Comments section associated with each item.

Refurbished — A used item that has been renewed or updated and verified to be in proper working condition. Not necessarily completed by the original manufacturer.

New
Brand new.

Ships from: acton, MA

Usually ships in 1-2 business days

  • Standard, 48 States
  • Standard (AK, HI)
Page 1 of 1
Showing All
Close
Sort by
Sending request ...

Overview

A través de historias fascinantes de la vida real, que muestran las filosofías por las que las personas viven y persiguen la buena vida, Chuck Colson explora los asuntos del placer, la felicidad y satisfacción y cómo las personas los logran. Entreteje historias de la vida real de personas que viven dedicados a buscar su felicidad y las yuxtapone con gente común luchando por servir a otros y buscar a Dios. La vida buena está escrito en un estilo accesible y amigable y, en esencia, muestra un punto de vista cristiano sobre lo que define la buena vida.

Sharing from his own life, as well as the stories of others, Chuck Colson exposes the counterfeits of the good life and leads readers to the only true source of meaning and purpose, Jesus Christ. But he does that in an unusual way, allowing powerful stories to illustrate how people have lived out their beliefs in ways that either satisfy or leave them empty. Colson addresses seekers—people looking for the truth. He shows through stories that the truth is knowable and that the truly good life is one that lives within the truth. Through the book, readers get to understand their own stories and find answers to their own search for meaning, purpose, and truth.

Read More Show Less

Product Details

  • ISBN-13: 9781414310138
  • Publisher: Tyndale House Publishers
  • Publication date: 6/1/2006
  • Language: Spanish
  • Edition description: Spanish-language Edition
  • Pages: 448
  • Product dimensions: 6.00 (w) x 8.90 (h) x 1.20 (d)

Read an Excerpt

La VIDA BUENA


By CHARLES COLSON HAROLD FICKETT

Tyndale House Publishers, Inc.

Copyright © 2006 Charles Colson
All right reserved.

ISBN: 1-4143-1013-7


Chapter One

La Pregunta Inevitable

Un anciano camina a lo largo de un ancho sendero, a traves de una alameda de flores. Tiene la cabeza cubierta de cabello gris, peinado en forma ondeada hacia un costado. Sus cejas abundantes apuntan hacia sus sienes. Usa una chaqueta azul claro sobre una camisa con una franja horizontal y los zapatos de suela crepe que le recomendo su medico. Su paso es rapido pero rigido, como si recien se hubiera levantado. Marcha concentrado y atento, como si estuviera buscando algo o a alguien.

Detras de el lo sigue su familia. Su esposa es la que va mas cerca, su hijo y su nuera un paso o dos mas atras, cargando en brazos a sus ninos.

Los ojos del hombre muestran que por el momento no esta pensando en su familia, aunque parece que al andar los arrastrara. Sus ojos estan muy abiertos y a la vez fijos, invadidos por algo que solo puede ser panico. Su boca se mueve de tal manera que muestra que tiene el estomago en la garganta. Hacia la izquierda, la familia puede ver la curva de una larga playa, escuchar el murmullo de las olas y casi respirar el aroma del mar. Pero el hombre no mira ni a derecha ni a izquierda. Sigue tropezando en su avance, su cuerpo tenso pero decidido.

Cuando finalmente gira a su derecha, entra en unvasto espacio de cesped cruzado por miles de cruces blancas que se extienden hasta el horizonte. Aqui y alla una estrella judia se suma a la procesion de signos que contrastan fuertemente contra la hierba verde. El paso del anciano se acelera mientras camina a traves del vasto cementerio. Su familia lucha por mantenerse a su lado.

La marcha decidida de James Ryan finalmente se detiene enfrente de una cruz en particular. Los contornos de sus ojos estan enrojecidos. Se los limpia con manos temblorosas, se suena fuertemente la nariz, trata nuevamente de respirar. Aqui esta la cruz de su capitan, el nombre, la fecha: Capitan John W. Miller, 13 de junio de 1944.

Respira ruidosamente por la nariz, tiene los ojos humedecidos y se muerde el labio. Casi se ahoga luchando por respirar el aire denso. Sus rodillas se doblan y se arrodilla frente a la cruz, con un gran peso sobre sus hombros. En ese momento, su esposa se ubica a su izquierda y su hijo a la derecha. El les esta agradecido de que esten alli, pero no pueden ayudarlo con lo que necesita hacer ahora.

Murmura que esta bien y ellos retroceden unos pasos, dejandolo con esos pensamientos que le pesan mas de lo que puede soportar.

Recien entonces se da cuenta de que lo que ha estado esperando, y a la vez temiendo, es una transaccion. Una especie de intercambio. Para el, esta visita al Cementerio Norteamericano de Normandia no es un paseo turistico, es un acto con sentido profundo. Aun ahora no podria decir por que. No obstante, la emocion que lo ha embargado le confirma que lo es.

Lo que sea que deba pasar encierra la pregunta que lo ha perseguido durante toda su vida. La impronunciable pregunta que lo ha traido hasta aqui. Puede percibirla en cada recuerdo y no solamente en los buenos.

Ahora que esta mirando la tumba de su capitan Ryan, tiene que hacer esa pregunta.

* * *

Decadas antes, el 6 de junio de 1944, el capitan Miller y sus hombres habian arribado a Omaha Beach, un horror del que James Ryan, como integrante de la unidad aerea 101, habia sido eximido. Su unidad habia sido lanzada a Normandia la noche anterior del ataque maritimo. Luego se entero por los relatos de sus companeros y por los noticieros del cine como habia sido el Dia D. Aunque los alemanes no esperaban el ataque en el lugar que Eisenhower habia elegido, el asalto aereo no los habia hecho ceder ni un apice en sus posiciones, y cuando la infanteria desembarco de las lanchas Higgins sobre la playa, los hombres fueron como patos en un estanque para la maquinaria belica del enemigo. Muchos de ellos, sentados en sus posiciones para desembarcar, nunca tuvieron la posibilidad de moverse de sus asientos mientras los alemanes abrian fuego. Los que saltaron a los costados de las embarcaciones para nadar y acercarse a la costa solo pudieron aferrarse a las puertas belgas y a los erizos de hierro (aparatos defensivos con forma de ganchos diseminados en hileras a lo largo de la playa de piedras para impedir el avance de los tanques).

La tropa de asalto avanzo como sucesivas olas, mientras los hombres caian a derecha y a izquierda a cada paso. No solo eran alcanzados por el fuego de las ametralladoras, sino tambien por la artilleria. Los cuerpos volaban con las explosiones. Los heridos levantaban los brazos y caminaban unos metros mas hacia la muerte. Las olas que llegaban a la playa estaban tenidas de sangre y pasaban sobre los muertos que yacian diseminados.

El capitan Miller y algunos de su compania lograron llegar hasta el malecon. Aunque la mitad de los primeros hombres que llegaron a la playa fueron muertos en combate, los demas atravesaron la primera linea de la defensa alemana.

Poco despues de aquel infernal Dia D, se le asigno al capitan Miller y a un peloton de siete hombres la mision de encontrar al paracaidista James Ryan y llevarlo a casa, sano y salvo. El jefe de personal del ejercito, general George C. Marshall, en persona, emitio la orden de que el soldado James Ryan fuera retirado del escenario de guerra. Los dos hermanos mayores de Ryan habian muerto en el gran ataque, y un tercer hermano, en un combate en Nueva Guinea. Marshall penso que tres hijos eran suficiente contribucion a la guerra por parte de cualquier madre.

El capitan Miller y su brigada hallaron a Ryan con un remanente del 506, compania Baker, quienes tenian ordenes de proteger un puente en el margen lejano de un rio. Se le habia ordenado a la compania mantener el puente a cualquier costo, o como ultima alternativa, volarlo. Cuando el capitan Miller y su brigada llegaron para llevar al soldado a casa, Ryan se nego a abandonar a su compania. Miller le pregunto a Ryan que se suponia que le dirian a su madre cuando ella recibiera otro ataud envuelto con la bandera norteamericana. Ryan respondio: "Puede decirle que cuando me encontro estaba con los unicos hermanos que me han quedado. Y que yo no estaba dispuesto a abandonarlos. Creo que ella lo entendera".

Miller y su peloton le dijeron con enojo que ya habian perdido a dos hombres en el intento de encontrarlo. Finalmente Miller decidio que harian suya la batalla de Ryan para intentar llevarlo a salvo a casa.

Pronto llegaron los alemanes, casi toda una compania de hombres, dos tanques Panzer y dos Tigers. Los norteamericanos atrajeron a los Panzers hacia la calle principal del pueblo, donde les habian preparado una emboscada eficaz. Lo unico que Ryan tenia permitido hacer era arrojar proyectiles de mortero como si fueran granadas de mano. El capitan Miller nunca dejo que Ryan se apartara de su lado, protegiendo al soldado a cada paso.

Aun asi, un tanque envio al francotirador a la eternidad. Otro soldado murio en un combate mano a mano, con el corazon atravesado por un cuchillo. A pesar de su ingenio, el peloton no pudo resistir a una fuerza tan poderosa, y los hombres emprendieron una retirada estrategica hacia el otro lado del puente. En la retirada, uno de los sargentos fue herido y se desplomo.

El capitan Miller recibio un disparo debajo de las costillas mientras forcejeaba por sujetar los cables de un dispositivo de detonacion. Luego, una explosion de artilleria lo golpeo hasta dejarlo casi inconsciente. Perdida toda esperanza, el capitan Miller comenzo a disparar directo al tanque que avanzaba hacia a el.

De repente, desde el aire, los aviones aullaron sobre ellos e hicieron volar en pedazos a los tanques enemigos, desbaratando a la tropa. Minutos mas tarde llegaron los refuerzos aliados.

Del peloton que habia venido a rescatar a Ryan, solo dos hombres escaparon relativamente ilesos. Los otros habian muerto o agonizaban.

El capitan Miller yacia cerca del lugar donde habia sido herido, desplomado contra el muro del puente. Ryan, angustiado, estuvo a solas con su protector en los ultimos momentos antes de que este muriera. Ryan observaba mientras el capitan luchaba en sus ultimos instantes, con el pulmon atravesado por un disparo. El capitan apenas pudo tomar aire para grunir: "James, haga que esto valga la pena".

* * *

Fueron esas palabras del moribundo una orden final?

El soldado Ryan las tomo de esa manera.

Esos recuerdos golpean al envejecido James Ryan, quien se encuentra ahora mismo mirando la inscripcion en la tumba de su comandante muerto. Le cuenta al capitan Miller que su familia esta con el. Le confiesa que no estaba seguro de como se sentiria al venir al cementerio en este dia. Quiere que el capitan Miller sepa que cada dia de su vida ha pensado en la conversacion que tuvieron en el puente, en las palabras de Miller antes de morir. Ryan ha intentado vivir una vida buena, y espera haberlo logrado. Al menos ante la mirada del capitan, Ryan confia en que haya valido la pena, que su vida haya sido digna del sacrificio del capitan Miller y de los demas hombres que dieron su vida por el.

Mientras Ryan murmura estos pensamientos, no puede dejar de preguntarse que clase de vida, por buena que haya sido, podria valer el sacrificio de sus amigos. El anciano se pone de pie, pero no se siente liberado. La pregunta permanece sin respuesta.

Su esposa se le acerca de nuevo. El la mira y le suplica.

-Dime que he llevado una vida buena.

Confundida por su pedido, ella responde con una pregunta.

-Que?

El tiene que saber la respuesta. Trata de formularla nuevamente.

-Dime que soy un buen hombre.

La pregunta la pone nerviosa, pero la seriedad con la que el habla, hace que le preste atencion.

-Lo eres-le dice ella con gran dignidad.

La mujer vuelve hacia donde esta el resto de la familia, cuyos movimientos indican que estan listos para salir de alli.

Antes de unirse a ellos, James Ryan hace una venia y saluda a su camarada muerto. Que viejo y solemne soldado!

* * *

Quien de nosotros puede ver esta escena de la magnifica pelicula de Steven Spielberg, El Rescate del Soldado Ryan, sin hacerse la misma pregunta: He vivido una vida buena?

Existe una manera apropiada de calcular la respuesta a esta pregunta? Como definimos una vida buena? Cuando es suficiente el bien que hacemos? Es nuestra vida merecedora del sacrificio de otros? La inevitable pregunta acerca de si hemos vivido una vida buena examina nuestro corazon.

No todos viven una vida tan dramatica como la de Ryan. Aun asi, esta pregunta sobre la vida buena, y otras similares, persigue a cada ser humano desde la mas temprana edad. Algo inquieta nuestras entranas y demanda respuestas a tantas preguntas. Hay algun proposito en la vida? Estamos solos en este universo o hay alguna fuerza (llamemosla destino, suerte o providencia) que guia nuestra existencia?

Por lo general, estas preguntas no se nos presentan con tanta claridad. Comunmente, las mas duras nos golpean en los momentos mas dificiles. En medio de una tragedia o en una enfermedad grave, cuando nos enfrentamos a la violencia o a la injusticia, o luego de ver destrozados nuestros suenos personales nos lamentamos: "Por que este mundo es un desastre? Que puedo hacer al respecto?"

Hay un misterio en estas eternas preguntas sobre la existencia humana. Dudo que cualquiera que haya visto Rescatando al Soldado Ryan o haya leido grandes piezas literarias como Los Hermanos Karamazov de Dostoievsky o La Peste de Camus haya dudado alguna vez de la importancia de tales preguntas. Tampoco quien se haya maravillado ante la belleza de la Via Lactea o se haya sentado a llorar junto al cuerpo de un ser amado que ha muerto.

Lo que diferencia a los seres humanos de las demas criaturas es la conciencia: Nosotros sabemos que estamos vivos y que moriremos, y no podemos dejar de preguntarnos por que la vida es de esta manera y que significado tiene todo esto.

No es raro que todos comprendamos inmediatamente por que para el soldado Ryan era imperioso vivir una vida honorable? Creia que lograndolo seria digno del sacrificio de sus camaradas? Evidentemente asi fue, y nosotros sentimos que era lo correcto. Pero por que se sentia el en deuda con ellos? Por que sentia que debia recompensar con sus actos aquella gesta de sus companeros, como si realmente existiera una justicia ciega con una espada en una mano y una balanza en la otra? Por que la bondad debia ser el medio para pagar esa deuda? Por que no la venganza? Por que no asesinar a tantos nazis como le fuera posible? Porque de alguna manera eso no produce satisfaccion. Si hay alguna forma de compensar un sacrificio, es solo por medio del sacrificio, no de una masacre. Lo sabemos. Pero por que lo sabemos?

Una respuesta general reside en nuestra humanidad. Hacemos preguntas sobre significado y proposito porque somos humanos. Tenemos un sentido innato de la justicia y de nuestra propia necesidad de satisfacer las exigencias de la justicia. Las actitudes morales difieren de una cultura a otra. Sin embargo, tome a personas de una remota aldea de Papua, Nueva Guinea, que viven en la Edad de Piedra, y sientelas a ver Rescatando al Soldado Ryan. Inmediatamente entenderan las cuestiones planteadas. Entenderan las preguntas de Ryan y su sentido de gratitud.

La palabra deberia en las preguntas que surgen de la vida del soldado Ryan inmediatamente nos conducen a plantear cuestiones eticas. Implica que hay una variedad de respuestas a estas preguntas. Sugiere que algunas respuestas son mejores que otras, algunas son correctas mientras otras no lo son. Asi que, de donde proviene este deberia? Que significa que tengamos un sentido innato de estas cosas?

Como minimo apunta a la nocion de que vivimos en un universo moral, lo cual es una de las razones por la que los seres humanos, independientemente de su contexto, su condicion economica o su lugar de nacimiento, son inexorablemente religiosos. Por lo menos, sabemos que hay alguien o algo a quien debemos nuestra existencia.

Nuestras preguntas tambien suponen que podemos elegir nuestras respuestas y actuar de acuerdo con las mismas. La libre voluntad humana, aunque condicionada, esta asimilada a la manera en que funciona la mente humana.

Al comentar sobre los interrogantes de la vida, el juez del Tribunal Supremo de Justicia de los Estados Unidos, Anthony M. Kennedy, en el caso Paternidad Planificada v Casey, dijo: "La esencia de la libertad es el derecho de cada uno de definir el concepto propio de la existencia, del proposito, del universo y del misterio de la vida humana". Kennedy afirmo que las creencias sobre estos asuntos nos definen como seres humanos. Somos lo que somos, el tipo de criaturas que nos vemos obligados a llegar a conclusiones personales sobre estas grandes preguntas. Aunque estoy en profundo desacuerdo con el fallo legal al que llego el juez Kennedy a traves de su observacion, debo admitir que su resumen capta lo que nos hace humanos.

Recuerdo cuando comence a hacerme preguntas muy temprano en mi vida. Particularmente tengo recuerdos de una manana de diciembre del ano 1941. Mi familia clavada junto a la radio, escuchando con creciente ansiedad los informes de los ataques japoneses a Pearl Harbor. Yo tenia la certeza de que llegariamos a luchar contra soldados japoneses u oficiales de las SS alemanas en las calles de nuestro apacible suburbio de Boston. Recuerdo haberle preguntado a mi padre: "Por que tiene que haber una guerra, sangre derramada y muerte?" El me contesto, erroneamente pienso ahora, que era todo parte de un proceso natural, como las hambrunas y las plagas que evitan la sobrepoblacion.

Durante la guerra, organice colectas de recaudacion de fondos en mi escuela, incluso llegue a subastar mi preciado modelo de aeroplano de coleccion para reunir fondos para la guerra. Instintivamente sabia que se esperaba que yo hiciera mi parte para proteger nuestra libertad. Aunque tenia apenas doce anos, queria que mi vida fuera util.

Tambien recuerdo estar de pie en nuestro patio muchas noches, con el mundo ami alrededor inmerso en la oscuridad y las persianas que cubrian las ventanas del vecindario produciendo un apagon que nos protegia de los ataques aereos. Observaba el deslumbrante despliegue de estrellas y me preguntaba como comenzo el universo, como culminaria y que estaba haciendo yo aqui. Como estudiante, luchaba por comprender el concepto de infinito, lo que estaba mas alla de las estrellas.

(Continues...)



Excerpted from La VIDA BUENA by CHARLES COLSON HAROLD FICKETT Copyright © 2006 by Charles Colson. Excerpted by permission.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Read More Show Less

Customer Reviews

Be the first to write a review
( 0 )
Rating Distribution

5 Star

(0)

4 Star

(0)

3 Star

(0)

2 Star

(0)

1 Star

(0)

Your Rating:

Your Name: Create a Pen Name or

Barnes & Noble.com Review Rules

Our reader reviews allow you to share your comments on titles you liked, or didn't, with others. By submitting an online review, you are representing to Barnes & Noble.com that all information contained in your review is original and accurate in all respects, and that the submission of such content by you and the posting of such content by Barnes & Noble.com does not and will not violate the rights of any third party. Please follow the rules below to help ensure that your review can be posted.

Reviews by Our Customers Under the Age of 13

We highly value and respect everyone's opinion concerning the titles we offer. However, we cannot allow persons under the age of 13 to have accounts at BN.com or to post customer reviews. Please see our Terms of Use for more details.

What to exclude from your review:

Please do not write about reviews, commentary, or information posted on the product page. If you see any errors in the information on the product page, please send us an email.

Reviews should not contain any of the following:

  • - HTML tags, profanity, obscenities, vulgarities, or comments that defame anyone
  • - Time-sensitive information such as tour dates, signings, lectures, etc.
  • - Single-word reviews. Other people will read your review to discover why you liked or didn't like the title. Be descriptive.
  • - Comments focusing on the author or that may ruin the ending for others
  • - Phone numbers, addresses, URLs
  • - Pricing and availability information or alternative ordering information
  • - Advertisements or commercial solicitation

Reminder:

  • - By submitting a review, you grant to Barnes & Noble.com and its sublicensees the royalty-free, perpetual, irrevocable right and license to use the review in accordance with the Barnes & Noble.com Terms of Use.
  • - Barnes & Noble.com reserves the right not to post any review -- particularly those that do not follow the terms and conditions of these Rules. Barnes & Noble.com also reserves the right to remove any review at any time without notice.
  • - See Terms of Use for other conditions and disclaimers.
Search for Products You'd Like to Recommend

Recommend other products that relate to your review. Just search for them below and share!

Create a Pen Name

Your Pen Name is your unique identity on BN.com. It will appear on the reviews you write and other website activities. Your Pen Name cannot be edited, changed or deleted once submitted.

 
Your Pen Name can be any combination of alphanumeric characters (plus - and _), and must be at least two characters long.

Continue Anonymously

    If you find inappropriate content, please report it to Barnes & Noble
    Why is this product inappropriate?
    Comments (optional)